mércores, 6 de abril de 2016

Siempre vos toi rogando, dama (Jordi de Sant Jordi)



Siempre vos toi rogando, dama


Siempre vos toi rogando, dama,
que me tengáis por sirvidor,
y vós dicís que bon amor
nun siento, d'amante finu,
mas con engañu,
que tó'l mio querer n'otra parte,
y que nun he dar a entender
oru por plata;
mas dais escusa,
cierto, de mal pagador.

Que vós sabéis bien la verdá
y conocéis la mio intención,
como enfermu que per razón
el médicu conoz que sufre
mal verdaderu;
y nun veo que me creáis,
por más que xuro o me maldigo,
antes feis chancia
del pasáu tiempu:
daisme esta xusticia acaldía.

Enforma más que cuido, dama,
sois vós, meyor que sé dicir;
si nun sé, ruego a Dios morrer
me veáis peor que tafur.
¿Por qué, darréu,
me mancáis vós, desque bien veis
mio querer finu, qu'en vós punxi,
qu', anque me pese,
tienme tan presu
que nun m'esmolezo por otra?

¡Ah, cuerpu esveltu, ensin mercé!
¿Cómo nun queréis aceutar
que muerro adulces por amavos,
y nun se me cre na mio fe?
Yá nun sé nada
que pueda dicir, más que dixi,
nin mio querer, que yá sabéis;
mas curiáis tanto
de fechos talos,
que'l mio afán nada vos despresta.

Mas de magar nun voi pidivos
yá respuesta bona nin mala:
siempre que llueu me la deáis,
qu'antes, queráis o non, he amavos.
Qu'a amor prestó-y
y quixo que fora de vueso
el día que vos vi primero.
Y ello atorméntame
y tan davezu,
qu'ando amurniáu y pensatible.

Reina d'honor, nengún amante
pasó nunca tal pensamientu
como'l que fiende
el mio corazu,
pues del mio mal nun vos doléis.