mércores, 22 de xullo de 2015

El Castiellu de VasDir y NunVasVolver (d'Enric Valor)

[Traducción inédita de Pablo Suárez García dende les Rondalles valencianes d'Enric Valor]

Nes afaraes llombes qu’amiyen de la sierra de la Escobella había, hai sieglos, una rústica pero espaciosa cabaña, onde habitaben un pastor d’oveyes, de nome Frejoan, y la so fía Taresa. Frejoan tenía unos sesenta años y Taresa dieciocho, y vivíen los dos solos, darréu que la madre la moza morriera cuando ella yera mui neña.

Frejoan tenía les oveyes mui gordes y formoses, porque los pascones de los alredores de la cabaña alimentaben más que los de nengún otru puntu del Reinu de Valencia.

Taresa poblaba pela casina, curiaba los corderos que nun podíen salir a pastu y cosía y remendaba les modestes ropes.

Una mañana, hacia les once, Taresa, a la puerta, fila que filarás cola rueca y el fusu, vio venir a la so escontra un probe; na mano llevaba una llarga y delgada caña d’olivar a mou de garrote y el llombu abangába-y embaxo’l pesu d’unes alforxes enllenes.

N’aportando delantre Taresa, saludóla con voz canso:

—Dios vos guarde, guapa donciella.

—¿Qué se vos ofrez, bon hermanu?

—Necesito a lo menos una llimosna, pol amor de Dios.

Teresa, que tenía’l corazón mui blandiu, mirólu con compasión y sacó-y un platu caliente.

En poyu de xunta la puerta, el vieyín púnxose a almorzar a la solombra d’una uvar. Taresa volvió a la so xera.

Acabante reconfortase, llevantóse’l vieyu, arrexistró les alforxes que dexara en suelu, sacó un llibrón guesu, de tapes vieyes y fueyes de pergamín, y díxo-y:

—Tu, moza curiosa, de güeyos de cielu y espíritu arrogante… nun pues ser otra que Taresa, ¿verdá?

La moza ablucó al sentilu. ¿Quién-y lo dixera?

—Sí, soi Taresa —contestó—, la fía Frejoan, el pastor d’oveyes.

—Conocíte pel to bon corazón y pela to formosura —dixo’l vieyu con una sorrisa—, y doite gustosu l’encargu que traigo pa ti.

Nestes, apurrió-y el llibrón.

—Y agora, enantes de marchar —prosiguió—, quiero date tamién un conseyu: yes necia nes tos opiniones y tosca nel tratu coles persones de posición más elevada que la to.

Ello yera verdá; pero ella nun tenía la culpa. Había bien d’años, a Frejoan castigáranlu cruelmente por entrar ensin permisu a pacer na propiedá d’un gran señor de la redolada.

D’entós p’acá, él siempre dixera a la fía que los nobles nun s’acercaben a los probes más que pa mancalos.

El vieyu, dempués d’intentar convencela de que, en tolos estamentos, hai xente bono y malvao, dio-y la so bendición y marchó breda abaxo. Cuando volvió Frejoan, Taresa cuntó-y la estraña y misteriosa visita que tuviera, y amosó-y el llibru. Frejoan, que nun sabía de lletra, apalpólu y remirólu per tolos llaos y vio-y les esquines doraes qu’asemeyaben d’oru auténtico.

—Guárdalu, guárdalu, mio fía —dixo por fin—. Nuna necesidá, podríemos vendelu y salir alantre.

Cenaron y caún d’ellos retiróse pal so cuartu. Taresa sentía una coruxía estraña, pero nun s’atrevió a garrar el llibru. A la fin, desvistióse y achucóse na cama. Colos güeyos zarraos evocaba la figura del vieyu méndigu. Asina pasó una hora más.

Dempués, medio perdida la medrana que la esmolecía, volvió llevantase, sentóse nuna siella d’espadaña y abrió’l llibrón vieyu. Cuando entamaba a media voz a solletriar les llamadores pallabres de la primer páxina, que dicíen Fach – aixac – abrac – cadabrac, sintió qu’azotaba’l vientu na chimenea la cabaña.

—¡Ai! —Taresa pegara una glayida. Taba acabante ver una mano que se sofitaba adulces sobre un ángulu de la gran caxa de la ropa. Siguiendo mano arriba d’una güeyada perrápida, vio un caballeru altu, nuevu, grave y de magnífica presencia que la miraba amorosiegu.

—Taresa, mírame, fálame, y serás muyer afortunada.

Pero Taresa abaxó la cabeza y nun-y respondió.

—Taresa —repitió’l caballeru—, mírame, fálame y serás muyer afortunada.

Taresa continuó ensin responder. El caballeru repitió inda les sos pallabres y nun llogró tampoco meyor resultáu. Entóncenes sonó’l miaguíu d’una curuxa qu’enriba la chimenea de la cabaña cantaba siempre la medianueche. Taresa sintió como un aliendu frescu al par d’ella; llevantó la vista y ¡vio que yá taba sola! Temblosa, achucóse otra vuelta enllena medrana.

L’otru día pasólu allampiando por qu’aportara la nueche. Por fin, escureció, sintiéronse les vocines arxentines de les esquiles y Frejoan volvió, frayáu como cada día. Taresa sirvió-y la cena de priesa y a carrenderes, pero él nun-y  dixo nada.

Y como la nueche anterior, Taresa pesllóse nel so cuartu, posó’l llibru enriba la caxona y, de la que diba abrilu, decatóse de que so pá sentábase al par del fueu dispuestu seguramente a facer cordel. ¡Podía sentila! Asina, decidió achucase y llevantase p’hacia la medianueche a lleer el llibru. Y momentos enantes de les dolce la nueche prendió’l candelabru y pronunció les pallabres de la primer páxina: Fach – aixac – abrac – cadabrac.

Mientres les dicía, sintió xiblíos del airón y aullíos de rapiegues. ¡El caballeru taba al llau d’ella!

—Taresa —sonó la so voz melguero y baronil—, mírame, fálame y serás muyer afortunada.

Y asina tres veces. Pero Taresa nun podía vencer el so arguyu y caltenía los güeyos mirándose los pies.

—Miau, miau, miau —miagó per tres vegaes la curuxa. Y Taresa atopóse otra vegada sola y enllena desconsuelu.

Fíxose de día, y ella pasó la xornada entá más triste que la viéspora. Y de nueche repitióse la escena de les dos nueches pasaes. El caballeru imploró-y tres veces con voz amorosiego y la tosca rapaza nun lu miró nin de regüeyu.

Pero, por suerte, aquella nueche abriera’l llibru un par de minutos enantes que les nueches pasaes y el caballeru tuvo tiempu d’amestar:

—¡Taresa, mira que serás mui desgraciada! Yo soi Bernat, y esta ye la postrer vez qu’equí puedo apaecete. Si quixeras falar conmigo o veme de güei pa en delantre, habríes venir al castiellu de mio ma, la reina de la sierra los Plans; y, pa llegar ellí, han pasase tres ríos: ún d’aguyes de coser, otru d’aguyes pa sacos y otru d’aguyes p’alpargates, y dempués xubir a altísimos montes y travesar mestes viesques.

—¡Miau, miau, miau! —fixo la implacable curuxa. Y Taresa, al vese sola otra vez, echóse a llorar como una Madalena.

A otru día, decidida dafechu, dixo a so pá:

—Señor pá, quiero dir sirvir a un amu.

—¿Y quién me fadrá a min la comida? ¿Con quién voi falar al atapecer?

El pastor arramó abondoses llárimes, pero tuvo de consentir. Y, a ruegos d’ella, mandó que-y fixeran unos zapatos de fierro forraos d’espartu; y, cuando los tuvo fechos, la moza púnxose en camín una mañanina de los caberos díes de mayu. Peles sos xornaes travesó los tres ríos d’aguyes ensin que se-y pudiera clavar nenguna pela planta de los zapatos, y aportó, sana y correcha, a la sierra de los Plans.

Ellí alzábase un castiellu perguapu. Yera escuru y salía fumu peles ventanes. Taresa persignóse tres veces, encomendóse a la Ma de Dios y picó a la puerta. Unos momentos dempués, el guardián que-y abrió llevóla per un pasadizu delantre l’alcaide de la real fortaleza.

L’alcaide yera un homucu esturniáu pol aire y pol sol. Taresa díxo-y que venía pa ufrise como criada la reina, y, en vista d’ello, él fíxola pasar a presencia la mayordoma, quien-y dixo que taba de suerte, porque, díes enantes, la reina Tomanina despachara una de les cocineres.

La mayordoma, viéndola como la viera tan guapa de cara y tan garrida de planta, tuvo’l gustu de facela sirvir la mesa y de que la viera la so señora la reina. ¡Y, ellí, xintando, taba Bernat!

¡Qué valtos de corazón cuando entró ella y lu vio sentáu! ¡Pero nun lu miró de cara a cara como él-y pidiera les tres nueches de la cabaña de la Escobella!…

Y entamaron pasar los díes de la nueva vida: Taresa complía los deberes y diba viendo na mesa al caballeru Bernat. La reina, reconociendo la so formosura y bona disposición, nomóla la so donciella. D’aquel día pa en delantre, la rapaza encargóse de vistir, peñar y aidar a la reina, que calteníase pernueva y delgada magar los sos malos sentimientos.

L’anterior donciella, Florina de Citró, fora unviada al Castiellu de VasDir y NunVasVolver, au habitaba la hermana la reina, la perversísima Argelagaina, quien les facía morrer nuna de les armadiyes iguaes en camín d’accesu al castiellu o les llanzaba ensin reconcomiu al estanque les víbores. La cosa foi que Taresa cayó en gracia a la reina y asina pasaron delles selmanes en relativa tranquilidá, inda que Taresa bien se trestocaba cola presencia de Bernat, hasta que la mayordoma, nun pudiendo sufrir que tolos criaos del palaciu falaran y allabaran la guapura de la acabante llegar, decidió perdela pa siempre.

Un día del mes de xunu, Tomanina llamó a la mayordoma col envís de da-y ciertes órdenes rellacionaes cola boda’l so fíu cola princesa Aiguamar. Taresa nun taba: baxara al xardín a xubir un brazáu de flores pa les estancies reales.

—Señora —dixo la mayordoma desque vio a la reina sola—, tenéis la donciella más llista de toles que vinieron al vuesu castiellu.

—Verdá ye, mayordoma; pero ¿por qué me lo dices?

—Porque, ayeri mesmo, díxome que, namái nun día, ye quien a llavar tolos colchones del castiellu, llimpialos, secalos, enllenalos de plumes de paxarín y coselos.

—¡Permal! —dixo Tomanina con voz enraxonao—. ¡Yá entama esta nueva donciella con enchipamientos…!

Fixo llamala y cuntó-y lo qu’inventara la enguedeyadora mayordoma, pero dándolo como cierto.

Taresa, que conocía’l mal xeniu que tenía la so señora, echóse a temblar dafechu y quixo desfacer el peligrosu engañu. Pero Tomanina nun la dexó falar.

—¡Nun t’eches atrás, agora que lo dixisti!

A otru día, al amanecerín, tolos carros del Castiellu salieron cargaos de colchones y dexáronlos a la vera’l ríu de la Sarga. Taresa, sentada nuna piedra grande, al par de la risondera corriente d’agua, miraba metanes les llárimes pa un montón de más de cien colchones. ¡Señor! Y tenía que los descoser toos, quita-yos la llana, llavalos con xabón, llimpialos, secalos, enllenalos de plumes de paxarín y coselos. ¡Too enantes de qu’escureciera…!

—¡Qué desgraciada soi, Ma de Dios! —quexóse.

Y nun s’atrevía nin a entamar la xera, porque sabía que nin en tres selmanes, trabayando día y nueche, diba ser a acabala… Pero… d’esmenu, animóse, porque sintiera que s’allevantaba un airón impetuosu que xiblaba ente les ancines y los anubreros, y allá, per dientro un barrancu, oyíase l’aullíu de la rapiega. Al instante xiróse, y vio al llau d’ella los pies d’un caballeru… y yá nun s’atrevió a alzar más los güeyos pola mor de la so tosquedá. Yera Bernat, que se-y apaecía, como siempre, pa socorrela.

—Taresa, mírame, fálame, y serás muyer afortunada.

¡Qué dulzor de voz! Pero ella, ¡necia como ella sola! Él repitiólo tres vegaes. Pero en cuenta marchar como les otres veces, entá, dixo:

—Taresa, ¡mira que serás mui desgraciada!

Nada: el silenciu más desesperante y los güeyos d’ella en suelu. Y prosiguió:

—Garra estos dos xiblatos. Toca’l primeru desque yo marche, y cuando pescancies que fai falta que toques el segundu, fáeslo, y dempués el primeru otra vez.

Dicho esto, Bernat desapaeció y la moza vio que tenía dos xiblatos enriba la falda: ún llevaba un escudu pequeñu grabáu n’oru, y l’otru, dos. Garró’l primeru y pegó una fuerte xiblatada. Nel intre, el cielu azul enllenóse de mil manines blanques, nervioses, que cayeron como un báramu palombinos enriba los colchones y escomenzaron trabayar con gran furia y exautitú. Unes, con tisores, desfacíen el cosíu; otres sacaben la llana y llanzábenlo al regueracu; otres enxabonaben les teles con priesa, maraviosamente.

En poco menos de media hora, les teles quedaron perllimpies, y les manines, ¡venga, venga!, a estender se dixo. Yá too ensucho, les manines dexaron les teles estendíes al verde, alzaren el vuelu y perdiéronse pel cielu.

¡Taresa nun cabía de gociu! Garró’l segundu xiblatu y pegó un xiblatazu penetrante y… ¡oh maravía! Pela devesa’l Carrascal d’Alcói, pel puertu la Carrasqueta, de la sierra de los Plans, de toes partes salíen páxaros: gurriapos, xilgueros y verderones, rayones, abeyarucos, parpayueles, coguyaes… Tola immensa familia de los páxaros de les nueses primaveres foi apaeciendo con espantible ruxe-rux d’ales y, a la voz del páxaru xefe, cada páxaru punxo ende más de tres o cuatro pluminos, y como yeren millares y millares d’ellos, aína tuvo cada tela los necesarios pa quedar bien relleno.

Cuando acabaron, xiblando y esnalexando, foron adulces perdiéndose peles milenta direiciones per onde aprucieran. Taresa llamó de nuevo les manines con dos toques de xiblatu y apaeciéron-y otra vez, y, n’otru dicir Xesús, yá tán tolos colchones fechos y afacinaos, esperando que se faiga de nueche y que vengan los carros a llevalos.

—¡Adiós, manines, adiós! —díxo-ys Taresa cuando acabaron el trabayu.

Entráron-y ganes de xintar y xintó de la so merienda, y cuando-y entraron ganes de merendar merendó tamién con gustu y gana y mesmamente-y dio por facer unos cuantos ramos de flores.

Al escurecerín apaecieron los carros, y los criaos que veníen nellos ablucaben. ¡Tolos colchones fechos! Cárguenlos, ella en silenciu acompañó los carros y al cabu d’una hora aporten al castiellu.

Lo primero que fixo ella ye dexar nun descuidu los dos máxicos xiblatos, nel cuartu de Bernat. Tomanina nun yera creelo y, cuando comprobó la maravía, pensó que debía ser el fíu qu’interviniera a favor de la rapaza, y asina entamóla con Taresa enraxonada:

Col mio fíu Bernat
t’alcontraríes allá.

Y la donciella retrucó:

¡Como reina y señora…
nun falé con él entá!

Y asina quedó de momentu la cosa. Tomanina inda nun quería prescindir de tar tan bien sirvida por tan galana donciella; pero, d’ellí a unos díes, la mayordoma volvió calenta-y la oreya a la reina diciéndo-y que falara col adivín de Fageca, vieyu mui sabiu y que-y dixera que si la reina se llavaba tolos díes del añu con llárimes de paxarín, la piel diba volvése-y fino y rosao como cuando tenía venti años.

—¿Y aú hemos atopar esto?

—Mio reina y señora: cunté-ylo a Taresa y fíxome ciertu qu’ella ye pa enllenar de llárimes de paxarín l’ánfora grande del salón, namás con que-y la lleven metanes la viesca de les Florències y qu’ella pueda quedar ellí de sol a sol.

—¡El diañu debe ser esta neña! —replicó enfocicada la reina.

A otru día mesmu, bien ceo, llevaron a Taresa y l’ánfora grande a hora y media de camín. Dexáronla sola dafechu nun pinal y dixéron-y qu’a la nueche volveríen por ella.

Taresa, como la otra vegada, venga llorar y desconsolase hasta que, cerca les dolce, siente’l ruxe-rux d’un airón soltáu d’esmenu, y allá dientro un escuru barrancu, ¡cau-cau! el lladríu espantible de la rapiega. Entóncenes, colos güeyos baxos, Taresa ve los pies del caballeru Bernat, que-y dixo les tres veces yá sabíes:

—Taresa, mírame, fálame, y serás muyer afortunada.

Dempués amestó tristemente:

—Mira que serás mui desgraciada.

Nada. Ella nun fala con él nin llevanta los güeyos pa miralu.

—Garra esti cascabel. Cuando lu toques, tolos páxaros de la viesca vendrán llorar dientro l’ánfora.

Asina asocedió y, al llegar al castiellu de nueche, Taresa presentó l’ánfora a la reina Tomanina; pero, esta vegada, l’astuta señora espiárala y presenciara, amatagada nun anubreru, tola entrevista de los namoraos. Asina que decidió yá, ensin dulda, desfacese de la probe moza unviándola al castiellu de VasDir y NunVasVolver.

Enantes d’acostase, dixo a la rapaza:

—Mira, Taresa: mañana vas marchar al castiellu onde vive la mio hermana Argelagaina. Voi esplicate per ú has dir: sales d’equí p’hacia’l saliente… Y nun dexes enxamás esta direición. Atoparás primero los oliveos, pumaraes, almendreos y viñes de la Torre les Mazanes. Dempués saldrás p’hacia una gran cresta que son los altos de Gulatdar. Enriba’l mesmu cumal yá acolumbrarás el castiellu de VasDir y NunVasVolver. Una y bones aportes ellí, dices a la mio hermana que yes la mio donciella, y, fíxate bien, que te dea pa min la caxina de VasDir y NunVasVolver y la de les Catalinines[1]. Cuéyesles y tráesles equí.

La mdrugada siguiente, salió del castiellu de la reina Tomanina. A la hora y media de camín, salió a un llanu perguapu y sentóse enriba una piedra a descansar.

Llorosa dafechu, nun pensaba más que nos peligros del viaxe y en si al volver, si ye que volvía, atoparía yá casáu al caballeru Bernat. Y nesto andaba mui acertada, darréu que, namái salir ella del castiellu, entamaron los preparativos del casamientu. Entós xibló d’esmenu’l vientu, una rapiega llanzó un espantible aullíu y Taresa sintió a la vera la melodiosa voz de Bernat.

—Taresa, mírame, fálame y serás muyer afortunada.

Y ella, como siempre, tosca y necia, ensin miralu, ensin falar con él. Paecía que les vieyes glayíes de dolor y la visión de Frejoan siendo castigáu polos guardes, interponíense siempre ente los dos namoraos.

—Mira, Taresa: tu nun quies falar conmigo, ¡pero yo nun quiero que sías tan desgraciada! —esplicó-y él—. Voi dicite los peligros que vas atopar: Cuando salgas d’esta llanura, yá tarás nos dominios de mio tía Argelagaina. A la vera’l camín verás una mazanal pergrande. Si la pases pembaxo ensin más, esgayará-y una gruesa caña y estrapallaráte. Tu, cuando llegues allá, descárgala de mazanes, y, n’acabando, traviesa per debaxo ensin mieu dalu.

Taresa, quieta y seria, nun perdía pallabra y Bernat continuó:

—Darréu atoparás un riín onde averbenen millones de mosquitos. Si intentes travesar el ríu, van tirásete enriba y van chupate tol sangre. Tu, enantes de pasalu, busca una cueva qu’hai al llau de la sienda y atoparás ende diez cántaros de vinu. Sáqueslos y esvácieslos en suelu. Dempués yá pues pasar ensin temor penriba la pontina.

”Una hora de camín más alantre, atoparás otru ríu, y pel mediu d’él verás salir la tiesta d’una culiebra enorme. Si intentes pasar, devoraráte. Tu busca primero n’otra cueva qu’hai al mesmu llau; atoparás ehí diez duernaos de lleche. Sáqueslos y esvácieslos nun cloyu. Dempués pasa ensin temor dalu…

”Al otru llau del ríu, acolumbrarás una devesa cubierta d’un gran yerbazal y enllena de gües. Como la yerba que crez ye amargoso, los gües nun lo preben y tán esgalazaos dafechu y rabiosos. Garra esta foceta; tíresla en suelu cuando teas cerca d’ellos, y ella darréu entamará segar falfa. Dás-yslo y pases entós la devesa… Esto ye cosa de misteriu, pues tu nun vas ver más que yerba, pero la foceta, namái tocalo, va volvelo falfa.

”De la que llegues cerca los altos de Gulatdar, atoparás que nun pues pasar alantre porque tórgatelo un fornu construyíu sobre’l mesmu camín. Si te metes en fornu, que tien dos puertes encaraes, pa crucialu al otru llau y continuar caminando, la fornera enraxonada siempre por tener la escoba esfilachada y nun poder enxamás llimpiar el suelu d’arroxar el pan, mataríate d’un golpe de pala ensin dulda. Tu cápiala dende la puerta y fáes-y presente d’esta pieza muselina pa que la enrolle na escoba y pueda barrer como fai falta. Dempués pasa per dientro la casa ensin medrana.

”D’ellí a poco, aportarás delantre les tapies del castiellu. Nun hai dala guardia, pero un estrañu airón ta siempre fayendo dar portazos a les contres de la puerta. Nun t’atrevas a pasales; diben faete estielles d’un golpe. Xunto a les puertes, vas ver un furacu na tapia. Xurga ende y sacarás dos pines y podrás poneles y yá nun golpiarán. Entós pues entrar al castiellu.

”Y cuando teas en presencia de mio tía, la formosa Argelagaina, nun digas nunca la caxina de VasDir y NunVasVolver, desque ello nun ye más qu’una seña col envís de qu’ella sepa qu’ha tirate al estanque les víbores a fin de que te piquen y te maten. Pídi-y la caxina de VasDir y VasVolver y la de les Catalinines. Y…

Bernat diba siguir falando; pero calculara’l tiempu permal y, cuando cantó’l ñerbatu dando les dolce, desapaeció cola pallabra na boca.

Taresa volvióse animosa porque paecía-y saber yá cómo se llibrar de tolos peligros, y siguió cola caminata.

Cuando aportó al llugar onde taba la mazanal, Taresa, ensin dicir pallabra, púnxose a quita-y mazanes. Adulces, les cañes foron alzándose y, a la fin, sintióse una voz dientro l’árbol que dicía:

—Pasa, pasa, bona muyer, que tu vas volver pasar.

Asina lo fixo, y siguió caminando. D’ellí a una hora, yá vio delantre d’ella un riín d’agües llímpides cubiertu por millones de mosquitos. Esvació-yos el vinu qu’atopó na cueva y el rei de toos díxo-y:

—Pasa, pasa, bona muyer, que tu vas volver pasar.

Ella vuelve facer camín, y bien llueu atopó’l ríu de la culiebra. Y, temblosa dafechu, abebentóla col lleche de les diez duernes. La culiebra bebiólo too, y con un tuenu de voz, dixo:

—Pasa, pasa, bona muyer, que tu vas volver passar.

Pasó Taresa y, al poco, yá s’alcontraba colos gües, qu’entamaron mirala de tolos llaos. Taresa sacó la foceta del so zurronín, tiróla metanes el yerbazal, y, talo como Bernat predixera, los gües tamién la dexaron pasar coles bones pallabres.

Pa facer nueche ellí, entró nuna casa campu, y, a otru día a media tarde, atopó’l fornu que-y torgaba’l pasu. Llantada metanes la puerta d’entrada taba la fornera xigante, venga la bocayada y venga’l golpe de pala.

Taresa ufrió-y sorriente la preciosa pieza de muselina. La enraxonada paisana, d’un tirón, llevó la tela pa dientro. Cuando la fornera iguó la escoba, púnxose a barrer al mesmu tiempu que-y dicía con voz de miel:

—Pasa, pasa, bona muyer, que tu vas volver pasar.

Taresa pasó y aína volvió facése-y de nueche. Pidió posada nun corral d’oveyes habitáu por un matrimoniu pastores y pasó ende la nueche. A otru día continuó fayendo camín y, a media mañana, yá sentía los terribles golpes de les puertes. Cuando llegó delantre les puertes mesmes, aquello metía mieu. Pero ella nun s’enfadó; nel intre buscó les pines y, desque les tuvo, averóse con procuru y llancó una con gran rapidez dientro‘l quiciu d’un llau; la primer fueya quedó immóvil; dempués fixo igual cola otra. Entós, metanes del silenciu que quedó, sintió:

—Pasa, pasa, bona muyer, que tu vas volver pasar.

La rapaza entró nun gran patiu, silenciosu y ermu. Y llegó otra puerta más pequeña, más luxosa; taba trancada. Cuando diba picar nella, una voz entrúga-y dende detrás de les tables:

—¿De parte de quién vienes?

—De parte de la reina Tomanina.

La puerta abrió, y tampoco nun vio a naide. Continuó alantre la intrépida donciella per un llargu corredor y foi dar a un salón de techu altísimu, y pel centru estendíase una llarga alfombra qu’acababa a los pies d’un palcu. Taresa vio, que, dende’l tronu, mirábala una paisana d’una cuarentena d’años, de cara perguapa pero diabólica. Yera Argelagaina.

—Avérate —dixo la reina.

Cuando Taresa s’averó al pie del tronu, Argelagaina preguntó-y:

—¿Qué quier de min la mio hermana?

—Gran señora, díxome que me deáis la Caxina de VasDir y VasVolver y la de les Catalinines.

Argelagaina miróla ablucada.

—¿Cómo dixisti?

—Que me deáis la caxina de VasDir y VasVolver y la de les Catalinines —repitió.

—Voi date namái la segunda, porque la otra nun pue ser –dixo la reina visiblemente contrariada. Y entós esclamó—: Bandexa de plata, traime la caxina de les Catalinines.

Taresa xiróse y vio qu’entraba naquel momentu, pel aire, una bandexa de plata y enriba d’ella había una arquina que desiguida garró Argelagaina.

—¡Garra, la caxina de les Catalinines! —dixo entós a Taresa.

La moza taba más que maraviada, y, fayendo una pequeña reverencia a la reina, pidió-y permisu pa retirase.

En tando en patiu’l castiellu, tuvo la sensación de que la esclucaben, y, efeutivamente, de regüeyu vio, nun guapu ventanal, a Argelagaina, que la miraba marchar. Y entós, darréu que tenía’l corazón animosu por mor del éxitu del so azarosu viaxe, quixo burllase de la malina reina y xirándose díxo-y:

—Engañévos, gran señora. La vuesa hermana sí que me pidiera la caxina de VasDir y NunVasVolver.

Y entamó fuxir.

Argelagaina, al sentir aquello, enraxonada dafechu empecipió vocinglar:

—¡Puertes que dais portazos, estrapalláila ensin piedá!

Pero les puertes dixeron dulcemente a Taresa:

—Pasa, pasa, bona muyer.

Argelagaina comía les manes a taragaños. La so voz sentíase perdayures, por más que s’alloñaba Taresa del castiellu. Y, asina, cuando aportó al fornu, sintió cómo ordenaba la reina.

—¡Fornera xigante, nun la dexes fuxir! ¡Mátala d’una palada!

—Y tu, ¿por qué me dexabes desesperame cola escoba rota?

Y dexó pasar tranquila a Taresa coles bones pallabres:

—Pasa, pasa, bona muyer.

—¡Gües, trespasáila colos vuesos cuernos! —esgañitábase la reina.

—Pasa, pasa, bona muyer —dixeron los animales, qu’entá rumiaben la falfa misterioso.

—¡Culiebra, afuégala colos tos aniellos!

—Pasa, pasa, bona muyer, y gracies pol lleche —dixo la culiebra y espurrióse sobre’l ríu pa face-y de ponte.

—¡Mosquitinos, chupái-y tol so condenáu sangre!

—Pasa, pasa, bona muyer –dicíen-y los mosquitos allegres como unes pascues por mor del vinu.

Taresa, cuerre que correrás, diba riéndose d’Argelagaina, y maraviándose más y más de ver cómo de lloñe se sentía la voz d’aquella pérfida señora. Y pasó debaxo la mazanal, que, namás vela venir, yá diba allevantando les sos cañes.

—Pasa, pasa, bona muyer.

Munches hores facía que Taresa, na so fuxida, nun comiera nin durmiera; taba frayada. Fíxose-y de día nos llanos de la Torre; ellí, al pie d’unos pinos vieyos sentóse, sacó pan y condumiu del zurrón y comió. Dempués bebió nuna fontina y durmióse perfondamente.

Cuando espertó, prosiguió’l camín, y al averase al términu’l so viaxe tuvo la malsana coruxía de probar a abrir la caxina de les Catalinines. ¡Nunca nun debiera facelo! Namás abrila, foi saliendo de la misteriosa arquina un desinfín de musiquinos, perpequeños, unos hominos tan vivos como nós, que, forníos de los sos instrumentos, escomenzaron tocar una finísima musiquina y a baillar pelos alredores.

Cuando la moza se decató de que’l sol diba ponese, púnxose a glayar:

—¡Musiquinos, musiquinos, entrái na caxina!

Y diba corriendo tres d’ellos y ellos corríen más qu’ella.

—¡Ai, ai, si se me pierden! —dicía Teresa temblando. ¡Agora sí diba matala la reina Tomanina!

Foi quien a garrar namái tres o cuatro d’ellos, de manera qu’apulmonó y entamó llorar. Naquel angustiosu momentu, Taresa vio con gociu qu’una rapiega pasaba fuxendo como un rayu per delantre d’ella y aullando murniamente.

—Taresa, mírame, fálame y serás afortunada.

Bernat, al llau d’ella, díxo-ylo de nuevo tres vegaes, pero silenciu.

—Yá sé que yes tosca y arguyosa, pero nun quiero que sías tan desgraciada. Garra esta xiblatina.

Cuando la toques, tolos moñequinos que falten vendrán ellos mesmos a metese dientro la caxina de les Catalinines. Podría quedar equí si me mirares, pero, como nun me mirasti nin falasti conmigo, marcho pal castiellu de mio ma, onde tán ultimándose los preparativos de la mio boda cola princesa Aiguamar, que van tener llugar a les dolce.

—¡Miau, miau, miau! —miagó per tres veces la curuxa, y Bernat desapaeció.

La moza llevó la xiblatina a los sos llabios y sacó unes harmoníes tan tristes como taba’l so corazón. ¡Ai, la so maldita tosquedá!

Los moñecos foron metiéndose mui ordenadamente dientro la caxina. Entós ella pesllóla, entamó facer camín, cuesta arriba, y en pocu tiempu foi dar al Castiellu.

La reina Tomanina recibióla desiguida, mui estrañada de ver que tornaba como si nada nun-y pasara, y coyó de les sos manes la caxina de les Catalinines. Entrugó-y tamién por qué nun-y diera Argelagaina la caxina de VasDir y NunVasVolver, y Taresa dixo que-y comunicara que se-y perdiera.

La rapaza incorporóse a incomalo a los preparativos. A les once de la nueche, les meses taben iguaes, les toballes rellucíen de blancor. Los moñequinos foron acomodaos enriba un estráu nel gran salón y tocaben les sonates más selectes del so repertoriu…

Faltando un cuartu pa les dolce la nueche, la mayordoma encargó a Taresa que s’encargare de la gran llámpara qu’allumaba la suntuosa sala onde diba celebrase la boda. La moza nun había facer otra cosa que dir añediendo aceite al gran depósitu central de la llámpara.

Pero cuando Taresa vio la pareya —Aiguamar, allegre y malina, y Bernat, atristayáu y pensatible como si foran colgalu—, entós sí que-y entró una angustia en corazón que desanició-y per completo’l recuerdu’l castigu de Frejoan, y sintió como si’l pavimentu-y fundiera debaxo los pies. Y escaeció añedir aceite a la llámpara, y la sala enllenóse d’escuridá.

Medio en tiniebles, el séquitu nuncial pasaba per delantre d’ella; Bernat taba bien cerca y, xirándose, díxo-y con voz amorosiego:

—¡Taresa, la llámpara apágase!

—¡Y el mio corazón tamién! —dixo ella, por fin, y cayó atorollada nos brazos mesmos de Bernat.

Aiguamar apartóse d’él como una furia, la reina Tomanina quixo intervenir, pero los musiquinos de la caxina de les Catalinines fixeron la so irrupción na sala tocando una marcha nuncial perantigua, y el capellán llanzó la so bendición a la pareya que formaben Bernat y Taresa, porque los dos lo pidieron y naide nun s’atrevió a contradicilos.

Sí que ye daveres que la folixa desanicióse, y que s’armó un espolín ensin que la reina Tomanina supiera mui bien qué cara poner delantre la decisión del so fíu y la tirria que-y garró a la princesa Aiguamar.

Por fin acabó too, y, d’aquella hora pa en delantre, los acabante casar vivieron en paz y gayola como lo que yeren: el matrimoniu meyor aveníu y feliz que se conoció enxamás naquellos altos y solitarios montes, y la so bonaventura espurrióse adulces a tolos habitantes del eleváu castiellu.

Frejoan nun quixo dexar enxamás nin la so cabaña nin l’oficiu de pastor. La reina Tomanina acabó rindiéndose delantre la bondá de la so nuera, y d’Aiguamar nun diz más nada la hestoria.

Pocos años dempués, unos duques foron al Castiellu de VasDir y NunVasVolver: atoparon les puertes abiertes y con pines y la casoplona valera y silenciosa, y de la reina Argelagaina nin escatafín…





[1] L’orixinal ye val. Caterinetes. El dcvb define fer les Caterinetes ‘cantar cançons els infants, la vespra de Santa Caterina (Xàtiva)’.