xoves, 2 de xuño de 2016

Decamerón II, 5 (Boccaccio)


[II.5] A Andreuccio da Perugia, llegáu a Nápoles a mercar caballos, asocéden-y nuna nueche tres graves desgracies, y salvándose de toes elles, vuelve pa so casa con un rubín.



—Les piedres atopaes por Landolfo —entamó Fiammetta, a la que-y tocaba la vez del novelar— traxénonme a l’alcordanza una novela que nun contién menos peligros que la narrada por Lauretta, mas ye tan diferente d’ella, cuanto aquellos asocedienon seique nunos años y estos otros nel espaciu d’una sola nueche, como vais oyer.

»Hebo, según oyí, en Perugia, un mozu que tenía por nome Andreuccio di Pietro, tratante de caballos; quien, oyendo qu’en Nápoles había bon mercáu de caballos, metiendo na bolsa cincocientos florinos d’oru (y nun tuviere nunca enxamás afuera de casa) marchó p’allá con otros mercaderes: au llegó un domingu al atapecer; ya informáu pol so posaderu, a la mañana siguiente, baxó al Mercáu, y vio munchos, y prestánon-y abondos, y tevo tratu sobre bien d’ellos; y nun se pudiendo poner d’alcuerdu con nengún, p’amosar que fore comprar, como rudu y poco cautu, munches vegaes en presencia d’aquellos colos qu’andaba y venía sacó afuera la bolsa de florinos que tenía. Y tando nestos tratos, amosando él la so bolsa, asocedió qu’una moza siciliana performosa, mas dispuesta por pocu preciu a complacer a cualquier home, ensin vela él, pasó al so llau y vio-y la bolsa y, d’esmenu, dixo pa sí: «¿Quién tuviere meyor que yo si estos cuartos foren mios?» y pasó alantre. Taba con esta moza una vieya tamién siciliana, que, desque vio a Andreuccio, dexando siguir a la moza, corrió a abrazalu afeutuosamente; y viendo esto la moza, ensin dicir nada, poniéndose a parte, entamó esperala. Andreuccio, volviéndose a la vieya, y conociéndola, fíxo-y gran fiesta, y prometiéndo-y ella dir al so albergue, ensin dar muncho la llápara, marchó, y Andreuccio volvió al negociu, mas nun compró nada pela mañana. La moza, que viere primero la bolsa d’Andreuccio y dempués la familiaridá pa con él de la so vieya, por tentar si mou dalgún pudiere atopar d’algamar aquellos cuartos, o toos o en parte, cautamente escomenzó entruga-y quién fore él o d’ú y qué faía ellí y cómo lu conocía. Y ella díxo-y toles coses, en detalle, de los fechos d’Andreuccio, talamente como si-y lo dixere elli mesmu, como quien llargamente en Sicilia col padre d’él, y dempués en Perugia, tuviere, y cuntó-y por un igual aú paraba y por qué viniere.

»La moza, informada dafechu del parentáu d’él y de los nomes, pa fornir al so petite con una sutil malicia, encontió nesto la so intención; y volviendo a casa, dio xera a la vieya pa tol día, col envís de que nun pudiere volver a Andreuccio; y garrando una criadina suya, a la qu’adomare perbién pa servicios talos, mandóla al atapecer al albergue au Andreuccio quedaba. Y ella, desque ellí llegó, y atopándolu a él solu, por ventura, a la puerta, entrugó-y por él mesmu. Y diciéndo-y él que yera aquel, ella, llevándolu a parte, díxo-y: «Señor, una xentil dama d’esta tierra, si vos prestare, falaría con vós de bon aquel.» Y viéndola esti, y considerándose, y paeciéndo-y ser bon mozu, atalantó qu’esta dama debía tar namorada d’él, como si meyor mozu qu’él nun s’atopare entós en Nápoles, y arrespondió llueu que taba apareyáu y entrugó-y aú y cuándo esta dama quedría falar con él. A lo que respondió la criadina: «Señor, cuando vos preste venir, ella espéravos en so casa.»

»Andreuccio aína, y ensin dicir un res nel albergue, dixo: «Vete delantre, yo vo tres de ti.» Y la criadina empobinólu a casa d’ella, y moraba nun llugar llamáu Malpertugio, que cuanto seya honestu llugar el nome mesmu lo demuestra. Mas él, nada d’esto sabiendo nin sospechando, cuidando per un honestísimu sitiu andar, y a una honrada muyer, ensin procuru, entrando la criadina delantre, entró en so casa; y xubiendo peles escaleres, llamando yá la criadina a la so señora y diciéndo-y: «Equí ta Andreuccio», viola enriba la escalera asomase y esperalu. Ella yera entá abondo nueva, grande de la persona y con formosísimu rostru, vistida y orniada mui honradamente; y, n’averándose a ella Andreuccio, ella, a la so escontra, amiyó tres pasales colos brazos abiertos, y chándose-y al pescuezu tevo un cachu ensin dici-y nada, como d’escomandada tenrura torgada; dempués, esllagrimando, besó-y la frente y con voz daqué roto dixo: «¡Oh, mio Andreuccio, sé bien veníu!»

»Esti, maraviándose de tan tienres caricies, ablucáu dafechu, contestó: «¡Mio señora, séi vós la bien afayada!» Ella dempués, garrándolu pela mano, llevólu arriba a la so sala y d’ellí, ensin dicir pallabra, entró con él na so cámara, que de roses, de flores d’azahar y d’otros arumes golía dafechu, onde elli vio un formosísimu llechu encortináu y munchos paños arriba pelos varales, según costume d’allá, y otros mui formosos y ricos arreos; y por mor d’ello, como nuevu, firmemente creyó qu’ella debía ser non menos qu’una gran señora. Y, sentándose enriba un arcón que taba al pie del so llechu, entamó fala-y asina: «Andreuccio, yo to mui cierta de que tu maravíeste poles caricies que yo te faigo y poles mios llágrimes, como aquel que nun me conoz y, por ventura, nunca nun m’oyesti faer alcordanza. Mas vas oyer aína cosa que más te fadrá, seique, maraviar, como ye que yo seya la to hermana; y dígote que, darréu que Dios me fixo tanta gracia qu’enantes de la mio muerte vi dalgún de los mios hermanos, magar deseo vevos a toos, nun he morrer n’hora que consolada nun muerra. Y si tu quiciabes esto enxamás nun oyesti, vo dicítelo yo. Pietro, mio pá y tuyu, como cuido que tu pudiesti saber, moró llargamente en Palermo, y pola so bondá y prestosidá foi y entá ye amáu enforma polos que lu conocienon. Mas ente los otros que lu amanon muncho, mio ma, que foi xentil dama y entós yera vilba, foi aquella que más lu amó, tanto que, depuesta la medrana de so pá y de los hermanos y del so honor, de tal xeitu con él se familiarizó, que nací yo y equí to como me ves. Dempués, llegada la ocasión a Pietro de marchar de Palermo y de tornar a Perugia, a min, con mio ma, dexóme mui neña, y más nunca, polo que yo sentí, nin de min nin d’ella s’alcordó: polo que yo, si mio padre nun fore, muncho lu arreprendiere teniendo en cuenta la ingratitú qu’amosó pa con mio ma (y dexamos pa prau l’amor qu’a min como a la so fía non nacida d’una criada nin de vil muyer debía teneme), quien les sos coses y a sí mesma por un igual, ensin d’otra miente saber quién fore él, dexó nes sos manes afalada por fidelísimu amor. Pero ¿ello qué ye? Les coses mal feches y pasaes cuantayá son abondo más fáciles d’arreprender que d’enmendar: asina fonon, sicasí, les coses. Elli dexóme neñina en Palermo, au, medrada cuasi como so, mio ma, que yera muyer rica, diome por muyer a ún de Gergenti, home xentil y de bien, quien por amor de mio ma y de min vieno vivir a Palermo; y ellí, como aquel que ye mui güelfu, escomenzó tener dalgún tratu col nuesu rei Carlos. Lo que, sintiéndolo’l rei Federico primero que se pudiere llevar a efeutu, foi razón de faelu fuxir de Sicilia cuando yo esperaba ser la mayor señora qu’enxamás hebo naquella islla; d’onde, garraes aquelles poques coses que podíemos garrar (poques digo con respeuto a les munches que teníemos), dexaes les tierres y los palacios, nesta tierra nos refuxemos, au’l rei Carlos atopemos pa con nós tan agradecíu que, restauraos en parte los daños que por él recibiéremos, dionos posesiones y cases, y da de contino al mio maríu, y el to cuñáu que ye, bones provisiones, como vas poder ver. Y d’esta manera to equí, au yo, pola bona mercé de Dios y non de to, mio dolce hermanu, te veo.» Y dicho asina, volvió abrazalu de nuevo ya inda esllagrimando tienramente besó-y la frente. Andreuccio, oyendo esta fábula tan ordenadamente, tan compuestamente dicha por ella, a la qu’en nengún momentu morría la pallabra ente los dientes nin s’empapiellaba, y recordando que yera verdá que so pá tuviere en Palermo y conociendo por sí mesmu les costumes de los mozos, que de bon aquel amen na so xuventú, y viendo les tienres llágrimes, l’abrazar y los honestos besos, tevo lo qu’ella dicía más que por verdadero: y dempués qu’ella calló, díxo-y: «Mio señora, nun vos debe paecer gran cosa si me maravío: darréu que, en verdá, seya que mio pá, polo qu’elli lo fixere, nun falare enxamás de la vuesa madre nin de vós, o seya que, si elli faló, a la mio noticia nun llegare, yo por min nenguna conciencia tenía de vós, talamente como si nun esistiereis; y yeme tanto más caro atopar equí a la mio hermana, cuanto yo más solu to y menos esto esperaba. Y en verdá yo nun conozo home de tan alta posición al que vós nun debiereis ser querida, y menos a min que so tan solo un pequeñu mercader. Pero una cosa vos ruego que m’aclariéis: ¿cómo supiestis vós que yo tuviere equí?» A lo qu’ella respondió: «Esta mañana fíxomelo saber una probe paisana que me visita muncho, darréu que col nuesu pá, polo qu’ella me diz, tevo llargamente en Palermo y en Perugia; y si nun fore que m’abultaba más honesto que tu vinieres a min a to casa, que non yo a ti a la d’otros, cuantayá que yo fore a ti.» Dempués d’estes pallabres ella entamó distintamente a entrugar por tolos sos parientes pol nome, y respondió-y de toos Andreuccio, creyendo por mor d’esto entá más aquello que menos-y convenía creyer. Y siendo los razonamientos llargos y el calor grande, ella fixo venir vinu griego y llambionaes y fixo dar de beber a Andreuccio; quien, dempués d’esto, queriendo marchar, darréu que yera hora de cenar, de nenguna manera lo permitió ella, sinón que poniéndo-y cara de noxase enforma, abrazándolu, dixo: «¡Ai probe de min, qu’abondo claro conozo yo lo poco que me quies! ¿Quién va pensar que teas con una hermana tuya nunca vista por ti, y en so casa, au, cuando viniesti equí, debiesti desmontar, y que quieras salir d’ella pa dir cenar al albergue? En verdá qu’has cenar conmigo; y magar nun tea’l mio maríu, lo que llamento enforma, sabré bien, como muyer, faete un poco d’honor.» Y Andreuccio, nun sabiendo qué responde-y, díxo-y: «Soisme tan querida cuanto debe selo una hermana, mas si nun marcho, van esperame tola nueche pa cenar y cometeré una villanía.» Y ella entós dixo: «Lloáu seya Dios, ¡como si yo nun tuviere en casa per quién mandar a dicir que nun t’esperen! Inda que bastante mayor cortesía fixeres, y debieres, mandando a dicir a los tos compañeros que vinieren equí a cenar, y dempués, si quixeres marchar, podríeis toos marchar en compañía.» Andreuccio respondió que de los sos compañeros nada nun quería aquella nueche, mas, darréu que tamién-y prestaba, fixere d’él al so placer. Ella entós fixo como que mandare a dicir al albergue que nun lu esperaren pa cenar; y darréu, dempués de munchos otros razonamientos, sentándose a la cena, y sirvíos espléndidamente de bien de viandes, fíxola durar astutamente ata en siendo nueche escuro; y llevantándose de la mesa y queriendo marchar Andreuccio, ella dixo que de nenguna manera diba permitilo, darréu que Nápoles nun yera ciudá d’andar per ella pela nueche, y más inda un forasteru; y qu’asina como mandare a dicir que nun lu esperaren pa la cena, asina fixera col albergue por un igual. Elli, creyendo esto y prestándo-y, engañáu pol falsu esfotu, quedar con ella quedó. Fonon, darréu, dempués de la cena los razonamientos munchos y llargos, y non ensin razón calteníos; y pasando yá una parte la nueche, ella, dexando a Andreuccio dormir na so cámara con un mocín que lu axudare si quería daqué, marchó coles sos muyeres a otra cámara. Yera’l calor grande: y por mor d’ello, Andreuccio, viéndose quedar solu, quedó aína en xugón y quitó les calces y púnxoles na cabecera la cama; y requiriendo’l natural usu de tener que descargar el superfluu pesu del vientre, ónde se fixere aquello entrugó a aquel mocín, que nún de los rincones de la cámara amosó-y una puerta y dixo: «Díi ehí dientro.»

»Andreuccio, que pasare adientro con seguridá, foi poner, por ventura, el pie enriba una tabla, que, desclavada pela parte contrapuesta del trabe sobre’l que taba, y entornando darréu, dio embaxo con él en xunto: y tanto lu amó Dios, que nun se mancó na cayida, magar cayere de bien alto, mas enrabóse tou cola porquería de lo que’l llugar taba enllenu. Y esti llugar, col envís de qu’entendáis meyor aquello que se dixo y lo que sigue, vo mostravos cómo yera. Elli taba nun caleyón estrechu, como davezu lu vemos ente dos cases: sobre dos pequeños trabes, puestos ente una casa y la otra, clavárense delles tables y punxeren el sitiu pa sentase, y cola qu’él cayó yera una d’estes tables. Alcontrándose, darréu, allabaxo nel caleyón, Andreuccio, doliosu pola gochada, entamó llamar al mocín; mas el mocín, cuando lu sintiere cayer, corriere a dicí-ylo a la señora. Y esta, corriendo a la so cámara, buscó aína si taba ellí la so ropa; y atopao la ropa y con ello los cuartos, los qu’él nun s’esfotando llevaba a lo tonto y a lo bobo siempre enriba, teniendo aquello pa lo qu’ella, de Palermo, fayéndose hermana d’un perusín, entamare la falcatrúa, nun s’esmoleciendo más por él, foi llueu a pesllar la puerta pela qu’él saliere cuando cayó.

»Andreuccio, nun-y respondiendo’l mocín, entamó llamar más fuerte: mas de nada-y valía. Polo qu’él, yá sospechando y entamando tarde a decatase del engañu, y xubiendo enriba una muria pequeña que xebraba aquel caleyu de la cai y baxando al camín, foi a la puerta la casa, que reconoció perbién, y equí picó llargamente en devanéu y esmenóla muncho y golpióla. Y llanxendo, como aquel que clara vía la so desventura, entamó dicir: «Ai probe de min, ¡en qué pocu tiempu perdí cincocientos florinos y una hermana!» Y dempués de munches otres pallabres, entamó de nuevo a firir la puerta y a glayar; y tanto lo fixo, que munchos de los circunstantes vecinos, espiertos, y nun pudiendo sufrir la molestia, llevantánonse; y una de les sirvientes de la muyer, qu’abultaba dormiyosa dafechu, acercándose a la ventana dixo inxuriosamente: «¿Quién pica allabaxo?» «¡Oh!» dixo Andreuccio «¿nun me conoces, ne? So Andreuccio, hermanu de la señora Fiordaliso.» A lo qu’ella respondió: «Bon home, si chumesti por demás, vete dormir y vuelvi pela mañana; yo nun sé qué Andreuccio nin qué chancies son estes que tu dices; vete en bona hora y déxame dormir, si te presta.» «¿Cómo» dixo Andreuccio ≪que nun sabe lo que digo? Ciertamente sí lo sabe; mas si son asina los parentescos de Sicilia, qu’en tan pocu términu s’escaecen, volvéime a lo menos la mio ropa, que dexé ehí, y marcharé con Dios de bon aquel.» Y ella, cuasi riendo, díxo-y: «Bon home, abúltame que suañes», y el dicir esto y el volver adientro y zarrar la ventana foi una cosa. De lo qu’Andreuccio, yá perciertu de los sos males, foi cuasi empobináu pol dolor a convertir en rabia la so gran ira, y per aciu la inxuria propúnxose reclamar aquello que per aciu les pallabres nun yera recuperar; polo que, de mano, garrando un morrillu grande, con muncho mayores güelpes que primero entamó fieramente a percutir la puerta. Y munchos de los vecinos espiertos y llevantaos d’enantes, cuidando que fore dalgún impresentable que finxía estes pallabres p’amolar a aquella bona muyer, fadiaos pol so picar, y asomaos a les ventanes, non otramiente qu’un can forasteru tolos de la comarca lladren tres d’él, escomenzanon dicir: «Ye una gran villanía venir a esta hora a casa de les bones muyeres y dicir estes chancies; ¡bah! vete con Dios, bon home; déxanos dormir, si te presta; y si tienes daqué que tratar con ella, vuelvi mañana, y nun nos deas esta molestia esta nueche.»

»Y con estes pallabres seique apaciguáu, ún que taba en dientro la casa, rufián de la bona muyer, al qu’elli nin viere nin sintiere, asomóse a les ventanes y con una voz grueso, espantible y fiero dixo: «¿Quién ta ehí abaxo?» Andreuccio, llevantando la tiesta a aquella voz, vio a ún que, polo poco que pudo comprender, paecía tener que ser un gran pelgar, con una barba prieta y mesta na cara, y como si de la cama o de suañu perfondu se llevantare, abociaba y resfregaba los güeyos: a lo qu’elli, non ensin llercia, respondió: «Yo so un hermanu de la señora d’ehí dientro.» Mas aquel nun esperó qu’Andreuccio finare la respuesta, sinón qu’abondo más recio que primero dixo: «Nun sé por qué me tengo y nun baxo allá, y nun te do bien de bastonazos ata ver que nun te mueves, pollín fadiu y enfiláu que debes ser tu, qu’esta nueche nun vas dexar dormir a naide»; y volviendo dientro zarró la ventana. Dellos de los vecinos, que conocíen meyor la condición d’aquel, falando en voz baxo con Andreuccio dicíen: «Por Dios, bon home, ve con Dios, nun quieras qu’esta nueche te mate esti: vete pol to bien.» Polo qu’Andreuccio, apavoriáu pola voz d’aquel y pola vista y emburriáu polos conseyos d’aquellos que-y paecía que falaren afalaos pola caridá, doliosu cuanto enxamás dengún otru y desesperáu de los sos cuartos, contra aquella parte onde de día siguiere a la criadina, ensin saber ónde dir, garró’l camín pa volver al albergue.

»Y desprestándose a sí mesmu pol fedor que d’él mesmu-y llegaba, deseosu d’aportar al mar pa llavase, torció a manzorga y entamó baxar per una cai llamada la Ruga Catalana. Y andando contra l’altu de la ciudá, por ventura, vio énte sí a dos que veníen a la so escontra con una llinterna na mano, y temiendo qu’estos nun foren de la guardia de la corte o otros homes dispuestos a faer mal, por fuxir d’ellos, escondióse seliquino nun chamizu que vio ellí cerca. Mas estos, como si a aquel mesmu llugar los unviaren, entranon naquel mesmu chamizu; y equí ún d’ellos, descargando delles ferramientes que llevaba en sen, entamó mirales xunto col otru, diciendo delles coses sobre elles. Y mientres parllaben, dixo ún: «¿Qué quier dicir esto, hom? Siento los mayores fedores qu’enxamás me paez que sentí»; y dicho esto, alzada daqué la llinterna, vienon al probetayu d’Andreuccio y, ablucaos, entruganon: «¿Quién ta ende?» Andreuccio callaba, pero ellos, acercándose cola lluz, entrugánon-y qué coimes faía ellí: y Andreuccio cuntó-yos dafechamente lo que-y asocediere. Y ellos, imaxinando aú-y pudiere asoceder aquello, dixenon ente sí: «De xuru, ello foi en casa esi pelgar de Buttafuoco.» Y volviéndose a él, díxo-y ún: «Bon home, inda que perdieres los tos cuartos, tienes muncho polo que lloar a Dios por que t’asocediere que cayesti y nun pudiesti dempués volver a entrar en casa: darréu que, si nun cayeres, has tar seguru de que, en cuantes que te durmieres, diben matate y, colos cuartos, perdieres la persona. Mas ¿de qué val llorar agora? Y menos vas poder recuperar un denariu qu’algamar les estrelles del cielu: y bien podríen matate, si aquel siente que dices pallabra d’ello.» Y dicho esto, falando daqué ente ellos, dixénon-y: «Mira, sentimos compasión por ti y, poro, si quies venir con nós a faer una cosa na qu’andamos, ello paeznos ser mui cierto que la parte que te tocare valdría muncho más que lo que perdiesti.» Andreuccio, como deseperáu que taba, respondió que taba prestu. Enterrárese aquel día un arzobispu de Nápoles, llamáu micer Filippo Minutolo, y sepultárenlu con riquísimos ornamentos y con un rubín en deu que valía más de cincocientos florinos d’oru, y qu’estos queríen dir robar; y asina-y lo fixenon ver a Andreuccio. Y Andreuccio, más cobiciosu qu’aconseyáu, púnxose con ellos en camín; y andando contra la ilesia mayor, fediendo muncho Andreuccio, dixo ún d’ellos: «¿Nun podemos atopar mou de qu’esti se llave un poco onde seya, pa que nun fieda tan fieramente?» Dixo l’otru: «Sí, nós tamos cerca d’un pozu nel que suel siempre tar la roldana y un calderu grande; vamos allá y llavámoslu darréu.» Xunta esti pozu atopanon que la cuerda taba, mas que llevaren el calderu: polo que deliberanon atalu a la cuerda y baxalu al pozu, y qu’él ellí embaxo se llavare y, en tando llaváu, tirare de la cuerda, qu’ellos lu sacaríen; y asina lo fixenon. Y asocedió que, dempués que lu baxaren al pozu, dalgunos de los guardies de la señoría, por mor del calor o porque corrieren tres de dalgún, teniendo sede, vinienon beber a aquel pozu: y cuando los vienon aquellos dos, de secuti, entamanon fuxir, nun los viendo los guardies que veníen a beber.

»Y tando yá llaváu nel fondu’l pozu Andreuccio, esmenó la cuerda. Y aquellos, con sede, puestos embaxo los sos escudos y les sos armes y les sos gonielles, escomenzanon tirar de la cuerda cuidando que d’aquella colgaba’l calderu enllenu d’agua. Cuando Andreuccio se vio cerca la boca’l pozu, asina, dexada la cuerda, chose coles manes sobre aquella. Y viendo ellos esto, prindaos por sópita medrana, ensin más dicir dexanon la cuerda y entamanon fuxir cuanto pudienon: de lo qu’Andreuccio maravióse enforma, y si él nun se suxetare bien, cayera a lo fonderu’l pozu seique non ensin gran dañu suyu o muerte; mas salió d’él y atopaes aquelles armes, qu’él sabía que nun llevaren los sos collacios, entamó maraviase inda más.

»Mas medrosu y nun sabiendo de qué, doliéndose por mor de la so fortuna, ensin nada tocar, deliberó marchar d’ellí: y andaba ensin saber aú. Y andando asina vieno alcontrase colos dos compañeros sos, que veníen sacalu del pozu; y desque lu vienon, maraviándose enforma, y entrugánon-y quién lu sacare del pozu. Andreuccio respondió que nun lo sabía, y cuntó-yos ordenadamente lo que-y asocediere y lo qu’atopare afuera’l pozu. Polo qu’ellos, dcatándose de lo que fora, cuntánon-y riendo por qué fuxeren y quién yeren aquellos que lu sacaren. Y ensin más pallabres, siendo yá medianueche, fonon a la ilesia mayor, y entranon nella mui selemente y fonon al sepulcru, que yera de mármole y pergrande; y col so fierru llevantanon la cobertoria, que yera mui pesada, tanto cuanto necesitaben pa qu’un home fore quien a entrar, y apuntalánonla. Y fecho esto, entamó dicir ún d’ellos: «¿Quién entra en dientro?» A lo que l’otru respondió: «Yo non.» «Nin yo» dixo él «pero qu’entre Andreuccio.» «Esto nun lo fadré yo» dixo Andreuccio. Y vueltos pa él entrambos, dixénon-y: «¿Cómo que nun vas entrar? A fe de Dios, que si tu nun entres, vamos date tantos d’ún d’estos palos de fierro sobre la tiesta, que fadrémoste cayer muertu.» Andreuccio, temiendo, entró, y de la qu’entraba pensó pa sí: «Estos fáenme entrar pa engañame, que, desque-yos dea toles coses, mientres que tea tratando de salir del sepulcru, marcharán a los sos asuntos y quedaré ensin nada.» Y, poro, pensó quedar de mano cola parte suya; y alcordándose del guapu aniellu del que-ys oyere falar, una y bones baxó, quitó-ylu del deu al arzobispu y púnxolu él; y dempués dio-yos el pastoral y la mitra y los guantes y espoyándolu ata de la camisa, too-yos lo dio diciendo que nun había más nada. Y ellos, afirmando que debía tar l’aniellu, dixénon-y que guetare per dayures: mas él, respondiendo que nun lu atopaba y fayendo como que buscaba, tevo un cachu esperándolos. Y ellos que, d’otru llau, yeren tan maldadosos como él, diciéndo-y que guetare bien, nel so momentu, quitanon el puntal que sofitaba la cobertoria la sepultura, y, fuxendo, dexánonlu dientro enzarráu. Y sintiendo esto Andreuccio, lo qu’el atalantó ye quien cualquiera a imaxinalo. Él tentó bien de veces, cola cabeza y col llombu, d’alzar la cobertoria, pero fatigábase en devanéu: polo que, de grave dolor vencíu, dándo-y mal, cayó sobre’l muertu cuerpu del arzobispu; y quien entós lu viere mal conociere quién taba más muertu, si l’arzobispu o él. Mas dempués que recordó, entamó llanxir escomanadamente, viendo qu’equí, ensin dulda, a una de dos fines tenía que llegar: o naquella sepultura, nun viniendo naide más a abrila, morría de fame y de fedores ente los vierbes del muertu cuerpu, o viniendo daquién y atopándolu en dientro, lu colgaben como lladrón. Y pensando en fechos talos y tando doliosu por demás, sintió andar xente pela ilesia y falar a munches persones, les que, como él atalantaba, andaben a faer lo qu’elli colos sos compañeros fixere yá: polo que la medrana creció-y enforma.

»Mas dempués qu’aquellos tuvienon el sepulcru abiertu y apuntaláu, cayenon na cuestión de quién debía entrar, y nengún d’ellos quería faelo; sicasí, dempués d’una llarga discusión, dixo un cura: «¿Qué mieu tenéis vós? ¿Cuidáis que va comevos? Los muertos nun comen a los homes: yo entraré dientro, yo.»

»Y asina dicho, puestu’l pechu sobre l’arba’l sepulcru, volvió la tiesta afuera y metió en dientro les piernes pa baxar al fondu. Andreuccio, viendo esto, poniéndose en pie y garrando’l cura per una de les piernes, fixo como que quería arrastralu embaxo. Y, sintiendo esto’l cura, pegó una glayida grandísima y arrefundióse darréu afuera’l sepulcru, y apavoriaos dafechu los otros por mor d’ello, dexando abiertu’l sepulcru, entamanon fuxir non d’otra miente que si los escorrieren cien mil diaños. Y viendo esto Andreuccio, gayoleru más de lo qu’esperaba, llanzóse d’esmenu afuera y pel camín pel que viniere salió de la ilesia; y acercándose yá’l día, andando con aquel aniellu en deu a l’aventura, llegó a la marina y d’equí baxó al so albergue; au atopó que los sos compañeros, y el posaderu, tuvieren tola nueche esmolecíos polo que-y pasare. Y cuntándo-yos a estos lo que-y asocediere, paeció pol conseyu del so posaderu que, nel intre, debía marchar de Nápoles; lo que fixo bien llueu, y volvió a Perugia, ya invirtiere lo so nun aniellu, u fore a mercar caballos.