venres, 17 de xullo de 2015

Tirán el Blancu (de Joanot Martorell). Fragmentu capítulos LIX-LXXXIV.


 [Fragmentu de la torna del Tirán el Blancu íntegra de Pablo Suárez asoleyada pola Academia de la Llingua Asturiana y l'Acadèmia Valenciana de la Llengua]


El xuramentu que’l rei d’Inglaterra faía faer a los xentilhomes desque yeren examinaos, enantes que-yos diera la orde de caballería.


—"Vós, xentilhome, que recibís la orde de caballería, ¿xuráis a Dios y a los santos cuatro Evanxelios nun venir de nenguna manera escontra’l mui altu y mui escelente rei d’Inglaterra, nun siendo col vuesu señor natural, tornándo-y el collar de la divisa, que’l dichu señor acostuma dar a toos aquellos a los que fai caballeros? En tal casu podéis faer la guerra escontra elli, ensin que vos lo pudieran reprochar los bonos caballeros; d’otra miente caeríeis nun casu mui feu y de mala fama, y si sois prisioneru na guerra, de xuru taríeis en peligru de muerte[1]. Más, ¿xuráis pol sagramentu que fixestis, que con tol poder vuesu mantendréis y defenderéis dueñes y doncielles, vilbes, güérfanos, desamparaes, ya inda casaes, si acorru vos demanden y con tol vuesu poder espondréis la persona y entraréis en campu a toa ultranza, si bon drechu tienen aquella o aquelles qu’acorru vos demandaran?"
"Fechu’l xuramentu, dos grandes señores, los mayores qu’ellí taben, garráronlu pelos brazos y lleváronlu delantre’l Rei, y el Rei púnxo-y la espada sobre la cabeza y dixo: "Dios te faiga bon caballeru y el mio señor San Xurde." Y besólu na boca.
"Darréu vinieron siete doncielles, vistíes de blanco, significando los siete gozos de la virxe María, y ciñéron-y la espada; depués vinieron cuatro caballeros, los mayores en dignidá qu’ellí s’atopaben, y calzáron-y les espueles, significando los cuatro evanxelistes; darréu vieno la Reina y garrólu d’un brazu, y una duquesa del otru, y asina lleváronlu fasta un guapu estráu, y punxéronlu na siella real; darréu’l Rei sentóse a un llau y la Reina al otru, y toles doncielles y los caballeros embaxo, al rodiu d’elli. Darréu llevaron la collación mui abondosamente. Y esti orde, señor, atrocaron a tolos que se fixeron caballeros.
—Dicíime, si vos presta —dixo l’ermitañu—, el principiu y la fin de les armes que Tirán fixo.
—Señor, la viéspora del día asignáu de faer les armes, Tirán cabalgó con tolos del so estáu, na forma según enriba se dixo, y foi au taben los ventiséis caballeros. En tando a la puerta apurrió un escritu que dicía que, cualquier caballeru que quixera faer armes con elli, había a correr tanto y tan llongamente fasta que venti golpes de puntes sangrientes salieran del ún o del otru, con fierros amolaos, o que cualquiera d’ellos se diera por vencíu. Y aína foi almitida la so demanda y tornemos al nuesu agospiu. A otru día, toles doncielles lu garraron y con munchu honor lleváronlu fasta la puerta la lliza dafechu armáu, llibrándolu a los fieles[2] que muertu o vivu-yos lu hubieran a restituir. Y los fieles recibiéronlu con aquella conveniencia y con munchu honor que-y fixeron. El Rei y la Reina yá taben nos cadafalsos, y Tirán entró tou armáu de blanco, nun siendo la cabeza, y na mano llevaba un abanicu que per una parte taba pintada la crucifixón de Xesucristo, y pela otra parte taba pintada la imaxe de la Virxe señora nuesa.
"En tando Tirán metanos del campu, fixo gran reverencia al Rei y a la Reina, y foi a toles cuatro esquines de la lliza, y col abanicu signó cada esquina[3]. Fecho esto amiyó del caballu, y los fieles punxéronlu dientro un pequeñu pabellón que taba mangáu na esquina la lliza; ellí lleváron-y viandes y confites col envís de que pudiera refrescase, si mester lo había, y tornó a adobar les armes, y xubió a caballu, y atopó yá’l mantenedor del campu en cabu la lliza. Y Tirán mangóse nel otru cabu’l campu. En tando tola xente asosegao, el Rei mandó a los fieles que los dexaran dir. Aína firíen coles espueles, coles llances nos riestros[4], y alcontráronse tan fieramente que frayaron les llances en pieces; darréu fixeron munches carreres, y fixéronse munchos singulares alcuentros.
"La ventena carrera, el mantenedor alcontró a Tirán metanos la babera’l bacinete[5], y pasó-yla dafechu doblada y arriba en reborde del petu de les plates, y mancólu un poco en pescuezu, y si la llanza nun rompiera’l nuesu caballeru taba muertu, y el caballu y elli cayeron en suelu. Aína llevantóse Tirán y fixo que-y dieran otru caballu meyor que l’otru, y rogó a los xueces del campu que-y dieran llicencia pa garrar otra llanza, y los xueces dixeron que caún garrara les llances a la so voluntá. Tirán fixo que-y dieran una mui gruesa llanza, y l’otru fixo por un igual, y corrió l’ún escontra l’otru con mui grande furia, y Tirán alcontrólu un poco embaxo’l riestru. L’alcuentru foi tan poderosu, y la llanza nun quixo frayar, que pasólu pela otra parte y cayó muertu en suelu. Les doncielles aína tuvieron a la puerta’l campu, y demandaron a los fieles que-yos fora restituíu’l so caballeru. Los fieles fixéron-yos abrir les puertes, y les doncielles garraron el caballu de Tirán peles riendes, y con munchu gran honor lleváronlu al so agospiu, desarmáronlu y miráron-y la mancadura que tenía en pescuezu, y fixeron venir los ciruxanos pa curalu; y Tirán foi mui bien sirvíu poles doncielles, darréu que taben mui contentes de que’l primer caballeru que fixera armes por donciella fora vencedor.
"El Rei con tolos grandes señores qu’ellí taben entraron dientro’l palenque onde xacía’l caballeru muertu, y con mui grande procesión y honor lleváronlu a la ilesia de San Xurde, au fixeran una singular capiella p’aquellos que nes armes foran muertos, y nesta capiella nun podía ser enterráu nengún que caballeru nun fora, y si yera xentilhome llevábenlu a la ilesia mayor, au había otres capielles onde los poner.
"Señor, en tando Tirán bien guaríu, tornó axuntar el so estáu ensembre, según lo que la otra vuelta fixera, y fomos au taben los venticinco caballeros, y apurrió-yos un escritu de que quería combater un caballeru a preciu de toa ultranza, y almitiéron-y la so demanda; entró dientro la lliza armáu asina como yera pertinente, con gran esfuerciu qu’en sigo amosaba, con hachu, espada y daga. En tando dientro los pabellones caún nel so, adobáronse les coses necesaries; en saliendo afuera, los fieles partiéron-yos el sol[6], pa que nun diera más a ún qu’al otru na cara. El Rei llegó colos otros estaos, y pasaron pel campu pa xubir a los cadafalsos. Los caballeros caún taba armáu a la puerta’l pabellón colos hachos nes manes. En viendo’l Rei, caún fincó’l xinoyu en suelu fayendo gran reverencia al Rei y a la Reina, qu’amosaben bien que yeren caballeros de gran valor, y arrodiyáronse toles doncielles en suelu y rogaron a nuesu Señor que diera la victoria al so caballeru.
"En tando les xentes asosegaes y los pabellones sacaos afuera’l campu, les trompetes sonaron y los heraldos dixeron al altu la lleva que nengún home nin muyer osara falar, señalar, tusir nin faer señal nenguna so pena de la vida.
"En fayéndose la crida, de los ocho caballeros fieles, cuatro garraron l’ún y los otros cuatro l’otru, y punxéronlos metanos del campu nes rayes, y d’equí partieron ún escontra l’otru, y fixeron armes los dos mui valientemente, ensin que se conociera cuál tuviera meyoría. La batalla duró muncho, y pol gran trabayu que pasaba’l mantenedor del campu, faltába-y l’aliendu[7]; a la fin taba en tal puntu que nun yera a tener pol hachu, y nel so fustaxe amosaba qu’amara más la paz que la guerra. Decatándose Tirán d’en qué puntu taba’l so contrariu, garró l’hachu con dos manes, y cola cueta dio-y tal golpe nel bacinete que lu atorolló dafechu, y vio que con gran trabayu yera a tenese en pie. Tirán averóse a elli, y dio-y un gran emburrión que lu fixo cayer en suelu. En viéndolu tan mal firíu, quitó-y el bacinete de la cabeza, cortándo-y cola daga[8] les tirines coles que taba atáu, y díxo-y les siguientes pallabres.

Les pallabres que Tirán dixo al caballeru que combatía en venciéndolu.


—"Caballeru virtuosu, bien yes a ver cómo la to muerte, o la vida, ta na mio llibertá, polo que mándame qué quies que faiga de ti: si quies vida o muerte, que más consoláu taré col bien que col mal. Manda a la mio mano drecha que te tenga misericordia y que quiera perdonate, y que nun faiga tantu mal a la to persona como sedría quien."
"—Más dolor siento —dixo’l caballeru— poles tos crueles pallabres, abondoses d’estrema vanagloria, que por perder la vida, y más estimo la muerte que non demandar perdón a la to soberbiosa mano.
"—La mio mano ta avezada a perdonar los homes vencíos —dixo Tirán—, y a nun-yos faer dañu; y si tu quies, yo perdonaréte de bon corazón tol mal que podría faete.
"—¡Oh qué gloria ye —dixo’l caballeru qu’en suelu taba—, cuando los homes son vencedores por suerte o por desventura, y abondar en munches pallabres! Yo so’l caballeru de Montaltu ensin reproche nengún, amáu y temíu por bien de xentes; fui siempre piadosu y tuvi misericordia de toles xentes.
"—Yo quiero usar d’esos actos que dixesti nel to favor —dixo Tirán—, pola to muncha virtú y bondá. Vamos dir delantre’l Rei, y equí axinoyáu a los mio pies has a demandame mercé, y yo he perdonate lliberalmente.
"El caballeru, con ira mortal, dio entamu a tal falar.
"—Nun preste a Dios, nin me dea’l poder, que yo enxamás faiga actu de tanta vergoña pa min y los mios, y p’aquel egrexu señor míu’l conde Guillelme de Warwick, del que recibí esta amargosa orde de caballería; polo que, fai de min tolo que bien te venga, que más estimo bien morrer que mal vivir.
"En viendo Tirán la so mala voluntá[9] dixo:
"—Tolos caballeros que bien quieren usar y siguir les armes y l’estilu d’aquelles por haber renome y fama han ser crueles y tener siella metanos l’infiernu.
"Tiró de la daga y llancó-y la punta en güeyu, y cola otra mano dio-y un gran golpe sobre’l cabu la daga, que fíxo-yla pasar al otru llau. ¡Qué ánimu de caballeru foi esti, que más estimó morrer que non vivir avergoñáu, por nun ser blasmáu polos bonos caballeros!
"Los xueces del campu yeren dolce, seis teníen un llibru de los vencedores, los otros teníenlu de los vencíos. A aquellos que morríen ensin que quixeran desdicise, faíen-yos procesu de mártires d’armes[10], a los que se desdicíen, faíen-yos otru procesu de malos caballeros, vencíos y puestos en gran deshonor ya infamia, y esta práutica servaron fasta la fin.
"Depués de pocos díes, señor, siguióse que la maxestá del señor Rei y de la señora Reina taben nuna gran xorda metanos la pradería cabo’l ríu, danzando y fayendo munches fiestes. Y taba ellí una parienta de la Reina, que-y llamaben la guapa Inés, y yera fía del duque de Berry, que ye la más agraciada donciella que yo enxamás nun viera. Ye verdá que de guapura la Reina perpasa a toes cuantes son, de gracia y de xentil llinguaxe, a toles xentes afable, y de grandísima honestidá, lliberal más que muyer qu’enxamás viera, darréu que les muyeres la mayor parte son fuñes pol so natural; esta galana dama, si vistía ropes que valieran el preciu d’una ciudá, nun pensaba sinón en dales, y xoyes y otres coses qu’ella tuviera: ¡tanto yera de xentil condición! Señor, esta guapa Inés llevaba aquel día nos pechos un mui xentil firmal. Y en presencia del Rei y de la Reina y de tolos caballeros, feches les dances, Tirán averóse a la xentil dama, y afincando’l xinoyu na dura tierra dio entamu a un tal falar:
"—Pola conocencia que teo, señora, del vuesu munchu valir, asina de llinaxe como de muncha guapura, gracia y saber, y de toles otres virtúes que nun cuerpu más anxélicu qu’humanu atopar se dexen, muncho naguo por sirvivos; y tendríavos en muncha gracia que la mercé vuesa quixera dame esi firmal que n’entamu lleváis. Y si pola vuesa benigna mercé me ye otorgáu, yo acéutolu y llevaré aquelli de bon aquel pol honor y sirvir vuesu, prometiendo y xurando sobre l’altar, y pola orde de caballería, combater un caballeru a pie o a caballu a toa ultranza, armáu o desarmáu, na meyor manera qu’elli sepa divisar.
"—¡Ah, válgame Santa María! —dixo la guapa Inés—. ¿Y por una cosa tan mínima y de tan pocu valor queréis entrar en campu zarráu a toa ultranza, nun tarreciendo los peligros de la muerte y el dañu que siguir podría[11]? Pero, porque reprendida nun seya de dueñes y doncielles y de los bonos caballeros dignos d’honor, de bon aquel yo consentiré en presencia del señor Rei y de la señora Reina pa que nun perdáis el premiu de bien faer y de la orde de caballería: coles vueses manes garrái’l firmal.
"Tirán quedó mui contentu de la respuesta de la guapa Inés. Y darréu que’l firmal taba atáu colos gordones del brial y nun yera a quitase ensin que fora desabrochada, y desabrochándola, por fuerza coles manes tenía que-y tocar los pechos, y Tirán cola mano garró’l firmal y besólu; darréu afincó les rodíes na dura tierra y dixo:
"—Infinites gracies, señora, a la señoría vuesa do pol gran don que me diestis, que más lu estimo que si me dierais el reinu de Francia ensembre. Y prometo a Dios que quien el firmal me quite, dexaráme la so persona.
"Y púnxolu na cabeza enriba un bonete que llevaba.
"A otru día, tando’l Rei en misa, vieno un caballeru francés, que-y llamaben el señor de les Villesermes, mui valentísimu de la so persona, y n’armes mui esperimentáu, y dixo a Tirán un tal falar:
"—Caballeru, d’auquiera que vós seyáis, tuviestis demasiao gran atrevimientu de tocar nun cuerpu glorificáu[12] como ye’l de la guapa Inés, y tan mala ofiensa enxamás nun la fixo caballeru en mundu. Polo que ye de necesidá que me deáis el firmal de bon aquel o pela fuerza; que de drechu yo teo que lu tener pola razón de que de magar la mio puericia fasta agora amé, sirví y veneré esta señora, que ye merecedora de tolos bienes qu’en mundu son. Y darréu, yeme dada la gloria, porque colos mios innumberables trabayos, anoxos y pensamientos, yo supi ganámela, polo que yo teo que cobrar el premiu del tiempu la mio xuventú, que perdí parte d’aquella por sirvir a la so mercé, y si nun me lu queréis dar, la vida vuesa sedrá de poca duración. Apurríimelu en paz enantes que se siga más mal.

La respuesta que Tirán dio al señor de les Villesermes cuando-y pidió’l firmal que la guapa Inés-y apurriera.


—"Gran ofiensa me fora —dixo Tirán—, que diera lo que me foi dao lliberalmente y desatao coles mios manes, y la promesa, fe y xuramentu que yo fixi. Bien fora teníu pol más vil y abatíu caballeru qu’enxamás en mundu foi nacíu y por nacer, y un bacinete enllenu de fueu tuvierais que me poner sobre la cabeza si tala cosa fixera[13]. Sicasí, caballeru, vós amosáis, según el vuesu mal falar, demasiada gran soberbia, y sedrá mester que yo vos la faiga abaxar".
"El caballeru fixo demostración de querer quita-y el firmal; sicasí Tirán tuvo sollerte: qu’echó manes a una copagorxa[14] que llevaba, y tolos otros arrancaron[15]; y ellí hubo ente ellos una brega civil, sicasí enantes que los xebraran morrieron ellí dolce ente caballeros y xentilhomes. La Reina, que taba más cerca d’ello, sintió l’espolín y les grandes glayíes que les xentes daben, y mangóse metanos de la xente y separtólos los unos de los otros. Y yo puedo bien cuntavos les nueves, que fui mancáu de cuatro golpes na mio persona, y munchos otros por faeme compañía. Cuando’l Rei aportó, too fora yá pacificao. Y nun pasaron tres díes que’l francés caballeru unvió a dicir a Tirán per una carta, que-y mandó per un pequeñu paxe, que yera del tenor siguiente.

Carta de batalla unviada pol señor de les Villesermes a Tirán el Blancu.


—A ti, Tirán el Blancu, que fosti entamu del desaniciu del sangre militar:
Si’l to ánimu esforciáu osara mirar el peligru de les armes qu’ente caballeros son acostumaes, armáu o desarmáu, a pie o a caballu, vistíu o desnudu, na manera a ti más segura, concuérdate conmigo col envís de que la espada tuya y la mía axustase puedan a muerte determinada. —Escritu per mano mía y selláu col sellu secretu de les mios armes: el señor de les villesermes.

Cómo Tirán pidió conseyu a un rei d’armes sobre la carta del señor de les Villesermes


"Lleída por Tirán la carta, garró’l pequeñu paxe y púnxolu nuna cámara, y dio-y mil escudos d’oru[16], y fíxo-y prometer que nun diría nada a naide. En partiendo’l paxe, Tirán foi dafechu solu y garró un rei d’armes y llevólu tres milles lloñe d’ellí, y díxo-y asemeyaes pallabres:
"—Rei d’armes, pola fe qu’a ti ye dada y pol xuramentu que fixesti’l día que recibiesti esti oficiu en poder y manes del señor Rei, has tener en secreto lo que te diré, y aconseyame bien y llealmente según que por estilu y drechu d’armes tas obligáu a faer.
"El rei d’armes, que tenía de nome Xerusalén[17], respondió na siguiente forma:
"—Señor Tirán, yo prométovos pol oficiu que teo y pol xuramentu que fixi, tener en secreto tolo que por vós me seya dicho.
"Y Tirán amosó-y la carta que-y fora unviada y fíxo-y lleela. En lleéndola, Tirán díxo-y:
"—Mio bon amigu Xerusalén, yo tendré a muncha gloria poder cumplir el petite y voluntá d’aquel virtuosu caballeru, el señor de les Villesermes. Y darréu que yo so mozu y nun conozo la práutica nin l’estilu de caballería, qu’agora cumplí venti años, y esfotándome na vuesa muncha discreción, demándovos conseyu porque to ciertu de que sois práuticu ente reis y grandes señores, y sabéis tol estilu d’armes muncho meyor que nengún otru[18]. Y lo que vos dixi nun atalantéis que por pocu ánimu o por llercia lo diga, mas pienso nun faer ofiensa a la maxestá del señor Rei, que tantos honores me fai, darréu qu’elli ordenó nel so reinu lleis morales nesti pasu honráu de caballería; polo que nun quixera ser reprocháu por falta nenguna.
"Respondió’l rei d’armes na forma siguiente.

El conseyu que Xerusalén, rei d’armes, dio a Tirán el Blancu.


"—¡Oh caballeru, mozu virtuosu y de bona ventura, amáu por toles xentes! El conseyu que la mercé vuesa me demanda yo darévoslu y salvarélu delantre la maxestá del señor Rei y los xueces del campu: vós, Tirán el Blancu, podéis bien combater esti caballeru ensin reproche dalu nin blasmu nengún de Rei, xueces nin de caballeros, darréu qu’elli ye requeridor y vós defendedor, él ye entamador del mal y en tou momentu taréis escusáu. Y yo garro tol cargu sobre min. Si daquién quier dicir daqué de vós, yo salvarévos el vuesu honor delantre de tolos bonos caballeros. ¿Sabéis cuándo sedría’l dañu y la culpa vuesa? Si vós forais requeridor, que’l señor Rei diovos primero qu’a naide la orde de caballería, y al camudar práutiques y lleis na so corte, nun tengáis dulda nenguna, vós cayerais en casu de blasmu ente los bonos caballeros, y poro, faéis como bon caballeru y amosáis en tou momentu a les xentes ánimu esforciáu de caballeru. Y si escritura de la mio mano queréis, yo darévosla del conseyu que vos di. Díi aína a la batalla y nun vos dea llercia la muerte".
"—Muncho to aconsoláu de faer bien —dixo Tirán—, pol conseyu que me diestis, darréu que me dicís que nun puedo ser reprendíu pol señor Rei, polos xueces nin polos caballeros. Agora quiero rogavos muncho, Xerusalén, pol oficiu que tenéis, que seyáis xuez de la nuesa batalla, del señor de les Villesermes y de min, y too pase pela vuesa mano col envís de que faigáis ver testimoniu de tolo que pase ente él y yo a tolos que vos lo demanden.
"Dixo Xerusalén:
"—Yo, de concordavos taré mui contentu. Sicasí yo nun podría ser xuez de vueso, según requier l’oficiu nuesu, y he dicivos por qué: que nengún caballeru, rei d’armes, heraldu o porsavante que dea conseyu, nun pue ser xuez, darréu que la xentileza podría ser defraudada. Nin el mio señor el rei d’Inglaterra, si ye xuez d’una batalla, por ser señor de toos, nel so conseyu tien que dicir pallabres favorables de nengún; y si lo fixera podría llamáse-y inxustu xuez, y batalla tala nun tendría que tener llugar. Magar qu’ún fora vencíu, delantre l’Emperador con testimonios dignos de fe podría retrautase batalla tala. Sicasí, pa que nun perdáis nin vós nin él el premiu de la batalla, yo pondrévos xuez competente, en nada a vós nin a elli sospechosu: ye del nuesu oficiu, rei d’armes creáu, que-y llamen Claru de Clarenza home mui entendíu nes armes.
"—Bien lu conozo —dixo Tirán—, y to bien contentu de qu’él lo seya, si al señor de les Villesermes-y presta, porque ye bon rei d’armes y dará l’honor a aquel que sepa ganar. Y quiero que seyáis avisáu con too, desque como él m’unvió esta carta per un pequeñu paxe, y si yo-y unvio la respuesta per otru asemeyáu, llixeramente pudiera sabese, y la batalla nun vendría a la fin pola qu’él y yo naguamos. Polo que, vamos faer asina que tornemos al mio agospiu, y yo he davos una carta blanca roblada pola mio mano, y sellada poles mios armes; y vós concordáis la batalla a toa ventaya so y dañu mio. Y darréu qu’él ye requeridor y yo so requeríu, y dame’l divisar de les armes, asina como diz na so carta, yo de bon aquel arrenuncio a ello y do-y la facultá de que les divise d’aquella manera qu’a elli bien visto-y seya; que nun fadré sinón lo que digáis y ordenéis[19]. Y cuanto más crueles les divise, más les confirmaréis vós per parte mía, y tanto me sedrá mayor la gloria.
"Tirán volvió col rei d’armes al so agospiu, y fixo darréu la carta blanca, esto ye, roblada pola so mano y sellada coles sos armes, y apurrió-yla a Xerusalén, rei d’armes. Y dio-y una ropa d’estáu[20] que yera de brocáu y forrao de fuines cibellines, y rogó-y que lo garrara y que lo llevara pol amor suyu.
"El rei d’armes partió pa dar cumplimientu a la batalla, y buscólu per tolos estaos del Rei y de la Reina; cuando vio que nun yera a atopalu entró dientro la ciudá y atopólu dientro un monesteriu de flaires confesándose. En confesando, Xerusalén apartólu y díxo-y que foran a falar afuera la ilesia, qu’en talos llugares nun ye dao falar de coses criminales[21]. Aína salieron de la ilesia y de llugar sagráu, y Xerusalén dio entamu a tal falar:
"—Señor de les Villesermes, yo pol mio oficiu quedara mui consoláu si fora a poner paz y bona confederación ente la vuesa carta y la respuesta d’aquella en papel blanco sellao con sellu de les armes y roblao pola so mano, requiriéndome pol mio oficiu que yo viniera a vós pa concordar la batalla, dándome tol so poder nesta forma: que de les armes asina ofensives como defensives, a pie o a caballu, según la vuesa carta contién más llargamente, diz y quier, nun perxudicando nada del so drechu como defendedor, davos el poder y la facultá de que deviséis les armes na manera que vos seya prestoso, conque seyan iguales y ensin falsa maestría. Y la batalla seya esta nueche, si pue ser.
"—Mui contentu to —dixo’l señor de les Villesermes— de la xentil práutica de Tirán. Nun tien que s’esperar otra cosa d’él sinón tola virtú. Yo aceuto’l poder por vós a min dau de parte suya, de que divise les armes y la batalla, y sedrá na siguiente forma.

Cómo’l señor de les Villesermes divisó les armes.


"—Yo diviso que la batalla se faiga a pie, con camises de tela de Francia, con señes tarxes[22] de papel, y na cabeza una corona de flores, ensin otra vistidura neguna. Les armes ofensives, señes coltellines[23] xenoveses, cortando caúna en dos partes con puntes bien agudes, de llargu de dos palmos y mediu, cana de Montpeller[24]. D’esti xeitu combaterélu a toa ultranza[25]. Y to almiráu de vós, rei d’armes, de cómo faéis de la concordia discordia. Nós tamos concordes de la nuesa batalla, y faláisme de paz."
"—Lo que yo dixi —dixo’l rei d’armes—, a ello to obligáu pol mio oficiu: nun querer la muerte del caballeru que d’honor seya.
"—Pues tamos concordes, y yo aceuto la batalla con Tirán, paezme que tamos concordes y non discordes.
"—Y yo to mui contentu —dixo’l rei d’armes— de que teáis concordes. Vamos marchar pa consiguir les armes y too esto que mester habéis enantes que venga la nueche.
"Darréu los dos foron a mercar les coltellines y fixeron amolales perbién, y fixeron faer les puntes enforma agudes; y consiguieron pañu de tela de Francia, y mui aína fixeron cortar y coser les camises, y fixéronles un poco llargues, y les mangues curties fasta’l coldu pa que nun los turbaran nel combater. Darréu garraron una fueya de papel y partiéronla pel mediu, y de cada mediu fixeron una tarxa a manera d’adarga[26]: ¡mirái cuánta defensión podía faer media fueya de papel!
"Cuando de too tuvieron cumplimientu, dixo’l caballeru al rei d’armes:
"—Vós que concordestis la batalla y tais pela parte de Tirán, yo nun deseo tener nengún pela mía sinón solo Dios y les mios propies manes, que tán acostumaes a llavase nel noble sangre militar. Garrái una parte de les armes, y la que vós dexéis garraréla yo.
"—Señor de les Villesermes, yo nun to equí porque tenga que tomar parte ente caballeros dignos d’honor. Yo to obligáu pol mio oficiu a aconseyar y concordar a caballeros y a xentilhomes, y nun tomar parte nenguna, que si vós me dais cuanto tenéis, yo nun defraudaría la mio llicencia y buscái otru que nun vos resulte sospechosu.
"—Pol mio Dios y el mio creador, rei d’armes, yo nun falé cola intención que vós lo tomáis, sinón que quixera que tuviéramos na batalla, darréu que veo que la nueche yenos vecina. Pues sois el nuesu xuez, faéi que la fin prestamente se vea.
"—Señor, yo dirévos cómo sedrá —dixo’l rei d’armes—. Yo nun puedo ser xuez ente vosotros darréu que’aconseyévos a vós y a Tirán, y podría ser retáu, si tala cosa fixera, como inxustu xuez. Sicasí yo consiguiré otru xuez competente, en nada sospechosu a vós o a él, que se llama Claru de Clarenza, rei d’armes y home mui sabiente na guerra y n’armes mui diestru, que vieno agora nuevamente col duque de Clarenza, y ye persona que pol so oficiu enantes se dexara morrer que venir en nada contra l’honor suyu.
"—De too taré contentu —dixo’l caballeru—, desque la cosa venga n’igualdá y seya secreta.
"—Y yo dovos la fe —dixo’l rei d’armes— de nun manifestar esti fechu a persona del mundu sinón a Claru de Clarenza.
"—Agora —dixo’l caballeru—, garrái les armes y lleváiles a Tirán, y que garre les que meyor-y paezan. Y yo he esperavos naquella ermita de Santa María Madalena, col envís de que si me ve dalgún de la mio compañía pueda amosar que to equí pa faer oración.
"Partió Xerusalén, y foi guetar a Claru de Clarenza, rei d’armes, per tolos estaos. N’atopándolu, cuntó-y l’asuntu, y l’otru dixo que fadríalo de bona voluntá. Pero la hora yera yá seronda, que’l sol percumpliera’l so viaxe, y pola escura nueche nun quería poner en peligru dos caballeros, mas a otru día pela mañana, cuando’l Rei tuviera en misa y la xente tuviera asosegao, que naquella hora taba contentu de ser xuez.
"Xerusalén volvió a Tirán y díxo-y tolo que yera mester dicir con honestidá del so oficiu, y recitó-y la forma de la batalla cómo había faese, y les armes que divisara, y qu’escoyera d’aquelles dos la que meyor-y paeciera. Y que pela mañana, cuando’l Rei tuviera en misa, fadríase la batalla.
"—Pues la batalla nun ha ser esta nueche —dixo Tirán—, nun quiero tener les armes nel mio poder; que si yo lu venciera o lu matara nun quixera que dixera la xente que fixera dalgún arte nes armes teniéndoles pela nueche, y por eso lu venciera, asina como fixeron aquellos dos caballeros qu’en puertu de la mar mató ún al otru y darréu dicíen que con arte de nigromancia fora fecha la llanza cola que lu mató. Nun quiero veles nin tocales fasta aquella hora na que faigamos la batalla. Y tornáiles al señor de les Villesermes y mañana, cuando seya la batalla, que les lleve, que bien atopará quien les garre.
"Cuando Xerusalén oyó falar d’esti xeitu a Tirán, mirólu a la cara y díxo-y:
"—¡Oh caballeru virtuosu y n’armes esperimentáu! Si desventura de mala suerte nun ye contraria a la persona vuesa, dignu y merecedor sois de llevar corona real: yo nun puedo creyer que nun seyáis vencedor d’esta batalla.
"Marchó’l rei d’armes de xunto a Tirán, y foi a la ermita au taba l’otru caballeru y díxo-y cómo la hora yera seronda y el xuez nun sedría a xulgar bien la batalla si de día nun yera, mas que concertaran pal otru día cuando’l Rei entrara en misa darréu que los caballeros los unos acompañaríen al Rei, los otros a la Reina, los otros por ver les galanes dames taríen turbaos. El señor de les Villesermes dixo que taba contentu.
"Los reis d’armes, al amanecerín pa nun ser vistos por naide, garraron los dos caballeros y lleváronlos metanos d’una viesca, pa que naide nun fora quien a velos. En viendo que taben en sitiu dispuestu, Xerusalén dio entamu al siguiente falar:
"—Caballeros de muncha virtú, vei equí la muerte y sepultura vuesa. Estes son les armes por esti caballeru divisaes y por Tirán aceutaes. Caún garre la parte que-y preste.
"Y posóles na guapa pación del prau.
"—Agora —dixo Claru de Clarenza—, señores de gran nobleza y caballería, vós tais nesti llugar apartáu que nun esperáis sofitu nengún de parientes nin d’amigos; y tais nel caberu pasu de la muerte, que nun vos esfotáis sinón en solu Dios y na vuesa virtú; y quiero saber de vós a quién queréis por xuez nesta batalla.
"—¡Cómo! —dixo’l señor de les Villesermes—. ¿Y nun apautáramos yá que sedréis vós?
"—Y vós, Tirán, ¿a quién queréis por xuez?
"—Yo quiero aquel que’l señor de les Villesermes quier.
"—Pues a vós préstavos que yo seya’l vuesu xuez, tenéis que xurar, pola orde de caballería que recibiestis, tar a toa ordenación mía.
"Y asina-y lo prometieron y xuraron. Depués del xuramentu dixo’l caballeru a Tirán:
"—Garrái les armes que queráis, y aquelles que vós dexéis, con aquelles entraré yo en campu.
"—Non —dixo Tirán—; vós primero, que sois requeridor, y depués garraréles yo.
"Y tuvieron los caballeros aldericando por puntu d’honor. El xuez, por cesar la porfía, garró les armes: posó unes a la parte drecha y les otres a la sinestra; y garró dos payes, una llarga y la otra curtia. Dixo’l xuez:
"—Quien garre la más llarga garre les armes de la mandrecha, y quien garre la curtia, les armes de la manzorga.
"Cuando caún garró les sos armes, nun puntu despoyáronse dafechu de la ropa, y vistieron les camises dolioses[27] que podríen ser diches cilicios[28] d’amagor. El xuez fixo dos rayes en campu, y punxo ún nuna raya, y l’otru na otra; y mandó-ys que nengún nun se moviera mentanto él nun lo dixera. Cortaron cañes d’un árbol pa que’l xuez pudiera tar a manera de cadafalsu. En tando too fecho, el xuez foi al señor de les Villesermes y díxo-y pallabres d’asemeyáu estilu.

El razonamientu que’l rei d’armes, como xuez de la batalla, fixo a los dos caballeros.


"—Yo so xuez pol poder que me diestis vós. Y pol drechu del mio oficiu to obligáu a amonestavos y rogavos, y a vós primero, que sois requeridor, que vos preste nun querer venir a tan estrechu pasu[29] como ye esti. Tenéi a Dios delantre los vuesos güeyos, y nun queráis morrer asina desesperao, que bien sabéis que l’home que la muerte se procura, de xusticia nuesu Señor nun lu perdona, y ye eternalmente dañáu."
"—Vamos dexar per agora eses pallabres —dixo’l caballeru—, que caún conoz en sigo lo que val o ye a faer, asina no temporal como no espiritual[30]. Faéi venir a Tirán equí delantre de min y por ventura podrá ser que nos concordemos.
"—Nun me paez que demandáis razón —dixo’l xuez—. Vós sois iguales en campu; ¿cómo vendrá aquel a vós? Sicasí vete tu, Xerusalén, y di-y a Tirán si quier venir equí a falar con esti caballeru.
"Xerusalén foi a Tirán y díxo-y si-y sedría prestoso dir fasta ellí. Respondió Tirán:
"—Vós que sois fiel ente nosotros, dicíime: si’l xuez me lo manda, que vaiga alló, yo de bon aquel diré; pol caballeru qu’ellí ta nun quixera dar un pasu alantre nin otru atrás por cuanto él val.
"Xerusalén díxo-y cómo’l xuez por drechu del so oficiu taba obligáu a faer el so poder de concordar a los caballeros col envís de que nun vengan a tan gran peligru. Faló Tirán y dixo:
"—Xerusalén, dicíi al caballeru que yo nun conozo causa de que yo tenga que dir a él. Si él quier daqué de min, que venga equí.
"Aquel tornó la respuesta. Dixo’l xuez:
"—Bien me paez que Tirán fai lo que tien que faer. Pero, caballeru, vós podéis venir fasta metanos del campu y Tirán vendrá ellí.
"Y asina foi fecho. En tando los dos presentes, ún énte l’otru, el señor de les Villesermes dio entamu a tal falar.

Cómo foi fecha la batalla de Tirán col señor de les Villesermes.


"—Si tu, Tirán, quies tener paz, amor y bona voluntá conmigo, y quies que perdone la to xuventú, fadrélo cola condición de que me deas el firmal d’aquella ínclita señora muyer Inés de Berry, xunto cola coltellina que tienes na mano y la tarxa de papel, pa que pueda amosalo a les dames d’honor. Que tu sabes bien que nun yes dignu nin merecedor d’aposiar cosa dalguna que seya d’una tan alta y tan virtuosa señora como aquella, darréu que’l to estáu, llinaxe y condición nun ye suficiente pa descalza-y el chapín esquierdu[31]. Nin yes pa igualate conmigo, sinón que yo, pola mio benignidá, quixi consentite igualate conmigo y querer combater contigo."
"—Caballeru —dixo Tirán—, nun inoro la to xentileza, quién yes, qué vales y qué pues faer. Sicasí nun tamos agora en tiempu nin llugar que tengamos que venir a méritos de los llinaxes. Mas yo so Tirán el Blancu; cola espada na mano, nin rei, nin duque, nin conde nin marqués ye a refugame[32]. Eso notorio ye a les xentes. Sicasí, en ti llueu podría cualquiera atopar tolos siete pecaos mortales[33]. Y piensa que con pallabres viles y deshonestes pienses espantame y dame cargu a min y a la mio condición. Dígote que de tan llibre caballeru como tu yes nun me teo por inxuriáu nin tuviérame por aponderáu si dalgún bien me dixeras, que sentencia ye común que tanto val al home ser aponderáu por malos homes como ser lloáu por males coses. Vengamos a la batalla y faigamos aquello polo qu’equí tamos, y nun teamos más en superflues pallabres de pocu valir, que si solo un cabellu de mio cayera en suelu nun quixera dátelu nin consintiera menos que lu garraras.
"—Pues concordar nun vos queréis —dixo’l xuez—, ¿queréis vida o muerte?
"Dixo’l señor de les Villesermes:
"—Bien me duel la muerte d’esti rapaz soberbiosu. Vengamos a la batalla y torne caún al so llugar.
"El xuez engaramitóse a un cadafalsu que se fixera de cañes y dixo glayando:
"—¡Venga, caballeros, faiga caún como valiente y bon caballeru!
"L’ún foi escontra l’otru como homes rabiosos. De los primeros golpes que se tiraron, el caballeru francés llevaba la coltellina enriba la cabeza, y Tirán llevábala enriba’l pechu. En tando cerca l’ún del otru, el caballeru francés tiró un gran golpe a Tirán pel mediu la tiesta, y aquel arrebatió-ylu y contrapasó, y de revés dio-y un golpe sobre la oreya, y tanto como garró d’ella tanto-y fixo cayer sobre’l costazu; cuasi’l cerebru-y paecía. L’otru dio a Tirán metanos el cadril de la pierna, qu’un gran palmu abría la cuchellada. Y tornó tan aína a da-y otra en brazu esquierdu que fasta’l güesu-y llegó. Y tantes armes faía caún que yera cosa d’espantu. Y taben tan cerca, qu’a cada golpe que se tiraben sacábense sangre que yera una gran piedá quien-yos vía les crueles mancadures que l’ún y l’otru teníen, que toles camises tornáronse encarnaes pol munchu sangre que perdíen. ¡Tristes de les madres que los parieran! Y Xerusalén dicía mui davezu al xuez si quería que-yos fixera dexar la batalla, y el cruel xuez respondía:
"—Dexáilos venir a l’allampiada fin de los sos crueles díes.
"Yo creo bien que naquel casu caún d’ellos estimara más la paz que non la guerra. Sicasí, asina como aquellos que yeren valentísimos caballeros y de gran ánimu, de contino se combatíen ensin tenese piedá nenguna. A la fin, viéndose Tirán cabo la muerte pol munchu sangre que perdía, averóse tanto como foi quien escontra l’otru y tiró-y de punta y dio-y en tetu esquierdu drecho al corazón. Y l’otru dio-y una gran cuchellada sobre la cabeza, que fíxo-y perder la vista de los güeyos, y cayó en suelu primero que l’otru. Y si’l francés se pudiera sostener cuando Tirán cayó, elli pudiera bien matalu si quixera. Sicasí él nun tuvo tantu puxu que nun cayera darréu muertu en suelu.
"En viendo’l xuez tar los dos caballeros tan pacíficos[34], amiyó del cadafalsu y acercóse a ellos y díxo-yos:
"—Pola mio fe vós fixestis como bonos caballeros dignos de munchu honor: y nun hai naide que vos pueda faer imputación.
"Y persignólos dos vegaes a caún, y garró dos trozos de bastones y fixo d’ellos cruces y posóles sobre los cuerpos y dixo[35]:
"—Veo que Tirán inda tien un poco abiertos los güeyos, y si nun ta muertu, ta mui averao. Agora, Xerusalén, yo requiérovos que quedéis equí pa guardar estos cuerpos y yo diré a la corte a manifestalo al Rei y a los xueces del campu. —Darréu que por drechu asina tenía que se faer.
"Y atopó’l Rei que salía de misa y en presencia de toos díxo-y les siguientes pallabres:
"—Señor, cierta cosa ye que dos caballeros valentísimos de nome y d’armes güei pela mañana taben na corte de la maxestá vuesa y agora tán en tal puntu que de la muerte nun puen salvase.
"—¿Quién son los caballeros? —dixo’l Rei.
"—Señor —dixo Claru de Clarenza—, ún ye’l señor de les Villesermes y l’otru ye Tirán el Blancu.
"—Mui poco me presta —dixo’l Rei— asemeyada nueva. Bono sedrá qu’enantes de xintar vaigamos alló y veamos si somos a ayuda-ys en daqué.
"—Pola mio fe —dixo Claru—, ún pasó d’esta vida; yo pienso tamién que l’otru quedrá fae-y compañía: tan mal mancaos tán.
"En conociendo anuncia tala, los parientes y amigos de los caballeros garraron les armes y a pie y a caballu aballemos lo más que fomos quien, y nuesu señor Dios fíxonos la gracia de que lleguemos primero que los otros. Y atopemos a Tirán tou enrabáu de sangre: nun había home que lu conociera y tenía un poco abiertos los güeyos.
"En viendo los otros al so señor muertu, entainaron con gran priesa escontra’l nuesu caballeru pa querer toye-y la vida, y nós defendiémoslu perbién. Nós fixémonos dos partes[36], y punxemos el cuerpu metanos los llombos, unos escontra los otros, porque yeren munchos más que nós: sicasí a cada parte que veníen atopaben xente que-yos plantaba cara. Con too esto tiraron una flecha, con munches otres, y dio al probe Tirán, que xacía en suelu.
"Al pocu instante llegó’l gran Condestable armáu dafechu de blanco, con muncha xente que llevaba, y departiónos los unos de los otros. Y darréu, mui aína, tuvo equí’l Rei colos xueces del campu. En viendo los caballeros, l’ún muertu, l’otru que paecía que tuviera en pasamentu, mandaron que nun los llevantaran d’ellí fasta en teniendo’l conseyu.
"Y tando’l Rei en conseyu y oyendo la rellación fecha por Claru de Clarenza y por Xerusalén, reis d’armes, llegó la Reina con tolos estaos con toles dueñes y doncielles. Cuando vieron tar asina tan mal adobaos los caballeros, de gran dolor y compasión llanzaron pelos güeyos vives llárimes doliéndose pola muerte de dos tan singulares caballeros. Cuando la guapa Inés vio tar a caún en tan triste comporte, xiró escontra la Reina y los estaos y dixo:
"—¡Señores, vei equí los honores y grandes dolores!
"Y xiróse a los parientes de Tirán y díxo-yos:
"—Caballeros, los qu’amáis a Tirán, ¿y tan pocu esfuerciu amosáis escontra’l vuesu bon amigu y pariente, qu’asina lu dexáis pasar d’esta vida por culpa de vosotros? Asina morrerá, que xaz na tierra frío y tou se desangra. Si ta media hora, nun-y quedará sangre en cuerpu.
"—Señora, ¿qué queréis que faigamos? —dixo un caballeru—. Que’l Rei mandó, so pena de muerte, que nun haya nengún qu’ose tocalos nin llevantalos d’ellí.
"—¡Ai mezquina! —dixo la guapa Inés—. Nuesu Señor nun quier la muerte’l pecador, ¿y va querela’l Rei? Faéi traye-y una cama na que tea la so persona y vamos ponelu ellí fasta que’l Rei tenga’l so conseyu, desque’l vientu éntra-y peles mancadures y fai-y mui grande dañu.
"Darréu los parientes unviaron por una cama y por una tienda. Y nesti espaciu de tiempu qu’ellos diben, Tirán basquiaba muncho poles mancadures qu’esfrecíen y el munchu sangre que perdía. Y cuando la guapa Inés vio asina de fuertemente acongoxar a Tirán, dixo:
"—Pola mio conciencia, yo nun teo que ser inculpada por pá nin por ma, por hermanos nin por parientes, nin pol señor Rei nin pola señora Reina, pues fáigolo con santa intención.
"Despoyóse de les ropes que vistía, que yeren de velludu blanco forraes de fuines cibellines, y fixo poneles en tierra, y fixo posar a Tirán sobre la ropa y encamentó a munches de les sos doncielles que se despoyaran de les ropes y les posaran sobre Tirán. Cuando Tirán sintió’l calor de la ropa atopó gran remediu y abrió los güeyos más que lo qu’enantes fixera. Y la guapa Inés sentóse cerca d’él y garró la so tiesta y mangóla sobre les sos faldes y dixo:
"—¡Ai triste de min, Tirán! ¡Y tan mal firmal foi aquel que yo vos di! Mal día, mala hora y mal signu foi aquel cuando yo lu fixi faer y peor cuando vos lu di. Y si supiera que tal casu hubiera a siguise, nun vos lu quixera dar por cosa nel mundu, sicasí la ventura procúrasela caún, y yo, triste de min, quedo adolorida pola gran desventura de vueso, desque yo puedo ser dicha causa de tou esti mal. Ruégovos, caballeros, tolos qu’amáis la xentileza, que me traigáis equí, cerca de min, el cuerpu del señor de les Villesermes, desque pues nun lu quixi amar en vida, quiero fae-y honor na muerte.
"Y lleváron-ylo aína, y fixo pone-y la cabeza sobre les sos faldes a la parte siniestra, y dixo:
"—Vei equí amor y dolor. Esti señor de les Villesermes qu’equí xaz tenía del so patrimoniu trenta y siete castiellos, y naquellos ciudaes y villes fuertes y circuíes de munches torres y de fuerte muria; y tenía una ciudá ente les otres, que-y dicen Ermes, y un fortísimu castiellu que-y dicen Villes, y por eso yera intituláu’l señor de les Villesermes: home de gran riqueza, y mui valentísimu caballeru, que valía tanto como nengún otru caballeru pudiera valir; y esfotándose nel so esforciáu ánimu, podéis ver el probe caballeru en qué vieno: que siete años quixo perder p’amame, y a la fin esti ye’l premiu qu’algamó. Y fixo singulares caballeríes por amor míu deseando habeme na so señoría per llícitu matrimoniu, lo qu’enxamás consiguiera por yo ser de mayor autoridá de llinaxe y de bienes de fortuna. Enxamás quixi adherime a cosa que fora en placer y contentación suya: y agora’l probe caballeru ta muertu por celos, pa la so gran desventura.
"El Rei salió del conseyu recibiendo plenaria información de los reis d’armes enriba nomaos y fixo venir los tres arzobispos y los obispos con tol cleru con solemne procesión de la ciudá pa faer honor al caballeru muertu. Y los parientes de Tirán fixeron venir médicos, cama y tienda y tolo necesario pa curalu; y atoparon que tenía once mancadures na so persona ente les qu’había cuatro que yeren mortales. Al otru atopáron-y cinco toes mortales[37].
"Desque Tirán foi curáu y vieno tol cleru, el Rei colos xueces ordenaron que’l caballeru muertu fora metíu dientro la caxa na que lleven los muertos, mui honradamente cubiertu con un mui guapu pañu d’oru que teníen pa los caballeros que morríen n’armes. Darréu d’elli venía Tirán, mangáu enriba un gran pavés[38]; y magar que la so mano tuviera ensin útil y provechu dalu y nun la pudiera sostener, foi determinao que-y la amarraran nun bastón cola espada desnuda na mano, con aquella que lu matara.
"Y de tal xeitu foron les cruces col cleru primero, y darréu venía’l muertu caballeru con tolos caballeros a pie. Darréu venía’l Rei con tolos grandes señores de títulu. Venía darréu Tirán na forma enriba dicha, cola Reina darréu con toles dueñes y doncielles de títulu y de gran estáu. Darréu venía’l gran Condestable con tres mil homes d’armes. Y asina marcharon fasta la ilesia de San Xurde; y equí dixéron-y la misa de réquiem con gran solemnidá. Y cuando metieron el cuerpu na sepultura, averaron a Tirán tan cerca d’él que cuasi cola mano de la espada señalaba que lu metieran dientro (magar taba más muertu que vivu), desque asina fora ordenao polos xueces del campu[39].
"Partíos el Rei y la Reina de la ilesia con tolos otros, acompañaron a Tirán fasta’l so agospiamientu, con honor escelsu que-y foi fechu, y cada día’l Rei con tolos estaos diben ver a Tirán fasta que cobró la primer sanidá. Y tala práutica teníen con tolos que yeren mancaos. Y a Tirán fóron-y daes trenta doncielles que lu sirvieran de contino.
"Cuando punxeron a Tirán na cama yera yá gran día, y el Rei nun comiera tovía. Dixeron al Rei si-y sedría prestoso a la maxestá suya xintar primero enantes que tornara a la ilesia de San Xurde pa dar la sentencia al señor de les Villesermes; y los xueces del campu taben ellí presentes. Dixeron al Rei que la so maxestá podía bien dir a xintar, porque’l meudía pasara[40], que, diches les viéspores, podríen faer los actos que quedaben por faer; y asina lo fixeron.
"Y a la hora de les viéspores el Rei y la Reina con tolos estaos foron a la ilesia de San Xurde y fixeron llevar ellí a Tirán y, diches les viéspores, el Rei fixo pronunciar la sentencia del tenor siguiente.

Cómo los xueces del campu dieron sentencia de que Tirán hubiera la gloria de la batalla.


—Desque pola maxestá del serenísimu señor Rei foinos dada llicencia y facultá a nós, xueces del campu, de xulgar y dar sentencia en toles batalles que se faigan dientro’l tiempu pola maxestá suya conseñáu, asina en lliza como dientro’l palenque, en llanu o en monte, a pie o a caballu, con tela o ensin tela, armaos o desarmaos, en llugar públicu o apartáu, y pol poder a nós dau, sentenciamos y declaramos:
Que’l señor de les Villesermes morrió como bon caballeru y mártir d’armes, y por cuantes nun pue nin ha ser almitíu a eclesiástica sepultura ensin espresa llicencia de nueso, declaramos, desque ye d’ello merecedor, que seya soterráu y almitíu nos sufraxos de la santa madre Ilesia, dada la gloria a Tirán el Blancu, de la dicha batalla. Y darréu que los responsos seyan dichos, que seya puestu naquella sepultura d’aquellos caballeros que nes armes muerren ensin ser desdichos. Aquella ye la nuesa sentencia, sellada con sellu de les nueses armes.
"Desque la sentencia foi espublizada, tol cleru cantó una mui guapa lletanía sobre la sepultura del caballeru, y duró que yera cerca de media nueche l’honor que-y fixeron porque nun se desdixera y fora muertu fayendo armes.
"Darréu tornaron a Tirán al so agospiamientu con grandísimu honor que’l Rei y la Reina-y fixeron y tolos estaos. Y asemeyáu honor a esti faíen a tolos otros vencedores caballeros.
—Asina hayáis gociu y consolación del qu’amáis —dixo l’ermitañu—, dicísme que, de tantes nobles fiestes que foron feches, foi vencedor Tirán del campu por tres caballeros que venció. Yo siento muncha consolación, pola primer noticia que d’él hubi, desque él foi’l meyor de los vencedores, y quedo mui almiráu de que por tres campos que venció-y dieran l’honor, que’l defeutu ta nos otros caballeros y non nél.
—Non, señor —dixo Diafebo—, qu’inda fixo más singulares actos que nun recité a la señoría vuesa.
—D’esto habré yo muncha consolación —dixo l’ermitañu—, si vos ye prestoso cuntámelos, desque atopo nello mui grande deleite.
—Señor, la santidá vuesa tien que saber que, dos meses depués que Tirán se llevantó de la cama y pudiendo bien llevar armes, siguió-y un casu que recitaré a la señoría vuesa.
"Sicasí, señor, yo dexo de recitar les armes que fixeron munchos otros bonos caballeros que vencieron campos y mataron caballeros, por nun ser prolixu, sinón escasamente los actos de Tirán pa que la señoría vuesa conoza si con razón y con xusticia foi dau l’honor a Tirán y foi xulgáu pol meyor caballeru de toos.
"A estes fiestes viniera’l príncipe de Gales con mui grande estáu de caballeros y xentilhomes. Y, desque ye gran cazador, llevaba munchos grandes alanos mui bravos de presa, y taba aposentáu cerca la muralla de la ciudá. Y foi suerte qu’un día’l Rei solo con tres o cuatro caballeros viniera al so agospiamientu pa festexalu por causa de que na puericia tuvieran gran amistá, y que yeren parientes mui averaos. Y por cuantes el Príncipe quería faer armes y vio’l Rei na so posada, suplicó-y que fixera venir los xueces del campu pa da-y conseyu. El Rei fíxolos venir aína, y teniendo’l so conseyu secretu cuasi pasara’l meudía, qu’a aquella hora les xentes reposen[41]. Tirán venía de la ciudá porque faíase bordar una ropa d’orfebrería. En tando delantre l’agospiu’l Príncipe, un alanu frayara la cadena y saliera de la posada, y había ellí muncha xente que quería garralu p’atalu, y yera tan bravu que naide nun osaba averase a elli.
"Cuando Tirán tuvo metanos la plaza, que pasaba, vio venir l’alanu corriendo a la escontra d’él pa damnificalu; descabalgó aína y tiró de la espada. Cuando l’alanu vio la espada volvió atrás, y Tirán dixo:
"—Por un animal nun quiero perder la vida nin l’honor de la vida temporal.
"Y tornó al caballu. El Rei y los xueces taben en llugar que yeren quien a velu bien. Dixo’l príncipe de Gales:
"—Pola mio fe, señor, yo conozo aquel alanu de tan mala condición, que pues él ta sueltu, que’l caballeru que pasa, si ye daqué valiente, ente ellos veréis una xentil batalla.
"—Paezme —dixo’l Rei— qu’aquel ye Tirán el Blancu, y yá lu fixo fuxir una vegada; nun pienso qu’ose volver más a él.
"Desque Tirán pasó venti pasos más alantre, l’alanu tornó con gran furia a la so escontra, que Tirán tuvo que volver a descabalgar otra vuelta, y dixo:
"—Yo nun sé si yes diablu o casa encantada.
"Tornó a tirar de la espada otra vuelta y aballó a la escontra d’él, y l’alanu andába-y al rodiu, mas por medrana de la espada nun tenía l’atrevimientu d’acercáse-y.
"—Agora —dixo Tirán—, pues conozo que tienes medrana de les mios armes, nun quiero que digan de min que con armes soberbioses[42] combatí contigo.
"Llanzó la espada detrás. Y l’alanu dio dos o tres saltos y aballó tanto como foi quien, y colos dientes garró la espada y apartóla un trozu lloñe, y tornó corriendo escontra Tirán.
"—Agora tamos a pre —dixo Tirán—: con aquelles armes que me quies damnificar, con aquelles te damnificaré.
"Abrazáronse con gran furor l’ún al otru, y dábense a taragaños mortales. L’alanu yera mui grande y soberbiosu y fixo cayer tres vueltes a Tirán en tierra, y tres vueltes lu bastió. Ente ellos duró esti combate media hora, y el príncipe de Gales mandó a tolos sos que nun s’averara nengún pa xebralos mentanto ún nun fora vencíu.
"El probe de Tirán tenía bien de mancadures nes piernes y nos brazos. A la fin Tirán coles manes garrólu pel pescuezu y estrechólu tan fuerte como foi quien y colos dientes taragañólu na mexella tan fieramente que fíxolu cayer muertu en tierra[43].
"El Rei salió prestamente colos xueces, y garraron a Tirán y lleváronlu a casa’l Príncipe, y ellí fixeron venir los médicos, y curaron a Tirán.
"—Pola mio fe —dixo’l príncipe de Gales—, yo nun quixera, caballeru, pola meyor villa d’Inglaterra, que vós matarais el mio alanu.
"—Señor —dixo Tirán—, asina Dios me dexe guarir d’estes mancadures que teo, pola metá de la vuesa heredá nun quixera tar en puntu que to.
"Cuando la Reina y les doncielles conocieron el casu de Tirán, vinieron velu aína. Cuando la Reina lu vio tan mal apareyáu díxo-y:
"—Tirán, con mal y trabayu gánase honor: salís d’un mal y dais n’otru.
"—Serenísima señora, cumplida de toles humanes y anxéliques perfeiciones, la maxestá vuesa seya xuez del mio pecáu —dixo Tirán—. Yo nun diba pa faer mal nengún y remaneció un diablu en forma de perru, con asensu del so señor, y deseé cumplir el mio deséu.
"—Nun tenéis que vos atristayar por nada —dixo la Reina—, por munchos males que vos puedan siguir, desque equí amosaréis más la virtú.
"—Enxamás nun hubo naide, serenísima señora, que me viera triste —dixo Tirán— por gran perda que tuviera, nin menos allegrame más por munchu bien qu’algamara[44]. Ta na verdá que’l pensamientu del home ye vacilante, y el corazón delles vegaes amuésase allegre, otres fai demostración de tristura. Mas a quien avezó sostener trabayos y congoxes, y mancadures y fuertes desventures, nun pue da-y mal por nada que-y pueda devenir. Más dañu fai a la mio persona una ensinrazón que vea faer que tolos peligros nos que yo pudiera veme.
"Nesto salió’l Rei colos xueces y dixeron a Tirán que, desque ellos vieran el combate d’él y l’alanu, y por cuantes llanzara la espada y los dos yeren iguales d’armes, los xueces dáben-y l’honor y el premiu de la batalla como si venciera un caballeru en campu. Y mandaron a los reis d’armes, heraldos y porsavantes que fora espublizáu per tolos estaos y pela ciudá l’honor qu’a Tirán-y foi dau naquel día. Y cuando lu llevaron al so agospiamientu fixéron-y aquel honor que nes otres batalles acostumaran fae-y.
"Darréu, señor, de too esto, según sabemos, per rellación de munchos caballeros y xentilhomes, el rei de Frisia y el rei de Polonia, hermanos de pá y de ma, amábense con amor estremu y deseando muncho vese, deliberaron dir a Roma l’añu pasáu, porque yera la santa perdonanza del xubiléu[45], y unviaron a dicise l’ún al otru que s’atoparan en cierta xornada na ciudá d’Aviñón, y d’ellí xuntos partieran pa dir a Roma, y por un igual foron allá munchos otros grandes señores pa ganar la santa perdonanza.
"Y atopándose los dos reis hermanos en Roma, dientro la ilesia del gloriosu señor San Pedro, el día qu’amosaben la sagrada Verónica[46] y les otres santes reliquies (y estos dos hermanos vinieran disfrazaos con mui poca xente col envís de nun ser conocíos), acabaes d’amosar les reliquies, un paxe del duque de Burgoña conoció’l rei de Polonia, averóse a él y fíxo-y una gran reverencia según a rei pertenez. Y el Rei entrugó-y si’l so señor el Duque taba ellí.
"—Sí, señor —dixo’l paxe—; naquella capiella ta fayendo oración.
"Dixo’l Rei:
"—Muncho me presta que tea equí, y más ha prestame cuando lu vea.
"Los dos reis foron a la capiella au taba’l Duque. El paxe entainó a dicir al so señor cómo los dos hermanos reis taben ellí, que veníen a velu. Al Duque prestó-y pola vida, salió prestamente de la capiella, y cuando se vieron foi mui grande la consolación ente ellos, desque Burgoña confronta cuasi con Polonia[47], y mui davezu víense y teníen mui grande amistá. Ente ellos pasaron munches razones[48] de la so venida.
"—Agora —dixo’l Rei—, pues la suerte foi tan bona qu’asina mos viemos, yo ruégovos que xintéis güei conmigo, y tanto como nesta tierra aparemos.
"El Duque regració-y muncho la so bona voluntá y díxo-y:
"—Señor, pa güei la señoría vuesa ha escusame, desque equí ta Felipe, duque de Baviera.
"Dixo’l Rei:
"—¿Ye esti’l que dio testimoniu contra so ma, y la fixo morrer en prisión?
"—Sí, señor, y ye fíu del emperador d’Alemaña. Desque nun pue ser emperador si nun ye d’estos dos llinaxes, de Baviera o d’Austria. Y la eleición del Imperiu vieno al pá d’esti. Y yo téolos convidaos a él y al duque d’Austria.
"—Nun pue faese —dixo’l Rei—: o vosotros venís toos a comer conmigo, o’l mio hermanu y yo diremos xintar con vós. Grande sedrá la gracia que la señoría de vueso me fadrá si queréis venir allá.
"Toos cabalgaron, y diendo pela ciudá alcontraron el duque de Baviera y el duque d’Austria, y equí’l duque de Burgoña púnxolos en conocencia de los reis, y tuvieron mui contentos d’haber la so amistá. Xintaron toos con muncha consolación; y foron sirvíos abondosamente de toles coses que son propies de talos señores.
"Y tanto como en Roma apararon comieron xuntos, y depués fasta que los punxeron na foxaca.
"Tando un día de sobremesa, vinieron falar del rei d’Inglaterra, y de la Reina, diciendo que yera de les guapísimes muyeres del mundu, y falando de les grandes fiestes y de los honores que faíen a los estranxeros y a toos aquellos que diben allá. Y por un igual, de les armes que caún faía, quien quería faeles a ultranza o retretes. Más falaron ente ellos de la muncha xente qu’allá diba, unos por faer armes, otros por ver el trunfu grande de les fiestes que dientro la Piedra se faíen. Faló’l rei de Frisia y dixo:
"—Yo taría mui contentu de dir allá, pues tuvi nesta santa perdonanza.
"Esti rei de Frisia yera d’edá de ventisiete años, y el rei de Polonia tenía trenta y un.
"Dixo’l duque d’Austria:
"—Pola mio conciencia, si nun foran los grandes bandos y guerres que tán dientro la mio tierra, yo de bon aquel faíavos ellí compañía, y quixera esperimentar la mio persona con aquellos virtuosos caballeros, que dicen que son ventiséis, y quixera faer armes retretes, depués faeles a toa ultranza.
"Faló’l duque de Burgoña:
"—Señores, ¿queréis participar nestes fiestes y honores, que nun ye a algamalos cualquiera cada día? Si a la señoría de vueso-y ye prestoso dir a Inglaterra, yo dexaré toles xeres que teo que faer equí col Padre Santu, y de bon aquel fadrévos compañía. Y prometo énte vós, como caballeru que so, nun tornar enxamás a la mio tierra mentanto nun combata un caballeru a toa ultranza.
"—Señor Duque —dixo’l rei de Polonia—, pues el mio hermanu, rei de Frisia, tien la voluntá de dir allá, de bon aquel úfrovos dir con vosotros y faer armes tan peligroses como cualquiera qu’ellí tea[49].
"El fíu l’Emperador, duque de Baviera, dixo:
"—Señores, nun ha quedar ciertamente por min la empresa, que de bon aquel yo nun vaiga.
"—Pues tamos concordes —dixo’l rei de Frisia—, vamos xuramentanos toos cuatro de servar amor y llealtá los unos a los otros nesti viaxe, y que nun haya ente nós mayoridá nin señoría, sinón que toos seyamos iguales, hermanos y frades d’armes.
"Toos lloaron y dieron el preste a lo dicho pol rei de Frisia y toos xuntos foron a la ilesia de San Xuan de Lletrán y enriba l’altar fixeron el so xuramentu solemne. Depués punxeron n’orde tolo que-yos yera necesario, asina d’armes como de caballos, y munches otres coses que depués se nomarán, y peles sos xornaes, per tierra y per amar, llegaron a la prestosa islla d’Inglaterra, qu’enxamás se dieron a conocer a nengún. Y ellos bien informaos de la práutica y manera del Rei, una nueche llegaron cerca la Piedra au’l Rei taba, cuasi a dos tiros de ballesta poco más o menos.
"Aquella nueche fixeron iguar cuatro grandes tiendes, y pela mañana en saliendo’l sol los pomos derriba les tiendes rellucíen muncho pol sol que-ys daba, y porque les iguaran con un poco d’altor paecíen muncho meyor. Los que les vieron primero foron dicí-ylo a los xueces del campu, y aquellos dixéronlo al Rei.
"Deliberó’l Rei, con conseyu de los xueces, unviar ellí un rei d’armes pa saber qué ventura yera aquella. Foi eleutu Xerusalén pa dir allá. Vistió la cota d’armes[50], y solu dafechu marchó pa les tiendes. En tando a la puerta la tienda, salió-y un caballeru ancianu cola barba mui blanca y llarga, con un gruesu bastón na mano, con ropa de velludu negro d’estáu forrao de fuines, y na otra mano llevaba unos padrenuesos[51] de calcedonies, y al pescuezu llevaba una gruesa cadena d’oru. En viendo’l rei d’armes el caballeru solu, quedó almiráu, quitó’l barrete de la cabeza y fíxo-y honor de caballeru. Y el caballeru ancianu con gran afabilidá rindió-y los saludos, sicasí nun-y faló nin-y dixo nada. Y Xerusalén díxo-y:
"—Señor caballeru, quienquiera que vós seyáis, el mio señor el Rei colos xueces del campu mandáronme venir equí pa visitavos y haber noticia de vós, si sois maestre y señor d’esta compañía, o de los otros que son capitanes; col envís de que yo pueda faer verdadera rellación, tendrévos a muncha gracia que me digáis la vuesa condición; y si yo puedo sirvivos col mio oficiu yo taré prestu a obedecer tolos vuesos mandamientos.
"El caballeru, n’oyendo por qué venía, ensin fala-y pallabra tornó a llevantar el barrete de la cabeza, abaxando un poco la cabeza, amosando que-y regraciaba tolo que dixera, y garrólu pela mano. Y primeramente metiólu nuna tienda au había cuatro caballos sicilianos mui grandes y guapos coles sielles aceraes y les brides toes doraes. Depués llevólu a otra tienda onde había cuatro cames de campu mui singulares y mui guapes.
—¿Cuála yera la singularidá d’elles? —dixo l’ermitañu.
—Señor, yo vos lo diré; en cada cama había cócedres[52] y materafes[53], y los pabellones yeren de brocáu verde, la forradura dientro yera de satén carmesino, toos bordaos d’orfebrería con batientes a esgaya que colgaben, y cuando tiraba daqué d’aire toos se ximelgaben. Y tala yera una cama como la otra, y toes d’un color y d’un xeitu ensin qu’hubiera meyoría nenguna. A los pies de cada cama taba una donciella galanamente afatada, y d’inestimable guapura; y esto faía, señor, la cama singular. Y les dos cames taben a un cabu de la tienda y les otres dos taben al otru cabu, y cuando entraben enfrente de la puerta la tienda taben cuatro escudos colgaos mui bien pintaos.
"Darréu llevólu a otra tienda y a la puerta taben cuatro grandes lleones coronaos[54]; y en viendo a Xerusalén punxéronse toos de pies; y elli hubo mui grande temor. Y prestamente tuvo equí un pequeñu paxe, y con una verga delgada dio a caún un golpe, y aína tornaron achucase en suelu. En tando dientro la tienda vio cuatro arneses mui bien febríos y bien a puntu, con cuatro espades mui bien guarníes y bien doraes. Y al cabu la tienda, un poco más de la medianía, taba una cortina de velludu verde, y vio qu’otru pequeñu paxe tiró de la cortina; y el rei d’armes vio cuatro caballeros sentaos nun bancu, y teníen enfrente los güeyos una gran toballa de filo de seda bien claro; ellos podíen ver bien tolos que taben na tienda y los otros nun podíen divisalos bien. Y teníen espueles calzaes y espades desnudes, la punta en tierra y el pomu cerca’l pechu. Desque’l rei d’armes tuvo mirando un cachu, el caballeru ancianu sacólu afuera y metiólu n’otra tienda.
"Y toes estes tiendes, que vos dixi, pela parte d’adientro yeren de carmesín y toes bordaes asina como los pabellones de les cames. En tando dientro aquella tienda vio un gran escudelleru paráu con muncha cacía d’oru y d’arxentu, y munches meses iguaes. Y nun entraba naide naquella tienda que pela fuerza o de bon aquel nun tuviera que comer y que beber; y si nun quería comer dexábenlu toos, y venía un lleón que mangábase a la puerta la tienda y nun lu dexaba salir. Munchu honor foi fechu al rei d’armes; y desque comió, que quería marchar, l’ancianu caballeru garró del escudelleru un gran platu d’arxentu que pesaba trenta y cinco marcos, doráu, y apurrió-ylu cola despidida.
"En tando’l rei d’armes delantre’l Rei, recitó-y tolo que viera, y díxo-y qu’enxamás en tola so vida nun tuviera más mieu. Dixo’l Rei:
"—Nun tien naide que s’almirar de nada que vea, desque caún ve cola so fantasía. Si son caballeros d’estima, ellos vendrán equí.
"El Rei foi oyer misa, y depués de la xinta, que yera yá hora seronda, vieron venir los cuatro caballeros. El Rei, en sabiéndolo, mangóse a la puerta la Piedra, y la Reina, sentaos l’ún cerca l’otru, y tolos estaos tuvieron de pies, y apartáronse a una parte y a la otra, fayendo cai.
"Agora, señor, recitaré a la señoría vuesa con qué magnificencia vinieron delantre’l Rei. Primero de toos veníen cuatro paxes de poca edá, con xugones toos d’arxentería, chaquetes ensin mangues trepaes fasta la cinta; y les trepes y el cuerpu bien bordáu; les calces toes bordaes de perlles mui guapes. Y caún llevaba un lleón atáu con una trayella d’oru y de seda, con grandes collares d’oru que los lleones llevaben al pescuezu; y los paxes diben primero na forma que dixi. Darréu veníen los cuatro caballeros a caballu con señes pollines dafechu blanques con guarnimientos de velludu morao y bordaos d’una divisa y d’un color; les ropes que llevaben yeren de damascu buxo, les mangues abiertes y feches a bringues, con xugones de brocáu carmesino; llevaben papafigos[55] de velludu negro; na tiesta llevaben capiellos de paya anubiertos toos penriba de planches d’oru a mou de teyeru; y sobre los papafigos llevaben grueses cadenes d’oru; los estivales[56] yeren de satén negro, coles llargues polaines que paecíen mui bien coles espueles bien doraes, y los estivales taben forraos de fina grana, y pela vuelta que faen arriba cerca’l cadril de la pierna taben bordaos de grueses perlles orientales mui fines. Los papafigos llevábenlos tan altos qu’escasamente amosaben los güeyos, coles espades ciñíes, que los sos xestos amosaben ser de grandes señores que veníen de camín. Y con verdá pue dicise que de tolos grandes señores que vinieron nun vieno nengún que con tan xentil orde viniera, nin más aceutos a toles xentes.
"En tando cerca’l Rei descabalgaron y saludáronlu cola tiesta; y a la Reina, porque ye muyer, fixéron-y una pequeña reverencia de xinoyu. Y el Rei y Reina rindiéron-yos los saludos y tornaron sentase. Y los caballeros tuvieron seguros, ensin faer nengún movimientu más de media hora, sinón mirando l’estáu y el comporte del Rei y de la Reina: y nun había naide que fora quien a conocelos, y ellos conocen munchos asina de los sos vasallos como d’estranxeros.
"Desque miraron bien a los sos deleres, acercóse ún de los paxes a ellos col lleón que llevaba por trayella, y un caballeru metió na boca’l lleón un escritu, y baxó a la oreya’l lleón y faló-y. Nun pudo saber qué-y dixo. El lleón anduvo a la escontra’l Rei y conociólu asina como si fora una persona. En viendo la Reina venir el lleón sueltu, nun pudo dexar de llevantase del llau del Rei, y toles doncielles con ella. El Rei garróla pela ropa y paróla y dixo que tornara a sentase, que nun yera de pensar nin camentar que talos caballeros vinieran a la so corte con animales qu’hubieran d’anoxar a naide. Y la Reina, más pela fuerza que de bon aquel, volvió al so llugar. Y nun yera almiración que la Reina s’espantara, que yera cosa de tarrecer.
"El lleón yera tan domésticu que nun faía dañu a naide. El lleón foi drechu al Rei cola carta que portaba na boca, y el valerosu Rei ensin llercia dala garró-y de la boca l’escritu, y el lleón prestamente achucóse a los pies del Rei. Y esti escritu yera del tenor siguiente:
Sepan por cierto toos aquellos que la presente carta vean, cómo estos cuatro frades d’armes compaecieron en presencia del senáu de Roma, y del cardenal de Pisa, y del cardenal de Terranova, y del cardenal de San Pedro de Luxemburgo, y del Patriarca de Xerusalén, y de miser Alberto de Campubaxu y de miser Ludivico de la Colonda, y requiriéronme a min, notariu pela autoridá imperial, que faiga acta pública de cómo estos son caballeros de cuatro cuarteles, esto ye a saber, de pá y de ma, de güelu y de güela; y nengún señor del mundu ye a reprochalos por llinaxe nin por títulu nengún. Y por señal de verdá afito equí’l mio acostumáu signu de notariu públicu. Ambrosino de Mantua. Dada en Roma a dos de marzu, añu mil...[57]

Cómo los cuatro caballeros hermanos d’armes, que yeren dos reis y dos duques, presentáronse delantre’l rei d’Inglaterra, y diéron-y per escrito lo que queríen.


—Cuando’l Rei vio la carta y vio que nun queríen falar, mandó que-yos respondieran per escrito. El secretariu tuvo equí aína y dio asemeyada respuesta: qu’ellos foran bien veníos nos sos reinos y tierres y na corte suya; y si daqué queríen pal so placer, honor o deleite, que lo dixeran, qu’elli fadríalo de mui bona voluntá.
"Y el Rei de la so mano punxo na boca’l lleón l’escritu, y el lleón llevantóse aína y foi al so señor. Y el caballeru garró l’escritu y lleó-yslo a los otros, y toos en xunto quitaron los barretes de la cabeza y humildáronse escontra’l Rei dándo-y gracies pol honor y la ufierta que-yos faía. Vieno l’otru paxe col otru lleón, averóse al so señor y punxo otru escritu na boca’l lleón, y fixo per aquel orde que fixera’l primer caballeru. El Rei garró l’escritu de la boca’l lleón; fixo lleelu en presencia de toos, asina como fixera l’otru, y dicía asemeyaes pallabres.

Cómo’l segundu caballeru dio al Rei’l so albalá[58] de les armes que quería faer.


Nosotros cuatro, hermanos d’armes, tando na gran ciudá de Roma, conocemos la nueva de cómo’l mui altu y mui poderosu señor rei d’Inglaterra tenía campu seguru a toos aquellos que veníen a la so próspera corte, y ensin engañu nin mal inxeniu. Y darréu que nosotros cuatro, hermanos d’armes, tamos deseosos de faer armes a toa ultranza, suplicamos a l’alteza vuesa que nos dea llicencia de faer aquelles qu’a nosotros nos seya bien visto.
"Y el Rei fixo dar respuesta n’otru escritu de que taba mui contentu y que-yos otorgaba’l sitiu, la xornada y hora qu’a ellos-yos prestara, depués que reposaran dellos díes, y rogába-yos muncho que quixeran venir al so agospiu, y fadríase-yos l’honor del qu’ellos yeren merecedores. Y de les sos manes el Rei metióla na boca’l lleón, y aquel tornóla al so señor.
"En viendo los caballeros la respuesta’l Rei y la ufierta que-yos faía, volvieron otra vuelta a quitar los capiellos de la cabeza y con una poca de reverencia humildáronse a elli. Y el Rei con xestu graciosu rindió-yos los saludos. El tercer caballeru fixo asina como los otros fixeran, y llevó un escritu del tenor siguiente.

Cómo’l tercer caballeru dio un albalá al Rei de les armes que queríen faer.


Cualquier caballeru o caballeros qu’armes a toa ultranza con nós quiera faer, venga al nuesu agospiu y atopará alló por divisa una gavia[59] de nave mangada sobre un árbol que nun tien frutu nin fueya nin flor, que tien de nome Secos amores. Al rodiu la gavia atoparán cuatro escudos dafechu pintaos d’oriflama[60], y cada escudu tien el so nome: ún llámase Valor, otru Amor, otru Honor y el cuartu llámase Menosvalir.
Y el caballeru que toque l’escudu que se llama Amor tien que combater a caballu con tela[61], con arnés d’una dobladura, y tienen que correr tanto y tan llongamente fasta qu’ún o otru tea muertu o vencíu, d’esti xeitu: que si pierde una pieza del arnés, cualquiera que seya, o dalguna tirina ruempe, nun puedan tornar adobala, enantes asina tenga que dir y cumplir les armes. Los arneses seyan ensin falsa maestría, sinón talos como s’avecen llevar en guerra guerriada.
Quien toque l’escudu que se llama Honor, ha faer les armes ensin tela, l’arnés ensin guarda nenguna nin tarxa nin escudu, nin varascudu, y la llanza o llances seyan de diecisiete palmos[62], ensin rueda[63] nin otra maestría y fierros amolaos; y si pierde la llanza o la fraya, pueda tener tantes como-y preste mentanto nun seya muertu o vencíu.
Quien toque l’escudu de Valor tenga que faer les armes a caballu con siella acerada y testera[64], con estribos desataos[65], con plates de venti llibres embaxo, una llanza sola de llargor de trelce palmos col fierru y con too, la punta de diamante, el grosor caún talu como-y preste; espada de cuatro palmos de llargor[66], una copagorxa caún a la so voluntá, un hachu d’una mano pequeñu, na cabeza una celada con babera, col envís de que la batalla más aína tome la fin pola qu’allampiamos. Y si l’hachu enriba dichu sal de la mano, pueda cobralu tantes vueltes como pueda, mas qu’otru nun-y lu pueda dar, sinón qu’elli mesmu tien que lu cobrar, si ye quien.[67]
"L’otru lleón fixo tolo que los otros fixeran; y garró’l Rei l’escritu de la boca’l lleón, y fixo lleelu. Y les pallabres d’él yeren les siguientes.

De les pallabres que contenía l’albalá del cuartu caballeru.


El caballeru que toque l’escudu de Menosvalir ha faer les armes a pie con cuatro bastones[68], esto ye a saber, llanza, daga, espada y hachu de dos manes. La llanza, quien la quiera llevar emplomada[69] pueda bien faelo, y si meyor-y paez espada aventadiza[70], que seya la so voluntá de llevala, y hayan a combatese tanto y tan llongamente fasta qu’ún de los dos quede muertu o vencíu l’otru. Y si queda sanu y ensin llexón de la so persona, que tenga que se poner en poder d’aquella dama que’l vencedor quiera y qu’ella pueda faer d’elli a la so voluntá. La muerte sedrá igual ente nosotros, perdonando de bon corazón y de bona voluntá a toos aquellos que nos ofiendan, y demandamos perdón a los qu’ofendamos[71].
"En viendo’l Rei los cuatro escritos y tolo que los cuatro caballeros demandaben, foi-yos too otorgao por él, y dixo que les cuatro empreses yeren mui peligroses, qu’estos caballeros procurábense la muerte.
"Cumplío tolo enriba dicho, fixeron reverencia al Rei y a la Reina, montaron a caballu y volvieron a les sos tiendes. El Rei dixo a un rei d’armes que fora a los cuatro caballeros y que-yos dixera qu’elli encamentába-yos qu’aquella nueche vinieran cenar con él. Y fixo cargar trenta acémiles de vitualles y de toles coses necesaries pa la humanal vida, y col rei d’armes unvió-yoslo.
"En viendo los cuatro caballeros la bona voluntá del Rei, regraciáron-ylo enforma, y per escrito respondiéron-y qu’al presente nun aceutaríen donativu de persona del mundu nin se daríen a conocer fasta en cumpliendo les sos armes; y esto nun lo faíen por disgustu de la so alteza sinón por cuantes lo teníen en votu; y que-y daben infinites gracies. Y nun quixeron garrar nada. Al Rei nun-y prestó un res cuando vio tornar les acémiles encorropinaes, y la respuesta que dieran.
"Darréu, señor, los cuatro caballeros aquella nueche fixeron emparamentar mui ricamente la gavia de la nave, y al rodiu la gavia punxeron los cuatro escudos con un escritu que dicía: Cualquier caballeru o caballeros que vengan a tocar estos escudos, tienen que llevar un escudu coles armes pintaes d’aquel caballeru que quiera faer les armes; y aquel escudu nun pueda llevalu sinón dueña o donciella o rei d’armes, heraldu o porsavante; y con aquel escudu tienen que tocar nel escudu de la gavia según les armes que quiera faer, y dexar aquel escudu al llau del otru.
"A otru día foi muncha xente pa ver el gran estáu y magnificencia que teníen, y a tolos que diben allá dáben-yos de xintar mui copiosamente a la real manera. Y los sos compradores nada que compraran lo pagaben sinón con moneda d’oru, y si sobraba daqué dexábenlo, que nun lo queríen, que nun queríen que tocaran moneda blanco.
"El día siguiente pela mañana foron al agospiu’l Rei pa oyer misa con elli, y vinieron divisaos d’otra manera, esto ye, con ropes de brocáu carmesino forraes de papalbines, llargues fasta’l suelu, con papafigos d’otru color mui bien bordaos de grueses perlles, con capiellos fechos a mou de Turquía, con cintos d’oru macizo, con padrenuesos de calcedonies que caún llevaba nes manes mui gruesos y mui guapos. Y veníen a pie colos cuatro lleones que-yos faíen compañía; y cada lleón llevaba na boca unes hores[72] mui bien guarníes. Y tuvieron nuna gran sala per un bon cachu esperando que’l Rei saliera de la cámara.
"Cuando’l Rei los vio quedó mui contentu pola so venida. La Reina salió, y el Rei díxo-y que garrara los dos caballeros, qu’elli garraría los otros dos, qu’él conocía que yeren señores de muncha autoridá y estima. El Rei garró los dos peles manes, y la Reina los otros dos; y el Rei y la Reina diben en mediu, y los de la Reina garráronla del brazu, y asina foron toos fasta la ilesia, y enantes qu’entamaran la misa, el Rei díxo-yos:
"—Yo nun sé l’honor que vos pueda faer, por nun saber vós quién sois, y muncho me prestaría, pues nun queréis davos a conocer a min, que preste a caún de vós garrar el sitiu según l’estáu nel que nuesu señor Dios vos punxo: si sois reis, garrái’l sitiu del que los reis son merecedores, y si sois duques por un igual, o de cualquier otru estamentu, qu’he faevos el más honor que seya quien.
"Y ellos, cola cabeza baxa, regraciando al Rei l’honor y profertes que-yos faía, nun quixeron dicir nada de pallabra nin per escrito. Con too esto, el Rei mandó que los fixeran sentase los primeros de toos cabo l’altar, y los lleones ellí cabo d’ellos, y garraron les hores a los lleones de les boques, y dixeron les sos hores. En siendo dicha la misa, tornaron les hores a los lleones y punxéronse en compañía del Rei y de la Reina. Desque tuvieron dientro la Piedra taben mirando aquella magnificencia de los estaos y afatamientos que dientro la Piedra había, y prestó-yos muncho ver cómo aquelles muyeres de plata llanzaben agua y vinu peles tetes y pela natura; y taben mui almiraos, diciendo con señales y per escrito qu’esto taba fecho col mayor orde y sutil inventiva qu’enxamás ellos nun vieran. Y por muncho que’l Rei-ys rogara, nun quixeron quedar pa xintar con él, y despidiéronse y volvieron al so agospiu.
"Agora tien que saber la señoría vuesa que n’acabando los cuatro caballeros de dar los cuatro escritos el primer día que vinieran, darréu qu’ellos partieron de delantre’l Rei, Tirán, secretamente, que nengún de tola compañía nun sintió nada, entró dientro la ciudá y consiguió cuatro escudos y fixo pintalos toos aquella nueche, cada escudu del so color, y fixo pintar nún les armes de so pá, en segundu fixo pintar les armes de so ma, en tercer escudu fixo pintar les armes de so güelu, en cuartu fixo pintar les armes de so güela[73]. Y nesti cachu nel que los escudos se pintaben, vierais que munchos caballeros axuntábense de cuatro en cuatro por querer combatelos. Equí habíalos de Francia, d’Italia, d’Aragón, de Castiella, de Portugal y de Navarra; nos qu’había mui bonos caballeros esperimentaos n’armes que queríen lliberalos[74] y munchos poníenlo per obra. Y el duque de Clarenza, y el príncipe de Gales, y el duque d’Exeter y el duque de Bedford, estos cuatro fixeran concordia de querer combatelos. Y de la nuesa compañía, que nun quiero escaeceme, roguemos a Tirán, pues elli fixera armes y llibrárase de los peligros de la muerte, qu’escoyera a cuatro de nós de los más dispuestos de tola compañía, darréu que toos tábemos en delda de parentescu y mayor n’amistá; él respondió que taba mui contentu, y fixo lo contrario[75].
"Cuando los escudos acabaron de pintase, Tirán axuntó toles doncielles y les más galanes y de mayor dignidá, y apurrió a caúna un escudu. Y axuntó l’estáu de los caballeros, y con munches trompetes y ministriles pasemos delantre l’estáu’l Rei. En viendo’l Rei los cuatro escudos entrugó de quién yeren; dixo un heraldu:
"—Señor, de Tirán el Blancu y de la so compañía.
"En viendo Tirán el Rei, descabalgó y xubió au’l Rei y la Reina taben, y suplicó-y que-y prestara a la maxestá suya da-y llicencia que con tou aquel estáu pudiera dir a tocar los escudos pa llibrar aquellos caballeros de la fuerte empresa que llevaben. El Rei quedó mui contentu por dos coses, la primera porque Tirán y los de la so compaña yeren valientes homes, la segunda porque tan llueu atoparan na so corte caballeros que los lliberaran.
"Y Tirán foi tan aína por dulda de qu’otros nun aballaran a tocar los escudos, qu’escasamente tuvo tiempu de faer pintar cuatro banderes grandes que llevaba y cuatro cotes d’armes pa dos reis d’armes, un heraldu y un porsavante. Y con tou aquel trunfu fomos fasta les tiendes de los caballeros.
"Cuando ellos sintieron les trompetes y venir tanta xente, quedaron mui almiraos de cómo tan aína atoparan lo que buscaben, que nun pasara sinón un día natural del día que llegaran. Los cuatro caballeros salieron de la tienda mui bien afataos, sicasí en tou momentu llevaben los papafigos pa nun ser conocíos; y fixeron abaxar un poco la gavia pa que les muyeres pudieran tocar. La primera de toes que tocó foi la guapa Inés, y tocó l’escudu del Amor, si bien tenía más cerca los otros escudos, sicasí ella foi lleendo les cartes y nun quixo tocar sinón Amor. Doña Guiumar, fía del conde de Flandes, nun quixo tocar sinón l’escudu de Valor. Casandra, fía del duque de Provenza, nun quixo tocar sinón l’escudu de Menosvalir. La Guapa ensin par, fía del duque d’Anjou, quedó contenta de tocar nel escudu d’Honor. En tocando toes, colgó caúna l’escudu que llevaba al llau d’aquel escudu que tocara; y asina taben toos per orde, que’l caballeru que venciera tenía que se llevar lo so y lo del otru, qu’asina taba ordenao.
"En siendo colgaos los cuatro escudos, los cuatro caballeros descabalgaron les cuatro galanes dames que llevaran los escudos, y caún garró la suya del brazu y toos descabalguemos y lleváronnos dientro la tienda au taben les cames. Y dixo ún de los caballeros a la guapa Inés per escrito:
Pola mio fe, mio dama, si vós en camisa tuvierais achucada nesta cama, y les otres por un igual, toa una nueche d’iviernu, yo bien pudiera dicir qu’en tol mundu nun s’atoparan cuatro cames más singulares.
"—A vós, caballeros, nun vos fai falta la compañía nuesa —dixo la guapa Inés—, que yo veo ellí cuatro xentiles dames que na nueche fáenvos compañía, polo que nun vos cal allampiar por más.
"—De lo bono escueye tol mundu lo meyor —dixo’l caballeru[76].
"Y aína tuvo equí la collación mui grande y abondosa de munches menes de confites. Y pa partir, el caballeru apurrió a la guapa Inés unes hores mui singulares y de ricu guarnimientu. L’otru caballeru apurrió a doña Guiumar un brazalete la metá d’oru y mediu d’aceru con bien de diamantes y otres piedres fines. L’otru caballeru apurrió a Casandra una culiebra dafechu d’oru que mordíase nel rabu, mui rica de piedres precioses, y que tenía los güeyos de dos gruesos rubinos. La Guapa ensin par tenía los cabellos mui roxos y mui llargos: apurrió-y un peñe tou d’oru l’otru caballeru, y non de menos estima que les otres xoyes. Y a los reis d’armes, heraldos y porsavantes, y trompetes y ministriles, mil nobleces a caún. Y en nengún momentu quixeron dexar les doncielles fasta en tando nel estáu de la Reina, que taba naquel casu col Rei. Y el Rei recibiólos con munchu honor y afabilidá. Y tando delantre’l Rei, los cuatro caballeros con un escritu suplicaron al Rei y a los xueces del campu que cerca de les sos tiendes pudieran faer una lliza nueva, por cuantes na qu’ellos teníen yá fecha, tantos homes morrieran, que nun yera sinón sepultura de caballeros, y el Rei colos xueces tuvieron mui contentos de que se fixera.
"Recibida la respuesta, algamaron llicencia del Rei y volvieron, y ordenaron darréu faer la lliza.
"Y cada día, señor, camudaben de vistidures de gran estima y de nueva mena. Y puedo bien dicir a la señoría vuesa que munchos grandes señores quedaron descontentos con Tirán por entamar de faer estes armes, darréu que queríen faeles ellos.
"Desque la lliza foi fecha y los caballeros reposaron, punxeron un escritu a la puerta la Piedra, que dicía que’l caballeru que tocara l’escudu d’Amor tenía que tar nel campu’l tercer día. Y Tirán había díes que taba n’orde esperando cuándo lu demandaríen.
"En viniendo’l día asignáu, Tirán axuntó toles sos doncielles con tol estáu de los caballeros, y foi con toles acostumaes gales. Y el Rei y la Reina taben yá en campu enriba los cadafalsos.
"Cuando Tirán llegó, atopó un caballeru nel cabu de la tela, y recibíu Tirán polos fieles, trancaron la puerta la lliza, y punxéronlu nel otru cabu de la tela. En sonando la trompeta, los caballeros firieron los caballos coles espueles y fixeron munches carreres de mui guapos alcuentros. El caballeru alcontró a Tirán nuna carrera y firiólu sobre’l riestru, esbarió y nun garró y esnidió al guardabrazu drechu, y llevó-ylu dafechu con munchu algodón del xugón que la punta de la llanza arrincó; d’esti golpe Tirán ablayó muncho. La otra carrera tornó alcontralu arriba na xarnera del elmete[77]; y si dos didos más abaxo lu alcontrara, de mil vides nun tenía una; y ellí au lu alcontró garrólu na xarnera, y la llanza nun frayó y sacólu de la siella y cayó en suelu. Tirán tornó a caballu lo más aína que foi quien. Ye verdá que Tirán fixera dos alcuentros nel guardabrazu esquierdu y desiguára-ylu un poco ellí onde veníen cuasi los más alcuentros. Y a la otra carrera que fixeron, Tirán volvió alcontralu naquel guardabrazu y rompió’l cueru per onde pasen les tirines, y tenía’l guardabrazu atáu pela parte d’adientro con una cuerda de seda tan gruesa como’l didu, y les tirines nun pudieron romper porque yeren de corazón de cáñamu crudo[78]; y el guardabrazu cayéra-y dafechu de nun ser pol gordón de seda; y d’otra parte dába-y gran impidimentu porque percima taba desfechu, que pocu útil-y faía. Asina fixeron munches carreres, qu’a ún faltába-y el guardabrazu drechu y al otru l’esquierdu.
"La fortuna foi favorable a Tirán, qu’alcontró otra vuelta naquel sitiu mesmu’l caballeru y garrólu un poco altu, y desque les llances yeren grueses, llevó-y el brazu, que-y cayó sobre’l pescuezu’l caballu, y que nun yera a valise d’él porque los güesos taben rotos. Y el miserable caballeru tovía quería faer armes y que-y amarraran el brazu; y l’espíritu falló-y, que nun pudo más pol munchu sangre que perdía. Dio-y un espasmu y quedó dafechu yertu na siella, que nun foron a descabalgalu sinón cola siella en xunto.
"Tirán volvió, armáu asina como taba, ensin quitar l’elmete de la cabeza. Y llueu l’otru caballeru dio un escritu al Rei que naquella hora mesma quería combater. Y los xueces del campu dixeron que nun frayaríen por nada les ordenaciones del campu, que naquel día nun podíen faese dos muertes, nin en tola selmana podíen entrar en campu sinón los díes que foran eleutos pa faer armes en lliza a toa ultranza, y si eso nun-yos venía bien, que teníen llibertá de marchar nel momentu qu’a ellos-yos petara.
"—¿Agora que nos mataron un caballeru, el nuesu frade d’armes, dicen que marchemos? O toos morremos ellí o toos vengaremos la muerte d’esti —dixeron los tres caballeros.
"El Rei fixo munchu honor a la sepultura del muertu caballeru, asina como faíen a tolos otros. Cuando lu llevaben a enterrar, los tres caballeros vistiéronse d’encarnáu con ropes de grana, y tolo que llevaben yera bermeyo, significando vengación; y ensin llorar nin faer nenguna señal de tristura.

Cómo Tirán entró en campu colos tres caballeros, ún tres d’otru, y de toos foi vencedor.


—En llegando’l día que s’asignara pa faer la batalla, Tirán armóse tan secretamente como foi quien. Nesti fechu nun piense la señoría vuesa que tolos de la nuesa compañía lo supiéramos sinón tres de nosotros, parientes de Tirán, y un sirvidor suyu antiguu. Tirán fixo llevar les banderes y sobrevestes pa elli y pa los reis d’armes y heraldos, de les armes de so güelu, que les primeres foron de la güela; y bien armáu xubió sobre’l so caballu emparamentáu. Esti caballeru que ta equí[79] quedó trancáu dientro una cámara porque Tirán rogó-ylo muncho, y toos cuidaben que yera él.
"Tirán foi acompañáu de la manera acostumada como enriba se dixo; en tando dientro la lliza yá atopó un caballeru del escudu d’Honor. Y habíen a correr ensin tela y con arnés ensin guarda nenguna. Pocos alcuentros fixeron ún y l’otru, que nun rompieron sinón cinco llances. La oncena carrera Tirán llanzó la so llanza y demandó que-y dieran una más gruesa, y con aquella alcontrólu tan fuerte que la llanza nun quixo tener piedá de nengún, y pasólu pela otra parte, que la llanza rompió bien. Y nel pasar que Tirán fixo cola llanza en riestru, al voltiar que’l caballu fixo, la llanza voltió al revés y fíxo-y mui grande dañu, que-y abrió muncho la mancadura, que nun lo fixera si la llanza frayara. Sicasí asina había ser, que’l probe caballeru cayó al suelu, y cola agonía la muerte glayaba fuertemente.
"Tirán descabalgó aína, tiró de la espada y púnxose cabo d’elli, que si quixera llevantase firiéralu cola espada, matáralu o fixéralu desdicise o dase por vencíu, según ye práutica nes armes a toa ultranza. Y Tirán entrugó-y si quería faer más armes, y l’otru taba más muertu que vivu.
"Los xueces del campu amiyaron del cadafalsu y dixeron a Tirán qu’él podía bien marchar ensin perxuiciu nengún suyu. Y Tirán asina armáu como taba volvió montar a caballu y volvió al so agospiu, que naide nun pudo conocer que fora elli, enantes tolos de la compañía y los de la casa’l Rei pensaben qu’esti fora’l que tuviera asignáu l’otru día pa faer la batalla.
"El día asignáu pal tercer caballeru del escudu de Valor tuvo en campu, y el Rei y la Reina. Tirán entró pel campu pel orde avezáu, y cuando la trompeta tocó, los xueces mandaron que los dexaran dir, y ellos con ánimu esforciáu de caballeros foron ún escontra l’otru coles espades nes manes, qu’asemeyaben dos lleones, y llevaben los pequeños hachos na aniella del arzón de la siella. Combatiéronse primero coles espades mui fieramente, que yera daqué mui guapo de ver. Ye verdá que Tirán tenía’l caballu muncho más llixeru que l’otru y amosábase muncho meyor al paecer de les xentes. Averáronse mui cerca l’ún del otru, y Tirán tiró-y una estocada cola espada debaxo’l brazu, que-y fixo una gran mancadura. En viendo Tirán que perdía munchu sangre, garró aína la espada na mano de la rienda y sacó l’hachu y entamó a solmena-y golpes mui fieros. En viendo’l caballeru que pintaba mal el xuegu, quixo faer asina como fixera l’otru[80], quixo tornar a la vaina la espada y nun yera quien: qu’un home armáu abondo tien que faer en ser a estoyar la espada. Y nesti cachu qu’él taba embaecíu n’estoyar la espada, Tirán dába-y tan escomanaos golpes que lu faía tar muncho más embaecíu. El caballeru tuvo que poner la espada embaxo’l brazu y quixo garrar l’hachu, y Tirán túvolu tan cerca y soltába-y tantos mortales golpes que nun yera a garrar l’hachu, y tanto como garraba del antebrazu o del guardabrazu, tanto-y quitaba; que verdaderamente, señor, la más mala arma ye de toes una per una. Tirán dio-y tres o cuatro golpes sobro la cabeza, qu’atorollólu tanto que de nenguna manera foi a sacar l’hachu del arzón de la siella; tenía la espada sol brazu pa nun la perder; y nun yera a voltiar el caballu. Elli amosaba que nun yera duechu nes armes; y talos como estos muerren avergoñaos porque nun conocen la práutica nin l’estilu de les armes. Y al paecer del Rei y de tolos otros, ensin faer defensión nenguna, morrió mui desventuradamente y non como caballeru. Y tantos golpes-y dio Tirán sobre’l brazu, que lu tenía llanzáu sobre’l pescuezu’l caballu, que nun lu podía alzar. Y el postrer golpe que-y dio foi sobre la cabeza, que tola celada encloyó-yla dientro la cabeza, que fíxo-y salir el cerebru pelos güeyos y peles oreyes, y cayó muertu del caballu.
"Y a Tirán, cola voluntá de los xueces del campu y de los fieles, abriéron-y la puerta’l campu, y les doncielles yá esperaben pa recibilu, porque vieran muertu l’otru caballeru, y recibiéronlu con muncha allegría y acompañáronlu con munchu honor fasta’l so agospiu. Sicasí Tirán nun quixo desarmase la cabeza por nun ser conocíu. Afatóse mui bien, y tan secretamente como foi quien mecióse colos otros caballeros.
—Bien foi mala suerte —dixo l’ermitañu— morrer asina tres caballeros. Vamos ver el cuartu qué fin tuvo.

Cómo Tirán venció’l cuartu caballeru.


—Señor, la señoría vuesa tien que saber qu’esta batalla había faese a pie. Y el día asignáu ellos entraran los dos na lliza, presentes el Rei y la Reina, los xueces del campu y tolos grandes señores que na corte taben. Y combatiéronse mui fieramente, y vinieron a abrazase, y por fuerza ún y l’otru dexaron cayer los hachos y tiraron de les dagues, que de les espades nun podíen sirvise: tan abrazaos taben. Y cortáronse les cuerdes de seda coles que los bacinetes taben ataos.
—¡Cómo! —dixo l’ermitañu— ¿Y tan poco saben Tirán y los otros, qu’aten con seda’l bacinete?
—¿Con qué pue atase meyor —dixo Diafebo—, asina Dios vos dea llonga vida nesti mundu y paraísu n’otru?
—Mio fíu —dixo l’ermitañu—, nel tiempu de la mio mocedá, nun ye qu’avezara a llevar nin faer armes, mas tuvi dellos díes con un caballeru que sabía muncho de les armes, y vilu combater en lliza a toa ultranza, y elli morriera naquella ocasión de nun ser pol gordón de seda que llevaba. Y agora vos diré, mio fíu, cómo tien que se faer. Garrái filo de fierro[81] d’aquello que ponen nos candiles, que dóblase pa toes partes, y cubríilo dafechu de seda a manera de gordón, y por fuerte que lu atéis en tou momentu cede y dóblase per aquella parte que queráis, y si quieren cortalu nun son quien; la seda podríen cortalo, mas non el fierro. Y esti ye bon secretu nes armes[82].
—Agora vamos ver la fin de la batalla. Si vos presta, señor, diré a la señoría vuesa que tando ellos asina abrazaos y los gordones de los bacinetes cortaos, diéronse bien de golpes ún al otru, y los dos cayeron en suelu y llevantáronse como valientes caballeros, y tan aína como tuvieron de pies tornaron les dagues a les vaines y tiraron de les espades, y volvieron a la batalla mui aspra y cruel: que’l caballeru tenía gran desesperación polos tres hermanos d’armes que-y mataran, y faía mui gran esfuerzu. Y Tirán esforzábase por nun perder el violariu[83]: que tantes armes faíen los dos caballeros que tolos miradores taben almiraos, y prestába-yos que tala batalla nun viniera a fin col envís de que nengún d’ellos morriera. Y volvieron abrazase otra vuelta y tuvieron que llanzar les espades y venir a les dagues, y puedo bien dicir, señor, que nengún de los dos caballeros nun foi mancáu en cuerpu, sinón en pescuezu y na cabeza, debaxo’l bacinete; darréu que’l bacinete taba floxu, poníen les dagues debaxo la falda’l bacinete y ellí mancábense malamente. Depués volvieron cayer otra vuelta. Y el caballeru llevaba l’arnés de les piernes de papel engrudao anubierto de fueya d’arxentu, que propiamente paecía arnés de pierna y de cadril[84], y pela parte d’atrás llevaba cueru de güe clavao col petu, y diba mui llixeru, que tenía mui grande ventaya. Sicasí, cola valentía que teníen los dos, volvieron llevantase otra vuelta y tornaron a faer armes, mas taben mui impidíos ún y l’otru, que nun podíen dase tantos golpes como recibieron, polos bacinetes que teníen desataos, que turbába-yos la vista, que nun yeren a vese bien; sicasí’l caballeru tanto s’estrechó con Tirán que fíxolu cayer en suelu, y Tirán túvolu tan fuerte abrazáu al cayer que tuvo que lu siguir, y los dos cayeron al suelu. Y Tirán dio tan gran golpe en suelu cola tiesta, que’l bacinete salió-y tres pasos lloñe, y atopóse más llixeru que de mano, y por temor de morrer fixo’l so poder de llevantase enantes que l’otru; y foi-y bien mester, que cuando Tirán tuvo de pie l’otru tenía les manes y les rodiyes en suelu pa llevantase, y Tirán, que llevantóse más prestu y vio que l’otru taba yá p’alzase, dio-y coles manes un gran emburrión y fíxolu cayer de la otra parte, y teníalu tan cerca que nun lu dexaba ximelgase, y púnxo-y los xinoyos sobre’l cuerpu pa querer quita-y el bacinete. El caballeru, que taba en suelu, sintió que Tirán tenía-y les rodíes enfrente’l pechu, voltió’l cuerpu dafechu, y l’arnés de Tirán col arnés del otru esmució, que Tirán nun pudo tenese y cayó a la otra parte, y los dos bregaron por llevantase primero. La suerte y la fortuna quixeron echar un gabitu a Tirán: desque’l bacinete-y cayera atopóse muncho más llixeru que l’otru, y llevantóse más aína, lo que-y valió muncho.
"Señor, yo teo compasión de la muerte d’estos cuatro caballeros hermanos d’armes qu’asina morrieron, y esti enxamás quixo dase por vencíu sinón que quixo morrer mártir d’armes. Y, señor, Tirán hubo grandes ventures porque ye mui duechu nes armes y más tien inxeniu que non puxu; y la mayor virtú que tien ye que-y dura muncho l’aliendu, que si combate de la mañana a la tarde, y ta tol tiempu armáu, enxamás se pierde pol aliendu.
—Esa ye la principal virtú que’l caballeru qu’ha faer armes pue tener —dixo l’ermitañu—. Vamos ver vós, caballeros que sois xóvenes y sabientes nel exerciciu les armes, ¿qué estimaríeis más: ser fuerte y non duechu nin inxeniosu, o mui duechu ya inxeniosu y non fuerte?[85]
Ente aquellos caballeros qu’ellí había hubo munches opiniones. Darréu entrugó-yos qué quedríen más:
—¿Entrar en batalla concordada, igualmente armaos a caballu, espada ensin espueles, o espueles ensin espada y qu’asina tuvieran que vos combater? Y dígovos ciertamente que yo vi faer tales batalles. Entá vi yo faer otra batalla delantre’l duque de Milán y metióse na eleición de dos caballeros que queríense mal, a caballu ún y l’otru a pie, armaos igualmente con armes defensives; el del caballu llevaba espada sola ensin otres armes ofensives, y el d’a pie llevaba llanza con un puñal: ¿cuála d’estes escoyeríeis si forais requeríos?... Agora vamos dexar esto —dixo l’ermitañu a Diafebo—: dicíime si Tirán fixo otres caballeríes nesti honrosu pasu d’armes a toa ultranza.
—Señor, yo vos lo diré —dixo Diafebo—: depués qu’estos cuatro caballeros foron muertos vieno un caballeru que-y llamaben Villaformosa, pervalentísimu caballeru, y natural d’Escocia; un día tando na corte, en presencia del Rei y de la Reina, dixo a Tirán les siguientes pallabres.

Cómo un caballeru nomáu Villaformosa requirió de batalla a Tirán.


"—Caballeru virtuosu, la vuesa ínclita fama resplande per tol mundu de muncha bondá y xentileza. Y yo, oyendo aquella, vini de la mio tierra dexando’l sirvir del mio rei y señor, aquel que señoria Escocia; y la causa de la mio venida ye por cuantes yo, departiendo un día, polos mios pecaos, con una señora que tien la mio ánima cativa, nun quixo almitime la mio demanda nin concedeme’l perdón, sinón que con crueldá díxome qu’enxamás me falaría mentanto nun combatiera y venciera en campu zarráu a toa ultranza a aquel caballeru que tanta gloria nesti mundu supiera ganar[86]. Y darréu que vós, Tirán, sois aquel a quien la mio señora me remite, requiérovos pola orde que recibiestis de caballería que me queráis almitir la mio demanda a toa ultranza a caballu y con bacinete ensin careta; les otres armes divisáiles vós na manera que vos seya bien visto, que pues yo divisé una parte, que vós diviséis la otra, y esto tendrévos en muncha gracia."
"Nun tardó en responder Tirán en manera d’asemeyaes pallabres:
"—Caballeru, a min paezme que la vuesa demanda ye más voluntaria que de necesidá[87]; y aconséyovos que la dexéis pa tiempu de necesidá, que la batalla a toa ultranza ye fuerte y de mala dixestión. Y darréu que yo nun to sanu de la mio persona, que les mancadures que teo nun tán bien guaríes, encamiéntovos que pola vuesa bondá y xentileza busquéis otru caballeru, de los qu’atoparéis nesta próspera corte tantos y de tanta virtú que contentaránvos a tol vuesu deséu.
"—Bien pudiera ser lo que vós dicís —dixo’l caballeru—, mas, ¿qué puedo faer, que la mio señora nun ta contenta si nun combato con vós, y otru nun quier sinón a vós? Y si por temor de muerte tais por nun vos combater conmigo, equí delantre de la maxestá del señor Rei úfrovos davos una pieza d’arnés de ventaya[88], sacantes la espada.
"—Yo por salú de la vuesa persona quería escusame de venir a batalla con vós —dixo Tirán—, pero pues tanto me forzáis y me requerís, nun quixera que pensaran los bonos caballeros que por cobardía dexo de faelo. Yo to contentu col sofitu de la divina Bondá de lliberavos[89], y aceuto la vuesa batalla y recuesta. Y darréu qu’entamestis a divisar una parte de les armes, yo dovos llibertá, magar me perteneza[90], que vós les diviséis toes a tou útil vuesu[91]. La pieza d’arnés qu’ufiertáis dame, yo nun la aceuto. Y abúltame nel vuesu falar que nun vos tocó trementina ferviendo[92].
"—Agora pues tamos concordes de la nuesa batalla —dixo’l caballeru—, vós, Tirán, tenéis que me xurar y faer sagramentos equí, en presencia de la maxestá del señor Rei y de la señora Reina y de los bonos caballeros qu’equí tán, de nun aceutar recuesta de nengún otru caballeru nin faer armes nengunes, darréu que llixeramente podría siguise ser mancáu o baldáu de dalgún de los vuesos miembros y la batalla por vós aceutada nun podría venir a aquella fin por min tan allampiada.
"Y Tirán en presencia de toos fixo’l xuramentu. Y dau cumplimientu a too, el caballeru despidióse del Rei y de la Reina y de tolos de la corte, y tornó a Escocia. Y suplicó a la reina d’Escocia que fora de la so mercé que-y quixera asegurar el campu y dexar venir la batalla a fin según fora concordada ente ellos. Y la Reina graciosamente-y lo otorgó, tene-y el campu seguru dientro cuatro meses desque la citación foi presentada, pa que Tirán tuviera tiempu abondu de ser guaríu.
"Señor, Tirán unvió aquel sirvidor que tantu tiempu-y sirviera y sabía de los sos secretos más que tou otru, y unviólu a casa de so pá y so ma porque-y faltaba’l dineru pa ponese n’orde de les coses necesaries pa dir a Escocia a faer la batalla.
"Y en tando en puertu de Dover pa pasar la mar, atopó ellí tolos sirvidores de los cuatro caballeros que Tirán matara, que taben esperando una nave que tenía que partir aína, pa pasar a tierra firme.
"En tando toos recoyíos, el sirvidor de Tirán fixo amistá colos otros, y falando de los cuatro caballeros muertos supo cómo l’ún yera rei de Frisia y l’otru’l so hermanu’l rei de Polonia; quedó mui almiráu y sintió mui grande alteración pola muerte’l rei de Frisia, que yera’l so señor natural, y entamó faer gran duelu, llamentándose pola so desventura, y con llárimes que pelos sos güeyos abondoses corríen, con voz piadosa dicía llorando:
"—¡Oh triste y desventuráu de min! ¡Y qué mala suerte tuvi, que con sofitu míu fora armáu caballeru quien mató’l mio señor natural! Bien foi mala suerte mía qu’hubiera a sirvir yo tal caballeru. ¡Oh fortuna!, ¿y por qué permitiesti qu’un tan escelente señor como yera’l rei de Frisia, el mio señor, que vasallu de so, inocente de tala culpa, fora participante na so muerte dolorosa?
"Estes y otres asemeyaes pallabres dolioses y de muncha compasión dicía’l sirvidor de Tirán, que llamábase Maldonáu, que tolos que taben na nave taben almiraos poles grandes llamentaciones qu’esti probe xentilhome faía. Y duró tanto que pervieno a anuncia d’aquel caballeru ancianu que yera mayordomu de los cuatro caballeros muertos, que taba dientro la nave trancáu nuna cámara llorando la so desventura. Y salió de la cámara con tol so duelu y apartó’l sirvidor de Tirán a una parte y encamentó-y que-y dixera por qué faía tan estremu duelu.
"—Señor —dixo’l xentilhome—, yo so vasallu del rei de Frisia, y teo pá y ma na so tierra, y de mui poca edá salí del so reinu y pasé pa la mio suerte y pa la mio desventura a Bretaña. Atopéme en servitú d’esti caballeru, que nunca enxamás yo lu conociera, por causa de yo ayuda-y a armar y faer les banderes, les sobrevestes, y faer pintar los escudos y toles coses necesaries pa la batalla desigual. Qu’un caballeru solu hubiera a faer morrer dos reis y dos duques, n’especial al mio señor natural, esti ye’l dolor que más m’atribula cuando pienso que con engañu lo fixo.
"El caballeru ancianu, cuando vio falar asina’l xentilhome, metiólu dientro la so cámara y quixo saber tol fechu cómo pasara; n’oyendo tolo qu’aquel dicía, díxo-y:
"—Amigu, ruégovos, si amáis el vuesu señor natural, que marchéis conmigo y dexéis el serviciu de Tirán.
"Y el xentilhome, pola fidelidá, amor y voluntá que tenía a la patria d’au yera natural, dexó de dir a Bretaña. En tando na tierra firme marchó col caballeru, sicasí fíxose con un home y pagó-y bien, que llevó les cartes de Tirán a Bretaña.
"En llegando’l caballeru col criáu de Tirán a la mayor ciudá de Frisia, atoparon tolos de la ciudá y del reinu mui adoloríos pola muerte’l so rei y señor.
"Y pela rellación d’aquel y del caballeru ancianu vieno’l casu a anuncia d’un caballeru, que tenía de nome Kirieleisón de Montalbán, que venía de natura de xigantes, desque yera de mui grande estatura, perfuerte y animosu más que tou otru, y ciertamente yera un valentísimu caballeru[93]. Y esti dixo en presencia de toos qu’esti fechu nun pasaría ensin condigna punición del mal caballeru Tirán. Y aína ordenó una carta y garró un rei d’armes que tenía de nome Flor de Caballería[94], y una donciella que foi pa falar, y el rei d’armes pa obrar. Metiéronse dientro una nave y, bien acompañaos, pasaron a Inglaterra. En tando delantre’l rei d’Inglaterra, la donciella con voz esforciada dixo glayando.

Cómo Tirán foi retáu de casu de traición por una donciella en presencia’l Rei.


"—Oh, Rei perprudente y de gran escelencia, yo vini equí énte la maxestá tuya pa poner reclamación y demanda contra un falsu y reprobáu caballeru, que faise llamar Tirán el Blancu, y los sos actos son bien negros[95], y si ta equí, venga alantre, que yo diré-y cómo él con gran traición y maldá y con armes disimulaes y con gran engañu[96] mató coles sos falses manes dos reis y dos duques y d’esto nun habrá un mes cumplíu."
"—¿Cómo pue ser, donciella —dixo’l Rei—, lo que vós dicís? Que Tirán hai cerca un añu que ta na mio corte y nun vi nin supi que fixera tales coses como vós-y incrimináis, n’especial de casu de traición.
"Taben ellí dellos parientes de Tirán que queríen satisfae-y, y el Rei dixo que callaran, que nun permitiría que naide falara. Pues Tirán taba ellí, que lu fixeran venir, qu’él quería saber esti casu de traición cómo yera.
"Y aína foron dicí-ylo a Tirán, qu’atoparon entá na cama, que nun se llevantara, desque por mor del munchu sangre que perdiera y poles mancadures qu’inda nun taben bien guaríes nun se llevantaba demasiao ceo por dar reposu al cuerpu, y poro, él nun s’atopó col Rei naquella hora que diba oyer misa. Y dixéron-y que viniera una donciella delantre’l Rei y la Reina, que lu retaba de traición.
"—¡Ah, válgame Santa María —dixo Tirán—, enxamás en tola mio vida pensé faer casu de traición! ¿Cómo pue ser qu’esta donciella viniera tan mal informada contra tola verdá a empobiname tan feu crime?
"Y mui aína vistióse ensin acabar d’abrochase, y fíxose dar un mantu tou bordáu de perlles y d’orfebrería, darréu que-y dixeran que venía cola donciella un rei d’armes[97]. Y con aballaos pasos foi au’l Rei taba, qu’esperábalu a la puerta la ilesia, y con ánimu esforciáu de caballeru dio entamu a tal falar.

Cómo Tirán s’escusó de pallabra del casu de traición en presencia’l Rei y aceutó la carta de batalla unviada por Kirieleisón de Montalbán


"—Señor, ¿quién ye’l que m’incrimina de casu de traición? Yo to equí col envís de defender el mio drechu, el mio honor y la mio fama."
"La donciella averóse a él, y conoció que yera Tirán el Blancu, y díxo-y:
"—¡Oh, traidor y mal caballeru, desigual na orde de caballería, espardedor del sangre real, que con armes falsificaes y d’engañu matesti coles tos propies manes crueles dos duques y dos hermanos reis, l’ún de Frisia y l’otru de Polonia! Y de tales muertes nun pues escusate ensin gran nota y punición cruel na to reprobada persona.
"Faló’l Rei y dixo:
"—Donciella, asina Dios me salve la vida, yo nun sé nin conocí que vinieran reis al mio reinu nin menos a la mio corte.
"—¿Y cómo, señor? ¿Nun recuerda la maxestá vuesa hai pocos díes —dixo la donciella— cuatro caballeros, hermanos d’armes, que nun queríen falar y llevaben con ellos cuatro lleones coronaos?
"—Sí —dixo’l Rei—, alcuérdome bien. Mas sobre la nuesa fe real enxamás d’ellos pudi saber quién yeren nin de qué tierra; que si yo supiera que yeren reis y a la mio corte vinieran, enxamás consintiera que fixeran armes voluntaries a toa ultranza, darréu que’l peligru ye pergrande y nun tien que ser dao a reis faer armes voluntaries n’especial a toa ultranza[98]. Si foran necesaries, gran razón habría; mas puedo dicivos con toa verdá qu’enxamás lo supi. ¿Dicíime, donciella, quién yeren los duques?
"—Señor, yo vos lo diré, ún d’ellos yera’l duque de Burgoña[99], que vieno equí a la vuesa alteza por embaxador del rei de Francia.
"—Bien lu recuerdo —dixo’l Rei—, y siento muncho la so muerte. Y l’otru, ¿quién yera?
"Dixo la donciella:
"—Fíu yera del emperador d’Alemaña y yera duque de Baviera. Y el traidor de Tirán con engañu y maldá matólos a los cuatro, con aquelles manes de mal caballeru qu’enxamás perdona la muerte a nengún.
"Tirán nun pudo comportar más que falara, sinón que con gran ira dixo:
"—Donciella, nun teo otru dolor nesti mundu sinón que sois muyer, desque si forais caballeru, asina como sois donciella, yo fixéravos marchar coles manes na cabeza llorando. Sicasí yo encamentaré a la mio ánima que nun quiera alteriase nada poles pallabres viles y deshonestes que d’esa la vuesa vil boca salen, que nel vuesu mal falar yo nun pierdo nada, darréu que sabida cosa ye que tol esfuerciu de les muyeres ta na llingua. Sicasí si ta equí esi caballeru que se fai nomar Kirieleisón de Montalbán y él diz de min lo que vós dixestis delantre’l mio señor el Rei, podría ser, col sofitu de nuesu señor Dios, que lu fixera marchar au unvié los otros en breve tiempu. Donciella, yo ruégovos por xentileza qu’iguéis el vuesu falar y dexéis faer a los caballeros a los que cinca esti fechu.
"Darréu xiróse Tirán escontra los caballeros y dixo:
"Si yo maté los cuatro caballeros fíxilo asina como tenía que faelo, ensin falcatrúa nenguna nin meyoría d’armes. Sicasí equí ta la maxestá del señor Rei que vio faer les armes, y los xueces del campu y tolos nobles caballeros podrán dar d’ello verdaderu testimoniu. Y yo quiero someteme a tar en xuiciu delantre la maxestá del señor Rei y de los xueces del campu.
"Cuando’l Rei lu vio falar asina xustificadamente, púnxose mui gayasperu, y non menos los xueces del campu; y toos dixeron que Tirán yera valentísimu caballeru y mui discretu. Oyíes pol rei d’armes Flor de Caballería les pallabres de Tirán, averóse a él y en presencia de toos presentó-y la carta de Kirieleisón de Montalbán. Tirán dio-y la siguiente respuesta:
"—Rei d’armes, pol to oficiu correspuéndete dar y presentar cartes de batalla y concordar caballeros y xentilhomes, si sois requeríu, asina en batalles necesaries como voluntaries. Y darréu qu’a vegaes ye duldosa la execución, yo, delantre la maxestá del señor Rei y de la señora Reina y en presencia de tolos otros, aceuto la carta o recuesta: si ye de batalla a toa ultranza, y si ye armes retretes o civiles o fora per otra cosa, yo atroco pa min la decisión[100].
"Tirán garró la carta y apurrió-yla a ún que sabía lleer mui bien, y en presencia de toos foi lleída, y yera del tenor siguiente.

Carta de batalla unviada por Kirieleisón de Montalbán a Tirán el Blancu.


A vós, Tirán el Blancu, más cruel que lleón esfamiáu, falsificador y espardedor del sangre real d’aquellos bonaventuraos caballeros el mio señor el rei de Frisia y el rei de Polonia, con armes falses y disimulaes, ente caballeros d’honor non avezaes de llevar: y darréu que vós sois desigual caballeru y, por más propiu falar, traidor, falsificáu n’armes y en tolo que d’honor ye, y yo, habiendo anuncia de la vuesa gran maldá, magar que to ciertu de que sedré blasmáu por munchos bonos caballeros porque a tan vil y desordenada persona y traidora yo almitiera por compañía pa entrar dientro la lliza en campu zarráu a tola mio ultranza, como si fora persona en llibertá puesta, a tola mio recuesta, combaterévos al usu y costume de Francia[101]. Y dovos poder de divisar les armes, y la vuesa respuesta esperaré per espaciu de venticinco díes depués que vos seya presentada, de la que taré a rellación de Flor de Caballería, rei d’armes. Y si por temor míu nun osarais aceutala, tai ciertu de que yo reversarévos[102] les armes y colgarévos cabeza abaxo según a traidor pertenez y per toles cortes de los grandes señores yo diré amosando la gran traición que fixestis nes persones d’estos dos reis y sedrá notificao a toos aquellos que quieran sabelo. Escrita y soscrita de la mio mano, sellada de les mios armes propies y partida per A. B. C. Dada na ciudá de Frisia a dos de xunetu.
Kirieleisón de Montalbán

Cómo’l rei d’Inglaterra foi con tolos estaos a la ilesia de San Xurde col envís de solemnizar noveles obsequies a los dos reis y a los dos duques.


—En fayendo Tirán lleer la carta y en viendo’l conteníu d’aquella, dixo al Rei:
"—Señor, cada cosa vien nel so tiempu[103]. Bien ve la maxestá vuesa cómo esti caballeru m’incrimina de casu de traición. Yo defenderéme fasta la muerte y tendré la mio muerte por bien emplegada desque enxamás consentí nin inxenié mal nengún pa los cuatro caballeros.
"—Bien tamos ciertos —dixo’l Rei— de que’l vuesu honor ta salvu. Sicasí, pues el casu siguióse, vamos dir a la ilesia del señor San Xurde y oyeremos equí la misa y fadrémos-yos l’honor del qu’ellos son merecedores, pues sabemos que son reis coronaos.
"Los xueces del campu dixeron que tenía muncha razón, qu’asina tenía que se faer. El Rei y la Reina con tolos estaos foron allá. Dixo Tirán:
"—Señor, yo requiero a la maxestá vuesa y a los xueces del campu que me cumpláis de xusticia, pues los reis foron muertos por min llícitamente y con toa verdá, ensin engañu, fraude nin deceición. Pues la maxestá vuesa quier sacalos d’aquella sepultura au tán y mangalos n’otra, abúltame, según les ordenaciones pola alteza vuesa, y polos xueces del campu ordenaes, que yo teo que dir armáu tres d’ellos fasta en tando dientro la otra sepultura. Y esto, señor, requiérolo por salvar el mio drechu, darréu que con xusticia tien que se faer.
"El Rei tuvo’l so conseyu colos xueces del campu y con otros caballeros y toos concordaron que según les ordenaciones que se fixeran, Tirán demanaba gran razón. Díxo-y el príncipe de Gales:
"—Y bien queréis fartucavos d’honor, Tirán el Blancu, y nun vos contentáis con matalos qu’inda queréis sacar más d’ellos[104].
"—Señor —dixo Tirán—, el peligru de les armes ye tan grande y tantu sangre salió de la mio persona, qu’a cada parte que xiro duelme dafechu; y si ellos sacaran de min lo que yo saqué d’ellos, ¿ellos fixeran d’otra miente de min de lo que yo fixi d’ellos? Y poro, esti honor nun dexaría por nada de recibilu según ye ordenáu pol estilu y práutica d’armes.
"Y Tirán aína foi armase y con tol so estáu de doncielles y caballeros entró pela ilesia de San Xurde con bien de ministriles, trompetes y tamborinos, reis d’armes, heraldos y porsavantes[105], y elli dafechu armáu de blanco cola espada desnuda na mano.
"El Rei y la Reina con tolos estaos, que yá taben na ilesia, averáronse toos a la tumba o sepultura onde los cuatro caballeros taben, caún na so caxa, mui pesllaes y agalipotiaes. Y con tolos otros fixéranlo asina col envís de que si los parientes quixeran llevalos a la so tierra pudieran faelo[106]. Tirán cola espada dio grandes golpes sobre la tumba y dixo:
"—Salgan los reis qu’equí xacen dormíos.
"Aína los ministros de la xusticia abrieron la tumba y sacaron les dos caxes de los reis, y por mandamientu’l Rei punxéronles metanos la ilesia au fixeran apareyar dos grandes y altes tumbes, con mui riques teles de brocáu pel suelu, y les tumbes cubiertes. Y equí foron allugaos los dos reis y foi-yos fechu’l mayor honor que foron a faer con toes aquelles ceremonies que los reis avecen faer.
"Darréu’l Rei fixo fae-yos una mui guapa tumba de lignum áloe[107], obrada mui artificialmente. Y sobre la tumba, un guapu tabernáculu, y fixo pinta-y les armes de los dos reis; y sobre estes armes taben pintaes les armes de Tirán[108], y al rodiu’l tabernáculu había lletres d’oru que dicíen: Equí xacen el rei de Polonia y el rei de Frisia, hermanos, que yeren reis coronaos, que morrieron como valentísimos caballeros mártires d’armes, peles manes d’aquel virtuosu caballeru Tirán el Blancu.
"Y en tando fecha la tumba, el Rei fixo mangalos dientro. N’acabando les obsequies de los reis, el Rei y la Reina volvieron. Y Tirán, metanos de tolos estaos y con munchu honor, foi acompañáu al so agospiu y tan aína como se desarmó púnxose a dar respuesta a la carta que’l rei d’armes-y llevara, y l’entamu d’ella foi n’estilu d’asemeyaes pallabres.

Respuesta a la carta de batalla por Tirán el Blancu.


Kirieleisón de Montalbán: la vuesa carta recibí per Flor de Caballería, rei d’armes, partida per A. B. C.[109], escrita y soscrita de la vuesa mano, con sellu imprentada de les vueses armes, la que contién pallabres viles y deshonestes: y paezme que nun tán bien tales razones en boca de caballeru, queriendo amosar a la xente con pallabres coloraes[110] vengar la muerte de los dos reis. Y si vós tuvierais tal deséu como amosáis tener, nun tendríeis qu’escribime, sinón venir vós equí (pues sabíeis que yo taba na corte del señor rei d’Inglaterra, sicasí caballeros hai que más amen buscar qu’atopar), diciendo que yo con armes falses y disimulaes matara los dos reis y con traición en xunto amestada. Digo que mentís y mentiréis tantes vegaes como lo digáis. Yo matélos como caballeru, dientro campu zarráu, con aquelles propies armes por ellos divisaes asina ofensives como defensives; y, si la victoria pol nuesu Señor foi a min dada, y les mios manes supieron ganar el preciu y l’honor delantre la maxestá del serenísimu rei d’Inglaterra y de los xueces del campu, como caballeru obrando escontra ellos, nun conociendo nin sabiendo quién yeren, la muerte asina de bien presta taba pa min como pa ellos. Y si los magníficos xueces del campu son requeríos por vós o por otru, atoparéis con toa verdá venir armáu escontra min con armes inxustes, non de caballeros, que con empresa fecha vienen, llevando nes piernes papel engrudao, arxentu repulgao y otres coses que nun curio de dicir. Y el casu por vós a min foime puestu malamente, y defendiendo’l mio drechu, honor y fama to contentu, col sofitu de nuesu señor Dios y de la sacratísima Ma de so, señora nuesa, y del bonaventuráu caballeru’l mio señor San Xurde, de la vuesa recuesta a toa ultranza, a usu y a costume del reinu de Francia, aceutar[111]. Y pol cargu por vós a min dau, magar me perteneza, diviso faer la batalla, non a caballu porque nun dixerais que con meyoría de caballu vos matara o venciera, mas a pie, con hachu de siete palmos ensin gabitu nin falsa maestría, talu como ye avezáu de llevar en lliza; espada de cuatro palmos y mediu del pomu fasta la punta; puñales de dos palmos y mediu. Encamentándovos que nun m’escribáis más, desque nun recibiría más carta vuesa, sinón que vengáis personalmente y non con procurador, y asegúrovos que nun tendréis trabayu de dir peles cortes de los grandes señores nin de reversar armes, y de munches otres deshonestidaes que salieron d’esa falsa boca. Soscrita de la mio mano, col sellu de les mios armes imprentada, partida per A.B.C., na ciudá de Londres fecha a trelce de xunetu.
Tirán el Blancu.

Cómo’l rei d’armes y la donciella volvieron cola respuesta de Tirán.


—El día depués que’l rei d’armes presentó la carta a Tirán, tuvo la respuesta, y aína partió cola donciella. Y en llegando a la tierra firme, llueu supo Kirieleisón de Montalbán cómo’l rei d’armes venía con bona respuesta, y aballó a poner n’orde toles coses necesaries. Cuando’l rei d’armes y la donciella llegaron, lleó la respuesta, y a otru día despidióse de tolos parientes, homes y muyeres, y partió de la so tierra mui bien acompañáu, y el rei d’armes tornó con él: caminó enforma peles sos xornaes per tierra y per mar fasta en tando énte’l rei d’Inglaterra.
"En fayendo reverencia al Rei y la Reina, entrugó quién yera Tirán. Y el rei d’armes, que vistía’l mantu que Tirán-y diera cuando-y presentó la carta, y qu’estimaben que valía penriba los tres mil escudos, díxo-y:
"—Señor, esti ye’l que me dio esti mantu que llevo, y a esti di la vuesa carta, y esti aceutóla y diome respuesta.
"Kirieleisón foi un poco escontra Tirán, y tamién Tirán foi escontra él y abrazáronse, mas non con bona voluntá[112]. Faló’l caballeru y dixo:
"—Tirán, pues tamos concordes de la nuesa batalla, por min requerida y por vós aceutada, vamos suplicar al señor Rei o aquellos qu’han faelo, qu’esta nueche o pela mañana mos pongan dientro’l campu y mos dexen cumplir les nueses armes.
"—To mui contentu —dixo Tirán, y garrólu pela mano siniestra y púnxolu a la parte drecha.
"En tando delantre’l Rei, suplicáron-y los dos graciosamente que fora de la so mercé que naquel día pudieran entrar dientro’l campu.
"—A min paezme —dixo’l Rei— que nun ye razón, darréu que vós venís agora de camín, y si otra cosa asocediera podría dicir la xente que vos viniera por cansamientu del trabayu’l camín; sicasí, vengan los xueces.
"Y en viniendo, dixeron que por nada podría faese, desque pasara’l día dau pa entrar dientro campu zarráu y, forciao, convenía-y esperar fasta aquella xornada. Dixo’l caballeru Kirieleisón:
"—Yo taría mui contentu de poder executar agora aquello pa lo que vini, más que si me dieran un reinu.
"—Por contentar la vuesa voluntá —dixo Tirán—, quixera tar yá dientro la lliza.
"El Rei fíxo-y munchu honor, y tolos de la corte. Y el príncipe de Gales favorecíalu muncho por afecar a Tirán, darréu que-y matara l’alanu, y porque combatiera los cuatro caballeros qu’él con otros queríen combater; y el Príncipe buscába-y toles coses poles que pudieran veni-y dañu y deshonor.
"A otru día Kirieleisón suplicó al príncipe de Gales que foran a la sepultura de los dos reis, que quería ver si nun-yos faltaba nada. Y el Príncipe, por contentalu, tuvo contentu de dir. En viendo’l caballeru la sepultura, quedó mirando, y vio los cuatro escudos de los cuatro caballeros, y sobre aquellos vio los otros cuatro escudos de Tirán, que fixera mangalos ellí: desque venciera a cada caballeru, garrara’l so escudu y aquel del caballeru que venciera y darréu faía llevalos a la ilesia de San Xurde y encomendábalos al prior de la ilesia pa cuando elli tornara a la so tierra faer ponelos na so capiella por haber aquella mundana gloria. Kirieleisón conoció aína les armes del so señor y del rei de Polonia y de los duques; llanzó de los sos güeyos abondoses llárimes, y con grandes glayíes llamentábase pola muerte’l so rei y señor, y tantu foi’l dolor que sintió pola muerte’l so señor que púnxose aína a descolgar los escudos de Tirán; y tan grande yera que cola mano abastó-y. Y garrólos con gran ira y aventólos pel suelu, y dexó los otros ellí colgaos. Y diendo asina llorando, vio en tabernáculu les armes del so señor pintaes y, sobre aquelles, les armes de Tirán; y cola tiesta dio ellí tan grandes golpes que cuasi mediu amortecíu lu sacó d’ellí’l Príncipe y los otros qu’ellí taben. En recordando, abrió’l tabernáculu y vio’l so señor nel puntu que taba, y sintió tantu dolor, amestáu con estrema ira, que la felén españó-y y equí morrió darréu[113].
"Y ciertamente, señor, si él nun morriera na forma que morrió, nun s’escusaba una mala xornada, que conocida la nueva por Tirán, del gran ultraxe que’l caballeru-y fixera nos escudos, aína fomos armaos trescientos homes, toos con arnés blancu, con Tirán. Y el Príncipe forzadamente tenía qu’ayudar a Kirieleisón, y asina meciérase tola xente, qu’ellí fora muerto y mancao muncha xente d’una parte y d’otra.
"Y según, señor, lo qu’oyí recitar, esti Kirieleisón yera mui amáu y favorecíu pol rei que yera de Frisia, y diéra-y munchos de los sos bienes, y ultra lo dicho fixéralu virréi de tola tierra. Y esti tenía otru hermanu que nun yera menos favorecíu pol rei de Polonia, y un hermanu taba con un rei y l’otru taba col otru. Y en sabiendo l’hermanu de Kirieleisón que’l so hermanu punxérase en gaxe de batalla por vengar la muerte de los dos reis, con munchu dolor y congoxa partió de Polonia pa dir au taba’l so hermanu. En tando en Frisia entrugó pol so hermanu, y conoció nueva cierta de qu’apocayá que pasara a Inglaterra pa combater con Tirán el Blancu; y ensin otru determín partió pa dir a la mar.
"En llegando al puertu atopó los sirvidores del so hermanu, que-y recitaron el casu del so hermanu. Esti, con mui grande ira, asina pola muerte los reis como pola desventura de la muerte’l so hermanu, embarcó aína y pasó a la corte’l Rei. Y enantes de dir fae-y reverencia quixo dir a la ilesia de San Xurde y nun atopó ellí los escudos, que Tirán fixera llevalos al so agospiu. En viendo esti caballeru que nun taben, fixo la so oración, darréu miró la sepultura de los Reis y de los Duques, y el sitiu au punxeran al so hermanu, llanzando de contino de los sos güeyos vives llárimes, llamentándose de la so gran desventura. Marchó d’equí y foi faer reverencia al Rei y a la Reina, y entrugó aína por Tirán, que naquel casu taba falando con unes dames.
"En sabiendo Tirán qu’aquel caballeru entrugaba por él, dexó les razones de les dames y foi llueu delantre’l Rei. El caballeru, que lu vio, dio entamu a tal falar.

Cómo Tomás de Montalbán requirió de batalla a Tirán pa vengar la muerte de los Reis y la muerte’l so hermanu.


"—Tirán, yo vini equí col envís de vengar la muerte d’aquel virtuosu caballeru Kirieleisón de Montalbán, hermanu míu, y por drechu d’armes nun podéis refugame; y aquella, per aquella recuesta que’l mio hermanu quería combatevos, aquella mesma vos combateré a toa ultranza ensin amestar nin quitar nada."
"—Caballeru —respondió Tirán—, la vuesa recuesta diríase voluntaria y non necesaria, y batalla tala nun tendría llugar nin los xueces la dexaríen venir a la vera fin d’ultranza. Falái pela vuesa boca lo que tenéis que dicir, que yo afítovos que si’l preciu ye l’honor, en breve habéis a ser sirvíu de tolo que demandáis.
"—Tirán, a min paezme que yo abondo vos dixi pa venir a la vera práutica de caballeros; mayormente vei equí la carta que’l mio hermanu vos dio y la respuesta fecha por vós, con sellu de les vueses armes sellada. Tolo que nestes cartes se contién, a ultranza vos lo combateré.
"—Estriñíi la batalla —dixo Tirán— y nun andéis con requilorios, que tolo que dixestis nun abasta, que pela vuesa propia boca tenéis que dicilo; d’otra miente nun aceutara la vuesa recuesta[114].
"—Yo so persona conxunta[115] a Kirieleisón de Montalbán, y ensin dicir tantos cuentos, nin abondar en pallabres[116], digo: como gran traidor matestis el mio soberanu rei y señor el rei de Frisia y el so hermanu’l rei de Polonia, que graciosamente me criara, y por esti casu de traición úfrovos, como requeridor a ultranza, executadora de muerte, que nun podamos fallar l’ún o l’otru, meciendo nello la muerte del mio bon hermanu, que yo tanto amaba.
"Y dio fin al so falar. Dixo Tirán:
"—Yo aceuto la concordia de la batalla como defendedor del casu de traición nel que m’imputáis el vuesu hermanu y vós, y digo que mentís pela vuesa falsa boca. Nun queda más ente nós sinón que pongáis el vuesu gaxe en poder de los xueces del campu col envís de que si na xornada por ellos conseñada vós faltarais, según costume del reinu de Francia, según el vuesu hermanu la requiriera y por min fora aceutada, yo pudiera usar de toos aquellos drechos pertenecientes a defendedor contra requeridor, en tan feu casu como por dos hermanos me foi puestu.
"El caballeru quitó de la tiesta’l bonete que llevaba, y Tirán garró una cadena d’oru y punxéronlo en poder de los xueces del campu. Y en fayendo esto los dos caballeros abrazáronse y besáronse a manera de perdón que se daba ún al otru por si se mataben.
"El día asignáu de la batalla, Tirán pa ganar a Nuesu Señor de la so parte, dixo al caballeru, presente’l Rei, al entrar na ilesia:
"—Yo tuviera bien contentu si a vós vos prestara qu’ente nosotros hubiera paz, amor y bona amistá, y que vós me perdonarais a min, y yo perdonarévos les inxuries que’l vuesu hermanu y vós me dixestis[117]. Y esto nun penséis que lo diga por cobardía, enantes to prestu a entrar en batalla, agora o en tou momentu que los xueces me lo manden. Y prometerévos dir a pie descalzu a la casa santa de Xerusalén y tar ellí un añu y un día, y faer dicir cada día trenta mises[118] poles ánimes de los Reis y de los Duques que yo coles mios manes maté, y pola muerte del vuesu hermanu que d’ella nada nun supi[119].
"Esti caballeru yera nomáu Tomás de Montalbán, home d’estrema fuerza, mui bien proporcionáu, y yera tan altu de cuerpu que Tirán escasamente-y llegaba a la cintura[120]. Y yera muncho más valentísimu caballeru que Kirieleisón el so hermanu. Cuando’l caballeru vio falar asina a Tirán pensó que lo dicía por temor que tenía d’él, y munchos otros caballeros quixeron xulgalu polo que dixera, y yera tolo contrario, que nun lo faía sinón por dar dalguna satisfaición pola muerte de los cuatro caballeros.
"Munches dueñes y doncielles dixeron a Tirán que se concordara con Tomás de Montalbán, y que nun entrara en campu con él darréu que yera l’home más fuerte y más grande qu’en tola cristiandá s’atopaba naquella dómina. Y Tirán respondió-yos:
"—Señores, nun duldéis nada que si fora dos vueltes mayor de lo que ye y fora tan fuerte como Sansón, pues fierru hai metanos d’él y yo, nun me da mieu que me faiga de menos.
"—Mirái, Tirán —dixeron les señores—, nun tenéis que desestimar les coses que de so se faen estimar, que nun quixéramos que perdierais el méritu de la fe, y que les caballeríes y los honores que pola vuesa virtú supiestis algamar se perdieran toos nun puntu[121], que’l caballeru al nuesu paecer tien muncha valentía; y poro, quixéramos aconseyavos y encamentavos, si bonalmente se pudiera retrautar, que nun se faiga esta batalla: mui consolaes quedaríemos.
"—Señores, yo fixi la ufierta un poco cargosa pa min. D’equí alantre él sabe qué tien que se faer. Tea Nuesu Señor de la mio parte, y el restu venga como venir pueda. Yo sé bien que’l caballeru ye valentísimu, desque tala fama-y dan pel mundu. Sicasí, a la valentía de naide-y fai falta dar testimonios, y munches vueltes síguese que’l que ye aponderáu aposia mui poca virtú[122]. Agora daime llicencia, qu’hora ye de que vaiga a armame.
"Toes aquelles dames fixeron venir el caballeru y encamentáron-y muncho que la batalla cesara con voluntá de les partes, y de nenguna manera’l caballeru quixo adherise a ello, enantes con bien de soberbia respondió que nun fadría nada d’ello por elles nin por persona del mundu.
"Depués que’l Rei xintó a la hora asignada, los caballeros foron al campu na siguiente forma. Tomás de Montalbán diba a pie dafechu armáu y lleváben-y cuatro llances baxes[123]; cola primer llanza diba’l príncipe de Gales con munchos duques que la llevaben; la segunda llanza, al llau drechu, llevábenla condes y el marqués del San Empeire; la llanza del llau siniestru llevábenla caballeros; la llanza d’atrás llevábenla honraos xentilhomes; y elli diba metanos de toos. Y asina lu llevaben fasta la puerta del campu au taba una gran tienda iguada y ellí lu metieron. Y tolos que lu acompañaran despidiéronse d’elli.
"Y Tirán foi coles cuatro llances, sicasí nun quixo consentir que llevaran les llances caballeros sinón doncielles[124] en toles cuatro partes de les llances, les más formoses y más galanes y más afataes de tola corte. Y elli diba sobro un guapu caballu dafechu blancu con bien de ministriles, trompetes y tamborinos, amosando gran allegría[125]. En tando Tirán dientro la so tienda regració a toles dames el munchu honor que-y fixeran, y axinoyáronse toles doncielles en tierra y suplicaron a la divina Bondá que diera vida y victoria a Tirán.
"Los fieles eleutos polos xueces garraron primero a Tomás de Montalbán, desque yera requeridor, y punxéronlu dientro’l campu nun pequeñu pabellón que caún tenía de satén, a un llau del campu. Y caún portaba na mano un abaniquín pa persignar les cuatro esquines del campu[126]. Darréu entró Tirán, desque yera defendedor, y fixo reverencia al Rei y a la Reina, y persignó’l campu. Fecho esto, caún nel so pabellón, vinieron dos flaires de la orde de San Francisco de la observancia[127], por mandamientu de los xueces, y tornaron a confesar; fecho esto comulgaron con un garitu de pan, darréu que nun-yos diben dar naquel casu’l cuerpu de Xesucristo[128]. Depués que los flaires partieron y foron afuera la lliza, vinieron los xueces y encamentaron muncho al caballeru que yera requeridor que quixera perdonar les inxuries que-y fixeran; y esto rogábalo’l Rei y ellos. El caballeru respondió:
"—Señores mui magníficos, bien podéis ver que nun ye agora tiempu nin hora que yo haya a perdonar la inxuria del mio rei y señor el rei de Frisia, y del mio hermanu, y d’aquel que me criara, el rei de Polonia. Y por cosa nel mundu nun dexara la mio quexa y demanda: por tol tesoru, la gloria y l’honor que nesti mundu yo pudiera algamar.
"—¡Oh caballeru! —dixeron los xueces—, ponéi la vuesa llibertá en poder de la maxestá del señor Rei y de nosotros, xueces del campu: escoyeremos la mayor parte l’honor pa vós, desque sois requeridor y la ofiensa ye del vuesu señor natural, del vuesu hermanu y del rei que vos criara. Equí tamos pa faer enmienda de too.
"—¡Eh! nun deamos tanto la llápara —dixo’l caballeru, y díxolo con gran soberbia—, que quiero la batalla, y nun me faléis de concordia, nin perdón ye a haber nengún de min, sinón que cola mano mía cruel, y tayante espada, daré muerte nefandísima a aquel mal caballeru y gran traidor Tirán el Blancu, falsificador d’armes, ente caballeros d’honor non acostumaes de portar en batalla.
"—¿Cómo sois asina? —dixeron los xueces—. ¿Con soberbia queréis vencer les batalles? ¿Nun sabéis cómo Llucifer foi llanzáu del cielu, y perdió la siella de bonaventuranza de la gloria eternal queriendo ser igual a aquel que lu creara? Y el Señor, que ye humilde y piadosu, enllenu de muncha misericordia, perdonó aquellos que tantu mal-y fixeron y na cruz lu mangaron[129].
"Y fixeran venir un presbíteru cola custodia, y col Corpus na mano[130] entró dientro’l pabellón, y díxo-y:
"—Caballeru, nun seyas cruel al to Señor y creador, que te creó a imaxe y fautura suya. Pues él perdonó los que muerte-y dieron, perdona lo que bonamente debes.
"El caballeru arrodiyóse en viendo’l preciosu cuerpu de Xesucristo y adorólu. Darréu dixo:
"—Señor, tu perdonesti toos aquellos que muerte te dieron; yo nun perdono nin quiero perdonar aquel traidor reprobáu perxuru de Tirán el Blancu[131].
"Los xueces foron al pabellón au taba Tirán, y dixéron-y si quería perdonar el so contrariu. Dixo Tirán:
"—¿Falestis col requeridor?
"Dixeron ellos que sí.
"—Yo falaré como defendedor —dixo Tirán—. Si’l caballeru quier batalla, yo to equí prestu; si quier paz, por un igual. Vea él qué-y paez meyor y más seguro pa elli, que de too taré yo contentu.
"Los xueces, viendo la bona respuesta de Tirán, tornaron al caballeru y dixéron-y:
"—Nosotros tuviemos con Tirán, y ufiertónos per parte suya faer tolo que nosotros xulguemos, y poro, queremos volver a rogavos que pongáis estos fechos nel nuesu poder, y col gabitu de Nuesu Señor l’honor vuesu tará bien salvu.
"—¡Oh, cuánto cafia —dixo’l caballeru— que queráis tormentar el que tan tormentáu ta! Abondes pallabres despendiestis, y cuantes más digáis más en devanéu les despenderéis.
"Dixo ún de los xueces:
"—Vamos marchar d’equí, que nesti home cruel nun atoparíemos nada que de bien fora.
"Partiéronse los xueces descontentos col caballeru. Y fixeron tres rayes a cada parte, y partieron el sol[132] según acostumen a faer pa que nun diera más na cara a l’ún qu’al otru. Fecho esto, los xueces xubieron al so cadafalsu, y tocó una trompeta y fixeron crida per toles cuatro esquines de la lliza, que nun hubiera nengún qu’osara falar, tusir, señalar, so pena de muerte. Y fixeron faer tres forques afuera la lliza.
"En fayendo too esto, la trompeta tocó, quitaron los pabellones y punxeron los caballeros na primer raya. Y cuatro fieles taben con ún, y los otros cuatro taben col otru, que con una llanza delantre de caún d’ellos los teníen, los dos a un cabu, los otros dos al otru: esto faise por detener los caballeros, col envís de que nun garre más tierra l’ún que l’otru sinón que vengan a lo que ye costume; y lléven-y la llanza enfrente del vientre pa que nun-y afeque na llanza o hachu y naquello que porte nes manes.
"En tando na primer raya tuvieron per bon espaciu de tiempu, y volvió a tocar el trompeta, que ta arriba en cadafalsu del Rei o de los xueces, y desque tocó un son adoloríu, dixo un rei d’armes: "Dexáilos dir pa faer el so deber."[133] Y pasáronlos a la segunda raya. Depués d’un cachu tornó’l trompeta a tocar, y pasáronlos a la tercer raya, y l’ún taba enfrente del otru. La tercer vez que tocó’l trompeta dixo’l rei d’armes: "Dexáilos dir." Y los fieles alzaron les llances sobre la tiesta y dexáronlos dir.
"Y desque los fieles los dexaron, el caballeru paró y nun se movió. Y Tirán, que vio que nun se movía, xiró un poco al traviés del campu y diba pasiando. Desque’l caballeru tuvo un poco pensando, aballó escontra Tirán y díxo-y:
"—Xírate, traidor.
"Y elli respondió:
"—Tu mientes, y eso te combato yo.
"El combate foi ente ellos mui duru y fuerte. Sicasí, el caballeru yera tan grande y de tantu puxu que daba golpes tan poderosos a Tirán que cada golpe que-y daba faía-y inclinar la cabeza bien baxa. Desque duró asina per un bon cachu la batalla, y al paecer de toos Tirán llevaba lo peor, foi-y forciao ponese en defensión; y el caballeru tornó da-y un tan fuerte golpe sobre’l bacinete que fíxo-y fincar en tierra los dos xinoyos. Y Tirán asina como taba con un xinoyu en tierra axinoyáu, tiró-y una punta d’hachu y dio-y na énguane y mancólu, desque nun llevaben bragues de malla. Tirán llevantó aína, y la batalla tornó mui fuerte ente ellos y mui fiera, mentanto’l caballeru, que sentíase mancáu, pensó en llevar la batalla llueu a fin habiendo dulda de que nun se desangrara, y tiró-y una punta arrentes la vista, con tantu puxu, que pasó-y la babera’l bacinete y ellí garrólu col fierru, que la punta l’hachu tocába-y el pescuezu, y fíxo-y dalgunes mancadures, sicasí nun entraben muncho na carne, y asina garráu llevólu de metanes del campu fasta pone-y los costazos na lliza, y túvolu asina per un bon cachu, que Tirán nun yera mover pie nin mano.
"Y yá vio la señoría vuesa, señor, que les batalles, cuando se faen a costume de Francia, si saquen pie, brazu o mano afuera la lliza, si’l xuez ye requeríu, de xusticia han a faé-ylu cortar[134], y ciertamente naquel casu yo estimaba mui poco la vida de Tirán. Y tando asina na forma enriba dicha’l caballeru nun yera a bastialu, polo que soltó la mano drecha del hachu y alzó-y la careta’l bacinete, y col cuerpu y cola manzorga teníalu fuertemente travesáu pol fierru; y cuando él vio que tenía la careta alta, cola manopla dába-y na cara y dicía-y:
"—Otorga, traidor, la traición que fixesti.
"Cuando vio que Tirán nun falaba nin dicía nada y que cola manopla nun-y faía abondu mal, pensó llanzar la manopla de la mano, y fíxolo aína, y púnxo-y la mano ente la mexella y el bacinete, y cuando lu tuvo mui fuerte soltó la otra mano del hachu, y llanzó la manopla de la mano, y púnxo-yla na otra parte ente la mexella y la estofa del bacinete; y l’hachu’l caballeru cayó. Desque Tirán se vio llibre del fierru (sicasí, taba bien garráu) alzó’l so hachu con una mano y firía na mano’l caballeru; darréu, cola punta fíxo-y dos mancadures, y foi-y forciao soltar les manes. Y el caballeru atopóse ensin hachu y ensin manoples, y tiró d’espada, mas valía-y mui poco, desque Tirán, viéndose llibre, ablucólu a grandes golpes col hachu; y asina fíxolu retraese fasta l’otru cabu la lliza y fíxo-y poner los costazos apegaos col palenque. Desque’l caballeru se vio en tal puntu dio entamu a un tal falar.

 Cómo Tirán y Tomás de Montalbán se combatieron y Tirán foi vencedor.


"—¡Oh, triste miserable de min ensin ventura! Y bien triste foi la hora del mio nacimientu, y bien grande foi la mio desventura de perder les manoples y l’hachu, lo meyor de tolo que tenía."
"—Agora, caballeru —dixo Tirán—, vós incriminéstisme de traición; arrenunciái a la reclamación y he dexavos cobrar les manoples y l’hachu, y volveremos otra vuelta a combater a toa ultranza.
"—Tirán —dixo’l caballeru—, si esa gracia me faéis, yo de bon aquel arrenunciaré a tolo que queráis.
"Tirán llamó aína a los fieles y, presentes ellos, el caballeru arrenunció a la reclamación de la traición, y dieron al caballeru l’hachu y les manoples, magar tenía les manes bien mancaes, y la mancadura del vientre dolía-y pol munchu sangre que perdía. Tirán adobó la careta’l bacinete y púnxose metanos del campu esperando que viniera l’otru.
"En recobrando’l caballeru les sos armes, tornaron a la batalla, muncho más brava de lo que fora, y dábense golpes mui fieros ensin piedá nenguna. Y Tirán tien esta virtú, que nun pue perdese enxamás pol aliendu, que-y dura tanto como quier[135]; y l’otru caballeru, desque yera grande y gruesu, tenía mui pocu aliendu y munches veces fallába-y; y reposaba sobre l’hachu pa recobrar l’aliendu[136]. Tirán conoció’l defeutu que l’otru tenía y nun lu dexaba reposar pa que cansara, y otramiente, pa que se desangrara, xugaba a sorprendelu, una vuelta averándose muncho a elli y otra separtándose, mentanto’l probe caballeru faía’l so gran esfuerciu de dar grandes golpes tan mortales como yera quien; sicasí a la fin, pol sangre que perdiera y pol desfallecimientu l’aliendu, que nun-y ayudaba, vieno en puntu que les piernes nun yeren a sostenelu.
"Cuando Tirán conoció que los golpes que’l caballeru-y daba yeren mui floxos, qu’había nellos mui pocu sentimientu, averóse a elli col hachu altu y dio-y enriba la cabeza, delantre la oreya, tan grande golpe qu’atorollólu, y tornó a da-y otru, que-y foi forciao cayer en suelu. Y llevó mui grande golpe porque yera mui pesáu. Y Tirán mangóse-y aína enriba. Alzó-y la careta’l bacinete y púnxo-y el puñal nel güeyu pa matalu, y díxo-y:
"—Caballeru de bona ventura, aforra la to ánima y nun quieras consentir que vaiga a total perdición. Date por vencíu, desque yá arrenunciesti a la reclamación y a la infamia que tu y el to hermanu me punxerais, y dame por lleal y quitu, que Nuesu Señor, que ye conocedor de verdaes y vencedor de les batalles, vio la mio inocencia, nun mereciendo mal en nada, mas como caballeru, con tou aquel peligru de la mio persona como yera’l de los Reis y los Duques, col divinal sofitu yo algamé victoria d’ellos. Y si tu quies faer lo que te dixi, to contentu de perdonate la vida.
"—Pues la fortuna permitió o quier qu’asina seya —dixo’l caballeru—, yo to contentu de faer tolo que me mandes, pa llibrar la mio miserable ánima de la muerte eterna[137].
"Tirán llamó los fieles; y en presencia d’ellos desdíxose del feu casu de traición que-y punxera; y a los notarios del campu fíxolos llevantar acta.
"Darréu Tirán dexólu y púnxose metanos el campu, afincó les rodíes en suelu, y dio lloores y gracies a la divina Bondá que cola sovención suya algamara la victoria, y dio entamu a semeyada oración.

La oración que fixo Tirán desque venció la batalla.


"—¡Oh, sacratísima Trinidá gloriosa! Adórote colos xinoyos afincaos, besando esta tierra, qu’asina como aquel que sois un Dios, un Señor, un Creador, del que recibimos toos beneficiu, que te seya dau honor, gloria y bendición, agora y per siempre, amén. ¡Oh Xesucristo, salvador y redentor del mundu! Ruégote pol caru amor que nos tienes, y pola to humanidá gloriosa, y pol to preciosu sangre, que me guardes de pecáu, me lleves a bona fin, y me faigas participante nos méritos de la to muerte amargosa. Y dote, Señor, infinites gracies polos munchos honores que me fixesti y me faes cada día, nun siendo yo merecedor, darréu que yo so un gran pecador, mas pola to infinita misericordia y piedá quixesti llibrame d’esti peligru, y de tolos otros. Darréu, préstete, polos méritos de la to sacratísima pasión, querer dame la victoria contra tolos mios enemigos; pues diéstime y punxéstime na orde de la caballería, faime la gracia de que seya a caltener aquella n’honor y gloria tuyos, y n’aumentu de la santa fe católica[138], y nun permitas, Señor, qu’en nengún momentu pueda alloñame de Ti, col envís de que pueda venir a la fin pola que to creáu. ¡Oh, inmaculada Virxe, reina del paraísu, abogada de los pecadores! ¡Oh, vera consolación mía! Grandísimes gracies te do, y al to gloriosu Fíu, pola victoria y l’honor qu’algamé d’esta batalla y de toles otres. Virxe digna, nun me desampares en nengún momentu, pa que seya a lloar y bendicir el to gloriosu Fíu y a ti per siempre. Amén."[139]

Cómo sacaron con munchu honor a Tirán, y dieron sentencia de traidor contra l’otru caballeru.


—Finada la oración, Tirán llevantóse y foi al Rei, y a los xueces, y suplicó-ys que lu cumplieran de xusticia. Y los xueces amiyaron al campu y fixeron garrar el caballeru y col llombu per delantre[140] fixeron llevalu fasta la puerta la lliza ensin armes ofensives nengunes; y Tirán diba tres d’elli cara a cara; y Tirán cola espada alta na mano. En tando a la puerta la lliza, pararon equí’l caballeru y fixeron desarmalu, y a cada pieza d’arnés que-y quitaben llanzábenla sobre’l palenque, y cayía afuera de tol campu. En tando dafechu desarmáu, los xueces dieron sentencia, dándolu por falsu y deslleal, por vencíu y por perxuru y por fementíu, col llombu que tenía xiráu escontra la puerta, y asina al revés, fixéronlu salir primero qu’a nengún, y lleváronlu asina fasta la ilesia de San Xurde, con munchos improperios que los rapaces-y dicíen; y Tirán en tou momentu diba tres d’él. En tando dientro la ilesia, un porsavante garró un bacín d’estañu, y con agua mui caliente dio-y pela cabeza y pelos güeyos, diciendo:
"—Esti ye aquel caballeru desdichu y vencíu y fementíu.
"Darréu vieno’l Rei con tolos estaos y dueñes y doncielles, y Tirán foi a caballu, armáu asina como taba y acompañáronlu fasta l’apartamentu’l Rei. Ellí desarmáronlu les doncielles, y los médicos curáronlu, y vistió un mantu de brocáu forráu de fuines cibellines que’l Rei-y dio, y fíxolu cenar con él. Acabante cenar fixéron-y munches dances, que duraron tola nueche fasta cerca’l día.
"Depués, señor, que’l caballeru vencíu foi guaríu, metióse a flaire nun monesteriu de la observancia de San Francisco[141].
"Depués de pocos díes partiemos con llicencia del Rei y fomos a Escocia con Tirán pa fae-y honor el día de la batalla. Y pol rei d’Escocia y pola Reina foinos fechu munchu honor.
"La Reina, que yera xueza de la batalla y del campu, en tando ellos dientro la lliza pa faer les armes, vio que’l so caballeru llevaba’l bacinete con meyoría y con gran fraude: nun quixo dexalos combater sinón un poco, y nun dexó venir la batalla a fin.
"Vamos ver, señores, vosotros caballeros entendíos n’honor y nes armes: Tirán, en presencia’l Rei y de munchos nobles señores y caballeros, fixo xuramentu solemne de nun entrar en batalla nin entamar de faer armes nengunes mentanto esta batalla nun viniera a fin. Y Tirán de too esto tuvo contentu y xurólo y prometiólo asina. Darréu, vieno Kirieleisón de Montalbán a requerilu de batalla incriminándolu de casu de traición. ¿A cuál d’estos dos tenía qu’acorrer primero: al xuramentu que fixera, presentes los bonos caballeros, o al casu de traición que-y punxeran Kirieleisón y el so hermanu? Munches razones puen dase d’una parte y d’otra: el determín déxolu a los bonos caballeros d’honor. Señor, ¿qué diré a la señoría vuesa de Tirán? N’once campos de lliza a toa ultranza entró y de toos foi vencedor[142], ensin otros que fixo, que yeren armes retretes. Señor —dixo Diafebo—, yo cafiaría la señoría vuesa con tantes razones qu’espliqué. La cena ta presta y Tirán ye mayordomu esta vegada. Depués de la cena diré a la señoría vuesa l’orde y la fraternidá que’l señor rei d’Inglaterra afitó. Cuasi ye asemeyada a la orde de la Mesa Redonda que’l bon rei Arturo naquella dómina cumplió de faer.
—Diafebo —dixo l’ermitañu—, mui consoláu to del estilu del vuesu xentil y avisáu falar, y de tola práutica que nel estilu de les armes ye servada, n’especial del famosu caballeru Tirán el Blancu, que tantes bones y virtuoses caballeríes en mui grande mocedá fixo. Y ciertamente yo tuviérame pol más bonaventuráu cristianu del mundu si tuviera un fíu asina de virtuosu y cumplíu de tantes bondaes y na orde de caballería tan sabiente, y si elli vive podrán dicir que sedrá’l segundu monarca[143].



[1] Sedría un casu de llesa maxestá (llat. lesae majestatis) o traición (Hauf 2004: 246 –nota 3–). Tala yera la vinculación ente un caballeru y el señor que lu creaba.
[2] Remite al léxicu de referencia nel orixinal.
[3] El comportamientu de Tirán encadármase dientro de lo que na tradición francesa se conoz como «bannerolle de dévotion», y nun ye de nenguna manera una invención de Martorell (Riquer 1990: 114; Riquer 1994: 216). Martí de Riquer ufre dellos exemplos de comportamientos asemeyaos na dómina del autor, ente otros, el referíu al español Pedro Vázquez de Saavedra, del que dicen los testos franceses que «entra le premier, monté et armé de toutes armes, la bannerolle de sa dévotion en sa main, faisant le signe de la croix» (Riquer 1990: 114).
[4] Remite al léxicu de referencia nel orixinal.
[5] Remite al léxicu de referencia nel orixinal.
[6] Remite al léxicu de referencia nel orixinal s.v. partir el sol.
[7] El control de la respiración ye ún de los puntos fuertes de Tirán (Hauf 2004: 247 –nota 13–).
[8] Refierse a la daga l’hachu, vei léxicu s.v. hachu.
[9] Como señala Hauf, nun dexa de ser llamativu’l fechu de que Tirán considere ‘mala voluntá’ lo qu’elli mesmu cuidaba que yera la única xida digna de la situación na que dambos s’allugaran (Hauf 2004: 250 –nota 4–).
[10] Nuevamente, los fechos axústense a la realidá de la dómina de Martorell, pues como nos comenta Martí de Riquer, «el catalán Aubert de Claramunt, que morrió combatiendo nel Passo honroso, foi consideráu ‘mártir de la caballería’» (Riquer 1994: 98).
[11] La dama razona bien pero, sicasí, aceuta, anque’l firmal nun ye otro qu’un caprichu o una xida pa buscar griesca. El resultáu d’esta actitú enchipada, d’auténticu perdonavides, de Tirán, nun sedrá otru que la inxusta muerte del amante cortés de la dama, sorprendentemente sancionada pola corte ensembre y pol propiu Guillelme (Hauf 2004: 251 –nota 6–).
[12] Hipérbole relixosa, desque los cuerpos glorificaos yeren los de Xesucristo resucitáu y los de los santos del Paraísu (Hauf 2004: 251 –nota 9–).
[13] Esti castigu documéntase aplicáu a los traidores al rei, como foi’l casu de Fra Pero Martínez, partidariu de Carlos de Viana, y que foi darréu llanzáu al mar amarráu a una piedra (Hauf 2004: 252 –nota 1–).
[14] Remite al léxicu de referencia nel orixinal.
[15] Esto ye, ‘sacaron tamién les sos armes’ (Hauf 2004: 252 –nota 3–).
[16] Como indica Hauf, trátase d’una «cantidá enorme y dafechu desproporcionada al serviciu recibíu, qu’apunta, bien a la gran arrogancia, bien a la desmesura de la dádiva» (Hauf 2004: 255 –nota 2–).
[17] No que fai al so posible referente hestóricu, vei l’índiz onomásticu.
[18] Martorell valse como recursu lliterariu del motivu del mozu inespertu nes armes que se pon nes manes d’un espertu, desque d’esti xeitu, ye a ufrir los preceutos de la teoría en forma d’exemplos o casos concretos (Hauf 2004: 256 –nota 8–).
[19] Tirán arrenuncia al drechu d’escoyer armamentu, que-y otorgaba la normativa (Hauf 2004: 259 –nota 6–).
[20] Remite al léxicu de referencia nel orixinal.
[21] La espresión dexa claro que’l combate faíase ensin la voluntá real, y yera, darréu, criminal, non solo no que fai a l’autoridá eclesiástica, que condergábalu so pena d’escomunión, sinón tamién no que cinca a l’autoridá real (Hauf 2004: 259 –nota 8–).
[22] Remite al léxicu de referencia nel orixinal.
[23] Remite al léxicu de referencia nel orixinal.
[24] Remite al léxicu de referencia nel orixinal.
[25] La batalla qu’escueye’l señor de les Villesermes ye lo que se conocía naquelles dómines como batalla peligrosa, esto ye,  la fecha cola mínima proteición defensiva, y con armes ofensives d’importancia, lo que suponía un grave riesgu pa los caballeros (Riquer 1990: 112). Nun se trata, en nengún casu d’una exaxeración de Martorell nin d’una nota cómica, pues Martí de Riquer úfrenos dellos casos de batalles entamaes nes mesmes o asemeyaes condiciones. Asina, ente otres, la entamada por Diego García de Paredes, nestos términos: «combatiémonos con espades soles, en calces y en camisa» (Riquer 1990: 112).
[26] Les tarxes, darréu, nun yeren redondes, como avezaben selo, sinón con forma de corazón o de dos óvalos superpuestos; yeren, amás, de papel, lo que les faía dafechu inútiles (Hauf 2004: 263 –nota 5–).
[27] Yeren los hábitos de penitencia de los flaires (Hauf 2004: 263 –nota 8–).
[28] Los cilicios llevábenlos davezu los ascetes (Hauf 2004: 263 –nota 8–).
[29] Esto ye, a ‘casu tan estremáu’ (Hauf 2004: 264 –nota 2–).
[30] Pa Hauf, el refugu nidiu a les considerances morales y relixoses pon n’evidencia que’l caballeru, empobináu pol so enchipamientu, aceuta la conderga eterna y l’infiernu, polo que nun ye estraño que Llull llegara a llamar los caballeros nel so Libre de Contemplació ‘mártires de diaños’ (Hauf 2004: 264 –nota 4–).
[31] Referencia a Lluques 3-16 (Hauf 2004: 270 –nota 2–).
[32] Tirán proclama equí la igualdá nel combater de los caballeros (Hauf 2004: 270 –nota 3–).
[33] Dellos moralistes, como Jacques de Vitry, consideraben que yera aplicable a tolos caballeros esta mesma afirmación (Hauf 2004: 270 –nota 4–).
[34] Espresión claramente irónica (Hauf 2004: 271 –nota 9–).
[35] Como señala Hauf, dase una vegada más la paradoxa y contradicción d’envolubrar col ritual cristianu un fechu que foi ayenu dafechu a los entamos éticos básicos (Hauf 2004: 271 –nota 10–).
[36] Esto ye, ‘xebrémonos en dos partes’ (Hauf 2004: 271 –nota 12–).
[37] Como señala Albert Hauf, faise tamién inventariu de les mancadures (Hauf 2004: 271 –nota 22–).
[38] Remite al léxicu de referencia nel orixinal.
[39] Ta claro que’l cumplimientu’l ceremonial yera más importante que la propia vida l’héroe, desque nun-yos importa ponela en peligru col envís de llevar aquelli a cabu (Hauf 2004: 272 –nota 24–).
[40] La comida principal del día faíase a meudía, aproximadamente como güei.
[41] Ye una referencia a la siesta, que se faía en xintando yá daquella.
[42] Col sen de ‘escesives, superiores’ (Hauf 2004: 280 –nota 6–).
[43] A la escontra de lo que suel afitar parte de la crítica, Martí de Riquer nun considera qu’haya un rispiu d’humor na batalla de Tirán contra l’alanu, pues trátase d’un vieyu tema novelescu que tien bien d’antecedentes, como la llucha del rei Arturo contra l’escomanáu gatu Chapalú del Tristán en prosa, o la llucha ente Macario y el llebrel na Chanson de la reine Sebile (Riquer 1990: 113). Hauf, pela cueta, considera que hestoria podría tar narrada con evidente ironía (Hauf 2004: 280 –nota 7–).
[44] Proclamación acordies cola máxima «in medio stat virtus» (Hauf 2004: 281 –nota 12–).
[45] Trátase del xubiléu de 1450 (Martorell 1974: I, 207 –nota 11–), u queríen ganar indulxencia plenaria (Hauf 2004: 281 –nota 14–).
[46] Vei índiz onomásticu.
[47] Ello, evidentemente, nun ye cierto.
[48] ‘falaron muncho’ (Hauf 2004: 281 –nota 18–).
[49] Como señala Hauf, «trátase d’un proyeutu irresponsable dafechu dende’l puntu vista de la razón d’estáu y de la moral, yá que la función de los reis ye alministrar xusticia y non pelegrinar pel mundu alantre, nin muncho menos arriesgando les vides en peligroses aventures por satisfaición personal» (Hauf 2004: 281 –nota 22–).
[50] Entiéndese ‘coles armes reales’, col envís d’actuar en representación del rei (Hauf 2004: 281 –nota 25–).
[51] Remite al léxicu de referencia nel orixinal.
[52] Remite al léxicu de referencia nel orixinal.
[53] Remite al léxicu de referencia nel orixinal.
[54] Recuerda Martí de Riquer al llector al que pueda paecer fantasiosa la presencia de los lleones na novela que na vida real, nel pasu del hestóricu Jacques de Lalaing, podemos atopar, non ensin sorpresa, un auténticu unicorniu (Riquer 1994: 101). Nuevamente paez demostrase que nada nun hai nel desendolcu de la novela que nun pueda conseñase hestóricamente na dómina de Martorell.
[55] Remite al léxicu de referencia nel orixinal.
[56] Remite al léxicu de referencia nel orixinal.
[57] Esti documentu llamó l’atención de Riquer (Riquer 1994: 216-217). Nun existíen documentos asemeyaos a esti, los personaxes y llugares son per completo falsos o enquivocaos, y nun existió nengún cargu de notariu imperial; sicasí, Martorell redauta tan bien el documentu, qu’abulta perfeutamente verosímil y engaña al llector creando una sensación de realidá (Riquer 1994: 216-217).
[58] Remite al léxicu de referencia nel orixinal.
[59] Remite al léxicu de referencia nel orixinal. L’oxetivu del autor ye «crear un exóticu simbolismu amorosu» (Hauf 2004: 285 –nota 2–).
[60] Remite al léxicu de referencia nel orixinal.
[61] Remite al léxicu de referencia nel orixinal. Entiéndese, evidentemente ‘tela de xustar’ (Hauf 2004: 287 –nota 4–).
[62] De 3’38 a 3’84 m., según si s’emplega la midida de Montpeller o la de Valencia; son abondo llargues, pero non ‘insólites’ (Hauf 2004: 287 –nota 5–). Remite al léxicu de referencia nel orixinal s.v. cana.
[63] Remite al léxicu de referencia nel orixinal.
[64] Remite al léxicu de referencia nel orixinal.
[65] Yera muncho más peligroso andar colos estribos desataos (Hauf 2004: 287 –nota 8–).
[66] Ente 0’79 y 0’90 m., que yera midida normal (Hauf 2004: 287 –nota 9–).
[67] Esti retu recuerda dafechu a los que yeren acostumaos nos pasos d’armes de la época, como los famosos del Arbre de Charlemagne o’l de la Fontaine en Pleurs, nos que los que queríen lluchar habíen a tocar un de los cuatro escudos que colgaben d’un árbol (Riquer 1990: 199).
[68] Remite al léxicu de referencia nel orixinal.
[69] Remite al léxicu de referencia nel orixinal.
[70] Remite al léxicu de referencia nel orixinal s.v. espada aventadiza.
[71] Les pallabres finales indíquennos que nun había nesta mena batalles otru envís que’l puru deporte, ensin odiu personal (Hauf 2004: 292 –nota 5–).
[72] Remite al léxicu de referencia nel orixinal.
[73] Queda nidio que l’héroe ye caballeru de cuatro cuarteles (vei léxicu) (Hauf 2004: 293 –nota 10–).
[74] Entiéndese ‘lliberalos del votu que fixeran’ (Hauf 2004: 293 –nota 11–).
[75] Tirán nun quier compartir l’honor, sinón que quierlu dafechu pa elli mesmu (Hauf 2004: 293 –nota 12–).
[76] Ta claro que la función d’estes dames, que nun falten nes noveles de caballeríes, nun debía ser tan solo decorativa (Hauf 2004: 293 –nota 14–).
[77] Vei léxicu.
[78] Estes gloses a lo llargo la obra teníen un claru calter didáuticu (Hauf 2004: 293 –nota 16–).
[79] Ye Diafebo’l que quedó escondíu mientres Tirán lluchaba fayendo creyer que yera aquelli (Hauf 2004: 296 –nota 2–).
[80] Esto ye, quixo tamién garrar l’hachu (Hauf 2004: 296 –nota 3–).
[81] Esto ye, alambre.
[82] Ye un detalle téunicu que los caballeros llectores de la época habíen d’agradecer de xuru (Riquer 1990: 202; Hauf 2004: 299 –nota 3–).
[83] Magar el so sen lliteral (vei léxicu), equí paez aludir metafóricamente a les victories yá ganaes (Hauf 2004: 299 –nota 4–).
[84] Trátase de daqué inxenioso. Como yera poco frecuente mancase nes piernes nuna batalla a pie, el caballeru manga unes proteiciones de cartón qu’asemeyaben reales. L’oxetivu yera perder pesu, pues l’armadura de la dómina yera perpesada (Riquer 1990: 202; Hauf 2004: 299 –nota 6–). Nun se trataba d’un recursu llegal, pues Tirán quéxase d’esta conducta más alantre, en capítulu LXXIX (Riquer 1990: 203). 
[85] La entruga, fecha de manera dixuntiva, nun permite una respuesta per parte de los caballeros, pues l’ideal supónlu’l vieyu tópicu de fortitudo et sapientia (Riquer 1990: 204).
[86] Atopamos equí’l tópicu de la dame sans merci, que col envís de poner a prueba’l so namoráu (o ¡pa perdelu de vista!, amesta Hauf), condérgalu a muerte (Hauf 2004: 302 –nota 1–).
[87] Como señala Hauf, el llector entrugaráse darréu si les protagonizaes pol propiu Tirán nos capítulos anteriores foran verdaderamente de necesidá (Hauf 2004: 302 –nota 2–).
[88] La propuesta supón una gran ofiensa pa Tirán, pues esto solo asocedía cuando un caballeru mui duechu daba ventaya a un mozu o a un vieyu (Martorell 1974: I, 237 –nota 8–).
[89] De la obligación pa cola so dama (Hauf 2004: 302 –nota 4–).
[90] Esto ye, ‘magar me seya propio’, desque’l caballeru requeríu yera’l que divisaba o escoyía l’armamentu (Hauf 2004: 302 –nota 5–).
[91] Esto ye, ‘a la vuesa conveniencia’.
[92] Cfr. col refrán asturianu ‘A gatu escaldáu agua frío mete mieu’.
[93] No que fai al referente real d’esti personaxe, vei índiz onomásticu.
[94] Vei índiz onomásticu.
[95] Xuegu de pallabres qu’ufre una versió desmitificadora (Hauf 2004: 304 –nota 1–).
[96] L’acusación yera pergrave pa un caballeru (Hauf 2004: 304 –nota 2–).
[97] Supónse que tien l’envís de regala-y el ricu vistimientu como amuesa de magnificencia (Hauf 2004: 304 –nota 4–).
[98] Esto esplica’l secretismu de los caballeros, desque’l so oxetivu nun yera otru qu’evitar la prohibición del rei d’exercer les armes (Hauf 2004: 306 –nota 1–).
[99] La muerte del duque de Burgoña a manes de Tirán, ye considerada por Riquer una auténtica ‘bomba’ dientro la novela, pues yera daquella ún de los soberanos más importantes d’Europa, y esti fechu nun podía pasar por poca cosa ente los llectores de la dómina de Martorell (Riquer 1994: 102; Hauf 2004: 306 –nota 2–).
[100] L’orixinal diz ‘yo m’ature acort’ (Hauf 2004: 306 –nota 5–).
[101] Refierse a les disposiciones sobre’l duelu del edictu de Felipe IV de 1306, que Martorell conocía perbién (Martorell 1974: I, 246 –nota 17–).
[102] Remite al léxicu de referencia nel orixinal.
[103] Dichu popular (Hauf 2004: 312 –nota 1–).
[104] Reproche claru al escesivu afán col que Tirán persigue la so carrera d’honores (Hauf 2004: 312 –nota 3–).
[105] Como indica Hauf, «los instrumentos y la parafernalia del acompañamientu camuden estes honres fúnebres nun festival d’exaltación de Tirán» (Hauf 2004: 312 –nota 4–).
[106] Yera normal tresportar los cuerpos de los caballeros a tumbes familiares, mesmo si morrieran en tierres llonxanes; pa facilitar el tresporte, embalsamébense davezu, o cocíense los cuerpos col envís d’unviar tan solo la so cadarma (Hauf 2004: 312 –nota 5–).
[107] Remite al léxicu de referencia nel orixinal.
[108] Col pasu los sieglos, les ilesies acabaron convirtiéndose n’auténticos depósitos de numberosísimes armes (Hauf 2004: 313 –nota 9–).
[109] Remite al léxicu de referencia nel orixinal s.v. partir per abc.
[110] Remite al léxicu de referencia nel orixinal s.v. pallabres coloraes.
[111] Ye’l tópicu de xuiciu de Dios, que ta de parte del que diz la verdá (Hauf 2004: 317 –nota 6–).
[112] Uno yera’l ceremonial, y otro’l verdaderu sentimientu (Hauf 2004: 320 –nota 2–).
[113] Paez una escena del calter humorísticu, destinada a la risotada. Per otra parte, como señala Hauf, nun convién escaecer que, según la medicina medieval, la ira residía na felén, colo que nun tien ren d’estraño qu’un escesu d’ira-y produxera al protagonista l’españíu de la felén (Hauf 2004: 320 –nota 7–).
[114] Como se ve, Tirán nun aceuta la batalla fasta que’l caballeru lu acusa oralmente de traición (Hauf 2004: 328 –nota 3–).
[115] ‘venceyada, xunida’ (Hauf 2004: 328 –nota 3–).
[116] Son frecuentes nes cartes de batalla les referencies al escesu de pallabres (Hauf 2004: 328 –nota 4–).
[117] Más qu’amosar auténticu sentimientu d’arrepentimientu, les pallabres de Tirán paecen buscar ganar a Dios de la so parte (Hauf 2004: 328 –nota 5–).
[118] Podría rellacionase cola devoción de les mises gregorianes, desque teníase la creencia de que l’aplicación a les ánimes de los muertos de los méritos de Cristo, podía ayuda-ys a salir del Purgatoriu y mesmo a llibrase del infiernu (Hauf 2004: 328 –nota 5–).
[119] Trátase d’un votu escomanáu, qu’abulta más bien empobináu a ganase les simpatíes de los reis y los cortesanos (Hauf 2004: 328 –nota 5–).
[120] El tema del guerreru xigante rellaciónase col de los xigantes, perabondosu na tradición de los cuentos, y col nomáu antecedente bíblicu de Daviz y Goliat (Hauf 2004: 328 –nota 6–).
[121] Los méritos precedentes d’un caballeru podíen perdese con una sola derrota (Hauf 2004: 328 –nota 7–).
[122] De lo que se deduz que la fama nun ye fiable (Hauf 2004: 328 –nota 8–).
[123] Formaba parte del protocolu que’l caballeru fora acompañáu al campu arrodiáu por cuatro caballeros d’honor que llevaben una llanza caún, lo que se faía col envís de protexer la persona del caballeru fasta’l campu (Hauf 2004: 328 –nota 9–).
[124] Tirán nun s’esmuelga demasiao pola seguranza de la so propia persona, desque lleva consigo dames en cuenta caballeros (Hauf 2004: 328 –nota 9–).
[125] Anque Tirán compórtase acordies col protocolu, l’escesu de gayola paez apuntar a una falta real de llástima y conmiseración polos hermanos muertos (Hauf 2004: 329 –nota 10–).
[126] Apruz de nuevo na novela esti vezu de la dómina (Hauf 2004: 329 –nota 11–).
[127] Reforma franciscana sofitada nuna interpretación más estricta de la regla, entamada en Valencia na dómina d’Eiximenis, cola fundación del conventu del Santu Espíritu (Hauf 2004: 329 –nota 11–).
[128] Ye una «comunión simbólica, non con una forma consagrada, sinón con pan bendito» (Martorell 1974: I, 263 –nota 9–). Pa Hauf, «esti detalle de la comunión con formes non consagraes dexa abondo claro que nun yeren consideraos dignos de recibir les especies consagraes» (Hauf 2004: 329 –nota 12–). Hai nuevamente una contradicción nidia ente’l códigu caballerescu y el relixosu.
[129] Los xueces esprésense con un rexistru más propiu de los trataos relixosos de la dómina (Hauf 2004: 329 –nota 13–).
[130] Recursu cimeru a la máxima autoridá, esto ye, a Dios (Hauf 2004: 329 –nota 14–).
[131] El caballeru, énte’l cuerpu de Cristo, magar arrodiyáu, formula una auténtica antiplegaria, lo que ye daqué ablucante (Hauf 2004: 329 –nota 14–).
[132] Remite al léxicu de referencia nel orixinal s.v. partir el sol.
[133] En francés nel orixinal: Deixe-los aler por far son dever. Yera frase fecha, qu’emplegábase davezu asina en francés (Martorell 1974: I, 266 –nota 8–).
[134] Ye la característica más cruel de les batalles a estilu de Francia (Hauf 2004: 330 –nota 25–).
[135] Nun ye la primer vez que Martorell apondera esta virtú de Tirán (Hauf 2004: 332 –nota 1–).
[136] Los hachos de batalla pasaben dacuando’l metru y mediu de llargor, y los caballeros sofitábense davezu nellos cuando taben cansos (Martorell 1974: I, 270 –nota 6–).
[137] Desque’l xuiciu de Dios favoreció a Tirán, al contrincante nun-y espera otro que la muerte eterna si muerre nesti combate (Hauf 2004: 332 –nota 2–).
[138] Hauf señala la nueva contradicción ente códigos: «L’héroe atribúi a Dios l’honor qu’elli mesmu va algamando peligrosamente, d’un xeitu a lo fondero tan opuestu a la verdadera caridá. Arriendes, demanda nueves victories escontra los enemigos de la fe, alegando la so condición de caballeru, cuando ye evidente qu’acaba lluchar con un caballeru tan cristianu como elli» (Hauf 2004: 333 –nota 2–).
[139] La relixosidá de Tirán ye recordada de contino por Martorell, quien «espeya con deliberáu propósitu los sentimientos d’un alma fonderamente cristiana» (Riquer 1994: 226).
[140] Caminando de llombu, al revés.
[141] Solución que daquella yera frecuente y llegal, como recueye’l Libellus de batallia facienda, nel que s’afita que’l caballeru vencedor pue matar al vencíu en campu o fae-y confesar «que vencíu ye, o que se da al Temple o al Espital o a otra orde» (Riquer 1994: 103).
[142] Pero, en realidá, na novela solo atopamos nueve batalles. Riquer interpreta qu’o bien ye una errata d’imprenta (onde’l númberu romanu IX pudo catramundiase por XI) o bien ye un despiste de Martorell que, como otros, nun pudo iguar al nun poder repasar la novela por cuenta la so muerte (Riquer 1994: 103).
[143] La obra ta tremada de nicios qu’apunten al futuru imperial de Tirán (Hauf 2004: 338 –nota 4–).