venres, 27 de maio de 2016

Decamerón II,1 (Boccaccio)


[II.1] Martellino, fayéndose’l toyíu, simula guarir sobre santu Arrigo y, conocíu’l so engañu, solménen-y y príndenlu; y tando en peligru de que lu cuelguen pela garganta, a lo cabero, escapa.



—Munches vegaes, queridísimes señores, asocede que quien se les inxenia pa faer burlla d’otru, y máximamente naquelles coses que son de reverenciase, alcuéntrase solu coles burlles y seique col dañu. Polo que, col envís d’obedecer al mandatu de la reina, y dar entamu con una novela mía a la propuesta, entiendo cuntavos lo que primero desventuradamente y, dempués, afuera de tol so pensamientu, asocedió mui felizmente a un ciudadanu nuesu.

»Había, y nun pasó inda munchu tiempu, un tudescu en Trevixo llamáu Arrigo, que, siendo un home probe, sirvía a quien-y lo requería carretando carga a sueldu; y, con too y con ello, teníenlu toos por home de santísima y bona vida. Y por mor d’ello, fora cierto o non que lo fore, morriendo él, asocedió, d’acordies colo que los trevixanos afirmaben, qu’a la hora de la so muerte les campanes toes de la mayor ilesia de Trevixo, ensin que naide nun les tocare, entamanon repicar. Y teniendo esto por milagru, tol mundu dicía qu’Arrigo yera un santu; y corriendo’l pueblu ensembre de la ciudá a la casa na que’l so cuerpu xacía, llevánonlu a mou d’un cuerpu santu a la ilesia mayor, empobinándose ellí coxos, toyíos y ciegos y otros impidíos de cualquier enfermedá o defeutu, como si toos debieren col toque d’esti cuerpu quedar sanos. Ente tantu xaréu y turdeburde de xente, asocedió qu’a Trevixo vinienon tres ciudadanos nuesos, de los qu’ún llamábase Stecchi, l’otru Martellino y el terceru Marchese, homes que, visitando les cortes de los señores, solazaben a los que los miraben finxendo y asonsañando a cualquier otru home. Y estos, qu’enxamás nun tuvieren equí, viendo correr a tol mundu, maraviánonse, y oyendo’l motivu d’ello, sintienon deséu de dir velo. Y dexaes les sos coses nun albergue, dixo Marchese: «Nós queremos dir ver esti santu, mas no que fai a min nun veo cómo podamos llegar allá, darréu que yo entendí que la plaza ta tremada de tudescos y d’otra xente armao que’l señor d’esta tierra, col envís de que nun heba alborotu, fai tar ellí; y arriendes d’esto, la ilesia, polo que se diz, ta tan enllena de xente que nin una persona más ye quien a entrar.» Martellino entós, que naguaba por ver aquello, dixo: «Por esto que nun quede, que yo atoparé bien mou de llegar ata’l cuerpu santu.» Dixo Marchese: «¿Cómo?» Respondió Martellino: «Dígotelo. Yo finxiré a mou d’un toyíu, y tu per un llau y Stecchi pel otru, como si yo por min mesmu nun pudiere andar, vendréis sofitándome, fayendo como que queréis empobiname allá col envís de qu’esti santu me cure: nun habrá naide que, viéndonos, nun nos faiga sitiu y nos dexe andar.» A Marchese y a Stecchi prestó-yos el mou y, ensin tardanza, saliendo del albergue, y llegaos los tres a un solitariu llugar, Martellino retorció de xeitu talu les manes, los deos y los brazos y les piernes y, arriendes d’ello, la boca y los güeyos y la cara entera, que yera cosa espantible velu; y nun habría naide que lu viere, que nun dixere d’él que yera ciertamente de la so persona paralíticu y toyíu. Y garráu, d’esti xeitu, por Marchese y por Stecchi, empobinanon pa la ilesia a la vista de toos enllenos de piedá, pidiendo humildemente y pol amor de Dios a tol que delantre d’ellos se paraba que-yos fixere sitiu, lo qu’algamaben con facilidá; y en breve, cola consideranza de toos y cuasi tol mundu gritando: «¡Faéi sitiu!, ¡faéi sitiu!», lleganon alló u’l cuerpu de santu Arrigo taba puestu; y por dellos xentiles homes, que taben al rodiu, foi Martellino prestamente garráu y puestu sobre’l cuerpu, col envís de que per aciu d’aquello algamare la gracia de la salú.

Martellino, tando tola xente sollerte a ver lo que-y asocedía, dempués d’un cachu, entamó, como aquel que dafechamente sabía faelo, a dar amuesa d’espurrir ún de los deos y dempués la mano y dempués el brazu, y asina tou enteru llegó a espurrise. Y viendo esto la xente, tan grande ruíu en lloa de santu Arrigo faíen, que los tuenos nun podríen oyese. Había, por ventura, un florentín cerca d’esti llugar que conocía mui bien a Martellino, mas por tar tan alteriáu cuando lu llevanon nun lu conociere; y esti, viéndolu arrechu, reconociólu y, de sópitu, entamó rir y dicir: «¡Señor, da-y la malura! ¿Quién nun creyere, viéndolu venir, que tuviere baldáu de verdá?» Y sintienon estes pallabres dellos trevixanos, que, nel intre, entrugánon-y: «¿Cómo ye, hom? ¿nun taba toyíu?» A los que’l florentín respondió: «¡Nun preste a Dios! Él tevo siempre arrechu como cualquiera de nosotros, mas sabe meyor qu’otru home, como vós pudiestis ver, faer estes chancies de finxir en cualquier forma que quier.» Desque esto oyenon, nun tuvienon menester de más nada: echánonse, pela fuercia, alantre y empecipianon glayar: «¡Seya presu esti traidor y burllador de Dios y de los santos, quien, nun tando baldáu, pa escarnir el nuesu santu y a nós, vieno equí a mou de toyíu!» Y, diciendo esto, prindánonlu y tiránonlu abaxo del sitiu onde taba, y garrándolu pelos cabellos y esgarrando-y tola ropa escomenzanon dar per él colos puños y colos pies; y nun-yos paecía ser paisanu quien nun corría a faer esto.

Martellino glayaba: «¡Mercé por Dios!» y, cuanto podía, defendíase, mas ello yera nada énte lo que la multitú-y multiplicaba cada vez más. Y viendo esto Stecchi y Marchese, entamanon pa sí a dicise que la cosa taba mal y, temiendo por ellos mesmos, nun s’atrevíen a axudalu, gritando xuntamente colos otros que lu mataren, anque pensando en tou momentu, por embargu, cómo pudieren sacalu de les manes del pueblu, que firmemente lu matare, de nun ser por una decisión que Marchese tomó d’esmenu: que, tando ellí afuera tola guardia de la señoría, Marchese, tan aína como foi quien, foi a aquel que taba en llugar del correxidor y díxo-y: «¡Mercé, por Dios! Hai equí un home malváu que me quitó la bolsa con un bon cientu de florinos d’oru; ruégovos que lu prindéis, pa recuperar lo mio.» Y d’esmenu, al oyer esto, una ocena soldaos corrienon au’l mísere de Martellino yera carmenáu ensin peñe, y coles mayores fatigues del mundu, furando pela multitú, tou frayáu y tou rotu, quitánon-ylu de les manes y llevánonlu a palaciu; au, siguiéndolu munchos que teníense por él escarníos, oyendo que fora presu por quitabolses, nun-yos paeciendo haber más xustu títulu pa da-y la mala ventura, entamanon dicir del mesmu mou toos ellos que-ys quitare la bolsa. Y oyendo toes estes coses, el xuez del correxidor, que yera un home rudu, llevándolu aína a un partaz, escomenzó interrogalu sobre l’asuntu.

Mas Martellino respondía fayendo burlles, como si nun tuviere en nada aquella prisión: polo que’l xuez, alteriáu, fayéndolu atar a la cuerda, fíxo da-y dellos tirones de los bonos con ánimu de fae-y confesar lo qu’aquellos dicíen, pa faelu dempués colgar pela garganta. Mas dempués qu’él foi puestu en suelu, entrugándo-y el xuez si yera cierto lo qu’aquellos dicíen contra él, nun-y valiendo dici-y non, díxo-y: «Mio señor, yo to dispuestu a confesavos la verdá, mas faéi dicir a caún de los que m’acusa cuándo y ónde-y quité la bolsa, y yo dirévos lo que fixi y lo que non.» Dixo’l xuez: «Eso préstame»; y fayendo llamar a unos cuantos, ún dicía que-y la quitare había ocho díes, otru seis, otru cuatro, y dellos dicíen qu’aquel mesmu día. Y oyendo esto Martellino dixo: «Mio señor, ¡estos mienten toos pela boca! y de que yo diga la verdá, puedo davos esta prueba: que nun entrara yo enxamás nesta tierra enantes y enxamás nun tuvi nella sinón d’hai poco; y al llegar, pa la mio desventura, fui ver esti cuerpu santu, au me peñanon como vós podéis ver; y qu’esto que yo digo seya cierto, ye quien a esclariávoslo l’oficial del señor que ta en rexistru d’entrada y el so llibru, y mesmamente’l mio posaderu. Polo que, si atopáis que ye asina como yo vos digo, nun queráis a instancia d’estos homes malvaos estrozame y matame.»

Mientres les coses taben nestos términos, Marchese y Stecchi, que sintieren que’l xuez del correxidor procedía contra elli fieramente y yá lu punxere a la cuerda, temienon muncho, diciendo pa sí: «Mal nos les inxeniemos; saquémoslu del sartén y aventémoslu al fueu.» Polo que, entainando con toa solicitú y atopando al so posaderu, cuntánon-y lo que pasare; y riéndose elli d’esto, empobinólos a un Sandro Agolanti, que moraba en Trevixo y tenía gran influyencia sobre’l señor; y detallándo-y n’orde l’asuntu ensembre, rogó-y qu’interviniere con ellos nos fechos de Martellino. Sandro, dempués de munches rises, diendo al señor, impetró-y que mandare por Martellino; y asina foi. Y aquellos que fonon por él atopánonlu inda en camisa delantre’l xuez y ablayáu dafechu y muertu mieu, desque’l xuez nenguna cosa quería oyer na so escusa; sinón que, teniendo por ventura dalgún odiu a los florentinos, taba dispuestu dafechu a faelu colgar pela garganta y de dengún mou quería entregá-ylu al señor, ata que lu obliganon a entregá-ylu a espetaperru. A quien, dempués que tevo delantre d’él, y toles coses-y detalló n’orde, pidió-y que como suma gracia-y concediere dexalu marchar, darréu que mentanto qu’en Florencia nun tuviere siempre-y paecería tener la soga na garganta. El señor rió enforma con estes aventures; y dándo-yos un traxe por home, acullá la esperanza de toos tres de salir d’un peligru talu, sanos y correchos, volvienon pa so casa.



mércores, 25 de maio de 2016

Decamerón I,8 (Boccaccio)


[8] Guiglielmo Borsiere con discretes pallabres arrepriende l’avaricia del señor Ermino de los Grimaldi.


Sentaba xunta Filostrato Lauretta, quien, dempués qu’oyó lloar la industria de Bergamino y decatándose de que-y correspondía cuntar dalguna cosa, ensin esperar pol mandatu entamó falar prestamosamente:

—La precedente novela, queríes compañeres, afálame a cuntar cómo un bon home, y de la corte (y non ensin frutu), arreprendió la coldicia d’un perricu mercader; la que, inda qu’al argumentu de la pasada asemeye, nun vos debiere por ello ser menos prestosa, atalantando qu’acaba bien. Hebo, entós, en Xénova, ya bonavá, un xentil home llamáu señor Ermino de los Grimaldi, quien, d’acordies colo que toos creyíen, en grandísimes posesiones, y en cuartos, de llargo perpasaba la riqueza de cualquier otru riquísimu ciudadanu de quien entós se supiere n’Italia. Y como elli en riqueza avanzaba a tou otru que fore itálicu, asina n’avaricia y en miseria a cualquier otru mísere y avaru qu’en mundu hubiere superaba escomanadamente: darréu que non solamente n’honrar a los otros tenía la bolsa zarrada, mas nes coses oportunes pa la so propia persona, y contra la xeneral costume de los xenoveses, qu’avecen vistir noblemente, soportaba él por nun gastar, faltes grandísimes, y mesmamente nel comer y nel beber. Y por mor d’ello, y méritamente, cayéra-y el sobrenome ‘de los Grimaldi’ y llamábenlu toos solamente’l señor Ermino Avarizia. Asocedió que nestos tiempos, nos qu’elli nun gastaba y multiplicaba lo de so, aportó a Xénova un bon home de corte, y cortés y de bon falar, que llamaben Guiglielmo Borsiere, que nun s’asemeyaba un migayu a los qu’hai güei, que, non ensin gran vergoña de les corruptes y vituperables costumes, al presente quieren ser llamaos y reputaos por xentiles homes y por señores, y son más bien pollinos criaos nes cortes na fealdá de tola maldá de vilísimos homes. Y mentanto naquelles dómines solía ser el so oficiu y consumase la so fatiga a tratar paces, au nacienon guerres o ofienses ente xentiles homes, o tratar matrimonios, parentescos y amistá, y con pallabres guapes y discretes recrear los ánimos de los fatigaos y solazar les cortes y con agres reprensiones, como padres, iguar los defeutos de los malos, y too esto con premios enforma llixeros; güei en cuntar males ún al otru, n’acizañar, en dicir maldaes y tristures, y, lo que ye peor, en faeles en presencia de los homes, en refalfiase los males, les vergoñes y les tristures verdaderes y non verdaderes ún al otru y con falsos afalagos aducir los homes xentiles a les coses viles y malvaes, inxéniense en consumir el so tiempu.

Y tiense por más queríu y más honráu y ensalzáu con premios grandísimos polos señores míseres y descorteses, aquel que más abominables pallabres diz o actos comete: gran vergoña y censurable del mundo presente, y argumentu enforma evidente de que les virtúes, xebrándose d’equí embaxo, abandonanon a los míseres vivientes nes fieces de los vicios. Mas tornando a lo qu’escomenzare, de lo que la xusta indignación tresmanóme un poco más de lo que pensaba, digo que’l yá dichu Guiglielmo foi honráu y acoyíu de bon aquel por tolos xentiles homes de Xénova: y quedando esti dellos díes na ciudá y oyendo munches coses de la miseria y de l’avaricia del señor Ermino, quixo velu. El señor Ermino sintiere yá qu’esti Guiglielmo Borsiere yera home valiosu; y habiendo entá nél, magar fore avaru, dalgún migayu de xentileza, recibiólu con pallabres enforma amigables y rostru gayasperu y con él entró en munchos y varios razonamientos, y falando llevólu con él, en xunto con otros xenoveses que taben con elli, a una casa nueva de so que fixera faer performosa. Y, dempués d’amosá-yla dafechu, dixo: «Ah, micer Guiglielmo, vós que tuviestis y viestis y oyestis munches coses, ¿sabréis amosame dalguna cosa que nunca enxamás se viere, y que pudiere faer pintar na sala d’esta casa mía?» A lo que Guiglielmo, oyendo’l so descortés falax, respondió: «Señor, cosa que nun fore vista enxamás nun creeréis que yo sepa amosávosla, nun siendo les espirriadures o coses a elles asemeyaes; mas, si vos presta, amosarévos bien una que nun cuido que viereis vós enxamás.» El señor Ermino dixo: «Ah, yo ruégovos, dicíime cuála ye», nun esperando que-y respondiere lo que-y respondió. A lo que Guiglielmo entós contestó darréu: «Faéi pintar la Cortesía.»

Al oyer el señor Ermino estes pallabres, sintió d’esmenu una vergoña tala, qu’ella tevo puxu pa faelu camudar d’ánimu cuasi dafechu a lo contrario de lo qu’ata aquella hora tuviera, y dixo: «Señor Guiglielmo, fadré pintala de xeitu qu’enxamás nin vós nin otru con razón pueda dicime más que yo nun la viere y conociere.»


Y d’entós pa en delantre (con tantu puxu fonon diches les pallabres de Guiglielmo) foi’l más lliberal y el más arrogante xentil home y el qu’honró más a los foresteros y los ciudadanos que cualquier otru que tuviere en Xénova nes sos dómines.

martes, 24 de maio de 2016

Decamerón I,5 (Boccaccio)



[5] La marquesa de Monferrato con un convite de pites y con delles discretes pallabres refuga’l llocu amor del rei de Francia.



La novela cuntada por Dioneo mancó primero con un poco de vergoña’l corazón de les dames qu’escuchaben y dio d’ello señal l’honestu encarnáu que remaneció nel so rostru; mas darréu, mirándose unes a otres, malpenes siendo a contener la risa, escuchánonla sorriendo. Mas llegada d’esta la fin, dempués que lu arreprendienon con delles melgueres pallabres, queriendo amosar qu’asemeyaes noveles nun debieren cuntase énte muyeres, la reina, vuelta pa Fiammetta, que xunta él sobre la yerba sentaba, mandó-y que siguiere l’orde. Quien delicadamente y con rostru gayasperu escomenzó:

— Tanto porque me presta qu’entráramos a demostrar coles noveles cuántu seya’l puxu de les respuestes formoses y prontes, como porque cuanto nos homes ye gran sencia’l buscar amar siempre muyer de más altu llinax que’l d’él, ye nes muyeres grandísima previsión el saber guardase de prender nel amor de mayor home qu’ella ye, cayóme n’ánimu, mios dames formoses, mostravos, na novela que me toca cuntar, cómo una xentil dama supo con obres y con pallabres guardase d’ello y evitar otres coses.

»Pasare a ultramar el maqués de Monferrato, home d’altu valor, gonfaloneru de la Ilesia, nuna espedición xeneral de los cristianos fecha a mano armada. Y tando falándose del so valor na corte’l rei Filippo’l Tuertu, qu’apareyábase pa dir a Francia naquella mesma espedición, dixo un caballeru que nun había embaxo les estrelles una pareya asemeyada a la del marqués y la so muyer: darréu que, cuanto ente los caballeros yera famosu por toles sos virtúes el marqués, tan formosa y valerosa yera la muyer sobre toles otres muyeres del mundu. Y estes pallabres entranon de manera tala n’ánimu del rei de Francia, que, ensin vela enxamás, d’esmenu, entamó amala fervientemente; y propúnxose nun querer, na espedición qu’andaba, faese a la mar n’otru sitiu qu’en Xénova, pa tener d’esti xeitu, andando per tierra, xida honesta pa dir ver a la marquesa, atalantando que, nun tando’l marqués, pudiere asocede-y que llevare a efeutu’l so deséu. Y según lo pensó mandó que se punxera n’execución: polo que, mandando delantre tolos homes, él con poca compañía y de xentiles homes, púnxose en camín; y, n’averándose a les tierres del marqués, con un día d’adelantu mandó dicir a la señora que la siguiente mañana lu esperare a la hora l’almuerzu. La muyer, sabia y prudente, respondió gayaspera qu’esti yera yera pa ella sumu favor sobre tou otru y que fora bienveníu.


»Y dempués púnxose a pensar ello qué quería dicir, qu’un rei talu, nun tando’l maríu d’ella, viniere visitala: y nun la engañó nesto’l camientu de que lu envizcare la fama de la so formosura. Sicasí, como valorosa dama dispúnxose a honralu, y fayendo llamar a tolos bonos homes qu’ellí quedaran, en toles coses oportunes, colos sos conseyos, fixo poner orde, mas el convite y la vianda ella sola quixo aperialos. Y fixo ensin tardanza axuntar cuantes pites había na comarca, y d’aquelles soles indicó delles viandes a los sos cocineros pal convite real. Vieno, darréu, el rei’l dichu día y recibiólu la dama con gran fiesta y honor. Y a elli, más de lo qu’entendiera peles pallabres del caballeru, mirándola, paeció-y formosa y valorosa y cortés, y maravióse sumamente y emponderóla enforma, encendiéndose tanto más nel so deséu cuanto más atopaba ser la dama superior a la so pasada estima. Y dempués de dalgún reposu tomáu en cámares perorniaes d’aquello que nelles, pa recibir un rei talu, correspuende, llegada la hora l’almuerzu, el rei y la marquesa sentanon nuna mesa, y los otros, d’acordies cola so condición, fonon honraos nes otres meses. Equí, siendo’l rei socesivamente sirvíu de munchos platos y de vinos óptimos y preciosos, y arriendes mirando con prestu dacuando a la formosísima marquesa, sumu placer sentía; mas demientres, viniendo un platu tres d’otru, entamó’l rei a maraviase un tanto al decatase de que, magar les viandes foran diverses, nun lo yeren tanto que foren d’otra cosa que de pita. Y como’l rei conocía que’l sitiu u s’atopaba debía ser talu que debía haber abondanza d’estremaos animales selvaxes, y el conseña-y antemanadamente la so venida a la dama diéra-y tiempu a esgaya pa mandar cazar, polo tanto, como muncho d’ello se maraviara, nun quixo tomar ocasión de faela falar d’otra cosa sinón de les sos pites; y con cara risondera, volvióse pa ella y dixo: «Dama, ¿nacen nesti país solamente pites ensin pitu dalu?» La marquesa, qu’entendió perbién la entruga, paeciéndo-y que según el so deséu Nuesu Señor mandára-y tiempu oportunu pa poder mostrar la so intención, al rei qu’entrugaba valientemente, vuelta contra él, respondió-y: «Non tal, monseñor, mas les muyeres, inda qu’en vestimenta y n’honores daqué varien de les otres, toes sicasí tán feches equí como n’otra parte.» El rei, oyíes estes pallabres, pescanció bien la razón del convite de les pites y la virtú qu’atapecíen les pallabres, y entendió qu’en devanéu se gastaríen pallabres con muyer tala y que la fuerza nun había llugar; polo que, asina como desprevenidamente s’encendiera nél, sabiamente había apagar pol so honor el mal concebíu fueu. Y ensin más chancies, temiendo les sos respuestes, afuera de toa esperanza almorzó; y, fináu l’almuerzu, abultó-y que’l partir llueu tapecería la so deshonesta venida, y agradeciéndo-y l’honor recibíu, encomendándolu ella a Dios, marchó pa Xénova.

venres, 20 de maio de 2016

Decamerón I.2 (Boccaccio)


[De la mio torna completa al asturianu del Decamerón -en cursu actualmente]

[2] El xudíu Abraham, afaláu por Giannotto di Civignì, va a la corte de Roma; y, vista la maldá de los clérigos, vuelve a París y faise cristianu.



La novela de Panfilo foi en parte rida y dafechu emponderada poles muyeres: escuchada dilixentemente esta y llegada a la so fin, tando sentada xunto a él Neifile, mandó-y la reina que, cuntando una, siguiere l’orde del entamáu solaz. Y ella, como quien non menos taba orniada de corteses costumes que de formosura, respondió gayolera que de bon aquel: y escomenzó d’esti xeitu:

—Amosó Panfilo col so novelar que la benignidá de Dios nun mira pa los nuesos errores cuando remanecen de daqué que nun somos a ver: y yo, col de mio, entiendo demostravos cuánto esta mesma benignidá, sosteniendo pacientemente los defeutos d’aquellos que d’ella deben dar verdaderu testimoniu coles obres y coles pallabres y faen lo contrario, de so, argumentu d’infalible verdá demuestra, pa qu’aquellos que creyemos sigamos con más firmeza d’ánimu.


»Talamente como yo, gracioses señores, oyí dicir, hebo en París un gran mercader y bon home que llamaben Giannotto di Civigní, perlleal y reutu, y gran traficante de paños: y tenía singular amistá con un riquísimu home xudíu llamáu Abraham, que yera del mesmu mou mercader y home enforma reutu y lleal. Y viendo la so reutitú y la so llealtá Giannotto, entamó fuertemente a llamentar que l’ánima d’un home tan valiosu y sabiu y bonu por falta de fe s’empobinara a la perdición; y, poro, amigablemente, entamó roga-y que dexare los errores de la fe xudaica y se volviere a la verdá cristiana, la qu’él podía ver, como santa y bona que yera, siempre prosperar y aprovecer; u la suya, pela cueta, podía discernir amenorgar y venir a la nada. El xudíu respondía que nenguna d’elles cuidaba santa nin bona sacantes la xudaica, y que nella naciera y nella entendía vivir y morrer, y nun habría cosa qu’enxamás d‘esto lu fixere movese. Giannotto nun dexó por ello, pasaos dellos díes, de repeti-y asemeyaes pallabres, amosándo-y tan groseramente, como los más de los mercaderes saben faer, por qué razón la nuesa yera meyor que la xudaica; y magar el xudíu fore na xudaica llei un gran maestru, sicasí, fora que lu afalara l’amistá grande que con Giannotto tenía o seique les pallabres que l’Espíritu santu ponía sobre la llingua del home fatu, al xudíu entamanon presta-y enforma los argumentos de Giannotto: mas aneciando na so creencia, nun se dexaba camudar. Asina como él aporfiáu vivía, asina Giannotto nun finaba de solicitalu enxamás, tanto que’l xudíu, vencíu por tan continua instancia, dixo: «Ta bien, Giannotto, a ti préstate que yo me faiga cristianu: y yo to dispuestu a faelo, tan ciertamente que yo quiero primero dir a Roma y ver equí a aquel que tu dices que ye vicariu de Dios na tierra y considerar los sos moos y les sos costumes, y lo mesmo de los sos hermanos cardenales; y si m’abulten talos, que yo pueda peles tos pallabres y peles d’ellos comprender que la vuesa fe seya meyor que la mio, como tu tentesti de demostrame, yo fadré aquello que te dixi: y si asina nun fore, yo permaneceré xudíu como so.» Cuando Giannotto sintió esto, atristayóse enforma nel so interior, diciendo pa sí mesmu: «Perdí la fatiga qu’óptimamente m’abultó emplegar, creyendo convertir a esti: darréu que, si él va a la corte de Roma y ve la vida malvada y puerca de los clérigos, nun ye que de xudíu se faiga cristianu, mas si enantes se fixere cristianu ensin falta xudíu volviera.» Y vueltu a Abraham díxo-y: «¡Ah! mio amigu, ¿pa qué quies entrar nesta fatiga y tener tan grandes gastos como van suponete dir d’equí a Roma? Ensin cuntar que, per mar y per tierra, pa un ricu home como tu yes, ta too tremao de peligros. ¿Nun cuides atopar quien t’acristiane? Y, si seique dalgunes duldes tienes al rodiu la fe que yo t’amueso, ¿ú hai mayores maestros y más sabios homes nella qu’equí, que puedan aclariate lo que quieras o entrugues? Y por toes estes coses, al mio paecer, esta caminata tuya ta de más. Piensa que talos son allá los prellaos como pudiesti velos equí, y más, y tanto meyores cuanto ellos tán más cerca del pastor principal; y, poro, esta fatiga, según el mio conseyu, sirviráte otra vegada pa dalgún perdón, no que yo por ventura he faete compañía.» A lo que respondió’l xudíu: «Yo creo, Giannotto, que va ser asina como tu me cuntes; mas resumiéndote les munches pallabres nuna, yo to dafechu dispuestu, si tu quies que faiga lo que tu tanto me roguesti, a marchar, y d’otra miente enxamás nun vo faer nada.» Giannotto, viendo la so voluntá, dixo: «¡Vete con bona ventura!» y pensó pa sí que nunca nun diba faese cristianu desque viera la corte de Roma; pero, como nada nun se perdía, calló. El xudíu montó a caballu, y, tan llueu como pudo, marchó a la corte de Roma, au foi honradamente recibíu polos sos xudíos al llegar. Y viviendo equí, ensin dicir a naide a qué fora, entamó cautamente a reparar nes maneres del Papa y de los cardenales y de los otros prellaos y de tolos cortesanos: y ente lo qu’él mesmu vio, como home que yera mui xagaz, y lo que tamién-y informanon dalgunos, atopó que del mayor ata’l menor, xeneralmente toos, pecaben deshonestísimamente de lluxuria, y non solo de la natural, mas entá de la sodomítica, ensin frenu dalu de remordimientu o de vergoña, tanto que’l poder de les meretrices y de los garzones al impetrar cualesquier gran cosa nun yera poder pequeñu. Arriendes d’esto, universalmente llambiones, bebedores, borrachos y más sirvidores del vientre, a xeitu d’animales brutos, amás de la lluxuria, qu’otros que conoció abiertamente que lo yeren; y mirando acullá, violos tan atuñaos y ganosos de dineru, que por un igual el sangre humano, tamién lo del cristianu, y les divines coses que pertenecieren a sacrificios o a beneficios, con dineru vendíen y compraben, fayendo mayor comerciu y teniendo más corredores qu’en París había de paños o de cualquier otra cosa, poniendo a la manifiesta simonía’l nome de ‘permediación’ y a la gula ‛manutención’, como si Dios, non yá pol significáu de los vocables nun s’esmoleciere, sinón que la intención de los pésimos ánimos nun conociere y a xeitu de los homes pol nome de les coses se dexara engañar. Y estes, en xunto con munches otres que vo callar, desprestanon sumamente al xudíu, como a aquel que yera home sobriu y modestu, y paeciéndo-y que viere abondo, propúnxose volver a París; y asina lo fixo. Y a esti, cuando Giannotto supo que viniera, nada esperando menos que’l que se fixere cristianu, vieno velu, y fixénonse gran fiesta; y dempués que reposó dellos díes, Giannotto entrugó-y lo que pensaba del santu Padre y de los cardenales y de los otros cortesanos. A lo que’l xudíu contestó darréu: «Paécenme mal, que Dios los maldiga: y dígote asina, que, si yo bien supi pescanciar, nenguna santidá, nenguna devoción, nenguna bona obra o exemplu de vida o d’otro m’abultó ver en dalu que fora clérigu, mas lluxuria, avaricia y gula, fraude, envidia y soberbia y coses asemeyaes y piores, si piores son a alcontrase en nadie; paecióme tantu favor de toos ver, que teo más bien aquella por una ferrería de diabóliques operaciones que divines. Y polo que yo estimo, con toa solicitú y con tou inxeniu y con tou arte me paez que’l vuesu pastor y, darréu d’ello tolos otros, puxen por reducir a la nada y esllarigar del mundu la cristiana relixón, allá u fundamentu y sofitu debiera ser. Y darréu que nun veo asoceder lo qu’ellos procuren, mas aumentar de contino la vuesa relixón y devenir más llucida y más clara, paezme xustamente discernir l’Espíritu santu ser d’ella, como de verdadera y más santa que denguna otra, fundamentu y sofitu. Y por mor d’ello, u yo ríxidu y duru taba a los tos conseyos y nun quería faeme cristianu, dígote agora, abiertu dafechu, que por cosa dala dexaré de faeme cristianu: vamos, entós, a la ilesia, y ellí d’acordies cola debida costume de la vuesa santa fe faéime bautizar.» Giannotto, qu’esperaba una conclusión exautamente contraria a esta, cuando esto-y oyó, foi l’home más contentu qu’enxamás hebo: y a Nuesa Señora de París diendo con él, pidió a los clérigos d’en dientro que dieran el bautismu a Abraham. Y estos, oyendo qu’él lo demandaba, fixénonlo darréu; y Giannotto llevólu a la sacra fonte y llamólu Giovanni, y dempués fixo adoctrinalu dafechu por homes de gran valor na nuesa fe, la qu’adeprendió bien llueu: y foi darréu home bonu y valiosu y de santa vida.