martes, 28 de xullo de 2015

El xugador de Petrer (d'Enric Valor)

[Traducción inédita de Pablo Suárez García dende les Rondalles valencianes d'Enric Valor]


Ello pasó naquelles dómines antigües nes qu’había demonios bien afataos, qu’avezaben visitar los campos y les villes cuando daquién s’encomendaba a ellos.

Na cai Mayor de Petrer, nuna casa noble y grande como un conventu, vivía solu dafechu un rapazón d’unos cuarenta años, que-y llamaben don Pere Mestre.

Aquel señor tenía una bona cuadriella d’amigos perinclinaos toos a la candanga, a organizar cenones y a pasar les nueches ente saraos y folixes.

Don Pere tenía tamién otru viciu: el de xugase los cuartos, y, como suel asoceder a tolos xugadores qu’hebo en mundu, a la llarga perdía les oreyes.

De primeres xugó tolos cuartos de les colleches; dempués vendió una casería pa xugala. Por fin quedó cola casa de la cai Mayor como única heredá.

Él enantes tenía una vieya sirvienta —Francisqueta— perfiel, perfiel… Pero Francisqueta morrió cuando él s’atopaba más apulmonáu polos cuartos.

Una nueche, taba él tresnando una miserable cena mientres atalantaba: “¡Ah, si yo pudiere xugar…! De xuru que m’esquitaría de tolo que perdí”. Enritáu, bramó en voz alto:

—¡Pero nun teo un clavu! Nun teo un clavu y nun voi poder xugar yá nunca más na vida, y voi podrecer equí en dientro, y un día atoparánme na mio cama, tiesu de fame y de miseria.

Una idea espantible crució-y pel so cerebru.

—Si me fixere ricu otra vez —prometió en voz alto—, daría la mio alma al demoniu.

Como respuesta, un tuenu fixo temblar la casa paterna de los Mestres hasta los sos mesmos encontos, y don Pere, ablucáu, a la media claridá que facía una llume d’aceite, estremó nel cabu’l corredor un caballeru altu, bien afatáu, de refináu fustaxe.

—¿Llamástisme, don Pere? —dixo inclinándose nuna llixera reverencia.

—Sí, sí, llamévos —respondió l’heriede serenu dafechu. Y pensó darréu: “Toi en presencia’l demoniu”, cosa que lu allegró—. Pasái si vos presta —rogó cortésmente.

Y empobinó al misteriosu personaxe al so escritoriu.

—Inda que yá debéis suponelo, he dicivos que yo soi’l demoniu y que me llamen Cabraliegu’l Finu —presentóse la visita.

Don Pere dixo que s’allegraba muncho. Y yera la verdá.

—Sentí dicir que queréis ser ricu.

—Sí, nun vais nada enquivocáu. ¿Podéis dicime, vós, demoniu montún, cómo puedo volver ser ricu? Teo d’alvertivos que toi dispuestu a too.

—Mirái, distinguíu caballeru —informó Cabraliegu—, conviénvos, por nun mover una faladuría en pueblu de Petrer, volver xugar. Sí… volver al xuegu, porque yo tráigovos cuartos… y agora vais ganar ensin parar.

Cabraliegu’l Finu sacó de debaxo la capa una bolsa de monedes d’oru de les que s’estilaben naquella dómina, y dexóla enriba la mesa escritoriu.

—Y esto, ¿cómo me lo dais?

Cabraliegu sorrió y retiróse la piocha de cabellos que-y cayía un migayu enriba la frente, y entós viéronse-y les puntes de los cuernos. Llevó una mano al corazón pa sacar de debaxo’l vistíu un pergamín finamente enrolláu.

—Tenéi, don Pere, y lleéi.

—Sí que lo iguastis en pocos segundos —observó’l caballeru.

—Non… Ye que tenemos yá redautaos… dos o tres modelos. Nun me fixo falta más que pone-y el vuesu honorable nome.

Don Pere lleó’l pergamín, que contenía les cláusules habituales: él diba facese cargu de la bolsa de monedes que lu fadríen ricu, y, empara d’esto, roblaba’l documentu y comprometíase a dar l’alma al demoniu a partir del términu de diez años.

—¿Paécenvos abondo diez años? —entrugó Cabraliegu.

—Bien.

—Tenéis tiempu de ser feliz. Podréis casavos con una rica heriede; podréis tener fíos y asegurar la dinastía. Yo nun vendré pola vuesa alma sinón a lo llargo l’añu oncenu…

—Bien —alvirtió don Pere—; pero quiero ponevos una pequeña condición. Darévosla de bon aquel, de magar los diez años cuntaos dende güei, pero nun podréis venir por ella más que cuando nun heba arbeyones nos algarrobos.

—¿Y esi caprichu? —sorrió’l diañu.

—Zunes de terrateniente, bon coyedor d’arbeyones…

—Nun teo nada qu’oponer —otorgó’l demoniu. Y conseñólo como quería don Pere nel llamador pergamín.

Dempués roblaron los dos el contratu. Y, naquel momentu, con una llaparaduca d’azufre, discreta y curtia como los sos cuernos, el diañu desapaeció.

Entós, don Pere calculó que sería la medianueche, la hora de la partida en ca don Antoni, el del Pla de Dalt. Vistióse como correspondía y poco dempués yá-y respondíen de detrás de la puerta la mansión:

—¿Quién pica?

—Soi don Pere.

Rinchó’l pasador, voltiaron una llave, desengolaron una cadena y abrieron la puerta pa dexalu pasar. Al llegar al salonín onde yera la partida, don Pere saludó a tol mundu.

—¡Cuántu tiempu ensin tener l’honor…! —dixo’l más mozu de toos, un baronín.

—¿Pensáis xugar? —dixo don Antoni.

—A eso vengo —respondió don Pere desque apurrió la capa al criáu.

Cuando sacó la bolsa, medio abrióla y fixo llucir un puñáu de monedes d’oru. Toos se fixeron cruces. Entamaron la partida y salieron les cuatro cartes.

—¡A la sota! —dixo don Pere. Y punxo diez monedes como diez soles.

Y salió la sota. Él recordaba aquel cantarín de neñu:

Arrogante Sota
empina la bota
y nun dexa nin gota.

Siguió la partida. Y salió un siete. Don Pere, mientres posaba diez monedes más, pensaba na canción de rapacín:

Siete sietín,
siete serás,
a presidiu
dirás
y yá nun
saldrás
trancadín
con pasadorín

Dos vegaes ganara yá cuando glayó:

—¡Al rei! —y aventó venti monedes al par de la carta.

Y apaeció l’otru rei
vistíu de buriellu[1],
les calces choyaes
y ensin capiellu,

que cantaben los neños del pueblu.

—¡Al caballu d’espades! —punxo don Pere.

Y nun tardó en surdir, de dientro d’aquella maldita

baraxa, otru caballu
blincando p’arriba,
blincando p’abaxo,
dende la cima,
a lo más baxo.

Don Pere ganaba tanto, que necesitaba que-y dexaren otra bolsa onde poder llevar les monedes.

—A min yá nun me queden cuartos —confesó’l baronín—, pero mañana habéis a danos l’esquite.

—Mañana non —quexóse otru—, vamos dexalo pal sábadu.

Toos quedaron d’alcuerdu y alzóse la partida.

¿Pa qué cuntar más? Don Pere volvió ser ricu en poco más de mediu añu. Mercó toles sos antigües propiedaes colos cuartos que ganaba, que, de xuru, nun yeren toes de Petrer.

Cuando nesti pueblu nun quedó yá una moneda que xugar, foi a Monòver y a Novelda.

L’añu siguiente paró de xugar. La faladuría yera grande por demás, y arriendes, yá tenía abondo. Agora, a guetar prometida. Y atopóla en Novelda, alta y firme, roxa como l’oru. Casáronse bien aína y ella foi la brillante ama de la casa de la cai Mayor; tuvieron tres fíos y una fía y, mentanto, pasaron los diez años que’l demoniu punxera de términu a la so felicidá terrenal.

Agora lo que lu esmolecía yera saber faer cumplir el tratu al demoniu; si non, taba perdíu.

“Sabré facelo. Y amás tengo tola razón… de l’astucia”, dicíase.

Y neses, llegó l’añu oncenu, esto ye, l’añu que se presentaría Cabraliegu‘l Finu a llevase la so alma.

Aquel añu la collecha d’arbeyones fora magnífica. Y el demoniu, allá n’agostu, una nueche dexó la sierra de Castalla y baxó al valle de Petrer.

Paró debaxo un algarrobu ramudu. Les arbeyones taben yá madurecíes y namái tocales, daben en suelu.

Cabraliegu díxose mui floxino:

—Dientro quince díes nun va quedar dala enriba y entós llevaré l’alma d’aquel calavera de don Pere. Meyor… Daré-y un mes entá. Asina de xuru que nun habrá arbeyona que nos estorbe’l tratu.

A lo cabero d’ochobre, don Pere, acabante cenar, en tranquila compañía de tola familia, falucando de sobremesa, vio apaecer a la puerta’l comedor la elegante figura de Cabraliegu’l Finu. ¡El corazón dio-y un valtu!

Por suerte nun lu vía naide más qu’él, polo que nin la so muyer nin los fíos, naide nun fixo nengún esparabán. Viéndolu tan esmolecíu polos otros, el demoniu echóse a rir.

—Nun me ve naide más que vós, heriede don Pere. Y naide nun me siente tampoco. Si vos llevantáis y dicís que vais a casa don Antoni, la vuesa muyer nun s’estrañará un res.

Don Pere llevantóse.

—Agora m’alcuerdo —dixo pernatural—; esta nueche teo prometida una visita al mio amigu del Pla de Dalt.

—¡Nun tardes en volver, mio esposu! —dixo perafeutuosa Maria.

Don Pere besó ún por ún fíos y fía.

—Besái a la muyer, si vos presta —dixo irónicu dafechu Cabraliegu—, y asina tenéislos a toos despidíos. Ye doloroso, pero nun vais volver velos más nunca.

Don Pere nun s’inmutó gota y salió de la casa con capa y sombreru y siguíu del demoniu.

Peles cais nun pasaba naide.

—Daime yá l’alma —dixo’l demoniu.

—Esperái, Cabraliegu… Los tratos son tratos —opúnxose tou gayasperu y serenu don Pere.

—¿Qué tratos? ¡Yá pasa munchu tiempu del términu prometíu!

—¡Díi despacio, amigu! —prosiguió percortés l’heriede—. Vosotros tenéis fama de ser serios y formales.

—Yá, yá —dixo impaciente Cabraliegu—. Pero yo tengo priesa.

—¿Y les arbeyones? Tenemos de comprobar los de les arbeyones.

—Yá nun queda dala —rió’l demoniu—. Baxé tres o cuatro vegaes de la sierra pa ver cómo les coyíen los llabradores.

Afilvanaron cai abaxo y salieron al camín d’Elda y caballeru y diañu pararon debaxo’l primer algarrobu que-yos aprució delantre.

—Fai bona lluna —dixo’l demoniu—. Vei si veis denguna arbeyona, nin enriba nin embaxo.

—Según a qué vos refiráis, demoniu Cabraliegu. Vós nun ye xusto que llaméis solamente arbeyones a les que vistis meter nel sacu mientres la coyida. Daivos cuenta; averáivos equí.

Y l’heriede, con cara afable, amosó al demoniu les arbeyones tienres qu’había garraes per toles cañes, dende les grueses hasta les fines.

—¿Qué ye esto? —saltó’l diañu ablucáu.

—Nun se cumplió’l términu afitáu, Cabraliegu —sentenció en voz alto don Pere—, porque l’algarrobu ye un árbol que nun para enxamás: ¡cuando nun les tien madures tienles verdes!

—¡Brrr! —entamó bramar Cabraliegu—, xugador, más que xugador, ¡fixístisme trampes en xuegu’l contratu!

Y ye qu’aquel demoniu vivía nes tierres altes, onde nun hai algarrobos, y yeren pa él cuasi per completo desconocíos, a lo menos nel detalle de la collecha.

—Si nun vos presta’l tratu, culpáilo a la vuesa inorancia —dixo don Pere, que, tiesu como un fusu, nun sabía quá facer: si marchar d’ellí como si fuxera o quedar y ver en qué paraba la cosa. Entós viéno-y a la imaxinación encomendase al patrón del pueblu, a san Bonifaciu gloriosu.

—San Bonifaciu, pá de nueso… —entamó en voz alto.

Y Cabraliegu quedó quietu y tou temblosu.

—¡Tenéis razón, don Pere! ¡Perdí! ¡Marcho! —vocingló.

Abrióse un furacu metanes el suelu y Cabraliegu‘l Finu, con una gran llaparada, desapaecío pa siempre.

Don Pere volvió adulces pa so casa. Reinaba ellí un gran silenciu. Toos dormíen un sueñu sele y esfotáu.



[1] ‘roba de llana i fil, grossera i de color negre o fosc, que s'usava per fer hàbits, capots i cotes’ (dcvb s.v. burell).