mércores, 6 de xullo de 2016

Decamerón IV,I (Boccaccio)


[IV,1] Tancredi, príncipe de Salerno, mata l’amante de la fía y mánda-y el corazón nuna copa d’oru; y aquella, echando sobre él agua envelenao, bébelo y muerre asina.



—Grave materia pa razonar mos apurrió güei’l nuesu rei, atalantando que, cuando viniemos col envís de folganos, convenga equí falar de les llágrimes d’otros, que nun puen dicise ensin que quien les diz y quien les oi nun sienta compasión. Seique lo fixo pa templar daqué la gayola de los díes pasaos; mas seya lo que seya lo que lu afaló, desque a min nun me toca camudar el so prestu, un piadosu casu cuntaré, desventuráu y dignu de les nueses llágrimes.

»Tancredi, príncipe de Salerno, foi señor mui humanu y de benignu inxeniu, si, na so vieyera, nel amorosu sangre, nun manchare les sos manes; y esti, en tol tiempu de la so vida, nun tevo más qu’una fía, y más feliz fore si aquella nun tuviere. Esta foi pol padre tan tienramente amada cuanto cualquier otra fía por so padre lo fore enxamás; y por esti tienru amor, perpasando ella por munchos años la edá de tener maríu, nun sabiendo cómo xebrala d’él, nun la casaba; dempués, a la fin, dió-yla a un fíu del duque de Capua, y al poco de tar con él, quedó vilba y volvió pa con so pá. Yera esta formosísima del cuerpu y del rostru, tanto cuanto cualquier otra muyer lo fore enxamás, y moza y gayarda y más sabia de lo que pa muyer, por ventura, se requería. Y viviendo col tienru padre como gran señora ente munches delicadeces y viendo que’l padre, pol amor que-y tenía, poco s’esmolecía en casala otra vez, paeciéndo-y a ella cosa poco honesta’l requerí-ylo, pensó en tener, de ser posible, atapecidamente, un amante valerosu. Y viendo munchos homes na corte’l padre, xentiles unos y otros non, como nós vemos nes cortes, y considerando les maneres y les costumes de munchos, ente los otros, un xoven paxe del padre, que tenía por nome Guiscardo, home de nación humilde, enforma mas noble por virtú y por costumes, más qu’otru-y prestó, y por él, calladamente, viéndolu bien de vegaes, xabazmente s’amburió, emponderando cada vez más les sos maneres. Y el mozu, qu’amás nun yera poco apuante, arreparando nella, recibiérela nel corazón de manera tala qu’alloñáre-y la mente de cualquier otra cosa que nun fore amala. De tal xeitu, darréu, amándose l’ún al otru de secultres, nun naguando tanto por nenguna otra cosa la moza como por alcontrase con él, nin queriendo esfotase no que faía a esti amor en denguna persona, col envís de poder declarar la so intención, dio nuna estraña falcatrúa. Escribió una carta y, nella, amosó-y lo que tenía que faer a otru día pa tar con ella; y puesta llueu aquella nun furacu d’una caña, xugando, dió-yla a Guiscardo, diciendo: «Con esto has faer esta nueche un soplón pa la to sirventa, col qu’ella prienda’l fueu.» Guiscardo coyóla y, atalantando que non ensin razón debiera apurrí-yla y dici-y aquello, marchando, volvió coles mesmes pa so casa; y mirando la caña y viéndola fendida, abrióla, y atopando en dientro la carta d’ella y lleéndola y comprendiendo bien lo qu’había faer, sintióse l’home más contentu qu’hebo enxamás y diose a poner n’obra l’axuntase con ella d’acordies col mou qu’ella-y amosare. Había al llau del palaciu’l príncipe una gruta cavada en monte, fecha cuantísimayá, y nesta gruta daba dalgo de lluz una fendedura fecha per fuercia nel monte, la que, darréu que la gruta taba abandonada, taba cuasi atapada por escayos y por yerbatos que nacieren enriba; y a esta gruta, per una secreta escala, que taba nuna de les cámares del andar baxu del palaciu que yera de la señora, podía dise, inda que taba zarrada con una fortísima puerta. Y taba tan afuera de les mentes de toos esta escala porque nun s’usaba dende abenayá, que cuasi naide qu’ellí tuviere s’alcordaba d’ella; mas Amor, qu’a los sos güeyos nenguna cosa ye tan secreta que nun la algame, tornáre-yla a l’alcordanza a la namorada señora. Y esta, col envís de que naide d’ello pudiere decatase, munchos díes, colos sos inxenios, esbrexare enforma pa ser quien a abrir aquella puerta; y abierta esta y amiyando sola a la gruta y viendo la fendedura, per ella mandare a dicir a Guiscardo que se les inxeniare pa venir, dibuxándo-y l’altor que d’aquella ata’l suelu podía haber. Y pa fornir a ello, Guiscardo, aperiada aína una soga con dellos nuedos y llazaes pa poder amiyar y salir per ella, y vistíu con un pelleyu que de los escayos lu defendiere, ensin nada dicir a naide, la nueche viniente, foi a la fendedura, y atando bien ún de los cabos de la soga a un fuerte tueru que naciere na boca la fendedura, per aquella entró na gruta y esperó a la señora. Y esta, a otru día, fayendo amuesa de querer dormir, mandando afuera a les sos damiseles y zarrándose sola na cámara, abierta la puerta, amiyó a la gruta, au, atopando a Guiscardo, fixénonse dambos maraviosa fiesta; y llegaos xuntos a la so cámara, con grandísimu prestu tuvienon gran parte d’aquel día; y dando discretu orde a los sos amores col envís de que foren secretos, volviendo a la gruta Guiscardo, y zarrando ella la puerta, foi afuera coles sos damiseles.

»Guiscardo, dempués que vieno la nueche, xubiendo pela soga, salió afuera pela fendedura pela qu’entrare y volvió pa casa; y adeprendiendo esti Camín, dempués, volvió munches veces col pasu’l tiempu. Mas la fortuna, envidiosa de tan llargu y grande deleite, con dolorosu asocedíu, la gayola de los dos amantes tornó n’atristayáu llantu. Avezaba venir dalguna vez Tancredi solu dafechu a la cámara la fía y tar ellí con ella y falar daqué y marchar dempués. Y esti, un día, dempués de comer, baxando alló, y tando la señora, que tenía por nome Ghismonda, nun xardín de so con toles sos damiseles, entró nella ensin que naide nun lu viere nin lu sintiere, nun queriendo xebrala del so deleite, atopando les ventanes de la cámara zarraes y les cortines del llechu echaes, y al pie d’él, nuna esquina, sentóse enriba un almofadón; y apoyando la cabeza na cama y puesta sobre sí la cortina, cuasi como si arrémente s’escondiere, durmióse ellí. Y tando durmiendo asina, Ghismonda, que, por desgracia, fixere venir aquel día a Guiscardo, dexaes les sos damiseles en xardín, entró ensel na cámara; y pesllándola, ensin decatase de qu’hubiere persona dala, abrió la puerta a Guiscardo, que taba esperándola, y metiénonse na cama, como avezaben, y tando trebeyando xuntos y solazándose, asocedió que Tancredi esconsoñó y sintió y vio lo que Guiscardo y la fía faíen. Y doliosu por demás, de mano quixo grita-ys, dempués tomó’l determín de callar y de quedar escondíu, si yera quien, pa poder faer más cautamente y con menor vergoña suya lo que yá-y cayere n’ánimu que debía faer. Los dos amantes tuvienon per llargu espaciu xuntos, como avezaben, ensin arreparar en Tancredi; y cuando-yos paeció tiempu baxanon del llechu, Guiscardo volvió a la gruta y ella salió de la cámara. De la que Tancredi, inda que yera vieyu, dende una ventana, baxó al xardín y ensin ser vistu por naide, doliosu a muerte, volvió a la so cámara. Y pola orde dada por elli, al salir de la fendedura la nueche viniente, mientres el primer sueñu, Guiscardo, talu como taba, enzancáu pol vistimientu de pelleyu, foi prindáu por dos y empobináu de secultres a Tancredi; y esti, desque lu vio, cuasi llanxendo, díxo-y: «Guiscardo, la mio benignidá pa contigo nun merecía l’ultrax y la vergoña que nes mios coses me fixesti, como güei vi colos mios güeyos.» Y Guiscardo nada nun-y dixo, nun siendo esto: «Amor pue muncho más de lo que vós y yo podemos.» Ordenó, darréu, Tancredi, que lu guardaren quedamente en dalguna cámara d’allá dientro; y asina se fixo. Llegáu’l día siguiente, nun sabiendo Ghismunda nada d’estes coses, pensando pa sí Tancredi en delles estremaes novedaes, dempués de xintar, según la so costume, foi a la cámara la fía; au fayéndola llamar y zarrándose en dientro con ella, tou esllagrimáu, entamó dici-y: «Ghismunda, paeciéndome conocer la to virtú y la to honestá, enxamás nun me cayere n’ánimu, magar me lo dixeren, si yo colos mios güeyos nun lo viere, que tu sometete a dalgún home, nun siendo’l to maríu, non yá lo fixeres, sinón que puramente lo pensares; polo que yo, nesti pocu tiempu que la mio vieyera m’atroca de vida, siempre he tar doliosu recordándolo. Y quixere Dios que, darréu qu’a tanta deshonestidá debíes empobinate, escoyeres home qu’a la to nobleza conveniente fore; mas ente tantos que na mio corte s’atopen escoyesti a Guiscardo, rapaz de pervil condición, criáu na nuesa corte cuasi como por Dios de neñu de teta ata los nuesos díes; polo qu’en grandísimu afán d’ánimu me punxesti, nun sabiendo yo qué determín tomar no que fai a ti. De Guiscardo, al que fixi prender esta nueche cuando salía de la fendedura, y téngolu en prisión, yá tomé’l determín de qué faer; mas de ti sabe Dios que nun sé qué faer. Per un llau tira de min l’amor que siempre te tuvi más que’l que nengún padre tevo a una fía, y per otru tira de min la xustísima raxón ocasionada pola to gran llocura: aquel quier que te perdone y esta quier que yo, contra la mio natura, contra ti seya cruel; pero primero que garre partíu, deseo oyer lo que tu a esto tengas que dicir».

»Y dicho esto, abaxó’l rostru, llorando tan fuertemente como fixera un rapaz al que-y cutieren la badana. Ghismunda, oyendo al padre y conociendo non solamente que’l so secretu amor fore descubiertu sinón qu’amás fore presu Guiscardo, sintió dolor inestimable y tevo cerca munches vegaes d’amosalo con glayíes y con llágrimes, como faen les más de les muyeres; mas venciendo, sicasí, esta vileza’l so ánimu fachendosu, afirmó’l so rostru con maraviosu puxu, y determinó más nun vivir enantes que rogar por ella mesma, pensando tar muertu yá’l so Guiscardo. Polo que, non como muyer doliosa o arrepresa pola so falta, mas como despreocupada y valerosa, con secu rostru y abiertu, y per nenyures alteriáu, dixo asina a so pá: «Tancredi, nun to dispuesta nin a negar nin a rogar, darréu que nin lo uno me valiere nin lo otro quixere que me valiere; y, arriendes d’ello, en nengún actu entiendo que me seyan benévolos la to mansuetú y el to amor, nun siendo, la verdá confesando, defender primero con verdaderes razones la mio fama y dempués, con fechos, siguir fortísimamente la grandeza’l mio ánimu. Ello ye verdá qu’amé y amo a Guiscardo, y que cuanto yo viva, que va ser poco, he amalu, y si dempués de la muerte s’ama, nun dexaré d’amalu; mas a esto nun m’induxo tanto la mio femenil fraxilidá cuanto la to poca solicitú pa casame y la so virtú. Debe sete manifiesto, Tancredi, siendo tu de carne, que xeneresti fía de carne y non de piedra o de fierro; y alcordate debíes y debes, magar agora seyas vieyu, de cuántes y cuáles y con qué puxu son les lleis de la mocedá; y magar tu, home, en parte, nos tos meyores años fosti exercitáu nes armes, nun debíes conocer menos aquello que los ocios y les delicadures puen mesmamente nos vieyos, nun digamos nos mozos. So, darréu, como enxendrada por ti, de carne, y viví tan poco qu’entovía so moza y, por una cosa y pola otra, enllena de concupiscente deséu, al que maraviosísimes fuercies dio’l conocer yá, porque tuvi yá casada, qué prestu seya a tal deséu dar cumplimientu. Y nun siendo a resistir yo a estes fuercies, dispúnxime a siguir aquello a lo qu’elles m’emburriaben, como moza y muyer, y namoréme. Y, de xuru, punxi nesto tola mio virtú en nun querer que nos viniere vergoña nin a ti nin a min d’aquello a lo que’l natural pecáu m’emburriaba, en cuanto tuviere na mio mano. Y a ello’l piadosu Amor y la benigna fortuna vía abondo atapecida m’alcontraren y m’amosaren, pela que, ensin naide sentilo, yo a los mios deseos aportaba: y esto, seya quien seya’l que te lo amosare o cómo lo supiesti, yo nun lo niego. A Guiscardo non por accidente escoyí, como munches faen, mas con deliberáu conseyu elixílu enantes qu’a cualquier otru y averélu a min con prudente pensamientu y, con sabia perseverancia, de min y d’él, llargamente, gocié nel mio deséu. Polo que paez, acullá’l fechu de pecar amorosamente, que tu, siguiendo más la vulgar opinión que la verdá, con mayor amargor m’arrepriendes, diciendo, como si nun hubieres enraxonate si yo escoyere pa ello un home noble, que lo fixi con un home de baxa condición; no que nun te decates de que non el mio pecáu sinón el de la fortuna arrepriendes, la que bien davezu al non dignu allevanta a lo cimero, valtando embaxo a los dignísimos. Mas vamos dexar agora esto, y mira daqué a los principios de les coses: vas ver que nós d’una masa de carne tenemos toos la carne y por un mesmu creador toles ánimes fonon creaes con iguales fuercies, con iguales potencies, con iguales virtúes. La virtú primeramente a nós, que toos nacemos y naciemos iguales, distinguió; y aquellos que d’ella mayor parte teníen y poníenla n’obra llamánonlos nobles, y los demás quedanon non nobles. Y magar que vezu contrariu atapeciere dempués esta llei, ella non foi inda desaniciada nin esfarrapada de la natura nin de les bones costumes; y, poro, a aquel que virtuosamente obra y abiertamente s’amuesa xentil, si d’otra miente lu llamen, equivócase non aquel que ye llamáu sinón aquel que lu llama.

»Mira pente tolos tos homes nobles y esamina la so vida, y les sos costumes y les sos maneres, y d’otru llau considera les de Guiscardo: si quixeres xulgar ensin animosidá, dibes dicir qu’él yera nobilísimu y qu’estos nobles tos yeren toos villanos. Na virtú y nel valor de Guiscardo nun creí pol xuiciu de dalguna otra persona sinón pol de les tos pallabres y pol de los mios güeyos. ¿Quién lu emponderó enxamás tanto cuanto tu lu emponderesti en toes aquelles coses lloables poles qu’un home valerosu ha ser emponderáu? Y, de xuru, non a tuertu: que, si los mios güeyos nun m’engañanon, nenguna emponderanza foi dada por ti que yo ponela n’obra, y más almirablemente de lo que les tos pallabres yeren espresar, nun lu viere; y si nello recibiere yo dalgún engañu, por ti fore engañada. ¿Vas dicir, darréu, que me mecí con un home de baxa condición? Nun vas dicir la verdá; mas, por ventura, si tu dixeres con un probe, con vergoña tuya pudiere concedese, qu’asina supiesti llevar a bon estáu a un valiosu home sirvidor to; mas la probitú nun quita a naide la xentileza, sinón los haberes. Munchos reis, munchos grandes príncipes fonon probes, y munchos de los que caven la tierra y guarden les oveyes fonon riquísimos y sonlo. La última dulda que dixesti, esto ye, qué debas faer de min, desaníciala dafechu: si tu na to estrema vieyera tas dispuestu a faer lo que de mozu nun avecesti, esto ye, a ser cruel, tate dispuestu, usa en min de la to crueldá, que dispuesta nun to a rogate a ti, como primer razón d’esti pecáu, si pecáu ye; darréu que yo asegúrote que lo que de Guiscardo fixesti o faigas, si conmigo nun lo faes por un igual, han faelo les mios mesmes manes. Y agora, vete coles muyeres a arramar les llágrimes, y siendo cruel, con un mesmu güelpe, si te paez que lo merezamos, mátanos.»

»Conoció’l príncipe la grandeza d’ánimu de la so fía mas nun creyó por ello del too que tuviere fuertemente dispuesta a aquello que les sos pallabres afirmaben, como dicía; polo que, xebrándose d’ella y alloñando de sí’l pensamientu d’obrar cruelmente contra ella, pensó cola conderga del otru esfrecer el so ferviente amor, y ordenó a los dos que guardaben a Guiscardo que, ensin que naide se decatare, la siguiente nueche, lu estrangularen; y, arrincándo-y el corazón, que-y lu llevaren. Y estos, asina como-yos mandaren, asina obranon. Polo que, llegáu’l día siguiente, fixénon-y llegar al príncipe una copa grande y formosa d’oru y, puestu nella, el corazón de Guiscardo, y esti per un secretísimu sirviente de so mandó-ylu a la fía y ordenó-y que cuando-y lu diere que-y dixere: «To pá mándate esto pa consolate colo que tu más ames, como tu lu consolesti a él colo qu’él más amaba.»

»Ghismunda, non xebrada del so xabaz envís, fixérase trayer yerbes y raigaños velenosos y, desque marchare’l padre, destilárelos y reduxérelos a agua, col envís de tenelo too iguao si asocedía lo qu’ella yá temía. Y llegáu énte ella’l criáu, y col presente y coles pallabres del príncipe, garró la copa con rostru firme; y, descubriendo aquella, cuando vio’l corazón y pescanció les pallabres, tevo por certísimo aquello ser el corazón de Guiscardo; polo que, llevantando’l rostru contra’l sirviente, díxo-y: «Nun convenía sepultura menos digna que d’oru a corazón talu como esti ye; discretamente obró mio pá nesto.» Y dicho esto, acercándolu a la boca, besólu, y dixo dempués: «En toles coses siempre y ata nesti estremu de la mio vida atopé tienrísimu l’amor de mio pá pa conmigo, pero agora más que nunca; y, poro, les últimes gracies qu’he da-y enxamás, por tan grande presente, de la mio parte has a da-y.» Y esto dicho, vuelta sobre la copa, que sostenía estrechamente, mirando’l corazón, dixo: «¡Ai! dolcísimu ablugu de tolos mios prestos, ¡maldita seya la crueldá d’aquel que colos güeyos de la cara faime vete agora! Abondo me yera mirate colos de la mente a cada momentu. Acabesti yá la to carrera, y de tala como la fortuna te concedió yá te llibresti; lleguesti a la fin a la que toos cuerren; dexesti les miseries del mundu y les fatigues y del to enemigu mesmu recibiesti la sepultura que’l to valor ameritó. Nada nun te faltaba pa tener cumplíes exequies, nun siendo les llágrimes d’aquella que tu, viviendo, tanto amesti; les que, col envís de que les tuvieres, punxo Dios nel ánimu al mio despiadáu padre qu’a min t’unviare, y yo he ufríteles, inda que propósitu tuviere de morrer colos güeyos ensuchos y con xestu de nenguna cosa espantáu; y en dándoteles, ensin allancia dala, fadré que la mio alma s’axunte con aquella que, gobernándola tu, con tantu ciñu guardesti.

»¿Y con qué compañía podré yo andar más contenta o más segura nos llugares non conocíos que con ella? To cierta de qu’ella atópase inda equí en dientro y contempla los llugares de los sos prestos y de los mios y, como aquella que to cierta de qu’entá m’ama, espera a la mio, pola que sumamente ye amada.» Y dicho esto, non d’otra miente que si una fonte d’agua na tiesta tuviere, ensin entamar nengún femenil espolín, abangada sobre la copa, llorando, entamó arramar tantes llágrimes qu’almirable cosa fonon de ver, besando infinites vegaes el muertu corazón. Les sos damiseles, que taben al rodiu d’ella, nun entendíen qué corazón fore esti o qué queríen dicir les sos pallabres mas, de compasión, llanxíen toles venti y a ella, piadosamente, entrugáben-y en devanéu pola ocasión del so llantu y muncho más, como meyor sabíen y podíen, se les inxeniaben en confortala. Y esta, dempués que lloró cuanto-y paeció, alzando la cabeza y secando los güeyos, dixo: «Oh corazón mui amáu, tol mio deber pa contigo ta cumplíu, nada más me queda por faer nun siendo dir cola mio ánima a faer a la to compañía.»

»Y dicho esto, fíxose dar el xarrucu nel que taba l’agua que’l día enantes fixere, lo que cho na copa au taba’l corazón llaváu poles sos munches llágrimes; y ensin llercia dala, poniéndola na boca, bebiólo dafechu y, desque bebío, cola copa na mano, xubió al so llechu, y cuanto más honestamente supo allugó’l cuerpu sobre él y al so corazón averó’l del muertu amante; y ensin nada dicir esperaba la muerte. Les sos damiseles, viendo y oyendo estes coses, darréu qu’elles nun sabíen qué agua yera aquello qu’ella bebiere, a Tancredi mandaran a dici-y too aquello; y esti, temiendo lo qu’asocedió, baxó aína a la cámara de la fía, y llegó allá nel momentu qu’ella s’echaba sobre’l so llechu; y, sero, con dolces pallabres, foi consolala, y viendo nos términos nos que taba, entamó llanxir dolorosamente. Y a esti díxo-y la señora: «Tancredi, guarda estes llágrimes a menos deseada fortuna qu’esta, y nun les arrames por min, que nun les deseo. ¿Quién vio enxamás a otru qu’a ti llanxir por aquello qu’elli quixo? Mas, sicasí, si daqué del amor que me tuviesti entá vive en ti, has concédeme como últimu don que, darréu que nun te foi grato que yo calladamente y a escondíes con Guiscardo viviere, que’l mio cuerpu col so, auquiera que tu lu fixeres aventar, muertu, tea manifiestamente.»


»L’ablayu’l llantu nun dexó responder al príncipe; polo que la moza, sintiéndose llegar a la so fin, estrechando contra’l so pechu’l muertu corazón, dixo: «Queda con Dios, que yo marcho.» Y velaos los güeyos y tou sentíu perdíu, coló d’esta doliosa vida. Tan dolorosa fin tevo l’amor de Guiscardo y de Ghismunda, como oyestis; a los que Tancredi, dempués de munchu llantu, y arrepresu tarde de la so crueldá, con xeneral dolor de tolos salernitanos, llevándolos honradamente, nun mesmu sepulcru fixo sepultar.