xoves, 23 de xuño de 2016

Decamerón III, 6


[III,6] Ricciardo Minutolo ama la muyer de Filippello Sighinolfi; y esti, viéndola celosa, diciéndo-y que Filippello a otru día va alcontrase cola muyer d’él nun bañu, fai qu’ella vaiga allá, y cuidando ella tar col home atopa que tevo con Ricciardo.



Nada-y quedaba por dicir a Elissa, cuando, emponderada la xagacidá del Curiosu, la reina ordenó a Fiammetta que procediere con una; y ella, risondera dafechu, respondió:

—Mio señora, de bon aquel —y empecipió—. Daqué convién salir de la nuesa ciudá (que como de toles otres coses ye abondosa, yelo d’exemplos a toa materia) y, como Elissa fixo, cuntar dalgo de les coses que pel mundu asocedienon, y por mor d’ello, pasando a Nápoles, cómo una d’estes beates, que tan esquives al amor s’amuesen, foi pol inxeniu d’un amante suyu llevada a sentir el frutu l’amor primero que les flores conociere; lo que, al empar, ha recomendavos procuru nes coses que puen asoceder y ha apurrivos prestu coles asocedíes. En Nápoles, ciudá pervieya y seique tan prestosa, o más, que cualquier otra n’Italia, hebo un mozu preclaru pola nobleza’l so sangre y espléndidu poles sos munches riqueces, que llamábase Ricciardo Minutolo. Y esti, non ostante tuviere por muyer una formosísima y graciosa moza, namoróse d’una que, d’acordies cola opinión de toos, pasaba llargamente en guapura a toles otres dames napolitanes, y llamáben-y Catella, muyer d’un mozu igualmente home xentil, llamáu Filippel Sighinolfo, a quien ella, honestísima, más que nada amaba y quería. Amando, darréu, Ricciardo Miniatolo a esta Catella, y obrando toes aquelles coses peles que la gracia y l’amor d’una muyer deben poder conquistase y, con too ello, nun siendo p’algamar un res no que faía al so deséu, cuasi deseperaba; y del amor nun sabiendo o nun pudiendo desarreyase, nin morrer sabía nin-y aprovechaba’l vivir. Y tando en disposición tala, asocedió que por delles muyeres, que yeren parientes sos, foi un día afaláu por demás a que dexare’l tal amor, darréu que, en baldre lu fatigaba, porque Catella nengún otru bien tenía que Filippello, del qu’ella vivía tan celosa que tou páxaru que pel aire esnalaba creyía que diba quitá-ylu. Ricciardo, oyendo de la celosía de Catella, d’esmenu, entamó mou de satisfaer los sos prestos y empecipió amosase desesperáu del amor de Catella y que, por mor d’ello, n’otra xentil dama lu punxere; y por amor d’ella entamó amosase fayendo armes y xustando y fayendo toes aquelles coses que por Catella avezaba faer. Y nun lo fixere munchu tiempu cuando yá cuasi tolos napolitanos, y Catella tamién, teníen n’ánimu que sumamente amare non a Catella mas a esta segunda muyer; y tanto perseveró nesto, que tan por cierto de toos se tenía, que, non yá otres, sinón la propia Catella, dexó la esquivez que con él gastaba pol amor que solía tene-y y, familiarmente, como vecín, diendo y viniendo, saludábalu como faía colos otros. Y asocedió que, siendo’l tiempu calorosu, munches compañíes de señores y de caballeros, d’acordies col usu de los napolitanos, fonon a divertise a la vera la mar y a comer y a cenar, y Ricciardo, sabiendo que Catella fore cola so compañía, foi p’allá, del mesmu mou, cola so compañía, y na compañía de les dames de Catella foi recibíu, fayéndose muncho de rogar primero, como si nun allampiare por quedar. Ellí les muyeres, y Catella xunto con elles, entamánonla con él, burllándose del so nuevu amor, del qu’él, amosándose amburiáu, más-yos daba materia de que falar. A la llarga, diendo una muyer acá y la otra allá, como se fai nestos llugares, quedando Catella con poques onde Ricciardo taba, llanzó-y Ricciardo a ella un comentariu d’un ciertu amor de Filippello, el so home, polo qu’ella entró en sópita celosía y per dientro entamó arder dafechu de deséu de saber lo que Ricciardo quixere dicir. Y dempués que per un cachu se caltevo, nun pudiendo caltenese más, rogó a Ricciardo que, por amor d’aquella muyer qu’él más amaba, que-y prestare aclaria-y lo que dixere de Filippello. Y díxo-y esti: «Vós esconxuréstisme por persona pola que nun oso negavos cosa que vós me demandéis, y por ello, to prestu a dicívoslo, solo con que vós me prometáis nun falar pallabra nin con él nin con otru, sinón cuando pel efeutu veréis ser cierto lo que yo vos cuntaré, que, cuando queriáis, enseñarévos cómo podréis velo.» A la muyer paeció-y bien lo qu’él pidía y más entá creyó que yera verdá, y xuró-y nun lo dicir enxamás. Puestos, darréu, nun partaz, pa que nun los oyeren otros, Ricciardo entamó dicir asina: «Mio señora, si yo vos amare entá como vos amé, nun m’atreviere a dicivos dalgo que creyere poder cafiavos; mas, darréu qu’aquel amor pasó, curiaré menos de desanubrivos la verdá de les coses. Nun sé si Filippello tomó enxamás a ultrax l’amor que yo vos tenía, o si tien la creencia de que dacuando m’amestis; mas fore esto o non, a la mio persona, nada nun mostró enxamás. Mas agora, seique esperando’l tiempu nel que creyó que yo tendría menos sospeches, amuesa querer faeme aquello que duldo qu’él nun tema que yo-y fixere a él, esto ye, querer tener pal so prestu la mio muyer; y polo que yo atopo, él tienla solicitao d’hai non munchu tiempu ata agora, mui de secultres, con bien d’embaxaes, que de toes supi per ella, y ella dio-y les respuestes d’acordies colo que yo-y mandé. Mas xusto esta mañana, enantes de venir equí, atopé en casa, cola mio muyer, una paisana n’estrechu conceyu, qu’abultóme darréu que fore lo que de fechu yera, polo que llamé a la mio muyer y entrugué-y polo qu’aquella quería. Y ella díxome: ‛Esti ye l’obleru de Filippello, al que tu, al da-y respuestes y da-y esperances, fixéstime cayer enriba; y diz que quier saber dafechu lo que yo entiendo faer y qu’él, si yo quixere, fixera que yo pudiere tar secretamente nun bañu d’esta ciudá; y, con esto, ruégame y fádiame; y si nun fore porque tu me fixesti, nun sé por qué, tener estos tratos, quitáramelu d’enriba de mou talu qu’él enxamás nun diba poner la mirada onde yo tuviere.’ Entós paecióme qu’esti fore yá endemasiao llonxe y que nun podía aguantase más, y qu’había dicívoslo, col envís de que vós conociereis qué premiu recibe la vuesa íntegra fe pela que yo hubi morrer. Y pa que vós nun creáis qu’esto son pallabres y fábules, sinón que podáis, cuando vos venga en gana, abiertamente ver y tocar, fixi a la mio muyer dar a aquella que la esperaba esta respuesta: qu’ella taba presta a tar mañana, contra nona, cuando la xente duerme, nesti bañu; colo que la paisana marchó percontenta. Agora nun creo que creáis que vaiga mandala ellí; mas si yo tuviere nel vuesu llugar, fixere qu’él s’atopare conmigo en cuenta d’aquella cola que cuida atopase, y en tando un tiempu con elli, fixére-y decatase de con quién tevo y fadría-y l’honor que-y conviniere; y fayendo esto, creo que se-y fixera tanta vergoña, qu’al empar, la inxuria qu’a vós y a min nos quier faer, fore vengada.» Catella, oyendo esto, ensin tener consideranza dala a quién yera aquel que-y lo dicía o a los sos engaños, según la costume de los celosos, dio d’esmenu fe a les pallabres, y empecipió rellacionar con esti fechu ciertes coses yá pasaes; y, encesa de sópita ira, respondió qu’ella diba faelo ciertamente, desque nun yera tan grande fatiga faelo, y que, de xuru, si él diba allá, diba fae-y pasar vergoña tala, que siempre que viere dalguna muyer fadría alcordanza d’aquello. Ricciardo, contentu con esto, y paeciéndo-y que’l so entamu fore bonu y ello saliéra-y bien, con munches otres pallabres, confirmóla nello, y fixo l’esfotu mayor, rogándo-y, sicasí, que nun dixere enxamás que lo oyere d’él; y ella prometió-ylo sobre la so fe.

»A la mañana siguiente, Ricciardo foi a una bona muyer que llevaba aquel bañu qu’él dixere a Catella, y díxo-y lo qu’él tentaba de faer y rogó-y que-y fore nello favoratible cuanto pudiere. La bona paisana, que taba mui obligada a elli, dixo que lo fadría de bon aquel y apautó con él lo qu’había faer o dicir. Tenía esta na casa, onde’l bañu taba, una cámara perescura, darréu que nella nun había nenguna ventana que diere lluz. Y aquella, d’acordies col adoctrinamientu de Ricciardo, aperió la bona paisana y fixo en dientro un llechu, lo meyor que foi quien, nel que Ricciardo, como lo entamare, se metió, y escomenzó esperar a Catella.

»La señora, oyíes les pallabres de Ricciardo y dándo-yos a aquelles más fe de la que merecíen, enllena d’indignación, volvió pela nueche a casa, au, por ventura, Filippello, embaecíu con otru pensamientu, volvió tamién, y nun-y dio seique l’acoyimientu qu’avezaba da-y. Y viéndolo ella, entró en muncha mayor sospecha de la que de mano tenía, diciéndose a sí mesma: «Ciertamente, esti tien l’ánimu naquella muyer cola que mañana cuida tener prestu y deleite mas, de xuru, que nun ha tenelu.»

»Y con pensamientu talu, ya imaxinando qué había dici-y desque con él tuviere, pasó cuasi tola nueche. ¿Y a qué más? Llegada la hora nona, Catella garró la so compañía y, ensin camudar de propósito, marchó a aquel bañu que Ricciardo-y amosare; y alcontrando ellí a la bona paisana entrugó-y si Filippello tuviere ellí aquel día. A lo que la bona muyer, adoctrinada por Ricciardo, dixo: «¿Soi vós la señora qu’ha venir falar con él?» Catella respondió: «Si, hom, so yo.» «Entós,» dixo la bona muyer «andái pa con él.» Catella, qu’andaba guetando lo qu’ella nun quixere atopar, fayéndose empobinar a la cámara au taba Ricciardo, cola cabeza atapada, entró nella y pesllóse en dientro. Ricciardo, viéndola venir, púnxose en pie gayasperu y, recibiéndola nos brazos, díxo-y sele: «¡Afayáivos, alma mía!»

»Catella, col envís de mostrar ser otra que nun yera, abrazólu y besólu y fíxo-y gran fiesta ensin dicir pallabra, temiendo, si falaba, qu’él la reconociere. La cámara yera perescura, de lo que caúna de les partes taba contenta; y non por tar ellí llargamente recobraben los güeyos mayor poder. Ricciardo empobinóla a la cama, y ellí, ensin falar, de mou que nun pudiere reconocese la voz, per grandísimu espaciu tuvienon, con mayor deleite y prestu d’una parte que de la otra. Mas dempués qu’a Catella-y abultó tiempu de dexar salir la concebida indignación, amburiada por ferviente ira, entamó falar: «¡Ai! ¡qué mísera ye la fortuna de les muyeres y qué mal s’emplega l’amor de munches nos sos homes! ¡Yo, probe de min, yá hai ocho años que t’amo más que la mio vida, y tu, como sentí, amburiáu dafechu y consumíu nel amor d’una muyer estraña, home yes culpable y malváu! Que ¿con quién cuides que tuviesti? Tuviesti con aquella que con falsos agasayos engañesti, yá de cuantayá, amosándo-y amor y tando d’otra namoráu. Yo so Catella, nun so la muyer de Ricciardo, que yes un traidor desleal; escucha si reconoces la mio voz, yo so ella; y paécenme milenta años los que tardemos en volver a la lluz pa poder avergoñate tanto como yes dignu, que yes un perru puercu y deshonráu. ¡Ai, probe de min! ¿A quién tuvi tantos años tantu amor? A esti perru deslleal que, cuidando tener ente los brazos una muyer estraña, fíxome más afalagos y tenrures nesti pocu tiempu que tuvi con él, qu’en tolo demás que suya fui. Tu tuviesti güei bien gayardu, can arrenegáu, qu’en casa sueles amosate bien débil y vencíu y ensin puxu! Mas lloáu seya Dios, que llabresti’l to campu, y non el d’otru, como tu creyíes. ¡Nun me maravía qu’esta nueche a min nun t’acercares! Qu’esperabes descargar la carga n’otru llau y queríes aportar mui frescu caballeru a la batalla; ¡pero lloáu seya Dios y la mio falcatrúa, que l’agua baxó como debía! ¿Nun contestes, home culpable? ¿Nun dices nada? ¿Volviéstite mudu oyéndome? ¡A fe de Dios que nun sé por qué me tengo de metete les manes nos güeyos y sacátelos! ¿Creyesti mui atapecidamente saber faer esta traición? ¡Por Dios! Tanto sabe ún como l’otru; nun fosti quien, y meyores perros de caza punxi al rabu tuyu de lo que tu cuidabes.»

»Ricciardo gociaba pa sí mesmu con estes pallabres y, ensin nada responder, abrazábala y besábala, y, más que nunca, grandes caricies-y faía; polo qu’ella, siguiendo col so falax, dicía: «Sí, cuides agora que m’agasayes coles tos caricies infinites, tu que yes un perru fadiu, y que me tranquilices y consueles; y tas equivocáu: nun sedré enxamás d’esto consolada mentanto nun te vitupere por ello en presencia de cuantos parientes y amigos y vecinos tengamos. ¿Seique nun so yo, home malváu, tan formosa como seya la muyer de Ricciardo Minutolo? ¿Nun so yo dama tan xentil? ¿Nun respuendes, perru puercu? ¿Qué tien ella más que yo? Aparta, nun me toques, que tu abondes armes fixesti per güei. Bien sé que yá, desque conociesti quién so, lo que tu fixeres dibes faelo a la fuercia; mas, asina Dios me dea la so gracia, que yo he faete entá pasar necesidá; y nun sé por qué me caltengo y nun mando por Ricciardo, que más qu’a sí m’amó y enxamás nun pudo avanecese de que yo lu mirare una sola vez; y nun sé qué mal hubiere en faelo. Tu cuidesti tener la muyer equí, y ye como si la tuvieres en cuantes que por ti nun quedó la cosa; darréu d’ello, si yo lu tuviere a él, nun pudieres reprochámelo con razón.»

»Asina, les pallabres fonon munches y l’amargura de la señora grande; pero, a lo cabero, Ricciardo, pensando que si la dexaba marchar con esta creencia munchu mal podría siguise, deliberó desanubrise y sacala del engañu nel que taba; y coyéndola en brazos y garrándola bien, de xeitu que nun podía marchar, díxo-y: «Mio dolce alma, nun vos enfociquéis; aquello que yo, amando a cencielles, nun yera pa tener, Amor, con engañu, adeprendióme a algamalo, y so’l vuesu Ricciardo.»

»Y esto oyendo Catella, y conociéndolu na voz, quixo d’esmenu arrefundiase del llechu, mas nun foi quien; y entós quixo gritar, pero Ricciardo zarró-y con una de les manes la boca y díxo-y: «Mio señora, ello nun pue yá ser qu’aquello que foi nun fore, magar gritéis tol tiempu de la vida vuesa; y si gritáis o de dalgún xeitu faéis qu’esto lo sienta enxamás dalguna persona, dos coses van asoceder. La una va ser, de lo que non poco vos debéis esmolecer, que’l vuesu honor y la vuesa bona fama han manchase, darréu que, inda que vós digáis que yo equí con engañu vos fixi venir, yo diré qu’ello nun ye verdá, sinón que vos fixi venir per aciu de cuartos y de regalos que yo vos prometiere, y darréu que nun vos los di tan cumplidamente como esperabeis, enraxonéstisvos, y, poro, dicís estes pallabres y armáis esti espolín; y vós sabéis que la xente ye más dao a creer lo malo que lo bono, y por ello, nun van creeme a min menos aína qu’a vós. Pa enriba d’esto, siguiráse ente’l vuesu home y yo mortal enemistá, y podría andar la cosa de mou que yo pudiere matalu primero a él, o él a min; y por mor d’ello, vós enxamás nun podríeis dempués tar feliz nin contenta. Y poro, corazón del mio cuerpu, nun queráis al empar vituperavos a vós y ponenos en peligru y en quimera al vuesu home y a min. Vós nun sois la primera nin vais ser la última en ser engañada; nin yo vos engañé pa quitavos lo vueso sinón por escomanáu amor que yo vos teo y to dispuestu siempre a tenevos, y a ser el vuesu humildosísimu sirvidor. Y anque yá cuantayá que yo y les mios coses y lo que puedo y valgo son de vueso y tán al vuesu serviciu, entiendo que, de magar, han selo más que nunca. Agora, vós sois sabia nes otres coses y, asina, to ciertu de qu’habéis selo nesta.»

»Catella, mientres Ricciardo dicía estes pallabres, lloraba enforma; y magar tuviere mui enfadada y muncho se llamentare, non menos dio bien llueu la razón a les verdaderes pallabres de Ricciardo, desque ella conocía ser posible qu’asocediere lo que Ricciardo dicía y, por ello, dixo: «Ricciardo, yo nun sé cómo Dios me concederá que pueda soportar la inxuria y l’engañu que me fixesti. Nun quiero glayar equí, au la mio simplicidá y escomanada celosía m’empobinó, mas tate seguru d’esto: que yo nun vo tar nunca contenta si d’un mou o d’otru nun me veo vengada de lo que me fixesti; y poro, déxame, nun me toques más; algamesti lo que deseabes y vituperéstime cuanto te prestó. Tiempu ye yá de dexame; déxame, yo ruégotelo.»


»Ricciardo, que decatábase de que’l so ánimu taba inda iráu, propunxérase nun la dexar mentanto nun aselare; polo que, entamando con dolcísimes pallabres a amugala, tanto dixo y tanto rogó y tanto esconxuró, qu’ella, vencida, amigóse con él; y con igual deséu de caún d’ellos, per un bon cachu, dempués, con grandísimu prestu quedanon xuntos. Y conociendo entós la señora cuánto más saborgosos yeren los besos del amante que los del home, vuelta la so dureza en dolce amor pa Ricciardo, amólu tienrísimamente d’aquel día pa en delantre, y obrando mui sabiamente, gocianon del so amor munches vegaes. Dios nos faiga gociar del nuesu.


mércores, 22 de xuño de 2016

D'altares y sofitos

[La Voz del Trubia, xunetu 2016]

Pal llector que nun lo sepa, voi empecipiar diciendo que’l DALLA ye’l Diccionariu de l’Academia de la Llingua Asturiana, esto ye, el diccionariu normativu del asturianu actual. Xunto coles Normes Ortográfiques y la Gramática de la Llingua Asturiana, ye ún de los pegollos cimeros de la normativa actual de la llingua asturiana. Ye, amás, un diccionariu exemplar dende un puntu de vista científicu, al que s’aplicaron técniques filolóxiques actuales, como’l principiu de sustituibilidá de Seco o la torga de la circularidá o recurrencia, y que s’iguó a partir de los datos dialeutolóxicos del monumental Diccionario General de la Lengua Asturiana (DGLA) de García Arias, una compilación léxica que tardó décades en completase.  

El camín qu’a lo llargo de dellos sieglos empobinó a la fechura y asoleyamientu d’esti diccionariu percorriéronlu homes tan ilustres como’l propiu Xovellanos o dellos miembros del so círculu d’amigos, como González Posada. Tamién s’atopen nesti camín el gramáticu Junquera Huergo, autor de la primer gramática impresa del asturianu (que ye del s. XIX) o, yá en sieglu XX, figures lliteraries de primer orde, como Pepín de Pría o Fernán Coronas y, más modernamente, profesores y filólogos como Llorienzo Novo Mier, Neira, García Arias o Sánchez Vicente.

Nun voi dicir yo, faltaría más, que tengamos que tener el DALLA nun altar y veneralu como a un santu Cristu. Soi consciente de que se trata tan solo d’un diccionariu. Nun entendería, de fechu, esta postura. Anque, eso sí, la nómina de la xente a la que se debe la so esistencia ye tan notable, tan escelente, que bien merez, cuido yo, como poco, la nuestra almiración.  Sicasí, nel estremu d’esta santísima y mística postura d’adoración que toi acabante negar, atópase la contraria, que ye la del despreciu más absolutu pa con él y la so quixotesca quema ensin piedá. Y ye postura, aclaro, que tampoco nun soi entender. El qu’estes llinies escribe siempre foi, de fechu, amigu del xustu mediu de les coses.

Yo tuvi un amigu qu’enxamás desempaquetaba los pocos llibros que mercaba. Teníalos siempre nes baldes col so envoltoriu de plásticu. Y cuando-y preguntabes pa qué compraba llibros dicíate que pa mangalos nes baldes y que la xente qu’entrara en casa lu tuviera por persona respetable. Yera esti amigu de los que cuando-y quedaba la mesa coxa ponía embaxo la pata una magnífica edición con llámines a tou color de los Miserables. O si nun algamaba a un altu, facía una escalerina con dellos volúmenes de los Episodios Nacionales. Y, dacuando, llevantaba tamién la tele con un volume del Amadís de Gaula pa vela del sillón, dicía, con meyor ángulu.

Pero adelántome a dicivos que nun yera malu esti amigu míu. Si Víctor Hugo o Galdós,  o’l mesmu Rodríguez de Montalvo, salieran de la fuexa pa solo ello, nun diben tener ciertamente motivu de quexa por mor del so despreciu. Porque pa despreciar, claro vos lo digo, hai que ser consciente de que se desprecia, y facelo queriendo.


N’otros casos, sicasí, la hipotética resurreición de los muertos nun ye seguro que se llevara a cabu de manera tan pacífica. Yo, de fechu, nun xugaría col más allá, y menos col gruesu volume del DALLA. Porque, por poner un exemplu, si por acasu a dalguién se-y fixera presente la pantasma de Xovellanos y, garrando l’exemplar del DALLA col que-y dio por sofitar l’ordenador,-y lu aventara a la cabeza, podría ser que la broma acabara colos sos güesos nel HUCA. O, nel peor de los casos (cosa que yo nun deseo), col alma nos infiernos…

luns, 20 de xuño de 2016

Decamerón III,3 (Boccaccion)


[III,3] So especie de confesión y de purísima conciencia una muyer namorada d’un mozu afala a un solemne flaire, ensin decatase elli, a afayar la manera de qu’el prestu d’ella tenga enteru efeutu.



Callaba yá Pampinea, y munchos d’ellos lloaren l’ardimientu y la cautela’l palafreneru y, por un igual, la sencia’l rei, cuando la reina, volviéndose a Filomena, ordenó-y siguir; y por mor d’ello, Filomena, gaciosamente, entamó falar asina:

—Yo entiendo cuntavos una burlla que fixo con xusticia una formosa muyer a un solemne relixosu, y tanto más a tou seglar presta, cuanto estos, los más d’ellos perfatos y homes d’estrañes maneres y costumes, se creen que valen y saben más que los otros en toles coses, cuando ellos, de llargo, son de muncho menos valir, como aquellos que, por vileza d’ánimu, nun teniendo remangu como los otros homes pa sustentase, se refuxen u puen tener de comer, como’l gochu. Y esta, oh prestoses señores, vo cuntavos non solamente por siguir l’orde impuestu, mas entá col envís d’alvertivos que los relixosos, a los que nós, crédules por demás, fe emprestamos, puen ser y son dalguna vez, non yá polos homes, sinón por dalguna de nosotres, burllaos con xagacidá. Na nuesa ciudá, más enllena d’engaños que d’amor o de fe, nun hai inda munchos años, hebo una xentil señora orniada de guapura y de costumes, y dotada pola natura d’altor d’ánimu y de sutiles gracies cuanto cualquier otra; el so nome, nin tampoco nengún otru qu’apruza na presente novela, magar los sepa, nun vo manifestar, darréu qu’inda viven dellos que s’encorropinaren d’indignación por esto, cuando ello debiere tratase con rises. Esta, darréu, viéndose nacida d’altu llinax y casada con un artesanu llaneru, desque yera artesanu, y nun siendo a desaniciar el desdexu’l so ánimu, pel que camentaba que nengún home de baxa condición, magar fore perricu, yera dignu de xentil dama, y viéndolu arriendes, con toles sos riqueces, nun ser quien pa nada más que pa saber estremar un mecigayu o faer urdir una tela o con una filandera disputar de lo filao, propúnxose nun querer los sos abrazos de denguna manera nun siendo cuando nun pudiere negá-ylos, y atopar a satisfaición d’ella mesma a dalguién que fore más dignu de lo que’l llaneru-y paecía.

»Y namoróse d’un home valerosu y de mediana edá, tanto que, el día que nun lu vía, nun podía pasar la siguiente nueche ensin ablayu; mas el noble home, nun se decatando d’ello, nada nun s’esmolecía, y ella, que yera mui cauta, nin per embaxada de muyer nin per carta s’atrevía a faé-ylo saber, temiendo los peligros posibles que podríen venir. Y dándose cuenta de qu’él andaba muncho con un relixosu, que, magar fore home fatu y neciu, non menos, darréu que de santísima vida yera, tenía fama pente toos de flaire de muncha valía, camentó qu’aquel podía ser óptimu medianeru ente ella y el so amante. Y pensando de qué mou faer, marchó a hora afayadiza a la ilesia au él taba y, fayéndolu llamar, díxo-y que, cuando-y prestare, con él quería confesar. El flaire, viéndola y xulgándola xentil señora, escuchóla de bon aquel; y ella dempués de la confesión díxo-y: «Mio padre, conviénme recurrir a vós en gueta axuda y conseyu pa lo que vais oyer. Yo sé, porque vos lo dixi, que conocéis a los mios parientes y al mio home, que m’ama más qu’a la so vida, y nenguna cosa deseo que d’él, como home riquísimu y que pue bien faelo, que yo nun la algame darréu; y por mor d’ello más qu’a min mesma lu amo; y vamos dexar de llau que lo fixere, mas si tan solo pensare cosa dalguna que contra’l so honor o prestu fore, nenguna muyer culpable foi enxamás del fueu tan digna como yo lo fore. Agora, ún (del que, de xuru, yo nun sé’l nome, mas persona de bien me paez y, si yo nun m’engaño, anda davezu con vós) curiosu y grande de la so persona, vistíu de pañu escuro mui honesto, seique nun se decatando de que yo intención tenía como la que teo, paez que me punxo sitiu; y nun puedo asomame a puerta nin ventana, nin salir de casa, ensin qu’él, darréu, nun se me ponga delantre, y maravíome yo de que nun tea agora equí; de lo que me duelo enforma, darréu qu’estes maneres faen davezu, ensin culpa, que se vitupere a les honestes muyeres. Tuvi n’ánimu dacuando faer dicí-y daqué a los mios hermanos, pero pensé dempués que los homes faen en dacuando les embaxaes de xeitu que les respuestes que se siguen son males, de lo que nacen pallabres y de les pallabres llégase a los fechos; polo que, col envís de que d’ello nun remaneciere mal nin escándalu, callé, y deliberé dicívoslo primero a vós qu’a otru, tanto porque me paez que sois el so amigu como tamién porque a vós tavos bien tales coses arreprender non yá a los amigos, sinón a los estraños. Polo que ruégovos por Dios que lu arreprendáis por ello y que-y roguéis que nun gaste más estes maneres. Hai muyeres a esgaya que, por ventura, tán dispuestes a estes coses, y a les que-yos prestará ser miraes y deseaes por él, lo que pa min ye grave molestia, darréu que de nenguna manera teo l’ánimu dispuestu a materia talo.»

»Y dicho esto, como si quixere esllagrimar, baxó la tiesta. El santu flaire pescanció darréu que falaba d’aquel de quien ciertamente falaba, y emponderando muncho a la muyer pola so bona disposición, creyendo firmemente ser cierto lo qu’ella-y dicía, prometió-y actuar asina y de tal mou qu’aquel nun diba cafiala más; y sabiendo que yera mui rica lloó-y les obres del caridá y les llimosnes, cuntándo-y les sos necesidaes. A lo que la muyer dixo: «Yo ruégovoslo por Dios; y si él lo niega, dicíi-y con seguridá que fui yo la que vos lo dixi y a vós me quexé.»

»Y darréu, fecha la confesión y tomada la penitencia, alcordándose de les emponderancies daes pol flaire a les obres de llimosna, enllenándo-y a escondidielles la mano de cuartos, rogó-y que dixere mises pol alma de los sos muertos; y de los sos pies llevantóse y volvió pa casa. Al santu flaire non dempués de muncho, como avezaba, vieno’l noble home; al que, dempués que d’una cosa y d’otra falanon xuntos, llevándolu a parte, arreprendió con mui corteses maneres pola atención y les miraes que cuidaba qu’él dedicaba a aquella muyer, como ella-y diere a entender. L’honráu paisanu ablucó, como aquel qu’enxamás nun la mirare y que poquísimes vegaes avezaba pasar delantre so casa, y entamó a querer escusase; mas el flaire nun lu dexó falar, sinón que-y dixo: «Agora nun faigas como que te maravíes nin pierdas pallabres en negalo, porque nun pues. Yo nun supi esto pelos vecinos; ella mesma, quexándose por demás de ti, me lo dixo. Y si a ti estes chances nun te tán bien, dígote d’ella esto, que, si atopé enxamás dalguna muyer esquiva a estes fataes, ella ye aquella; y poro, pol to honor y pola consolación d’ella, ruégote que te contengas y que la dexes en paz.» L’home honráu, más aliellu que’l santu flaire, ensin muncha tardanza, comprendió la xagacidá de la muyer, y amosando avergoñase daqué, dixo que más nun diba caciplar naquello de magar; y xebrándose del flaire, marchó a la casa la muyer, quien siempre taba sollerte nuna pequeña ventanuca pa velu si pasaba. Y viéndolu venir, tan contenta y tan graciosa se-y amosó, qu’él mui bien pudo pescanciar que comprendiere la verdá de les pallabres del flaire; y de magar aquel día, mui cautamente, col so prestu y con grandísimu deleite y consuelu de la señora, finxendo qu’otru asuntu fore ocasión d’ello, continuó pasando per aquel barriu.

»Mas la señora, dempués d’un tiempu, decatándose yá de qu’ella a él gustába-y tanto como él a ella, deseosa d’amburialu más y certifica-y l’amor qu’ella-y tenía, buscando llugar y tiempu afayadizos, volvió al santu flaire, y echándose-y a los pies na ilesia entamó llorar. El flaire, viendo esto, entrugó-y piadosamente qué novedá había. La muyer respondió: «Mio padre, les novedaes que yo teo nun son otres que d’aquel amigu vuesu maladitu de Dios, de quien yo me quxé a vós l’otru día, darréu que creo qu’elli nació col envís de fadiame grandemente y de faeme faer cosa pola que yo nun he tar nunca más contenta nin he atreveme dempués de poneme más a los vuesos pies.» «¡Cómo!» dixo’l flaire «¿nun dexó de fadiate?» «De xuru non,» dixo la señora «asina, dempués que me quexé a vós, cuasi como por despechu, tomando a mal quiciabes que yo me doliere énte vós, por cada vez qu’avezaba pasar cuido que dempués pasó siete. Y quixiere Dios que’l pasar y el mirame-y abastare; pero él foi tan ardíu y tan descaráu, qu’ayeri mesmamente mandóme una muyer a casa coles sos novedaes y coles sos vanidaes, y como si yo nun tuviere faltriqueres y cintos mandóme una faltriquera y un cintu; lo que tomé y tomo tan a mal, que cuido que, de nun mirar al pecáu, y tamién pol vuesu amor, armara yo la de coyer; mas aselé darréu y nun quixi faer nin dicir cosa dala ensin faévoslo saber enantes. Y arriendes d’ello, volviendo yo yá la faltriquera y el cintu a la muyeruca que los traxere, pa qu’ella-y los devolviere, y dándo-y mala despidida, temiendo qu’ella nun quedare con ellos ya-y dixere a él que yo los coyere, como entiendo qu’elles faen en dacuando, volví llamála y, fecha un puzcalabre, quité-ylos de les manes y tráxivoslos a vós, col envís de que vós-y los volváis ya-y digáis que yo nun teo necesidá de les sos coses, darréu que, por mercé de Dios y del mio home, yo teo tantes faltriqueres y tantos cintos que podría afogalu en dientro d’ellos. Y dempués d’esto, como padre, escúsome énte vós de que si él nun abandona esti proceder, he dicí-ylo al mio home y a los mios hermanos, y qu’asoceda lo que seya; que yo quiero muncho más qu’elli reciba villanía, si ha recibila, que sufir yo vituperiu por mor d’él; ¡hermanu, asina ta la cosa!» Y dicho esto, llorando enforma en tou momentu, sacó de debaxo la saya una formosísima y rica faltriquera con un sutil y preciosu cinturón y echó-ylos al flaire en sen; y esti, creyendo dafechu lo que la dama dicía, enraxonáu afuera midida, coyólos y dixo: «Fía, si tu t’enfades por mor d’estes coses, yo nun me maravío nin puedo arreprendete por ello, mas allabo abondo que sigas nesto’l mio conseyu. Yo arreprendílu l’otru día, y él cumplió mal lo que me prometió; polo que, ente aquello y esto que nuevamente fixo, cunto tira-y de les oreyes de manera tala qu’él nun te cafie más; y tu, cola bendición de Dios, nun te dexes vencer tanto pola ira que-y lo digas a dalgún de los tos, darréu que podría siguise munchu mal d’ello. Y nun temas qu’enxamás, d’esto, te siga inxuria, que yo he ser siempre  delantre Dios y delantre los homes perfirme testigu de la to honestidá.» La muyer finxó consolase daqué y, dexando esta parola, como aquella que la so avaricia y la de los otros conocía, dixo: «Micer, estes nueches apaeciénonseme muncho mio pá y mio ma, y abúltame qu’ellos tán en grandísimes penes y nun demanden otro que llimosna, y especialmente mio ma, que paezme tan aflixida y atristayada, que da pena vela. Creo qu’ella sufre grandísimes penes al veme nesta tribulación d’esti enemigu de Dios; y por mor d’ello quixere que vós me dixereis poles almes d’ellos les cuarenta mises de san Gregorio y les vueses oraciones, col envís de que Dios los saque d’aquel fueu vengador»; y dicho esto púnxo-y na mano un florín. El santu flaire garrólu tou gayasperu y con bones pallabres y con munchos exemplos afaló la devoción d‘ella; y dándo-y la so bendición dexóla marchar. Y en marchando la muyer, nun se decatando de que se burllare d’él, mandó pol so amigu; y llegáu esti, y viéndolu enfocicáu, diose cuenta darréu de que diba tener nueves de la señora, y esperó a ver qué lu quería’l flaire. Y esti, repitiéndo-y les pallabres que-y dixere otres vegaes y falándo-y agora inxuriosamente, y enraxonáu, arreprendiólu enforma polo que dixere la señora qu’elli-y fixere. El bon home, qu’inda nun vía aú quería llegar el flaire, con pocu puxu negaba qu’él mandare la faltriquera y el cinturón, col envís de que’l flaire nun lu creyere, si seique-y los diere la muyer. Mas el flaire, encendíu, díxo-y: «¿Cómo pues negalo, home malváu? Velos equí, qu’ella mesma, llanxendo, me los dio; ¡a ver si los conoces!»

»El bon home, amosando avergoñase enforma, dixo: «Sí que los conozo, y confiésovos que fixi mal y xúrovos que, dempués que tan dispuesta la veo, enxamás d’esto habéis sentir vós pallabra.»

»Agora les pallabres fonon munches; a la fin, l’oveyu’l flaire apurrió-y la faltriquera y el cinturón al so amigu, y dempués d’adoctrinalu enforma y de roga-y que d’estes coses nun s’ocupare más, y prometiéndo-ylo él, llicenciólu. L’honráu home, contentu pola certeza que tener-y paecía del amor de la señora y del guapu regalu, cuando se xebró del flaire, foi a un sitiu d’au cautamente fixo a la so señora ver qu’él tenía la una y la otra cosa; de lo que la muyer púnxose mui contenta y más entovía porque-y abultaba que’l so asuntu diba de bien en meyor. Y nenguna otra cosa esperando yá nun siendo que’l maríu marchare a dalguna parte pa dar a la obra cumplimientu, asocedió que, por dalguna razón, non muncho dempués d’esto, conviéno-y al maríu marchar a Xénova. Y una y bones él montó pela mañana a caballu y entamó’l camín, foi la muyer al santu flaire y, llueu de munchos llamentos, llanxendo, díxo-y: «Mio padre, agora sí que vos digo que nun so aguantalo más; mas darréu que l’otru día vos prometí que nada nun fadría ensin dicívoslo primero, vini a escusame énte vós. Y col envís de que vós creáis que yo tenga razones pa llorar y pa quexame, quiero dicivos lo que’l vuesu amigu, o enantes diañu del Infiernu, me fixo esta mañana poco enantes de maitines. Yo nun sé qué mala ventura-y fixo saber que’l mio home marchare pela mañana a Xénova; pero esta mañana, a la hora que yo vos dixi, él entró nun xardín de mio y engaramitóse, esguilando un árbol, a la ventana de la mio cámara, que ta enriba’l xardín. Y yá abriere la ventana y quería entrar na cámara, cuando esperté d’esmenu y me llevanté, y dispunxéreme yo a glayar y glayare, de nun ser porque él, qu’inda nun taba adientro, me pidió mercé por Dios y por vós, diciéndome que yera él; polo que yo, oyéndolu, callé por amor de vós y, esnuda como nací, corrí a tranca-y la ventana na cara, y él en mala hora cuido que marchó, darréu que dempués más nun lu sentí. Agora, si esta ye cosa bona y que pueda aguantase, veilo vós; yo pela mio parte nun vo aguatá-ylo más, qu’aguantélu yá abondo por amor de vós.» El flaire, oyendo esto, foi l’home más enraxonáu del mundu y nun sabía qué dicir, sinón que munches veces-y entrugó si ella viere bien que fore él y non otru. A lo que la muyer respondió: «¡Lloáu seya Dios, si nun lu estremo inda d’otru! Yo dígovos que foi él, y magar él lo niegue nun lu creyáis.»

»Dixo entós el flaire: «Fía, equí nun hai más que dicir sinón qu’esto foi mui grande atrevimientu y cosa mui mal fecha, y tu fixesti lo que debíes faer echándolu d’ellí como fixesti. Mas yo quiero rogate, desque Dios te guardó de vergoña, que, como siguiesti’l mio conseyu dos vegaes, asina lo faigas tovía esta vez, esto ye, qu’ensin quexate d’ello a nengún pariente tuyu me dexes faer, a ver si yo puedo char la galga a esti diañu desencadenáu, que yo creía que fore santu; y si yo so quien pa sacalu d’esta bestialidá, bien tará; y si nun lo so, de magar, cola mio bendición, dote pallabra de que podrás faer lo que n’ánimu xulgues que tea bien fecho.» «Acuéi» dixo la señora «per esta vez yo nun nun quiero enfadavos nin desobedecevos, mas faéi por que se guarde de cafiame más, que yo prométovos nun volver más a vós por esta razón»; y ensin más dicir, como enfocicada, xebróse del flaire. Y acabante salir de la ilesia la muyer, el bon home apaeció y llamólu’l flaire; quien, llevándolu a un partaz, díxo-y la mayor villanía qu’enxamás se dixo a home, llamándolu deslleal y perxuru y traidor. Y esti, que yá otres dos vegaes conociere qué significaben los reproches d’esti flaire, tando sollerte y con respuestes perplexes inxeniándoseles pa faelu falar, díxo-y primeramente: «¿Por qué esta raxón, señor? ¿Crucifiqué yo a Cristo?» A lo que’l flaire respondió: «¡Vei al desvergoñáu! ¡oyéi lo que diz! Fala nin más nin menos como si pasaren un añu o dos y pola llonxitú del tiempu escaeciere les sos villaníes y la so deshonestidá. ¿D’esta mañana a la hora de maitines acá marchóte de l’alcordanza lo qu’inxuriesti a los demás? ¿aú fosti esta mañana col riscar?» Respondió’l bon home: «Nun sé aú tuvi: mui llueu vos vieno’l mensaxeru.» «Ello ye verdá» dixo’l flaire «que vieno’l mensaxeru: atalanto que cuidesti que, darréu que l’home nun taba, la xentil dama diba acoyete darréu en brazos. ¡Hola, micer: vei equí un home honráu! ¡y vueltu caminante nocherniegu, abridor de xardinos y esguilador d’árboles! ¿Cuides tu col to descaru vencer la santidá d’esta muyer, que de nueche t’engaramites a la so ventana esguilando pelos árboles? Nada nun hai en mundu que-y despreste tanto como tu; ¡y tu dándo-y al dengue! En verdá, dexando de llau qu’ella te lo amosare per aciu de munches coses, tu fosti bien enmendáu poles mios igües! Mas vo dicite daqué: ella, ata equí, non por amor qu’ella te tenga sinón a instancies de los mios ruegos, calló lo que fixestis; mas ella nun va callar más: concedí-y la llicencia pa, si tu en daqué cosa más la desprestes, qu’ella faiga’l so paecer. ¿Y qué vas faer tu si ella-ys lo diz a los sos hermanos?»


»L’honráu home, comprendiendo abondo lo que-y convenía, como meyor supo y pudo, con mui grandes promeses, tranquilizó al flaire; y xebrándose d’él, al llegar maitines de la siguiente nueche, entró en xardín y esguiló l’árbol y, alcontrando la ventana abierta, entró na cámara, y lo más aína que foi quien echóse nos brazos de la so formosa señora. Quien, esperándolu con grandísimu deséu, acoyólu gayaspera, diciéndo-y: «Gran mercé al señor flaire, que tan bien t’enseñó’l camín pa venir.» Y dempués, tomando prestu l’ún del otru, falando y riendo muncho pola simplicidá del brutu flaire, inxuriando les pelles de ñeve y los peñes y les escardes, xuntos, solazánonse con gran deleite. Y poniendo orde non sos asuntos, fixenon de mou que, ensin tener que volver más al señor flaire, munches otres nueches, con igual allegría, s’axuntanon; les que yo ruego a Dios, pola so santa misericordia, qu'aína m’empobine a min y a toles almes cristianes que quieran.


xoves, 16 de xuño de 2016

Decamerón III,1 (Boccaccio)



[III,1] Masetto da Lamporecchio faise’l mudu y entra d’hortelanu nun monesteriu muyeres, y anden a la tema toes por folgase con él.



—Formosísimes señores, abondos homes y muyeres hai que son tan fatos que cuiden con esfotu que cuando a una moza se-y manga sobre la cabeza la toca blanca y se-y pon al llombu la negra cogulla, qu’ella más nun seya muyer nin más sienta de los femeninos petites, como si piedra la fixere’l faese monxa; y si seique sienten dalguna cosa contra esta creencia d’ellos, tanto s’enfaden como si contra natura un grandísimu y esceleráu mal se cometiere, nun pensando nin teniéndose respetu a sí mesmos, a los que la plena llicencia de poder faer lo que quieren nun ye a saciar, nin tampoco la gran fuercia del ociu y de la solicitú. Y, asemeyadamente, hai inda abondos que cuiden con esfotu que la fesoria y la pala y la comida basto y los enzancos quiten dafechu a los llabradores de la tierra los concupiscentes petites y vuélvenlos d’inteleutu y de picardía pertoscos. Mas cuánto s’engañen toos estos qu’asina cuiden, préstame, desque la reina me lo mandó, nun saliendo de la so propuesta, faevos manifiesto con una novelina pequeña. Nesta comarca de nueso hebo, y hai entá, un monesteriu de muyeres abondo famosu pola so santidá (que nun nomo por nun amenorgar en parte dala la so fama) nel que, nun hai muncho, y nun siendo entós más qu’ocho muyeres con una abadesa, y toes moces, había un paisanín bonu, hortelanu d’un guapísimu xardín; y esti, nun tando contentu col salariu, fecha la so cuenta col alministrador de les muyeres, volvió a Lamporecchio, d’onde yera. Ellí, ente los otros que lu recibienon gayasperos, taba un llabrador nuevu, fuerte y rebustu, y pa ser home de villa, guapu de la so persona, que tenía por nome Masetto; y entrugó-y aú tuviere tantu tiempu. El bon paisanu, que llamábase Nuto, díxo-ylo; y Masetto entrugó-y a qué sirvía en monesteriu. A lo que Nuto respondió: «Yo trabayaba un xardín ellí, guapu y grande y, arriendes d’esto, diba dacuando al monte pola lleña, trayía agua y faía otros servicios talos; mas les muyeres dábenme tan pocu salariu, que nun podía apenes pagame los zapatos. Y amás d’esto, elles son toes moces y paezme que tienen el diañu en cuerpu, que nun pue faese nada al so gustu. Que cuando yo trabayaba dalguna vez el güertu, una dicía: ‛Pon equí esto’, y otra: ‛Pon equí aquello’, y otra quitábame la fesoria de la mano y dicía: ‛Esto nun ta bien’, y dábame tantu noxu, que dexaba de llau’l llabor y marchaba del güertu; asina que, ente una cosa y la otra, nun quixi tar más ellí y vini p’acá. Y rogóme’l so alministrador, cuando vini, que, si tenía a mano a daquién qu’entendiere d’ello, que-y lu mandare, y yo prometí-ylo; mas tanto lu faiga Dios sanu de los reñones cuanto yo-y busque o-y mande a naide.»

»A Masetto, oyendo les pallabres de Nuto, viéno-y al ánimu un deséu tan grande de tar con estes monxes, que tou se dilía, pescanciando peles pallabres de Nuto que podría consiguir aquello polo qu’él naguaba; y decatándose de que nun diba velo fecho si a Nuto dalgo-y dicía, díxo-y: «¡Ah, qué bien fixesti en venir! ¿Qué ye un home que ta con muyeres? Meyor taba con diaños, que nun saben de siete veces seis lo que quieren elles mesmes.»

»Mas dempués, finada la so parola, entamó Masetto a pensar qué vía tuviere pa poder tar con elles; y conociendo que sabía faer bien los servicios que Nuto dicía, nun duldó perdelo por ello, mas temió que nun lu almitieren porque yera mui mozu y aparente. Polo que, pensando en munches coses, atalantó: «El sitiu ta perlloñe d‘equí y naide nun me conoz; y si faigo como que so mudu, de xuru qu’han almitime.»

»Y afitándose nesti pensamientu, con un hachu al llombu, ensin dicir a naide ónde diba, a xeitu d’un probe home, foi al monesteriu; y llegáu a él entró dientro y atopó, por ventura, al alministrador en patiu, al que, fayendo los sos xestos como los mudos faen, amosó que-y pidía de comer por amor de Dios y qu’él, si lo necesitaba, fendería-y dello de lleña. L’alministrador dio-y de comer de bon aquel, y dempués d’esto púnxolu delantre dellos tueros que Nuto nun pudiere fender, los qu’él, que yera perfuerte, fendió nun intrín. L’alministrador, que necesitaba dir al monte, llevólu con él y ellí fíxo-y cortar dello de lleña; y dempués d’ello, mangándo-y el pollín delantre, fíxo-y entender peles sos señes que lo llevare a casa. Y fíxolo mui bien, polo que l’alministrador, fayéndolu faer dellos otros menesteres, quixo tenelu con él más díes: de los qu’asocedió qu’ún d’ellos l’abadesa violu y entrugó-y al alministrador quién yera aquel. Y esti díxo-y: «Mio señora, esti ye un probe home mudu y sordu, que vieno equí un día d’estos por llimosna, y asina, fíxi-y un favor, y fíxilu faer abondes coses que yeren de necesidá. Si supiere llabrar el güertu y quixere quedar, cuido que tendríemos bon serviciu, porque él necesítalo, y ye fuerte y podría faer lo que quixere; y arriendes d’esto nun tendríeis necesidá d’esmolecevos por qu’embromiare a les vueses neñes.» A lo que l’abadesa dixo: «¡A fe de Dios que dices la verdá! Has enterate de si sabe llabrar ya inxéniateles pa retenelu; da-y un par d’escarpinos, cualquier capucha vieya, y afalágalu, aviciáyalu, y da-y bien de comer.» L’alministrador dixo qu’asina lo fairía. Masetto nun taba mui lloñe, mas, fayendo como qu’escobiaba’l patiu, toes estes pallabres oyía y, gayasperu, pa sí dicía: «Si me metéis en dientro, vo llabravos el güertu tan bien como nunca nun vos lu llabranon.» Agora, viendo l’alministrador qu’él sabía llabrar perdafechu y entrugándo-y per señes si quería quedar ellí y respondiéndo-y esti tamién per señes que quería faer lo qu’él quixere, almitiéndolu, ordenó-y que llabrare’l güertu y amosó-y lo que tenía que faer; dempués marchó a otros menesteres del monesteriu y dexólu. Y llabrando esti un día tres d’otru, les monxes entamanon a cafialu y a ponelu n’hestories, como bien de veces asocede qu’otros faen colos mudos, y dicíen-y les más esceleraes pallabres del mundu, nun creyendo por él ser entendíes; y l’abadesa, que seique camentaba qu’él tan ensin rabu taba como ensin fala, d’ello poco o nada nun s’esmolecía. Pero asocedió que, trabayando muncho esti un día y tando descansando, dos monxes mocines, qu’andaben pel xardín, averánonse a onde taba y empecipianon miralu mientres él faía como que dormía; polo qu’una d’elles, que yera daqué más valiente, dixo a la otra: «Si yo creyere que tu me guardares el secretu, yo diríate un pensamientu que tuvi munches vegaes, que quiciabes tamién a ti podría prestate.» La otra respondió: «Dilu con esfotu, que, de xuru, nun he dicí-ylu nunca a naide.» Entóncenes la valiente entamó: «Yo nun sé si punxesti la mente en cómo d’estrictamente vivimos, y en qu’enxamás equí dientro home dengún osa entrar nun siendo l’alministrador, que ye vieyu, y esti mudu; y oyí munches veces a munches muyeres que vinienon venes que toles otres dolzures del mundu son una broma con respeuto a aquella de cuando la fema xaz col home. Polo que yo púnxime n’ánimu munches veces, desque con otru nun puedo, prebar con esti mudu si ye asina; y él ye’l meyor del mundu pa ello, porque, magar quixere, nun pudiere nin supiere cuntalo; tu ves que ye un mozacu fatu, más medráu de cuerpu que de sencia. De bon aquel oigo lo que te paez.» «¡Ai» dixo la otra «¿qué ye lo que dices? ¿nun sabes que nós prometiemos la nuesa virxinidá a Dios?» «¡Oh!» dixo ella «¡cuántes coses se-y prometen tolos díes, y nun se cumple nenguna! Si nós-y lo prometiemos, busca otra o delles otres que-y la cumplan.» A lo que la compañera dixo: «Y si nós quedáremos grávides, ¿qué pasaría?» Aquella, entós, dixo: «Tu entames pensar nel mal primero que te llegue; cuando esto asoceda, entós pensaremos nello; habrá milenta moos de faer qu’enxamás se sepa, siempres que nós mesmes nun lo digamos.» Y esta, oyendo lo que dicía, teniendo yá más ganes que la otra de prebar la bestia que yera l’home, dixo: «Acuéi, ¿cómo faemos?» Y la otra contestó: «Ves que ye cuasi la hora nona; cuido que les hermanes tán toes pa dormir, nun siendo nós; vamos mirar pel güertu si hai dalguién, y si nun hai naide, ¿qué vamos faer sinón garralu pela mano y llevalu a esi chamizu u s’atecha del agua, y qu’ellí una de nós tea dientro con él y la otra faiga la guardia? Él ye tan fatu, qu’ha afaese a lo que nós queramos.»

»Masetto oyía tou esti razonamientu y, dispuestu a obedecer, nenguna cosa esperaba nun siendo’l ser prindáu por una d’elles. Elles, mirando bien per dayures y viendo que de nenyures podíen ser vistes, averándose la qu’afalare la parola, a Masetto, espertólu, y él, de secuti, púnxose en pie; polo qu’ella, con xestos afalagadores, garrólu pela mano, y él dando risaes tontes, empobinólu al chamizu, au Masetto ensin faese muncho de rogar fixo lo qu’ella quixo. Y esta, como lleal compañera, en llogrando lo que quería, dexó’l sitiu a la otra, y Masetto, amosándose simple, faía lo que queríen; polo que, enantes de marchar d’ellí, más d’una vez quixenon prebar cómo sabía acabalgar el mudu; y dempués, falando ente elles munches veces, dicíen que yera aquello de xuru dolce cosa, y más, como oyeren; y guetando los momentos afayadizos, diben trebeyar col mudu. Asocedió un día qu’una compañera so, decatóse d’esti asuntu d’una ventana de la so celda, y amosó-ylu a otres dos; y primero tomanon el determín d’acusales a l’abadesa, mas dempués, camudando d’opinión y apautándose con elles, fixénonse partícipes del poder de Masetto, a les que les otres tres, por estremaos accidentes, fixenon compañía en delles ocasiones. A lo cabero, l’abadesa, qu’inda nun se decatare d’estes coses, diendo un día sola dafechu pel xardín, siendo la calor grande, atopó a Masetto (que con poca fatiga tenía abondo pel día pol munchu acabalgar de la nueche) tou dormíu a la sombra d’una almendral; y darréu que l’aire-y llevantare la ropa, taba dafechu descubiertu. Y ello mirando la señora, y viéndose sola, cayó naquel mesmu petite nel que cayeren les sos monxines; y espertando a Masetto llevólu con ella pa la so cámara, au dellos díes lu tevo, con gran quexa de les monxes, desque l’hortelanu nun venía a llabrar el güertu, prebando y volviendo prebar aquella dolzura qu’ella primero a les otres solía censurar. Por fin, llevándolu de la so cámara a la estancia d’elli y requiriéndolu mui davezu y, arriendes, más qu’una parte queriendo d’él, nun pudiendo Masetto satisfaer a tantes, pensó él que de la so mudez podría, si más duraba, resulta-y dañu mui grande; y, poro, una nueche, tando cola abadesa, rota la veta la llingua, entamó dicir: «Mio señora, yo oyí qu’un pitu da aguantu pa diez pites, mas que diez homes nun dan aguantu, o fatíguense, pa satisfaer una muyer, y yo teo que sirvir a nueve; no que por cosa del mundu nun vo poder durar, qu’asina vini yo, polo qu’ata equí fixi, a talo, que nun so faer nin poco nin muncho; y, poro, o me dexáis marchar con Dios o atopáis-y igua a esto.» La paisana, sintiendo falar a esti qu’ella tenía por mudu, ablucó y díxo-y: «¿Qué ye esto? Yo cuidaba que yeres mudu.» «Mio señora,» dixo Masetto «yo yéralo, mas non por natura, sinón por una enfermedá que la fala me quitó, y per primer vez esta nueche siento que me foi restituyida, polo que lloo a Dios cuanto so quien.» La muyer creyólu y entrugó-y qué quería dicir aquello de qu’él a nueve tenía que sirvir. Masetto cuntó-y l’asuntu; y esto oyendo l’abadesa, decatóse de que nun había monxa que nun fore muncho más sabia qu’ella; polo que, como discreta, ensin dexar marchar a Masetto, dispúnxose a atopar xida a estos fechos coles sos monxes, col envís de que por Masetto nun fore’l monesteriu vituperáu. Y morriendo per aquellos díes el so alministrador, de común consentimentu, abriéndose pante toes lo que per detrás de toes se fixere, col preste de Masetto, punxenon orde pa que la xente circunstante creyere que, poles sos oraciones y polos méritos del santu al que se dedicare’l monesteriu, a Masetto, que fore mudu llargamente,-y fore restituyida la fala; y fixénonlu alministrador y de xeitu talu repartienon les sos fatigues qu’él foi quien a aguantales. Y nelles, xenerando él molacinos n’abondo, tan discretamente, sicasí, se procedió, qu’enxamás nun se sintió nada d’ello nun siendo tres de la muerte de l’abadesa, tando yá Masetto vieyu y deseosu de tornar ricu pa so casa; y desque aquello se conoció, fácilmente lo llogró. Asina, darréu, Masetto vieyu, padre y ricu, ensin tener la xera d’alimentar los fíos nin pagar los sos gastos, sabiendo pola so xagacidá fornir bien a la so mocedá, a d’u con un hachu al llombu marchare, volvió agora, afirmando qu’asina trataba Cristo a quien-y ponía los cuernos debaxo’l capiellu.


martes, 14 de xuño de 2016

Decamerón III, 4 (Boccaccio)


[III. 4] Don Felice adepriende al hermanu Puccio cómo llegar a bonaventuráu per aciu d’una penitencia d’él; l’hermanu Puccio faila, y don Felice, nesti mediu tiempu, pásalo en grande cola muyer del hermanu.



Dempués que Filomena, finada la so novela, calló, emponderando enforma Dioneo con dolces pallabres l’inxeniu de la señora y tamién la plegaria de Filomena que se fixere a lo cabero, la reina miró a Panfilo sorriendo y dixo:

—Agora, darréu, Panfilo, continúa con dalguna cosina prestosa’l nuesu deleite.

Panfilo respondió aína que de bon aquel, y entamó:

—Mio señora, abondes persones hai que, mientres elles s’esfuercien en dir al Paraísu, ensin decatase, manden ellí a otros, lo qu’a una vecina nuesa, nun hai tovía munchu tiempu,-y asocedió, como vós vais poder oyer.

»Según lo que yo oyí yá dicir, vecín de San Brancazio, moraba un home bonu y ricu, que foi llamáu Puccio di Rinieri, quien dempués, dándose dafechu al espíritu, fíxose beatu d’aquellos de san Francisco y llamánonlu hermanu Puccio; y siguiendo esta vida espirital de so, darréu qu’otra familia nun tenía qu’una muyer y una criada, y por mor d’ello nun necesitaba ocupase de nengún asuntu, diba davezu a la ilesia. Y porque yera home faltosu y de gruesa pastia, dicía los sos padrenuesos, diba a los sermones y a les mises, y enxamás faltaba a les llaudes que cantaben los seglares, y ayunaba y disciplinábase, y dicíase que yera de los que se flaxelaben. La muyer, a la que llamaben señora Isabetta, moza inda de ventiocho a trenta años, fresca y formosa y redondina, qu’asemeyaba una mazana de casa, pola santidá’l maríu, y seique pola vieyera, faía mui davezu dietes muncho más llargues de les que quixere; y cuando ella quería dormir o seique folgar con él, elli cuntába-y la vida de Cristo y los sermones de flai Anastasio o’l llamentu de la Madalena o coses asemeyaes. Tornó nesti tiempu de París un monxu llamáu don Felice, conventual de San Brancazio, quien yera abondo nuevu y formosu de la so persona y d’agudu inxeniu y de fondera ciencia; col que flai Puccio fixo estrecha amistá. Y darréu qu’él toles sos duldes-y resolvía perbién y, amás d’ello, conociendo la so condición, amosábase-y santísimu, entamó flai Puccio a llevalu de xemes en cuando a casa y a da-y comida o cena, según venía al casu; y la muyer tamién, por amor de flai Puccio, fixérase amiga d’él y faía-y honores de bon aquel. Continuando, darréu, el monxu, coles visites a casa de flai Puccio y viendo la muyer tan fresca y redondina, decatóse de cuála debiere ser la cosa de la qu’ella mayor falta tuviere; y pensó, si pudiera, por quita-y fatiga a flai Puccio, suplí-yla él. Y poniéndo-y el gueyu enriba una y otra vez, bien arteramente, tanto fixo qu’encendió-y na mente’l mesmu deséu qu’él tenía; y decatándose d’ello’l monxu, cuando primero-y vieno bien, faló con ella del so deséu. Mas magar la atopare bien dispuesta a dar cumplimientu al asuntu, nun podía atopar mou, darréu qu’ella en nengún llugar del mundu s’esfotaba pa tar col monxu nun siendo na so casa; y en so casa nun se podía porque flai Puccio nun marchaba enxamás afuera la ciudá; polo que’l monxu andaba ablayáu dafechu. Y dempués de muncho ocurrióse-y un mou de poder tar cola muyer en so casa ensin sospeches, non ostante flai Puccio tuviere en casa. Y diendo un día a tar con elli l’hermanu Puccio, díxo-y asina: «Yo yá comprendí munches veces, flai Puccio, que’l to deséu ensembre ye faete santu; pa lo que me paez que tu vas per un llargu camín, cuando hai ún que ye mui curtiu, que’l Papa y los otros prelaos mayores sos, que lu conocen y usen, nun quieren que s’amuese; darréu que la orde clerical, que lo más d’ello vive de llimosnes, desfixérese darréu, como aquello a lo que los más de los seglares nun atenderíen nin con llimosnes nin con otro. Mas darréu que tu yes el mio amigu y honréstime muncho, si yo creyere que nun dibes dicí-ylo a nenguna persona del mundu, y quixeres siguilu, yo adeprendíatelu.» Flai Puccio, naguando por ello, entamó primero a rogar con grandísima instancia que-y lu adeprendiere y dempués a xurar qu’enxamás, nun siendo cuando él quixere, a naide nun-y lo diba dicir, afirmando que, si talu yera que pudiere siguilu, pondríase a ello. «Dempués qu’asina me lo prometiesti,» dixo’l monxu «vo amosátela. Tu debes saber que los santos Doctores sostienen qu’al que quier llegar a ser bonaventuráu convién-y faer la penitencia que vas oyer. Mas entiéndilo bien: yo nun digo que dempués de la penitencia tu nun seyas pecador como yes agora, mas ha asoceder esto: que los pecaos que tu fixesti ata la hora de la penitencia, toos han purgase y han perdonásete per aquella; y aquellos que dempués faigas nun han escribise pa la to conderga, sinón qu’han marchar col agua bendito como agora faen los veniales. Convién, darréu d’ello, que l’home principalmente, con gran dilixencia, confiese los sos pecaos de la qu’entame la penitencia; y dempués d’esto convién-y empecipiar un ayunu y una abstinencia pergrande, que convién que dure cuarenta díes, nos que, non yá de tocar otra fema mas de tocar la to propia muyer convién que t’abstengas. Y arriendes d’esto conviénte tener na to propia casa dalgún llugar d’u puedas pela nueche ver el cielu; y contra la hora de completes marchar a esi llugar y tener ellí una tabla mui llarga allugada de xeitu que, tando tu en pie, puedas apoyar los reñones nella y, teniendo los pies en suelu, espurrir los brazos a mou de crucifixu; y si tu quixeres apoyar aquellos en dalgún gabitu, pues faelo; y d’esti xeitu tar mirando’l cielu ensin movete un puntu ata la mañana. Y si fores lletráu, convendríate nesti mediu tiempu dicir delles oraciones que yo diba date; mas como nun lo yes, ha convenite dicir trescientos padrenuesos con trescientos avemaríes a reverencia de la Trinidá; y contemplando’l cielu, tener siempre na alcordanza que Dios foi creador del cielu y de la tierra, y la pasión de Cristo, tando d’aquella manera que tevo Elli enriba na cruz. Dempués, al tocar maitines, pues entós, si tu quies, marchar y achucate vistíu asina sobre’l to llechu y dormir; y a la mañana siguiente has dir a la ilesia y oyer ellí a lo menos tres mises y dicir cincuenta padrenuesos con otres tantes avemaríes; y dempués d’esto, a cencielles, faer dalgunos de los tos asuntos, si tienes dalgún que faer, y darréu comer y dir dempués de viéspores a la ilesia y dicir ellí delles oraciones que yo he date escrites, qu’ensin elles nun pue faese; y dempués a completes volver al mou dichu. Y fayendo esto, como yo yá lo fixi, espero qu’enantes que la fin de la penitencia venga has sentir la maraviosa sensación de la bonaventuranza eterna, si la fixesti con devoción.» Flai Puccio dixo entós: «Esta nun ye cosa grave por demás nin llarga enforma, y debe poder faese mui bien; y, poro, yo quiero nel nome de Dios entamar el domingu.»

»Y xebrándose d’él y marchando a casa, ordenadamente, cola so llicencia pa ello, cuntó-ylo too a la muyer. La muyer pescanció endemasiao bien, polo de tar firme ata la mañana ensin movese, lo que’l monxu quería dicir; polo que, abultándo-y mou abondo bonu, díxo-y que d’esto y de tou otru bien qu’él pola so ánima fixere ella taba contenta, y que, col envís de que Dios-y fixere la so penitencia provechosa, ella quería ayunar con elli, mas faer lo otro non.

»Quedando, darréu, d’alcuerdu, llegáu’l domingu, l’hermanu Puccio entamó la so penitencia; y el señor monxu, apautándose cola muyer, a hora na que nun podía ser vistu, les más de les nueches venía cenar con ella, trayendo siempre consigo bien de comer y de beber; dempués xacía con ella ata la hora de maitines, a la que, llevantándose, marchaba y l’hermanu Puccio volvía al llechu. Taba’l llugar que l’hermanu Puccio escoyere pa la so penitencia al llau de la cámara na que xacía la muyer, y nun taba xebráu d’aquella más que por una delgadísima muria; polo que, trebeyando’l señor monxu por demás cola muyer esfarazadamente y ella con él, paeció-y al hermanu Puccio sentir un retemblíu en suelu la casa; polo que, dichu yá un cientu de los sos padrenuesos, fayendo una posa equí, llamó a la muyer ensin tascase y entrugó-y lo que faía. La muyer, que yera mui célebre, seique acabalgando entós a la bestia de san Benito o a la de san Xuan Gualberto, respondió: «A fe, mio maríu, yo ximiélgome cuanto puedo.» Dixo entós l’hermanu Puccio: «¿Cómo que te ximielgues? ¿qué quier dicir esto de ximelgate?» La muyer riendo (y cucia y valiente muyer yera y quiciabes teniendo ocasión pa rise) respondió: «¿Cómo que nun sabéis lo qu’esto quier dicir? Yo oyí dicilo milenta veces: ‛Quien pela nueche nun cena, tola nueche se ximielga’.»


»Creyó l’hermanu Puccio que l’ayunar fóra-y ocasión de nun ser quien a dormir y que por ello se ximelgaba nel llechu; polo qu’elli, de bona fe, díxo-y: «Muyer, yo díxitilo bien: ‛Nun ayunes’; mas, darréu que quixesti faelo, nun pienses más nello, piensa en descansar; que das vueltes tales pel llechu, que faes que se ximielgue too.» Dixo entós la muyer: «Nun vos esmolezáis, non; yo sé bien lo que faigo; faéilo bien vós, que yo he faelo bien si puedo.» Quedó, darréu d’ello, calláu l’hermanu Puccio y volvió a los sos padrenuesos; y la muyer y el señor monxu d’esta nueche pa en delantre, fayendo aperiar n’otra parte de la casa un llechu, naquel, cuanto duraba’l tiempu de la penitencia de flai Puccio, con grandísima fiesta taben; y a un tiempo marchaba’l monxu y la muyer volvía al so llechu, y al poco, venía flai Puccio de la penitencia. Continuando, darréu, d’esta manera, l’hermanu la penitencia y la muyer, col monxu, el so prestu, bien de veces, bromiando, dixére-y: «Tu faes faer la penitencia al hermanu Puccio pela que nós ganemos el Paraísu.» Y paeciéndo-y a la muyer que taba mui bien asina, tanto s’avezó a les comíes del monxu que, teniéndola’l maríu llargamente a dieta, inda que la penitencia del hermanu Puccio acabare, mou atopó d’alimentase n’otru llau con él y, con discreción, llargamente tomó nél el so prestu. Polo que, col envís de que les últimes pallabres nun seyan discordantes coles primeres, asocedió que d’au l’hermanu Puccio, fayendo penitencia, cuidó metese en Paraísu, unvió ellí al monxu, qu’aína-y amosare’l camín pa dir, y a la muyer, que con elli en gran necesidá vivía d’aquello que’l señor monxu, como misericordiosu, dio-y n’abondo.

xoves, 9 de xuño de 2016

Decamerón II, 7 (Boccaccio)


[II.7] El soldán de Babilonia unvia una fía d’él por muyer al rei de L’Algarbe, y esta, por mor d’estremaes desventures, n’espaciu de cuatro años, aporta a manes de nueve homes n’estremaos llugares; a lo cabero, restituyida a so pá como donciella, va al rei de L’Algarbe, como de mano fora, por muyer.



Seique non muncho más s’espardiere la novela d’Emilia ensin que la compasión sentida poles moces a los casos de madama Beritola les empobinare a esllagrimar. Mas dempués qu’a aquella se punxo’l ramu, prestó-y a la reina que Panfilo siguiere cuntando la so; polo qu’elli, que yera perobediente, entamó:

—De mal xeitu, prestoses señores, somos quien a conocer lo que nos convién, darréu que, como abondes veces pudo vese, munchos, camentando que, volviéndose ricos, podríen vivir ensin esmoliciones, y seguros, pidiénon-ylo non solamente con ruegos a Dios, mas solícitamente, y nun refugando fatiga o peligru dalos, buscanon algamalo; y, en llográndolo, atopanon que, por nagua de tan amplia herencia, matánonlos aquellos qu’enantes que foren ricos amaben la so vida. Otros de baxu estáu per aciu de mil peligroses batalles, y per metanes del sangre de los sos hermanos y amigos, xubíos a l’altor de los reinos, cuidando tar nelli la suma felicidá, arriendes de los infinitos curiaos y medranes de qu’enllenu lu vienon y sintienon, conocienon, non ensin la muerte d’ellos, que nel oru, nes meses reales, bebíase’l velenu. Munchos hebo que’l puxu corporal y la formosura y dellos ornamentos con petite amburiáu deseanon, y nun se decatanon de desear mal primero qu’aquelles coses foren pa ellos ocasión de muerte o de doliosa vida.

»Y col envís de nun falar xebradamente de tolos humanos deseos, afirmo que dalu esiste que con con plena precaución, como seguru de los casos de la fortuna, puedan escoyer los vivos; polo que, si queremos obrar reutos, a tomar y aposiar debiéremos disponenos lo qu’Aquel nos dea, quien solo lo que nos fai falta conoz y ye quien a dánoslo. Mas darréu que, como los homes pequen deseando delles coses, vós, gracioses señores, sumamente pecáis nuna, esto ye, nel desear ser formoses, tanto que, nun vos abastando les guapures que vos concedió la natura, inda con maraviosa arte aquelles buscáis aprovecer, préstame cuntavos cuánto de desventuradamente foi formosa una sarracena, a la que nunos cuatro años asocedió que, por mor de la so formosura, fixo nueve nuncies nueve veces. Yá cuantayá qu’hebo un soldán de Babilonia que tenía por nome Beminedab, al que nos sos díes abondes coses, según el so prestu, asocedienon. Tenía esti, ente otros munchos fíos sos machos y femes, una fía llamada Alatiel, que, polo que dicía tou aquel que la vía, yera la muyer más formosa que se viere naquelles dómines nel mundu; y darréu que nuna gran derrota que diere a una gran multitú d’árabes que-y cayeren enriba, lu axudare maraviosamente’l rei de L’Algarbe, a elli, que-y lo pidiere como gracia especial, diére-yla por muyer; y a ella, con honrosa compañía d’homes y de muyeres y con munchos nobles y ricos arneses, fixo xubir nuna nave bien armada y bien fornida y, mandándo-yla a él, encomendóla a Dios. Los marineros, una y bones vienon el tempu bien dispuestu, dienon les veles a los vientos y partienon del puertu d’Alexandría y naveganon munchos díes felizmente; y yá pasada Cerdeña, paeciéndo-yos tar cerca la fin del so camín, llevantanon d’esmenu un día estremaos vientos, los que, siendo caún d’ellos impetuosu por demás, fatiganon tanto la nave u taben la señora y los marineros, que bien de veces tuviénonse por perdíos. Sicasí, como homes bracos, tou arte y tou puxu poniendo nello, siendo combatíos pol infinitu mar, sostuviénonse dos díes; y escomenzando yá de la tempestá entamada la tercer nueche y aquella nun cesando mas medrando de contino, nun sabiendo ellos ónde taben nin pudiéndolo saber per aciu d’estimación marinesca nin pela vista, darréu que’l cielu taba escurísimu de ñubes y yera prieta la nueche, tando ellos non más alló de Mallorca, sintienon la nave fender. Polo que, nun viendo remediu pa la so salvación, teniendo en mente caún d’ellos a sí mesmu y non a los otros, aventanon al mar un esquife, y enriba d’él aína, esfotándose más nél que na fendida nave, llanzánonse los patrones; y dempués d’ellos llanzánonse unos y otros de cuantos homes taben na nave, magar aquellos que de mano amiyaren al esquife tentanon de torgá-yslo cuchiellu en mano, y cuidando fuxir de la muerte, contra aquella esfocicanon; darréu que, nun pudiendo, pola contrariedá del tiempu, gobernar l’esquife tantos, somorguiándose esti, morrienon toos.

»Y la nave, que por impetuosu vientu yera emburriada, magar fendida tuviere y yá cuasi enllena d’agua, nun quedando nella otra persona que la señora y les sos muyeres (y aquelles toes xacíen nella cuasi muertes vencíes pola tempestá del mar y pola medrana), velocísimamente corriendo, aportó a una sablera de la islla de Mallorca. Y foi tantu y tan grande’l so puxu, qu’afincó cuasi dafechu na sabla, cuasi a un tiru piedra de la oriella; ellí, combatida pola mar, quedó pela nueche ensin que’l vientu fore quien a movela. Llegáu’l claru día y daqué aselada la tempestá, la señora, que taba medio muerta, alzó la tiesta y tan débil como taba entamó llamar agora a ún y agora a otru de los sos criaos, mas en baldre llamaba: lo llamaos taben lloñe por demás d’ellí.

»Polo que, nun sintiéndose responder por naide nin a naide viendo, ablucó enforma y entamó sentir grandísima llercia; y llevantándose como meyor pudo, vio xacer a toles muyeres que taben na so compañía y a les otres muyeres, y agora una y agora otra, dempués de muncho llamales, ximielgándoles, poques vio nin atopó que tuvieren sentimientu, como aquelles que por grave angustia d’estómagu y por pavor morrienon; de lo que la medrana fíxose-y mayor a la señora. Mas estrumiándola non menos la necesidá de conseyu, darréu qu’equí sola dafechu se vía, nun conociendo nin sabiendo aú taba, tanto afaló a aquelles que taben vives, que fíxoles llevantar; y alcontrando qu’elles nun sabíen aú foren los homes y viendo la nave allancada en tierra y enllena d’agua, con aquelles en xunto entamó llorar dolorosamente. Y yá yera hora de nona enantes que vieren persona dala pela oriella o n’otra parte, a quien pudieren provocar dalguna piedá y qu’axuda-yos diere.

»Aportada la hora nona, por ventura, volviendo d’una tierra de so, pasó pellí un xentil home, que tenía por nome Pericon da Visalgo, con bien de sirvidores d’a caballu; y esti, viendo la nave, decatóse llueu de lo que yera, y mandó a ún de los sirvientes qu’ensin tardar procurare xubir y que-y cuntare lo qu’había. El criáu, inda que lo fixere con dificultá, xubió ellí, sicasí; y atopó a la xentil moza, con aquella poca compañía que tenía, sol picu de la proba la nave, tímida dafechu y escondida. Y elles, cuando lu vienon, llanxendo, pidienon misericordia bien de veces, mas decatándose de que nun les entendía, nin elles a él, inxeniánonseles n’amosa-y per señes la so desventura. El criáu, como meyor pudo, y mirando toles coses, cuntó a Pericone lo qu’ellí había. Y esti, darréu, fixo trayer les muyeres y les más precioses coses qu’atopanon y fonon quien a pañar, y con elles marchó a un castiellu so; y ellí, con comida y con reposu reconfortaes les señores, pescanció pelos arneses ricos que la muyer qu’atopare debía ser grande y xentil señora, y conocióla aína al ver l’honor que vía a les otres fae-y a ella sola. Y magar tuviere entós pálida y abondo malcuriosa nel orde de la persona la señora pola frayadura’l mar, paeciénon-y, sicasí, les sos faiciones formosísimes a Pericone, polo que, darréu, deliberó que si nun tenía maríu, él quedríala por muyer, y si por muyer nun pudiere tenela, quedría tener la so amistá.

»Yera Pericone home de fieru fustax y mui rebustu; y fayendo sirvir per dellos díes a la señora óptimamente y tando ella reconfortada dafechu por mor d’ello, viéndola él formosísima acullá de toa estimación, aflixíu por demás por nun poder entendela, nin ella a él, y asina nun poder saber quién yera, mas prendáu non menos desmesuradamente pola so formosura, con fechos prestosos y amorosos inxenióseles p’afalala a faer ensin contención los sos prestos. Mas ello yera en baldre: ella refugaba dafechu la so familiaridá y, mentanto, más amburiaba l’ardor de Pericone. Y viendo esto la muyer, y yá tando ellí per dellos díes y decatándose peles costumes de que taba ente cristianos y en sitiu au, si supiere faelo, el dase a conocer poco-y valía, decatándose de qu’a la llarga o pela fuercia o por amor habría llegar a satisfaer los prestos de Pericone, propúnxose con altor d’ánimu triar la miseria de la so fortuna. Y a les sos muyeres, que más de tres nun-y quedaren, mandó-yos qu’enxamás nun manifestaren quién yeren a nenguna persona, salvo si s’atoparen en sitiu au sofitu manifiestu a la so llibertá alcontraren; acullá d’esto, afalóles sumamente a caltener la so castidá, afirmando qu’ella mesma se propunxere qu’enxamás naide, nun siendo’l so home, gociaría d’ella. Les sos muyeres aponderánonla por ello y dixenon qu’observaríen el so mandatu si yeren quien.

»Pericone, amburiando más de día en día y tanto más cuanto más averada vía la cosa allampiada y más negada, y viendo que los sos agasayos nun-y valíen, dispunxo l’inxeniu y l’arte, atrocando pa la fin la fuercia. Y decatándose dalguna vegada de qu’a la muyer prestába-y el vinu, como aquella qu’avezada nun taba a beber por mor de la so llei que lo vedaba, con ello, como con ministru de Venus, atalantó ser quien p’algamala; y amosando nun s’esmolecer por qu’ella se mostrare esquiva, fixo una nueche a mou de solemne fiesta una curiosa cena a la que vieno la señora; y nella, siendo allegrada por munches coses la cena, ordenó a aquel que la sirvía que-y diere a beber de dellos vinos mecíos. Y esti fíxolo óptimamente; y ella, que d’ello nun se guardaba, envizcada pola prestosidá del beberaxu más tomó de lo que la so honestidá requería: polo qu’ella, escaeciendo toles alvertencies pasaes, púnxose contenta, y viendo a dalguna muyer baillar al xeitu de Mallorca ella bailló a la manera alexandrina. Y viendo esto Pericone, paeció-y tar cerca d’aquello que deseaba; y continuando con más abondanza de comida y de beberaxos la cena, per gran espaciu a lo llargo la nueche la prollongó. A lo cabero, partiendo los convidaos, entró solu cola muyer na cámara; y esta, más caldia pol vinu qu‘esfrecida pola honestidá, cuasi como si Pericone fore una de les sos muyeres, ensin contención dala de la vergoña, esnudándose en presencia d’elli, metióse nel llechu. Pericone nun tardó en siguila, sinón qu’apagando aína toles lluces achucóse xunta ella del otru llau y, coyéndola en brazos ensin resistencia dala, entamó amorosamente a solazase con ella. Y dempués qu’ella lo prebó, nun sabiendo nunca enantes con qué cuernu los homes puñen, cuasi arrepresa de nun asentir a los agasayos de Pericone primero, ensin esperar a ser a tan dolces nueches convidada, munches veces ella mesma se convidaba non coles pallabres, que nun sabía faese entender, mas colos fechos. A esti gran prestu de Pericone y d’ella, nun tando la fortuna contenta de convertila de muyer d’un rei n’amiga d’un castellanu, opúnxo-y más cruel amistá.

»Tenía Pericone un hermanu de venticinco años d’edá, guapu y frescu como una rosa, que llamábase Marato; quien, viéndola y prestándo-y sumamente, paeciéndo-y, d’acordies colo que pelos actos d’ella podía comprender, ser n’abondo del so gustu, y camentando que lo que d’ella deseaba nada nun-y lo quitaba nun siendo la solemne guardia que faía d’ella Pericone, dio nun cruel pensamiento; y al pensamientu siguiólu ensin tregua l’esceleráu efeutu. Había entós, por ventura, nel puertu la ciudá una nave que taba cargada de mercancía pa dir a Chiarenza, en Romania, de la que yeren patrones dos mozos xenoveses, y yá diere p’arriba la vela pa marchar en cuantes que tuvieren bon vientu; y apautándose con ellos Marato arregló que lu recibieren la siguiente nueche xunto cola muyer. Y fecho esto, en fayéndose de nueche, y disponiendo lo que debía faer, marchó de secultres a casa de Pericone, que pa nada d‘él se guardaba, con dellos de los sos fidelísimos compañeros a los que requiriere p’aquello que tentaba de faer, y na casa, según lo qu’acordaran, escondióse. Y dempués que pasó parte la nueche, abriendo a los sos compañeros, fonon a la cámara u Pericon cola muyer dormía, y abierta aquella, matanon a Pericone mientres dormía, y espierta la muyer y llorosa, amenazándola de muerte, si dalgún ruíu faía, apresándola; y con gran parte de les coses más precioses de Pericone, ensin que los sintieren, marchanon llueu pa la marina, y equí, ensin posa, xubienon a la nave Marato y la muyer, y dienon la vuelta los sos compañeros.

»Los marineros, teniendo bon vientu y frescu, dienon p’arriba les veles. La muyer dolióse muncho, amargosamente, pola so primera desgracia y tamién por esta segunda; mas Marato col ‘Santu Crescencio en mano’ que Dios-y diere entamó consolala de manera tala, qu’ella, yá familiarizada con él, escaeció a Pericone; y abultába-y yá atopase bien cuando la fortuna-y apareyó nueva tristura, paez que non contenta coles pasaes. Darréu que, siendo ella d’aspeutu formosísimu, como yá delles vegaes dixemos, y de maneres mui dignes d’allabancia, tan fuertemente d’ella los dos mozos patrones de la nave se namoranon, que, escaeciendo cualquier otra cosa, ocupábense en sirvila y en da-y gustu, guardándose siempre de que Marato nun se decatare de la so intención. Y dándose cuenta ún del otru d’esti amor, d’ello caltuvienon xuntos una secreta conversación y apautanon faer adquisición d’esti amor común, como si col amor pudiere faese como cola mercancía o les ganancies. Y viéndola mui guardada por Marato, y poro, torgaos na so intención, diendo un día a la vela, velocísimamente, la nave, y tando Marato sobre la popa y mirando pa la mar, nun se guardando pa nada d’ellos, fonon a él concordaos y, garrándolu aína per detrás, aventánonlu a la mar; y primero s’allonxanon per espaciu de más d’una milla que naide se decatare de que Marato cayere al mar. Y sintiendo esto la muyer y nun viendo mou de poder recobralu, entamó faer nuevu duelu sobre la nave. Y al so consuelu los dos amantes vinienon darréu y con dolces pallabres y con promeses grandísimes, magar ella poco entendiere, a ella, que non tanto’l perdíu Marato cuanto la so desventura lloraba, s’inxeniaben n’aselar. Y dempués de llargos sermones una y altra vez empobinaos a ella, paeciéndo-yos que yá cuasi la consolaren, llegó’l momentu de falar ente sí cuál d’ellos diba llevala primero a la cama. Y queriendo caún d’ellos ser el primeru y nun se pudiendo atopar nello concordia dala ente dambos, primero con pallabres graves, una dura quimera entamanon, y encesos d’ira con aquelles, chando mano a los cuchiellos, llanzánonse enriba furiosamente y diénonse bien de güelpes, nun pudiendo xebralos los que sobre la nave taben; y d’ellos, de secuti, ún cayó muertu y l’otru, mancáu gravemente en munches partes de la persona, quedó con vida. Lo que desprestó muncho a la muyer, como qu’ellí sola ensin axuda nin conseyu de naide se vía y temía fuertemente que se volviere sobre ella la ira de los parientes y de los amigos de los dos patrones; mas los ruegos del mancáu y el llegar llueu a Chiarenza llibránonla del peligru de muerte. Y ellí amiyó a tierra xunto col mancáu; y quedando con elli nun albergue, espardióse darréu la fama de la so gran formosura pela ciudá, y aportó a les oreyes del príncipe de la Morea, qu’entós taba en Chiarenza. Polo qu’él quixo vela, y viéndola y acullá de lo que la fama sopelaxaba abultándo-y formosa, tan fuertemente d’ella, d’esmenu, se namoró, que nun yera pensar n’otro; y oyendo de qué xeitu llegare ellí, pensó en faese con ella. Y guetando’l mou y sabiéndolo los parientes del mancáu, ensin otro esperar, unviánon-yla darréu; lo qu’al príncipe foi sumamente prestoso y otro tanto pa la muyer, darréu qu’afuera d’un gran peligru paecía-y tar. El príncipe viéndola arriendes de pola formosura orniada de costumes reales, nun pudiendo d’otra miente saber quién yera, estimó que debía ser noble señora y, polo tanto, redoblóse pa con ella’l so amor; y teniéndola mui honradamente, non a xeitu d’amiga mas de la so propia muyer la trataba. Y consideraba la muyer los pasaos males y paecía-y tar bastante bien, reconfortada dafechu y gayolera, metanto los sos encantos floriaben, que de nenguna otra cosa paecía qu’en tola Romania hubiere qué falar. Y por mor d’ello al duque d’Atenes, nuevu y curiosu y arguyosu na so persona, amigu y pariente del príncipe, viéno-y deséu de vela; y fayendo como que venía a visitalu, como avezaba faer dacuando, con formosa y honorable compaña vieno a Chiarenza, au foi honorablemente recibíu y con gran fiesta. Dempués, llueu de dellos díes, veníos xuntos a falar sobre los encantos d’esta muyer, entrugó’l duque si yera tan almirable cosa como se dicía. A lo que’l príncipe respondió: «¡Muncho más! mas d’ello non les mios pallabres sinón los tos güeyos quiero que te dean fe.» Y convidando al duque’l príncipe, fonon xuntos alló au ella taba. Y esta mui cortésmente y con rostru gayasperu, conociendo antemanadamante la so venida, recibiólos. Y fayéndola sentar metanes d’ellos, nun pudienon de falar con ella garrar nengún placer, darréu que poco o nada d’aquella llingua entendíen; polo que caún d’ellos mirábala como a cosa maraviosa, y el duque por demás, que malpenes yera pa creyer que fore cosa mortal; y nun se decatando, mirándola, col amorosu velenu qu’él colos güeyos bebía, cuidando satisfaer al so prestu contemplándola, a sí mesmu míseremente s’enzancó, namorándose ardientísimamente d’ella. Y dempués que d’ella, xunto col príncipe, se partió y tevo vagar pa poder pensar, xulgaba al príncipe feliz sobre tou otru, disponiendo a los sos deleres de cosa tan formosa; y dempués de munchos y estremaos pensamientos, pesando más el so fogosu amor que la so honestidá, tomó’l determín, asocediere lo qu’asocediere, de privar al príncipe d’esta felicidá y faese feliz a sí mesmu con ella na midida de les sos posibilidaes. Y teniendo n’ánimu aballar, dexando toa razón y toa xusticia a parte, a los engaños dispunxo’l so pensamientu ensembre; y un día, d’acordies col plan malváu que trazare, en xunto con un secretísimu camareru del príncipe, que tenía por nome Ciuriaci, secretísimamente tolos sos caballos y les sos coses fixo preparar pa marchar, y la nueche viniente xuntamente con un compañeru, armaos dafechu, foi lleváu quedamente pol dichu Ciuriaci a la cámara‘l príncipe. Al que vio que, pol gran calor que faía, mientres dormía la muyer, taba él esnudu dafechu a una ventana que daba a la marina pa recibir un airín que d’aquella parte venía. Y por mor d’ello, informando enantes al so compañeru de lo que debía faer, foi sele pela cámara ata la ventana, y equí con un cuchiellu firió al príncipe pel renaz ata pasalu pela otra parte y, garrándolu aína, arrefundiólu pela ventana.

»Taba’l palaciu penriba’l mar y peraltu, y aquella ventana, a la qu’entós taba’l príncipe, daba sobre delles cases que fixere cayer l’ímpetu del mar, peles que poques veces o nenguna andaba persona; polo qu’asocedió, como’l duque enantes previere, que la cayida’l cuerpu’l príncipe nun foi nin pudo ser sentida por naide. El compañeru’l duque viendo qu’aquello taba fecho, aína, un cabestru que pa ello llevaba, fayendo como qu’afalagaba a Ciuriaci, púnxo-ylu a la garganta y tiró de mou que Ciuriaci nun pudo faer nengún ruíu; y, axuntándose’l duque, estrangulánonlu y aventánonlu darréu onde aventaren al príncipe. Y fecho esto, conociendo manifiestamente que nun los sintieren nin la muyer nin los otros, coyó’l duque una lluz na mano y llevólo enriba’l llechu, y descubrió selemente a la muyer toa, que dormía fonderamente; y viéndola entera lloóla sumamente, y si vistida-y prestare, acullá toa comparanza, esnuda-y prestó. Polo que, amburiando en mayor caldia, non espantáu pol pecáu acabante cometer, coles manes inda sangronientes, achucóse al llau d’ella y con ella dormiyosa ensembre, y creyendo que yera’l príncipe, folgó. Mas dempués que daqué tevo con ella con grandísimu prestu, llevantóse y fayendo venir a dalgunos de los sos compañeros ellí, fixo garrar a la muyer de xeitu que nun pudiere faer ruíu y, per una falsa puerta, pela qu’entrare él, llevándola y poniéndola a caballu, lo más silenciosu que pudo, con tolos sos, púnxose en camín y volvió p’Atenes. Pero darréu que tenía muyer, non n’Atenes mas nun guapu llugar de so, que tenía xunta’l mar un poco afuera la ciudá, dexó a la muyer más qu’otra dolorosa, teniéndola equí a escondíes y fayéndola sirvir honorablemente de lo que necesitaba.

»Esperaren la siguiente mañana los cortesanos del príncipe ata la hora nona que’l príncipe se llevantare; mas nun sintiendo nada, emburriando les puertes de la cámara que solo taben allegaes y nun atopando a naide, atalantando qu’ocultamente a dalguna parte fore pa tar dellos díes a los sos deleres cola so formosa muyer, más nun s’esmolecienon. Y tando nestes, asocedió qu’a otru día un llocu, qu’entrare nes ruines u taben los cuerpos del príncipe y de Ciuriaci, sacó pel cabestru a Ciuriaci y diba arrastrándolu tres d’él. Y esti, non ensin gran maravía, foi reconocíu por munchos, los que, con agayasos, fixenon que’l llocu los llevare allá d’onde lu sacare, u con grandísimu dolor de tola ciudá atopanon el cuerpu’l príncipe, y sepultánonlu honorablemente; ya investigando polos autores de tan grande escesu y viendo que’l duque d’Atenes nun taba, sinón que marchare furtivamente, camentanon, como ciertamente yera, que lo fixere él y que llevare consigo a la muyer. Polo que, sustituyendo llueu al so príncipe un hermanu del muertu, afalánonlu a la venganza con tol so poder; y esti, por munches otres coses dempués confirmando que les coses yeren como imaxinaren, requeríos amigos y parientes y sirvidores d’estremaes partes, axuntó aína una guapa y grande y poderosa güeste, y dirixóse a faer la guerra al duque d’Atenes. El duque, sintiendo estes coses, na so defensa, por un igual, tola so fuercia apareyó, y vinienon nel so sofitu munchos señores, ente ellos, mandaos pol emperador de Constantinopla, fonon el so fíu Constanzio y el so sobrín Manovello con bona y grande xente. Y recibiólos el duque honorablemente y más la duquesa, darréu que yera la so hermana. Preparando de día en día más les coses pa la guerra, la duquesa, nel so tiempu, fíxolos venir a entrambos a la cámara, y ellí con llágrimes abondes y con munches pallabres cuntó tola hestoria, narrando les razones de la guerra; amosó’l desdexu que’l duque-y fixere pola muyer que cuidaba tener ocultamente, y condoliéndose enforma por ello rogó-yos qu’al honor del duque y al consuelu d’ella ufrieren la compensación que pudiere ser meyor. Sabíen los mozos cómo foren los fechos; y, poro, ensin muncho entrugar, lo meyor que supienon, confortanon a la duquesa y enllenánonla de bona esperanza; ya informaos por ella d‘ú taba la muyer, marchanon.

»Y oyendo munches vegaes emponderar la muyer de maraviosa formosura, deseanon vela y rogánon-y al duque que-yos la amosare. Quien, mal recordando lo qu’al príncipe-y asocediere por amosá-yla a él, prometió-yos faelo; y fecha apareyar nun guapísimu xardín, que taba en llugar au la muyer vivía, una magnífica collación, a ellos, la siguiente mañana, con otros pocos compañeros, llevólos a comer con él. Y sentáu Constanzio con ella, entamó mirala enllenu de maravía, afirmando pa sí qu’enxamás nun viere cosa tan formosa y que, de xuru, por escusáu debiere tenese’l duque y cualquier otru que por algamar una cosa tan formosa fixere traición o otra cosa deshonesta; y, mirándola una vez y otra, y empoderándola más caúna d’elles, non d’otra miente a él-y asocedió qu’al duque-y asocediere. Polo que marchó namoráu d’ella, y abandonáu tou pensamientu de guerra, dióse a pensar cómo al duque pudiere quitá-yla, atapeciendo óptimamente’l so amor a tol mundu. Mas mientres qu’elli nesti fueu ardía, aportó’l tiempu de salir contra’l príncipe que yá a les tierres del duque s’averaba; polo que’l duque y Constanzio y los otros toos, según les órdenes daes, saliendo d’Atenes, fonon combater a ciertes fronteres col envís de que más alantre’l principe nun pudiere venir. Y deteniéndose equí díes a esgaya, teniendo siempres Constanzio l’ánimu y el pensamientu naquella muyer, imaxinando que, agora que’l duque nun taba xunta ella, mui bien pudiere llevase a cabu’l so prestu, por tener xida pa tornar a Atenes amosóse indispuestu enforma de la so persona; polo que, con llicencia’l duque, delegáu tol so poder en Manovello, a Atenes vieno xunta la hermana. Y equí, dempués de dellos díes, fayéndola falar del desdexu que del duque-y paecía recibir pola muyer que tenía, díxo-y que, si ella quería, él axudaríala bien naquel asuntu, fayéndola sacar y llevar d’alló onde taba. La duquesa, camentando que Constanzio por amor d’ella y non de la muyer lo faía, díxo que-y prestaba pola vida, si ciertamente lo faía de mou que’l duque enxamás nun supiere qu’ella lo consintiere. Lo que Constanzio plenamente-y prometió, polo que la duquesa consintió qu’él, como meyor-y paeciere, fixera.

»Constanzio, de secultres, fixo armar una barca llixera, y mandóla una nueche cerca’l xardín u moraba la muyer, informaos los sos d’aquello qu’habíen faer; y xunto con otros foi al palaciu au taba la muyer, u por aquellos qu’ellí taben al serviciu d’ella foi recibíu allegremente, y mesmamente pola muyer, y con ella, acompañada polos sos sirvidores y polos compañeros de Constanzio, como-ys prestó, entranon nel xardín. Y como si a la muyer de parte’l duque quixere fala-y, con ella, contra una puerta que daba al mar, marchó solu; y tando yá esta abierta por ún de los sos compañeros, ellí, cola señal apautada llamanon la barca, y fixo prindala darréu y ponela enriba la barca, y vueltu a los criaos d’ella, díxo-yos entós: «Naide se mueva nin diga pallabra, si nun quier morrer, darréu qu’entiendo non robar al duque la so muyer sinón llevar conmigo la vergoña qu’él fai a la mio hermana.» A esto naide nun s’atrevió a responder; polo que Constanzio, colos sos montáu na barca y averándose a la muyer que lloraba, mandó que dieren colos remos n’agua y marcharen. Y estos, non bogando, mas volando, cuasi al alborecer del día siguiente, lleganon a Exina. Ellí amiyanon a tierra y reposando, Constanzio cola muyer, que la so desventurada guapura lloraba, solazóse; d’equí, volviendo montar na barca, en pocos díes aportanon a Quíos, y equí, por temor de les arreprensiones del padre y de que-y quitaren la muyer robada, prestó a Constanzio, como en seguru llugar, quedar; au munchos díes la formosa muyer lloró la so desventura, mas dempués, sicasí, reconfortada por Constanzio, como les otres vegaes lo fixere, entamó garra-y gustu a lo que la fortuna-y apareyara.

»Mientres estes coses andaben d’esti xeitu, Osbech, entós rei de los turcos, que taba en continua guerra col emperador, nesti tiempu vieno por acasu a Esmirna; y ellí, oyendo cómo Constanzio en llasciva vida con una muyer suya que robare, ensin denguna previsión s’atopaba en Quíos, con dellos barcucos armaos foi allá una nueche y entró ensel cola so xente en tierra, garrando a munchos sobre les cames primero que se decataren de que viniere l’enemigu; y, a lo cabero, matanon a dellos que, sintiéndolos, corrieren a les armes; y quemada tola tierra y el botín y los prisioneros puestos sobre les naves, volvienon pa Esmirna. Llegaos ellí, atopando a Osbech, que yera home nuevu, al ver nel botín la formosa muyer, y conociendo qu’esta yera la que con Constanzio fora prindada sobre’l llechu durmiendo, tevo sumamente contentu de vela; y ensin más tardanza fíxola la so muyer y celebró les nuncies y con ella se folgó munchos meses contentu.

»L’emperador que, enantes qu’estes coses asocedieren, tuviere tratu con Basano, rei de Capadocia, col envís de qu’amiyare sobre Osbech d’una parte coles sos fuercies y él coles sos lu asaltare pela otra, y nun pudiere llogralo entá dafechu (darréu que dalgunes coses que demandaba Basano, como menos afayadices, nun quixere faeles), sintiendo lo qu’al fíu-y asocediere, doliosu afuera midida, ensin más tardanza, fixo lo que’l rei de Capadocia-y demandaba, y él cuanto más pudo solicitó qu’amiyare sobre Osbech, apareyándose elli de la otra parte pa di-y enriba. Osbech, sintiendo esto, axuntando’l so exércitu, primero que lu estrumieren metanes de los dos potentísimos señores, marchó contra’l rei de Capadocia, dexando n’Esmirna so guardia d’un fiel criáu y amigu a la so formosa muyer; y enfrentándose al rei de Capadocia, dempués de daqué tiempu, combatió, y foi muertu na batalla y el so exércitu derrotáu y dispersu. Polo que Basano, victoriosu, entamó llibremente a venir a la escontra d’Esmirna; y, viniendo, tola xente a él, como vencedor, obedecía. El criáu d’Osbech, que tenía por nome Antioco, que quedare al cargu de la formosa muyer, inda que fore templáu, viéndola tan formosa, ensin observar fe al so amigu y señor, namoróse d’ella; y sabiendo la llingua d’ella (lo que muncho-y prestaba, como a aquella a la que dellos años a mou cuasi de sorda y de muda-y conviniere vivir, por nun entender a naide nin ella ser entendida por naide), afaláu pol amor entamó garrar con ella tanta familiaridá en pocos díes, que non dempués de muncho, nun teniendo consideranza al so señor que n’armes y en guerra taba, fixenon la familiaridá volvese non solamente amigable mas amorosa, garrando ún del otru, so les sábanes, prestu maraviosu. Pero sintiendo qu’Osbech taba vencíu y muertu y que Basano venía arrampuñando toles coses, tomanon xuntos por partíu nun esperalu equí; mas, garrada grandísima parte de les coses d’Osbech, marchanon xuntos de secultres a Rodes, y nun vivieren munchu tiempu equí cuando Antioco enfermó de muerte. Y volviendo con él por ventura un mercader chipriota, por él mui amáu y sumamente amigu d’él, sintiéndose llegar a la fin, pensó dexa-y les sos coses y la so querida muyer. Y yá próximu a la muerte, llamó a dambos, diciéndo-yos asina: «Yo véome ensin remediu venir a menos; lo que me duel, darréu que nunca nun me prestó vivir como agora lo faigo. Y cierto ye que d’una cosa contentísimu muerro, darréu que, debiendo morrer, véome morrer nos brazos d’aquelles dos persones que yo más amo que cualquier otra qu’en mundu tea, esto ye, nos tos, perqueríu amigu, y nos d’esta muyer, a quien yo más qu’a min mesmu amé desque la conocí. Y ye cierto que llamento, qu’ella quede sintiéndose forastera y ensin sofitu y ensin conseyu, morriendo yo, y más lo llamentare entá, si nun te viere a ti, quien creo que tendrás más cuidáu d’ella pol mio amor del que de min mesmu tuviesti; y, poro, cuanto más puedo, ruégote que, si asocede que yo muerra, que les mios coses y ella te seyan recomendaes, y que de les unes y de la otra faigas lo que creas que seya consolación de la mio alma. Y a ti, queridísima muyer, ruégote que dempués de la mio muerte nun m’escaezas, col envís de que yo allá enchipame pueda de qu’equí seya amáu pola más formosa muyer qu’enxamás foi formada pola natura. Si d’estes dos coses vós me diereis entera esperanza, ensin dulda dala marchare consoláu.» L’amigu mercader, y la muyer por un igual, sintiendo estes pallabres, lloraben; y desque él calló, confortánonlu y prometiénon-y sobre la so fe faer aquello qu’él-yos rogaba, si asocediere qu’él morriera. Y esti, nun pasando muncho, finó, y ellos fixénonlu sepultar honorablemente. Darréu, pocos díes dempués, desque’l mercader chipriota despachare tolos sos negocios en Rodes y queriendo esti volver a Chipre nuna coca de catalanes qu’ende había, entrugó-y a la formosa muyer lo que quería faer, darréu qu’a él convenía-y tornar a Chipre.

»La muyer contestó-y que con elli, si-y prestaba, de bon aquel marcharía, esperando que pol amor d’Antioco diba ser tratada y mirada por él como una hermana. El mercader contestó que de tol so prestu taba contentu; y col envís de defendela de toa inxuria, que pudiere sobreveni-y enantes que tuvieren en Chipre, dixo que yera la so muyer. Y montaos na nave, y dándo-yos un camarote na popa, col envís de que los fechos nun abultaren contrarios a les pallabres, con ella, nuna camuca abondo pequeña, dormía. Y por mor d’ello asocedió lo que nin l’ún nin l’otru, al partir de Rodes, apautare: esto ye, qu’afalándolos la escuridá y la comodidá y el calor del llechu (y nun son pequeñes les sos fuercies), escaecida l’amistá y muertu l’amor d’Antioco, cuasi d’igual petite envizcaos, entamanon furgoniar xuntos, y primero qu’a Pafos llegaren, d’u yera’l chipriota, fixénonse parientes; y llegaos a Pafos, tevo bien de tiempu col mercader.

»Asocedió, por ventura, que vieno a Pafos por mor de dalguna necesidá suya un xentil home, de nome Antigono, d’edá grande mas sencia mayor, y de riqueza pequeña, darréu que, interviniendo él n’abondes coses al serviciu’l rei de Chipre, fóra-y contraria la fortuna. Y esti, pasando un día en delantre la casa au la formosa señora moraba, tando’l mercader chipriota cola so mercancía p’Armenia, pasó-y, por ventura, que vio a esta muyer a una ventana de la casa d’ella; y a esta, darréu que yera performosa, entamó mirala arremelláu y entamó a recordar qu’otra vez la viere, mas ónde de nenguna manera yera alcordase.

»La formosa muyer, que fore llargamente xuguete de la fortuna, averándose’l términu nel que los sos males debíen tener fin, cuando ella vio a Antigono, alcordóse de velu n‘Alexandría al serviciu de so pá en non pequeñu estáu; y por mor d’ello, concibiendo sópita esperanza de poder inda retornar al estáu real per aciu’l so conseyu, nun sintiendo al so mercader, tan aína como pudo, fixo llamar a Antigono. Y a esti, llegáu a ella, entrugó-y vergoñosamente si yera Antigono di Famagusta, como ella cuidaba. Antigono respondió que sí, y arriendes d’esto, dixo: «Mio señora, a min paezme reconocevos mas, por nada nun puedo recordar d’aú; polo que ruégovos, si nun vos fadia, que me reduzáis a la memoria quién sois.» La muyer, oyendo que yera él, berrando, arrefundióse-y colos brazos al pescuezu; y, dempués d’un cachu, a él, que muncho se maraviaba, entrugó-y si nunca n’Alexandría la viere. Y oyendo esta entruga, Antigono, darréu, reconoció qu’ella yera Alatiel, fía’l soldán, que creyíase que morriere na mar, y quixo fae-y la debida reverencia; mas ella nun lo consintió y rogó-y que sentare con ella un poco. Y esto fecho por Antigono, él entrugó-y reverentemente cómo y cuándo y d’ú viniere equí, darréu que per tola tierra d’Exipto teníase por cierto que s’afogare na mar yá había dellos años. A lo que dixo la muyer: «Yo bien quixere qu’asina asocediere meyor que tener la vida que tuvi, y cuido que mio pá quixere lo mesmo, si lo supiere enxamás»; y dicho esto entamó llorar maraviosamente. Polo qu’Antigono díxo-y: «Mio señora, nun vos desconsoléis primero de lo necesario; si vos presta, cuntáime les vueses desventures y qué vida foi la vuesa; por ventura, l’asuntu podrá empobinase de mou que nós-ys atopemos, col sofitu de Dios, bona compensación.» «Antigono,» dixo la formosa muyer «a min paecióme, cuando yo te vi, ver a mio pá; y afalada por aquel amor y aquella tenrura, que yo a él to obligada a tene-y, pudiéndome esconder, manifestéme énte ti. Y de poques persones podría asocedeme, desque les viere, que d’elles tuviere tan contenta cuanto to de vete y reconocete enantes qu’a nengún otru; y poro, aquello que na mio malvada fortuna siempres tuvi atapecío, a ti, como a padre, he desanubrite. Si ves, dempués que lo oyas, dalgún mou de poder volveme al mio prístinu estáu, ruégote que lo faigas; si nun lo ves, ruégote qu’enxamás digas a persona dala que me viesti o que de min sintiesti nenguna cosa.» Y esto dicho, siempre llanxendo, cuntó-y lo que-y asocediere del día qu’en Mallorca naufragó ata aquel puntu; polo qu’Antigono piadosamente entamó llorar; y dempués que pensó un cachu dixo: «Mio señora, desque oculto tevo nos vuesos infortunios quién seyáis vós, ensin falta, más querida que nunca vos he volver al vuesu pá y dempués por muyer al rei de L’Algarbe.» Y, entrugao por ella que cómo, amosó-y ordenadamente lo qu’había faer; y col envís de qu’otru nun pudiere intervenir causando tardanza, tornó darréu Antigono a Famagusta y foi al rei, al que dixo: «Mio señor, si vos presta, vós podéis d’una vez faer a vós grandísimu honor, y a min, que probe so por vós, grande provechu, ensin gran costu vuesu.» El rei entrugó cómo. Antigono entós dixo: «A Pafos llegó la formosa xoven fía’l soldán, de la qu’hebo llarga fama de que s’afogare; y sufrió, por caltener la so honestidá, grandisimos enzancos llargamente, y anguaño ta en probe estáu y desea volver con so pá. Si a vós vos prestare mandá-yla so la mio guardia, esto fore grande honor pa vós y pa min gran bien; y nun creo qu’enxamás tal serviciu se-y esceciere al soldán.»

»El rei, enguizáu por una real honestidá, respondió aína que-y prestaba; y mandando honrosamente por ella, fíxola venir a Famagusta, au la recibienon él y la reina con fiesta inestimable y con honor magníficu. Y entrugándo-y dempués el rei y la reina poles sos desventures, respondió y cuntó-yoslo too según los conseyos que-y diere Antigono. Y pocos díes dempués, demandándolo ella, el rei, con formosa y honorable compañía d’homes y de muyeres, sol gobiernu d’Antigono volvió-yla al soldán; pol que, si con fiesta foi recibida, naide nun lo entrugue, y lo mesmo Antigono con tola so compañía. Y d’esta, dempués que reposó un poco, quixo’l soldán saber cómo yera que taba viva, y aú morare tantu tiempu ensin enxamás fae-y sentir del so estáu cosa dala.


»La muyer, qu’óptimamente los conseyos d’Antigono tuviere en mente, cerca de so pá entamó falar asina: «Mio pá, cuasi’l ventésimu día dempués de la mio partida de vós, por fiera tempestá la nuesa nave, fendida, afincó en delles sableres allá en Poniente, cerca d’un llugar llamáu Agüesmuertes, una nueche; y de los homes que na nuesa nave taben, yo nun sé nin supi enxamás. De lo que m’alcuerdo ye de que, llegáu’l día y yo cuasi retornando de muerte en vida, viendo yá la esgonciada nave los de tierra y corriendo a robala de tola comarca, punxénonnos primero a min y a dos de les mios muyeres enriba la oriella, y darréu, prindaes polos mozos, quién acá con una y quién allá con otra, entamanon fuxir. Qué foi d’elles nunca nun lo supi; mas garrándome a min, resistiéndome a ellos, dos mozos, y arrastrándome peles trences, llanxendo yo siempres n’abondo, asocedió que, pasando aquellos que me basnaben un camía pa entrar nuna grandísima viesca, cuatro homes naquella hora pasaben pellí d’a caballu; y al velos los que m’arrastraben, dexándome, diénonse aína a fuxir. Los cuatro homes, que nel so fustax paecíenme bastante d’autoridá, visto esto, corrieron au yo taba y entrugánonme muncho, y yo dixi muncho, pero nin ellos m’entendienon nin yo los entendí. Ellos, dempués de llarga consulta, mangándome enriba ún de los sos caballos, aduciénonme a un monesteriu de muyeres según la so llei relixosa; y ellí, polo qu’ellos dixenon, fui por toes benignísimamente recibida y honrada siempre, y con gran devoción xunto con elles sirví de magar a ‘Santu Crescencio na Cueva’, al que les muyeres d’aquel país quieren muncho. Mas dempués que per dalgún tiempu con elles viví, y yá adeprendiendo daqué de la so llingua, entrugándome elles quién yera y d’aú, y conociendo yo ónde taba y temiendo que si la verdá dicía pudiere ser persiguida por elles como enemiga de la so llei, respondí-yos que yera fía d’un grande y xentil home de Chipre, y que mandándome a casar a Creta, por ventura, ellí fóremos llevaos y naufragáremos. Y munches vegaes n’abondes coses, por medrana a lo peor, observé les sos costumes; y entrugándome la mayor d’aquelles muyeres, qu’elles llamaben ‘abadesa’, si quería volver a Chipre, respondí-y que nada deseaba tanto. Mas ella, esmolgada pol mio honor, enxamás quixo fiame a nenguna persona que viniere a Chipre, ata que, quiciabes habrá dos meses, vinienon ellí dellos bonos homes de Francia coles sos muyeres, de los que dalgún yera pariente de l’abadesa, y sintiendo ella que diben a Xerusalem a visitar el Sepulcru, au aquel que tienen por Dios foi sepelíu dempués que los xudíos lu matanon, entós recomendóme y rogó-yos que quixeren entrégame a mio pá en Chipre. Cuánto estos xentiles homes m’honranon y con gayola me recibienon xunto coles sos muyeres llarga hestoria fore de cuntar. Xubíos, darréu, nuna nave, dempués de munchos díes, lleguemos a Pafos; y viéndome ellí aportar, nun conociendo persona nin sabiendo qué dicir a los xentiles homes qu’a mio pá queríen entregame, d’acordies colo qu’a ellos-yos impunxere la veneranda muyer, apareyóme Dios, quien seique por min s’atristayaba, sobre la oriella a Antigono naquella hora na que nós en Pafos baxábemos; y a esti llamélu yo nel intre, y na nuesa llingua, por nun ser de los xentiles homes nin de les muyeres entendida, díxi-y que como fía me recibiere. Elli entendióme darréu; y fayéndome fiesta grande, honró a aquellos xentiles homes y a aquelles muyeres según la so probe posibilidá, y aducióme al rei de Chipre, quien con honor me recibió y equí a vós me volvió, qu’enxamás nun fore yo quien a cuntalo. Si otro queda por dicir, Antigono, que munches veces m’oyó esta peripecia, que lo cunte.» Antigono entós, volviéndose al soldán, dixo: «Mio señor, cuntóvoslo asina como ella bien de veces me dixo y como aquellos xentiles homes colos que vieno me dixenon. Solamente una parte dexó de dicivos, la que yo camiento que, porque bien nun-y ta’l dicilo, lo fixo; y ello ye cuánto aquellos xentiles homes y muyeres, colos que vieno, dixenon de la honesta vida que coles relixoses muyeres tuviere y de la so virtú y de les sos emponderables costumes, y de les llágrimes y del llantu que fixenon les muyeres y los homes cuando, al restituyímela a min, se xebranon d’ella. Que d’estes coses si yo quixere dicir dafechu lo qu’ellos me dixenon, non yá’l presente día mas la siguiente nueche nun nos abastare; colo que solo se dixo cuido qu’abaste, que, según les sos pallabres amuesen y entá lo que yo pudi ver, vós podéis enchipavos de tener la más formosa fía y la más honesta y la más valerosa que cualquier otru señor que güei lleve corona.» D’estes coses fixo’l soldán maraviosísima fiesta y rogó a Dios munches vegaes que-y concediere la gracia de poder dar dignes recompenses a cualquiera de los qu’honraren la fía, y máximamente al rei de Chipre, per quien honradamente-y la volvieren; y dempués d’unos díes, desque fechos apareyar grandísimos dones p’Antigono, llicenciólu pa tornar a Chipre, dándo-y al rei per cartes y per especiales embaxadores grandísimes gracies polo que fixere pola fía. Dempués d’esto, queriendo qu’aquello qu’entamare tuviere efeutu, esto ye, qu’ella fore muyer del rei de L’Algarbe, significó-y a elli toles coses, escribiéndo-y arriendes d’ello que, si-y prestaba tenela, mandare por ella. Y d’ello fixo’l rei de L’Algarbe gran fiesta; y, mandando honorablemente por ella, recibióla gayoleru. Y ella, que con ocho homes cuasi diezmil veces xaciere, al so llau s’acostó como donciella y fíxo-y creer qu’asina yera; y dempués reina con él vivió contenta bien de tiempu. Y por eso se dixo: «Boca besada nun pierde ventura, qu’anuévase como fai la lluna.»