venres, 27 de maio de 2016

Decamerón II,1 (Boccaccio)


[II.1] Martellino, fayéndose’l toyíu, simula guarir sobre santu Arrigo y, conocíu’l so engañu, solménen-y y príndenlu; y tando en peligru de que lu cuelguen pela garganta, a lo cabero, escapa.



—Munches vegaes, queridísimes señores, asocede que quien se les inxenia pa faer burlla d’otru, y máximamente naquelles coses que son de reverenciase, alcuéntrase solu coles burlles y seique col dañu. Polo que, col envís d’obedecer al mandatu de la reina, y dar entamu con una novela mía a la propuesta, entiendo cuntavos lo que primero desventuradamente y, dempués, afuera de tol so pensamientu, asocedió mui felizmente a un ciudadanu nuesu.

»Había, y nun pasó inda munchu tiempu, un tudescu en Trevixo llamáu Arrigo, que, siendo un home probe, sirvía a quien-y lo requería carretando carga a sueldu; y, con too y con ello, teníenlu toos por home de santísima y bona vida. Y por mor d’ello, fora cierto o non que lo fore, morriendo él, asocedió, d’acordies colo que los trevixanos afirmaben, qu’a la hora de la so muerte les campanes toes de la mayor ilesia de Trevixo, ensin que naide nun les tocare, entamanon repicar. Y teniendo esto por milagru, tol mundu dicía qu’Arrigo yera un santu; y corriendo’l pueblu ensembre de la ciudá a la casa na que’l so cuerpu xacía, llevánonlu a mou d’un cuerpu santu a la ilesia mayor, empobinándose ellí coxos, toyíos y ciegos y otros impidíos de cualquier enfermedá o defeutu, como si toos debieren col toque d’esti cuerpu quedar sanos. Ente tantu xaréu y turdeburde de xente, asocedió qu’a Trevixo vinienon tres ciudadanos nuesos, de los qu’ún llamábase Stecchi, l’otru Martellino y el terceru Marchese, homes que, visitando les cortes de los señores, solazaben a los que los miraben finxendo y asonsañando a cualquier otru home. Y estos, qu’enxamás nun tuvieren equí, viendo correr a tol mundu, maraviánonse, y oyendo’l motivu d’ello, sintienon deséu de dir velo. Y dexaes les sos coses nun albergue, dixo Marchese: «Nós queremos dir ver esti santu, mas no que fai a min nun veo cómo podamos llegar allá, darréu que yo entendí que la plaza ta tremada de tudescos y d’otra xente armao que’l señor d’esta tierra, col envís de que nun heba alborotu, fai tar ellí; y arriendes d’esto, la ilesia, polo que se diz, ta tan enllena de xente que nin una persona más ye quien a entrar.» Martellino entós, que naguaba por ver aquello, dixo: «Por esto que nun quede, que yo atoparé bien mou de llegar ata’l cuerpu santu.» Dixo Marchese: «¿Cómo?» Respondió Martellino: «Dígotelo. Yo finxiré a mou d’un toyíu, y tu per un llau y Stecchi pel otru, como si yo por min mesmu nun pudiere andar, vendréis sofitándome, fayendo como que queréis empobiname allá col envís de qu’esti santu me cure: nun habrá naide que, viéndonos, nun nos faiga sitiu y nos dexe andar.» A Marchese y a Stecchi prestó-yos el mou y, ensin tardanza, saliendo del albergue, y llegaos los tres a un solitariu llugar, Martellino retorció de xeitu talu les manes, los deos y los brazos y les piernes y, arriendes d’ello, la boca y los güeyos y la cara entera, que yera cosa espantible velu; y nun habría naide que lu viere, que nun dixere d’él que yera ciertamente de la so persona paralíticu y toyíu. Y garráu, d’esti xeitu, por Marchese y por Stecchi, empobinanon pa la ilesia a la vista de toos enllenos de piedá, pidiendo humildemente y pol amor de Dios a tol que delantre d’ellos se paraba que-yos fixere sitiu, lo qu’algamaben con facilidá; y en breve, cola consideranza de toos y cuasi tol mundu gritando: «¡Faéi sitiu!, ¡faéi sitiu!», lleganon alló u’l cuerpu de santu Arrigo taba puestu; y por dellos xentiles homes, que taben al rodiu, foi Martellino prestamente garráu y puestu sobre’l cuerpu, col envís de que per aciu d’aquello algamare la gracia de la salú.

Martellino, tando tola xente sollerte a ver lo que-y asocedía, dempués d’un cachu, entamó, como aquel que dafechamente sabía faelo, a dar amuesa d’espurrir ún de los deos y dempués la mano y dempués el brazu, y asina tou enteru llegó a espurrise. Y viendo esto la xente, tan grande ruíu en lloa de santu Arrigo faíen, que los tuenos nun podríen oyese. Había, por ventura, un florentín cerca d’esti llugar que conocía mui bien a Martellino, mas por tar tan alteriáu cuando lu llevanon nun lu conociere; y esti, viéndolu arrechu, reconociólu y, de sópitu, entamó rir y dicir: «¡Señor, da-y la malura! ¿Quién nun creyere, viéndolu venir, que tuviere baldáu de verdá?» Y sintienon estes pallabres dellos trevixanos, que, nel intre, entrugánon-y: «¿Cómo ye, hom? ¿nun taba toyíu?» A los que’l florentín respondió: «¡Nun preste a Dios! Él tevo siempre arrechu como cualquiera de nosotros, mas sabe meyor qu’otru home, como vós pudiestis ver, faer estes chancies de finxir en cualquier forma que quier.» Desque esto oyenon, nun tuvienon menester de más nada: echánonse, pela fuercia, alantre y empecipianon glayar: «¡Seya presu esti traidor y burllador de Dios y de los santos, quien, nun tando baldáu, pa escarnir el nuesu santu y a nós, vieno equí a mou de toyíu!» Y, diciendo esto, prindánonlu y tiránonlu abaxo del sitiu onde taba, y garrándolu pelos cabellos y esgarrando-y tola ropa escomenzanon dar per él colos puños y colos pies; y nun-yos paecía ser paisanu quien nun corría a faer esto.

Martellino glayaba: «¡Mercé por Dios!» y, cuanto podía, defendíase, mas ello yera nada énte lo que la multitú-y multiplicaba cada vez más. Y viendo esto Stecchi y Marchese, entamanon pa sí a dicise que la cosa taba mal y, temiendo por ellos mesmos, nun s’atrevíen a axudalu, gritando xuntamente colos otros que lu mataren, anque pensando en tou momentu, por embargu, cómo pudieren sacalu de les manes del pueblu, que firmemente lu matare, de nun ser por una decisión que Marchese tomó d’esmenu: que, tando ellí afuera tola guardia de la señoría, Marchese, tan aína como foi quien, foi a aquel que taba en llugar del correxidor y díxo-y: «¡Mercé, por Dios! Hai equí un home malváu que me quitó la bolsa con un bon cientu de florinos d’oru; ruégovos que lu prindéis, pa recuperar lo mio.» Y d’esmenu, al oyer esto, una ocena soldaos corrienon au’l mísere de Martellino yera carmenáu ensin peñe, y coles mayores fatigues del mundu, furando pela multitú, tou frayáu y tou rotu, quitánon-ylu de les manes y llevánonlu a palaciu; au, siguiéndolu munchos que teníense por él escarníos, oyendo que fora presu por quitabolses, nun-yos paeciendo haber más xustu títulu pa da-y la mala ventura, entamanon dicir del mesmu mou toos ellos que-ys quitare la bolsa. Y oyendo toes estes coses, el xuez del correxidor, que yera un home rudu, llevándolu aína a un partaz, escomenzó interrogalu sobre l’asuntu.

Mas Martellino respondía fayendo burlles, como si nun tuviere en nada aquella prisión: polo que’l xuez, alteriáu, fayéndolu atar a la cuerda, fíxo da-y dellos tirones de los bonos con ánimu de fae-y confesar lo qu’aquellos dicíen, pa faelu dempués colgar pela garganta. Mas dempués qu’él foi puestu en suelu, entrugándo-y el xuez si yera cierto lo qu’aquellos dicíen contra él, nun-y valiendo dici-y non, díxo-y: «Mio señor, yo to dispuestu a confesavos la verdá, mas faéi dicir a caún de los que m’acusa cuándo y ónde-y quité la bolsa, y yo dirévos lo que fixi y lo que non.» Dixo’l xuez: «Eso préstame»; y fayendo llamar a unos cuantos, ún dicía que-y la quitare había ocho díes, otru seis, otru cuatro, y dellos dicíen qu’aquel mesmu día. Y oyendo esto Martellino dixo: «Mio señor, ¡estos mienten toos pela boca! y de que yo diga la verdá, puedo davos esta prueba: que nun entrara yo enxamás nesta tierra enantes y enxamás nun tuvi nella sinón d’hai poco; y al llegar, pa la mio desventura, fui ver esti cuerpu santu, au me peñanon como vós podéis ver; y qu’esto que yo digo seya cierto, ye quien a esclariávoslo l’oficial del señor que ta en rexistru d’entrada y el so llibru, y mesmamente’l mio posaderu. Polo que, si atopáis que ye asina como yo vos digo, nun queráis a instancia d’estos homes malvaos estrozame y matame.»

Mientres les coses taben nestos términos, Marchese y Stecchi, que sintieren que’l xuez del correxidor procedía contra elli fieramente y yá lu punxere a la cuerda, temienon muncho, diciendo pa sí: «Mal nos les inxeniemos; saquémoslu del sartén y aventémoslu al fueu.» Polo que, entainando con toa solicitú y atopando al so posaderu, cuntánon-y lo que pasare; y riéndose elli d’esto, empobinólos a un Sandro Agolanti, que moraba en Trevixo y tenía gran influyencia sobre’l señor; y detallándo-y n’orde l’asuntu ensembre, rogó-y qu’interviniere con ellos nos fechos de Martellino. Sandro, dempués de munches rises, diendo al señor, impetró-y que mandare por Martellino; y asina foi. Y aquellos que fonon por él atopánonlu inda en camisa delantre’l xuez y ablayáu dafechu y muertu mieu, desque’l xuez nenguna cosa quería oyer na so escusa; sinón que, teniendo por ventura dalgún odiu a los florentinos, taba dispuestu dafechu a faelu colgar pela garganta y de dengún mou quería entregá-ylu al señor, ata que lu obliganon a entregá-ylu a espetaperru. A quien, dempués que tevo delantre d’él, y toles coses-y detalló n’orde, pidió-y que como suma gracia-y concediere dexalu marchar, darréu que mentanto qu’en Florencia nun tuviere siempre-y paecería tener la soga na garganta. El señor rió enforma con estes aventures; y dándo-yos un traxe por home, acullá la esperanza de toos tres de salir d’un peligru talu, sanos y correchos, volvienon pa so casa.