venres, 20 de maio de 2016

Decamerón I.2 (Boccaccio)


[De la mio torna completa al asturianu del Decamerón -en cursu actualmente]

[2] El xudíu Abraham, afaláu por Giannotto di Civignì, va a la corte de Roma; y, vista la maldá de los clérigos, vuelve a París y faise cristianu.



La novela de Panfilo foi en parte rida y dafechu emponderada poles muyeres: escuchada dilixentemente esta y llegada a la so fin, tando sentada xunto a él Neifile, mandó-y la reina que, cuntando una, siguiere l’orde del entamáu solaz. Y ella, como quien non menos taba orniada de corteses costumes que de formosura, respondió gayolera que de bon aquel: y escomenzó d’esti xeitu:

—Amosó Panfilo col so novelar que la benignidá de Dios nun mira pa los nuesos errores cuando remanecen de daqué que nun somos a ver: y yo, col de mio, entiendo demostravos cuánto esta mesma benignidá, sosteniendo pacientemente los defeutos d’aquellos que d’ella deben dar verdaderu testimoniu coles obres y coles pallabres y faen lo contrario, de so, argumentu d’infalible verdá demuestra, pa qu’aquellos que creyemos sigamos con más firmeza d’ánimu.


»Talamente como yo, gracioses señores, oyí dicir, hebo en París un gran mercader y bon home que llamaben Giannotto di Civigní, perlleal y reutu, y gran traficante de paños: y tenía singular amistá con un riquísimu home xudíu llamáu Abraham, que yera del mesmu mou mercader y home enforma reutu y lleal. Y viendo la so reutitú y la so llealtá Giannotto, entamó fuertemente a llamentar que l’ánima d’un home tan valiosu y sabiu y bonu por falta de fe s’empobinara a la perdición; y, poro, amigablemente, entamó roga-y que dexare los errores de la fe xudaica y se volviere a la verdá cristiana, la qu’él podía ver, como santa y bona que yera, siempre prosperar y aprovecer; u la suya, pela cueta, podía discernir amenorgar y venir a la nada. El xudíu respondía que nenguna d’elles cuidaba santa nin bona sacantes la xudaica, y que nella naciera y nella entendía vivir y morrer, y nun habría cosa qu’enxamás d‘esto lu fixere movese. Giannotto nun dexó por ello, pasaos dellos díes, de repeti-y asemeyaes pallabres, amosándo-y tan groseramente, como los más de los mercaderes saben faer, por qué razón la nuesa yera meyor que la xudaica; y magar el xudíu fore na xudaica llei un gran maestru, sicasí, fora que lu afalara l’amistá grande que con Giannotto tenía o seique les pallabres que l’Espíritu santu ponía sobre la llingua del home fatu, al xudíu entamanon presta-y enforma los argumentos de Giannotto: mas aneciando na so creencia, nun se dexaba camudar. Asina como él aporfiáu vivía, asina Giannotto nun finaba de solicitalu enxamás, tanto que’l xudíu, vencíu por tan continua instancia, dixo: «Ta bien, Giannotto, a ti préstate que yo me faiga cristianu: y yo to dispuestu a faelo, tan ciertamente que yo quiero primero dir a Roma y ver equí a aquel que tu dices que ye vicariu de Dios na tierra y considerar los sos moos y les sos costumes, y lo mesmo de los sos hermanos cardenales; y si m’abulten talos, que yo pueda peles tos pallabres y peles d’ellos comprender que la vuesa fe seya meyor que la mio, como tu tentesti de demostrame, yo fadré aquello que te dixi: y si asina nun fore, yo permaneceré xudíu como so.» Cuando Giannotto sintió esto, atristayóse enforma nel so interior, diciendo pa sí mesmu: «Perdí la fatiga qu’óptimamente m’abultó emplegar, creyendo convertir a esti: darréu que, si él va a la corte de Roma y ve la vida malvada y puerca de los clérigos, nun ye que de xudíu se faiga cristianu, mas si enantes se fixere cristianu ensin falta xudíu volviera.» Y vueltu a Abraham díxo-y: «¡Ah! mio amigu, ¿pa qué quies entrar nesta fatiga y tener tan grandes gastos como van suponete dir d’equí a Roma? Ensin cuntar que, per mar y per tierra, pa un ricu home como tu yes, ta too tremao de peligros. ¿Nun cuides atopar quien t’acristiane? Y, si seique dalgunes duldes tienes al rodiu la fe que yo t’amueso, ¿ú hai mayores maestros y más sabios homes nella qu’equí, que puedan aclariate lo que quieras o entrugues? Y por toes estes coses, al mio paecer, esta caminata tuya ta de más. Piensa que talos son allá los prellaos como pudiesti velos equí, y más, y tanto meyores cuanto ellos tán más cerca del pastor principal; y, poro, esta fatiga, según el mio conseyu, sirviráte otra vegada pa dalgún perdón, no que yo por ventura he faete compañía.» A lo que respondió’l xudíu: «Yo creo, Giannotto, que va ser asina como tu me cuntes; mas resumiéndote les munches pallabres nuna, yo to dafechu dispuestu, si tu quies que faiga lo que tu tanto me roguesti, a marchar, y d’otra miente enxamás nun vo faer nada.» Giannotto, viendo la so voluntá, dixo: «¡Vete con bona ventura!» y pensó pa sí que nunca nun diba faese cristianu desque viera la corte de Roma; pero, como nada nun se perdía, calló. El xudíu montó a caballu, y, tan llueu como pudo, marchó a la corte de Roma, au foi honradamente recibíu polos sos xudíos al llegar. Y viviendo equí, ensin dicir a naide a qué fora, entamó cautamente a reparar nes maneres del Papa y de los cardenales y de los otros prellaos y de tolos cortesanos: y ente lo qu’él mesmu vio, como home que yera mui xagaz, y lo que tamién-y informanon dalgunos, atopó que del mayor ata’l menor, xeneralmente toos, pecaben deshonestísimamente de lluxuria, y non solo de la natural, mas entá de la sodomítica, ensin frenu dalu de remordimientu o de vergoña, tanto que’l poder de les meretrices y de los garzones al impetrar cualesquier gran cosa nun yera poder pequeñu. Arriendes d’esto, universalmente llambiones, bebedores, borrachos y más sirvidores del vientre, a xeitu d’animales brutos, amás de la lluxuria, qu’otros que conoció abiertamente que lo yeren; y mirando acullá, violos tan atuñaos y ganosos de dineru, que por un igual el sangre humano, tamién lo del cristianu, y les divines coses que pertenecieren a sacrificios o a beneficios, con dineru vendíen y compraben, fayendo mayor comerciu y teniendo más corredores qu’en París había de paños o de cualquier otra cosa, poniendo a la manifiesta simonía’l nome de ‘permediación’ y a la gula ‛manutención’, como si Dios, non yá pol significáu de los vocables nun s’esmoleciere, sinón que la intención de los pésimos ánimos nun conociere y a xeitu de los homes pol nome de les coses se dexara engañar. Y estes, en xunto con munches otres que vo callar, desprestanon sumamente al xudíu, como a aquel que yera home sobriu y modestu, y paeciéndo-y que viere abondo, propúnxose volver a París; y asina lo fixo. Y a esti, cuando Giannotto supo que viniera, nada esperando menos que’l que se fixere cristianu, vieno velu, y fixénonse gran fiesta; y dempués que reposó dellos díes, Giannotto entrugó-y lo que pensaba del santu Padre y de los cardenales y de los otros cortesanos. A lo que’l xudíu contestó darréu: «Paécenme mal, que Dios los maldiga: y dígote asina, que, si yo bien supi pescanciar, nenguna santidá, nenguna devoción, nenguna bona obra o exemplu de vida o d’otro m’abultó ver en dalu que fora clérigu, mas lluxuria, avaricia y gula, fraude, envidia y soberbia y coses asemeyaes y piores, si piores son a alcontrase en nadie; paecióme tantu favor de toos ver, que teo más bien aquella por una ferrería de diabóliques operaciones que divines. Y polo que yo estimo, con toa solicitú y con tou inxeniu y con tou arte me paez que’l vuesu pastor y, darréu d’ello tolos otros, puxen por reducir a la nada y esllarigar del mundu la cristiana relixón, allá u fundamentu y sofitu debiera ser. Y darréu que nun veo asoceder lo qu’ellos procuren, mas aumentar de contino la vuesa relixón y devenir más llucida y más clara, paezme xustamente discernir l’Espíritu santu ser d’ella, como de verdadera y más santa que denguna otra, fundamentu y sofitu. Y por mor d’ello, u yo ríxidu y duru taba a los tos conseyos y nun quería faeme cristianu, dígote agora, abiertu dafechu, que por cosa dala dexaré de faeme cristianu: vamos, entós, a la ilesia, y ellí d’acordies cola debida costume de la vuesa santa fe faéime bautizar.» Giannotto, qu’esperaba una conclusión exautamente contraria a esta, cuando esto-y oyó, foi l’home más contentu qu’enxamás hebo: y a Nuesa Señora de París diendo con él, pidió a los clérigos d’en dientro que dieran el bautismu a Abraham. Y estos, oyendo qu’él lo demandaba, fixénonlo darréu; y Giannotto llevólu a la sacra fonte y llamólu Giovanni, y dempués fixo adoctrinalu dafechu por homes de gran valor na nuesa fe, la qu’adeprendió bien llueu: y foi darréu home bonu y valiosu y de santa vida.