martes, 25 de abril de 2017

¿Ú Asturies?

[La Voz del Trubia, mayu 2017]

Percorriendo les cais d’Uviéu esta Selmana Santa dime cuenta, pa la mio sorpresa, de que güei n’Asturies yá nun se lleva lo de dar el bollu al afiáu. Agora lo que ta en moda ye… dar la ‘mona de Pascua’. Los confiteros carbayones anden a la tema estos díes por ver quién plaxa con más xeitu’l pastel catalán, por ver quién fai la meyor ‘mona’ col más finu chicolate asturiano. Les tartes, los bollos manolitos y de trences, les enfilaes, yá nun tán bien vistos, son cosa del pasáu… Son muncho más guapes ¡mialma! les ‘mones de Pascua’. Hailes de Bob Esponja, de la Patrulla Canina, de Spiderman y hasta del ogru Shrek. Fixenon nun sitiu abondo conocíu un Ferre milenariu de Star Wars que quedó-ys de premiu…

Otra manera, paecióme ablucante tamién la nunca vista –hasta agora– devoción cola que los uvieínos ufren cuerpu y alma a la ‘Madrugá’ o acompañen, con intensa emoción contenida, al que dienon en llamar el… ‘borriquillo’. Qu’un ‘borriquillo’, vamos aclariar, nun ye otro qu’un ‘burriquín’, pero bono, dicho en castellanu, que siempre paez muncho más y ye de meyor gustu. Atópense yá a un pasiquín dellos uvieínos, a xulgar polo que vi, d’afincar la rodía en suelu y arrastrase pel firme ente tarazones sangronientos o esfollar los costazos cola satisfaición que siempre apurre lo divino.

Y ello, anque asina lo paeza, nun ye’l casu solamente d’Uviéu, ¡n’home non! Porque lleendo’l periódicu un día mientres almorzaba nuna confitería bien curiosa de Teatinos tuvi ocasión tamién de ver anuncia d’una nueva ‘fiesta rociera’, nesti casu p’allá pa Llanes. Y digo ‘una nueva’ porque nun se trata, faltaría más, de la primera que se fixo nesta tierra. Amestái a ello les guapes feries d’abril que s’entamen per dayures güei n’Asturies y mesmamente ¡qué prestoso! el desfile de ‘fanfarries catalanes’ que s’ufre esti añu como gran novedá pa les fiestes de l’Ascensión d’Uviéu.

De les fiestes de San Mateo nun merez la pena que diga nada. Vendrán, de xuru, como tantes veces, la Pantoja, Azúcar Moreno y los Chunguitos, etc., porque como se sabe, hai escasez de músicos asturianos, y dará’l pregón el primeru que-y pase pela tiesta a dalgún políticu de turnu…

Anduvi pensando dempués un tiempu en cuála diba ser la imaxe que podía llevar d’Asturies un turista que nun la conociere y que viniere per Uviéu a echar una güeyada. Y abultóme entós que solo faltaben yá los ‘encierros’ pa completar la más malcuriosa mecigaya de tradiciones foriates que nunca nun conoció Uviéu…

Si esti supuestu turista anduviera peles cais d’Uviéu de nueche, pensaría, n’efeutu, qu’anduvo pela vera’l Guadalquivir. Y si-y diera por andar peles confiteríes d’Uviéu pensaría, quiciabes, que s’atopaba nes Rambles de Barcelona. Pero ¿y Asturies?, diba entrugase él daqué ablucáu… ¿ú Asturies?

venres, 10 de febreiro de 2017

Señaldá (Josep Carner)


Señaldá

Cuando'l güeyu se pierde ente la rama
d'un árbol mestu, tou verde, onde perbién
nun entra l'oru sel del tapecer,
            ¡qué señaldá nos vien!

Hai díes que les ánimes escapen
al cerru de ñube, nel cielu perdíu;
hai díes que'l camín de cada día
            paez desconocíu.

La señaldá ye de cuando nun yéremos.
¡Na sienda onde andamos qué incerteza!
Oh blandiu fuelgu, oh quietú añada
       que la vida ceza.




Enyor

Quan es perden els ulls en el brancatge 
d’un arbre espès, tot verd, on gairebé 
no entra l’or pacífic del capvespre 
            oh, quin enyor ens ve! 

Hi ha dies que les ànimes s’escapen 
al floc de núvol, en el cel perdut; 
hi ha dies que el camí de cada dia 
            ens sembla inconegut. 

El nostre enyor ens ve de quan no érem. 
Quina incertesa al caminal on som! 
Oh bla sojorn, oh quietud bressada 
            que la vida interromp. 


xoves, 9 de febreiro de 2017

El pueblu (Martí i Pol)



El pueblu

El pueblu ye un vieyu neciu,
ye una moza que nun tien prometíu
ye un pequeñu comerciante en descreitu,
ye un pariente col que reñemos cuantayá.
El pueblu ye una chornosa tarde de branu,
ye un papelín enriba la sabla,
ye l'orbayu de payares.
El pueblu ye cuarenta años d'engaramitase nos andamios,
ye la pequeña esmolición del domingu pela tarde,
ye la familia como base de la sociedá futura,
ye'l conxuntu d'habitantes, etc. etc.
El pueblu ye'l mio esfuerciu y el vuesu esfuerciu,
ye la mio voz y la vuesa voz,
ye la mio pequeña muerte y la vuesa pequeña muerte,
El pueblu ye'l conxuntu del nuesu esfuerciu
y de la nuesa voz
y de la nuesa pequeña muerte.
El pueblu ye tu y tu y tu
y tola xente que nun conoces,
y los tos secretos
y los secretos de los otros.
El pueblu ye tol mundu,
el pueblu ye naide.
El pueblu ye too:
el principiu y la fin,
l'amor y l'odiu,
la voz y el silenciu,
la vida y la muerte.

(El pueblu, 1956-1958)




El poble

El poble és un vell tossut,
és una noia que no té promès
és un petit comerciant en descrèdit,
és un parent amb qui vam renyir fa molt de temps.
El poble és una xafogosa tarda d'estiu,
és un parapet damunt la sorra,
és la pluja fina de novembre.
El poble és quaranta anys d'enfilar-se per les bastides,
és el petit desfici del diumenge a la tarda,
és la família com a base de la societat futura,
és el conjunt d'habitants, etc. etc.
El poble és el meu esforç i el vostre esforç,
és la meva veu i la vostra veu,
és la meva petita mort i la vostra petita mort,
El poble és el conjunt del nostre esforç
i de la nostra veu
i de la nostra petita mort.
El poble és tu i tu i tu
i tot d'altra gent que no coneixes,
i els teus secrets
i els secrets dels altres.
El poble és tothom,
el poble és ningú.
El poble és tot:
el principi i la fi,
l'amor i l'odi,
la veu i el silenci,
la vida i la mort.

(El poble, 1956-1958)

venres, 27 de xaneiro de 2017

Drácula (Bram Stoker) - Capítulu IV



Capítulu IV. Diariu de Jonathan Harker (continuación).




Esperté na mio propia cama. Si ello nun foi un suañu, en conde debió trayeme hasta equí. Tenté de dame a min mesmu una esplicación sobre’l tema, pero nun pudi llegar a nengún resultáu incuestionable. Pa tar seguru, había ciertes pequeñes evidencies, como que la mio ropa taba doblao y allugao d’un xeitu que nun yera la mio costume. El mio reló taba ensin cuerda, y toi rigorosamente avezáu a dá-yla como última cosa enantes d’acostame, y munchos otros detalles asemeyaos. Pero estes coses nun son prueba, darréu qu’elles podríen ser evidencies de que la mio mente nun s’alcontraba como davezu, y que, por una causa o por otra, tuviere ciertamente mui alteriáu. Debo mirar pa probar. D’una cosa m’allegro: si me trexo’l conde hasta equí y me desvistió, debió entainar abondo na so xera, desque los mios bolsos tán intautos. Toi seguru de qu’esti diariu fora pa él un misteriu que nun diba ser p’aguantar. Garrárelu o destruyérelu. Cuando miro al rodiu esti cuartu, magar foi pa min tan tarrecible, paezme que ye agora una mena de santuariu, porque nada nun pue ser más terrible qu’eses espantibles muyeres, que taben (que tán) esperando pa chupame’l sangre.


18 de mayu. Tuvi abaxo pa mirar esti cuartu de nuevo a la lluz del día, porque debo conocer la verdá. Cuando llegué a la puerta que ta a lo cimero les escaleres alcontréla zarrada. Emburriárenla con tantu puxu contra’l marcu que parte la madera taba estellao. Pudi ver que’l pasador de la zarradura nun se corriere, pero la puerta taba encontiada dende l’interior. Temo que nun foi un suañu, y debo actuar d’acordies con esta suposición.


19 de mayu. Toi de xuru nes sos redes. Anueche’l conde pidióme nel más suave de los tonos qu’escribiere tres cartes, una diciendo que’l mio trabayu equí taba cuasi fechu, y que diba salir pa casa dientro unos díes, otra diciendo que salía a la mañana siguiente del momentu nel qu’escribía la carta, y la tercera diciendo que dexare’l castiellu y aportare a Bistritz. Rebelárame con munchu gustu, pero sentía que n’estáu atual de les coses diba ser una llocura engarrame abiertamente col conde mientres toi tan absolutamente nel so poder; y refugalo diba ser escitar la so rocea y faer esconsoñar el so raxón. Él sabe que sé demasiao, y que nun debo vivir, porque soi peligrosu pa él; la mio única posibilidá afítase en prollongar les mios oportunidaes. Podría asoceder daqué que me diere una posibilidá d’escapar. Vi nos sos güeyos dalgo d’aquella ira acumulada que se manifestó cuando arrefundió a aquella muyer roxa de xunta él. Esplicóme que los correos yeren pocos ya inciertos, y que’l mio escritu aseguraría agora la tranquilidá de los mios amigos; y aseguróme con tanta insistencia que cancelaría les últimes cartes (que retendríense en Bistritz hasta’l tiempu debíu en casu que l’azar permitiere que prollongare la mio estancia), qu’oponeme a él fore crear nueves rocees. Polo tanto, fixi como que taba d’alcuerdu col so puntu de vista, y entrugué-y qué feches debía poner nes cartes. Él calculó un minutu, y dempués dixo:

—La primera debe ser del 12 de xunu, la segunda del 19 de xunu, y la tercera del 29 de xunu.

Agora sé cuánto voi vivir. ¡Que Dios m’ayude!


28 de mayu. Hai una posibilidá d’escapar, o a lo menos de ser pa unviar un mensaxe a casa. Llegó al castiellu una banda cíngaros, y tán acampaos en patiu. Estos cíngaros son xitanos; tengo notes d’ellos nel mio llibru. Son peculiares d’esta parte’l mundu, inda qu’afines a los xitanos ordinarios de tol mundu. Hai miles d’ellos n’Hungría y Transilvania, y tán cuasi fuera de toa llei. Adscríbense como regla a dalgún gran noble o boyar, y llámense pel so nome. Son valientes y nun tienen relixón, sacantes la superstición, y falen solamente les sos propies variedaes de la llingua romaní.

Voi escribir delles cartes a casa, y tentar de consiguir que les faigan unviar. Yá-yos falé al traviés de la mio ventana pa entamar rellaciones con ellos. Ellos quitanon los sos sombreros y fixenon reverencies y munches señales, que, sicasí, nun fui pescanciar más de lo que podía’l so llinguax faláu…


Escribí les cartes. La de Mina ta en taquigrafía, simplemente-y pido al señor Hawkins que fale con ella. A ella espliqué-y la mio situación, pero ensin los horrores que solo puedo conxeturar. Conmocionaríala y daría-y un sustu de muerte si fore a espone-y el mio sentimientu. Si les cartes nun lleguen, entós el conde nun sabrá tovía’l mio secretu o la estensión del mio conocimientu…

Entregué les cartes; aventéles al traviés de los barrotes de la mio ventana con una pieza d’oru, y fixi les señes que pudi pa que les unviaren. L’home que les garró apertóles contra’l pechu ya inclinóse, y dempués mangóles na gorra. Nun podía faer más. Volví al estudiu, y empecé lleer. Como’l conde nun vieno, escribí equí…

El conde llegó. Sentóse xunta min, y dixo cola so voz más sele mientres abría dos cartes:

—Los cíngaros diénonme estes, de les que m’encargaré, por supuesto, inda que nun sé d’ónde vienen. ¡Mire! —debió mirala primero— una ye suya, y va empobinada al mio amigu Peter Hawkins; la otra —equí decatóse de los estraños símbolos cuando abrió’l sobre, y la escura mirada aprució nel so rostru, y los sos güeyos llampardiaben malvadamente— ¡la otra ye daqué vil, un ultrax a l’amistá y a la hospitalidá! Nun ta roblada. ¡Bien! De mou que nun nos importa un res.

Y, con calma, sostevo la carta y el sobre na llapa la llámpara hasta que se consumienon. Dempués continuó:

—La carta pa Hawkins, esa, por supuesto, unviaréla, desque ye suya. Les sos cartes son sagraes pa min. Les mios disculpes, mio amigu, qu’ensin decatame frayé’l sellu. ¿Desearía pone-y un nuevu sobre?

Apurrióme la carta, y con una reverencia cortés entregóme un sobre llimpiu. Solo pudi volver pone-y les señes y apurrí-ylu en silenciu. Cuando salió del cuartu pudi oyer la llave xirar adulces. Un minutu dempués averéme y probé a abrir, y la puerta taba pesllada.

Cuando, una o dos hores dempués, el conde entró selemente en cuartu, espertóme la so llegada, desque durmiérame en sofá. Tevo mui cortés y mui gayasperu a la so manera, y viendo que tuviere durmiendo, dixo:

—¿De mou que ta cansáu, mio amigu? Vaiga pa la cama. Ellí atópase’l descansu más seguru. Seique nun tenga’l placer de falar esta nueche, porque tengo muncha xera; pero ruégo-y que descanse.

Pasé al mio cuartu y acostéme, y, por estraño que seya dicilo, dormí ensin suaños. La desesperación tien les sos propies calmes.


31 de mayu. Esta mañana cuando esperté pensé en fornime a min mesmu de daqué de papel y de sobres de la mio maleta y ponelos nel mio bolsu, de mou que pueda escribir en casu de que tenga una oportunidá, pero ¡otra vez una sorpresa, otra vez un golpe!

Desapaecieren tolos cachos de papel, y con ello toles mios notes, los mios memorandos, en rellación con ferrocarriles y viaxes, la mio carta de creitu; de fechu, tolo que me podía ser útil una vez afuera’l castiellu. Sentéme y pensé un cachu, y entós viénome un pensamientu, y gueté na mio mochila y n’armariu onde punxere la mio ropa.

El traxe col que viaxare desapaeciere, y tamién el mio abrigu y el mio cobertor; nun fui quien a atopar escatafín d’ellos nenyures. Paecióme una nueva villanía…


17  de xunu. Esta mañana, mientres taba sentáu en borde de la mio cama estrumiéndome los sesos, sentí afuera un restallu de llátigos y el firir y rozar de pezuñes de caballos pel camín pedregosu acullá del patiu. Con gayola, empobinéme aína a la ventana, y vi entrar en patiu dos grandes dilixencies, caúna d’elles tirada por ocho forníos caballos, y a la cabeza de cada par un eslovacu, col so anchu sombreru, cintu de broques grandes, pelleya d’oveya puerco, y botes altes. Teníen tamién les sos llargues vares na mano. Corrí a la puerta, col envís de baxar y tentar d’alcanzalos al traviés del estragal principal, porque pensé qu’esti camín taría abiertu pa ellos. Otra vuelta un golpe: la mio puerta taba encontiada pel esterior.

Entós corrí a la ventana y capiélos. Miránonme fatamente y señalánonme, pero xusto entós el cabezaleru de los cíngaros salió, y viéndolos señalar pa la mio ventana, dixo daqué, de lo qu’ellos rienon. De magar entós nengún esfuerciu míu, nengún gritu llastimosu o ruegu agonizante, diba faer que me miraren. Ellos apartánonse con decisión. Les dilixencies conteníen caxes grandes y cuadraes, con ases de cuerda gruesa; estes taben evidentemente vacíes pola facilidá cola que los eslovacos les remanaben, y pola so resonancia cuando les movíen toscamente. Cuando les descarganon toes y les apilanon nun gran montón nun rincón del patiu, los eslovacos recibienon dalgo dineru del cíngaru, y cuspiendo sobre ello buscando la suerte, marchó caún d’ellos galbaniegamente a la cabeza’l so caballu. Poco dempués, sentí’l restallar de los sos llátigos morrer bien lloñe.


24 de xunu, enantes de la mañana. Anueche’l conde dexóme ceo, y enzarróse nel so propiu cuartu. Tan llueu como m’atreví xubí la sinuosa escalera, y miré pela ventana, qu’abríase al sur. Pensé que diba ver al conde, darréu qu’hai dalgo en marcha. Los cíngaros tán allugaos en dalgún llugar del castiellu y tán fayendo un trabayu de dalgún tipu. Sélo, darréu que de xemes en cuando siento un ruíu lloñanu y amatáu como de picu y pala, y, seya lo que sía, debe ser la fin d’una villanía despiadada.

Tuviere na ventana dalgo menos de media hora, cuando vi daqué saliendo de la ventana’l conde. Echéme atrás y contemplé con procuru, y vi aprucir al home enteru. Foi un nuevu golpe pa min atopar que llevaba la ropa que yo vistiere mientres viaxare equí, y qu’arrecostinaba cola terrible bolsa que yo viere que llevaren con elles les muyeres. ¡Nun podía haber dulda del so oxetivu, y arriendes cola mio ropa! Esta ye, darréu, la so nueva falcatrúa diabólica: que va permitir qu’otros me vean (como ellos van pensar), de mou que dexará evidencia de que se me vio nes ciudaes o pueblos unviando les mios propies cartes, y qu’amás, cualquier maldá que’él pueda cometer, podrá ser atribuyida a min pola xente’l llugar.

Dame rabia pensar qu’esto pueda continuar y, mentanto, toi enzarráu equí, verdaderu prisioneru, pero ensin aquella proteición de la llei que ye mesmamente’l consuelu y el drechu d’un criminal.

Pensé que podría observar la vuelta’l conde, y mientres un tiempu mui llargu sentéme necio na ventana. Entós entamé decatame de qu’había delles estrañes partícules menudes flotando nes rayaes de la lluz de la lluna. Yeren como les más pequeñes motes de polvu, y xiranon alredor y agrupánonse en recimos d’una manera nebulosa. Miréles con una sensación de tranquilidá, y apoderóme una mena de calma. Reclinéme nuna posición más confortable, col envís de poder esfrutar más dafechamente del trebeyu aereu.

Dalgo me fixo sobresaltar, un aullíu baxu y llastimosu de perros en dalgún sitiu allabaxón en valle que taba tapecíu a la mio vista. Paeció sonar más fuerte nes mios oreyes, y les motes flotantes de polvu paecíen garrar nueves formes col soníu mientres danzaben a la lluz de la lluna. Sentíme lluchando por esconsoñar a dalguna llamada de los mios instintos; non, yera la mio propia alma la que lluchaba, y les mios sensibilidaes medio adormecíes taben esbrexando por responder a la llamada. ¡Taben hipnotizándome! El polvu danzaba más y más rápido; les rayaes de la lluna paecíen parpaguiar cuando me trespasaben de camín a la masa d’escuridá qu’había detrás. Axuntábense más y más hasta que paecíen garrar escures formes pantasmales. Y entós sobresaltéme, esconsoñáu dafechu y en plena posesión de los mios sentíos, y fuxí glayando d’aquel llugar. Les formes pantasmales, que taben materializándose gradualmente nes rayaes de la lluna, yeren les de les tres muyeres pantasmagóriques a les que taba condergáu. Escapé, y sentíme daqué más a salvo nel mio propiu cuartu, au nun había lluz de la lluna y au la llámpara ardía brilloso.

Desque pasanon un par d’hores sentí daqué retexar en cuartu’l conde, daqué como un iñíu agudu suprimíu darréu; y dempués hebo silenciu, fondu, espantible silenciu, que me xeló. Col corazón valtando, tenté d’abrir la puerta; pero taba peslláu na mio prisión, y nun podía faer nada. Sentéme y lloré simplemente.

Mientres me sentaba, sentí un ruíu afuera, en patiu, l’agónicu gritu d’una muyer. Corrí a la ventana, y allevantándola darréu, asoméme pente los barrotes. Ellí, de fechu, había una muyer espelurciada, sosteniendo les sos manes sobre’l so corazón como quien taba ablayada de correr. Taba apoyada contra una esquina de la entrada. Cuando me vio la cara na ventana echóse alantre, y glayó con una voz cargao d’amenaza:

—Monstruu, ¡dame al mio neñu!

Echóse sobre les sos rodíes, y llevantando les manes, glayó les mesmes pallabres en tonos que me primienon el corazón. Entós arrincóse’l pelo y firióse’l pechu, y abandonóse a toles violencies d’estravagante emoción. Finalmente, echóse alantre, y, magar nun yera vela, pudi sentir los golpes de les sos manes esnudes contra la puerta.

En dalgún llugar a lo cimero, escurque na torre, sentí la voz del conde glayando col so ásperu susurru metálicu. La so llamada paeció ser contestada per dayures pol aullíu de los llobos. Enantes que pasaren unos minutos, un carapiellu d’ellos arramóse, como cuando se llibera una presa reprimida, pela ancha entrada del patiu.

Nun hebo nenguna glayida de la muyer, y l’aullíu de los llobos foi bien curtiu. En pocu tiempu salienon corriendo solos, llambiéndose los llabios.

Nun pudi compadecela, porque agora sabía lo que fora del so fíu, y taba meyor muerta.

¿Qué debo faer? ¿Qué puedo faer? ¿Cómo puedo escapar d’esta velea de nueche y escuridá y llercia?


25 de xunu, pela mañana. Nengún home conoz hasta que sufrió la nueche cómo pue resulta-y la mañana de melguera y cómo de querida pal so corazón y los sos güeyos. Cuando’l sol s’allevantó tan altu esta mañana que firió la parte superior de la gran entrada opuesta a la mio ventana, l’altu puntu que tocó paecióme como si’l palombu del arca illuminare ellí. La mio llercia desprendióse de min como si fore un vaporosu traxe que se disolviere col calor. Debo actuar de dalgún xeitu mientres el coraxe‘l día s’atope en min. Anueche una de les mios cartes fechaes foi al corréu, la primera d’esta serie fatal que va desaniciar tou escatafín de la mio esistencia na tierra.

Nun quiero nin pensar nello. ¡Aición!

Siempre foi de nueche cuando se me molestó o se m’acechó, o cuando tuvi de dalguna manera en peligru o amedranáu. Tovía nun vi nunca al conde a la lluz del día. ¿Seique duerme cuando otros espierten pa poder tar espiertu mientres ellos duermen? ¡Si pudiere solamente entrar nel so cuartu! Pero nun hai xeitu posible. La puerta ta siempres pesllada, nun hai manera pa min.

Sí, hai una manera, si ún s’atreve a ello. Per onde’l so cuerpu foi ¿por qué nun diba poder dir otru cuerpu? Yo mesmu lu vi arrrastrase dende la so ventana. ¿Por qué nun debería imitalu, y entrar pela so ventana? Les posibilidaes son desesperaes, pero la mio necesidá ye más desesperada inda. Arriesgaréme. El peor de los casos solo ye la muerte; y la muerte d’un home nun ye la d’un xatu, y el temíu más allá podría inda tame abiertu. ¡Dios me sofite na mio xera! Adiós, Mina, si fallo; adiós, mio fiel amigu y segundu padre; ¡adiós, toos, y per último Mina!


El mesmu día, más sero. Fixi l’esfuerciu, y Dios, ayudándome, volvió con seguridá a esti cuartu. Tengo que poner tolos detalles n’orde. Fui drechu, mientres el mio coraxe taba frescu, a la ventana de la parte sur, y darréu salí afuera a la estrecha cornisa de piedra que cuerre alredor del edificiu d’esti llau. Les piedres son grandes y tán toscamente cortaes, y el morteru ente elles quitólu’l pasu’l tiempu. Quité les botes, y aventuréme pel camín desesperáu. Miré abaxo una vez, como p’asegurame de qu’una repentina vista de la espantible profundidá nun diba poder apoderame, pero dempués d’esto caltuvi los güeyos lloñe. Conocía perbién la direición y distancia de la ventana’l conde, y fíxilo lo meyor que pudi, teniendo en cuenta les oportunidaes disponibles. Nun me sentía amoriáu (camiento que taba nerviosu por demás) y el tiempu paecía ridículamente curtiu hasta que m’alcontré de pie en poyu la ventana y tentando de llevantame hasta’l marcu. Aceleréme enforma, sicasí, cuando m’incliné y pasé los pies primero al travíes de la ventana. Entós busqué al rodiu al conde, pero, con sorpresa y gayola, fixi un descubrimientu. ¡El cuartu taba vacíu! Taba malapenes amuebláu con coses estrañes, que paecía qu’enxamás s’usaren; los muebles yeren dalgo del mesmu estilu que los de los cuartos del sur, y taben anubiertos de polvu. Busqué la llave, pero nun taba na pesllera, y nun pudi atopala nenyures. Lo único qu’atopé foi un gran montón d’oru nun requexu, oru de toes menes, moneda romano, y británico, y austriaco, y húngaro, y griego y turco, cubierto con una capa de polvu, como si permaneciera llargu tiempu en suelu. Nada de lo qu’observé tenía menos de trescientos años. Había tamién cadenes y adornos, dellos enxoyaos, pero toos ellos vieyos y puercos.

Nuna esquina’l cuartu había una pesada puerta. Probé a abrila, porque, darréu que nun pudiere atopar la llave’l cuartu o la llave de la puerta esterior, que yera’l principal oxetu de la mio busca, debía faer un exame en mayor profundidá, o tolos mios esfuercios diben ser en vano. Taba abierta, y empobinaba al traviés d’un pasaxe de piedra a una escalera circular, que baxaba abruptamente. Amiyé, mirando con munchu procuru per ónde diba, desque les escaleres taben escures, illuminaes solo por rendexes na pesada mampostería. A lo fondero había un pasillu escuru con forma de túnel, pel qu’aprució un golor mortal y enfermizo, el golor de la tierra vieyo acabante revolver. Mientres avanzaba pel pasillu’l fedor volvíase más cercanu y más fuerte. Al final abrí una pesada puerta que permanecía entornada, y alcontréme nuna vieya y arruinada capiella, que s’usare evidentemente como cementeriu. El techu taba rotu, y en dos sitios había escaleres qu’empobinaben a les criptes, pero escavaren el suelu apocayá, y punxeren la tierra en grandes caxes de madera, manifiestamente aquelles que trexeren los eslovacos. Nun había naide alredor, y busqué cualquier otra salida adicional, pero nun había dala. Entós anduvi sobre cada pulgada de la tierra, pa nun perder una oportunidá. Baxé mesmamente hasta les criptes, onde la sonce lluz parpaguiaba, inda que faelo resultóme un auténticu horror. Metíme dientro dos d’elles, pero nada nun vi nun siendo fragmentos de vieyes caxes de muertu y piles de polvu; na tercera, sicasí, fixi un descubrimientu.

Ellí, nuna de les grandes caxes, de les qu’había cincuenta en total, nuna pila de tierra acabante escavar, ¡xacía’l conde! Taba muertu o dormíu, nun sabría decidime (porque los güeyos teníalos abiertos y pétreos, pero ensin la vidriosidá de la muerte) y les mexelles teníen el calor de la vida al traviés de la so palidez; los llabios taben tan encarnaos como siempres. Pero nun había señal de movimientu, nin pulsu, nin aliendu, nin valtu del corazón. Abanguéme sobre él, y tenté d’atopar cualquier signu de vida, pero en vano. Nun podía llevar ellí munchu tiempu, porque’l golor a tierra desapaeciere nunes poques hores. Al llau de la caxa taba la so cobertoria, afuracada equí y ellí. Pensé que podría tener les llaves enriba, pero de la que fui buscar vi los güeyos muertos, y nellos, magar muertos, mirada tala d’odiu, inda que non consciente de min o de la mio presencia, que fuxí del llugar, y dexando’l cuartu’l conde pela ventana, gatié otra vez pela muria’l castiellu. Recobrando’l mio cuartu, arrefundiéme fargatiando sobre la cama ya intenté pensar…


29 de xunu. Güei ye la fecha de la mio última carta, y el conde tomó midíes pa dar prueba de que yera auténtica, desque vilu salir de nuevo del castiellu pela mesma ventana, y cola mio ropa. Mientres baxaba la muria, a mou de llargatu, nagüé por tener una pistola o dalguna arma lletal, pa poder destruyilu; pero temo que nenguna arma forxada solo pola mano l’home tendría efeutu dalu nél. Nun m’atreví a esperar velu volver, darréu que tenía mieu de ver a aquelles estrañes hermanes. Volví a la biblioteca, y lleí ellí hasta que quedé dormíu.

Espertóme’l conde, que miróme tan enraxonáu como un home pue mirar cuando dixo:

—Mañana, mio amigu, debemos xebranos. Vusté va volver a la so guapa Inglaterra, yo a dalgún trabayu que podría tener tala fin que seique enxamás nos alcontremos. Mandóse la so carta a casa; mañana nun voi tar equí, pero too va tar iguao pal so viaxe. Pela mañana vienen los cíngaros, que tienen delles xeres asignaes equí, y vienen tamién dellos eslovacos. Desque marchen, el mio carruax vendrá por vusté, y llevarálu al pasu de Borgo pa garrar la dilixencia de Bukovina a Bistritz. Pero tengo la esperanza de volver velu en castiellu de Drácula.

Taba roceanu con él, y determiné probar la so sinceridá. ¡Sinceridá! Ello abulta una profanación de la pallabra escribila en rellación con monstruu talu, polo que pregunté-y ensin arrodios:

—¿Por qué nun puedo marchar esta nueche?

—Porque, queríu señor, el mio cocheru y los mios caballos tán lloñe nuna misión.

—Pero yo caminaría con munchu gustu. Quiero salir darréu.

Él sorrió, una sorrisa tan suave, afable y diabólica que supi qu’había dalguna trampa detrás de la so afabilidá. Él dixo:

—¿Y el so equipaxe?

—Nun m’importa. Puedo unviar por él en dalgún otru momentu.

El conde llevantóse, y dixo, con una melguera cortesía que me fixo esfregar los güeyos, darréu que paecía real:

—Vustedes, ingleses, tienen un dichu que ta cerca‘l mio corazón, darréu que’l so espíritu ye’l que gobierna a los nuesos boyars: ‘Dai la bienllegada al que llega; dai-y priesa al güéspede que marcha.’ Venga conmigo, mio queríu xoven amigu. Nin una hora esperará en mio casa contra la so voluntá, magar yo tea triste cola so marcha, y con que la desee tan d’esmenu. ¡Venga!

Con una gravedá maxestuosa, él, cola llámpara, precedióme baxando les escaleres y a lo llargo l’estragal. De sutaque paró.

—¡Sienta!

De bien cerca aportanon los aullíos de munchos llobos. Yera cuasi como si’l soníu surdiere al llevantase la so mano, xusto como la música d’una gran orquesta paez allevantase baxo la batuta’l direutor. Dempués d’una posa d’un momentu, dirixóse, coles sos maxestuoses maneres, a la puerta, retiró los pesaos cerroxos, desenganchó les pesaes cadenes, y entamó arrastrala p’abrila.

Dafechamente ablucáu vi que taba despesllada. Roceanu, miré alredor, pero nun pudi ver llave de nenguna clas.

Cuando la puerta empecipió abrise, l’aullíu de los llobos fíxose afuera más fuerte y enraxonáu; les sos mandíbules encarnaes, con agudos dientes, y los sos pies de garres romes mientres saltaben, entraben pela puerta abierta. Supi entós que lluchar nesi momentu contra’l conde yera inútil. Con aliaos como estos a les sos órdenes, nun podía faer nada. Pero la puerta siguía abríendose tovía adulces, y solo’l cuerpu’l conde permanecía en güecu. D’esmenu paecióme qu’esti podría ser el momentu y la forma de la mio perdición; diba ser entregáu a los llobos, y a la mio propia instigación. Había una maldá diabólica na idea grande abondo pal conde, y como última oportunidá glayé:

— ¡Zarre la puerta; esperaré hasta mañana! —y cubrí la cara coles manes pa tapecer les mios llágrimes d’amargosa deceición. Con un movimientu del so poderosu brazu, el conde zarró la puerta, y los grandes cerroxos resonanon y retinxenon al traviés del estragal cuando volvienon al so sitiu.

Volviemos a la biblioteca en silenciu, y dempués d’un minutu o dos marché al mio propiu cuartu. Lo último que vi del conde Drácula foi que me besaba la mano; con una lluz encarnao de trunfu nos sos güeyos, y con una sorrisa de la que Xudes taría arguyosu n’infiernu.

Cuando taba nel mio cuartu y a puntu achucame, creí sentir un susurru na mio puerta. Fui hasta ella adulces y escuché. A menos que les mios oreyes m’engañaren, sentí la voz del conde:

—¡Atrás, atrás, al vuesu propiu sitiu! La vuesa hora nun llegó inda. ¡Esperái! ¡Tenéi paciencia! Esta nueche ye mio. ¡Mañana pela nueche ye vuesu!

Hebo un susurru baxu y suave de risa, y abrí entós con rabia la puerta, y vi afuera a les tres muyeres espantibles llambiendo los sos llabios. Cuando aprucí, amestánonse toes nuna horrible risada, y fuxenon.

Volví al mio cuartu y arrefundiéme sobre les rodíes. ¿Ta tan cerca entós el final? ¡Mañana! ¡Mañana! ¡Señor, sofítame, y a aquellos que me quieren!


30 de xunu, pela mañana. Estes podríen ser les últimes pallabres qu’escriba nesti diariu. Dormí hasta xusto enantes del amanecer, y cuando esconsoñé arrefundiéme sobre les rodíes, desque determiné que si la muerte venía diba atopame preparáu.

Al fin sentí aquel sutil cambiu nel aire, y supi que llegare la mañana. Llueu vieno’l cantu’l gallu de bienvenida, y sentí que taba a salvo. Con corazón gayoleru, abrí la mo puerta y baxé corriendo al estragal. Viera que la puerta taba despesllada, y agora la fuxida taba énte min. Coles manes que temblaben d’impaciencia, desenganché les cadenes y retiré los pesaos pasadores.

Pero la puerta nun se movía. Apoderóme la desesperación. Tiré, y tiré de la puerta, y al emburriala, pesada como yera, aballó na so enclavación. Pudi ver el pasador echáu. Pesllárenla dempués que dexé al conde.

Entós apoderóme un deséu xabaz de llograr aquella llave al preciu que fore, y determiné entós y ellí escalar la muria otra vuelta y algamar el cuartu’l conde. Él podría matame, pero la muerte abultaba agora la escoyeta más afayadiza ente los males posibles. Ensin posa, llancéme a la ventana l’este, y esguilé p’abaxo pela paré, como primero, hasta’l cuartu’l conde. Taba vacíu, pero yera lo qu’esperaba. Nun pudi ver una llave nenyures, pero’l montón d’oru permanecía ellí. Travesé la puerta la esquina y baxé pela escalera sinuosa y pel pasillu escuru hasta la vieya capiella. Sabía perbién agora ónde alcontrar al monstruu que buscaba.

La caxa grande taba en mesmu llugar, cerca la paré, pero la tapa taba puesta sobre ella, non clavada, pero coles puntes preparaes nel so sitiu pa martellales. Sabía que debía algamar el cuerpu por mor de la llave, polo qu’allevanté la tapa, y dexéla contra la muria; y entós vi daqué qu’enllenó la mio alma d’horror. El conde xacía ellí, pero paecía como si la so mocedá s’anovare a medies, desque’l pelo y el bigote blancos camudaren a un escuru gris fierro; les mexelles taben más enllenes, y la piel blanco asemeyaba encarnao como un rubín pembaxo; la boca taba más encarnada que nunca, desque sobre los llabios había gotes de sangre fresco, que pingaben de los ángulos de la boca y corríen sobre’l cazu y el pescuezu. Mesmamente los fondos y amburiantes güeyos paecíen afitaos ente carne inflamao, desque los párpagos y les bolses taben hinchaos. Ello paecía como si la entera criatura espantible tuviere simplemente encorropinada de sangre. Xacía como una sanixuela inmunda, refalfiáu na so plenitú. Estremecíme cuando m’abangué pa tocalu, y cada sentíu en min revolvióse col contautu; pero tenía que buscar, o taba perdíu. La nueche viniente’l mio cuerpu podría sirvir un banquete d’un xeitu asemeyáu a aquelles espantibles tres. Echéme sobre’l cuerpu, pero nun pudi atopar escatafín de la llave. Entós paré y miré al conde. Había una sorrisa burllona nel rostru hincháu que paecía volveme llocu. Esti yera’l ser que taba ayudando a treslladar a Londres, au, seique, nos sieglos por venir satisfadría, ente los sos abondosos millones, la so cobicia de sangre, y crearía un círculu nuevu y cada vuelta más ampliu de semidemonios pa cebase de los inocentes. El mesmu pensamientu allorióme. Viénome un terrible deséu de llibrar al mundu d’un monstruu asina. Nun había una arma lletal a mano, pero garré una pala que tuvieren usando los obreros pa rellenar les caxes, y llevantándola, firí, col borde p’abaxo, sobre’l rostru tarrecible. Pero mientres lo faía la cabeza volvióse, y los güeyos cayenon dafechu sobre min, col so brillu d’horror de basiliscu. La vista paecía paralizame, y la pala xiró na mio mano y firió-y oblicuamente la cara, fayéndo-y simplemente un corte fondu penriba la frente. La pala cayóme de la mano enriba la caxa, y mientres la sacaba, el borde de la pala enganchó’l borde de la tapa, que cayó otra vez, y ocultó la horrible cosa de la mio vista. La última visión que tuvi foi de la cara hinchada, manchada de sangre y fixa con una sorrisa de malicia que fora perdigna nel infiernu más fonderu.

Pensé y volví pensar cuál debiera ser el mio próximu movimientu, pero’l mio cerebru abultaba en llapes, y esperé con una sensación de desesperación medrando en min. Mientres esperaba sentí na distancia un cantar xitanu cantáu por voces gayoleres que s’averaben, y pente medies del so cantar el rodar de pesaes ruedes y el restallar de llátigos; taben llegando los cíngaros y los eslovacos de los que’l conde falare. Dempués d’una última mirada alredor y a la caxa que contenía’l vil cuerpu, fuxí del llugar y algamé’l cuartu’l conde, decidíu a salir a carrenderes nel momentu en que la puerta s’abriere. Coles oreyes sollertes, escuché, y sentí en pisu d’abaxo’l rinchíu de la llave na gran pesllera y l’apertura de la pesada puerta. Debía haber dalgún otru mediu d’entrada, o dalguién tenía una llave pa una de les puertes pesllaes. Entós sintióse’l ruíu de munchos pies andando y que morríen lloñe en dalgún pasillu qu’emitía un ecu que retinxía. Volví baxar otra vez contra la cripta, onde podría alcontrar la nueva entrada; pero nesi momentu paeció aportar una violenta raxa de vientu, y la puerta que llevaba a la escalera sinuosa trancóse con un golpe que fixo volar el polvu de los dinteles. Cuando corrí a abrila, alcontré qu’ello fora desesperadamente rápido. Yera otra vez prisioneru, y la rede’l mio destín taba zarrándose al mio alredor más y más.

Mientres escribo hai en pasillu d’abaxo un ruíu de munchos pies andando y l’estreldu de bultos que se mueven pesadamente, ensin dulda les caxes, cola so carga de tierra. Hai un ruíu de martelléu; ye la caxa que se ta clavando embaxo. Agora puedo sentir los pesaos pies caminar de nuevo pel estragal, con munchos otros pies ociosos viniendo tres d’ellos.

La puerta ta zarrada, y les cadenes xiringuen; hai un rinchíu de la llave na pesllera; puedo sentir la llave retirase: dempués ábrese y zárrase otra puerta; siento’l cruxir de la pesllera y el pasador.

¡Escuchái con atención! En patiu y baxando’l camín pedregosu, el rodar de pesaes ruedes, el restallu de llátigos, y el coru de los cíngaros cuando pasen na distancia.

Toi solu en castiellu con aquelles muyeres espantibles. ¡Malamán! Mina ye una muyer, y nun hai nada en común. ¡Son demónganos del Abismu!

Nun voi quedar solu con elles; tentaré d’escalar la muria’l castiellu más lloñe de lo que lo intenté hasta agora. Llevaré conmigo daqué d’oru, pa nun allampiar por ello más sero. Tengo qu’atopar una salida d’esti espantible llugar.

¡Y dempués aína a casa! ¡Aína al tren más rápidu y más cercanu! ¡Lloñe d’esti malditu llugar, d’esta maldita tierra, onde’l diañu y los so fíos caminen tovía con pies terrenales!

A lo menos la misericordia de Dios ye meyor que la d’estos monstruos, y el precipiciu ye pindiu y altu. A los sos pies un home pue dormir como un home. ¡Adiós a toos! ¡Mina!



martes, 24 de xaneiro de 2017

Cantu de Vicent (Estellés)


CANTU DE VICENT

...a unes tres milles de la mar, a la banda
occidental del riu Guadalaviar, sobre el qual
hi ha cinc ponts...
Sir John Talbot Dillon


LLEGÓ la hora, cuido, del to cantu a València.
Temíes el momentu. Confiésalo: temíes.
Temíes el momentu del to cantu a València.
Y queríes cantala ensin solemnidá,
ensin Mediterraneu, ensin griegos nin llatinos,
ensin picapedreros y ensin obra de moru.
Y queríes cantala d'una manera humilde,
con castidá diríemos. Víes medrar el cantu.
Lentamente lu víes medrar como un crepusclu.
Aportaba la nueche, nun plumiabes el cantu.
Más alantre, otru día, quiciabes desque muerra.
Quiciabes nel momentu de la Resurreición
de la Carne. Quiciabes. Más alantre, si eso.
Y el tema de València tornaba, ya marchaba
metanes les tos coses, metanes les tos sílabes,
los momentos d'amor, los momentos de pena,
la to vida dafechu -- si non toda dafechu,
aquello que tu sabes de fundamental nella --
andaba per València, peles cais de València.
Con modestia diríes el nome d'una cai,
Pelayo, Gil i Morte... Con cuánta intensidá
les dices y les nomes, les plumies! Daqué más,
y yá tendríes toda València. Que pa ti,
ye poco más València. Tan íntima y tan caldia,
tan medrada y dolida, y querida tamién!
Les cayes que cruciaba una lenta pareya,
el llargu itinerariu d'elles llevabes sin
un céntimu nel bolsu, dalgún café antiguu,
aquella llechería de Sant Vicent d'afuera...
La casa qu'estrenabeis al estrenar la vida
definitivamente, l'allegre vecindá.
El doctor que buscabeis una nueche a deshora,
la farmacia de guardia. ¡Ah, València, València!
La necencia d'un fíu, el cubu enllenu sangre.
Aquel sol mañaniegu, les Torres de Serranos
con aquel color breve inicial de xeranios.
Ves, dende'l comedor, pela ventana abierta,
Benimaclet equí, allá ves Alboraia,
sientes dende la cama les sirenes del puertu.
De la güerta los lentos carros llegaben ceo.
Los neños van a escuela. Siéntese la campana
vecina de la ilesia. La xera, el neciu amor
a les voces qu'escribes y que siempre dixesti,
de magar te parienon un día en Burjassot:
como mamesti'l lleche mamesti l'idioma,
dígase castamente, y con perdón de la mesa.
Ah, València, València! Podría dicir bien:
Ah, tu, València mía! Porque evoco la mio
València. ¿O evoco la València de toos,
los vivos y los muertos, de tolos valencianos?
Déxalo. Nun te pongas solemne. Dexa l'énfasis.
Que l'énfasis perdiónos davezu a los indíxenes.
Más alantre has plumiar el to cantu a València.





CANT DE VICENT

...a unes tres milles de la mar, a la banda
occidental del riu Guadalaviar, sobre el qual
hi ha cinc ponts...
Sir John Talbot Dillon


PENSE que ha arribat l'hora del teu cant a València.
Temies el moment. Confessa-t'ho: temies.
Temies el moment del teu cant a València.
La volies cantar sense solemnitat,
sense Mediterrani, sense grecs ni llatins,
sense picapedrers i sense obra de moro.
Lavolies cantar d'una manera humil,
amb castedat diríem. Veies el cant: creixia.
Lentament el miraves créixer com un crepuscle.
Arribava la nit , no escrivies el cant.
Més avant, altre dia, potser quan m'haja mort.
Potser en el moment de la Ressurecció
de la Carn. Tot pot ser. Més avant, si de cas.
I el tema de València tornava, i se n'anava
entre les teues coses, entre les teues síl·labes,
aquells moments d'amor i aquells moments de pena,
tota la teua vida -- sinó tota la vida,
allò que tu saps de fonamental en ella --
anava per València, pels carrers de València.
Modestaments diries el nom d'algun carrer,
Pelayo, Gil i Morte...Amb quina intensitat
els dius, els anomenes, els escrius! Un poc més,
i ja tindries tota València. Per a tu,
València és molt poc més. Tan íntima i calenta,
tan crescuda i dolguda, i estimada també!
Els carrers que creuava una lenta parella,
els llargs itineraris d'aquells duies sense un
cèntim a la butxaca, algun antic café,
aquella lleteria de Sant Vicent de fora...
La casa que estrenàveu en estrenar la vida
definitivament, l'alegre veïnat.
l metge que buscàveu una nit a deshora,
la farmàcia de guàrdia. Ah, València, València!
El naixement d'un fill, el poal ple de sang.
aquell sol matiner, les Torres dels Serrans
amb aquell breu color inicial de geranis.
Veus, des del menjador, per la finestra oberta,
Benimaclet ací, enllà veus Alboraia,
escoltes des del llit les sirenes del port.
De bon matí arribaven els lents carros de l'horta.
Els xiquets van a l'escola. S'escolta la campana
veïna de l'església. El treball, el tenaç
amor a les paraules que ara escrius i has dit sempre,
des que et varen parir un dia a Burjassot:
com mamares la llet vares mamar l'idioma,
dit siga castament i amb perdó de la taula.
Ah, València, València! Podria dir ben bé:
Ah, tu, Val`ncia meua! Perquè evoque la meua
València. O evoque la València de tots,
de tots els vius i els morts, de tots els valenciants?
Deixa-ho anar. No et poses solemne. Deixa l'èmfasi.
L'èmfasi ens ha perdut freqüentment els indígines.
Més avant escriuràs el teu cant a València.



venres, 20 de xaneiro de 2017

El Premiu Nacional de Lliteratura Asturiana

[La Voz del Trubia, marzu 2017]



Esti día concedióse’l Premiu Nacional de Lliteratura Asturiana. Trátase del premiu más importante y de mayor relevancia dau nunca n’Asturies a un escritor de la nuestra lliteratura, y que premia la so trayeutoria lliteraria completa. Dos perfiles concurríen nes candidatures finalistes: 1) D’un llau, los autores de producción marcada y esclusivamente poética, los poetes que podríemos llamar ‘puros’ (y nun nos importa equí si parte de la so producción ye en prosa o non, o si se dedicaron parcialmente al llabor de traducción). 2) D’otru llau, dellos pesos pesaos de la lliteratura asturiana, entendida esta nun sen más ampliu. Trátase d’autores que construyeron una obra monumental, impagable, qu’implica non solo producción lliteraria de tolos xéneros, sinón tamién una obra tanxencial a la propiamente lliteraria, y que pue incluyir crítica lliteraria, artículos o monografíes científiques sobre la nuestra llingua, grandes obres lexicográfiques, obres de calter antropolóxicu, etc.

Al primer grupu pertenecen Xuan Bello y Berta Piñán. Autores esceicionales que llevantaron ensin dulda la producción poética asturiana hasta llendes insospechaes, y que proyeutaron esteriormente l’asturianu hasta’l puntu de faese un güecu d’honor dientro’l conxuntu de la poesía peninsular. Al segundu grupu pertenecen Antón García, Sánchez-Vicente y González-Quevedo. Antón García ye, como se sabe, una figura esceicional na lliteratura asturiana, porque a la so estraordinaria obra poética (que permitiría inxerilu en grupu anterior) axunta un llabor importante como novelista, y una xera de pesu como traductor de poesía. A ello amesta una trayectoria escomanada como editor (fundador primero de Trabe y dempués de Saltadera) de sobra conocida pol llector y, pa enriba, una trayectoria paralela como críticu lliterariu merecedora de los meyores parabienes. Figura enorme ye tamién la de Sánchez-Vicente, caderalgu de lliteratura y autor prolíficu y esceicional en toles estayes posibles (poesía, novela, ensayu, teatru,…), críticu lliterariu, autor d’infinidá d’estudios científicos sobre los nuestros clásicos y sobre cuestiones filolóxiques de la nuestra llingua, y lexicógrafu, arriendes, de primer nivel. P’acabu, González-Quevedo ye autor d’una obra lliteraria menos diversa y más curtia, quiciabes, que los anteriores, pero tamién d’una obra monumental de tipu antropolóxicu alredor de la cultura asturiana. Toos ellos mereceríen el premiu, ensin dulda, pero esti cayó finalmente nes manes del, quiciabes, poeta n’asturianu más famosu (dientro y fuera d’Asturies) y más prestixosu de tolos tiempos: Xuan Bello.

Cuasi tolos autores propuestos pertenecíen a l’Academia de la Llingua. Nun debe pensase nello como daqué endogámico. Trátase de que l’ALLA tenta siempres, en bona lóxica, d’inxerir nes sos files a eses figures de primer nivel. Solo Antón García yera ayenu a la institución, de lo que podría deducise, quiciabes, que la directiva lu tenga yá en consideranza con vistes a una futura incorporación como académicu de la institución. Faltaron nomes espléndidos de la lliteratura asturiana, eso ta claro. Viénenme a la cabeza darréu, ensin pretender ser exhaustivu, autores como Milio R. Cueto, Xandru Fernández, Marín Estrada, García Oliva, Rodríguez Medina, y otros... Por suerte, l’asturianu cunta güei con una bayura d’autores de tanta calidá que fai difícil escoyer ente ellos...

Solo un pero hai que-y poner al premiu, y ye la so baxa dotación (3000 euros), que nun ta nin de lloñe, magar l’esfuerciu de l’ALLA, al altor de lo esperable nun premiu d’esta categoría… Equí falta’l sofitu del Principáu, que tendría que dotar el premiu d’una cantidá asemeyada a la de los premios nacionales del estáu, y qu’anden pelos… ¡20000 euros!


xoves, 19 de xaneiro de 2017

Dos poemes de muerte de Vicent Andrés Estellés



LA MUERTE INVICTA

XIRINGABEN los trenes, los miserables trenes,
cruciando tola nueche, atacaos de muertos,
col llume amarellao en toles sos ventanes,
un estreldu de fierros, perdiendo los llistones;
los miserables trenes que cruciaben la nueche,
les llombes de la guerra azulaes cola lluna,
de la guerra los muertos toos, al aire, esfechos,
el vientre fachendosu de la recién casada
ente tanta llaceria, ente tantu estupor,
l'embeligru graciosu, el vientre de seis meses,
los muertos de la guerra, y de la tierra toos,
los miserables trenes que llevaben mancaos,
los miserables trenes que cruciaben la nueche
con un cruxir de fierros y un cruxir de llistones,
vendes llenes de sangre, pelos llenos de sangre,
tola nueche rodaba'l miserable tren
coles lluces enceses, ensin oliu nes ruedes,
mudes llombes d'azul baxo la lluna entera,
el vientre de seis meses, la fame, el mieu, l'espantu.
Un silenciu, un polvu, l'amarga polvoreda.
Tornaben los cadabres colos güesos podríos.
Llevaben los zapatos estripaos, el sangre
a tarazos, y mosques, unes mosques mui gordes.



LA MORT INVICTA

TRONTOLLAVEN els trens, els miserables trens,
creuant tota la nit, plens de morts, d'ofegats,
amb aquell llum groguenc en totes les finestres,
un estrèpit de ferros, els trens perdent llistons;
els miserables trens que creuaven la nit, 5
les llomes de la guerra blavoses amb la lluna,
tots els morts de la guerra desenterrats, desfets,
el ventre petulant de la recent casada
entre tanta misèria, entre tant d'estupor,
el melic graciós, el ventre de sis mesos, 10
tots els morts de la guerra, tots els morts de la terra,
els miserables trens que duien els ferits,
els miserables trens que creuaven la nit
amb un cruixir de ferros i un cruixir de llistons,
benes plenes de sang, aquells pèls plens de sang, 15
tota la nit rodava el miserable tren
amb tots els llums encesos, sense oli en les rodes,
mudes llomes blavoses sota tota la lluna,
el ventre de sis mesos, la fam, la por, l'espant.
Un silenci, una pols, l'amarga polseguera. 20
Tornaven els cadàvers amb els ossos podrits.
Duien les espardenyes esventrades, la sang
en qualls secs, unes mosques, unes mosques grossíssimes.





CUANDO ME DEXEN EN CEMENTERIU Y TOOS MARCHEN

A Joan Triadú

Habrá más solitú entóncenes tovía,
que toos van marchar a facer les sos coses,
y yo he topame solu de mou definitivu,
imposibilitáu, dafechamente inerme.
¿Ú tarán los amigos? Yo he sentir el deséu
de llorar, y he dicir -seique- «Madre...» en voz baxo.
El recuerdu d'amigos, del llume so la mesa,
la coñá, la parola que nunca nun finaba,
el crepusclu de polvu que xube a les ventanes
prendiendo'l llume d'agua d'aquellos cuatro grandes;
recuerdos y deséu infantil de llorar.
¿Ú tarán los amigos? Y yo voi recordalos,
a caún pel so nome y amás poles sos coses,
mentanto vien la nueche, aquella primer nueche
de muertu en cementeriu, de muertu ensin remediu.
Cuando aporte la nueche ¿morreré yá del too?
(Perdonái la insistencia: ¿seré entóncenes llibre?)



QUAN EM DEIXEN AL CEMENTERI I TOTS SE N'HAGEN ANAT

A Joan Triadú

Hi haurà més soledat aleshores encara,
car tots se n'aniran a fer les seues coses,
i jo em trobaré sol definitivament,
impossibilitat, completament inerme.
On seran els amics? Jo sentiré el desig
de plorar, i diré ?potser? «Mare...» en veu baixa.
El record dels amics, del llum damunt la taula,
el conyac, les converses que mai no s'acabaven,
el crepuscle polsós que puja a les finestres
encenent aquell llum d'aigua dels quatre grans;
els records i el desig pueril de plorar.
On seran els amics? I jo els recordaré,
cadascú pel seu nom i per les seues coses,
mentre vinga la nit, aquella nit primera
de mort al cementeri, de mort sense remei.
Quan arribe la nit ¿m'hauré mort ja del tot?
(Perdoneu la insistència: seré lliure aleshores?)