mércores, 25 de maio de 2016

Decamerón I,8 (Boccaccio)


[8] Guiglielmo Borsiere con discretes pallabres arrepriende l’avaricia del señor Ermino de los Grimaldi.


Sentaba xunta Filostrato Lauretta, quien, dempués qu’oyó lloar la industria de Bergamino y decatándose de que-y correspondía cuntar dalguna cosa, ensin esperar pol mandatu entamó falar prestamosamente:

—La precedente novela, queríes compañeres, afálame a cuntar cómo un bon home, y de la corte (y non ensin frutu), arreprendió la coldicia d’un perricu mercader; la que, inda qu’al argumentu de la pasada asemeye, nun vos debiere por ello ser menos prestosa, atalantando qu’acaba bien. Hebo, entós, en Xénova, ya bonavá, un xentil home llamáu señor Ermino de los Grimaldi, quien, d’acordies colo que toos creyíen, en grandísimes posesiones, y en cuartos, de llargo perpasaba la riqueza de cualquier otru riquísimu ciudadanu de quien entós se supiere n’Italia. Y como elli en riqueza avanzaba a tou otru que fore itálicu, asina n’avaricia y en miseria a cualquier otru mísere y avaru qu’en mundu hubiere superaba escomanadamente: darréu que non solamente n’honrar a los otros tenía la bolsa zarrada, mas nes coses oportunes pa la so propia persona, y contra la xeneral costume de los xenoveses, qu’avecen vistir noblemente, soportaba él por nun gastar, faltes grandísimes, y mesmamente nel comer y nel beber. Y por mor d’ello, y méritamente, cayéra-y el sobrenome ‘de los Grimaldi’ y llamábenlu toos solamente’l señor Ermino Avarizia. Asocedió que nestos tiempos, nos qu’elli nun gastaba y multiplicaba lo de so, aportó a Xénova un bon home de corte, y cortés y de bon falar, que llamaben Guiglielmo Borsiere, que nun s’asemeyaba un migayu a los qu’hai güei, que, non ensin gran vergoña de les corruptes y vituperables costumes, al presente quieren ser llamaos y reputaos por xentiles homes y por señores, y son más bien pollinos criaos nes cortes na fealdá de tola maldá de vilísimos homes. Y mentanto naquelles dómines solía ser el so oficiu y consumase la so fatiga a tratar paces, au nacienon guerres o ofienses ente xentiles homes, o tratar matrimonios, parentescos y amistá, y con pallabres guapes y discretes recrear los ánimos de los fatigaos y solazar les cortes y con agres reprensiones, como padres, iguar los defeutos de los malos, y too esto con premios enforma llixeros; güei en cuntar males ún al otru, n’acizañar, en dicir maldaes y tristures, y, lo que ye peor, en faeles en presencia de los homes, en refalfiase los males, les vergoñes y les tristures verdaderes y non verdaderes ún al otru y con falsos afalagos aducir los homes xentiles a les coses viles y malvaes, inxéniense en consumir el so tiempu.

Y tiense por más queríu y más honráu y ensalzáu con premios grandísimos polos señores míseres y descorteses, aquel que más abominables pallabres diz o actos comete: gran vergoña y censurable del mundo presente, y argumentu enforma evidente de que les virtúes, xebrándose d’equí embaxo, abandonanon a los míseres vivientes nes fieces de los vicios. Mas tornando a lo qu’escomenzare, de lo que la xusta indignación tresmanóme un poco más de lo que pensaba, digo que’l yá dichu Guiglielmo foi honráu y acoyíu de bon aquel por tolos xentiles homes de Xénova: y quedando esti dellos díes na ciudá y oyendo munches coses de la miseria y de l’avaricia del señor Ermino, quixo velu. El señor Ermino sintiere yá qu’esti Guiglielmo Borsiere yera home valiosu; y habiendo entá nél, magar fore avaru, dalgún migayu de xentileza, recibiólu con pallabres enforma amigables y rostru gayasperu y con él entró en munchos y varios razonamientos, y falando llevólu con él, en xunto con otros xenoveses que taben con elli, a una casa nueva de so que fixera faer performosa. Y, dempués d’amosá-yla dafechu, dixo: «Ah, micer Guiglielmo, vós que tuviestis y viestis y oyestis munches coses, ¿sabréis amosame dalguna cosa que nunca enxamás se viere, y que pudiere faer pintar na sala d’esta casa mía?» A lo que Guiglielmo, oyendo’l so descortés falax, respondió: «Señor, cosa que nun fore vista enxamás nun creeréis que yo sepa amosávosla, nun siendo les espirriadures o coses a elles asemeyaes; mas, si vos presta, amosarévos bien una que nun cuido que viereis vós enxamás.» El señor Ermino dixo: «Ah, yo ruégovos, dicíime cuála ye», nun esperando que-y respondiere lo que-y respondió. A lo que Guiglielmo entós contestó darréu: «Faéi pintar la Cortesía.»

Al oyer el señor Ermino estes pallabres, sintió d’esmenu una vergoña tala, qu’ella tevo puxu pa faelu camudar d’ánimu cuasi dafechu a lo contrario de lo qu’ata aquella hora tuviera, y dixo: «Señor Guiglielmo, fadré pintala de xeitu qu’enxamás nin vós nin otru con razón pueda dicime más que yo nun la viere y conociere.»


Y d’entós pa en delantre (con tantu puxu fonon diches les pallabres de Guiglielmo) foi’l más lliberal y el más arrogante xentil home y el qu’honró más a los foresteros y los ciudadanos que cualquier otru que tuviere en Xénova nes sos dómines.