mércores, 21 de decembro de 2016

España pasa de la toponimia oficial asturiana

[La Voz del Trubia, xineru 2017]


Esti día la diputada Sofía Castañón unvió una pregunta per escrito al Gobiernu del Estáu onde pide respuesta al fechu de que los topónimos oficiales asturianos nun tean actualizaos tovía nes sos bases de datos. Nun ye la primer vez que se-y entruga al Gobiernu por esti tema. Hai unos díes, por exemplu, el tamién diputáu Segundo González pidió esplicaciones pol procesu d’anovamientu de los cartelos de señalización de Renfe n’Asturies, que nun respeta tampoco la toponimia oficial. Ello contradiz, como en casu anterior, la Llei d’Usu y Promoción y el Decretu 98/2002, qu’establez el procedimientu de recuperación toponímica n’Asturies.

54 de los 78 conceyos asturianos tienen iguada yá la so toponimia, n’aplicación de la nomada Llei d’usu. Y dalgunos conceyos más tienen actualmente’l so espediente en trámite. Recuperáronse d’esta manera bona parte de les formes toponímiques correctes y populares frente a les deturpaes preexistentes, afitaes por auténticos ‘filólogos de caleya’ (podéis ver, al respeuto, el mio artículo “La deturpación toponímica n’Asturies”, publicáu en Lletres Asturianes, en llinia en: goo.gl/uVTj9U). Pues bien, la non actualización de les bases de datos estatales dexa en papel moyao bona parte del procesu de recuperación toponímica asturiana, darréu que tou tipu de comunicaciones, rotulaciones, etc. que remanezan del ámbitu estatal van siguir usando los nomes deturpaos, incorrectos, de los nuestros pueblos…

Y nun penséis que seya cosa menor l’asuntu, porque, como diz la propia diputada, l’usu de la nuestra toponimia oficial ye «d’obligáu cumplimientu pa toles alministraciones». Dicho con claridá: l’alministración estatal ta incumpliendo la llei. Dalgunos d’estos espedientes toponímicos, amás, tramitáronse yá cuantayá, lo que demuestra que nun existe nenguna intención per parte l’Estáu de tenelos en cuenta. Porque tiempu p’actualizar les sos bases de datos tuviéronlu a esgaya. Y nun dexa de ser, amás, llamadora la velocidá cola qu’actualizaron les bases de datos tres de dellos cambios toponímicos catalanes, vascos o gallegos, frente a la lentitú que gasten pa col casu asturianu. Tan llamadora ye que nun paez imputable a otro qu’al despreciu y a la falta d’interés…

Y otro tanto asocede n’ámbitos ayenos a l’alministración... Por exemplu, la organización de la Vuelta a España recibe tolos años quexes pol usu de formes toponímiques asturianes deturpaes. Y lo mesmo podemos ver a diario nel Tiempu meteorolóxicu de les televisiones estatales: nun ye posible ver un topónimu asturianu escritu correctamente… Pero ¿tan difícil ye usar les formes correctes? La respuesta ye que non, de xuru, y por mor d’ello resulta evidente que, nestos casos, nun podemos faer otro que presuponer siempre mala fe…

Y ye que, ¿ta dispuestu dalguién d’acullá la raya a utilizar realmente los topónimos asturianos oficiales? Pues danos la sensación de que non. De que nun-ys da pola real gana, cenciellamente. De que nun tán dispuestos a inxerir a Asturies ente aquellos que sí-ys paez que tienen esi derechu… El problema paez ser, como tantes otres veces, polo que se ve, qu’Asturies nun ye una nacionalidá histórica… (eso dicen…), y nun debe merecer la pena, polo tanto, perder un segundu con ella… Ye lo que tien ser una simple rexón de segunda…

martes, 13 de decembro de 2016

Drácula (Bram Stoker) - Capítulu III


Capítulu III. Diariu de Jonathan Harker (continuación).




Cuando me decaté de que yera un prisioneru, apoderóme una mena de sentimientu xabaz. Corrí arriba y abaxo peles escaleres, probando cada puerta y mirando al traviés de cada ventana que pudi alcontrar; pero dempués d’un cachu, la convicción de la mio impotencia sobrepúnxose a los demás sentimientos. Cuando vuelvo los güeyos atrás dempués de delles hores pienso que debí alloriar entós, porque comportéme como una rata nuna trampa. Sicasí, cuando tuvi la convicción de que taba impotente sentéme selemente, tan selemente como enxamás nun lo fixere na mio vida, y entamé pensar qué yera meyor faer. Tovía lo toi pensando, y entá nun llegué a una conclusión definitiva. D’una sola cosa toi ciertu; que nun tien sentíu da-y a conocer les mios idees al conde. Él conoz bien que toi presu; y como lo fixo él mesmu, y ensin dulda tien los sos propios motivos pa ello, solo m’engañaría si-y confieso dafechu l’asuntu. Hasta onde puedo ver, el mio únicu plan va ser guardame’l mio conocimientu y les mios medranes pa min mesmu, y caltener los güeyos abiertos. Sé que, o me tán engañando, como a un neñu, les mios propies medranes, o, pela cueta, toi nuna dificultá desesperada; y si esto último ye asina, necesito, y voi necesitar, tolos mios sesos pa salir alantre.

Malapenes llegare a esta conclusión cuando sentí que se zarraba la gran puerta d’embaxo, y supi que volviere’l conde. Él nun llegó nel intre a la biblioteca, asina que fui con procuru al mio cuartu y atopélu fayendo la cama. Ello yera raro, pero solo confirmó lo que siempres camentare, que nun había sirvientes na casa. Cuando lu vi más sero al traviés de la ralura de les bisagres de la puerta iguando la mesa en comedor, tuvi yá seguru d’ello; desque si él mesmu s’encargaba de toos estos oficios domésticos, de xuru ello yera la prueba de que nun había naide que los fixere. Esto amedranóme daqué, darréu que si nun había naide más en castiellu, debió ser el mesmu conde’l cocheru del coche que me trexo equí. Ello ye un pensamientu espantible; porque si ye asina, significa que ye a controlar los llobos, como lo fixo, con tan solo llevantar la so mano en silenciu. ¿Por qué tola xente en Bistritz y en coche sentíen un mieu tan terrible por min? ¿Qué queríen dar a entender cola entrega del crucifixu, del ayu, de la rosa salvaxe, del fresnu‘l monte? ¡Bendita aquella perbona muyer que me colgó’l crucifixu al rodiu’l pescuezu! Desque dame consuelu y puxu siempres que lu toco. Ye estraño qu’una cosa que m’adeprendienon a considerar con despreciu y como idólatra pueda ser d’ayuda nun tiempu de solitú y d’enzancos. ¿Hai seique daqué na esencia de la cosa en sí? ¿O ye un mediu, un sofitu tanxible, que tresmite alcordances de simpatía y consuelu? Dalguna vez, si ye posible, debo esaminar esti asuntu y tentar de tomar una decisión al respeuto. Mientres tanto, debo averiguar tolo que pueda sobre’l conde Drácula, porque ello pue ayudame a entender. Esta nueche debería falar de sí mesmu, si empobino la conversación nesti sentíu. Debo ser mui cuidadosu, sicasí, pa nun espertar la so rocea.


Medianueche. Tuvi una llarga conversación col conde. Fíxi-y delles entrugues sobre la hestoria de Transilvania, y él acaloróse col tema a maravía. Al falar de coses y persones, y especialmente de batalles, faló como si tuviere presente en toes elles. Esto esplicómelo más sero diciendo que pa un boyardu l’arguyu y el nome de la so casa ye’l so propiu arguyu, que la gloria d’ellos ye la so gloria, y que’l destín d’ellos ye’l so destín. Siempres que faló de so casa dixo “nós”, y faló cuasi tol tiempu en plural, como fala un rei. Axallá pudiere afitar per escrito tolo que dixo exautamente como lo dixo, desque pa min aquello yera ablucante enforma. Abultaba atopase ellí la hestoria entera del país. Escitóse cada vez más según diba falando, y caminaba pel cuartu tirando del so gran bigote blancu y garrando cualquier cosa sobre la que punxere les manes como si quixere estrumila a pura fuercia. Dixo una cosa que voi anotar con tanta exautitú como pueda; desque ello cunta a la so manera la hestoria de la so raza:

—Nós, los escequelios, tenemos drechu a tar arguyosos, desque peles nueses venes flúi’l sangre de munches races braves que lluchanon pol so señoríu como llucha’l lleón. Equí, en torbolín de les races europees, la tribu úgrica trexo dende Islandia l’espíritu de llucha que Thor y Wodin-yos dienon, y que los sos bersekeres[1] amosanon con tal cruel propósitu nes costes d’Europa, sí, y d’Asia y África tamién, que la xente mesmamente pensó que vinieren los propios homes-llobu. Equí, tamién, cuando lleganon, alcontranon a los hunos; la so furia guerrera barriere la tierra como una llaparada viva, de xeitu que los morribundos sosteníen que peles sos venes corría’l sangre d’aquelles vieyes bruxes, que, espulsaes d’Escitia, apareárense colos demonios en desiertu. ¡Fatos, fatos! ¿Qué demoniu o qué bruxa foi nunca tan grande como Atila? El so sangre cuerre per estes venes —él allevantó los brazos—. ¿Maravía que seyamos una raza conquistadora?; ¿Qué seyamos arguyosos?; ¿que cuando los maxares, los llombardos, los avares, los búlgaros, o los turcos se llanzanon a miles sobre les nueses fronteres, nós-yos diéremos la vuelta? ¿Ye estraño que cuando Arpad y les sos llexones cayenon sobre la patria húngara nos alcontrara equí de la qu’alcanzó la frontera?; ¿que l’Honfoglalás[2] se completare ellí? Y cuando la inundación húngara avanzó contra l’este, a los escequelios proclamánonlos parientes los victoriosos maxares, y confiánonnos a nosotros mientres sieglos la guardia de la raya de la tierra Turco; sí, y más qu’esto, deber eternu na guardia la raya, desque, como dicen los turcos, ‘l’agua duerme, y l’enemigu ta en vela’. ¿Quién más feliz que nós pente les Cuatro Naciones recibió la ‘espada sangronienta’? ¿Quién acudió más aína, na so llamada guerrera, en sofitu’l rei? ¿Cuándo se redimió la gran vergoña de la mio nación, la vergoña de Cassova, cuando les banderes de los válacos y los maxares cayenon abatíes embaxo la Creciente? ¿Quién foi sinón ún de la mio propia raza’l que col nome de Voivode crució’l Danubio y venció a los turcos na so propia tierra? ¡Esti yera un Drácula n’efeutu! ¡Gran dolor foi qu’al so propiu hermanu indignu, cuando cayó, vendió la so xente a los turcos y trexo la vergoña de la esclavitú sobre ellos! ¡Nun foi esti Drácula, en verdá, quien inspiró a aquel otru de la so raza que nuna dómina posterior una y otra vez trexo les sos fuercies sobre’l gran ríu a la tierra turco; quien, cuando lu derrotaben, volvía otra vez, y otra, y otra, magar tuviere que venir solu del campu sangronientu onde les sos tropes taben siendo sacrificaes, desque sabía qu’él solu podría trunfar finalmente! Dixenon qu’él solo pensaba en sí mesmu. ¡Bah! ¿De qué valen los llabradores ensin cabezaleru? ¿Ónde acaba la guerra ensin un cerebru y un corazón que la empobine? Nuevamente, cuando, dempués de la batalla de Mohács, arrefundiemos el xugu húngaru, nós, del sangre de Drácula, tábemos ente los sos cabezaleros, desque’l nuesu espíritu nun soportaba que nun fóremos llibres. Ah, xoven señor, los escequelios (y los Drácula como’l sangre del so corazón, los sos cerebros, y les sos espades) puen ufanase d’una hestoria que los guaños de fungos como los Hapsburgo y los Romanoff enxamás algamarán. Los díes de guerra acabanon. El sangre ye daqué endemasiao precioso nestos díes de paz deshonrosa; y les glories de les grandes races son como una hestoria que se cunta.

Taba yá llegando la mañana nesi momentu, y fomos a la cama. (Rec., esti diariu paez tan espantible como l’entamu de les “Nueches Árabes”, desque too tien de suspendese al cantar el gallu, o como la pantasma del padre de Hamlet.)


12 de mayu. Déxeseme entamar con fechos (cenciellos, simples fechos), verificaos con llibros y númberos, y de los que nun ye a duldase. Nun debo tracamundialos con esperiencies que tendrán que sofitase na mio propia observación, o na mio memoria d’elles. La nueche pasada, cuando’l conde vieno del so cuartu, entamó faeme entrugues sobre asuntos llegales y sobre cómo faer delles menes de negocios. Yo pasare’l día cansadamente ente llibros, y, simplemente pa caltener ocupada la mio mente, repasé dalgunos de los asuntos qu’esaminare na posada de Lincoln. Hai un ciertu métodu nes pescudes del conde, de mou que voi ver de poneles n’orde; el conocimientu podría seme útil de dalguna manera o en dalgún momentu.

Primero, preguntó si un home n’Inglaterra podía tener dos procuradores o más. Díxi-y que podía tener una docena si quería, pero que nun sedría afayadizo tener más d’un procurador participando nuna transacción, desque solo ún podía actuar a la vez, y qu’andar cambiándolu diba dir, de xuru, contra’l so interés. Él paecía pescancialo dafechamente, y continuó entrugando si habría dalguna dificultá práutica en tener a un home atendiendo, vamos dicir, a les finances, y a otru curiando pol embarque, en casu de que se necesitare ayuda local nun sitiu lloñe del domiciliu del procurador financieru. Pidí-y que me lo esplicare más detenidamente, de mou que nun pudiere aconseyalu mal por casualidá, y entós dixo:

—Voi ilustralu. El so amigu y míu, el señor Peter Hawkins, dende la solombra de la so formosa catedral n’Exeter, que ta lloñe de Londres, merca pa min per aciu del so bon oficiu la mio propiedá en Londres. ¡Bien! Agora déxeme dici-y francamente, pa que nun-y paeza estraño que buscare los servicios de dalguién tan lloñe de Londres en cuenta de los de dalgún residente ellí, que’l mio motivu foi que nengún interés local se sirviere nun siendo’l mio propiu deséu; y como dalguién con residencia en Londres podría tener, seique, propósitu de sirvise a sí mesmu o a un amigu, fui d’esti mou al campu a la gueta’l mio axente, desque los sos trabayos deben sirvir solo al mio interés. Agora, supongamos que yo, que llevo munchos asuntos, deseare embarcar mercancía, vamos dicir, a Newcastle, o a Durham, o a Harwich, o a Dover, ¿nun podría ser qu’ello pudiere faese más fácilmente unviándolo a ún d’estos puertos?

Yo contesté-y que, de xuru, ello diba ser más cenciello, pero que nós, los procuradores, teníemos un sistema d’axencia d’ún pa los otros, de mou que’l trabayu local podía faese localmente baxo instrucción de cualquier procurador, de manera que’l cliente, poniéndose simplemente en manes d’un solu home, podía ver los sos deseos cumplíos ensin mayores enzancos.

—Pero, —dixo él—, tendría la llibertá de dirixilo yo mesmu. ¿Nun ye asina?

—Por supuesto, —repondí; y— los homes de negociu, a los que nun-yos presta que naide nun conoza la totalidá de los sos asuntos, fáenlo davezu.

—¡Bien! —dixo, y dempués continuó entrugando polos medios de faer unvios y les formes peles qu’habíen pasar, y de toles clases d’enzancos que podríen surdir, pero contra los que podría guardase ún per aciu la previsión.

Espliqué-y toes estes coses cola meyor habilidá que pudi, y dexóme ciertamente la impresión de que diba poder ser un procurador maraviosu, desque nada nun había que nun pensare o que nun previere. Pa un home que nunca nun tevo en país, y qu’evidentemente nun s’ocupaba muncho del asuntu de los negocios, el so conocimientu y agudeza yeren maraviosos. Dempués que se satisfixo a sí mesmu sobre aquellos puntos de los que falare, y y yo lo verifiqué too tan bien como pudi per aciu de los llibros disponibles, llevantóse d’esmenu y dixo:

—¿Escribió dende la so primer carta al nuesu amigu’l señor Peter Hawkins, o a cualquier otru? —Con della amargura nel mio corazón respondí-y que nun lo fixere, qu’inda nun viere oportunidá dala d’unvia-y cartes a naide.

—Entós escriba agora, mio amigu mozu —dixo—, posándome una pesada mano enriba’l costazu—. Escriba al nuesu amigu y a cualquier otru; y díga-yos, si-y presta, que va quedar conmigo polo menos un mes.

—¿Quier que quede equí tantu tiempu? —Entrugué-y, darréu que’l mio corazón xelóse al pensalo.

—Naguo por ello; y non, nun aceutaré refugu dalu. Cuando’l so señor, o patrón, o como quiera llamalu, se comprometió a que viniere dalguién nel so nome, entendíase que solo debía atender a les mios necesidaes. Yo nun escatimé. ¿Nun ye asina?

¿Qué podía faer sinón aceutar con una reverencia? Yera l’interés del señor Hawkins, non el mio, y yo tenía que pensar nél, non en min; y arriendes, mientres el conde Drácula falaba, había daqué nos sos güeyos y na so conducta que me fixenon recordar que yera un prisioneru, y qu’inda que quixere nun tenía eleición. El conde vio la so victoria na mio reverencia, y la so autoridá na angustia la mio cara, desque entamó darréu a mandase d’ellos, pero al so propiu xeitu sele ya irresistible:

—Ruégo-y, mio xoven y bon amigu, que nun-yos fale d’otro que de negocios nes sos cartes. A los sos amigos prestará-yos ensin dulda saber que s’alcuentra bien, y qu’allampia por volver a casa con ellos. ¿Nun ye asina?

Mientres falaba apurrióme tres fueyes de papel pa cartes y tres sobres. Yeren propios del más finu corréu estranxero, y amirando pa ellos, y dempués pa él, y notando la so quieta sorrisa, colos sos afilaos caniles persaliendo penriba l’encarnáu llabiu d’embaxo, pescancié tan bien como si él lo dixere que debía tener procuru colo qu’escribiere, porque podría lleelo. De mou que garré’l determín d’escribir agora solamente notes formales, pero escribir detallao al señor Hawkins en secreto, y tamién a Mina, desque a ella diba poder escribi-y en taquigrafía, lo qu’ablucaría al conde, si lo ve. Dempués qu’escribí les dos cartes sentéme calmu, lleendo un llibru mientres el conde escribía delles notes y recurría, mientres les escribía, a dellos llibros de la mesa. Dempués recoyó les dos mios y púnxoles coles d’él, y guardó los sos materiales d’escritura, y dempués d’ello, nel intre que la puerta se zarró tres d’él, inclinéme y miré les cartes, que taben boca abaxo na mesa. Nun sentí remordimientu al faelo, desque embaxo aquelles circunstancies sentía que debía protexeme en tolo que pudiere.

Una de les cartes taba dirixida a Samuel F. Billington, Nu. 7, La Creciente, Whitby, otra a herr Leutner, Varna; la tercera yera pa Coutts & Co., Londres, y la cuarta pa herren Klopstock & Billreuth, banqueros, Budapest. La segunda y la cuarta taben ensin zarrar. Taba a puntu veles cuando vi movese la maniya la puerta. Fundíme nel mio asientu, con malapenes tiempu pa volver poner les cartes como tuvieren y continuar col mio llibru enantes que’l conde, sosteniendo tovía otra carta na mano, entrare en cuartu. Garró les cartes de la mesa y cuñóles con procuru, y dempués, volviéndose a min, dixo:

—Confío en que me perdonará, pero teo munchu trabayu que faer en privao esta nueche. Vusté alcontrará, espero, toles coses como desea.

Na puerta volvióse y, dempués d’una posa d’un momentu, dixo:

—Déxeme aconseya-y, mio queríu y xoven amigu… non, déxeme alverti-y con toa seriedá, qu’en casu que dexare estos cuartos nun debería, baxo nenguna circunstancia, quedar a dormir en nenguna otra parte’l castiellu. Ye vieyu, y tien munches alcordances, y hai velees p’aquellos que duermen imprudentemente. ¡Queda alvertíu! Si el sueñu s’apodera de vusté agora o dalguna otra vez, o paez que va faelo, entós entaíne al so propiu cuartu o a estos otros cuartos, col envís de que’l so descansu seya seguru. Pero si nun anda con procuru a esti respeuto, entós… —Finó’l so discursu d’un mou espantible, desque movió les sos manes como si tuviere llavándoles. Yo entendílo dafechu; la mio única dulda yera si dalgún suañu podía ser más terrible que la rede sobrenatural y horrible d’escuridá y misteriu qu’abultaba tar zarrándose al mio alredor.


Más tarde. Perafito les últimes pallabres escrites, pero agora nun hai dulda na cuestión. Nun voi tener medrana de dormir en nengún sitiu onde él nun tea. Punxi’l crucifixu sobre la cabecera de la mio cama (camiento que’l mio descansu ta asina más llibre de suaños; y ellí va quedar).

Cuando me dexó, fui al mio cuartu. Dempués d’un cachu, al nun sentir nengún ruíu, salí y xubí la escalera de piedra hasta onde podía mirar contra’l sur. Había dalguna sensación de llibertá na vasta estensión, inda que fore inaccesible pa min, en comparanza cola estrecha escuridá del patiu. Mirando al esterior, sentí que, de fechu, taba presu, y abultóme querer un respiru d’aire fresco, magar fore de la nueche. Toi empecipiando sentir qu’esta esistencia nocherniega ta afeutándome. Ta afarando los mios nervios. Arrespígome cola mio propia solombra, y toi enllenu de toa clas d’imaxinaciones espantibles. ¡Dios sabe qu’hai motivos pa la mio terrible llercia nesti llugar malditu! Miré afuera la formosa estensión, bañada na sonce y mariella lluz de la lluna hasta qu’ello foi cuasi como la lluz del día. A la feble lluz, les llombes distantes fundíense, y les solombres nos valles y nes gargantes de negrura aterciopelao. La pura formosura paecía animame; había paz y consuelu en cada aliendu que garraba. Cuando m’abangué sobre la ventana, atrexo la mio mirada daqué que se movía un pisu embaxo de min, y daqué a la mio izquierda, onde camenté, pol orde de los cuartos, que taríen les ventanes del propiu cuartu’l conde. La ventana onde m’alcontraba yera alta y fonda, cavada na piedra, y magar desgastada pol tiempu, entá taba completa; pero pasaren evidentemente munchos díes dende que’l marcu tuviere ellí. Alluguéme detrás del borde de piedra, y miré afuera con procuru.

Lo que vi foi la cabeza del conde saliendo pela ventana. Nun-y vi la cara, pero conocílu pol pescuezu y pol movimientu del llombu y los brazos. En cualquier casu, nun podía tracamundiar les manes que tuviere tantes oportunidaes d’estudiar. Yo taba de mano interesáu y daqué entreteníu, desque ye maravioso cómo un pequeñu asuntu interesa y entretién a un home cuando ta prisioneru. Pero los mios mesmos sentimientos cambianon en repulsión y terror cuando vi al home enteru surdir lentamente de la ventana y entamar a arrastrase p’abaxo pela muria’l castiellu sobre aquel abismu espantible, cabeza abaxo cola so capa espardiéndose al rodiu d’él como grandes ales. De mano, nun podía creer a los mios güeyos. Atalanté qu’aquello yera un trucu de la lluz de la lluna, dalgún efeutu estrañu de les solombres; pero continué mirando, y nun podía ser una ilusión. Vi los deos y les dees garrase a les esquines de les piedres, desgastaes d’argamasa pol pasu los años, y usando asina toles proxeiciones y desigualdaes, movíense contra abaxo con considerable velocidá, como una llargatesa se mueve per una paré.

¿Qué mena d’home ye esti, o qué mena de criatura con apariencia d’home? Siento que m’apodera la llercia d’esti sitiu espantible; tengo medrana, una medrana apavoriante, y nun hai salida pa min; toi arrodiáu de terrores nos que nun m’atrevo a pensar…


15 de mayu. Una vez más vi al conde salir na so forma de llargatesa. Caminó p’abaxo, daqué lladiáu, unos cien pies, y enforma contra la izquierda. Sumió dientro de dalgún furacu o ventana. Desque la so tiesta desapaeció, inclinéme p’afuera pa tratar de ver más, pero ensin resultáu (la distancia yera demasiao grande pa permitir un ángulu de visión afayadizu). Yo sabía agora que dexare’l castiellu, y pensé n’aprovechar la oportunidá pa esplorar más de lo qu’hasta entós m’atreviere. Volví al cuartu, y garrando una llámpara, probé toles puertes. Taben toes pesllaes, como esperaba, y les peslleres yeren comparativamente nueves; pero baxé les escaleres de piedra hasta l’estragal onde entrara orixinalmente. Alcontré que podía correr los pasadores abondo fácilmente y desenganchar les grandes cadenes; ¡pero la puerta taba pesllada, y la llave nun taba! La llave debía tar en cuartu’l conde; debo vixilar por si la so puerta nun ta pesllada, y entós podría garrala y escapar. Continué fayendo un esame completu de les estremaes escaleres y pasadizos, y probando les puertes que s’abríen dende ellos. Un o dos cuartinos cerca l’estragal taben abiertos, pero nun había nada que ver nellos nun siendo muebles vieyos y polvoriegos cola edá y comíos pola poliya. Al final, sicasí, atopé una puerta na parte superior de la escalera que, magar paecía tar pesllada, cedía un poco baxo presión. Intentélo con más puxu, y atopé que nun taba realmente pesllada, sinón que la resistencia venía del fechu de que les bisagres pisaren daqué, y la pesada puerta descansaba en suelu. Equí había una oportunidá que seique nun diba tener de nuevo, de xeitu qu’esforciéme enforma, y con munchu trabayu esforciéla p’atrás de mou que pudi entrar. Agora taba nun ala’l castiellu más a la drecha que los cuartos que conocía y un pisu más abaxo. De les ventanes pudi ver que los cuartos taben allugaos a lo llargo contra’l sur del castiellu, y les ventanes del caberu cuartu miraben tanto al oeste como al sur. Nesti últimu llau, tanto como nel anterior, había un gran precipiciu. Construyeren el castiellu na esquina d’una gran peña, de mou que per tres llaos yera práuticamente inespugnable, y taben allugaes grandes ventanes equí onde nin la flonda, nin l’arcu, nin la culebrina podíen alcanzar, y darréu la lluz y la comodidá, imposible pa una posición que debía guardase, taben aseguraes. Al oeste había un gran valle, y dempués, allevantándose lloñe, grandes fortaleces de montes dentaos, alzándose picu a picu, coles pindies peñes semaes de capudres y artos, que garraben los sos raigaños a les grietes y fendedures y a les resquiebres de la piedra. Esta yera evidentemente la porción del castiellu ocupada poles dames nes dómines pasaes, darréu que los muebles teníen mayor oldéu de comodidá que cualquiera de los que viere hasta entós. Les ventanes taben ensin cortines, y la lluz mariello de la lluna, fluyendo al traviés de los cristales de diamante, permitía estremar mesmamente colores, mientres suavizaba la bayura de polvu qu’había sobre toles coses y amazcaraba en dalguna midida los estragos del tiempu y la carondia. La mio llámpara paecía ser de pequeñu efeutu a la brillante lluz de la lluna, pero taba contentu de tenela conmigo, desque había una espantible solitú en llugar que me xelaba’l corazón y faía temblar los mios nervios. Sicasí, ello yera meyor que tar solu nos cuartos que llegare a odiar pola presencia’l conde, y dempués, tratando de controlar un poco los mios nervios, sentí amiyar una sonce quietú sobre min. Y equí m’atopo, sentáu nuna mesina de carbayu onde nos vieyos tiempos una guapa dama sentaba posiblemente a escribir, con munchos pensamientos y munchos arroxos, la so mal escrita carta d’amor, y escribiendo nel mio diariu en taquigrafía tolo qu’asocedió de magar lu zarré la última vez. Ello ye’l sieglu diecinueve actualizáu con una venganza. Y sicasí, nun siendo que los mios sentíos m’engañen, los sieglos vieyos teníen, y tienen, poderes propios que la cenciella “modernidá” nun ye a matar.


Más tarde: la mañana del 16 de mayu. Dios me caltenga’l xuiciu, desque a esto toi reducíu. Seguridá y esfotu na seguridá son coses del pasáu. Mientres viva equí nun hai sinón una cosa que desear, que nun me vuelva llocu, si, de fechu, nun lo toi yá. Si toi cuerdu, entós seguramente ye de llocos pensar que de toles coses fediondes que tán al achisbu nesti tarrecible llugar, el conde ye la menos terrible pa min; que solo nél puedo yo buscar seguridá, inda qu’esto solo seya mientres pueda sirvir al so propósitu. ¡Gran Dios! ¡Dios piadosu! Permítime calmame, desque d’esti xeitu espérame de fechu la llocura. Entamo ver nueves lluces sobre delles coses que me desconcertaben. Hasta agora nunca nun supiere lo que Shakespeare quixere dicir cuando fixo dicir a Hamlet:

                        ¡Les llibretes! ¡Aína, les llibretes!
                         Ello ye conveniente que lo anote, etc.,

desque agora, sintiendo como si’l mio propiu cerebru tuviere alloriáu o como si llegare’l golpe que tien qu’acabar nel so desaniciu, vuélvome al mio diariu a la gueta reposu. El vezu d’anotar con precisión tien qu’ayudame a aselar.

La misteriosa alvertencia del conde asustóme naquel momentu; y asústame más agora cuando pienso nello, desque no futuro va tener un terrible poder sobre min. ¡Voi temer la incerteza de lo que me diga!

Desque escribí nel mio diariu y volví poner felizmente’l llibru y la pluma en bolsu sentí que tenía sueñu. L’alvertencia’l conde viénome a la cabeza, pero tuvi’l placer de desobedecela. La sensación de sueñu apoderárame, y con ella la porfía que’l sueñu produz como forasteru. La feble lluz de la lluna calmaba, y la ancha estensión d’afuera daba una sensación de llibertá que me refrescaba. Garré’l determín de nun volver esta nueche a los espantibles cuartos, sinón dormir equí, au, n’otres dómines, se sentaren dames y cantaren y vivieren dulces vides mientres los sos suaves pechos s’atristayaben polos sos homes alloñaos metanes de crueles guerres. Arrastré una gran cama afuera’l so sitiu, cerca la esquina, de mou que cuando m’achucare pudiere contemplar la formosa vista al este y al sur, y ensin pensar nin esmoleceme pol polvu, dispúnxime a dormir. Camiento que debí quedar dormíu; asina lo espero, pero tengo mieu, darréu que tolo qu’asocedió foi ablucantemente real, tan real qu’agora sentáu equí a l’amplia y plena lluz de la mañana, nun soi creer de nenguna manera que too fore un suañu.

Nun taba solu. El cuartu taba igual, ensin cambiu en nengún sentíu desque entré nél; pudi ver a lo llargo’l suelu, a la brillante lluz de la lluna, les mios propies pisaes marcaes onde perturbare la llarga acumulación de polvu. A la lluz de la lluna había frente a min tres moces, dames en realidá, a xulgar pol so vistíu y maneres. Pensé naquel momentu, cuando les vi, que debía tar suañando, desque, magar que la lluz de la lluna taba tres d’elles, nun proxeutaben solombra en suelu. Averánonse a min, y amiránonme per dalgún tiempu, y entós marmullanon ente elles. Dos yeren prietes, y teníen una elevada nariz aguileña, como’l conde, y grandes güeyos escuros y penetrantes qu’abultaben cuasi encarnaos cuando contrastaben cola lluna pálida y mariella. La otra yera roxa, tan roxa como ye posible, con grandes guedeyes ondulaes de pelo dorao y güeyos como zafiros pálidos. Paecióme conocer de dalguna manera’l so rostru, y conocelu en rellación con dalguna medrana del suañu, pero nun pudi recordar nesi momentu cómo o ónde. Les tres teníen dientes blancos y brillantes que rellumaben como perlles contra’l rubín de los sos llabios voluptuosos. Había daqué nelles que faía sentime inquietu, dalgo de deséu y al empar dalgo de medrana mortal. Sentí nel mio corazón un deséu perversu y ardiente de que me besaren con aquellos llabios encarnaos. Nun ta bien anotar esto, pa que dalgún día alcuentre los güeyos de Mina y cause’l so dolor; pero ello ye la verdá.

Marmullanon ente sí, y dempués rienon les tres, con una sorrisa arxentina, musical, pero tan dura como si’l soníu nun pasare enxamás al traviés de la suavidá d’unos llabios humanos. Yera como la dulzura intolerable y runfante de los vasos d’agua cuando los toca una mano duecha. La moza roxa secudió la cabeza coquetamente, y les otres dos animábenla. Una d’elles dixo:

—¡Alantre! Tu yes la primera, y nós vamos siguite; tuyu ye’l drechu a entamar.

La otra amestó:

—Él ye nuevu y fuerte; hai besos pa toes nosotres.

Yo quedé quietu, mirando colos güeyos entezarraos nuna agonía d’anticipación prestosa.

La moza roxa avanzó y abangóse sobre min hasta que pudi sentir el movimientu del so alendar. Ello foi dulce nun sentíu, dulce como’l miel, y unviaba’l mesmu runfíu al traviés de los nervios que la so voz, pero con della amargura embaxo la dulzura, una ofensividá amargosa, como la que se güel nel sangre.

Tenía mieu de llevantar los párpagos, pero miraba y vía perfeutamente per detrás de les pistañes. La moza púnxose de rodíes, y abangóse sobre min, complaciéndose nello simplemente. Había una voluptuosidá deliberada que yera a la vez emocionante y repulsiva, y cuando narquió’l pescuezu llambióse los llabios como un animal, hasta que pudi ver a la lluz de la lluna la humedá brillando nos llabios escarlata y na encarnada llingua cuando golpiaba los blancos dientes afilaos. Baxó y baxó la cabeza mientres los llabios amiyaben pembaxo la mio boca y cazu y paecienon posase na mio garganta. Entós fixo una posa, y pudi sentir l’axitáu soníu de la so llingua mientres llambía los dientes y los llabios, y podía notar l’aliendu caldiu en pescuezu. Entós la piel de la mio garganta entamó pruyime como lo fai la carne d’ún cuando s’avera más y más la mano que-y fai cosques. Podía sentir el tautu suave y temblosu de los llabios sobre la piel persensible de la mio garganta, y les fuertes muezques de dos dientes afilaos, solo tocando y fayendo posa ellí.

Zarré los güeyos nun éstasis llánguidu y esperé, esperé col corazón valtiando.

Pero nesi intante, percorrióme otra sensación tan rápido como un rellámpagu. Fui consciente de la presencia del conde, y del so ser como envolubráu nuna tambascada de furia. Cuando los mios güeyos s’abrienon involuntariamente vi la so fuerte mano garrando’l finu pescuezu de la muyer roxa y arrastrándola p’atrás col puxu d’un xigante, colos güeyos azules tresformaos pola furia, los blancos dientes apertaos pol raxón, y les pálides mexelles arroxaes pola pasión. ¡Pero’l conde! Enxamás imaxiné ira y furia tales, nin siquiera nos demonios del abismu. Los sos güeyos llampardiaben dafechu. La lluz encarnao yera nellos apavoriante, como si les llapes del fueu del infiernu rescamplaren tres d’ellos. El so rostru taba mortalmente pálidu, y les sos llinies yeren dures como alambres dibuxaes; les grueses ceyes que s’alcontraben sobre la nariz abultaben agora una barra de metal blanco ya ingriento. Con un violentu golpe del so brazu, arrefundió a la muyer lloñe d’él, y dempués esparabanió énte les otres, como si tuviere refugándoles; yera’l mesmu xestu imperiosu del que-y viere mandase pa colos llobos. Con una voz que, inda que baxo y cuasi nun susurru, paeció cortar al traviés del aire y retinxir darréu pel cuartu, dixo:

—¿Cómo vos atrevéis a tocalu, nenguna de vosotres? ¿Cómo vos atrevéis a poner los vuesos güeyos nél cuando yo vos lo prohibiere? ¡Atrás, dígovoslo a toes! ¡Esti home pertenezme! Cuidáu con metevos con él, o vais tener que vévosles conmigo.

La moza roxa, con una risa de coquetería obscena, volvióse pa contesta-y:

—Tu mesmu nunca amesti; ¡tu nunca ames!

Al oyer esto les otres muyeres axuntánonse a ella, y sonó una risa tan atristayada, dura y desalmada pel cuartu que cuasi me dio mal al sentila; paecía’l placer de los demonios. Entós en conde volvióse, dempués de mirar atentamente’l mio rostru, y dixo nun suave susurru:

—Sí, yo tamién puedo amar; vosotres mesmes podéis dicilo pol pasáu. ¿Nun ye asina? Bien, agora prométovos que cuando acabe con él podréis besalu a los vuesos deleres. ¡Agora marchái! ¡Marchái! Teo qu’espertalu, qu’hai trabayu que faer.

—¿Nun vamos tener nada esta nueche? —dixo una d’elles, con una sorrisa zorra, mientres apuntaba pa la bolsa qu’él aventare en suelu, y que se movía como si hubiere dalgo vivo en dientro. Como respuesta él asintió cola tiesta. Una de les muyeres dio un saltu alantre y abrióla. Si les oreyes nun m’engañanon sintióse un gritu y un llamentu, como’l d’un neñu de teta. Les muyeres arrodianon la bolsa, mientres yo taba muertu de mieu; pero cuando miré desapaecieran, y con elles la bolsa espantible. Nun había nenguna puerta cerca d’elles, y nun pudienon pasar xunta min ensin que me decatare. Paecienon simplemente sumise nes rayaes de la lluz de la lluna y salir pela ventana, desque pudi ver afuera les formes escures y solombriegues un momentu enantes que sumieren dafechamente.

Entós l’horror apoderóme, y fundíme na inconsciencia.




[1] ‘gerreros vikingos’.
[2] N’húngaru, ‘la ocupación del nuesu país’.

xoves, 24 de novembro de 2016

Drácula (Bram Stoker) - Capítulu II



Capítulu II. Diariu de Jonathan Harker (continuación).




5 de mayu. Debí quedar dormíu, desque, de xuru, de tar espiertu dafechu diérame cuenta de que nos averábemos a tan ablucante llugar. Na escuridá, el patiu abultaba d’un tamañu considerable, y como dellos caminos escuros partíen d’él baxo grandes arcos redondos, seique abultaba más grande de lo que yera en realidá. Tovía nun fui pa velu a la lluz del día.

Cuando la xarré paró, el cocheru baxó d’un saltu y espurrió la so mano p’ayudame a apeame. Nun pudi menos de probar, nuevamente, la so prodixosa fuercia. La so mano, en realidá, abultaba un torniellu d’aceru que podría estrapallar la mía si quixere. Dempués sacó les mios coses, y púnxoles en suelu al mio llau mientres yo permanecía cerca d’una puertona, vieya y brocada con llargues puntes de fierro, y afitada nun portal saliente de piedra macizo. Pudi ver mesmamente, a la feble lluz, que la piedra taba tallada d’un xeitu imponente, pero que les talles foran desgastaes pol tiempu y pol clima. Mientres taba ellí de  pie, el cocheru saltó de nuevo pal so asientu y secudió les riendes; los caballos entamanon caminar, y desapaeció la xarré y tolo demás embaxo d’una d’aquelles negres abertures.

Permanecí en silenciu onde taba, desque nun sabía qué faer. Nun había signu de campana o picaporte; nun yera probable que la mio voz fore quien a calistrar al traviés d’aquelles paredes ceñudes y aquelles apertures con ventanes negres. El tiempu qu’esperé paecióme infinitu, y sentía duldes y temores axuntándose sobre min. ¿A qué clas de llugar aportare, y ente qué clas de xente? ¿Qué mena d’espantible aventura yera aquella na que m’embarcare? ¿Yera esti un incidente acostumáu na vida d’un emplegáu del procurador unviáu a esplicar la compra d’una finca en Londres a un estranxeru? ¡Emplegáu del procurador! A Mina nun diba presta-y esto. ¡Procurador, desque xustamente enantes de dexar Londres dábenme l’anuncia de qu’aprobare’l mio esame; y soi agora un procurador de pies a cabeza! Entamé esfregar los güeyos y plizquéme pa ver si taba espiertu. Paecíame too como una velea espantible, y esperaba dir esconsoñar d’esmenu, y alcontrame en casa, col amanecer lluchando al traviés de les ventanes, como m’asocediere munches vegaes pela mañana dempués d’un día de munchu trabayu. Pero la mio carne respondió a la prueba’l plizcu, y los mios güeyos nun taben equivocaos. Taba, de fechu, espiertu y metanes los Cárpatos. Tolo que podía faer agora yera tener paciencia, y esperar la llegada la mañana.

Dempués que llegué a esta conclusión sentí pesaos pasos averándose tres de la puertona, y vi peles biligueres el rellumu d’una lluz qu’aportaba. Dempués sintióse’l ruíu de grandes cadenes y el rinchíu de macizos cerroxos que se corríen. Una llave dio vuelta col ruíu ásperu y fuerte del llargu desusu, y la puertona retrocedió.

Dientro, apaeció énte min un home vieyu y altu, bien afaitáu sacantes un llargu bigote blancu, y vistíu de negro de la cabeza a los pies, ensin una sola mancha de color en tou él. Llevaba na so mano una antigua llámpara de plata, na que la llapa ardía ensin tubu nin globu de nengún tipu, arrefundiando llargues y tembloses solombres mientres parpaguiaba al aire de la puerta abierta. El vieyu fíxome un degomán cola so mano drecha, con un xestu cortés, diciendo nun inglés escelente, pero con una entonación estraña:

—¡Bienveníu a mio casa! ¡Entre con llibertá y pola so propia voluntá!

Nun fixo nengún movimientu p’axuntase conmigo, sinón que permaneció como una estatua, como si’l so xestu de bienvenida lu afitare en piedra. Nel instante, sicasí, en que perpasé l’umbral de la puerta, movióse impulsivamente p’alantre, y sosteniendo la so mano garró la mio con un puxu que me fixo tremecer, un efeutu que nun amenorgó’l fechu de que paecía tan fría como’l xelu (más como la mano d’un muertu que como la d’un vivu). Dixo otra vez:

—Bienveníu a mio casa. Venga con llibertá. Marche con seguridá; ¡y dexe daqué de la gayola que trai!

El puxu del apertón de manes yera tan asemeyáu al que notare en cocheru, al que nun pudiere ver el rostru que, por un momento, duldé si nun yera la mesma persona cola que taba falando; asina que, p’asegurame, díxi-y entrugando:

—¿Conde Drácula?

Inclinóse d’un xeitu cortés cuando contestó:

—Yo soi Drácula; y doi-y la bienvenida, señor Harker, a mio casa. Entre; l’aire la nueche ye frío, y vusté necesitará comer y descansar.

Mientres falaba, punxo la llámpara nun soporte na paré, y saliendo, garró’l mio equipax; lleváralu dientro primero que pudiere evitalo. Yo protesté pero él insistió:

—Non, señor, vusté ye’l mio güéspede. Ye tarde, y la mio xente nun ta disponible. Déxeme que m’esmoleza pola so comodidá.

Él insistió en llevar les mios coses a lo llargo’l corredor, y dempués per unes grandes escaleres de caracol, y a lo llargo otru corredor grande, y los nuesos pasos retinxíen enriba’l so suelu de piedra. Al final d’esti abrió una pesada puerta, y prestóme ver dientro un cuartu bien illumináu onde se punxere una mesa pa cenar, y na so gran chimenea llampardiaba y ardía un gran fueu de lleña acabante fornise.

El conde paró, posando les mios maletes, zarró la puerta, y cruciando’l cuartu, abrió otra puerta, que daba a un pequeñu cuartu octogonal allumáu por una simple llámpara, y qu’abultaba nun tener ventana de nenguna clas. Pasando al traviés d’esti, abrió otra puerta, ya indicóme qu’entrare. Yera una vista prestosa; desque había ellí un gran dormitoriu bien illumináu y escalecíu con otru fueu de lleña (tamién puesto de recién, porque la lleña d’enriba taba fresco) qu’emitía un ruxíu güecu pela amplia chimenea. El propiu conde dexó’l mio equipax adientro y retiróse, diciendo, enantes de zarrar la puerta:

—Necesitará, dempués del viaxe, refrescase y arreglase. Espero qu’alcuentre tolo que desea. Cuando tea a puntu, venga al otru cuartu, onde alcontrará tresnada la so cena.

La lluz y el calor y la cortés bienvenida del conde paeció desaniciar toles mios duldes y mieos. Alcanzando entós el mio estáu de normalidá, descubrí que taba medio muertu de fame; asina qu’arreglándome rápidamente, fui al otru cuartu.

Atopé que la cena taba yá sirvida. El mio anfitrión, que taba en pie a un llau d’una gran chimenea, abangáu contra la piedra, fixo un xestu graciosu cola so mano apuntando pa la mesa, y dixo:

—Ruégo-y que se siente y cene a los sos deleres. Espero que m’escuse por nun acompañalu; pero yá comí, y nun ceno.

Apurrí-y la carta sellada que’l señor Hawkins me confiare. Él abrióla y lleóla seriamente; entós, con una sorrisa encantadora, apurriómela pa que la lleere. Polo menos, prestóme pola vida un pasaxe d’ella:

Debo llamentar qu’un ataque de gota, enfermedá de la que soi un constante enfermu, me torgue absolutamente cualquier viaxe per dalgún tiempu; pero toi contentu de dici-y que puedo unvia-y un sustitutu afayadizu, una persona na que teo’l mayor esfotu’l mundu. Ye un home mozu, enllenu enerxía y talentu a la so manera, y con una disposición perlleal. Ye discretu y silenciosu, y fíxose home al mio serviciu. Tará preparáu p’atendelu cuando desee mientres la so estancia, y tomará nota de les sos instrucciones en tolos asuntos.

El mesmu conde s’adelantó y llevantó la cobertoria d’un platu, y cayí nel intre sobre un escelente pitu asáu. Esto, con dalgo quesu y una ensalada y una botella de Tokay vieyo, de lo que tomé dos vasos, foi la mio cena. Mientres el tiempu que tuvi comiendo, el conde fíxome munches entrugues al rodiu’l mio viaxe, y cunté-y en detalle tolo qu’esperimentare.

Nesi momentu acabara la mio cena, y por deséu del mio anfitrión averé una siella xunta’l fueu y entamé fumar un cigarru que m’ufrió, escusándose al mesmu tiempu por nun fumar. Tuvi agora oportunidá d’observalu, y atopé que yera d’una fisonomía mui marcada.

El so rostru yera severu, mui severu, y aguileñu, cola ponte de la so fina nariz elevada y los furacos peculiarmente narquiaos; cola frente alta y abovedada, y pelo que-y medraba escasamente alredor de les vidayes pero n’abondanza n’otros llaos. Les sos ceyes yeren mui grueses, y cuasi s’alcontraben enriba la nariz, y con espeso pelo que paecía encrespase pola so propia abondanza. La boca, polo que pudi ver d’ella embaxo’l mestu bigote, yera repicada y tenía un aspeutu más bien cruel, con dientes blancos y peculiarmente agudos; estos persalíen penriba los llabios, y la so notable rudeza amosaba una ablucante vitalidá nun home d’estos años. No que fai a lo demás, les sos oreyes yeren pálides, y estremadamente puntiagudes pela parte d’arriba; el cazu yera anchu y fuerte, y les mexelles firmes, inda que delgaes. La impresión xeneral yera d’una estraordinaria palidez.

Hasta agora notare les partes d’atrás de les sos manes mientres descansaben sobre les sos rodiyes a la lluz del fueu, y abultáranme más bien blanques y fines; pero viéndo-yles agora más cerca, nun pudi sinón notar que yeren más bien ásperes y anches, y colos deos regordetos. Ye raro dicilo, pero teníen pelos nel centru la palma. Les uñes yeren llargues y fines, y recortaes en punta aguda. Cuando’l conde s’inclinó sobre min y les sos manes me tocanon, nun pudi evitar un respigu. Pudo ser el so aliendu, que yera fediondu, pero invadióme una espantible sensación de noxu, que, magar lo intenté, nun fui quien a esconder. El conde, decatándose d’ello evidentemente, retrocedió; y con una mena de sorrisa visiega, qu’amosó más de lo que lo fixera hasta entós los sos protuberantes caniles, sentóse de nuevo sobre’l so propiu llau de la chimenea. Tuviemos un cachu en silenciu; y cuando miré pa la ventana vi les primeres febles rayaes del amanecer qu’aportaba. Paecía haber una estraña quietú sobre toles coses; pero cuando punxi atención pudi oyer como viniendo del valle d’abaxo l’aullíu de munchos llobos. Los güeyos del conde rellumanon, y dixo:

—Escúchelos, los fíos de la nueche. ¡Qué música la qu’entonen!

Viendo, camiento, dalguna estraña espresión na mio cara, amestó:

—Ah, señor, vustedes los moradores de la ciudá nun son a calistrar nos sentimientos del cazador.

Entós llevantóse y dixo:

—Pero vusté tará cansáu. El so cuartu ta iguáu, y mañana podrá dormir tanto como desee. Voi tar afuera hasta l’atapecer; asina que ¡duerma bien y tenga bonos suaños!

Con una reverencia cortés, abrióme él mesmu la puerta al cuartu octogonal, y yo entré nel dormitoriu…

Toi ablucáu dafechu. Duldo; tarrezo; pienso coses estrañes, que nun m’atrevo a confesar a la mio alma. ¡Que Dios me protexa, inda que solo seya pol bien d’aquellos a los que quiero!

 

7 de mayu. Ye otra vez temprano, pero descansé y esfruté de les últimes venticuatro hores. Dormí hasta tarde, entráu yá’l día, y esconsoñé por min mesmu. En vistiéndome fui al cuartu onde cenáremos, y atopé un almuerzu fríu yá sirvíu, con café que caltenía caliente la cafetera que se punxere sobre’l fueu. Había una tarxeta na mesa, onde taba escrito:

Teo qu’ausentame un tiempu.
Nun espere por min. D.

Sentéme y esfruté d’una bona comida. Cuando acabé, busqué una campanina, pa fae-yos saber a los sirvientes qu’acabare; pero nun pudi atopar dala.

Hai ciertamente deficiencies estrañes na casa, considerando los estraordinarios nicios de bayura que m’arrodien. El serviciu de la mesa ye d’oru, y tan guapamente forxao que debe ser d’un valor escomanáu. Les cortines y la tapicería de les sielles y sofás y les colgadures de la mio cama son de la tela más costoso y más formoso, y debienon ser d’un valor fabulosu cuando se fixenon, darréu que tienen cientos d’años, inda que s’atopen n’escelente estáu. Vi daqué asemeyao a elles en Hampton Court, pero aquelles taben gastaes y esfilachaes y comíes pola poliya. Pero nun hai en nengún de los cuartos un espeyu. Nun hai siquiera un espeyu d’aséu na mio mesa, y tuvi que sacar l’espeyín d’afaitame de la mio maleta pa poder afaitame o peñame’l pelo. Nun vi inda un sirviente nenyures, nin sentí nengún ruíu cerca’l castiellu sacantes l’aullíu de los llobos.

Dalgún tiempu dempués qu’acabé la comida (que nun sé si llamar almuerzu o xinta, porque yera ente les cinco y les seis de la tarde cuando lo tomé) busqué daqué pa lleer, pero nun quería abeyar pel castiellu hasta pidi-y permisu al conde. Nun había absolutamente nada en cuartu, nin llibros, nin periódicos, nin materiales escritos; asina qu’abrí otra puerta del cuartu y atopé una mena de biblioteca. Tenté d’abrir la puerta opuesta a la mio, pero atopéla pesllada.

Na biblioteca atopé, pal mio gran deleite, un estensu númberu de llibros n’inglés, baldes enteres tremaes d’ellos, y volúmenes encuadernaos de revistes y periódicos. Una mesa nel centru taba enllena de revistes y periódicos ingleses, magar nengún d’ellos yera de fecha mui recién. Los llibros yeren de les clases más estremaes: hestoria, xeografía, política, economía política, botánica, xeoloxía, lleis, toos en rellación con Inglaterra y la vida, costumes y maneres ingleses. Había mesmamente llibros de referencia como’l direutoriu de Londres, los llibros “Coloráu” y “Azul”, l’almanaque de Whitaker, los catálogos del Exércitu y la Marina y, lo que de dalguna manera allegró’l mio corazón al velo, el catálogu de Lleis.

Mientres miraba los llibros, abrióse la puerta, y entró’l conde. Saludóme de mou cordial, y díxome qu’esperaba que tuviere un bon descansu mientres la nueche. Dempués continuó:

—Préstame qu’alcontrare’l so camín hasta equí, desque toi seguru de que va haber munches coses que-y interesarán. Estos compañeros —y punxo les manes sobre dalgunos de los llibros— fonon bonos amigos mios, y de magar dellos años, desque tuvi la idea de dir a Londres, diénonme munches, munches hores de prestu. Per aciu d’ellos llegué a conocer la so gran Inglaterra; y conocela ye querela. Naguo por caminar peles cais tremaes de xente de la so poderosa Londres, tar metanes del torbolín y la priesa de la humanidá, compartir la so vida, el so cambiu, la so muerte, y tolo que la fai ser lo que ye. Pero ¡ai! hasta agora solo conozo la so llingua al traviés de los llibros. A vusté, mio amigu, paez-y que sé falala…

—Pero, conde, —dixi—, ¡vusté sabe y fala inglés perbién!

Inclinóse gravemente.

—Doi-y les gracies, mio amigu, pola so estimación agasayadora n’escesu, pero sicasí témome que toi acabante entamar el camín pel que voi viaxar. De xuru, conozo la gramática y el léxicu, pero nun sé tovía cómo falar.

—De fechu —dixi—, vusté fala escelentemente.

—Non tanto —respondió—. Bono, sé que, si me moviere y falare pela so Londres, naide nun habría ellí que nun me reconociere como estranxeru. Esto nun ye abondo pa min. Equí soi noble; soi un boyardu[1]; la xente común conozme, y soi un señor. Pero un estranxeru nun país estranxeru nun ye naide; los homes nun lu conocen (y nun lu conocer ye nun s’esmolecer por él). Yo toi contentu si soi como los demás, de mou que naide nun apare si me ve, o dexe de falar si siente les mios pallabres, diciendo '¡Ha, ha! ¡Un estranxeru!' Fui tantu tiempu señor que sedría tovía un señor, o a lo menos nengún otru diba ser el mio señor. Vusté nun vien a min solamente como axente del mio amigu Peter Hawkins, d’Exeter, pa cuntame tolo que se refier a la mio nueva propiedá en Londres. Yo espero que quede conmigo un tiempu, de xeitu que per aciu les nueses conversaciones pueda adeprender la entonación inglesa; y prestaríame que me dixere cuándo cometo un error, mesmamente’l más pequeñu, al falar. Siento que m’ausentare tantu tiempu güei; pero vusté sabrá perdonar a quien tien tan importantes asuntos ente les manes.

Por supuesto, dixi tolo que pudi de la mio bona voluntá, y entrugué-y si podría entrar naquel cuartu cuando quixere. Él respondió:

—Claro, de xuru —y amestó—: Vusté pue dir a tolos sitios del castiellu que quiera, sacantes onde les puertes tán pesllaes, onde, de xuru, vusté nun va querer entrar. Esiste una razón pola que toles coses son como son, y si viere colos mios güeyos y conociere col mio conocimientu, quiciabes lo pescanciare meyor.

Yo dixi que taba seguru d’ello, y entós él continuó:

—Tamos en Transilvania; y Transilvania nun ye Inglaterra. Les nueses maneres nun son les sos, y habrá munches coses estrañes pa vusté. Más entá, polo que vusté me cuntó de les sos propies esperiencies, conoz daqué de qué coses estrañes podría tratase.

Esto empobinó a muncha conversación; y como yera evidente qu’él quería falar, inda que solo fore por falar, fíxi-y munches entrugues referíes a les coses que yá m’asocedieren a min o que llegaren a la mio noticia.

Dacuando esviábase del tema, o daba un xiru a la conversación cola xida de nun entender; pero, xeneralmente, contestóme a tolo que-y entrugué mui francamente. Entós, a midida que pasaba’l tiempu, y me volví más atrevíu, entrugué-y por dalgunes de les coses estrañes de la nueche precedente, como, por casu, por qué’l cocheru fore a los sitios onde viere les llapes azules. Él entós esplicóme que se creía comúnmente qu’una cierta nueche del añu (la pasada nueche, de fechu, cuando tolos espíritus malignos supónse que tienen poder ensin control) vese una llapa azul sobre cualquier sitiu onde s’escondió una ayalga.

—De que s’escondienon ayalgues —continuó— na rexón que travesó la nueche pasada, poca dulda pue haber; desque esta ye tierra na que lluchanon a lo llargo sieglos los válacos, los saxones, y los turcos. Polo que malapenes hai un pie de tierra en toa esta rexón que nun arriqueciere’l sangre d’homes, patriotes o invasores. Nes dómines antigües hebo momentos d’axitación, cuando los austriacos y los húngaros remanecienon n’hordes, y los patriotes fonon a la so escontra (homes y muyeres, los vieyos y los neños tamién) y esperanon la so llegada nos cuetos enriba los pasos, aventando desaniciu sobre ellos colos sos ádenes artificiales. Cuando l’invasor trunfó alcontró poco, desque tolo qu’había ablugárase na amable tierra.

—Pero —dixi— ¿cómo permanecer tantu tiempo ensin descubrise, cuando esiste un niciu seguru d’ellos si los homes se tomen el trabayu de mirar?

El conde sorrió, y cuando movió atrás los sos llabios sobre les sos xenxives, amosó estrañamente los sos llargos y afilaos caniles; respondió:

—¡Porque’l to llabrador ye a lo fondero un cobarde y un llocu! Estes llapes solo aprucen nuna nueche; y esta nueche nengún home d’esta tierra, si pue evitalo, se moverá más allá de les sos puertes. Y, queríu señor, magar lo fixere, nun sabría qué faer. Polo que, nin siquiera’l llabrador del que me dixo que marcó’l sitiu de la llapa sabrá ónde buscar a la lluz del día, nin siquiera per aciu’l so trabayu d’esta nueche. Mesmamente vusté, atrévome a dicir, nun diba ser quien a atopar estos llugares otra vez. ¿Non?

—Ta vusté no cierto —dixi—. Nun tendría nin idea d’ónde buscalos.

Dempués siguiemos con otros asuntos.

—Venga —dixo al final—, fáleme de Londres y de la casa que vusté me procuró.

Con una escusa pola mio neglixencia, fui al mio cuartu a sacar los papeles del mio bolsu. Mientres taba poniéndolos n’orde sentí un ruíu de porzolana y plata nel otru cuartu, y al travesalu, decatéme de que recoyeren la mesa y prendieren la llámpara, desque nesi momentu yera yá nueche escura. Les llámpares taben tamién prendíes nel estudiu o biblioteca, y atopé al conde achucáu en sofá, lleendo, de toles coses del mundu, una Guía Inglesa de Bradshaw. Cuando entré quitó los llibros y papeles de la mesa; y con él metíme en planos y fechos y númberos de toes menes. Él taba interesáu en toles coses, y fíxome milenta entrugues sobre’l sitiu y los sos alredores. Estudiare claramente de mano tolo que pudiere consiguir sobre l’asuntu’l vecindariu, desque sabía evidentemente al final muncho más que yo. Cuando-y lo dixi, respondió:

—Bono, pero, mio amigu, ¿nun yera necesario que lo fixere? Cuando vaiga allá voi tar solu dafechu, y el mio amigu Harker Jonathan (non, perdóneme, cayí nel vezu’l mio país d’allugar el so patronímicu primero) el mio amigu Jonathan Harker nun va tar al mio llau pa correxime y sofitame. Él va tar n’Exeter, a milles de distancia, trabayando probablemente en papeles de la llei col mio otru amigu, Peter Hawkins. ¡Asina ye!

Entremos a fondu nel negociu de la compra de la propiedá en Purfleet. Desque-y espliqué los fechos y tuvi la so robla pa los papeles necesarios, y escribí una carta con ellos preparada pa unviá-yla a Mr. Hawkins, entamó preguntame cómo atopare un llugar tan afayadizu. Lleí-y les notes que fixere naquel tiempu, y que trescribo equí:

En Purfleet, al llau d’una carretera, alcontréme con un llugar como paecía ser xustamente’l requeríu, y onde taba espuestu un esfarrapáu avisu de que’l sitiu taba en venta. Ta arrodiáu por una muria alta, de vieya estructura, construyida con pesaes piedres, y que nun reparanon en munchos años. Los portones zarraos son de pesáu carbayu vieyu y de fierro, too comío pol ferruñu.

La propiedá llámase Carfax, ensin dulda una corrupción del vieyu Quatre Face, porque la casa tien cuatro llaos, que coinciden colos puntos cardinales del compás. Contién en total unos venti acres, arrodiaos na so mayor parte pola sólida muria de piedra amentada enriba. Hai munchos árboles nella, que la faen visiega en dalgunos sitios, y hai un estanque o llagu pequeñu fondu y d’aspeutu escuru, alimentáu evidentemente por delles fontes, desque l’agua ye claro y flui nuna corriente atamañada. La casa ye pergrande y de toles dómines pasaes, diría yo, hasta los tiempos medievales, darréu qu’una de les sos partes ye de piedra escomanadamente grueso, con solo unes poques ventanes altes y barraes fuertemente con fierro. Abulta parte d’un torrexón, y ta cerca d’una vieya capiella o ilesia. Nun pudi entrar nella, desque nun tenía la llave de la puerta qu’empobinaba al so interior dende la casa, pero tomé cola mio kodak semeyes d’ella dende dellos puntos. La casa amplióse, pero d’un xeitu mui estrañu, y solo puedo aldovinar la cantidá de tierra que cubre, que debe ser mui grande. Hai mui poques cases cercanes, una d’elles ye una casa mui grande solo ampliada de recién y tresformada nun asilu priváu de llunáticos. Nun ye visible, sicasí, dende’l tarrén.

Cuando acabé, dixo:

—Préstame que seya vieya y grande. Yo mesmu soi d’una vieya familia, y vivir nuna casa nueva diba matame. Una casa nun pue faese habitable nun día; y, dempués de too, qué pocos díes son necesarios pa faer un sieglu. Préstame tamién qu’heba una capiella de les vieyes dómines. A nós, los nobles transilvanos, nun nos encartia pensar que los nuesos güesos puedan aselar ente los muertos comunes. Yo nun busco la gayola nin les rises, nin la brillante voluptuosidá de munches rayaes de sol y nin les agües esplumoses que presten a los rapaces. Yo yá nun soi mozu; y el mio corazón, al traviés de cansos años de duelu polos muertos, nun sintoniza cola allegría. Más entá, les muries del mio castiellu tán frayaes; les solombres son munches, y el vientu tira xeláu al traviés de les rotes muralles y ventanes. Préstenme la escuridá y la solombra, y taría solu colos mios pensamientos cuanto pudiere.

De dalgún mou les sos pallabres y la so mirada nun paecían concuayar, o seique yera que la espresión de la so cara faía paecer la so sorrisa maligna y saturnina.

Llueu, con una escusa, dexóme, pidiéndome que recoyere tolos mios papeles. Tevo ausente un poco de tiempu, y yo entamé amirar dalgunos de los llibros que taben al mio alredor. Ún yera un atles, qu’atopé abiertu naturalmente n’Inglaterra, como si esti mapa s’usare enforma. Al amiralu alcontré marcaos en dellos llugares pequeños aniellos, y al esaminalos dime cuenta de qu’ún d’ellos taba cerca Londres nel llau este, manifiestamente onde taba allugada la so nueva propiedá; los otros dos yeren Exeter, y Whitby, na costa de Yorkshire.

Pasare la mayor parte d’una hora cuando’l conde volvió.

—¡Yá veo! —dixo—; ¿inda colos sos llibros? ¡Bien! Pero nun debe vusté trabayar siempres. Venga; dixénonme que la so cena taba tresnada.

Garróme pel brazu, y fomos al otru cuartu, onde atopé una cena escelente preparada sobre la mesa. El conde escusóse nuevamente, desque cenare yá na so salida de casa. Pero sentóse igual que la nueche anterior, y charró mientres comía.

Dempués de la cena fumé, como na nueche pasada, y el conde quedó conmigo, falando y fayendo entrugues al rodiu cualquier tema concebible, hora tres d’hora. Sentí que taba fayéndose mui tarde, pero nun dixi nada, porque sentíame obligáu a cumplir colos deseos del mio anfitrión en tolos sentíos. Nun tenía sueñu, desque’l llargu sueñu d’ayeri enfortiérame enforma; pero nun pudi dexar d’esperimentar esi calafríu que sobrevién cuando llega l’amanecer, que ye, a la so manera, como’l cambiu la marea.

Dizse que la xente que ta cerca la muerte muerre xeneralmente col cambiu l’amanecer o col cambiu la marea; cualquiera que tuviere dacuando cansu, y obligáu a caltenese nel so puestu, esperimentó esti cambiu na atmósfera y pue creelo. D’esmenu sentiemos el cantu d’un gallu surdiendo con sobrenatural estridencia al traviés del aire claru de la mañana; el conde Drácula, poniéndose en pie d’un saltu, dixo:

—¡Ehí ta!, ¡yá aportó otra vez la mañana! Qué descuidáu soi en dexalu quedar llevantáu tantu tiempu. Debe faer la so conversación referente al mio nuevu y queríu país, Inglaterra, menos interesante, de xeitu que nun pueda escaecer cómo vuela’l tiempu ente nosotros—, y, con una cortés reverencia, dexóme darréu.

Yo fui al mio cuartu y abrí les cortines, pero había poco que ver; la mio ventana daba al patiu, y tolo que fui quien a ver foi’l cálidu buxu del cielu entainandiegu. Polo que corrí les cortines nuevamente, y escribí les coses d'esti día.


8 de mayu. De la qu’escribí esti llibru entamé sentir medrana de que tuviere siendo difusu por demás; pero agora toi contentu d’esplicame en detalle dende’l primer momentu, desque hai daqué tan estraño al rodiu esti llugar y too nél que nun puedo sinón sentime esmolecíu. Desearía tar a salvu d’él, o nun venir nunca. Seique esta estraña esistencia nocherniega me tea afeutando; ¡pero quixere qu’esto fore too! Si hubiere dalguién col que falar podría aguantalo, pero nun hai naide. Solo teo al conde pa falar, ¡y él…! (Temo que soi la única alma viva nesti llugar). Permítaseme ser prosaicu hasta onde los fechos puedan selo; ello ayudaráme a resistir, y la imaxinación nun debe esmanase conmigo. Si lo fai toi perdíu. Permítaseme dicir darréu cómo m’alcuentro, o paezo alcontrame.

Dormí solo unes poques hores cuando fui a la cama, y sintiendo que nun yera pa dormir más, llevantéme. Colgare’l mio espeyu d’afaitar xunta la ventana, y taba xusto entamando afaitame. De sutaque, noté una mano nel mio costazu, y sentí la voz del conde diciéndome, “Bonos díes.” Arrespiguéme, porque sorprendióme que nun lu viere, desque’l reflexu l’espeyu cubría dafechu’l cuartu tres de min. Al arrespigame cortárame llixeramente, pero nun me decaté nesi momentu. Una y bones respondí al saludu’l conde, volvíme al espeyu otra vez pa ver cómo m’equivocare. Nesta ocasión nun podía haber error, porque l’home taba cerca min, y pudi velu penriba’l mio costazu. ¡Pero nun había reflexu suyu n’espeyu! Reflexábase’l cuartu enteru detrás de min; pero nun había niciu d’home nél, sacantes yo mesmu. Esto foi ablucante, y, llegando al cumal de tantes coses estrañes, taba entamando a aprovecer esa vaga sensación d’inquietú que siempres siento cuando’l conde ta cerca; pero nesi instante vi que’l corte sangrare un poco, y que’l sangre corríame pel cazu. Dexé la navaya, dando media vuelta pa buscar dalgo d’esparadrapu. Cuando’l conde vio la mio cara, los sos güeyos rellumanon con una mena de raxón demoniacu y, d’esmenu, garróme pela garganta. Yo retrocedí, y la so mano tocó la cadena del rosariu que sostenía’l crucifixu. Hebo un cambiu instantaneu nél, desque’l raxón pasó tan rápidamente que malpenes fui quien a creer qu’enxamás nun esistiere.

—Tenga cuidáu —dixo—, tenga cuidáu con nun se cortar. Ello ye más peligroso de lo que vusté piensa nesti país.

Dempués, garrando l’espeyu d’afaitar, continuó:

—Y esti ye’l miserable oxetu que fixo la trastada. Ye un fediondu trebeyu de la vanidá del home. ¡Afuera con él! —y abriendo la pesada ventana con un tirón de la so terrible mano, arrefundió afuera l’espeyu, qu’escentellóse en milenta cachos nes piedres del patiu bien abaxo. Dempués retiróse ensin dicir pallabra. Esto ye mui molesto, desque nun veo cómo voi poder afaitame, nun siendo cola caxa’l mio reló o col fondu de la palancana d’afaitar, que ye afortunadamente de metal.

Cuando entré en comedor, l’almuerzu taba tresnáu; pero nun pudi alcontrar al conde nenyures. De mou qu’almorcé solu. Ye estraño que nun viere tovía al conde comer o beber. ¡Debe ser un home mui peculiar! Dempués del almuerzu esploré un poco’l castiellu. Xubí peles escaleres, y atopé un cuartu que miraba al sur. La vista yera magnífica, y dende onde m’alcontraba tenía toles oportunidaes pa velo. El castiellu atópase al mesmu borde d’un precipiciu espantible. ¡Una piedra que cayere de la ventana amiyaría mil pies ensin dar con nada! Dende tan lloñe como’l güeyu ye algamar hai un mar de verdes gromes d’árboles, ocasionalmente con una fonda resquiebra onde s’atopa un abismu. Equí y allá hai filos de plata onde los ríos esnidien per fondos desfiladeros al traviés de les viesques.

Pero nun teo ánimu pa describir la formosura, darréu que dempués que vi esta vista esploré daqué más; puertes, puertes, puertes per dayures, y toes trancaes y pesllaes. Nenyures, nun siendo peles ventanes de les muries del castiellu hai una salida disponible.

¡El castiellu ye de xuru una prisión, y yo soi un prisioneru!





[1] ‘señor ilustre, antiguu feudatariu de Rusia o Transilvania’.