martes, 23 de febreiro de 2016

Arguyu y prexuiciu

[La Voz del Trubia, marzu 2016]



En mundu hai xente de lo más raro.  Hailu que se siente arguyosu de tener munchos cuartos, o quien se siente arguyosu de ser guapu, o de tener pelo, o bon entamu, o, mesmamente, de facer mangos pa cuyares… Yo conocí yá cuantayá, por exemplu, una paisana qu’andaba arguyosa de dominar el noble arte de xuncir dos llimiagos con un xugu de bilma…

Y otros, ensin dir más allá, siéntense arguyosos de prohibir llingües nos parllamentos. Y digo esto, claro ta, porque esti día, como se conoz, apaeció na cuenta de Twitter d’una política asturiana’l siguiente mensaxe, ablucante por demás: “Hemos logrado que el castellano sea la única lengua del parlamento asturiano”. Nun vamos entrar equí en cuestiones de llegalidaes o illegalidaes, nin de lo que diz o dexa de dicir l’ordenamientu xurídicu, que poco nos importa nesti casu.  A títulu personal vamos dicir tan solo al respecto que nun entendemos que la llingua autóctona d’Asturies, con independencia que quién quiera o non facer usu d’ella nel parllamentu asturianu, pueda prohibise espresamente nél, nin pa les comunicaciones escrites nin pa les falaes. Ye una cuestión, rasu por corriente, de respetu a los falantes d’esta llingua.

Pero no que sí vamos entrar ye n’otra cuestión qu’hai qu’estremar claramente de la anterior. Y ye que lo que sí que nun entendemos de nenguna manera ye que la prohibición del asturianu nel ámbitu que sía pueda ser interpretada por dalguién como un “llogru” (“hemos logrado”, diz). Esto ye, nun entendemos qu’esti fechu, en sí, pueda constituir un motivu d’arguyu pa nengún asturianu.

Y reparái que, pa encima, la cosa nun queda tan solo ehí. Porque lo qu’entendemos menos tovía ye qu’esti arguyu que diz sentir esta política pueda resultar d’una intensidá tan notable, tan escomanada, como pa compartir el “llogru” al traviés de les redes sociales, nes que yá se sabe qu’un mensaxe perdura poco menos que como “monumentum aere perennius”. Quien asina se pronuncia nun mediu como Twitter o ta dafechamente convencíu de lo que diz o ye de les persones que dicen les coses por dicir, vamos, de los que, como suel dicise, echen la llingua a pacer, de manera aballada y poco reposada.

Qu’un políticu cifre como’l gran llogru torgar que los falantes d’asturianu de la Xunta Xeneral puedan espresase nesta llingua per escrito ye, cuando menos, llamador, y, cuando más, valnos más nun dicir lo que ye. Nótese que nun se ta falando equí d’un problema real d’entendimientu, y que los señores diputaos son supuestamente xente formao, qu’entienden l’asturianu y mesmamente l’inglés. Y anque dalgunos argumenten problemes serios de comunicación, tenga tol mundu claru qu’a los qu’estes coses dicen pása-ys lo que-y pasó al del garabatu. “Prexuiciu” se llama.

Pa remate, y como suel asoceder nestos casos, la cosa nun quedó equí. Y ye que yá se sabe que cuando ún mete’l pie nuna muñicada asocede bien de veces que pa sacar el pie que metió acaba metiendo l’otru, y enrabándose dafechu. Y ello ye qu’al vese atacada salió la política con un “es que es ilegal” que nun sabe ún si tomalo a risa o si llorar. Y ye que, vamos ver, da hasta apuru tener que lo dicir: ¡si yes tu (xunto colos otros) la que faes les lleis y los reglamentos de la cámara! ¡Que si ye illegal y nun ye xusto, pues cambialo si quies! Pero, claro, ye que nun quies. Ye que tas arguyosa, y enchípeste d’ello, y publíqueslo nes redes sociales. Y yá lo único que te falta ye facer pegatines y pancartes. O, meyor tovía (que lo de les pancartes ye de comunistes, como’l bable!), podríes encolingar una bandera de conquista nel balcón de la Xunta Xeneral. Pa que sepa’l mundu enteru que ganasti y escentellasti a los del bable, que los esboroñasti, que los desaniciasti. Pa que’l mundu conoza los escomanaos llogros que yes quien a consiguir col sudor de la to frente…