xoves, 10 de marzo de 2016

El Xigante'l Romeru (Enric Valor)

El Xigante'l Romeru


El pueblu de Benifallim ye riquín, pero Batiste Jeroni, el forneru’l pueblu, nun ye ricu. Nun ye qu’en Benifallim nun comieren pan abondo, pero yeren tan pocos los vecinos, que’l negociu nun daba pa más. Y Batiste tenía cinco fíos, ente neños y neñes, el mayor de catorce años.

Asina que trabayaba como un negru. Él tenía qu’iguar el fornu, amasar, apuñascar y cocer; namái Adolfet, l’heriede, lu axudaba. La muyer abondo faía con dir azotada detrás de los neños.

El casu que-yos asocedió, foi un iviernu que tiraba un airón del norte. Una nueche, qu’aullaba que metía medrana, Batiste tevo que se llevantar a les cuatro la mañana y marchó a pañar lleña allarriba en colláu de la sierra del Rontonar. ¡Buuu, buuu!, bramaba’l vientu’l norte. Y Batiste púnxose a arrincar romeros y árgomes que yera cosa de ver. ¡Qué paisanu más trabayador!

Media hora bona de xera llevaba fecha, cuando acolumbró un romeru ufanu y averóse a coyelu.

Dexó’l fexe, garró del romeru y tiró d’él. Darréu, velequí la maravía: ente’l ruíu del terrible furacán, ensin saber d’ú venía, sintió una voz grueso y amenazador que dicía:

–¡Si me tires del pelo saldré con ello!

Él, ensin faer casu, volvió tirar del romeru.

–¡Si me tires del pelo saldré con ello!

–¡Y pasé pel prau, pel prau pasé! –rió Batiste–. ¡Sal si te da pola gana!

Y venga pega-y tirones al romeru.

El romeru soltóse-y de les manes, y resulta que xubió allarriba, y debaxo salió un xigante de cuatro braces d’altu, que fixera trembir al home más bracu. Batiste echóse atrás ablucáu dafechu.

El Xigante’l Romeru –pues yera él en persona–, más negru que’l sarriu y grande como’l meyor xigante, garrólu del brazu y llevantólu del suelu ximielgándolu dafechu como si Batiste nun fora más nada qu’una cenciella camparina.

–¿A ti cómo te llamen? –bramó’l xigante.

–Yo soi Batiste’l forneru.

–¡Voi matate! –glayó cola so vozona aquel babayu.

Batiste nun daba colos pies en suelu.

–Perdóname, xigante –dixo entá.

–¿Por qué teo perdonate?

–Porque teo muyer y cinco fíos y ellos nada nun deben.

–Ye que yes mui neciu, Batiste… –ablandióse’l xigante–; pero quedes perdonáu. Agora: qu’has traeme mañana pela mañana’l fíu mayor que tengas.

–¿Adolfet? –espantóse’l forneru.

–Adolfet o como lu llames, y ensin falta. Si non, diré a to casa y matarélos a toos.

Dicho esto, el xigante, a la vista de Batiste, afincó los pies en furacu’l romeru y desapaeció embaxo’l suelu.

Batiste, aforfugáu dafechu y pensatible, acabó de pañar los tres costales de lleña y volvió pal pueblu.

Aquel día tevo atristayáu y ensin ganes de dicir nada, de manera que cuando foi cola muyer a dormir, ella acometiólu con indireutes como: “A ti pásate daqué”. “Tienes mala cara”. “Cúntame qué t’asocedió”. Y fíxo-y soltalo too.

–¡Reina Santísima! ¿Agora qué faemos?

Batiste sospirando retrucó-y:

–Creo que nun hai más remediu, Rosa, que lleva-y a Adolfet. ¡Si lu vieras!… ¡Qué xigantón, Roseta!

Maríu y muyer apautanon por fin, ente sollutos y llárimes, que diben cumplir el mandamientu’l xigante.

Pero nun fonon pa dormir en tola santa nueche.

De madrugada espertanon a Adolfet:

–Mira, Adolfet –díxo-y Batiste–, güei tienes que venir con to pá a axudalu a faer lleña.

–¡Col sueñu que teo! –retrucó’l mocín.

Padre y madre fixenon fuerte’l corazón: ella tresnó la merienda y él apareyó’l pollín. Por fin salienon de casa na madrugada d’iviernu. Azotaos pol furacán, anduvienon camín arriba, arriba. Pel camín, el padre cuntó-y lo que-y pasara’l día anterior:

–Tu has dicilo… To pá nada nun diz… Si nun quies, volvemos pa Benifallim.

Adolfet, en cuenta acobardase, españó nuna gustosa risada:

–¡Ha, ha! ¡Por fin, un xigante! Eso quería ver yo.

–¡A ti fáltate una garfellada! –ablucaba so pá.

–¿Si, hom? Yá verá, padre, que bien nos entendemos yo y el Xigante’l Romeru.

Asina, en teniendo pañaos los tres costales de carga, fonon al trozu au taba’l romeru y Batiste garró d’él y pegó-y un estirón. Una voz d’embaxo’l suelu, que fixo que-ys temblaran los pies, sintióse nel intre:

–¡Si me tires pelo saldré con ello!

–Sal, qu’equí tienes al mio Adolfet.

El romeru xubió allarribón y salió’l xigante, grande, feu, focicón. Batiste horrorizábase de tener que da-y un fíu, pero Adolfet mirólu d’arriba abaxo y nun-y paeció mal.

Quitó’l gorru que llevaba na cabeza, según-y adeprendieran so pá y so ma, y dixo tou esfotáu:

–¿Cómo ta vusté, señor amu?

–¡Cómo ye, ho! –bramó aquel ser espantible–. Yo siempre toi bien… ¡Siempre! A min nun se m’entruga nunca nada… Pero vaya, vaya, préstesme: yes espabiláu y llistu.

Garrólu de la mano cola so manona ancha como una peñera.

–Abasta d’alderique, Batiste. Llévome’l mozu.

–Adiós, mio fíu –dixo’l forneru.

–Que tea bonu, padre, y nun tenga de sufrir por nada –respondió-y peranimosu’l rapaz.

Al momentu, xigante y neñu desapaecienon pel furacu. El forneru dexó caer de cada güeyu una amargosísima llárima, y volvió pa Benifallim.

Embaxo’l suelu, Adolfet y el xigante entamanon baxar una escalera llarguísima allumada. Adolfet, que too quería sabelo, diba tres del xigante y contaba los pasales; pero cuando diba per cincocientos perdió la cuenta. ¡Que fondísimu debíen atopase!

–¿Canses? –preguntó’l xigante.

–Si nun cansa vusté… lo que ye yo, tire p’alantre!

Per fin, la escalera acabó, y, dempués, caminanon per un pasadízu a lo llargo tres hores más llargues que curties.

–Esto nun acaba enzamás, maestru –comentó’l rapaz cuando yá llevaben una hora de pasadizu.

–¡Que calles, rapacín del demoniu!

–¡Yo nun falo, señor amu!

–¿Quién fala? –entrugó’l magüetu.

–La fame que teo.

El xigante, al oyer esto, sacó pan y compangu d’una alforxa que llevaba y dio-y un bon almuerzu.
Cuando vio qu’Adolfet lo acabara too, díxo-y:

–Agora bebi: si non, falarás pelos coldos.

–¡Beber! ¿D’aú?

El xigante tocó nuna piedra’l pasadizu cola punta’l didu y fixo brotar un chorru d’agua perfresco.

–¡Bono ye!

–¡SÍÍÍ! –retronó la voz del xigante.

–Gústame vusté; pero pienso que ye un poco… ¿cómo dicilo?… d’esos que faen xuegos de manes.

–¡Caaallaaa! –galyó fuera de sí’l xigante, y cuspió en suelu, colo que fixo brotar una llapa pergrande. Adolfet viose en dientro d’ella, al mesmu tiempu qu’un fedor terrible a azufre-y faía perder el conocimientu.

Cuando recordó, él y el xigante taben nuna playa erma; el sol poníase detrás d’unes llombes, y penriba d’elles alzábase una alta sierra qu’Adolfet conocía: el Puigcampana. Taben, darréu d’ello, na Marina.

A Adolfet dolía-y dafechu’l cuerpu y per primer vez naquella aventura, tevo medrana.

El xigante taba sentáu na sabla ellí al par d’él. “Qué malváu debe ser”, dicíase Adolfet mirando pa elli de regüeyu. “Agora castigóme por falar; cuasi me quema coles sos bruxeríes… Nun voi falar más.”

–¡Hale, vamos! –dixo entós el xigante poniéndose drechu.

Adolfet, temblosu dafechu y acobardáu, llevantóse tamién. El xigante garrólu ferreñamente de la mano y llevólu au había una barquina afuera l’agua.

El xigante púnxola llueu na mar; desiguida xubienon nella los dos y fixenon camís mar adientro a lo llargo la nueche y el día…


Adolfet, adulces, diba recobrando les fuercies y l’ánimu; pero nun abría la boca. El xigante dexábalu descansar y, a les sos hores, sacaba d’aquelles misterioses alforxes toa mena d’alimentos y llambionaes y fartaben que yera cosa de maravía.

Lo bono del casu ye que la barca tenía dos remos que golpiaben rítmicamente l’agua y faíenla dir a bona marcha, ensin que nin elli nin el xigante los tocaren nin cola punta’l didu… Pero Adolfet, ¡mudu!, nin entrugar por nada’l mundu. N’últimu términu pensaba: “Esto como lo d’enantes ye cosa de maxa”. Y nun perdía de vista a aquel xigante, calzáu con babuches como un moru, afatáu con zaragüelles de seda azul –cada pernera gruesa como un tueru d’almendral–, una faxa encarnada y un xilecu bordáu dafechu de medies llunes y estrelles enteres.

Acabándose la tarde atracanon nuna pelada islla solitaria, y metanes d’ella había un gran castiellu arrodiáu d’una mesta arboleda.

El xigante frayó’l silenciu.

–Yá aportemos a casa, Adolfet.

Adolfet fixo un signu afirmativu cola cabeza.

Amu y criáu dexanon la barca, caminanon, y acabante llegar ellos delantre la gran puerta, la ponte llevadiza funcionó ensin que’l xigante dixere palabra dala; pasánonla y enantes de tocar los grandes cuarterones de la puerta, estos abriénonse’l tiempu xustu pa dexalos pasar. Adolfet taba almiráu. El xigante guiólu per escaleres, pasadizos y cuartos de toa mena.

–Mira –diba amosándo-y–, equí ta la cocina, equí la despensa, equí’l to dormitoriu. Tu, na cama, vas chucate a la esquierda.

Nun se vía un alma viviendo nin se sentía una mosca naquel escomanáu edificiu. Sicasí, atopanon un comedor onde había una mesa preparada con toa mena de saborgoses comíes.

–Vamos cenar y dempués yá te digo les tos obligaciones.

Asina lo fixenon. El xigante zampó siete llebres, un cabritu y dos pares de capones cocíos n’aceite como si nun comiere nada del mundu. Adolfet nun pasó d’una perdiz en salsa, pan, dulces, fruta y una copa vinu.

–Mira, Adolfet, agora yá voi tando contentu contigo porque nun fales. La to obligación ye curiar de les flores del güertu: tres hores pela mañana y tres pela tarde; al meudía vienes equí adientro, al atapecer vienes y cenes, y desiguida a la cama. A les nueve la nueche apáguente toles llámpares del castiellu y queda too a escures y el qu’ose andar a tales hores peles habitaciones espónse a ver visiones espantibles que lu mataríen nel intre. De manera que tu, enantes d’esa hora, has tar achucáu. De nueche, nun prenderás enxamás nenguna lluz nin dirás una sola pallabra, so pena de la vida.

El xigante garró fuelgu y prosiguió:

–Cada día va espertate’l cantu d’una pega que va parar na to ventana. Tu llevantes, abres les contres, vísteste, almuerces nesti comedor que tien siempre la mesa puesta, y a faer la xera que te dixi. Si ye bonu y obediente, nun va pasate nada.

Adolfet llevantóse y marchó pal so dormitoriu.

La cámara yera pequeña, tenía una sola ventana con dos contres, una bona cama ancha por demás pa él solu y una mesina de nueche d’aquelles del rei de Francia. En techu llucía una llámpara de tres cirios.

El mozu desvistióse y achucóse na cama. A los pocos minutos, la llámpara, misteriosamente, apagóse.

El rapaz tevo un bon cachu ensin dormir, pero al final nun foi quien resistir el pesu de los párpagos y durmióse.

Na medianueche,’l son de doce campanaes lloñanes lu medio espertanon, y darréu sintió al par d’él un misteriosu ruidín. ¡Pero él mudu!, nun diba dicir pallabra.

Nestes, notó que se movía la cama y que daqué llargo y fresco y de ciertu pesu metíase al so llau baxo les sábanes y quedaba quieto xunta él.

Muncha medrana sintió Adolfet aquella nueche, pero nada nun-y pasó. Yá bien de día, espertólu’l cantu ruidosu de la pega. Llevantóse, abrió una contra y la marica fuxó esnalando. Adolfet miró pa la cama, que taba vacía, vistióse y marchó a almorzar.

Dempués atopó llueu una escalera que baxaba al xardín.

Afuera faía un sol espléndidu. Adolfet corrió al otru llau del xardín d’au podía vese que la islla yera estrecha. Darréu púnxose a contemplar les plantes, qu’había per millares.

Nun requexu’l güertu acolumbró un tendeyón y atopólu enllenu d’arbíes de cultivu como fesories, garabatos, tisories de podar, cuchielles d’enxertar, cabasinos d’espartu, espartu picao, rastriellos y otres presees d’oficiu. Y darréu qu’Adolfet yera del campu y conocía perbién les plantes, entamó cumplir como un home cola obligación que-y encomendaran.

Asina pasó tola primavera, el branu y la seronda, y aportó l’iviernu, qu’ellí yera dulce, ensin les nieves nin los fríos de Benifallim. Adolfet taba bien, inda qu’estrañaba enforma a la so familia. Alcordábase de toos, de so pá y so ma, de los hermaninos y tamién de so güela Bertolina que siempre lu quixera muncho ya-y cuntara hestories de fades y bruxos.

El ventidós d’avientu, tando en güertu, sintió unos pasos y apaeció’l Xigante’l Romaní al que nun viera de magar la so primer nueche en castiellu. Paecía contentu: púnxo-y la manona en costazu y díxo-y:

–Mira, Adolfet: fosti bon rapaz. Pues dir a pasar les fiestes de Nadal con to pá y to ma y los tos hermanos.

Pero una alvertencia: nun cuntes un res d’ónde tuvisti nin de qué visti, so pena de la vida.

Adolfet inclinó la tiesta como diciendo que sí.

Marchanon los dos a la playa, au taba la barca que sabemos; xubienon nella, travesanon la mar, marchanon pa la cala de la Marina y metiénonse pel llarguísimu pasadizu.

Cuando salienon pel furacu’l romeru, yera’l día venticuatro. El xigante volvió pa dientro, y Adolfet atopóse solu metanes del colláu del Rontonar.

¡Qué gociu vese na so tierra!

–¡Esto son les mios sierres! ¡Cuántu tiempu ensin veles!

Y saludó a toles llombes y arispies que s’acolumbraben d’ellí: l’Aitana, el Puigcampana, el Carrascal, l’Ull del Moro, la Mariola, el Benicadell…

Pero Dios del cielu ¡qué fríu! Adolfet decatóse de que taba triando ñeve, ñeve puro.

Trembiendo de fríu y de gociu, entamó la llarga baxada y aportó per fin a so casa. ¡Qué espolín, Madre de Dios! Los padres yá lu daben por muertu y nun se vistieren de duelu pola güela Bertolina, que siempre-yos dicía:

–El neñu va volver: esfotáivos en Dios.

Y amestaba riendo:

–Yo cunté-y tantos cuentos de fades, bruxos, xigantes homes y xigantes muyeres, qu’él bien sabrá llibrase d’ellos.

Aquelles fiestes fonon memorables. Adolfet taba allegre siempre, sacantes cuando en so casa-y entrugaben:

–¿Aú tas? ¿Ellí qué faéis?

Adolfet daba diente con diente pol tremblor que-y entraba, poníase coloráu y nun respondía nada a naide.

El día Reis, que yera l’últimu qu’habría pasar en Benifallim, al escurecerín foi dici-y adiós a so güela Bertolina. Ella recibiólu sola en rincón del fueu. Cuando la besó y se sentó al so llau, la vieyina díxo-y:

–Adolfet, nun tengas mieu de cuntame a min la to vida. Yo nun voi dicí-ylo a naide del mundu y seguramente voi poder date un conseyu de vieya que t’aprovechará enforma.

Yera cierto y Adolfet esplicó-ylo too. Cuando acabó, na cocina fíxose un gran silenciu. Por fi la voz de la vieyina sonó decidío dafechu:

–Adolfet, escucha: yo agora voi date esllabón, payines y una piedra ferrial…

Pero’l mozu saltó:

–Non güela, que van matame.

–¡Cómo van matate! –rió la vieyina–. Tu, una y bones sientes entrar aquello grueso y fresco na cama, priendes la payina y apáguesla darréu, como si fora un rellámpagu, y asina vas saber con quién duermes, nun seya una culiebra o un gochu embruxáu o’l Mal Enemigu. Si ye culiebra, pégues-y un golpe de caña y báldesla nel intre; si ye gochu, estíra-y el rabu y marchará corriendo, y si por casu fora’l Mal Enemigu… ye la cosa más fácil: faer la señal de la cruz y dicir bien fuerte “Xesús, María y Xosé”.

–Bien, güela –tranquilizóse’l mozu.

A otru día al amanecerín despidióse de los sos, y al salir al campu cortó una cañina.

En tando yá metanes la sierra solitaria, sintió una xaréu que metía mieu. Acercóse y alcontró una singular engarradiella: un grandísimu llobu, un ferocísimu ferre, un perru llebrel de guapa estampa y una formiga negrina de cabeza gorda disputábense los restos d’un pollín que xacía muertu nuna viesquina.

Adolfet entamóla a gritos:

–¡Escuchái, escuchái, animaleinos! ¡Nun vos engarréis!

Casu llamador: namái oyelu los animales, paranon d’agredise y entamanon dicir-y:

–¡Ye que…!

Adolfet nun ablucaba de sentilos falar, porque tantes coses sorprendentes viera nos últimos tiempos que yá nun s’almiraba de nada.

–Yo vos reparto’l pollín, si queréis.

Y esto fíxolo pa que toos tuvieren d’alcuerdu.

Dempués el llobu garró la pallabra:

–Si nun ye por ti, matáramonos los unos a los otros. En prueba del mio agradecimientu, yo doite un pelu gruesu y prietu del mio rabu. Si te ves perdíu dacuando, dices tocándolu: “Dios y llobu”, y vas volvete un llobu como yo, que pese ciento noventa llibres.

–Garra una serda del mio bigote –diz el llebrel–. Si te ves nun gran enzancu, tóquesla y dices: “Dios y perru”, y vas volvete un llebrel que correrá cien llegües per hora.

–Ten un plumín de la mio tiesta –ofrez el ferre–. Si te ves nun afoguín dalgún día, esclames “Dios y ferre”, y vas volvete un páxaru de presa real como yo mesmu.

–Mira, neñu –faló por fin la formiguina–: garra esti cuernín de la mio tiesta. Si en dalguna ocasión te sal al alcuentru un peligru grande, toques el cuernín y dices: “Dios y formiga”, y vas volvete una formiguina tan pequeñina como yo.

Adolfet guardólo too bien guardao nun bolsu, despidióse d’ellos y darréu empobinó pal romeru d’onde salía’l Xigante’l Romeru. D’ellí al castiellu, igual que la primer vez. Cuando lleganon, el cielu taba escureciendo, y de ver que diba a la soa prisión, l’alma cayó-y a los pies.

Él y el xigante xubienon al comedor y cenanon.

Dempués xebránonse, y él a dormir solu dafechu nel so cuartu.

Lo primero que fixo foi poner les presees d’encender que-y diera so güela Bertolina y la cañina debaxo’l coxín. Él yá llevaba los regalos de los animales nun relicariu que-y diera so ma. Al momentu d’achucase, apagóse la llámpara como cada día misteriosamente.

Pero esta vegada Adolfet nun dormía.

Cerca les dolce sentóse na cama. Tenía nes manes la payina, l’esllabón y la piedra ferrial too bien preparao. Nestes, ¡drang!, ¡drang! ¡Les dolce! I desiguida, siente un pesu que faía rinchar la cama.

Y él, ¡zeg!, priende. ¿Y qué vio al so llau? ¡Nada de culiebra, nin de gochu nin de demoniu… sinón una rapaza perguapa y mocina. Adolfet tira la payina y apágala. Pero yera tarde. La fadrina pegó una glayida que restinxó naquella inmensa mansión:

–¡Xigante’l Romeru, un mozu!

Qué espolín s’armó per dientro’l castiellu. La llámpara prendiérase misteriosamente y nel momentu que la puerta s’abría pa dexar pasu al xigante, Adolfet toca’l relicariu y diz seliquino: “Dios y formiga”. Y vuélvese una formiguina del cabezs gorda, que s’escuende ensin sufrir nun pliegue de les sábanes. A la mocina nun-y vagó ver nada.

–¿Qué te pasó, né?

–Que vi un rapaz chucáu equí na cama.

–¿Cómo que lu visti? –bramó’l xigante.

–Sí, señor amu. Ye qu’él prendió una lluz.

El xigante revolviólo too, pero nun alcontró la formiga.

–Calla, ho –dixo malhumoráu–, que vese que suañes.

Pero pa sí dicía: “¿Ónde tará escondíu esi Adolfet del demoniu?”. Tan sabiu como yera, nun foi pa pescanciar lo que pasara.

Adolfet, en viendo escuridá y en sintiendo silenciu, dixo bien sele: “Dios y home” y volvióse otra vegada como yera. Enguruyóse con procuru na cama y durmióse como un troncu.

A otru día pela nueche pasó igual. Asina que, namái sintió’l pesu de la neña, va y raspa la piedra ferrial col eslllabón y priende la payina, y ¡esta sí que foi bona! El xigante, que vese que taba esclucando detrás de la puerta, entra corriendo como un rayu… y nun.y vaga faese formiga. El xigante, nun intrín, garra a Adolfet d’una pierna y, coles sos fuercies poderoses, llánzalu pela ventana.

–¡Hale, yá lu tiré a la mar! –dixo satisfechu del too.

Trancó la ventana y marchó a dormir.

Pero cuando Adolfet, como una saeta, trevesaba l’aire camín de la mar, vagó-y tocar el relicariu y dicir: “Dios y ferrre”.

¡Qué maravía! Nel intre, volvióse un ferrón con unes alones escures que valíen un potosí.

Y entamó peñerar; dempués, dende l’aire, vio al xigante, que salía del castiellu con una lluz camín de la mar.

“Que guapo se ve too”, dicía pa sí l’Adolfet-ferre. Hores y hores peñeró; dempués Adolfet baxó, paró na ventana’l so dormitoriu, y, como la atopó trancada, dixo: “Dios y formiga” y per una pequeña resquiebra colóse dientro’l so cuartu. Una vez en dientro, dixo: “Dios y home”, y recuperó d’esmenu la so figura humana.

Entóncenes sentóse tranquilamente, y a la lleve claridá qu’entraba podía ver la guapa cara de la mocina, que dormía.

La neña, d’ellí a pocu tiempu, espertó. Ella que vio’l mocín na siella:

–¡Ai! –diz plasmada–. ¡Xigante’l Romeru!

–Nun llames al to carceleru, porque ta lloñe –informóla calmoso Adolfet. Y amestó con una sorrisa graciosa–: Mira, nun has d’asustate de veme. Yo nun soi más qu’ún de tantos y tantos desgraciaos qu’esi malditu xigante debe tener presos dientro esti castiellu.

La moza dixo que’l xigante fixéra-y creer que, si entraba daquién en castiellu que nun fora él mesmu, que diben matala. Agora vía que too aquello yeren mentires, pues Adolfet yera un rapaz natural y simpáticu y non un ser estrañu capaz a mancala. Díxo-y tamién que’l nome d’ella yera Enriqueta, fí de Teulada y de padres pescadores.

–¿Cómo te traxo equí’l xigante?

Y a partir d’esta entruga cuntánonselo too recíprocamente y yeren dos casos cuasi iguales. Adolfet cuntó-y tamién la hestoria de los talismanes que recoyera, y ella quedó ablucada.

–Lo qu’hemos procurar ye saber la hestoria y la vida’l xigante pa tentar de lliberanos –propunxo’l mozu.

–Bien –aceutó Enriqueta–; pero ¿cómo ha de faese?

–Como paez qu’a ti tiente un migayu d’estima, has ver si lu engañes y que te cunte coses. Nós diremos atando cabos.

–Yo voi tener medrana.

–Non, né; si ye cosa mui fácil: de la que torna él, una nueche fáigome formiga; entós tu llames como si me vieres, y, de la qu’entre equí’l xigante, afáles-y la conversación.

A la vuelta’l xigante, tou aquel plan púnxose en práutica. Adolfet, na cama. Dan les dolce, él siente ruidín metanes la escuridá. Yera Enriqueta.

–Agora voi volveme formiga.

–Bien.

Too en voz baxo.

Adolfet vuélvese formiga, y darréu Enriqueta pega una glayida axordante:

–¡Xigante’l Romeru, un mozu!

Nel intre, priéndese máxicamente la llámpara y –trip, trop– chando truenos entra’l xigante mui quemáu.

–Nun me molestes, Enriqueta, qu’equí nun hai nengún mozu. ¿Nun t’alcuerdes que lu tiré pela ventana a la mar?

–Si nun ye nengún mozu, señor amu; ye que sueñé que vusté morriera.

–¡Haaa, haaa, haaa!

–¿De qué se ri?

Mentanto, Adolfet, fechu formiga, ellí nun pliegue de la sábana, nun perdía pallabra.

–Mira, Enriqueta; has saber que yo voi ser eternu. La mio muerte depende de tantes coses, que nun pue haber quien me quite la vida. Yá ves: allá cerca Benifallim y de Penàguila…

(Cuando sintió “Benifallim”, ¡calculái Adolfet…!)

–Allá cerca Benifallim –continuaba’l xigante–, delantre la sierra de l’Ull del Moro, hai un llanu mui grande y mui ricu que-y llamen els Dubots… Ellí hai una culiebra gorda como’l tueru d’un pinu, qu’enantes comía persones, pero yá fai años que-y dan dos oveyes diaries col envís de que dexe les persones tranquiles…

El xigante calló, porque la risotada tan fuerta que daba nun lu dexaba falar.

–¿Y qué? –afalábalu Enriqueta–. ¿A qué vien tou esi cuentu dels Dubots?

–Esa culiebra –respondió’l xigante peresfotáu– tien en dientro una llebre viva. Si dalgún día dalguién fora quien a matar la culiebra, esa llebre saldría corriendo a doble velocidá que cualquier otra llebre. Asina que nun hubiera perru que se fixere con ella. Pero si la garraren por fin, namás tocala españaría y saldría d’ella un palombu de sierra mui volador que s’escondería pa siempre nos pinales mestos de l’Ull del Moro. ¡Nun habría manes!

–¡Oh, naquelles sierres sí que diba ser difícil volver velu! –afloxába-y el ramal Enriqueta.

–Ye qu’inda hai más. Si por un casu dalgún cazador garrara’l torcaz, nun sabría que se-y tenía que sacar un güevín que lleva dientro (porque ye palomba), y venir equí al castiellu, y poder entrar nél, y poder aportar hasta min, y rompémelu metanes la frente. ¡Entós morrería yo! Pero si nun pasa too ello, ¡nada! Asina, ¡qu’has ver si voi ser eternu!

Enriqueta soltó una risotada.

–Agora sí que puedo dormir sosegada –dixo con un sospiru mui fondu.

El xigante llevantóse perallegre.

–Enriqueta, marcho. ¿Quies que s’apague la llámpara darréu?

–Non, señor amu: déxemela prendida un migayu hasta que me serene y me venga’l sueñu.

Adolfet recobró desiguida la forma humana.

–Né –vaticinó’l mozu, esfregando les manes–, llueu sedremos llibres. ¡El xigante ye nuesu!

La lluz de la llámpara apagóse y durmiénonse los dos.

De madrugada, Adolfet espertó y, al palpu, foi y abrió’l ventanal. Enriqueta dormía fondamente y nun sentía un res. Entós, él va y diz: “Dios y ferre”. Y vuélvese darréu el ferrín que yá sabemos.

Sobrevoló la mar, siempre en direición a la Marina.

N’atopándose yá cerca, conoció les sierres: el picu del Puigcampana, el llombu de l’Aitana, l’ancha cordelera de monte de Penàguila y Benifallim.

Al norte acolumbró la cresta del Ull del Moro y, embaxo, el llanu dels Dubots. “Ellí ye la cosa”, díxose de pensamientu.

Escomenzó peñerar y acercóse a una casería enorme.

Baxando en círculos, al poco foi perdiendo velocidá y paró nun cuetu cerca la casa. Nel intre volvióse mozu.

Él llevaba la so chaqueta y los sos calzones de lleñador y tamién podía pasar por un pastor. Asina, que foi a la casa. Salió la casera.

–¿Qué quies, mocín?

–Quixera colocame de pastor. ¿Nun-ys fai falta dalu?

–Sí que te queremos de pastor. Precisamente necesitábemos ún.

Al meudía vinienon los tres fíos de la casera, y l’home, y tamién vieno la pastora con una grandísima reciella de guapes oveyes. Yera la fía mayor, alta, roxa, fuerte. Paecía una muyer valerosa.

–¡Mira qué sofitu te vieno!

A la pastora abultó-y un rapaz aliellu y valiente.

Dempués de xintar, Adolfet y la pastora llevánonse les oveyes pela vera’l barrancu.

–¿Cómo te llamen a ti? –entrugó-y la mocina.

–A min llámenme Ensinmedrana.

Ella chose a rir.

–¿Y a ti?

–¿A min? María namái; pero agora veremos quién tien más medrana, tu o yo.

–¿Y eso?

–Agora lo sabrás. Mira, yo llevo trescientes oveyes y nun prosperamos nada, porque cada selmana tócame dexar dos d’elles pa la culiebra’l barrancu de les Capelles.

–¿Cómo? –dixo él falsamente ablucáu–. ¿Pero ello pue ser?

–Como te lo cunto; el pastor de la casería Blanca déxa-yles el llunes, el de la casería del Vicari el martes… A nós tócanos el sábadu.

A otru día yera sábadu. Y cuando salienon a dar la vuelta la mañana, María díxo-y:

–Güei tócanos dar les oveyes a la culiebra.

–¿Cómo vamos faelo?

–¿Ves aquella encinina qu’hai a la vera’l barrancu? Ellí-y les anoyaremos agora mesmo. Y yá verás con qué priesa sal y les engulla.

–¡Vamos, vamos de priesa! –dixo Adolfet entainandiegu.

María pensaba: “Esti mozu sí que paez daveres Ensinmedrana”.

Averánonse a la vera’l barrancu y atanon les dos oveyes a la encinina qu’ende había.

–Agora, vamos apartanos –dixo espantada dafechu María.

–Apártate tu, que yo quiero ver bien la cosa.

María chose atrás y quedó maraviada pol valor del rapaz.

–Tate sollerte, nun te coma a ti tamién –glayába-y ella.

Entamanon sentir unos xiblíos espantibles pel llechu’l barrancu. María quedó ablucada al ver que la culiebra saca la tiesta pela arispia y, nel intre, Adolfet vuélvese un llobu espantosamente grande y feroz.

La llucha que siguió foi pergrande. El llobu fixo presa en pescuezu de la culiebrona y abasóla afuera’l barrancu. Ella remangába-y golpes col rabu, y él taragaños y esgarduñazos.
María presenciaba de lloñe la engarradiella y taba mariellina como la parede. Nestes sintió que falaba’l llobu:

–Si tuviere un cántaru de vinu y un pan caliente, ella morrería al momentu.

La culiebra, sintienso esto, soltóse como foi quien del llobu, y enllena dafechu de mancadures y sangre abasóse y desapaeció barrancu adientro.

Nel intre, Adolfet yera home otra vegada.

–Venga, desata les oveyes –dixo tou gayasperu a la pastora.

María fíxolo mirando a cada momentu a Adolfet nun fore que se volviere llobu otra vegada.

Al poco d’atapecer, tornanon percontentos pa casa.

Cuando yá s’echara a dormir Adolfet en payar, ella díxo-yos a los de la casería:

–Equí tenemos les dos oveyes que tocaben güei pa la culiebra.

–¿Cómo? –asustánonse toos.

–Sí… Si vieres la xiba que llevó la culiebra…

–¿De quién?

–Del mozu Ensinmedrana. Ma, vuélvese llobu.

–¿Quién, el rapaz?

–El rapaz.

–¡Xuasús, María y Xosé! Ello debe ser el demoniu. Tan modosín que paecía…

María cuntó-ys la engarradiella y l’estrañu dichu que soltara’l llobu con voz humano:

–Si tuviere un cántaru de vinu y un pan caliente, ella morrería al momentu.

–Pa la selmana que vien –dixo María, qu’esfotábase n’Adolfet– hemos da-y el cántaru de vinu y el pan caliente.

El sábadu aportó, y la casera enfornó y tresnó un pan calentino. L’home xubió del celleru un cántaru de vinu.

Asina cargaos, salienon Adolfet y María coles trescientes oveyes. Desque lleganon al llugar, atanon a la encinina los dos animalinos.

Nun tardó nada en salir la culiebra, pero malapenes s’averó a les oveyes; venía mancada, baldada y floxona pola llucha del sábadu anterior.

Adolfet, ensin necesitar volvese llobu, averóse a la monstruosa boca.

–Tuma, tuma, probina, que debes tener más fame…

Apurrió-y el pan caliente y dempués cho-y tol cántaru de vinu que llevaba nun botiyu.

¡Poom! Sonó un truenu terrible; les oveyes fuxenon y María viose enllena dafechu de polvu y de tierra. Y, nestes, miró p’Adolfet y la culiebra y vio que d’esta yá nun quedaben sinón los cachos arramaos pel tarrén. Naquel momentu, vienon correr delantre d’ellos una llebre que saliera del sitiu au españara la culiebra.

“Dios y perru”, glayó Adolfet, y vuélvese un perrón enorme.

Lloñe taba yá la llebre, que corría como’l vientu pel mediu del Llanu dels Dubots. Pero el llebrel nun corría, paecía volar. Cuatro finsos arriba yá la tenía na boca. Y ellí, d’un taragañu, esfíxola en mil cachos.

María nun taba tan lloñe que nun lo acolumbrara too, y vio cómo salía un torcaz d’adientro la llebre y escapaba esnalando como un rayu pel anchu cielu.

–¿Qué fadrá agora Ensinmedrana? –d´xiose a media voz.

Pero Adolfet nun s’entretevo nin un momentu.

Ensin tiempu pa recobrar la figura d’home, fai: “¡Dios y ferre!”. Y dicíalo a voces, de tan nerviosu que taba.

De llebrel, volvióse’l ferrón que sabemos. Asina que, el torcaz, nun tevo más remediu que cayer nes sos amolaes uñes.

Matólu, y abaxólu al suelu, al par de la reciella y de María, y entós sí que recobró la figura humana.

–¡Qué palombón! –comentó almirada la pastora garrida.

–Agora verás, agora –dixo Adolfet, y abrió’l banduyu’l torcaz; escarabicó ente güevera y les tripes y nun alcontró más qu’un güevu.

–¡Gracies a Dios! –esclamó enigmáticu. Y guardó’l güevu en bolsu con bien de procuru, col envís de que nun se-y estrapallara.

Volvienon pa la casería al meudía y María dio cuenta de que la culiebra taba muerta. ¡Qué gociu! Toos faíen fiesta, y quieríen apurrir un saquín de cuartos al mozu; pero él nun quixo nada más que’l bon agradecimientu d’aquellos cenciellos y sufríos llabradores de Penàguila.

A medianueche, volvióse ferre. Siempre ensin soltar el preciosu güevu sosteniéndolu fuertemente colos didinos d’una de les patines, marchó esnalando pela ventana, y ente les solombres de la nueche volvió en non munchu tiempu al castiellu’l xigante.

Metanes la islla, naquella nueche ensin lluna, el castiellu destacaba. Adolfet descubrió lluz nuna ventana. Paró, esclucó dientro y estremó un dormitoriu enorme con una cama colosal y, chucáu, con cara d’enfermu, el xigante. Enriqueta, al so llau, taba dándo-y una tacina de mazaniella.
¿Qué asocediera? Pues agora vamos velo: el xigante, según fora lluchando la culiebra con Adolfet aquellos díes, fora sintiéndose enfermu.

Cuando Adolfet mató la culiebra, el xigante sintióse verdaderamente enfermu y metióse na cama. Enriqueta diba fayéndo-y tacines de poléu, de tomíu, de romeru…; pero nun-y prebaba nada.

–¡Ai, que malu toi! –bramaba’l xigante, pero cada vez cola voz más floxo y ruino.

“Dios y formiga”, dixo Adolfet y, casu llamador, el güevu que llevaba redúxose de volume na mesma proporción. Asina entró per una resquiebra, y volvióse dempués home pel procedimientu de costume.

Averóse a la cama, ensin abrir la boca un migayu, y, ¡chooop!, estrapalló-y el güevu metanes d’aquella frentona, que paecía una era.

El Xigante’l Romeru dio una bocanada y un bramíu que retinxó en tol castiellu, y quedó muertu nel intre. Yeren les ocho la mañana.

Darréu, como per arte d’encantu, entamanon sonar repiques de campanes; el castiellu ximielgóse como si viniere un terremotu, y nun dicir Xesús tresformóse nun pueblu espaciosu y gayoleru, con un palaciu na plaza mayor. Les flores del xardín convirtiéranse en dames y caballeros, y toos, cantando y gayasperos, pasiaben arriba y abaxo.

Enriqueta y Adolfet, ensin saber cómo nin cómo non, atopánonse drechos en balcón principal del palaciu, frente per frente d’un xentíu que los aclamaba como a los sos salvadores, y lo que yera más gordo, como alcalde y alcaldesa perpetuos.

Unes hores dempués, los dos mozos casánonse solememente na capiella’l palaciu, ente nobles que los combayaben con una correición esquisita, como quien nun lo fai. Entós teníen los mozos selce años bien aprovechaos, pues yeren espigaos y guapos como unos príncipes fabulosos.


Dempués de la gran ceremonia, llevanon a vivir con ellos les respeutives families de Benifallim y Teulada. Y fonon toos felices y vivienon los años que-ys tenía destinaos Nuesu Señor.