martes, 12 de xullo de 2016

Decamerón IV,4 (Boccaccio)


[IV,4] Gerbino, contra la fe dada a so güelu’l rei Guiglielmo, combate una nave’l rei de Túnez col envís de quita-y una fía suya; y muerta esta polos qu’ellí diben con ella, mátalos, y dempués, táyen-y la tiesta a él.



Lauretta, desque acabada la so novela, callaba y, ente la compañía, daquién con ún, daquién con otru, de la desgracia de los amantes se dolía, y daquién la ira de Ninetta censuraba, y dicía quién una cosa y quién otra; cuando’l rei, como saliendo d’un perfondu pensamientu, alzó’l rostru y, a Elissa, fíxo-y señal de que falare darréu; y esta, humildosamente, entamó:

—Prestoses señores, abondos son aquellos que cuiden qu’Amor solamente manda les sos saetes encendíu per aciu los güeyos, escarniendo a aquellos que sostener quieren que dalguién pela oreya pueda namorase; y qu’estos s’equivoquen bastante manifiestamente va amosase nuna novela que pienso cuntar, na que non solamente la fama, ensin vese enxamás, vais ver obrar, sinón que va sevos manifiesto cómo a mísere muerte empobinó a caún d’ellos.

»Guiglielmo segundu, rei de Sicilia, como quieren los sicilianos, tevo dos fíos, ún home, llamáu Ruggieri, l’otru fema, llamada Gostanza. Y esti Ruggieri, morriendo enantes que so pá, dexó un fíu llamáu Gerbino, quien, criáu por so güelu con dilixencia, fíxose mozu formosísimu y famosu en valor y en cortesía. Y non solamente dientro les llendes de Sicilia quedó enzarrada la so fama, sinón que, sonando esta en delles partes del mundu, en Barbería yera perclara, y yera esta tributaria naquelles dómines del rei de Sicilia. Y ente los otros a los qu’aportó a les oreyes la magnífica fama de la virtú y cortesía del Gerbin, taba una fía’l rei de Túnez, quien, según dicíen toos aquellos que la vieren, yera una de les criatures más formoses qu’enxamás formare la natura, y la más cortés y con noble y grande ánimu. Y sintiendo esta de bon aquel falar d’homes valerosos, con tantu afeutu recoyó les coses valorosamente obraes por Gerbino cuntaes por ún y por otru, y tanto-y prestaben, qu’ella, imaxinando cómo debía ser, namoróse fervientemente d’elli, y más de bon aquel que d’otru falaba d’él y escuchaba a quien d’él falaba.

»D’otru llau, llegare, asina como a otros llugares, a Sicilia, la grandísima fama de la formosura y valor d’ella, y non ensin gran prestu nin en devanéu algamare les oreyes de Gerbino; asina, non menos que por él s’inflamare la moza, inflamárese él por ella. Y por mor d’esto, metanto que con honesta ocasión impetrare a so güelu la llicencia pa dir a Túnez, deseosu por demás de vela, a tou amigu qu’allá diba ordenába-y qu’al so poder el so secretu y grande amor fixere conocer, del mou que meyor-y paeciere, y que-y traxere anuncies d’ella. Y ún d’ellos fíxolo xagacísimamente, trayéndo-y xoyes de muyer, como faen los mercaderes, pa veles; y manifestándo-y dafechamente l’ardor de Gerbino, él y les sos coses ufrió-y dispuestes a les sos órdenes. Y esta recibió con rostru gayasperu l’embaxador y la embaxada; y respondiéndo-y qu’ardía n’amor asemeyáu al d’él, mandó-y una de les sos xoyes más cares en testimoniu d’ello. Y recibióla Gerbino cola mesma allegría cola que pueda recibise cualquier cosa querida, y ella, per aquel mesmu, munches vegaes-y escribió y-y mandó regalos percaros, teniendo ciertos tratos con ella pa ver si podíen, si la fortuna lo concedía, vese y tocase. Mas diendo les coses d’esti xeitu y un poco más lloñe de lo que fore necesario, ardiendo d’un llau la moza y de la otra Gerbino, asocedió que’l rei de Túnez casóla col rei de Granada; polo qu’ella aflixóse enforma, pensando que non solamente pola llarga distancia s’alloñaba del so amante sinón que cuasi dafechu la arrampuñaren d’él; y si viere manera, de bon aquel, col envís de qu’esto nun asocediere, fuxere del padre y fore pa con Gerbino. De mou asemeyáu Gerbino, sintiendo falar d’esta boda, vivía doliosu ensin midida y pensaba pa sigo si pudiere ver la manera d’arrampuñala pela fuercia si asocediere que fore pel mar a casase. El rei de Túnez, sintiendo daqué d’esti amor y del propósitu de Gerbino, y temiendo’l so valir y el so poder, llegáu’l tiempu en que debía mandala, fixo conocer al rei Guiglielmo lo que cuntaba faer, y que, diba faelo si-y aseguraba que nin Gerbino nin otru-y lo torgaba.

»El rei Guiglielmo, que yera señor vieyu, nada nun sintiere del namoramientu de Gerbino, y nun s’imaxinando que por esto-y pidieren seguridá tala, concedióla de bon aquel y en señal d’ello mandó al rei de Túnez un guante so. Y esti, dempués que la seguridá recibió, fixo aperiar y fornir de lo que necesitaba pa la marcha una grandísima y formosa nave en puertu de Cartagu y orniala y tresnala pa mandar la fía a Granada; y otro nun esperaba sinón tiempu favoratible. La xoven señora, que sabía y vía too esto, mandó a Palermo a escondíes un sirvidor d’ella y mandó-y que saludare al guapu Gerbino de la so parte y que-y dixere cómo ella dica poco diba dir a Granada; polo qu’agora diba vese si yera home tan valiente como se dicía y si la amaba tanto cuanto tantes veces-y significare. Aquel a quien se-y ordenó, fixo óptimamente la embaxada y volvió a Túnez. Gerbino, oyendo esto y sabiendo que so güelu’l rei Guiglielmo diere la seguridá al rei de Túnez, nun sabía qué faer; sicasí, afaláu pol amor, desque escuchó les pallabres de la señora, y por nun paecer vil, diendo a Mesina, fixo armar ellí aína dos galeres llixeres, y xubiendo homes valientes con él, foi a Cerdeña, atalantando que pellí había pasar la nave la señora. Y nun tardó en tener efeutu’l so pensamiento: dempués qu’ellí tevo unos pocos díes, apaeció la nave, con pocu vientu, non mui lloñe del llugar au quedare esperándola; y, en viéndola, Gerbino díxo-yos a los sos compañeros: «Señores, si sois tan valerosos como yo vos tengo, nengún de vós cuido que tea ensin que sintiere o sienta l’amor, qu’ensin él, como yo camiento, nengún mortal nun pue tener en sí nenguna virtú o bien; y si tuviestis namoraos o lo tais, fácil cosa vos ha sevos pescanciar el mio deséu. Yo amo: amor afalóme a davos la presente fatiga; y lo que yo amo vive na nave qu’equí delantre veis, y esta, xunto colo que más deseo, ta enllena de grandísimes riqueces; les que, si sois homes valerosos, con poca fatiga, combatiendo virilmente, vamos poder conquistar. Y d’esta victoria yo nun busco quedar sinón con una muyer, que pol amor d’ella muevo les armes; seya cualquier otra cosa llibremente de vueso de magar. Vamos, darréu, y asaltemos la nave con bona ventura; Dios, favoratible a la nuesa empresa, ensin vientu empresta-y, tienla ellí firme.»

»Nun yeren menester al guapu Gerbino tantes pallabres, darréu que los mesineses que con él taben, ganosos de botín, taben yá col ánimu dispuestu a faer aquello a lo que Gerbino los animaba coles pallabres; polo que, fayendo un grandísimu ruíu na fin del so falax, pa qu’asina fore, sonanon les trompetes y, garraes les armes, dienon colos remos n’agua y lleganon a la nave. Los que taben sobre la nave, viendo venir de lloñe les galeres, nun pudiendo partir, apareyánonse pa la defensa. El guapu Gerbino, llegando allá, ordenó que mandaren los patrones d’aquella enriba les galeres, si nun queríen batalla. Los sarracenos, certificándose de quién yeren y qué queríen, dixenon que los asaltaben contra la fe que-yos diere’l rei d’ellos; y en señal d’ello amosanon el guante del rei Guglielmo y del too neganon qu’enxamás, nun siendo que los vencieren en batalla, diben rindise o da-yos cosa que sobre la nave hubiere. Gerbino, que viere sobre la popa la nave a la señora muncho más formosa de lo qu’él camentaba, más inflamáu que primero, cuando-y amosanon el guante respondió qu’ellí nun había ferre al presente pa que que se necesitare un guante, y poro, si nun queríen da-y la muyer, que s’apareyaren a recibir la batalla. Y ensin más esperar, escomenzanon a saetiar y a aventar morriyos fieramente ún contra l’otru, y llargamente, con dañu de caúna de les partes, combatienon de tal xeitu.


»A lo cabero, viéndose Gerbino sacar pocu provechu, garró una barcuca que llevare de Cerdeña y puesto fueu nella, averóla a la nave coles dos galeres. Y viendo esto los sarracenos y conociendo que-yos yera necesario rindise o morrer, fayendo venir a cubierta a la fía’l rei, que so la cubierta lloraba, y empobinada aquella a la proba la nave y llamando a Gerbino, énte los sos güeyos, pidiendo ella mercé y sofitu, cortánon-y les venes, y aventándola al mar dixenon: «Tómala, nós dámostela como podemos y como la to fe mereció.» Gerbino, viendo la crueldá d’estos, naguando por morrer, nun s’esmoleciendo por saetes nin por piedres, fixo que lu acercaren a la nave; y xubiendo ellí, a pesar de cuantos en barcu diben, non d’otra miente qu’un lleón esgalazáu llega a los armentíos de xatos, agora esti o agora aquel desangrando, y primero sacia colos dientes y coles uñes la so ira que la fame, con una espada na mano, esti o aquel tayando de los sarracenos, mató Gerbino a munchos cruelmente; y medrando’l fueu na encesa nave, fayendo coyer a los marineros lo que se pudiere pa pagu d’ellos, baxó abaxo con aquella poco gayolera victoria algamada de los sos adversarios. D’ellí, fayendo recoyer del mar el cuerpu de la formosa señora, lloróla llargamente y con munches llágrimes, y volviendo a Sicilia, n’Ustica, islla pequeñina cuasi frente per frente de Trápani, fixo sepultala honradamente; y volvió a casa más ablayáu que cualquier otru home. El rei de Túnez, conocida la hestoria, mandó los sos embaxadores vistíos de negru al rei Guiglielmo, doliéndose pola fe que tan mal s’observare; y cuntánon-y cómo. Polo que’l rei Guiglielmo, enforma enraxonáu, y nun viendo vía pa poder negar la xusticia que-y demandaben, fixo prender a Gerbino; y elli mesmu, nun habiendo dalu de los sos barones que con ruegos s’esforciare en disuadilu d’ello, condergólu a muerte, y fixo taya-y la cabeza na so presencia, queriendo quedar enantes ensin sobrín que ser teníu por rei ensin fe. Darréu d’ello, tan míseremente y en pocos díes, los dos amantes, ensin sentir nengún frutu del so amor, de mala muerte morrienon, como vos dixi.