martes, 19 de abril de 2016

Yo acuso...

[La Voz del Trubia, mayu 2016]


Yo acuso a los socesivos gobiernos d’Asturies de dar muerte al asturianu. Porque negase a declarar la oficialidá de la llingua equival dafechamente a matala. Acúsolos de tratar l’asturianu pa infamia suya como llingua d’esceición. Dalgunos de los más nomaos elementos d’estos gobiernos son bien conocíos. Son persones con nomes y apellíos. A ellos me refiero.

Acuso de manera más xeneral a los partíos políticos, dellos con más nivel de responsabilidá, dellos con menos… Dalgunos d’ellos son grandes defensores de les llingües, de toes menos l’asturiana... Otros tuvieron ocasiones hestóriques d’esixir la oficialidá del idioma en pautos de gobiernu nos que resultaben imprescindibles dafechu, y arrenunciaron a ello incumpliendo mesmamente la promesa electoral fecha a los sos votantes…

Acuso, por supuesto, a los Pensantes, y a les sos precueles y secueles, clubes de los Vienres y demás folixa, que tantu dañu fixeron, y qu’infundieron nel pueblu asturianu idees tan falses como ridícules. Dalgunos son o yeren filólogos de la vieya escuela española, la del supremacismu cultural y llingüísticu de la peor mena, la del racismu llingüísticu y el ‘non toles llingües son iguales como non tolos cuchiellos corten igual’, despreciada con razón pola filoloxía moderna. Otros son, rasu por corriente, lo qu’Ortega llamó “sabios-inorantes”…

Acuso a los medios de comunicación que-ys dieron sofitu y altavoz, creando opinión orientada nel pueblu asturianu, fayendo de cada falante un filólogu de caleya que con repetitivos argumentos desprecia la so propia llingua de contino…

Acuso a los poderes del Estáu, que permiten que s’incumpla l’artículu de la Constitución nel que se diz de forma imperativa que “les demás llingües españoles sedrán oficiales nos sos territorios d’acordies colos sos estatutos”. Dende Madrid, a fin de cuentes (nun podemos escaecelo), iguóse nel so momentu la redaición primera del Estatutu d’Autonomía pa que nun constara l’apellativu ‘llingua’ asociáu al asturianu. Y dende Madrid opera la RAE, ñeru del nacionalismu español, qu’aprovecha la so posición pa irradiar ideoloxíes llingüístiques acientífiques y obsoletes que güei, en mundu, solo ellos defenden.

Acuso, en particular, a la Delegación del Gobiernu Español por andar tan sollerte a los asuntos qu’a la llingua se refieren, y menos a otros.

Acuso a los estremaos bandos asturianistes, que, por desgracia, na so pluralidá, disiparon el puxu d’una aspiración tan xusta ya imprescindible como ye la de la oficialidá. Les figures más relevantes del asturianismu actual (y hailes esceicionales) nun puen gastar fuerces en lluches intestines qu’a nada nun empobinen. Les grandes figures de la lliteratura y la filoloxía asturianes tienen que confluyir y trabayar a comuña.

Yo acuso, finalmente, al pueblu asturianu, por permitir esta grandísima infamia… Ye cierto que-y texeron una sutil rede de falacies. Convenciéronlu ente toos de que la llingua que falaba nada nun valía. Primero cola sesgada teoría de los múltiples bables. Últimamente cola ablucante teoría de que l’asturianu yá nun existe. Y el pueblu asturianu, en parte, tragó. Cobardemente. Y asumió parcialmente como propies toes estes teoríes ridícules.

Nun yera ésti pueblu d’abangar énte voluntaes ayenes… El pueblu asturianu nun pue consentilo. Tien que llevantase énte los que lu faen de menos. El pueblu asturianu tien que desixir un tratamientu dignu pa la so llingua. Y la so oficialidá inmediata…