mércores, 22 de xuño de 2016

D'altares y sofitos

[La Voz del Trubia, xunetu 2016]

Pal llector que nun lo sepa, voi empecipiar diciendo que’l DALLA ye’l Diccionariu de l’Academia de la Llingua Asturiana, esto ye, el diccionariu normativu del asturianu actual. Xunto coles Normes Ortográfiques y la Gramática de la Llingua Asturiana, ye ún de los pegollos cimeros de la normativa actual de la llingua asturiana. Ye, amás, un diccionariu exemplar dende un puntu de vista científicu, al que s’aplicaron técniques filolóxiques actuales, como’l principiu de sustituibilidá de Seco o la torga de la circularidá o recurrencia, y que s’iguó a partir de los datos dialeutolóxicos del monumental Diccionario General de la Lengua Asturiana (DGLA) de García Arias, una compilación léxica que tardó décades en completase.  

El camín qu’a lo llargo de dellos sieglos empobinó a la fechura y asoleyamientu d’esti diccionariu percorriéronlu homes tan ilustres como’l propiu Xovellanos o dellos miembros del so círculu d’amigos, como González Posada. Tamién s’atopen nesti camín el gramáticu Junquera Huergo, autor de la primer gramática impresa del asturianu (que ye del s. XIX) o, yá en sieglu XX, figures lliteraries de primer orde, como Pepín de Pría o Fernán Coronas y, más modernamente, profesores y filólogos como Llorienzo Novo Mier, Neira, García Arias o Sánchez Vicente.

Nun voi dicir yo, faltaría más, que tengamos que tener el DALLA nun altar y veneralu como a un santu Cristu. Soi consciente de que se trata tan solo d’un diccionariu. Nun entendería, de fechu, esta postura. Anque, eso sí, la nómina de la xente a la que se debe la so esistencia ye tan notable, tan escelente, que bien merez, cuido yo, como poco, la nuestra almiración.  Sicasí, nel estremu d’esta santísima y mística postura d’adoración que toi acabante negar, atópase la contraria, que ye la del despreciu más absolutu pa con él y la so quixotesca quema ensin piedá. Y ye postura, aclaro, que tampoco nun soi entender. El qu’estes llinies escribe siempre foi, de fechu, amigu del xustu mediu de les coses.

Yo tuvi un amigu qu’enxamás desempaquetaba los pocos llibros que mercaba. Teníalos siempre nes baldes col so envoltoriu de plásticu. Y cuando-y preguntabes pa qué compraba llibros dicíate que pa mangalos nes baldes y que la xente qu’entrara en casa lu tuviera por persona respetable. Yera esti amigu de los que cuando-y quedaba la mesa coxa ponía embaxo la pata una magnífica edición con llámines a tou color de los Miserables. O si nun algamaba a un altu, facía una escalerina con dellos volúmenes de los Episodios Nacionales. Y, dacuando, llevantaba tamién la tele con un volume del Amadís de Gaula pa vela del sillón, dicía, con meyor ángulu.

Pero adelántome a dicivos que nun yera malu esti amigu míu. Si Víctor Hugo o Galdós,  o’l mesmu Rodríguez de Montalvo, salieran de la fuexa pa solo ello, nun diben tener ciertamente motivu de quexa por mor del so despreciu. Porque pa despreciar, claro vos lo digo, hai que ser consciente de que se desprecia, y facelo queriendo.


N’otros casos, sicasí, la hipotética resurreición de los muertos nun ye seguro que se llevara a cabu de manera tan pacífica. Yo, de fechu, nun xugaría col más allá, y menos col gruesu volume del DALLA. Porque, por poner un exemplu, si por acasu a dalguién se-y fixera presente la pantasma de Xovellanos y, garrando l’exemplar del DALLA col que-y dio por sofitar l’ordenador,-y lu aventara a la cabeza, podría ser que la broma acabara colos sos güesos nel HUCA. O, nel peor de los casos (cosa que yo nun deseo), col alma nos infiernos…