venres, 24 de xullo de 2015

El neñu que nació de pies (d'Enric Valor)

[Traducción inédita de Pablo Suárez García dende les Rondalles valencianes d'Enric Valor]



Na Foia de Castalla había hai munchos años, permunchos años, al par de los montes del puertu Biar, una casa campu perprobina, que-y llamaben la Caseriína. Ellí vivía un matrimoniu que nun tenía fíos.

Pero vei equí qu’una mañana d’avientu que ñevisquiaba, acoyeron una xitana que’l caseru atopara xelada de fríu pel campu.

La casera fíxo-y una bona taza caldu, y, a la vera’l fueu, nun intrín, retornáronla.

—¿Y por qué va solina dafechu pel mundu nun día como güei? —entrugába-y la muyer.

—Ai, porque nun tengo a naide que m’acompañe.

—Si quier pue quedar con nós —ufrió-y entós el caseru.

—Nun puedo, nun puedo. Dios mandóme caminar —respondió permisteriosa la xitana.

A otru día facía tamién un fríu que pelaba. Sicasí, desque almorzó, la xitana díxo-yos:

—Tengo de marchar agora mesmo, llueva o ñeve.

Nun foron quien a quitá-ylo de la cabeza, y asina, comida y vistida con unes pieces de ropa abrigaes que-y apurriera la casera, la estraña muyer despidióse del matrimoniu y tiró pa Biar.

L’home, con coruxía, siguióla un trozu de camín unos cuantos pasos detrás, hasta que la xitana se xiró ya-y glayó:

—¡Xurde, la to muyer tendrá un fíu’l día de la Ma de Dios d’Agostu! ¡Y el tal neñu nacerá de pies y casará cola fiastra’l rei!

Xurde quedó ensin pallabra, y la xitana siguió’l so camín.

En mes d’agostu, día per día, como pronosticó la xitana, la casera parió un rapacín roxu y guapu.

El neñu nació de pies, y darréu que tolos qu’asistieron al nacimientu taben ablucaos y confusos, Xurde nun pudo dexar de cuntar lo que-y dixera la xitana.

Les vecines cuntáron-yoslo a los homes y a otres vecines, y una pega mui llaspardera que lo sintió too, sopelexólo per tola redolada.

—¡Choooóc! ¡Choooóc! —facía la llinguatera—. ¡El neñu de Xurde nació de pies! Y va casase cola fiastra’l rei.

La noticia corrió lloñe lloñe y, pel so tiempu, aportó an ca’l rei. Y esti, que yera un reión gordu y falador, enraxonóse tanto que daba mieu sentilu.

—¡Casase cola fiastra’l rei! ¡Casase cola mio fiastra!

Cuando se tranquilizó, fixo compaecer delantre la so real presencia a Xampeina, el guerreru más espantible de la so guardia, acompañáu del capitán, que-y llamaben el Tuertu, porque yéralo d’un güeyu.

El rei mando-yos con una vozona grave como un barrancu:

—Garrái los caballos, díi a la Foia de Castalla, garrái el neñu que nació de pies y cortái-y la cabeza.

Cuando seríen les dolce la nueche, dempués de cuatro díes de camín, aportaron, metanes d’una escuridá como un gargüelu de llobu, a la caseriína de Xurde.

Tolo qu’asocedió foi mui rápido y mui espantible. El Tuertu y Xampeina paecía que queríen valtar la puerta. ¡Toc toc!

Xurde salió a abrir. Y ellos, en cuantes que lu vieron, pasáronlu coles espades de parte a parte. La muyer siente la glayida de muerte, sal a carrenderes y muerre tamién a manes d’aquella pareya de criminales. Darréu entren dientro la casa y van direutos al trubiecu au dormía’l rapacín. Xampeina gárralu de los pies y diba yá a llanca-y la cuchellada, cuando velequí que’l capitán siente que’l corazón da-y un valtu dientro’l pechu.

—¡Alto! —glaya tan fuerte como ye quien—. Espera, espera. ¡Quiero ver yo esti neñu enantes de matalu!

El guerreru, sosteniéndolu polos pies, amosó-ylu, tan roxu, tan gordín… Y al capitán el corazón dába-y valtos ensin parar. Y ye qu’al Tuertu, l’añu anterior, morriéra-y el fíu pequeñu y agora sentía un entenrecimientu que nun lu aguantaba.

—¡Mándote que nun mates el neñu que nació de pies!

—Ye que’l rei… —entamó dicir el fatu de Xampeina.

—¡Nin rei nin torre! —vocingló’l capitán—. Vamos metelu dientro una caxa y soltámoslu ríu abaxo, y que Dios lu empobine per onde quiera.

Asina se fixo. El capitán Tuertu en persona ayudó al guerreru a aperiar un vieyu caxón de madera qu’atoparon; metieron ende’l neñu sobre una pequeña cama de paya, y enriba punxéron-y un trozu de sábana col envís de que navegara abrigáu. El caxón allugáronlu nel mesmu nacimientu’l ríu de Castalla.

Allá, abondo lloñe del puertu Biar, a la vera’l pantanu de Tibi, había naquellos tiempos un molín de fariña perfamosu que se llamaba’l Molín Nuevu. Los molineros trabayaben ellí nueche y día y nun daben aguantu pa tantu encargu como-yos traíen de tola redolada.

Y velequí qu’allá a les ocho la mañana del otru día de los fechos que referimos, naquel molín paró la muela misteriosamente.

Bernat —qu’asina llamaben al molineru— descubrió que la rueda nun rodaba porque, ente la rueda y les paredes del güecu’l rodendu, había atascada una caxina de madera. ¡Y dientro la caxina sentíase’l lloru d’un neñu!

Bernat quedó que vía llucines.

—¡Xerarda, Xeraaardaa! ¡Xubi, xubi!

La muyer xubió. Ente los dos, con fuercies y ximíos, llograron sacar la caxina del güecu, y, nel intre, la rueda púnxose otra vegada en movimientu.

Al poco, llevantaron les tables de la tapadoria, quitaron el cachu sábana y pudieron los dos contemplar temorosos y ablucaos d’almiración, al neñu que naciera de pies.

—¡Reina Santísima! —esclamó Xerarda.

—Ye un neñu, lo más guapo del mundu —reconoció l’home.

Bernat y Xerarda afiáronlu y punxéron-y Bernadet.

El neñu foi medrando enforma, y so pá y so ma tapeciéron-y el so orixe, por mieu que nun fora qu’un día salieran los de verdá y hubiera dalgún enzancu. Sicasí, él teníalos por pas y ellos por fíu y col pasu los años Bernadet foi’l so arguyu.

Munchos años dempués, una seronda, el conde de Cocentaina convidó a los personaxes de la corte y al mesmu rei a facer una cacería nes sierres de la Carrasqueta y de la Penya Roja, darréu qu’él tenía ellí un gran vedáu enllenu de toa mena de caza de pelleya y de pluma.

Un día qu’andaba’l rei, el conde y munchos otros señores y criaos cazando penriba los cumales, sorprendiólos una fuerte tempestá na mesma Penya Roja. Echaron toos a correr y, cuando amiyó la nueche, el rei atopóse solu y perdíu. Púnxose a buscar ablugu y a la fin atopó’l Molín Nuevu.

Baxa del caballu y pica con puxu a la puerta. Dientro’l Molín, magar la hora avanzada, sentíase’l ruxe-rux de les mueles.

El so ablucamientu foi grande cuando s’abrió la puerta y aprució un mozu con un farolín na mano: ¡el so fustax yera tan noble…!

—¡Dios vos guarde! —díxo-y el mozu—. ¡Pasái, gran señor!

El rei contestó al saludu amablemente; dempués, entró en molín.

Bernat y Xerarda, que yá dormíen, compaecieron porque llamólos Bernadet en vista de la llegada d’un tan altu personax como paecía ser aquel.

Fixéron-y los tres toa mena d’ofrecimientos y dieron-y bon vinu de la tierra y una cena espléndido y casero. Cuando yá lu tuvieron ensuchu de ropa, bien comíu y bien bebíu, Xerarda iguó-y el meyor cuartu’l molín pa chucase.

N’acabando cenar, cuando el rei-yos dixo: “Yá ye hora de que sepáis quién soi: ¡soi’l rei!”, cayeron los tres axinoyaos a los sos pies.

—Señor —dixo Bernat—, equí tenéis tres vasallos que yá vos estimaben ensin conocer la vuesa maxestá.

—¿Y tu qué dices? —entrugó’l rei a Bernadet.

—Que muncho quiero a mio pá y a mio ma, y al molín; pero, dempués de conocevos, gustosu vos sirviría nel vuesu palaciu.

Ye qu’aquel monarca de pocos escrúpolos tenía cara tala de contentu cuando taba de bones, que pegába-yla al sol de mediudía. Fíxolos llevantase, agradeció con bones pallabres les sos pallabres, y marchó a dormir.

A otru día espertó bien sero. Xerarda preparó un almuerzu tan bonu como la cena. Y dempués de comelo too, el rei entrugó-ys, de sobremesa, que-y desplicaran quién yeren y cuála yera la so hestoria. Y ellos tamién lu obedecieron neso.

—¿Cómo siendo vosotros tan poco agraciaos de cara —preguntó-yos dempués, con tol pocu xacíu que tenía—, criastis un fíu tan formosu y rebustu?

—Señor —informó Bernat perseriu—, porque nun ye fíu, inda que lu queremos como tal, sinón afiáu.

—¿Cómo ye ello?

Y, puntu per puntu, cuntáron-ylo too.

—¿Y cuándo dicís que lu atopastis?

—Hai más de venti años, señor; pel mes de mayu…

El rei nun dixo un res; pero quedó dafechu pensatible y enllenu rocea.

Dempués tuvo deseos de pasiar solu pela rodiada’l molín, y mientres lo facía diba diciéndose:

—Sí, sí; paezme que sí. ¿Cuándo unvié a matar el rapacín que nació de pies? Yera per mayu. Sí, y fadrá d’ello diecinueve o venti años. Y el capitán Tuertu nun me supo dar razón de cómo matara’l rapacín… Que si él… que si’l guerreru… Nun hai dulda dala: el neñu ye Bernadet. Y Bernadet ye un rapaz bracu y fuerte ¡y va venir pola mio fiastra, como dicía la profecia! ¡Pola fiastra’l rei! Pensao y fecho. Vuelve pal molín, xinta como un rei que yera, y diz-y a Bernadet.

—Apúrrime pluma y papel. Voi escribir una carta, y tu vas encargate de llevala a Valencia y apurrí-yla al capitán de la mio guardia en palaciu real.

El mozu tráxo-y de too, y el rei, na mesma mesa de la cocina, escribió una carta, zarróla y cuñóla y apurrió-yla a Bernadet, xuntamente con una bolsa doblones.

—Esto pal viaxe, y lo que sobre, pa ti. En cuantes que teas en palaciu, presénteste al capitán y entrégues-y la carta. Él daráte la respuesta ensin perder puntu, y tu traerásmela al palaciu condal de Cocentaina.

El Tuertu había años que morriera, y agora’l rei tenía otru capitán, que-y llamaben Xintacrudo.

La carta qu’había llevar Bernadet namái dicía que garraran al xoven portador, Bernadet del Molín Nuevu, ya-y cortaran la cabeza con un hachu.

Nestes, sintióse un gran xaréu cerca’l molín. Yera que, por fin, atoparan el rastru’l rei y veníen buscalu. ¡Cuánta xente, cuántos vistíos luxosos, qué de caballos blancos, negros y encarnaos! Bernat, Xerarda y Bernadet taben ablucaos.

Aquella mañana foi memorable pal Molín Nuevu.

A la fin, el rei y los cortesanos cazadores despidiéronse y volvieron a la cacería, y Bernadet, nun bon caballu que-y regalara’l rei, marchó fayendo’l camín de la lloñana capital.

A Bernadet fíxose-y de nueche nes mestes viesques de la Covalta, cerca’l valle d’Albaida. Desatárase un temporal d’orbayu y el mozu viose negru.

Yá se vía perperdíu cuando cuidó acolumbrar un lleve resplandor.

Descabalgó d’un blincu, ató’l caballu nun tueru y averóse a la lluz: yera la entrada d’una cueva. Bernadet metióse nella ensin duldalo.

—¿Quién hai equí? —entrugó n’alta y sonora voz.

—Pasa, pasa quien sías, que fai mala nueche –respondiéron-y dientro.

Y él pasó alantre. La cueva yera immensa y mal illuminada por una foguera qu’había nun llau.

Ellí había una vieya sentada nuna piedrona que facía-y d’escañu. Bernadet acercóse a ella y saludóla pergayasperu como yera él.

Ella díxo-y nun tonu mui natural:

—Siéntate, mozu, al par del fueu: descansa, cena y dempués yá tendrás tiempu d’escondete.

Bernadet sentóse n’otra piedrona, y entamó secar la ropa.

—¿Pero escondeme yo, dixo?

—Ta claro, mio fíu; habrás d’escondete y nun tardando endemasiao. Porque metístite na cueva los Vientos. Equí descansen toos cuando nun tiren pel anchu mundu. Nun pasa nueche que nun venga un, o dos, o tres… Y toos tienen unos xeniones que meten mieu.

Echóse a rir.

—¡Métenmelu a min, que soi so ma! —amestó.

—¡Asina, que tienen mal xeniu los sos fíos! —comentaba’l rapaz convencíu dafechu—. Ello ye una bona cosa. La xente de mal xeniu gústame. Cuido que fadré bones migues con ellos.

—¡Nin pensalo! —tremecía la ma de los Vientos—. A ti conviénte echate nun rincón que yo te voi buscar, y dormir tola nueche. Yo t’espertaré de madrugada cuando ellos tean dormíos.

Bernadet ríase, y dába-y la razón:

—Bien, bien. ¡Cenaré, y a roncar!

Dempués de cenar falucaron un migayu, y el mozu cuntó-y quién yera, cómo-y llamaben y que diba al palaciu’l rei a llevar un encargu.

Por fin, el vinín, la cena y la caldia’l llar fixeron que-y entrara sueñu.

—Señora, voi dir dormir —dixo a la vieya.

—Sí, mio fíu; ven a esti rincón.

Y nuna resquiebra de la peña, perablugáu y caliente, atapólu con una bona sábana, y, enriba, púnxo-y un gran brazáu de rama seco d’olivar col envís d’ocultalu dafechu. Bernadet durmióse nel intre como un llirón. Dempués, nuna media vuelta que pegó, salióse-y del bolsu la famosa carta, de la que se vía una esquina blanca.

La ma de los Vientos recordó que, de la que llegaba Bernadet, sintiera un caballu; foi buscalu y escondiólu bien.

Entós tocaron les dolce; l’agua, afuera, paró de secute, y sintióse un ruxe-rux terrible. Yera’l Poniente que venía azotándolo too, mesmamente l’anchu cielu de la nueche, qu’aína se vio enllenu de llucientes estrelles.

¡Buuum! ¡Booom! Entró’l Poniente a la cueva aullando como un llobu.

—Ma, ¿quién hai equí?

—Entra y cena, Ponientón. ¿Quién quies qu’heba?

—Siento un estrañu golor humanu.

—¡Venga, venga, Poniente! ¡Eso son ganes de cenar!

El Poniente yera pergrande; tenía’l focicu escuru, los güeyos d’un azul cielu, claro y guapo. ¡Y qué manones!

So ma púnxo-y dos cántaros d’agua nun duernu, y él dio cuenta d’ellos en menos que canta un gallu.

—¡Oh, tamién venía secu! —comentó gayasperu.

Dempués púnxose a cenar.

Él, mentanto comía, nun paraba:

—Esti golor de forasteru, ¿será de la cena?

—¡Qué cafiante te pones, Ponientín! —dicía-y mui amorosiega so ma–. ¡Yes un cacipleru de munchu cuidáu! ¿Quies sabelo?

—Sí.

—Prométeme que nun vas enfadate…

—Prometío.

—Ye un mozu que lleva un encargu al palaciu’l rei.

Fíxose-y de nueche equí; el to hermanu Llevante unviaba xarabatada, y el mozucu tevo que se recoyer nesta cueva.

—Yo quiero ver a esi mozu.

—Sí, pero nun lu espiertes.

So ma llevólu au Bernadet taba dormíu como un neñín.

—Y esto, ¿qué ye?

El Poniente viera el trocín de carta que salía ente la rama. Y nel intre garróla.

Él y so ma volvieron al rincón del fueu. Ellí lleeron la carta, y los cabellos punxéronse-yos tiesos como fusos al ver la maldá d’aquel rei que sufríen. De manera, que’l mozu, bien esfotáu y contentu diba llevar un encargu a palaciu, y el encargu ¡yera la so muerte!

—¡Esto sí que ye bono! —dixo la ma.

—Sé bien cierto quién ye’l rei; ye malváu como un tigre… De xuru que Bernadet ye inocente como una casa. ¡Agora verás la pasada que-y faigo al tiranu!

Tando nestes, sintióse un ruxe-rux per fuera; abultaba una melodía fino, sele. Al momentu, pela puerta la cueva entró un xigante, altu como’l Poniente, mariellu de cara, de güeyos medio zarraos con una sorrisa de bonhomía. Yera’l Vientu de Xaloque, que venía d’Exiptu secu y misteriosu.

—Bona nueche, ma; bona nueche, hermanu.

—¡A tiempu llegues! —díxo-y el Poniente—. Tábemos tratando de solucionar un problema.

Cuntó-ylo too en cuatro pallabres mientres que’l Xaloque cenaba.

—Sí, yá lo veo —resumió—; trátase de falsificar la carta. Nun creo que me sía difícil…

Garró la carta y dixo lleéndola:

—Sí; pue arreglase.

So ma tráxo-y tinta y una pluma d’ánade xabaz, y, nun dicir Xesús, él raspó les llinies onde se falaba de la muerte de Bernadet y nel so llugar escribió:

“Una y bones llegue al palaciu’l portador de la presente carta, el noble Don Bernadet del Molín Nuevu, dispondráse tolo necesario y desiguida casaráse cola princesa Carmesina, la mio amada fiastra.”

Embaxo quedaba’l signu y el cuñu real.

N’acabando, punxéronla con bien de procuru en bolsu’l mozu, y los dos vientos y so ma retiráronse caún al so rincón de la cueva.

A les cinco la mañana, la paisana espertó a Bernadet y díxo-y:

—Mira, equí tienes una moneda de metal d’estrella. Si llegues a Valencia y atopes les puertes trancaes, úfri-yla al guardián y abriráteles. Garra tamién esta xiblatina. Si Xintacrudo, el capitán, quier tirate una ballestazu enantes que deas la carta’l rei, toques la xiblatina y trataráte bien.

Bernadet dio-y mil gracies, xubió al caballu, despidióse y salió al campu. El tiempu taba sele. Como los vientos dormíen, nun se movía nin un blizna de yerba.

Peles sos xornaes, camina que caminarás, el mozu llegó a la capital. Y xustamente se-y fixera de nueche y les puertes taben trancaes.

Descabalgó y picó dos veces a la puerta. Arriba na muralla abrióse una espiyera[1] per u asomó la cara barbuda d’un ballesteru.

—¿Qué queréis a estes hores? —díxo-y colos peores moos del mundu.

—Traigo una moneda pal guardia mayor —retrucó’l rapaz.

—Pasái, pasái —díxo-y entós el guardia en persona mientres abría les puertes.

Bernadet apurrió-y la moneda y entós too foron reverencies.

El mozu cenó y durmió mui bien nun hostal, y a otru día, a media mañana, foi an ca’l rei.

Averóse a la guardia y dixo que venía en nome’l soberanu. Xintacrudo taba cerca d’él y dixo glayando:

—¿Quién ye esti desgraciáu?

—Un que diz que vien de parte’l rei.

—¡Ha, ha! —rió sarcásticu’l capitán–. ¡Tirái-y un bon flechazu!

Pero, nesi momentu, Bernadet fixo sonar la xiblata.

—Callái —dixo entós Xintacrudo—, que siento la contraseña del nuesu rei.

Y cambiando de tonu como de la nueche al día, dicía a Bernadet:

—Pasái, pasái y perdonái. Yá veo que sois de casa.

El mozu entró en palaciu y apurrió la carta a Xintacrudo. ¡Y qué ablucáu quedó’l el capitán namás lleela!

Con gran respetu, lleváronlu a la presencia de la reina y la princesa Carmesina.

—Alteces, esti ye’l gran Bernadet del Molín Nuevu, de Tibi. Trai una carta del rei nuesu señor ordenando que se case nel intre con mio señora la princesa Carmesina.

Allegráronse muncho les dos pola presencia’l rapaz, y, ta claro, quien más contenta paecía foi Carmesina que, namás de miralu, namoróse d’él.

El rei, mentantu, siguía cazando nes propiedaes del conde de Cocentaina. Y, na so ausencia, dispunxéronlo too en palaciu y celebraron con gran pompa’l casamientu de Bernadet y Carmesina.

Pero la desgracia nun tardó nada n’aportar. Bernadet unviara un propiu al Molín Nuevu col envís de qu’esplicara la so suerte. Esti atopóse col séquitu’l rei y cuntó-yoslo too. ¡Y armóse la de coyer! Cuando l’anuncia llegó al rei, esti púnxose fechu un puzcalabre y volvió a carrenderes pal so palaciu pa poder castigar a aquel traidor.

El propiu fixo por llegar ellí primero, y esplicólo too a la pareya d’acabantes casar: que’l rei glayaba que Bernadet yera un rapacín que naciera de pies y que na carta qu’él-y apurriera en Molín Nuevu nun mandaba que se casara con Carmesina sinón que Xintacrudo lu matara d’un golpe d’hachu.

Carmesina, que tamién tenía un xeniu fuerte, esclamó:

—¡Agora va saber el mio padrastru quién soi yo!

Y fixo venir nel intre a tola so guardia personal y a so ma la reina y a los cortesanos que, fartucos del rei, s’aficionaran yá a Bernadet.

Mientres tanto, el rei entraba en palaciu fechu un güe. Cuando atopó a la reina, esta arguyó-y firme:

—Bernadet ye un home llistu, honráu y bracu.

—Ye’l mio maríu y quiérolu —resumía Carmesina; pero’l rei nun cambiaba de paecer.

Falaron hores y hores, enfocicáronse y nun pudieron evitar que lu trancara nun calabozu.

Pero muyer y fiastra nun pararon d’aporfiar, y la ira’l rei foi amenorgando adulces y a otru día mandó que sacaran a Bernadet del calabozu y fixo llevalu a la so real presencia, xunto con Carmesina. Entós dictó’l so veredictu.

—Viviréis xuntos y en llibertá… si tu, Bernadet, vas al infiernu y me traes los tres cabellos d’oru del demoniu. —Y entá argumentó: —Dicen que quien los tenga nun se pondrá malu enxamás.

Bernadet tevo d’acordu y a otru día marchó mui de mañana.

Nun sabía qué camín triyar; asina, qu’entamó con ún al azar, ún qu’empobinaba pa dientro’l país.

A dos hores de camín de la ciudá, foi pidir agua pa beber nuna cabaña pequeña qu’había al par d’un aguañal. Salió-y a la escontra un vieyín, mui vieyín.

—¿Qué queréis?

—Agua por favor, y facevos una pregunta.

Bernadet baxó del caballu y bebió d’un botiyu que-y sacó’l vieyu.

—Gracies, bon paisanu… Veréis… la pregunta ye que voi pal infiernu… pa facer ellí un encargu. Pero’l casu ye que nun sé’l camín.

El vieyín sí que lu sabía y esplicó-ylu. Bernadet agradeció-ylo con unes monedes y retomó la marcha.

Contra media mañana del tercer día de caminar, alcontró un pueblín. Entró pela cai mayor y atopó mediu vecindariu sentáu en corru en campu la ilesia toos atristayaos, ensin dicir pallabra.

Bernadet paró’l caballu y, animosu como yera, entrugó-yos:

—¿Qué vos pasa, qu’esto paez un entierru?

Un vieyu de barba blanca contestó-y.

—Bon forasteru, lo que pasa ye qu’enantes esa fonte mayor que vós veis equí delantre yera la nuesa riqueza. Nueche y día brotaba d’esta fonte un chorru d’aceite como una pata… Y agora escosó.

—Yo voi al infiernu, y, en cuantes qu’aporte, entrugaré al demoniu qué tenéis que facer pa que vuelva brotar.

Y tric, trac, tric, trac, siguió’l so camín. Unos díes dempués atopó un llugarín que tamién s’atopaba tou triste y silenciosu. Buscó l’hostal y picó a la puerta.

—¿Qué queréis, bon forasteru? —díxo-y un home vieyu que salió a abri-y.

—Quiero xintar y descansar.

—Pasái, pero nun sé qué nos queda. Tamos dafechu tronaos.

Bernadet pasó, y l’hostaleru esplicó-y lo qu’asocedía naquel pueblín, que llamábase de la Fin del Mundu.

—Mire, enantes teníemos, metanes la güerta principal de la villa, una mazanal pergrande —¡tenémosla!— que daba les mazanes d’oru. Cada selmana coyía les mazanes un vecín, vendíales nos pueblos del otru llau del desiertu, y con ello pasaba perbién tol añu. Asina nos arreglábemos toos bien arreglaos, porque la mazanal nun paraba de dar mazanes.

L’hostaleru nun foi quien a contener el lloru, pero nel intre prosiguió:

—Pues bien… un mal día, les fueyes entamen ponése-y marielles, les mazanines d’oru paren de medrar, y, de magar, yá nun volvió dales.

Bernadet taba frayáu como un mulu y dormíase ensin querelo.

—Yá-y buscaremos igua cuando me llevante, bon hostaleru —díxo-y. Y dexóse caer na cama y durmió una hora perfondamente.

Al espertar, dixo al vieyu:

—Mire, hermanu, voi al infiernu a facer un encargu. Entrugaré al demoniu qué-y pasó a la mazanal, y en volviendo diré lo que me dixo.

Un momentu dempués, xubió nel so caballu y marchó.

Travesó una ancha sierra, y la sienda, de sutaque, entamó amiyar, amiyar, y empobinólu a un barrancu perfondu. Bernadet baxaba, baxaba ensin parar al bon pasu del so corcel.

A la fin acabóse’l barrancu. Bernadet vio agora un llanu allumáu por una pálida lluna. Un anchu ríu torgába-y el pasu.

Descabalgó. Detrás d’una sebe de bilmales, descubrió una barca, onde había un home d’edá mediana, flacu y espiritáu.

Bernadet averóse a la bilmal y ató ellí’l caballu, diciendo-y como si la bestia pudiera entendelu:

—Espérame unes hores, que voi volver.

Dempués averóse a la barca.

—¿Pasáisme al otru llau?

—Pa eso tamos —dixo’l barqueru.

Saltó’l mozu áxilmente a la embarcación y entamaron los golpes de remu. Asina foron avanzando silenciosamente pel mediu les agües lentes del ríu.

Un cuartu d’hora dempués, taben yá cerca de la otra oriella onde, metanes d’una filera peñes, víase la boca l’infiernu.

Acercáronse y Bernadet saltó a tierra, que yera un arenal.

—Tenéi —dixo al tiempu qu’apurría al home una gruesa moneda d’oru.

—Escuchái, bon hermanu —dixo’l barqueru dende la so barca—. Nun sé qué xestu noble atopo en vós que m’anima a tomame la llibertá… Si faláis col demoniu, ¿queréis entruga-y por qué toi equí tola vida, ensin que naide nun me releve?

—Entrugaré-ylu, barqueru. Y si vuelvo, como creo, yá vos daré la respuesta.

Bernadet travesó l’arenal y paró na puerta l’infiernu.

¡Toc, toc!

—¿Quién ye? —sintió que preguntaben de dientro.

—¿Ye equí ca’l demoniu?

—Sí —respondió-y una vieya dende la miriella la puerta. Dempués abrió-y, y Bernadet entró.

Ellí facía una calor de fornu. Pa dientro había un corredor bermeyu dafechu, enllenu de llapes y pocelles; a mandrecha, la estancia la vieya, que yera nin más nin menos que l’ama l’infiernu.

—¿Morristis vós? —entrugó-y la vieya, que nun paecía mala paisana.

—Non… ¡Eso podíemos facer! —saltó’l mozu riendo.

—Sí que sois atrevíu, asina… El maestru ta a puntu llegar. Si vos atopa equí, quemarávos vivu ensin nenguna mena de compasión.

—Voi cuntávoslo too, ama bona. Ye que me pasa…

Esplicó-ylo too en cuatro pallabres y la mestressa escuchólu sollerte.

—Mirái —dixo darréu—, cayístisme en gracia. Volverévos pulga y esconderévos nos pliegues de la mio falda. Él, cuando vuelve al infiernu, como en mundu duerme en malos hostales y trata con gandaya, quier que lu espulgue, porque píca-y too. Yo procuraré entós arrinca-y los tres cabellos d’oru que quier el vuesu suegru y, al empar, entrugaré-y les tres coses que queréis saber.

Neso taben cuando sintieron que’l demoniu daba vuelta a la llave, abría y entraba, pegando bufíos.

—¡Vuelvite pulga! —invocara yá l’ama.

El demoniu venía medio desnudu y arrenegando; llevaba’l rabu enroscáu y los cuernos polvoriegos del viaxe. Sentóse n’otra siella de fierro al llau de l’ama.

—¿Qué tienes que vienes tan ablayáu?

—¡El mundu, que da cascancia! Nun atopes ende más que babayos y cumplidores del deber. ¡Acábase la xente vocinglero, ama!

D’esmenu, golifando pelos dos furacos de la nariz dixo:

—¡Ah! ¡Equí entró daquién!

—¡Calla, home! Tu suañes. Ven, pon la cabeza na mio falda y quítote los pioyos.

El demoniu obedecióla. La vieya entamó espioyalu, y él durmióse desiguida. Entós, ¡ras!, péga-y un estirón y gárra-y un cabellu d’oru.

—¿Qué faes? —vocingló l’animalón.

—Nun t’enfades… Ye que dormíme yo tamién y tuvi un suañu…

—¿Qué suañu?

Bernadet, fechu pulga, nun perdía puntu.

—Qu’hai una fonte nun pueblu del desiertu y, enantes, esa fonte echaba aceite y agora non.

—¡Qué pollinos son nesi pueblu! —comentó riendo’l demoniu—. Si descubrieran los encontos de la fonte, atoparíen una culiebra como’l tueru un pinu, que bebe tol aceite y nun dexa salir nin gota.

Dicho esto, calló, y, al poco, durmiérase de nuevo. La vieya volvió pega-y un estirón y quíta-y otru cabellu d’oru.

—Calla, nun t’enfades… Ye que volviérame dormir yo tamién… Suañé qu’había una mazanal que…

—¡Ho, hooo! —rió’l demoniu—. Sí, yá lo sé; una mazanal que daba mazanes d’oru en pueblín de la Fin del Mundu.

—Agora nun les da.

—Ta claro —concluyó’l demoniu—; mientres que nun saquen un sapu gordu como un carru que-y roye los raigaños, nun van facer nada.

Volvió dormise.

Cuando-y arrincó’l tercer cabellu, el demoniu espertó.

—¡Ahhh! —abrió la bocona y too—. Duelme equí… como si tuviera tres picadures. Voi pegar cuatro oblerazos a los condenaos.

—Ah… escucha; enantes que marches… Siempre que saco la nariz a la puerta veo’l mesmu barqueru. ¿Nun hai quien lu releve, ho?

—¡Bien lo tien merecío por inorante y servicial! Pero nun-y digáis nada. Si él lo supiere… Nun tien más que dar, al primeru que llegue, el remu cola manzorga y que’l viaxeru-y lu cueya cola mandrecha… Esti quedaría de barqueru col remu apegáu a los deos.

Cuando despaeció pel corredor, dixo la muyer:

—Yá pues volvete home.

Y Bernadet recobró la figura humana.

—Gracies, señora; sentílo too ensin perdeme un res.

—Pues garra los tres cabellos d’oru.

—¿Cómo he recompensavos tolo que fixistis por min?

—Yá m’atopo bien pagada con… nun sé… cola caldia que siento en corazón.

Bernadet despidióse y entamó a pie’l so camín de retornu.

Cuando llegó au taba la barca, el barqueru díxo-y:

—¡Oh, mozu, cuánto m’allegro de vevos de vuelta! ¿Qué vos dixo’l demoniu? ¿Preguntástis-y aquello?

—Bien cierto barqueru. Al otru llau del ríu vos lo diré.

N’efeutu, cuando punxo los pies en tierra, esplicó-y:

—Dai’l remu cola esquierda al primeru que llegue, y él que vos lu garre cola mano drecha. Quedaréis llibre.

Xubió al caballu y cuesta arriba esti corría más que nunca: ¡yera llamador!

Al facese de día aportó al pueblín de la Fin del Mundu.

—Yá tornó del infiernu’l forasteru —dicíen neños y grandes.

—Escuchái, bona xente —dixo a lo que s’conceyara al so alredor—, la mazanal nun da mazanes d’oru porque nos raigaños tien un sapu gordu como un carru que-y les roye. Si lu matáis, volveréis ser ricos.

Como yera cierto lo que-yos dixera, contentos y satisfechos regaláron-y un taleguín d’oru, y Bernadet, bien comíu y bien dormíu, siguió alantre hasta que llegó al pueblu de la fonte l’aceite. Cuando-ys dixo que dientro mesmo de los encontos había una culiebra gorda como’l tueru un pinu que bebía l’aceite, alborotáronse toos y garraron picos, hachos y garrotes y matáronla. Dempués, agrdecíos, fixeron aceutar a Bernadet un sacu de xoyes y monedes axuntaes de toles cases.

A otru día, púnxose otra vez en camín coles alforxes del caballu encorropinaes d’aquello metío.

Cuando aportó a Valencia yera media mañana. L’alcuentru con Carmesina foi emocionante de verdá; en cuantes al rei, atopólu tan severu y altivu como yá podía imaxinalo. Namás ver el mozu, espetó-y:

—¿Traes los tres cabellos?

—Equí los tenéis, suegru.

Cuando vio tamién les alforxes cargaes d’oru que llevaba un criáu, entrugó con coruxía:

—¿Eso qué ye?

—Oru del arenal qu’hai al otru llau del ríu l’infiernu.

Llevantóse del tronu; la envidia royíalu; por fin vocingló:

—¡Retiráivos toos!

La reina, Carmesina y Bernadet quedaron solos col rei. Y, entós, la reina, que yera la única persona que-y falaba claro y nidio, díxo-y:

—Bien; Bernadet cumplió; yá tienes los tres cabellos d’oru del demoniu. Agora di qué tienen de facer él y Carmesina.

—¿Qué tienen de facer?… Ta claro… Bernadet, vencístime. Pero yá que yo cumplo la mio pallabra, has dicime per ónde se va al infiernu.

—Ta claro que vos lo diré.

Y esplicó-ylo detalladamente.

—Quiero dir buscar sacos d’oru como’l que tu llevasti… El tesoru real ta estrincáu —esplicaba con neciura inxenua y con avaricia.

—Señor —faló Bernadet—, vós solu nun vais poder carretar tantu oru. Y si vais acompañáu, los demonios nun vos van dexar pasar el ríu.

—Mira, la mio xente acompañaráme hasta’l barrancu y ellí m’esperarán; yo diré faciendo viaxes al ríu, hasta que cargue tol oru que me faiga falta.

A otru día, el rei ambiciosu salió al frente de venticinco mules. Acompañábenlu soldaos y paxes.

El camín fíxose-yos llargu y costosu, pero, por fin, vieron la entrada’l Barrancu l’Infiernu. Dempués de baxalu unes dos hores y cerca lo más fondero, el rei dexó’l so séquitu y continuó solu, barrancu abaxo, hasta’l ríu.

Presentóse al barqueru col so fustaxe soberbiosu y ofensivu, y ensin dici-y nin “bon día” ordenó-y:

—¡Pasáime!

Y esti punxo una sorrisa y respondió-y con finxida humildá.

—Sí, gran señor. Agora vos pasaré.

—¿Hai munchu oru al otru llau?

—¿Que si hai otru? A goxaes lo podréis axuntar —mintió-y el barqueru por afalalu y que nun s’echara atrás. Y amestó tou melgueru:

—Permitíime, alteza —notára-ylo pola capa de papalbina y el capiellu de rei—; garrái el remu por favor pa saltar meyor dientro la barca.

Y apurrió-ylu cola manzorga. Y el mazcayu’l rei garrólu bien con tola so mandrecha.

Entrar él na barca y salir d’ella’l barqueru como un volador, foi too uno. El soberanu quedó ablucáu.

—¿Qué facéis, barqueru del demoniu? —dixo dando una glayida.

Quixo salir de la barca tamién él, pero’l remu apegárase-y como un repegón na palma la mano y los pies paecíen pesa-y centenares d’arrobes: nun yera movelos. L’antiguu barqueru corría mentanto, pela otra oriella’l Riu l’Infiernu, camín del mundu y de la vida.

Y el rei malváu quedó pa siempre de barqueru l’infiernu.




[1] ‘obertura molt estreta feta a un mur, porta, etc., per la qual es pot mirar cap a fora i llançar projectils sense gaire perill d'esser ferit pels de fora’ (dcvb s.v. espitllera).