martes, 26 de xullo de 2016

Decamerón IV,10 (Boccaccio)


[IV,10] La muyer d’un médicu mete, cuidando que taba muertu, un amante d’ella, drogáu, nun arca, que, con él, lleven a casa dos usureros; aquel recuerda, y príndenlu por lladrón; la criada la señora cunta a la señoría que metiérelu ella nel arca robada polos usureros, polo qu’él sálvase de la forca y a los empresteros condérguenlos a una multa pol furtu l’arca.



Solamente a Dioneo, desque finó yá’l rei’l so falax,-y quedaba’l so trabayu; y sabiéndolo él, y ordenándo-ylo yá’l rei, entamó:

—Les miseries de los infelices amores cuntaes, non solo a vós, señores, sinón a min, atristayánonme yá los güeyos y el pechu, polo que sumamente deseé qu’acabaren darréu. Agora, lloáu seya Dios, qu’acabanon (salvo si yo quixere a esta malvada mercancía fae-y un mal amiestu, de lo que Dios me guarde), ensin andar más tres de tan dolorosa materia, vo entamar una dalgo más gayolera, y meyor, seique dando bon índiz a lo que na siguiente xornada debe cuntase.

»Debéis saber, darréu, moces formosísimes, qu’apocayá qu’hebo en Salerno un grandísimu médicu en ciruxía, al que llamaben maestru Mazzeo della Montagna. Quien, cerca yá de la so postrer vieyera, tomando por muyer una formosa y xentil rapaza de la so ciudá, teníala fornida más qu’otra de la ciudá de nobles y ricos vistimientos y d’otres xoyes y tolo qu’a una muyer pue presta-y; cierto ye qu’ella lo más del tiempu taba refriada, como aquella que nel llechu mal cubierta taba pol maestru. Quien, como micer Riccardo di Chinzica, del que yá falemos, a la so-y adeprendía les fiestes, asina esti a aquella amosaba que’l folgase con una muyer una vez riquía restaurase per nun sé cuántos díes, y chancies asemeyaes; de lo qu’ella vivía pésimamente contenta. Y como sabia y de gran ánimu, pa poder conservar lo de casa, dispúnxose a echase a la cai y desagastar a otru; y desque miró a munchos y munchos mozos, a la fin, ún d’ellos entró-y n’ánimu, y punxo nél tola so esperanza, tol so ánimu y tol bien suyu. Y decatándose d’ello’l mozu, y prestando-y enforma, de mou asemeyáu, volvió a ella tol so amor. Llamábase esti Ruggieri d’Aieroli, de nación noble mas de mala vida y de vituperable estáu, tanto que nun-y quedare pariente nin amigu que lu quixere o quixere velu; y per tou Salerno infamábenlu de robos y d’otres vilísimes maldaes, poles que la muyer poco s’esmoleció, prestándo-y él por otres coses; y con una criada d’ella tanto lo preparó, que tuvienon xuntos. Y dempués que dalgo de prestu esfrutanon, la muyer entamó censura-y la so pasada vida y roga-y que, por amor d’ella, dexare aquelles coses; y pa da-y con qué faelo empecipió sofitalu dacuando con una cantidá de cuartos y dacuando con otra. Y, d’esta manera, perseverando xuntos abondo discretamente, asocedió qu’al médicu punxénon-y ente les manes a un enfermu, que se mancare nuna de les piernes; y viendo esti defeutu’l maestru, dixo a los sos parientes que, si nun se-y sacaba un güesu francíu que tenía na pierna, o se-y cortaba la pierna o, necesariamente, diba morrer, y si se-y quitaba’l güesu podría guarir, mas qu’él nun lu atendería si nun-y lu daben por muertu; y, apautándose nello aquellos a los que pertenecía, con eses condiciones-y lu dienon. El médicu, pensando que l’enfermu ensin que lu drogaren nun diba ser a sostener el dolor nin diba dexase operar, debiendo esperar al atapecer pa esti serviciu, fixo destilar pela mañana d’una cierta composición suya un agua que debía, bebiéndolo, faelu dormir tanto cuanto él cuidaba que diba faelu sufrir al curalu; y fayendo trayelo a so casa, púnxolo na so cámara ensin dicir a naide lo que yera. Llegada la hora l’atapecer, debiendo’l maestru dir con aquel, viéno-y un mensax de dellos grandísimos amigos sos d’Amalfi de que nun dexare por cosa nenguna de dir allá nel intre, darréu qu’hubiere una gran quimera ellí na que munchos quedaren mancaos. El médicu, dexando pa la mañana siguiente la cura la pierna, xubió nuna barquina camín d’Amalfi; y, por mor d’ello, la muyer, sabiendo que pela nueche nun diba volver a casa, de secultres, como taba avezada, fixo venir a Ruggieri y metiólu na so cámara y zarrólu en dientro mentanto delles otres persones de la casa nun foren dormir. Quedando, darréu, Ruggier na cámara y esperando a la muyer, teniendo, pol trabayu que tuviere a lo llargo’l día o pola comida salao que comiere o seique por costume, una grandísima sede, viendo na ventana aquella garrafina d’agua que’l médicu fixere pal enfermu, y creyéndola agua pa beber, poniéndola a la boca, bebiólo dafechu; y nun pasare muncho cuando-y vieno un sueñu grande, durmiéndose darréu.

»La muyer, lo primero que pudo, foi a la cámara, y atopando a Ruggier durmiendo, entamó ximelgalu y a dici-y con voz sele que se llevantare; mas de nada valía, darréu qu’él nun respondía nin se movía un migayu; polo que la muyer, daqué enfadada, sopelexólu con más puxu diciendo: «Llevanta, dormiyón, que, si queríes dormir, debíes marchar pa to casa y non venir equí.» Ruggieri, emburriáu asina, cayó al suelu d’un arcón sobre’l que taba, y nenguna señal dio de sentíu más que la que diere un cuerpu muertu; polo que la muyer, daqué espantada, entamó querer llevantalu y ximelgalu más fuerte y garralu pela nariz y tirá-y de la barba, mas too yera en baldre; él atare’l burru a una bona llavía. Polo que la señora escomenzó temer que tuviere muertu, mas, inda asina, entamó plizca-y agramente la carne y quemalu con una vela encesa, mas de nada nun valía; polo qu’ella, que nun yera médica como yera médicu‘l maríu, ensin falta, creyólu muertu; polo que, amandólu sobre toles coses como faía, si-y dolió nun hai que-y lo entrugar; y nun s’atreviendo a meter ruíu, entamó llorar sobre él seliquino y a dolese de desventura tala. Mas dempués d’un cachu, temiendo la muyer amestar al so dañu vergoña, pensó que, ensin allancia dala, debía atopar mou de sacalu muertu como taba de casa; y nun sabiendo nesto qué determín garrar, llamó de secultres a la so criada y, amosándo-y la so desventura, pidió-y conseyu.

»La criada, maraviándose enforma y ximelgándolu tamién ella y emburriándolu y viéndolu ensin sentíu, dixo lo mesmo que dicía la señora, esto ye, que taba ciertamente muertu, y aconseyó-y que lu sacaren de casa. A lo que la señora dixo: «¿Y aú podremos ponelu, qu’ello nun se sospeche mañana, cuando lu vean, que d’equí dientro lu saquemos?» A lo que la criada contestó: «Señora, yo vi esta tarde yá de nueche sofitada na tienda d’esti carpinteru vecín de nueso, un arca non mui grande, que, si’l maestru nun la metió en casa, va veninos perbién nos nuesos asuntos, darréu que vamos poder metelu dientro y da-y dos o tres cuchellaes y dexalu. Quien nella lu alcuentre, nun sé por qué va creer qu’equí dientro más que n’otru llau lu metienon; enantes ha creese, darréu que foi mozu malváu, que, diendo faer dalgún mal, matólu dalgún enemigu y metiólu dempués nel arca.»

»Prestó-y a la señora’l conseyu la criada, sacantes lo de da-y dalguna puñalada, diciendo que nun diba poder sufrí-y l’ánimu faelo por cosa del mundu; y mandóla a ver si l’arca taba onde la viere; y esta volvió y díxo-y que sí. La criada, darréu, que yera moza y gayarda, axudada pola señora, punxo al llombu a Ruggieri, y andando la señora delantre pa mirar si venía dalguién, llegaes al arca, metiénonlu en dientro y, desque la zarranon, marchanon.

»Volvieran per aquellos díes a una casa dos mozos qu’emprestaben a usura; y deseosos de ganar enforma y gastar poco, y teniendo necesidá de muebles, vieren el día enantes aquella arca y apautaren que si pela nueche siguía ellí, diben llevala pa so casa. Y llegada la medianueche, y saliendo de casa, atopánonla, y ensin entrar en más consideraciones, aína, inda que pesadina-ys paeciere, llevánonla a casa d’ellos y allugánonla al llau d’una cámara au dormíen les sos muyeres, ensin esmolecese por colocala entós; y, dexándola, fonon dormir.

»Ruggieri, que durmiere un bon cachu y yá dixiriere’l beberaxu y consumiere la virtú d’ello, espertó cerca maitines; y al quedar el sueñu rotu y recuperar los sentíos la so virtú, quedó-y, por embargu, nel cerebru una estupefaición que non solamente aquella nueche mas dempués dellos díes lu tevo atorolláu; y abriendo los güeyos y nun viendo nada y espurriendo les manes acá y allá, atopándose nesta arca, entamó referver y a dicir pa sí: «¿Qué ye esto? ¿aú to? ¿duermo? ¿o to espiertu? Recuerdo qu’esta nueche vini a la cámara de la mio señora, y agora paezme tar nuna arca. ¿Qué quier dicir esto? ¿Volvería’l médicu o sobrevendría otru accidente, pol que la señora, tando durmiendo yo, m’escondiere equí? Eso creo, y ha ser asina de xuru.»

»Y por mor d’esto entamó quedar quietu y escuchar si sentía daqué; y tando d’esti xeitu un bon cachu, tando más bien a disgustu n’arca, que yera pequeña, y doliéndo-y el costáu sobre’l que taba, queriendo volvese sobre l’otru llau, tan duechamente lo fixo que, dando col renaz nún de los llaos del arca, que nun se punxera sobre un sitiu niveláu, fíxola apilancar y cayer llueu; y, cayendo, fixo un gran ruíu, pol que les muyeres que dormíen ellí al llau espertanon y sintienon medrana y por medrana callaben. Ruggieri, pola cayida l’arca, temió n’abondo, mas, sintiéndola abierta pola cayida quixo enantes, si otro nun asocedía, tar afuera que quedar en dientro. Y ente qu’él nun sabía ónde taba y una cosa y otra, entamó andar al palpu pela casa col envís de saber si atopaba escala o puerta per u pudiere colar. Y sintiendo esti palpu les muyeres que taben espiertes, entamanon dicir: «¿Quién ta ehí?»

»Ruggieri, nun conociendo la voz, nun respondía; polo que les muyeres entamanon llamar a los dos mozos, quien, darréu que velaren muncho, dormíen fuertemente y nun sentíen denguna d’estes coses. Darréu, les muyeres, mui apavoriaes, llevantánonse y asomándose a delles ventanes, empecipianon glayar «¡Al lladrón, al lladrón!≫»; y por mor d’ello, per estremaos llugares, munchos de los vecinos, daquién arriba pelos teyaos y daquién per una parte y daquién per otra, corrienon y entranon na casa, y los mozos, por un igual, espertando, llevantánonse a esti xaréu. Y viéndose Ruggieri ellí, como salíu de sí por maravía, y ensin ser pa ver de qué parte debiere o pudiere fuxir, dio aína nes manes de los guardies del rector de la ciudá, que yá corriere ellí al ruíu; y amenándolu énte’l rector, darréu que por malvadísimu lu tenía tol mundu, ensin allancia puestu al martiriu, confesó qu’entrare a robar a la casa l’emprestador; polo que’l rector pensó que debía, ensin más allancia, faelu engolar pela garganta.

»Espardióse pela mañana per tou Salerno que Ruggieri fore presu por robar en casa los emprestadores; lo qu’oyendo la señora y la so criada, de tanta y tan estraña maravía quedanon enllenes, que cuasi taben cerca de faese creer a sí mesmes que lo que fixeren la nueche pasao nun asocediere, sinón que suañaren faelo; y arriendes d’esto, pol peligru nel que taba Ruggieri, sentía la señora dolor talu que cuasi alloriaba.

»Non poco dempués de mediada la hora tercia’l médicu, vueltu d’Amalfi, entrugó que fore del agua, darréu que quería medicar al so enfermu; y atopando la garrafina vacía, entamó un gran espolín diciendo que nenguna cosa podía durar nel so sitiu en so casa. La señora, que por otru dolor taba aguiyada, respondió enraxonada, diciendo: «¿Qué dibeis dicir vós, maestru, d’una gran cosa, cuando por mor d’una garrafina d’agua vacía entamáis esti espolín? ¿Nun s’atopa más en mundu?» A la que’l maestru dixo: «Muyer, pienses qu’ello yera agua claro; nun ye asina, que yera un agua iguao pa faer dormir», y cuntó-y con qué ocasión lo iguare.

»Cuando la señora sintió esto, decatóse de que lo bebiere Ruggieri y por eso-yos paeciere muertu, y díxo-y: «Maestro, nós nun lo sabíemos, y poro, iguái otro.» El maestru, viendo que d’otru mou nun podía ser, fixo faer otro nuevo. Poco dempués, la criada, que por orde de la señora fore a saber lo que se dicía de Ruggier, tornó y díxo-y: «Señora, de Ruggier diz tol mundu mal, y, polo que yo pudi sentir, nin amigu nin pariente dalgún hai que p’axudalu se llevantare o quiera llevantase; y cúidase que, de xuru, mañana’l maxistráu ha faelu colgar. Y, arriendes d’esto, vo cuntavos una cosa estraña, qu’ello paecióme comprender cómo llegó a casa de los emprestadores; y oyéi cómo. Vós conocéis bien al carpinteru xunta’l que taba l’arca au nós lu metiemos; él taba hai poco con ún, del que daba a entender que yera’l dueñu, cola mayor cuestión del mundu, qu’aquel pidía-y los cuartos del arca suya y el maestru respondía qu’él nun viere l’arca, desque-y la robaren pela nueche. Al qu’aquel dicía: ‛Nun ye asina, sinón que la vendiesti a los dos mozos emprestadores, como ellos me dixenon esta nueche cuando en casa d’ellos la vi de la que Ruggieri foi presu.’ Al que’l carpinteru dixo: ‛Mienten ellos, darréu que enxamás nun-yos la vendí a ellos sinón qu’ellos, esta nueche pasao, robaríenmela; vamos a onde tán ellos.’ Y marchanon, tando d’alcuerdu, a casa los emprestadores, y yo vini equí; y como vós podéis ver, yo compriendo que de tal xeitu como lu atopanon Ruggieri foi tresportáu; mas cómo resucitó ellí, nun so velo.»

»La señora, comprendiendo entós óptimamente cómo fore ello, cuntó-y a la criada lo qu’oyere al médicu y rogó-y que la axudare a salvar a Ruggieri, como aquella que, queriendo, a un tiempu podía salvar a Ruggieri y caltener l’honor d’ella. La criada díxo-y: «Señora, indicáime cómo, y yo he faer de bon aquel cualquier cosa.» La señora, como aquella a la qu’apertaben los zapatos, con sópitu determín pensando no qu’había que faer, ordenadamente informó d’aquello a la criada. La que, primeramente, foi al médicu y, llanxendo, entamó dici-y: «Micer, conviénme pidivos perdón por una gran falta que contra vós cometí.» Dixo’l maestru: «¿Y por cuála?» Y la criada, nun parando d’esllagrimar, díxo-y: «Micer, vós sabéis que Ruggieri d’Aieroli ye mozu, al que, prestándo-y yo, pente medrana y amor, conviénome anguaño faeme la so amiga; y sabiendo él que de parte tarde vós nun dibeis tar, tanto m’agasayó, que yo na vuesa casa llevélu conmigo a la mio cámara a dormir, y teniendo él secañu y nun teniendo aú dir más aína por agua o por vinu, nun queriendo que la vuesa señora, que taba na sala, me viere, alcordándome que viere na vuesa cámara una garrafina d’agua, corrí por ella y dí-ylo a beber y dexé la garrafa onde la coyere; polo qu’atopé que vós en casa entamestis un gran espolín. Y ciertamente confieso que fixi mal; mas ¿quién ye aquel que dalguna vez mal nun faiga? Siento muncho lo que fixi; non tanto por esto como polo que dempués se siguió, desque Ruggieri ta a puntu perder la persona, polo que ruégovos cuanto puedo que me perdonéis y me deáis llicencia col envís de dir axudar, no que pueda, a Ruggieri.»


»El médicu, oyéndola, magar tuviere enraxonáu, respondió-y ente burlles: «Tu diéstite penitencia tu mesma, darréu que, u creesti qu’esta nueche tendríes un mozu que te solmenare mui bien la chamarra, tuviesti un dormiyón; y poro, vete y procura la salvación del to amante y, pa en delantre, guárdate d’amenalu más a casa, qu’he pagate entós por esta vez y por aquella.» A la criada, abultándo-y llevar bona pieza a la primer vez, cuanto más aína pudo, foi a la prisión onde Ruggieri taba y tanto agasayó al carceleru, que dexóla falar con Ruggier; y esta, dempués que lu informó de lo que debía responder al maxistráu si quería salvase, tanto fixo, que llegó énte’l maxistráu. Y esti, primero que quixere escuchala, darréu que yera fresca y gayarda, quixo una vez garrar col gabitu a la cristianina de Dios, y ella, pa ser meyor escuchada, nun foi pa con él un migayu esquiva; y llevantándose del traxín, díxo-y: «Micer, vós prindestis equí a Ruggieri d’Aieroli por lladrón, y ello nun ye verdá.» Y empecipiando pel entamu cuntó-y la hestoria ata la fin, de cómo ella, la so amiga, lu amenare a casa’l médicu y cómo-y diere a beber l’agua narcotizao, nun lo conociendo, y cómo por muertu lu metiere nel arca; y dempués d’esto, lo qu’ente’l maestru carpinteru y el dueñu l’arca sintiere dicir, amosándo-y, per aciu d’ello, cómo llegare a casa los emprestadores Ruggieri. El maxistráu, viendo que fácil cosa yera atopar si ello yera verdá, entrugó primero al médicu si yera cierto lo del agua, y alcontró qu’asina yera; y dempués, requiriendo al carpinteru y a aquel de quien yera l’arca y a los emprestadores, llueu de munches hestories, atopó que los emprestadores, la nueche pasao, robaren l’arca y llevárenla a so casa. A lo cabero mandó por Ruggieri, y entrugó-y aú agospiare la nueche d’enantes, y respondió qu’aú agospiare nun lo sabía, mas bien s’alcordaba de que fore a agospiar cola criada del maestru Mazzeo, y que bebiere agua na cámara d’ella pola gran sede que tenía, mas que, dempués, ónde tuviere, nun siendo cuando esconsoñando en casa los emprestadores s’atopó nuna arca, elli nun lo sabía. El maxistráu, oyendo estes coses y tomando gran prestu nelles, a la criada y a Ruggieri y al carpinteru y a los emprestadores fíxo-yos repetiles munches veces. A la fin, conociendo que Ruggieri yera inocente, y condergando a los emprestadores que robaren l’arca a pagar diez onces, lliberó a Ruggieri; y esto cuánto-y gustó a él, naide nun lo entrugue, y a la so señora prestó-y pola vida. Y esta, dempués, xunto con él y la querida criada, que quixere da-y delles cuchellaes, munches vueltes rió y tevo fiesta, continuando’l so amor y el so solaz siempre de bien en meyor; lo que quixere qu’asina a min m’asocediere, mas non lo de meteme n’arca.