xoves, 16 de xuño de 2016

Decamerón III,1 (Boccaccio)



[III,1] Masetto da Lamporecchio faise’l mudu y entra d’hortelanu nun monesteriu muyeres, y anden a la tema toes por folgase con él.



—Formosísimes señores, abondos homes y muyeres hai que son tan fatos que cuiden con esfotu que cuando a una moza se-y manga sobre la cabeza la toca blanca y se-y pon al llombu la negra cogulla, qu’ella más nun seya muyer nin más sienta de los femeninos petites, como si piedra la fixere’l faese monxa; y si seique sienten dalguna cosa contra esta creencia d’ellos, tanto s’enfaden como si contra natura un grandísimu y esceleráu mal se cometiere, nun pensando nin teniéndose respetu a sí mesmos, a los que la plena llicencia de poder faer lo que quieren nun ye a saciar, nin tampoco la gran fuercia del ociu y de la solicitú. Y, asemeyadamente, hai inda abondos que cuiden con esfotu que la fesoria y la pala y la comida basto y los enzancos quiten dafechu a los llabradores de la tierra los concupiscentes petites y vuélvenlos d’inteleutu y de picardía pertoscos. Mas cuánto s’engañen toos estos qu’asina cuiden, préstame, desque la reina me lo mandó, nun saliendo de la so propuesta, faevos manifiesto con una novelina pequeña. Nesta comarca de nueso hebo, y hai entá, un monesteriu de muyeres abondo famosu pola so santidá (que nun nomo por nun amenorgar en parte dala la so fama) nel que, nun hai muncho, y nun siendo entós más qu’ocho muyeres con una abadesa, y toes moces, había un paisanín bonu, hortelanu d’un guapísimu xardín; y esti, nun tando contentu col salariu, fecha la so cuenta col alministrador de les muyeres, volvió a Lamporecchio, d’onde yera. Ellí, ente los otros que lu recibienon gayasperos, taba un llabrador nuevu, fuerte y rebustu, y pa ser home de villa, guapu de la so persona, que tenía por nome Masetto; y entrugó-y aú tuviere tantu tiempu. El bon paisanu, que llamábase Nuto, díxo-ylo; y Masetto entrugó-y a qué sirvía en monesteriu. A lo que Nuto respondió: «Yo trabayaba un xardín ellí, guapu y grande y, arriendes d’esto, diba dacuando al monte pola lleña, trayía agua y faía otros servicios talos; mas les muyeres dábenme tan pocu salariu, que nun podía apenes pagame los zapatos. Y amás d’esto, elles son toes moces y paezme que tienen el diañu en cuerpu, que nun pue faese nada al so gustu. Que cuando yo trabayaba dalguna vez el güertu, una dicía: ‛Pon equí esto’, y otra: ‛Pon equí aquello’, y otra quitábame la fesoria de la mano y dicía: ‛Esto nun ta bien’, y dábame tantu noxu, que dexaba de llau’l llabor y marchaba del güertu; asina que, ente una cosa y la otra, nun quixi tar más ellí y vini p’acá. Y rogóme’l so alministrador, cuando vini, que, si tenía a mano a daquién qu’entendiere d’ello, que-y lu mandare, y yo prometí-ylo; mas tanto lu faiga Dios sanu de los reñones cuanto yo-y busque o-y mande a naide.»

»A Masetto, oyendo les pallabres de Nuto, viéno-y al ánimu un deséu tan grande de tar con estes monxes, que tou se dilía, pescanciando peles pallabres de Nuto que podría consiguir aquello polo qu’él naguaba; y decatándose de que nun diba velo fecho si a Nuto dalgo-y dicía, díxo-y: «¡Ah, qué bien fixesti en venir! ¿Qué ye un home que ta con muyeres? Meyor taba con diaños, que nun saben de siete veces seis lo que quieren elles mesmes.»

»Mas dempués, finada la so parola, entamó Masetto a pensar qué vía tuviere pa poder tar con elles; y conociendo que sabía faer bien los servicios que Nuto dicía, nun duldó perdelo por ello, mas temió que nun lu almitieren porque yera mui mozu y aparente. Polo que, pensando en munches coses, atalantó: «El sitiu ta perlloñe d‘equí y naide nun me conoz; y si faigo como que so mudu, de xuru qu’han almitime.»

»Y afitándose nesti pensamientu, con un hachu al llombu, ensin dicir a naide ónde diba, a xeitu d’un probe home, foi al monesteriu; y llegáu a él entró dientro y atopó, por ventura, al alministrador en patiu, al que, fayendo los sos xestos como los mudos faen, amosó que-y pidía de comer por amor de Dios y qu’él, si lo necesitaba, fendería-y dello de lleña. L’alministrador dio-y de comer de bon aquel, y dempués d’esto púnxolu delantre dellos tueros que Nuto nun pudiere fender, los qu’él, que yera perfuerte, fendió nun intrín. L’alministrador, que necesitaba dir al monte, llevólu con él y ellí fíxo-y cortar dello de lleña; y dempués d’ello, mangándo-y el pollín delantre, fíxo-y entender peles sos señes que lo llevare a casa. Y fíxolo mui bien, polo que l’alministrador, fayéndolu faer dellos otros menesteres, quixo tenelu con él más díes: de los qu’asocedió qu’ún d’ellos l’abadesa violu y entrugó-y al alministrador quién yera aquel. Y esti díxo-y: «Mio señora, esti ye un probe home mudu y sordu, que vieno equí un día d’estos por llimosna, y asina, fíxi-y un favor, y fíxilu faer abondes coses que yeren de necesidá. Si supiere llabrar el güertu y quixere quedar, cuido que tendríemos bon serviciu, porque él necesítalo, y ye fuerte y podría faer lo que quixere; y arriendes d’esto nun tendríeis necesidá d’esmolecevos por qu’embromiare a les vueses neñes.» A lo que l’abadesa dixo: «¡A fe de Dios que dices la verdá! Has enterate de si sabe llabrar ya inxéniateles pa retenelu; da-y un par d’escarpinos, cualquier capucha vieya, y afalágalu, aviciáyalu, y da-y bien de comer.» L’alministrador dixo qu’asina lo fairía. Masetto nun taba mui lloñe, mas, fayendo como qu’escobiaba’l patiu, toes estes pallabres oyía y, gayasperu, pa sí dicía: «Si me metéis en dientro, vo llabravos el güertu tan bien como nunca nun vos lu llabranon.» Agora, viendo l’alministrador qu’él sabía llabrar perdafechu y entrugándo-y per señes si quería quedar ellí y respondiéndo-y esti tamién per señes que quería faer lo qu’él quixere, almitiéndolu, ordenó-y que llabrare’l güertu y amosó-y lo que tenía que faer; dempués marchó a otros menesteres del monesteriu y dexólu. Y llabrando esti un día tres d’otru, les monxes entamanon a cafialu y a ponelu n’hestories, como bien de veces asocede qu’otros faen colos mudos, y dicíen-y les más esceleraes pallabres del mundu, nun creyendo por él ser entendíes; y l’abadesa, que seique camentaba qu’él tan ensin rabu taba como ensin fala, d’ello poco o nada nun s’esmolecía. Pero asocedió que, trabayando muncho esti un día y tando descansando, dos monxes mocines, qu’andaben pel xardín, averánonse a onde taba y empecipianon miralu mientres él faía como que dormía; polo qu’una d’elles, que yera daqué más valiente, dixo a la otra: «Si yo creyere que tu me guardares el secretu, yo diríate un pensamientu que tuvi munches vegaes, que quiciabes tamién a ti podría prestate.» La otra respondió: «Dilu con esfotu, que, de xuru, nun he dicí-ylu nunca a naide.» Entóncenes la valiente entamó: «Yo nun sé si punxesti la mente en cómo d’estrictamente vivimos, y en qu’enxamás equí dientro home dengún osa entrar nun siendo l’alministrador, que ye vieyu, y esti mudu; y oyí munches veces a munches muyeres que vinienon venes que toles otres dolzures del mundu son una broma con respeuto a aquella de cuando la fema xaz col home. Polo que yo púnxime n’ánimu munches veces, desque con otru nun puedo, prebar con esti mudu si ye asina; y él ye’l meyor del mundu pa ello, porque, magar quixere, nun pudiere nin supiere cuntalo; tu ves que ye un mozacu fatu, más medráu de cuerpu que de sencia. De bon aquel oigo lo que te paez.» «¡Ai» dixo la otra «¿qué ye lo que dices? ¿nun sabes que nós prometiemos la nuesa virxinidá a Dios?» «¡Oh!» dixo ella «¡cuántes coses se-y prometen tolos díes, y nun se cumple nenguna! Si nós-y lo prometiemos, busca otra o delles otres que-y la cumplan.» A lo que la compañera dixo: «Y si nós quedáremos grávides, ¿qué pasaría?» Aquella, entós, dixo: «Tu entames pensar nel mal primero que te llegue; cuando esto asoceda, entós pensaremos nello; habrá milenta moos de faer qu’enxamás se sepa, siempres que nós mesmes nun lo digamos.» Y esta, oyendo lo que dicía, teniendo yá más ganes que la otra de prebar la bestia que yera l’home, dixo: «Acuéi, ¿cómo faemos?» Y la otra contestó: «Ves que ye cuasi la hora nona; cuido que les hermanes tán toes pa dormir, nun siendo nós; vamos mirar pel güertu si hai dalguién, y si nun hai naide, ¿qué vamos faer sinón garralu pela mano y llevalu a esi chamizu u s’atecha del agua, y qu’ellí una de nós tea dientro con él y la otra faiga la guardia? Él ye tan fatu, qu’ha afaese a lo que nós queramos.»

»Masetto oyía tou esti razonamientu y, dispuestu a obedecer, nenguna cosa esperaba nun siendo’l ser prindáu por una d’elles. Elles, mirando bien per dayures y viendo que de nenyures podíen ser vistes, averándose la qu’afalare la parola, a Masetto, espertólu, y él, de secuti, púnxose en pie; polo qu’ella, con xestos afalagadores, garrólu pela mano, y él dando risaes tontes, empobinólu al chamizu, au Masetto ensin faese muncho de rogar fixo lo qu’ella quixo. Y esta, como lleal compañera, en llogrando lo que quería, dexó’l sitiu a la otra, y Masetto, amosándose simple, faía lo que queríen; polo que, enantes de marchar d’ellí, más d’una vez quixenon prebar cómo sabía acabalgar el mudu; y dempués, falando ente elles munches veces, dicíen que yera aquello de xuru dolce cosa, y más, como oyeren; y guetando los momentos afayadizos, diben trebeyar col mudu. Asocedió un día qu’una compañera so, decatóse d’esti asuntu d’una ventana de la so celda, y amosó-ylu a otres dos; y primero tomanon el determín d’acusales a l’abadesa, mas dempués, camudando d’opinión y apautándose con elles, fixénonse partícipes del poder de Masetto, a les que les otres tres, por estremaos accidentes, fixenon compañía en delles ocasiones. A lo cabero, l’abadesa, qu’inda nun se decatare d’estes coses, diendo un día sola dafechu pel xardín, siendo la calor grande, atopó a Masetto (que con poca fatiga tenía abondo pel día pol munchu acabalgar de la nueche) tou dormíu a la sombra d’una almendral; y darréu que l’aire-y llevantare la ropa, taba dafechu descubiertu. Y ello mirando la señora, y viéndose sola, cayó naquel mesmu petite nel que cayeren les sos monxines; y espertando a Masetto llevólu con ella pa la so cámara, au dellos díes lu tevo, con gran quexa de les monxes, desque l’hortelanu nun venía a llabrar el güertu, prebando y volviendo prebar aquella dolzura qu’ella primero a les otres solía censurar. Por fin, llevándolu de la so cámara a la estancia d’elli y requiriéndolu mui davezu y, arriendes, más qu’una parte queriendo d’él, nun pudiendo Masetto satisfaer a tantes, pensó él que de la so mudez podría, si más duraba, resulta-y dañu mui grande; y, poro, una nueche, tando cola abadesa, rota la veta la llingua, entamó dicir: «Mio señora, yo oyí qu’un pitu da aguantu pa diez pites, mas que diez homes nun dan aguantu, o fatíguense, pa satisfaer una muyer, y yo teo que sirvir a nueve; no que por cosa del mundu nun vo poder durar, qu’asina vini yo, polo qu’ata equí fixi, a talo, que nun so faer nin poco nin muncho; y, poro, o me dexáis marchar con Dios o atopáis-y igua a esto.» La paisana, sintiendo falar a esti qu’ella tenía por mudu, ablucó y díxo-y: «¿Qué ye esto? Yo cuidaba que yeres mudu.» «Mio señora,» dixo Masetto «yo yéralo, mas non por natura, sinón por una enfermedá que la fala me quitó, y per primer vez esta nueche siento que me foi restituyida, polo que lloo a Dios cuanto so quien.» La muyer creyólu y entrugó-y qué quería dicir aquello de qu’él a nueve tenía que sirvir. Masetto cuntó-y l’asuntu; y esto oyendo l’abadesa, decatóse de que nun había monxa que nun fore muncho más sabia qu’ella; polo que, como discreta, ensin dexar marchar a Masetto, dispúnxose a atopar xida a estos fechos coles sos monxes, col envís de que por Masetto nun fore’l monesteriu vituperáu. Y morriendo per aquellos díes el so alministrador, de común consentimentu, abriéndose pante toes lo que per detrás de toes se fixere, col preste de Masetto, punxenon orde pa que la xente circunstante creyere que, poles sos oraciones y polos méritos del santu al que se dedicare’l monesteriu, a Masetto, que fore mudu llargamente,-y fore restituyida la fala; y fixénonlu alministrador y de xeitu talu repartienon les sos fatigues qu’él foi quien a aguantales. Y nelles, xenerando él molacinos n’abondo, tan discretamente, sicasí, se procedió, qu’enxamás nun se sintió nada d’ello nun siendo tres de la muerte de l’abadesa, tando yá Masetto vieyu y deseosu de tornar ricu pa so casa; y desque aquello se conoció, fácilmente lo llogró. Asina, darréu, Masetto vieyu, padre y ricu, ensin tener la xera d’alimentar los fíos nin pagar los sos gastos, sabiendo pola so xagacidá fornir bien a la so mocedá, a d’u con un hachu al llombu marchare, volvió agora, afirmando qu’asina trataba Cristo a quien-y ponía los cuernos debaxo’l capiellu.