xoves, 23 de xuño de 2016

Decamerón III, 6


[III,6] Ricciardo Minutolo ama la muyer de Filippello Sighinolfi; y esti, viéndola celosa, diciéndo-y que Filippello a otru día va alcontrase cola muyer d’él nun bañu, fai qu’ella vaiga allá, y cuidando ella tar col home atopa que tevo con Ricciardo.



Nada-y quedaba por dicir a Elissa, cuando, emponderada la xagacidá del Curiosu, la reina ordenó a Fiammetta que procediere con una; y ella, risondera dafechu, respondió:

—Mio señora, de bon aquel —y empecipió—. Daqué convién salir de la nuesa ciudá (que como de toles otres coses ye abondosa, yelo d’exemplos a toa materia) y, como Elissa fixo, cuntar dalgo de les coses que pel mundu asocedienon, y por mor d’ello, pasando a Nápoles, cómo una d’estes beates, que tan esquives al amor s’amuesen, foi pol inxeniu d’un amante suyu llevada a sentir el frutu l’amor primero que les flores conociere; lo que, al empar, ha recomendavos procuru nes coses que puen asoceder y ha apurrivos prestu coles asocedíes. En Nápoles, ciudá pervieya y seique tan prestosa, o más, que cualquier otra n’Italia, hebo un mozu preclaru pola nobleza’l so sangre y espléndidu poles sos munches riqueces, que llamábase Ricciardo Minutolo. Y esti, non ostante tuviere por muyer una formosísima y graciosa moza, namoróse d’una que, d’acordies cola opinión de toos, pasaba llargamente en guapura a toles otres dames napolitanes, y llamáben-y Catella, muyer d’un mozu igualmente home xentil, llamáu Filippel Sighinolfo, a quien ella, honestísima, más que nada amaba y quería. Amando, darréu, Ricciardo Miniatolo a esta Catella, y obrando toes aquelles coses peles que la gracia y l’amor d’una muyer deben poder conquistase y, con too ello, nun siendo p’algamar un res no que faía al so deséu, cuasi deseperaba; y del amor nun sabiendo o nun pudiendo desarreyase, nin morrer sabía nin-y aprovechaba’l vivir. Y tando en disposición tala, asocedió que por delles muyeres, que yeren parientes sos, foi un día afaláu por demás a que dexare’l tal amor, darréu que, en baldre lu fatigaba, porque Catella nengún otru bien tenía que Filippello, del qu’ella vivía tan celosa que tou páxaru que pel aire esnalaba creyía que diba quitá-ylu. Ricciardo, oyendo de la celosía de Catella, d’esmenu, entamó mou de satisfaer los sos prestos y empecipió amosase desesperáu del amor de Catella y que, por mor d’ello, n’otra xentil dama lu punxere; y por amor d’ella entamó amosase fayendo armes y xustando y fayendo toes aquelles coses que por Catella avezaba faer. Y nun lo fixere munchu tiempu cuando yá cuasi tolos napolitanos, y Catella tamién, teníen n’ánimu que sumamente amare non a Catella mas a esta segunda muyer; y tanto perseveró nesto, que tan por cierto de toos se tenía, que, non yá otres, sinón la propia Catella, dexó la esquivez que con él gastaba pol amor que solía tene-y y, familiarmente, como vecín, diendo y viniendo, saludábalu como faía colos otros. Y asocedió que, siendo’l tiempu calorosu, munches compañíes de señores y de caballeros, d’acordies col usu de los napolitanos, fonon a divertise a la vera la mar y a comer y a cenar, y Ricciardo, sabiendo que Catella fore cola so compañía, foi p’allá, del mesmu mou, cola so compañía, y na compañía de les dames de Catella foi recibíu, fayéndose muncho de rogar primero, como si nun allampiare por quedar. Ellí les muyeres, y Catella xunto con elles, entamánonla con él, burllándose del so nuevu amor, del qu’él, amosándose amburiáu, más-yos daba materia de que falar. A la llarga, diendo una muyer acá y la otra allá, como se fai nestos llugares, quedando Catella con poques onde Ricciardo taba, llanzó-y Ricciardo a ella un comentariu d’un ciertu amor de Filippello, el so home, polo qu’ella entró en sópita celosía y per dientro entamó arder dafechu de deséu de saber lo que Ricciardo quixere dicir. Y dempués que per un cachu se caltevo, nun pudiendo caltenese más, rogó a Ricciardo que, por amor d’aquella muyer qu’él más amaba, que-y prestare aclaria-y lo que dixere de Filippello. Y díxo-y esti: «Vós esconxuréstisme por persona pola que nun oso negavos cosa que vós me demandéis, y por ello, to prestu a dicívoslo, solo con que vós me prometáis nun falar pallabra nin con él nin con otru, sinón cuando pel efeutu veréis ser cierto lo que yo vos cuntaré, que, cuando queriáis, enseñarévos cómo podréis velo.» A la muyer paeció-y bien lo qu’él pidía y más entá creyó que yera verdá, y xuró-y nun lo dicir enxamás. Puestos, darréu, nun partaz, pa que nun los oyeren otros, Ricciardo entamó dicir asina: «Mio señora, si yo vos amare entá como vos amé, nun m’atreviere a dicivos dalgo que creyere poder cafiavos; mas, darréu qu’aquel amor pasó, curiaré menos de desanubrivos la verdá de les coses. Nun sé si Filippello tomó enxamás a ultrax l’amor que yo vos tenía, o si tien la creencia de que dacuando m’amestis; mas fore esto o non, a la mio persona, nada nun mostró enxamás. Mas agora, seique esperando’l tiempu nel que creyó que yo tendría menos sospeches, amuesa querer faeme aquello que duldo qu’él nun tema que yo-y fixere a él, esto ye, querer tener pal so prestu la mio muyer; y polo que yo atopo, él tienla solicitao d’hai non munchu tiempu ata agora, mui de secultres, con bien d’embaxaes, que de toes supi per ella, y ella dio-y les respuestes d’acordies colo que yo-y mandé. Mas xusto esta mañana, enantes de venir equí, atopé en casa, cola mio muyer, una paisana n’estrechu conceyu, qu’abultóme darréu que fore lo que de fechu yera, polo que llamé a la mio muyer y entrugué-y polo qu’aquella quería. Y ella díxome: ‛Esti ye l’obleru de Filippello, al que tu, al da-y respuestes y da-y esperances, fixéstime cayer enriba; y diz que quier saber dafechu lo que yo entiendo faer y qu’él, si yo quixere, fixera que yo pudiere tar secretamente nun bañu d’esta ciudá; y, con esto, ruégame y fádiame; y si nun fore porque tu me fixesti, nun sé por qué, tener estos tratos, quitáramelu d’enriba de mou talu qu’él enxamás nun diba poner la mirada onde yo tuviere.’ Entós paecióme qu’esti fore yá endemasiao llonxe y que nun podía aguantase más, y qu’había dicívoslo, col envís de que vós conociereis qué premiu recibe la vuesa íntegra fe pela que yo hubi morrer. Y pa que vós nun creáis qu’esto son pallabres y fábules, sinón que podáis, cuando vos venga en gana, abiertamente ver y tocar, fixi a la mio muyer dar a aquella que la esperaba esta respuesta: qu’ella taba presta a tar mañana, contra nona, cuando la xente duerme, nesti bañu; colo que la paisana marchó percontenta. Agora nun creo que creáis que vaiga mandala ellí; mas si yo tuviere nel vuesu llugar, fixere qu’él s’atopare conmigo en cuenta d’aquella cola que cuida atopase, y en tando un tiempu con elli, fixére-y decatase de con quién tevo y fadría-y l’honor que-y conviniere; y fayendo esto, creo que se-y fixera tanta vergoña, qu’al empar, la inxuria qu’a vós y a min nos quier faer, fore vengada.» Catella, oyendo esto, ensin tener consideranza dala a quién yera aquel que-y lo dicía o a los sos engaños, según la costume de los celosos, dio d’esmenu fe a les pallabres, y empecipió rellacionar con esti fechu ciertes coses yá pasaes; y, encesa de sópita ira, respondió qu’ella diba faelo ciertamente, desque nun yera tan grande fatiga faelo, y que, de xuru, si él diba allá, diba fae-y pasar vergoña tala, que siempre que viere dalguna muyer fadría alcordanza d’aquello. Ricciardo, contentu con esto, y paeciéndo-y que’l so entamu fore bonu y ello saliéra-y bien, con munches otres pallabres, confirmóla nello, y fixo l’esfotu mayor, rogándo-y, sicasí, que nun dixere enxamás que lo oyere d’él; y ella prometió-ylo sobre la so fe.

»A la mañana siguiente, Ricciardo foi a una bona muyer que llevaba aquel bañu qu’él dixere a Catella, y díxo-y lo qu’él tentaba de faer y rogó-y que-y fore nello favoratible cuanto pudiere. La bona paisana, que taba mui obligada a elli, dixo que lo fadría de bon aquel y apautó con él lo qu’había faer o dicir. Tenía esta na casa, onde’l bañu taba, una cámara perescura, darréu que nella nun había nenguna ventana que diere lluz. Y aquella, d’acordies col adoctrinamientu de Ricciardo, aperió la bona paisana y fixo en dientro un llechu, lo meyor que foi quien, nel que Ricciardo, como lo entamare, se metió, y escomenzó esperar a Catella.

»La señora, oyíes les pallabres de Ricciardo y dándo-yos a aquelles más fe de la que merecíen, enllena d’indignación, volvió pela nueche a casa, au, por ventura, Filippello, embaecíu con otru pensamientu, volvió tamién, y nun-y dio seique l’acoyimientu qu’avezaba da-y. Y viéndolo ella, entró en muncha mayor sospecha de la que de mano tenía, diciéndose a sí mesma: «Ciertamente, esti tien l’ánimu naquella muyer cola que mañana cuida tener prestu y deleite mas, de xuru, que nun ha tenelu.»

»Y con pensamientu talu, ya imaxinando qué había dici-y desque con él tuviere, pasó cuasi tola nueche. ¿Y a qué más? Llegada la hora nona, Catella garró la so compañía y, ensin camudar de propósito, marchó a aquel bañu que Ricciardo-y amosare; y alcontrando ellí a la bona paisana entrugó-y si Filippello tuviere ellí aquel día. A lo que la bona muyer, adoctrinada por Ricciardo, dixo: «¿Soi vós la señora qu’ha venir falar con él?» Catella respondió: «Si, hom, so yo.» «Entós,» dixo la bona muyer «andái pa con él.» Catella, qu’andaba guetando lo qu’ella nun quixere atopar, fayéndose empobinar a la cámara au taba Ricciardo, cola cabeza atapada, entró nella y pesllóse en dientro. Ricciardo, viéndola venir, púnxose en pie gayasperu y, recibiéndola nos brazos, díxo-y sele: «¡Afayáivos, alma mía!»

»Catella, col envís de mostrar ser otra que nun yera, abrazólu y besólu y fíxo-y gran fiesta ensin dicir pallabra, temiendo, si falaba, qu’él la reconociere. La cámara yera perescura, de lo que caúna de les partes taba contenta; y non por tar ellí llargamente recobraben los güeyos mayor poder. Ricciardo empobinóla a la cama, y ellí, ensin falar, de mou que nun pudiere reconocese la voz, per grandísimu espaciu tuvienon, con mayor deleite y prestu d’una parte que de la otra. Mas dempués qu’a Catella-y abultó tiempu de dexar salir la concebida indignación, amburiada por ferviente ira, entamó falar: «¡Ai! ¡qué mísera ye la fortuna de les muyeres y qué mal s’emplega l’amor de munches nos sos homes! ¡Yo, probe de min, yá hai ocho años que t’amo más que la mio vida, y tu, como sentí, amburiáu dafechu y consumíu nel amor d’una muyer estraña, home yes culpable y malváu! Que ¿con quién cuides que tuviesti? Tuviesti con aquella que con falsos agasayos engañesti, yá de cuantayá, amosándo-y amor y tando d’otra namoráu. Yo so Catella, nun so la muyer de Ricciardo, que yes un traidor desleal; escucha si reconoces la mio voz, yo so ella; y paécenme milenta años los que tardemos en volver a la lluz pa poder avergoñate tanto como yes dignu, que yes un perru puercu y deshonráu. ¡Ai, probe de min! ¿A quién tuvi tantos años tantu amor? A esti perru deslleal que, cuidando tener ente los brazos una muyer estraña, fíxome más afalagos y tenrures nesti pocu tiempu que tuvi con él, qu’en tolo demás que suya fui. Tu tuviesti güei bien gayardu, can arrenegáu, qu’en casa sueles amosate bien débil y vencíu y ensin puxu! Mas lloáu seya Dios, que llabresti’l to campu, y non el d’otru, como tu creyíes. ¡Nun me maravía qu’esta nueche a min nun t’acercares! Qu’esperabes descargar la carga n’otru llau y queríes aportar mui frescu caballeru a la batalla; ¡pero lloáu seya Dios y la mio falcatrúa, que l’agua baxó como debía! ¿Nun contestes, home culpable? ¿Nun dices nada? ¿Volviéstite mudu oyéndome? ¡A fe de Dios que nun sé por qué me tengo de metete les manes nos güeyos y sacátelos! ¿Creyesti mui atapecidamente saber faer esta traición? ¡Por Dios! Tanto sabe ún como l’otru; nun fosti quien, y meyores perros de caza punxi al rabu tuyu de lo que tu cuidabes.»

»Ricciardo gociaba pa sí mesmu con estes pallabres y, ensin nada responder, abrazábala y besábala, y, más que nunca, grandes caricies-y faía; polo qu’ella, siguiendo col so falax, dicía: «Sí, cuides agora que m’agasayes coles tos caricies infinites, tu que yes un perru fadiu, y que me tranquilices y consueles; y tas equivocáu: nun sedré enxamás d’esto consolada mentanto nun te vitupere por ello en presencia de cuantos parientes y amigos y vecinos tengamos. ¿Seique nun so yo, home malváu, tan formosa como seya la muyer de Ricciardo Minutolo? ¿Nun so yo dama tan xentil? ¿Nun respuendes, perru puercu? ¿Qué tien ella más que yo? Aparta, nun me toques, que tu abondes armes fixesti per güei. Bien sé que yá, desque conociesti quién so, lo que tu fixeres dibes faelo a la fuercia; mas, asina Dios me dea la so gracia, que yo he faete entá pasar necesidá; y nun sé por qué me caltengo y nun mando por Ricciardo, que más qu’a sí m’amó y enxamás nun pudo avanecese de que yo lu mirare una sola vez; y nun sé qué mal hubiere en faelo. Tu cuidesti tener la muyer equí, y ye como si la tuvieres en cuantes que por ti nun quedó la cosa; darréu d’ello, si yo lu tuviere a él, nun pudieres reprochámelo con razón.»

»Asina, les pallabres fonon munches y l’amargura de la señora grande; pero, a lo cabero, Ricciardo, pensando que si la dexaba marchar con esta creencia munchu mal podría siguise, deliberó desanubrise y sacala del engañu nel que taba; y coyéndola en brazos y garrándola bien, de xeitu que nun podía marchar, díxo-y: «Mio dolce alma, nun vos enfociquéis; aquello que yo, amando a cencielles, nun yera pa tener, Amor, con engañu, adeprendióme a algamalo, y so’l vuesu Ricciardo.»

»Y esto oyendo Catella, y conociéndolu na voz, quixo d’esmenu arrefundiase del llechu, mas nun foi quien; y entós quixo gritar, pero Ricciardo zarró-y con una de les manes la boca y díxo-y: «Mio señora, ello nun pue yá ser qu’aquello que foi nun fore, magar gritéis tol tiempu de la vida vuesa; y si gritáis o de dalgún xeitu faéis qu’esto lo sienta enxamás dalguna persona, dos coses van asoceder. La una va ser, de lo que non poco vos debéis esmolecer, que’l vuesu honor y la vuesa bona fama han manchase, darréu que, inda que vós digáis que yo equí con engañu vos fixi venir, yo diré qu’ello nun ye verdá, sinón que vos fixi venir per aciu de cuartos y de regalos que yo vos prometiere, y darréu que nun vos los di tan cumplidamente como esperabeis, enraxonéstisvos, y, poro, dicís estes pallabres y armáis esti espolín; y vós sabéis que la xente ye más dao a creer lo malo que lo bono, y por ello, nun van creeme a min menos aína qu’a vós. Pa enriba d’esto, siguiráse ente’l vuesu home y yo mortal enemistá, y podría andar la cosa de mou que yo pudiere matalu primero a él, o él a min; y por mor d’ello, vós enxamás nun podríeis dempués tar feliz nin contenta. Y poro, corazón del mio cuerpu, nun queráis al empar vituperavos a vós y ponenos en peligru y en quimera al vuesu home y a min. Vós nun sois la primera nin vais ser la última en ser engañada; nin yo vos engañé pa quitavos lo vueso sinón por escomanáu amor que yo vos teo y to dispuestu siempre a tenevos, y a ser el vuesu humildosísimu sirvidor. Y anque yá cuantayá que yo y les mios coses y lo que puedo y valgo son de vueso y tán al vuesu serviciu, entiendo que, de magar, han selo más que nunca. Agora, vós sois sabia nes otres coses y, asina, to ciertu de qu’habéis selo nesta.»

»Catella, mientres Ricciardo dicía estes pallabres, lloraba enforma; y magar tuviere mui enfadada y muncho se llamentare, non menos dio bien llueu la razón a les verdaderes pallabres de Ricciardo, desque ella conocía ser posible qu’asocediere lo que Ricciardo dicía y, por ello, dixo: «Ricciardo, yo nun sé cómo Dios me concederá que pueda soportar la inxuria y l’engañu que me fixesti. Nun quiero glayar equí, au la mio simplicidá y escomanada celosía m’empobinó, mas tate seguru d’esto: que yo nun vo tar nunca contenta si d’un mou o d’otru nun me veo vengada de lo que me fixesti; y poro, déxame, nun me toques más; algamesti lo que deseabes y vituperéstime cuanto te prestó. Tiempu ye yá de dexame; déxame, yo ruégotelo.»


»Ricciardo, que decatábase de que’l so ánimu taba inda iráu, propunxérase nun la dexar mentanto nun aselare; polo que, entamando con dolcísimes pallabres a amugala, tanto dixo y tanto rogó y tanto esconxuró, qu’ella, vencida, amigóse con él; y con igual deséu de caún d’ellos, per un bon cachu, dempués, con grandísimu prestu quedanon xuntos. Y conociendo entós la señora cuánto más saborgosos yeren los besos del amante que los del home, vuelta la so dureza en dolce amor pa Ricciardo, amólu tienrísimamente d’aquel día pa en delantre, y obrando mui sabiamente, gocianon del so amor munches vegaes. Dios nos faiga gociar del nuesu.