luns, 20 de xuño de 2016

Decamerón III,3 (Boccaccion)


[III,3] So especie de confesión y de purísima conciencia una muyer namorada d’un mozu afala a un solemne flaire, ensin decatase elli, a afayar la manera de qu’el prestu d’ella tenga enteru efeutu.



Callaba yá Pampinea, y munchos d’ellos lloaren l’ardimientu y la cautela’l palafreneru y, por un igual, la sencia’l rei, cuando la reina, volviéndose a Filomena, ordenó-y siguir; y por mor d’ello, Filomena, gaciosamente, entamó falar asina:

—Yo entiendo cuntavos una burlla que fixo con xusticia una formosa muyer a un solemne relixosu, y tanto más a tou seglar presta, cuanto estos, los más d’ellos perfatos y homes d’estrañes maneres y costumes, se creen que valen y saben más que los otros en toles coses, cuando ellos, de llargo, son de muncho menos valir, como aquellos que, por vileza d’ánimu, nun teniendo remangu como los otros homes pa sustentase, se refuxen u puen tener de comer, como’l gochu. Y esta, oh prestoses señores, vo cuntavos non solamente por siguir l’orde impuestu, mas entá col envís d’alvertivos que los relixosos, a los que nós, crédules por demás, fe emprestamos, puen ser y son dalguna vez, non yá polos homes, sinón por dalguna de nosotres, burllaos con xagacidá. Na nuesa ciudá, más enllena d’engaños que d’amor o de fe, nun hai inda munchos años, hebo una xentil señora orniada de guapura y de costumes, y dotada pola natura d’altor d’ánimu y de sutiles gracies cuanto cualquier otra; el so nome, nin tampoco nengún otru qu’apruza na presente novela, magar los sepa, nun vo manifestar, darréu qu’inda viven dellos que s’encorropinaren d’indignación por esto, cuando ello debiere tratase con rises. Esta, darréu, viéndose nacida d’altu llinax y casada con un artesanu llaneru, desque yera artesanu, y nun siendo a desaniciar el desdexu’l so ánimu, pel que camentaba que nengún home de baxa condición, magar fore perricu, yera dignu de xentil dama, y viéndolu arriendes, con toles sos riqueces, nun ser quien pa nada más que pa saber estremar un mecigayu o faer urdir una tela o con una filandera disputar de lo filao, propúnxose nun querer los sos abrazos de denguna manera nun siendo cuando nun pudiere negá-ylos, y atopar a satisfaición d’ella mesma a dalguién que fore más dignu de lo que’l llaneru-y paecía.

»Y namoróse d’un home valerosu y de mediana edá, tanto que, el día que nun lu vía, nun podía pasar la siguiente nueche ensin ablayu; mas el noble home, nun se decatando d’ello, nada nun s’esmolecía, y ella, que yera mui cauta, nin per embaxada de muyer nin per carta s’atrevía a faé-ylo saber, temiendo los peligros posibles que podríen venir. Y dándose cuenta de qu’él andaba muncho con un relixosu, que, magar fore home fatu y neciu, non menos, darréu que de santísima vida yera, tenía fama pente toos de flaire de muncha valía, camentó qu’aquel podía ser óptimu medianeru ente ella y el so amante. Y pensando de qué mou faer, marchó a hora afayadiza a la ilesia au él taba y, fayéndolu llamar, díxo-y que, cuando-y prestare, con él quería confesar. El flaire, viéndola y xulgándola xentil señora, escuchóla de bon aquel; y ella dempués de la confesión díxo-y: «Mio padre, conviénme recurrir a vós en gueta axuda y conseyu pa lo que vais oyer. Yo sé, porque vos lo dixi, que conocéis a los mios parientes y al mio home, que m’ama más qu’a la so vida, y nenguna cosa deseo que d’él, como home riquísimu y que pue bien faelo, que yo nun la algame darréu; y por mor d’ello más qu’a min mesma lu amo; y vamos dexar de llau que lo fixere, mas si tan solo pensare cosa dalguna que contra’l so honor o prestu fore, nenguna muyer culpable foi enxamás del fueu tan digna como yo lo fore. Agora, ún (del que, de xuru, yo nun sé’l nome, mas persona de bien me paez y, si yo nun m’engaño, anda davezu con vós) curiosu y grande de la so persona, vistíu de pañu escuro mui honesto, seique nun se decatando de que yo intención tenía como la que teo, paez que me punxo sitiu; y nun puedo asomame a puerta nin ventana, nin salir de casa, ensin qu’él, darréu, nun se me ponga delantre, y maravíome yo de que nun tea agora equí; de lo que me duelo enforma, darréu qu’estes maneres faen davezu, ensin culpa, que se vitupere a les honestes muyeres. Tuvi n’ánimu dacuando faer dicí-y daqué a los mios hermanos, pero pensé dempués que los homes faen en dacuando les embaxaes de xeitu que les respuestes que se siguen son males, de lo que nacen pallabres y de les pallabres llégase a los fechos; polo que, col envís de que d’ello nun remaneciere mal nin escándalu, callé, y deliberé dicívoslo primero a vós qu’a otru, tanto porque me paez que sois el so amigu como tamién porque a vós tavos bien tales coses arreprender non yá a los amigos, sinón a los estraños. Polo que ruégovos por Dios que lu arreprendáis por ello y que-y roguéis que nun gaste más estes maneres. Hai muyeres a esgaya que, por ventura, tán dispuestes a estes coses, y a les que-yos prestará ser miraes y deseaes por él, lo que pa min ye grave molestia, darréu que de nenguna manera teo l’ánimu dispuestu a materia talo.»

»Y dicho esto, como si quixere esllagrimar, baxó la tiesta. El santu flaire pescanció darréu que falaba d’aquel de quien ciertamente falaba, y emponderando muncho a la muyer pola so bona disposición, creyendo firmemente ser cierto lo qu’ella-y dicía, prometió-y actuar asina y de tal mou qu’aquel nun diba cafiala más; y sabiendo que yera mui rica lloó-y les obres del caridá y les llimosnes, cuntándo-y les sos necesidaes. A lo que la muyer dixo: «Yo ruégovoslo por Dios; y si él lo niega, dicíi-y con seguridá que fui yo la que vos lo dixi y a vós me quexé.»

»Y darréu, fecha la confesión y tomada la penitencia, alcordándose de les emponderancies daes pol flaire a les obres de llimosna, enllenándo-y a escondidielles la mano de cuartos, rogó-y que dixere mises pol alma de los sos muertos; y de los sos pies llevantóse y volvió pa casa. Al santu flaire non dempués de muncho, como avezaba, vieno’l noble home; al que, dempués que d’una cosa y d’otra falanon xuntos, llevándolu a parte, arreprendió con mui corteses maneres pola atención y les miraes que cuidaba qu’él dedicaba a aquella muyer, como ella-y diere a entender. L’honráu paisanu ablucó, como aquel qu’enxamás nun la mirare y que poquísimes vegaes avezaba pasar delantre so casa, y entamó a querer escusase; mas el flaire nun lu dexó falar, sinón que-y dixo: «Agora nun faigas como que te maravíes nin pierdas pallabres en negalo, porque nun pues. Yo nun supi esto pelos vecinos; ella mesma, quexándose por demás de ti, me lo dixo. Y si a ti estes chances nun te tán bien, dígote d’ella esto, que, si atopé enxamás dalguna muyer esquiva a estes fataes, ella ye aquella; y poro, pol to honor y pola consolación d’ella, ruégote que te contengas y que la dexes en paz.» L’home honráu, más aliellu que’l santu flaire, ensin muncha tardanza, comprendió la xagacidá de la muyer, y amosando avergoñase daqué, dixo que más nun diba caciplar naquello de magar; y xebrándose del flaire, marchó a la casa la muyer, quien siempre taba sollerte nuna pequeña ventanuca pa velu si pasaba. Y viéndolu venir, tan contenta y tan graciosa se-y amosó, qu’él mui bien pudo pescanciar que comprendiere la verdá de les pallabres del flaire; y de magar aquel día, mui cautamente, col so prestu y con grandísimu deleite y consuelu de la señora, finxendo qu’otru asuntu fore ocasión d’ello, continuó pasando per aquel barriu.

»Mas la señora, dempués d’un tiempu, decatándose yá de qu’ella a él gustába-y tanto como él a ella, deseosa d’amburialu más y certifica-y l’amor qu’ella-y tenía, buscando llugar y tiempu afayadizos, volvió al santu flaire, y echándose-y a los pies na ilesia entamó llorar. El flaire, viendo esto, entrugó-y piadosamente qué novedá había. La muyer respondió: «Mio padre, les novedaes que yo teo nun son otres que d’aquel amigu vuesu maladitu de Dios, de quien yo me quxé a vós l’otru día, darréu que creo qu’elli nació col envís de fadiame grandemente y de faeme faer cosa pola que yo nun he tar nunca más contenta nin he atreveme dempués de poneme más a los vuesos pies.» «¡Cómo!» dixo’l flaire «¿nun dexó de fadiate?» «De xuru non,» dixo la señora «asina, dempués que me quexé a vós, cuasi como por despechu, tomando a mal quiciabes que yo me doliere énte vós, por cada vez qu’avezaba pasar cuido que dempués pasó siete. Y quixiere Dios que’l pasar y el mirame-y abastare; pero él foi tan ardíu y tan descaráu, qu’ayeri mesmamente mandóme una muyer a casa coles sos novedaes y coles sos vanidaes, y como si yo nun tuviere faltriqueres y cintos mandóme una faltriquera y un cintu; lo que tomé y tomo tan a mal, que cuido que, de nun mirar al pecáu, y tamién pol vuesu amor, armara yo la de coyer; mas aselé darréu y nun quixi faer nin dicir cosa dala ensin faévoslo saber enantes. Y arriendes d’ello, volviendo yo yá la faltriquera y el cintu a la muyeruca que los traxere, pa qu’ella-y los devolviere, y dándo-y mala despidida, temiendo qu’ella nun quedare con ellos ya-y dixere a él que yo los coyere, como entiendo qu’elles faen en dacuando, volví llamála y, fecha un puzcalabre, quité-ylos de les manes y tráxivoslos a vós, col envís de que vós-y los volváis ya-y digáis que yo nun teo necesidá de les sos coses, darréu que, por mercé de Dios y del mio home, yo teo tantes faltriqueres y tantos cintos que podría afogalu en dientro d’ellos. Y dempués d’esto, como padre, escúsome énte vós de que si él nun abandona esti proceder, he dicí-ylo al mio home y a los mios hermanos, y qu’asoceda lo que seya; que yo quiero muncho más qu’elli reciba villanía, si ha recibila, que sufir yo vituperiu por mor d’él; ¡hermanu, asina ta la cosa!» Y dicho esto, llorando enforma en tou momentu, sacó de debaxo la saya una formosísima y rica faltriquera con un sutil y preciosu cinturón y echó-ylos al flaire en sen; y esti, creyendo dafechu lo que la dama dicía, enraxonáu afuera midida, coyólos y dixo: «Fía, si tu t’enfades por mor d’estes coses, yo nun me maravío nin puedo arreprendete por ello, mas allabo abondo que sigas nesto’l mio conseyu. Yo arreprendílu l’otru día, y él cumplió mal lo que me prometió; polo que, ente aquello y esto que nuevamente fixo, cunto tira-y de les oreyes de manera tala qu’él nun te cafie más; y tu, cola bendición de Dios, nun te dexes vencer tanto pola ira que-y lo digas a dalgún de los tos, darréu que podría siguise munchu mal d’ello. Y nun temas qu’enxamás, d’esto, te siga inxuria, que yo he ser siempre  delantre Dios y delantre los homes perfirme testigu de la to honestidá.» La muyer finxó consolase daqué y, dexando esta parola, como aquella que la so avaricia y la de los otros conocía, dixo: «Micer, estes nueches apaeciénonseme muncho mio pá y mio ma, y abúltame qu’ellos tán en grandísimes penes y nun demanden otro que llimosna, y especialmente mio ma, que paezme tan aflixida y atristayada, que da pena vela. Creo qu’ella sufre grandísimes penes al veme nesta tribulación d’esti enemigu de Dios; y por mor d’ello quixere que vós me dixereis poles almes d’ellos les cuarenta mises de san Gregorio y les vueses oraciones, col envís de que Dios los saque d’aquel fueu vengador»; y dicho esto púnxo-y na mano un florín. El santu flaire garrólu tou gayasperu y con bones pallabres y con munchos exemplos afaló la devoción d‘ella; y dándo-y la so bendición dexóla marchar. Y en marchando la muyer, nun se decatando de que se burllare d’él, mandó pol so amigu; y llegáu esti, y viéndolu enfocicáu, diose cuenta darréu de que diba tener nueves de la señora, y esperó a ver qué lu quería’l flaire. Y esti, repitiéndo-y les pallabres que-y dixere otres vegaes y falándo-y agora inxuriosamente, y enraxonáu, arreprendiólu enforma polo que dixere la señora qu’elli-y fixere. El bon home, qu’inda nun vía aú quería llegar el flaire, con pocu puxu negaba qu’él mandare la faltriquera y el cinturón, col envís de que’l flaire nun lu creyere, si seique-y los diere la muyer. Mas el flaire, encendíu, díxo-y: «¿Cómo pues negalo, home malváu? Velos equí, qu’ella mesma, llanxendo, me los dio; ¡a ver si los conoces!»

»El bon home, amosando avergoñase enforma, dixo: «Sí que los conozo, y confiésovos que fixi mal y xúrovos que, dempués que tan dispuesta la veo, enxamás d’esto habéis sentir vós pallabra.»

»Agora les pallabres fonon munches; a la fin, l’oveyu’l flaire apurrió-y la faltriquera y el cinturón al so amigu, y dempués d’adoctrinalu enforma y de roga-y que d’estes coses nun s’ocupare más, y prometiéndo-ylo él, llicenciólu. L’honráu home, contentu pola certeza que tener-y paecía del amor de la señora y del guapu regalu, cuando se xebró del flaire, foi a un sitiu d’au cautamente fixo a la so señora ver qu’él tenía la una y la otra cosa; de lo que la muyer púnxose mui contenta y más entovía porque-y abultaba que’l so asuntu diba de bien en meyor. Y nenguna otra cosa esperando yá nun siendo que’l maríu marchare a dalguna parte pa dar a la obra cumplimientu, asocedió que, por dalguna razón, non muncho dempués d’esto, conviéno-y al maríu marchar a Xénova. Y una y bones él montó pela mañana a caballu y entamó’l camín, foi la muyer al santu flaire y, llueu de munchos llamentos, llanxendo, díxo-y: «Mio padre, agora sí que vos digo que nun so aguantalo más; mas darréu que l’otru día vos prometí que nada nun fadría ensin dicívoslo primero, vini a escusame énte vós. Y col envís de que vós creáis que yo tenga razones pa llorar y pa quexame, quiero dicivos lo que’l vuesu amigu, o enantes diañu del Infiernu, me fixo esta mañana poco enantes de maitines. Yo nun sé qué mala ventura-y fixo saber que’l mio home marchare pela mañana a Xénova; pero esta mañana, a la hora que yo vos dixi, él entró nun xardín de mio y engaramitóse, esguilando un árbol, a la ventana de la mio cámara, que ta enriba’l xardín. Y yá abriere la ventana y quería entrar na cámara, cuando esperté d’esmenu y me llevanté, y dispunxéreme yo a glayar y glayare, de nun ser porque él, qu’inda nun taba adientro, me pidió mercé por Dios y por vós, diciéndome que yera él; polo que yo, oyéndolu, callé por amor de vós y, esnuda como nací, corrí a tranca-y la ventana na cara, y él en mala hora cuido que marchó, darréu que dempués más nun lu sentí. Agora, si esta ye cosa bona y que pueda aguantase, veilo vós; yo pela mio parte nun vo aguatá-ylo más, qu’aguantélu yá abondo por amor de vós.» El flaire, oyendo esto, foi l’home más enraxonáu del mundu y nun sabía qué dicir, sinón que munches veces-y entrugó si ella viere bien que fore él y non otru. A lo que la muyer respondió: «¡Lloáu seya Dios, si nun lu estremo inda d’otru! Yo dígovos que foi él, y magar él lo niegue nun lu creyáis.»

»Dixo entós el flaire: «Fía, equí nun hai más que dicir sinón qu’esto foi mui grande atrevimientu y cosa mui mal fecha, y tu fixesti lo que debíes faer echándolu d’ellí como fixesti. Mas yo quiero rogate, desque Dios te guardó de vergoña, que, como siguiesti’l mio conseyu dos vegaes, asina lo faigas tovía esta vez, esto ye, qu’ensin quexate d’ello a nengún pariente tuyu me dexes faer, a ver si yo puedo char la galga a esti diañu desencadenáu, que yo creía que fore santu; y si yo so quien pa sacalu d’esta bestialidá, bien tará; y si nun lo so, de magar, cola mio bendición, dote pallabra de que podrás faer lo que n’ánimu xulgues que tea bien fecho.» «Acuéi» dixo la señora «per esta vez yo nun nun quiero enfadavos nin desobedecevos, mas faéi por que se guarde de cafiame más, que yo prométovos nun volver más a vós por esta razón»; y ensin más dicir, como enfocicada, xebróse del flaire. Y acabante salir de la ilesia la muyer, el bon home apaeció y llamólu’l flaire; quien, llevándolu a un partaz, díxo-y la mayor villanía qu’enxamás se dixo a home, llamándolu deslleal y perxuru y traidor. Y esti, que yá otres dos vegaes conociere qué significaben los reproches d’esti flaire, tando sollerte y con respuestes perplexes inxeniándoseles pa faelu falar, díxo-y primeramente: «¿Por qué esta raxón, señor? ¿Crucifiqué yo a Cristo?» A lo que’l flaire respondió: «¡Vei al desvergoñáu! ¡oyéi lo que diz! Fala nin más nin menos como si pasaren un añu o dos y pola llonxitú del tiempu escaeciere les sos villaníes y la so deshonestidá. ¿D’esta mañana a la hora de maitines acá marchóte de l’alcordanza lo qu’inxuriesti a los demás? ¿aú fosti esta mañana col riscar?» Respondió’l bon home: «Nun sé aú tuvi: mui llueu vos vieno’l mensaxeru.» «Ello ye verdá» dixo’l flaire «que vieno’l mensaxeru: atalanto que cuidesti que, darréu que l’home nun taba, la xentil dama diba acoyete darréu en brazos. ¡Hola, micer: vei equí un home honráu! ¡y vueltu caminante nocherniegu, abridor de xardinos y esguilador d’árboles! ¿Cuides tu col to descaru vencer la santidá d’esta muyer, que de nueche t’engaramites a la so ventana esguilando pelos árboles? Nada nun hai en mundu que-y despreste tanto como tu; ¡y tu dándo-y al dengue! En verdá, dexando de llau qu’ella te lo amosare per aciu de munches coses, tu fosti bien enmendáu poles mios igües! Mas vo dicite daqué: ella, ata equí, non por amor qu’ella te tenga sinón a instancies de los mios ruegos, calló lo que fixestis; mas ella nun va callar más: concedí-y la llicencia pa, si tu en daqué cosa más la desprestes, qu’ella faiga’l so paecer. ¿Y qué vas faer tu si ella-ys lo diz a los sos hermanos?»


»L’honráu home, comprendiendo abondo lo que-y convenía, como meyor supo y pudo, con mui grandes promeses, tranquilizó al flaire; y xebrándose d’él, al llegar maitines de la siguiente nueche, entró en xardín y esguiló l’árbol y, alcontrando la ventana abierta, entró na cámara, y lo más aína que foi quien echóse nos brazos de la so formosa señora. Quien, esperándolu con grandísimu deséu, acoyólu gayaspera, diciéndo-y: «Gran mercé al señor flaire, que tan bien t’enseñó’l camín pa venir.» Y dempués, tomando prestu l’ún del otru, falando y riendo muncho pola simplicidá del brutu flaire, inxuriando les pelles de ñeve y los peñes y les escardes, xuntos, solazánonse con gran deleite. Y poniendo orde non sos asuntos, fixenon de mou que, ensin tener que volver más al señor flaire, munches otres nueches, con igual allegría, s’axuntanon; les que yo ruego a Dios, pola so santa misericordia, qu'aína m’empobine a min y a toles almes cristianes que quieran.