luns, 27 de xullo de 2015

Abella (d'Enric Valor)

[Traducción inédita de Pablo Suárez García dende les Rondalles valencianes d'Enric Valor]


Ello yera una vez un matrimoniu que vivía na elevada villa de Banyeres, na sierra de Mariola. Teníen tres fíes. Al home llamáben-y Jaumet de la Barcella y yera un comerciante de texíos. Fora a más a fuercia estrecheces y aforros, y tamién de xera: agora tenía xarrecina pa dir a Alcoi y Ontinyent a mercar faxes y ropa, y a vegaes más lloñe, perlloñe… a Valencia.

La muyer de Jaumet, Roseta, casárase con él cuando yera vilba y con dos fíes, Girgolaina y Murgulina. Ellos tuvieren otra, Abella, roxa de cabello y ñacarada de piel.

Les hermanastres nun yeren, nin de lloñe, tan guapines como Abella, y conforme diben medrando garráron-y celos enforma.

Una vez, cuando yá Abella cumpliera los quince años, a Jaumet salió-y dientro la mesma villa de Banyeres un competidor fuerte, qu’instaló una tienda de ropa delantre mesmo del so comerciu. Una mañana, Roseta entró toa azotada a so casa y dixo al home:

—Jaumet, sal y ve pelos tos propios güeyos la tela que Genís mangó colgada como  amuesa a la puerta la tienda. Ye maraviosa y equí nun tenemos más qu’antigüedaes…

Jaumet salió y comprobó que Roseta tenía razón.

Aquella mesma nueche decidieron que teníen que dir a Valencia a comprar teles de seda y de velludu. Al amanecerín, dempués de preparalo too, Jaumet despidióse de la fía y les fiastres:

—Mios fíes, dicíime qué queréis que vos traiga de Valencia.

—A min, una capa de piel bien blanco y sedoso —dixo Girgolaina.

—A min, un vistíu de brocáu de llenteyines d’oru —pidió Murgulina.

Abella, atristayada pola marcha so pá, abaxaba los güeyos y nun dicía nada.

—Nun teo más remediu que marchar, Abelleta. Dime: tu tamién has pidir un recuerdu de Valencia.

Cuando l’home, yá enriba la xarré, diba dicir arre, sonó la vocina d’Abella:

—Pá, a min tráigame una rosa.

Jaumet, tric-trac, foi fayendo camín pa la capital del reinu.

—A Valencia, quien nun va nun lo piensa —repetía él el vieyu refrán de los montes col corazón enllenu gociu.

Peles sos xornaes, Jaumet llegó a la ciudá una mañana de mayu y foi drechu pal Hostal de Sant Vicent, onde dexó xarré y faca y encargó una llacuada principiego.

Pela tarde, foi peles tiendes del Trenc y la Bosseria a guetar teles rares y precioses. Atopó sedes tan tresparentes que diríeis que les ñeves de la Mariola, los soles d’Elx y les llunes de Valencia sirvieren pa texeles.

Jaumet de la Barcella taba satisfechu.

—Agora —díxose— descansaré un dia enteru, dempués mercaré los encargos de les fíes y, darréu, pa Banyeres…

Y dicho y fecho: na mesma tienda onde se sirvíen les dames principales del palaciu’l rei mercó la capa de Girgolaina y el vistíu de Murgulina, y al dicir los nomes de les fíes l’encargáu de mostrador que lu atendía comentó:

—¡Girgolaina… Murgulina…! Nomes de princeses tienen eses dames.

¡Nun sabía l’inorante ciudadanu que gírgoles y múrgules[1] son unes setes saborgoses que se críen pelo visío de los pinares!

A otru día, a l’albancia salió de la ciudá. Camín de Catarroja, d’esmenu, espantólu un recuerdu.

—¡Abelleta! ¡Escaecí la to rosa! ¡So, faca!

Paró la xarré y baxó d’ella.

—Escuche, bon hermanu —dixo a un home en zaragüelles que cavaba una güertina–, ¿sabe ú podría atopar una rosa de pétalos bien bermeyos?

—¿Una rosa? Sí, hom, mire —y col brazu amosába-y una casoplona de fustax misteriosu—. En Palaciu de Naide-nun-me-ve atopará bien de rosales de roses blanques y bermeyes.

Jaumet ató la faca nun tueru moral y, al xirase a da-y les gracies al llabrador, esti desapaeciera.

Sienda alantre, llegó llueu a les puertes de los güertos de la mansión, que taben abiertes y medio entornaes.

—¡Ave María! —glayó Jaumet.

Nada: silenciu.

Entós, un poco medranosu emburrió una puerta y entró.

Diba internándose nos xardinos, pero nun vía ende roses. Les plantes de toa mena yeren tan abondoses que nun vía la mansión nin vía nada.

—Paezme que me perdí —dicía tou temorosu—. Y equí nun hai naide: nin habitantes, nin páxaros, nin ánima viviente.

Nestes descubrió una clarura’l parque onde medraben más de cien rosales. Toles roses yeren guapes, pero aína acolumbró una preciosa.

—¡La rosa d’Abella! —dixo. Averóse y coyó la flor.

Nel intre sonó un tuenu espantible y bien llueu sientió una voz terrible:

—¡Ah!, ¡desgraciáu! ¡Cortástime la meyor rosa!

Xiróse. Al par d’él había un negru, un negru altu y forníu.

—¡Miserable! —díxo-y mientres lu garraba fuertemente del brazu—. Vas morrer nel intre pol to atrevimientu.

—Yo… ye que queríala pa la mio fía Abella…

—¿Abella? ¿Cómo ye la to fía?

—¡Ah, señor! ¡Si la viereis…! Tan guapina, bona y afeutuosa…

—Bien —tonó’l negru—. Si ye asina, perdónote la vida… ¡pero has traeme equí esa fía tuya!

Jaumet quedó un momentu ensin pallabra y dempués atrevióse a dicir:

—¡Eso non!

—¡Tráesmela!

Jaumet tenía un deliriu por Abella, pero yera cobarde y floxucu. Asina, que cedió y xuró-y que, si lu dexaba dir llibre, traería-y la fía.

Entós, metanes una curtia llaparada, el negru desapaeció.

Jaumet quedó solu dafechu cola rosa ente los deos.

Dempués escomenzó caminar buscando la salida’l temible parque.

Al cabu cinco díes de marcha, perpensatible, aportó a la villa de Banyeres.

La muyer y les fíes salieron gayoleres a la puerta cuando sintieron la xarré, y too foron alborotos y xaréu de gociu.

Descargaron les ropes; les hermanastres probaron la capa y el vistíu y Jaumet dio a Abella la rosa. Cuando ella lu besó, esti nun pudo más y españó en lloros y sollutos.

—¿Qué-y pasa, pá? —dixo Abella confusa dafechu.

—¿Qué-y dio agora? —dixeron les hermanastres.

Jaumet, como foi quien, tragóse les llárimes y nun-yos dixo nada.

Pero, a la nueche, cuando yá taben solos nel cuartu, la muyer fíxo-y arramalo too:

—¡Qué promesa nin qué cuernu de cascoxu! —vocingló Roseta—. ¡Eso podríemos faer, da-y a la nuesa fía…!

—¡Xurélo! —aneciaba él.

A otru día púnxose caún d’ellos a faer la so xera. Pero naquella casa nun había felicidá. Jaumet púnxose tan malu qu’un bon día nun foi quien a llevantase.

—¡Qué horror! —dixeron Girgolaina y Murgulina al saber la razón—. Por esta hermanastra nuesa nun podemos consentir que muerra’l nuesu pá. ¡Que-y la lleve al negru!

—Non, non, ¡tais lloques! —dixo Roseta.

Abella, que sentíalo too, dixo toa resuelta:

—Non, ma, nun hemos permitir que mio pá muerra esmolecíu por faltar al xuramentu. Yo voi dir a Valencia, falaré col negru y nada nun va pasame. Dempués la moza entrugaba a so pá:

—¿Cómo ye’l negru? ¿Tien blancos los dientes?

—Sí.

—¿Tien la piel llimpio y brillante?

—Sí, pero pernegro.

—Tien la voz melguero?

—Sí, Abella querida, magar tamién ye fuerte.

La rapaza concluyó:

—Préstame esi negru. Nun tengan mieu.

El pá foi recuperándose y al cabu unos cuantos díes punxéronse en camín.

Al llegar a les puertes del palaciu misteriosu, sintieron como un sele bater d’ales de palombu y vieron pel aire dos manes pernegres que veníen a siete palmos penriba’l suelu per metanes del gran camín. Jaumet abrazóse a Abella.

—¡Nun entres ende!

—¡Sí, pá, ye preciso! Adiós y nun pasen pena—. Y diciendo esto, la moza entró pel senderu. Les manines, siempre allevantaes, pesllaron les puertes detrás d’ella y mangáronse delantre la moza.

La entrada’l palaciu yera una maravía, como les otres cámares onde foi entrando precedida siempre peles manes negres, que-y lo abríen ya-y lo facilitaben too.

Por fin, entró nun comedor suntuosu, y metanes d’él había una mesa iguada con  trelce cubiertos y toa triba de comida perbono.

Les manes misterioses apartáron-y la siella y Abella sentóse nella ensin duldar un res.

—¿Nun va venir naide a almorzar conmigo? —dixo riendo.

Pero nada, el silenciu por respuesta.

Ella, a pesar d’ello, fixo un reconfortante almuerzu y dempués durmió un sueñu tranquilu. Les manes desapaecieran, pero cuando una hora más tarde la espertó un reló de paré y ella dixor “daba una vuelta pelos xardinos”, apaecieron nel intre y precediéronla pelos visiegos senderos bordiaos de cedros, pinos, carbayos y cipreses.

Cuando volvió al comedor, atopó ellí como enantes los trelce cubiertos aviaos. Dempués observó ablucada cómo s’enllenaben y vaciaben misteriosamente, como si ellí hubiera auténticos ya invisibles convidaos y non menos invisibles sirvidores. Miániques —dícía ente sí—, ello yera’l Palaciu de Naide-nun-me-ve.

Cenó como xintara; percorrió pa entretenese un bon cachu luxosos dormitorios y sales de pintura, de música… Asina se-y fixeron les once la nueche y Abella díxose:

—Yá ye hora de dir pal nial.

Les manes misterioses empobináronla entóncenes a un cuartín retiráu. Yera una estancia perbién aperiada y Abella atopábase mui bien ellí; asina, que desvistióse y echóse na cama.

A les dolce la nueche, cuando dormía selemente, espertóla un ruxe-rux. ¡Ring, rong, ring, rong!… Sentóse na cama. Un ruíu de cadenes siguia cada vuelta más fuerte y próximu. Abella llegó apavoriase.

—¡Manines! —glayó amedranada dafechu—. ¡Manines, prendéi la lluz!

Prendióse la llámpara. Naquel momentu, el ruíu de cadenes entró en cuartu. ¡Yera’l negru! Un negru qu’avanzaba basnando una llarga cadena que-y ataba los todíos. Y yera pergrande, pernegru, perfuerte, perféu.

Abella, sicasí, al velu delantre, animóse y sorrió.

—Abella, ¿nun me tienes mieu?

—¿Yo? ¿Por qué había tenételu? Siéntate y faime compañía.

Na prieta cara del negru llució un rellampu de felicidá.

—Yo nun voi facete nengún dañu, Abella.

Ella allegróse d’oyelu y propúnxo-y toa afeutuosa:

—Escucha, negru; ¿por qué nun comes conmigo y m’acompañes?

—Nun puedo, Abella. Ye un secretu terrible… Por agora, solo puedo vete peles nueches.

Falaron un bon cachu. A la una, el negru llevantóse. Apagóse la lluz y retinxó llargamente l’arrastre de cadenes pelos pasiyos. Dempués, otra vegada’l silenciu.

Asina pasaron los díes y les selmanes. El negru aprucía a les dolce en puntu y dempués desapaecía, ensin despidise.

Yá llevaba seis selmanes nel misteriosu palaciu cuando una mañana, de la qu’espertó, sintió una terrible señaldá por Banyeres y so casa.

—Abella, véote atristayada —díxo-y el negru aquella nueche.

—Ta claro, mio amigu; pienso nos mios y en Banyeres. ¿Déxesme dir?

—Sí; pero tienes que xurame que vas volver a los trelce díes y que nun vas dicir a naide cómo fosti.

Abella xuró-ylo too.

—Garra, entós, aquel aniellu. Cuando yo marche a la una, allúgalu enriba esi cofre onde tienes la ropa; acuéstate otra vegada, duérmite y mañana espertarás en Banyeres.

Ella fíxolo too al pie de la lletra.

Unes hores dempués, cuando abrió los güeyos, taba chucada na so camina de tola vida.

—¡Ma, pá! —entamó glayar—. Toi equí.

Yá podéis imaxinar la que s’armó naquella casa.

Ella cuntó-yoslo too, de pe a pa, sacantes cómo viniera. Los pas insistíen, y tanto y tanto aporfiaron y tantu esmolecimientu dicíen sentir si-yos tapecía too aquello, qu’Abella acabó por desobedecer al negru y díxo-yos el secretu l’aniellu.

Nestes llegron les hermanastres y besaron a Abella con simuláu afeutu como agradeciéndo-y los obsequios que-yos traxera.

Salieron de l’habitación y tuvieron esta conversación:

—¿Sentisti dende detrás de la puerta esa hestoria del aniellu?

—¡Yá lo creo que la sentí!

—¡Xuro pol demoniu que nun pararé hasta que nun-y procure la perdición! ¿Tu qué dices?

—Yo voi aidate a castigar a la mui hipócrita.

Y asina quedaron.

Pasaron los díes y llegó’l que facía dolce. Cuando se fixo de nueche, yá na so alcoba, Abella abrió’l cofrín, sacó l’aniellu máxicu y allugólu enriba la tapadoria, como había facese. Dempués achucóse.

Cuando Abella espertó esperando atopase na so suntuosa cámara’l palaciu, taba entá achucada nel so cuartu de Banyeres.

Saltó de la cama, averóse temblosa dafechu al cofrín, y —¡miániques! — enriba nun había nada: l’aniellu desapaeciera. Visto esto, entamó llorar desconsoladamente.

So ma entró a carrenderes y díxo-y toa azotada:

—¿Inda tas equí, mio fía?

—¡Ai, ma, qué desgraciada soi! ¡Nun llegué al palaciu y el negru va matame!

—¡Neña, ¿a santu de qué ha matate’l negru! ¿Nun dices que ye tan bonu?

—Sí ma; pero yá sabe vusté que-y fixi traición cuntando lo del aniellu.

Dempués d’esto, díes y selmanes trescurrieron señaldosamente. L’aniellu, magar toles rebusques, nun apaecía.

Una mañana, Abella sintió un estrañísimu cantu de pita que dicía:

—Pongo y pongo y pongo y voi descalza…

Y el pitu retrucaba:

—¿Si nun soi zapateru qué quies que faga?

—Quiero que me pongas na otra patina un aniellu como esti que llevo.

—Nun puedo date otru —esplicaba agora’l Pitu —porque Girgolaina nun tiró nengunu más al cuchu.

¡De manera que fora la so hermanastra!

Baxó y entró al corral, como cada día cola pastia salváu. Foi esclucando y al final vio que la pita enchipada llevaba a mou de pulsera’l so aniellu. Gárra-ylu y quíta-ylu d’un solmenón.

A la nueche, cuando les hermanastres yá se retiraran, dixo a Jaumet y Roseta:

—Padres, esta nueche voi marchar, porque yá teo l’aniellu.

Contra les ocho la mañana, notó qu’una lluz claro pegába-y nos güeyos zarraos. Abriólos y atopóse delantre les grandes puertes de fierro de la entrada, que taben abiertes. Les manines negres nun salieran a abrir pero tampoco nun compaecieron a trancar. El palaciu tenía una apariencia más misteriosa y afarada que nunca.

—¡Madre de Dios! —esclamó Abella—. ¿Qué pasaría equí?

Al debalu empobinó pa los rosales que tanto-y prestaben. Cuando aportó, comprobó que los rosales taben secos y que los pétalos de les roses taben tremaos pel suelu como un inmensu bálamu de camparines muertes.

—¡Ai! Qué sería del negru? ¡Negruuu! ¡Negruuuu! ¿Aú tas?

La so voz retinxía estrañamente na viesca.

Andando, andando cuasi tantiguando, porque les llárimes atapecíen-y la vista, Abella corría per senderos y güertos y llegó al cachu onde medraben los frutales. Debaxo una granadal medio seca, había una llarga figura espurrida. Yera’l negru. Y taba… ¡muertu!

—¡Probín! ¡Negru bonu! —vocingló Abella, enllena compasión.

Ella reaicionó darréu. Corrió pal palaciu y al poco volvía llevando una palancana enllena d’agua de roses y una toballa.

—¡Negru bonu! —dicía ensin parar de llimpia-y brazos y cara—. Yo te pagaré la to bondá y la compañía que me facíes a la medianueche.

Cuando-y arramó un bon chorru d’agua enriba’l rostru, sonó un tuenu espantible, siguíu d’un españíu de músiques y cantos de páxaros. El negru españara nuna llaparada, y nel so sitiu, esbeltu y sorriente, había delantre d’Abella un príncipe peragradable que-y garró la manina.

—¡Abella de la mio vida! La to bondá, el to valor, la tenrura escomanada del to corazón, desencantáronme. Yo yera’l príncipe del Reinu Valencia que fora víctima de l’odiu d’una malina fada.

Entamaron aportar los músicos, les dames, los cortesanos, y formando una gran comitiva marcharon toos pal palaciu.

—Abella, si vos presta, seréis la mio muyer… —díxo-y el príncipe al llegar al gran salón del tronu.

Abella dixo que sí, pero que quería dicilo a so pá y a so ma que taben pa Banyeres.

—¿Pa Banyeres? —preguntó riendo’l príncipe, y señaló-y a los sos pas, qu’avanzaben a la escontra d’ellos, dafechu mudaos y contentos.

Los pas besaron a Abella, saludaron al príncipe y otorgaron de tou corazón el permisu que-yos pidíen.

—¿Y les mios hermanastres? —entrugó Abella.

Entós el príncipe cuntó-yslo too: Girgolaina y Murgulina pagaran cola so vida los malos fechos cometíos y agora quedaran convertíes n’estatues de mármole na puerta’l parque.

Foron toos a veles.

—Perdónales que yo yá les teo perdonaes. ¡Al cabu y al cantu tu y yo yá atopemos la felicidá! —suplicába-y Abella.

—Entós, ¡por min tamién queden perdonaes!

Les estatues, ensin perder puntu, convirtiéronse otra vegada en Girgolaina y Murgulina y baxaron los sos pedestales y abrazaron a los pas, la hermana, el príncipe y a tolos que se-yos punxeron per delantre.

A otru día celebráronse les bodes d’Abella y el príncipe, y d’ellí pa en delantre vivieron toos naquella prestosa mansión y fixéronse toos vieyinos dempués de munchos años de paz y tranquilidá.




[1] gírgola ‘nom de diferents espècies de bolets, la majoria comestibles, pertanyents principalment als gèneres Pleurotus, Lactarius i Psalliota’ (dcvb s.v.); múrgula ‘Bolet helvel·laci comestible, del gènere Morchella, principalment l'espècie Morchella esculenta, de peu gros i barret acampanat, alt, que li dóna semblança amb un xiprer, de color fosc amb clotets negres per tot arreu’ (dcvb s.v.).