mércores, 13 de xullo de 2016

Decamerón IV,5 (Boccaccio)


[IV,5] Los hermanos d’Ellisabetta maten l’amante d’ella; elli apaez-y en suaños y amuésa-y aú lu enterranon; ella, de secultres, desentierra la tiesta y métela nun tiestu d’alfabaca, y llorando enriba d’él tolos díes bien de tiempu, los hermanos quíten-ylu, y ella muerre de dolor poco dempués.



Finada la novela d’Elissa y emponderada daqué pol rei, ordenóse-y a Filomena que falare; y esta, enllena dafechu de compasión pol mísere Gerbino y pola so señora, tres d’un piadosu sospiru, empecipió:

—La mio novela, gracioses señores, nun va ser de xente de tan alta vara como fonon aquellos de los qu’Elissa faló, mas ella, por ventura, nun ha ser menos digna de llástima; y a alcordame d’ella llévame Mesina, recordada apocayá, au asocedió’l casu.

»Había, darréu, en Mesina, tres mozos hermanos y mercaderes, y quedanon homes abondo ricos dempués de la muerte de so pá, que foi de San Gimignano; y teníen una hermana llamada Elisabetta, moza abondo formosa y cortés, a la que, cualquiera que fore la ocasión, tovía nun casaran. Y teníen, arriendes d’ello, estos tres hermanos, nun almacén de so, a un mocín pisanu llamáu Lorenzo, que guiaba y llevaba los sos asuntos; y siendo esti mui curiosu de la so persona y mui cortés, y viéndolu Lisabetta munches vegaes, asocedió qu’a ella empezó gusta-y él escomanadamente. De lo que Lorenzo decatóse darréu, y una vez y otra, asemeyadamente, dexando los sos otros namoramientos, entamó poner l’ánimu nella; y andevo l’asuntu de tal mou que, prestándo-y l’ún al otru por un igual, nun pasó munchu tiempu ensin que, asegurándose, fixeren aquello que más deseaben dambos.

»Y continuando con esto y pasando xuntos, n’abondo, mui bonos y prestosos momentos, nun supienon faelo tan secretamente qu’una nueche, diendo Lisabetta au Lorenzo dormía, el mayor de los hermanos, ensin decatase ella, nun se decatare. Y esti, darréu que yera mozu prudente, magar fore pa él mui doloroso saber esto, afaláu por mui honestu propósitu, ensin faer ruíu nin dicir pallabra, dando vueltes a delles coses al rodiu esti asuntu, esperó a la mañana siguiente. Dempués, llegáu’l día, cuntó a los sos hermanos lo que viere la pasada nueche d’Elisabetta y de Lorenzo; y con ellos en xunto, dempués de llargu conseyu, deliberó, col envís de que nin a ellos nin a la hermana nenguna infamia-yos viniere, pasalo en silenciu y finxir del too nin ver nin saber cosa dalguna mentanto nun llegare’l tiempu nel que, ensin dañu o deshonra d’ellos, esta vergoña, enantes que fore más alantre, pudieren quitar de la cara. Y tando nesta disposición, cantando y riendo con Lorenzo como avezaben, asocedió que, fayendo amuesa de dir afuera la ciudá a divertise, llevanon los tres cosigo a Lorenzo; y llegaos a un sitiu mui solitariu y remotu, viéndose con ventaya, matanon a Lorenzo, que d’ello nada se guardaba, y enterránonlu de xeitu que nenguna persona se decatare. Y vueltos a Mesina corrienon la voz de que lu mandaren a dalgún llugar pa les sos necesidaes; y esto creyóse fácilmente, darréu que munches vegaes avezaben mandalu de viax. Nun tornando Lorenzo, y entrugando Lisabetta mui davezu y solícitamente a los hermanos, como aquella que bien-y vagaba la llarga demora, asocedió un día que, preguntando ella tan insistentemente, ún de los hermanos dixo: «¿Qué quier dicir esto? ¿qué tienes que ver con Lorenzo qu’entrugues por él tan davezu? Si vuelves entruganos por él, vamos date la respuesta que mereces.»

»Polo que la moza, doliosa y atristayada, temiendo y nun sabiendo a qué, ensin entrugar más si taba, llamábalu llastimeramente munches veces pela nueche y rogába-y que viniere; y, dacuando, dolíase con munches llágrimes pola so llarga ausencia y ensin allegrase un migayu taba siempre esperándolu. Asocedió una nueche que, llorando esta muncho a Lorenzo, que nun volvía, y durmiéndose a la fin ente llágrimes, apaeció-y Lorenzo nel suañu, pálidu y espelurciáu ensembre y cola ropa esfarrapao y podre dafechu; y paeció-y que-y dixo: «Oh, Lisabetta, nun faes otro que llamame y por mor de la mio llonga tardanza atristáyeste y coles tos llágrimes fieramente m’acuses; y, poro, has saber que nun vo poder volver más, darréu que, l’últimu día que me viesti, matánonme los tos hermanos.»

»Y describiendo-y el sitiu au lu enterraren, díxo-y que más nun lu llamare nin lu esperare, y desapaeció. La moza, esconsoñando y dando fe a la visión, lloró amargosamente. Dempués, llevantándose pela mañana, nun s’atreviendo a dicir nada a los hermanos, propúnxose dir al sitiu amosáu y ver si yera cierto lo qu’en suañu-y paeciere. Y llograda la llicencia p’andar dalgún tiempu afuera la ciudá a divertise, en compañía d’una qu’otra vez tuviere con ellos y conocía tolos sos asuntos, allá marchó lo primero que pudo; y quitando la fueya seco que nel sitiu había, au menos duro-y paeció la tierra, equí cavó; y nun cavare muncho cuando atopó’l cuerpu del so mísere amante en nada estropiáu nin corruptu inda; polo que, manifiestamente, conoció ser cierta la so visión. Y más que cualquier otra muyer doliosa, conociendo que nun yera aquel llugar pa llanxir, de poder, de bon aquel llevara’l cuerpu ensembre pa da-y sepultura más afayadiza; mas viendo qu’ello nun podía ser, con un cuchiellu, lo meyor que pudo, xebró-y la tiesta del cuerpu, y envolubrándola nuna toballa, y aventando tierra enriba’l restu’l cuerpu, y poniéndo-yla en sen a la criada, ensin ser vista por naide, marchó d’ellí y volvió pa so casa.

»Ellí, enzarrándose cola tiesta na so cámara, lloró sobre ella llarga y amargosamente, tanto que llavóla dafechu coles sos llágrimes, milenta besos dándo-y per dayures. Dempués garró un tiestu grande y guapu, d’estos nos que se planta l’almoradús o l’alfabaca, y púnxola en dientro envuelta nun pañu formosu; y poniéndo-y dempués enriba la tierra, plantó sobre ella delles mates de formosísima alfabaca salernitano, y aquelles con nenguna otra agua que lo de roses o lo de flor de llaranxal o lo de les sos llágrimes nun regaba enxamás. Y garrare por costume sentase siempres cerca d’esti tiestu y curialu con tol so procuru, como aquel que’l so Lorenzo tenía escondíu; y dempués que lu curiaba muncho, mangándose sobre él, entamaba llanxir, y per llargu espaciu de tiempu, tantu que moyaba ensembre l’alfabaca, lloraba. L’alfabaca, tanto pola llarga y continua atención, como pola grasa de la tierra remanecío de la tiesta corrupta qu’había dientro, púnxose formosísimo y mui arumoso; y observando la moza esta manera de contino, munches vegaes la vienon los sos vecinos. Los que, maraviándose los hermanos pola so estropiada formosura y por que los güeyos paecíen fuxi-y de la tiesta, dixénon-yos: «Decatémonos de qu’ella tolos díes fai d’esta manera.» Y oyendo esto los hermanos y dándose cuenta, y arreprendiéndola dacuando y nun valiendo ello de nada, fixenon quita-y a escondidielles el tiestu; y nun lu atopando ella, requirió-yslu munches vegaes con grandísima porfía y, nun se-y entregando, nun cesando’l llantu y les llágrimes, enfermó, y, na so enfermedá, más nada que’l so tiestu pidía. Los mozos ablucaben enforma por esta petición y, por mor d’ello, quixenon ver qué había en dientro; y desque sacanon la tierra, vienon el pañu y, nél, la tiesta non tan consumida entá qu’ellos, pol cabello crespo, nun conocieren ser la de Lorenzo. De lo que se maravianon enforma y temienon que se supiere; y enterrando aquella, ensin nada dicir, salienon seliquino de Mesina y dando orde a cómo retrayese d’ellí, marchanon a Nápoles. La moza, nun dexando de llanxir y siempre’l so tiestu demandando, morrió llorando, y el so desventuráu amor tevo términu d’esti xeitu. Mas siendo esto cosa manifiesta a munchos dempués de dél tiempu, hebo dalgún que compunxo aquella canción qu’inda güei se canta, esto ye: Quién foi’l mal cristianu que’l floreru me furtó, etcétera.