xoves, 21 de xullo de 2016

Decamerón V,1 (Boccaccio)


[V,1] Cimone, amando, faise sabiu y rapta a Efigenia, la so señora, nel mar; faénlu prisioneru en Rodes, d’onde Lisimaco lu llibera y, de nuevo, con él, rapta a Eugenia y a Cassandrea nes sos nuncies, y estes fuxen con ellos a Creta; y d’ellí, feches les sos muyeres, con elles, a les sos cases son llamaos.



—Munches noveles, prestoses señores, pa dar entamu a xornada tan gayolera como esta ha ser, se me ponen en delantre pa cuntales; y, d’estes, una más nel ánimu me presta, darréu que, per ella, vais poder pescanciar non solamente la feliz fin pela qu’entamemos falar, sinón cuánto seyan de santes y poderoses y de cuántu bien enllenes les fuercies d’Amor, les que munchos, ensin saber lo que dicen, conderguen y vituperen a gran tuertu; lo que, si yo nun erro, darréu que cuido que tais namoraes, muncho vos va prestar.

»Hebo, darréu (d’acordies colo que nós lleímos nes antigües hestories chipriotes), na islla de Chipre, un nobilísimu home que tevo por nome Aristippo, más que cualquier otru del so país riquísimu de toles coses temporales; y si d’una cosa sola nun lu fixere doliosu la fortuna, más qu’otru pudiere tar contentu. Y ello yera qu’él, ente los otros fíos sos, tenía ún qu’en grandor y en formosura de cuerpu a tolos otros mozos perpasaba, mas yera fatu ensin esperanza, y el so nome verdaderu yera Galeso; mas, darréu qu’enxamás, nin per fatiga de maestru nin per agasayu o güelpe del padre nin inxeniu de nengún otru se-y pudiere meter na tiesta lletra nin enseñanza dala, asina como pola so voz grueso y deforme y les sos maneres más convenientes a bestia qu’a home, por escarniu, llamábenlu toos Cimone, que na so llingua sonaba como na nuesa ‛pollín’. Y la so perdida vida soportábala so pá con grandísimu dolor; y perdida yá toa esperanza, por nun tener siempre delantre la ocasión del so dolor, mandó-y que fore a la villa y viviere ellí colos sos llabradores; y ello prestó-y pola vida a Cimone, darréu que les costumes y los vezos de los homes toscos prestáben-y más que los ciudadanos.

»Marchando, darréu, Cimone a la villa y exercitándose ellí nes coses pertinentes a aquella, asocedió qu’un día, pasáu yá’l mediudía, pasando él d’una posesión a otra con un bastón de so al llombu, entró nuna viesquina perguapa qu’había naquella comarca, y, darréu que yera’l mes de mayu, taba frondosa dafechu. Y andando per ella, aportó, asina como la so fortuna lu guió, a un pradín arrodiáu d’altísimos árboles, y nún de los sos estremos había una fontana formosísima y fría y, al llau d’ella, vio sobre’l verde prau dormir una formosísima rapaza con un vistimientu tan sutil que cuasi nada de les cándides carnes escondía, y de la cintura arriba taba solamente cubierta d’una manta perblanca y sutil; y al par d’ella, asemeyadamente, dormíen dos muyeres y un home, siervos d’esta moza. Y cuando Cimon la vio, non d’otra miente que si enxamás nun viere forma de muyer, afitándose nel so bastón, ensin dicir cosa dalguna, entamó mirala intensamente con almiración pergrande; y nel rudu pechu, nel que per mil enseñances nun pudiere entrar impresión dalguna de prestu ciudadán, sintió esconsoñar un pensamientu que-y dicía a la so material y grosera mente qu’aquella yera la cosa más formosa que viere enxamás nengún viviente.

»Y ellí entamó estremar les partes d’ella, aponderando’l cabello, que camentaba d’oru, la frente, la nariz y la boca, la garganta y los brazos y sumamente’l pechu, poco eleváu entá; y de llabrador, tresformáu d’esmenu en xuez de formosura, naguaba sumamente por ve-y los güeyos, los qu’ella, apesaraos pol altu sueñu, tenía zarraos; y por vé-ylos, munches veces tevo voluntá d’espertala. Mas abultándo-y sobre manera más formosa que les otres muyeres que viere enantes, duldaba que nun fore dalguna diosa; y tanta sencia tenía, que xulgaba que les coses divines yeren dignes de más reverencia que les mundanes y, por mor d’esto, calteníase, esperando que por sí mesma esconsoñare; ya inda que la espera-y paeciere llarga, sicasí, presu de non avezáu placer, nun sabía marchar d’ellí.

»Asocedió, darréu, que dempués d’un bon cachu, la moza, que llamábase Efigenia, primero que nengún de los sos esconsoñare, allevantó la cabeza y, abriendo los güeyos y viendo tar sofitáu nel so bastón delantre d’ella a Cimone, ablucó y dixo: «Á Cimone, ¿qué andes buscando a estes hores per esta viesca?» Yera Cimone, tanto pol so fustax como pola so rudeza y nobleza y pola riqueza’l padre, conocíu a cualquiera del país. Elli nada nun respondió a les pallabres d’Efigenia; mas al vela abrir los güeyos, entamó mirá-ylos arremellao, abultándo-y que, d’aquellos, surdía una suavidá que lu enllenaba d’un prestu enxamás prebáu por él. Y viendo esto la moza, empecipió temer que la so mirada arremellada afalare la so rusticidá a dalguna cosa que vergoña pudiere volve-y; polo que, llamando a les sos muyeres, llevantóse diciendo: «Cimone, quedái con Dios.» A lo que respondió Cimon entós: «Yo marcho contigo.» Y magar la moza refugare la so compañía, siempre teniéndo-y mieu, nunca de sí foi quien a xebralu mentanto nun la acompañó a casa d’ella; y d’ellí foi a casa so pá, afirmando que de nengún xeitu diba volver más a la villa; lo que, magar fore abegoso a so pá y a los sos, sicasí, dexanon que lo fixere, esperando ver cuála fore la ocasión que lu fixere camudar d‘opinión. Entrando, darréu, a Cimone nel corazón, nel que nenguna doctrina pudiere entrar, la saeta d’Amor pela formosura d’Efigenia, en brevísimu tiempu, diendo d’un pensamientu n’otru, fixo maraviar al padre y a tolos sos y a tolos que lu conocíen. Primeramente requirió a so pá que lu fixere dir orniáu colos vistimientos y toles otres coses como los sos hemanos diben; lo que so pá fixo percontentu. Llueu, tratando colos mozos valerosos y oyendo les so maneres, les que convienen a los xentiles homes y máximamente a los namoraos, primero, con grandísima almiración de toos, en mui breve espaciu de tiempu non solamente deprendió les primeres lletres sinón que se fixo mui valiosu ente los filósofos. Y dempués d’esto, siendo de too ello ocasión l’amor que sentía por Efigenia, non solamente la voz rudo y rústico reduxo a afayadizo y ciudadano, mas devieno maestru de cantu y de música, y nel acabalgar y nes coses béliques, tanto marines como de tierra, fíxose espertísimu y feroz. Y en breve, pa nun dir cuntando toles coses particulares de la so virtú, nun se cumpliere’l cuartu añu del día del so primer namoramientu cuando llograre ser más gayardu y más cortés y con más particulares virtúes qu’otru mozu cualquiera qu’hubiere na islla de Chipre. ¿Qué diremos, darréu, prestoses dames, de Cimone? De xuru, nenguna otra cosa sinón que les altes virtúes pol cielu infundíes na so valerosa alma foren pola envidiosa fortuna nuna pequeñísima parte del so corazón con llazos fortísimos ataes y enzarraes, los qu’Amor rompió dafechu y espedazó, como muncho más poderosu qu’ella; y como escitador de los adormecíos inxenios, a aquellos, escurecíos poles crueles tiniebles, col so puxu, emburrió a la clara lluz, amosando abiertamente de qué llugar saca los espíritus a él suxetos y a cuál los conduz coles sos rayaes. Cimone, darréu, magar desaxerare, amando a Efigenia, en dalgunes coses, como faen los mozos amantes mui davezu, non por ello Aristippo, considerando que l’amor fixérelu d’oveyu volvese n’home, dexaba de sofitalu pacientemente, sinón qu’afalábalu a siguir dafechu la so voluntá. Mas Cimone, que refugaba que lu llamaren Galeso alcordándose de qu’asina lu llamare Efigenia, queriendo honesta fin apurrir al so deséu, munches veces fixo tantiguar a Cipseo, padre d’Efigenia, que-y la diere por muyer; mas Cipseo respondió siempre que-y la prometiere a Pasimunda, noble mozu rodanu, y que nun tenía intención d’incumplir la so pallabra.

»Y llegáu’l tiempu de les apautaes nuncies d’Efigenia y mandando’l maríu por ella, dixo pa sí Cimone: «Agora ye tiempu d’amosar, oh Efigenia, cuánto t’amo. Yo volvíme home por ti; y si puedo tenete, nun duldo qu’he volveme más gloriosu que dalgún Dios; y, de xuru, o te tengo o muerro.» Y dicho esto, requirió de secultres a dellos mozos nobles que yeren amigos sos, y fayendo armar secretamente un barcu con toles coses afayadices pa la batalla naval, fíxose a la mar, esperando’l barcu sobre’l qu’Efigenia había ser tresportada a Rodes al so maríu. Y esta, dempués de munchu honor fechu pol padre d’ella a los amigos del maríu, entrada na mar, empobinanon la proba contra Rodes y entamanon camín. Cimone, que nun dormía, a otru día, algamólos col so barcu, y de lo cimero la proba glayó fuerte a los que taben enriba’l barcu: «Parái, tirái p’abaxo les veles, o esperái ser vencíos y fundíos na mar.» Los adversarios de Cimone sacaren les armes sobre cubierta y apareyánonse pa defendese; polo que Cimone, dempués de les pallabres, garrando un farpón de fierro, arrefundiólu enriba la popa de los rodanos, qu’alloñábense a tou meter, y aquel a la proba’l so barcu, por fuercia, enganchó; y fieru como un lleón, ensin esperar que naide lu siguiere, saltó sobre la nave los rodanos, como si a toos tuviere en nada; y espoliándolu l’amor, con maraviosu puxu, metióse ente los enemigos con un cuchiellu na mano y agora esti y agora aquel firiendo, como oveyes los abatía. Lo que viendo los rodanos, aventando en tierra les armes, cuasi a una voz, confesánonse toos prisioneros.

»A los que Cimon dixo: «Mozos, nin deséu de botín nin odiu que tenga contra vós me fixo partir de Chipre a asaltavos metanes la mar con mano armada. Lo que m’afaló ye pa min grandísima cosa d’algamar y pa vós abondo fácil de conceder en paz; y ello ye Efigenia, por min sobre cualquier otra cosa amada, la que nun pudiendo yo tener de so pá como amigu y en paz, de vós, como enemigu y coles armes, emburrióme l’amor a conquistala. Y, poro, cuido yo ser pa ella lo qu’había se-y el vuesu Pasimunda; dáimela y díi cola gracia de Dios.»

»Los mozos, a los que más la fuercia que la lliberalidá obligaba, a Efigenia, llorando, concedienon a Cimon; quien, viéndola llorar, dixo: «Noble señora, nun t’aflixas; yo so’l to Cimone, que por llargu amor merecí tenete muncho más que Pasimunda por prometida pallabra.»

»Volvió, darréu, Cimone, fayendo llevala a ella sobre la so nave, ensin nenguna otra cosa tocar de los rodanos, pa colos sos compañeros, y dexólos marchar. Cimone, darréu, más qu’otru home cualquiera contentu pola adquisición de botín tan queríu, desque un poco de tiempu gastó en consolala a ella, que lloraba, deliberó colos sos compañeros nun ser momentu de tornar a Chipre al presente; polo que, con igual deliberación de toos, empobinanon la proba la so nave a Creta, au cuasi toos y, máximamente, Cimone, por parentescos vieyos y nuevos y por munches amistaes, cuidaben tar seguros xunto con Efigenia. Mas la fortuna, que mui allegremente concediere l’adquisición de la muyer a Cimone, non estable, d’esmenu, en murniu y amargosu llantu camudó la inestimable gayola del namoráu mozu. Y nun se cumplieren inda cuatro hores dempués que Cimone dexare a los rodanos, cuando, aportando la nueche, que Cimone más prestosa que nenguna otra sentida enxamás esperaba, con ella en xunto surdió un tiempu perfieru y tempestosu, qu’enllenó’l cielu de ñubes y la mar de solobres vientos; y por mor d’ello naide nun yera a ver qué faer o aú dir, nin mesmamente tenese sobre la nave pa faer daqué útil. Cuánto se dolió Cimone por ello nun hai que-y lo entrugar. Ello paecía que los dioses concediéren-y el so deséu col envís de que-y fore más dolorosu’l morrer, de lo que, ensin él, poco s’esmoleciere primero. Dolíense del mesmu xeitu los sos compañeros, mas, sobre toos, dolíase Efigenia, llanxendo enforma y tarreciendo l’escachonar de les foles; y, nel so llantu, aspramente maldicía l’amor de Cimone y censuraba’l so ardimientu, afirmando que por nenguna otra cosa naciere aquella tempestosa fortuna, sinón porque los dioses nun queríen qu’aquel qu’a ella contra la so voluntá quería tener por esposa pudiere gociar del so presuntuosu deséu, sinón que viéndola primero morrer a ella morriere él dempués míseremente. Con llamentos talos y con otros mayores, nun sabiendo qué faer los marineros, volviéndose cada vez el vientu más fuerte, ensin ser pa estremar pa ú diben, lleganon xunta la islla de Rodes; y nun conociendo por mor d’ello qu’aquella fore Rodes, esbrexanon con tou inxeniu, pa salvar les sos vides, por llegar a tierra, si yeren quien. Y a ello la fortuna foi favoratible y aduciólos a un pequeñu golfu de mar, al que poco enantes llegaren los rodanos que Cimon dexare cola so nave; y primero de decatase de qu’anclaren na islla de Rodes, surdiendo l’aurora y fayendo’l cielu daqué más claru, viénonse vecinos, seique a un tiru d’arcu, de la nave dexada por ellos el día enantes. Y por mor d’esto Cimone, ensin midida apulmonáu, temiendo que nun-y asocediere lo que-y asocedió, ordenó que tou puxu se punxere en salir d’ellí, y dempués, au a la fortuna-y prestare empobinalos, darréu que nenyures podíen atopase peor qu’ellí. Fixénonse grandes esfuercios por salir d’ellí mas fonon en devanéu; el vientu potentísimu puxaba a la escontra, tanto que, non solo nun fonon quien a salir del pequeñu golfu, sinón que, quixeren o non, emburriólos a tierra. Y en llegando a ella reconociénonlos los marineros rodanos qu’amiyaren de la so nave; de los que dalgún d’ellos, aína, corrió a una villa cercana au los nobles mozos rodanos foren, y cuntó-yos qu’ellí Cimone con Efigenia sobre la so nave, por fortuna, como ellos, llegaren. Contentísimos aquellos n’oyendo esto, garranon munchos de los homes de la villa, y fonon darréu al mar; y Cimone, que yá amiyáu colos sos garrare’l determín de fuxir a dalguna selva vecina, toos xuntos, con Efigenia, fonon presos y amenaos a la villa; y d’ellí, llegáu de la ciudá Lisimaco, sobre quien aquel añu recayía la suma maxistratura de los rodanos, con grandísima compaña d’homes d’armes, a Cimone y a los sos compañeros llevólos a toos a prisión, como Pasimunda, al que llegaren les nueves, ordenare, querellándose énte’l senáu de Rodes. Y de tal xeitu’l probetayu y namoráu Cimone perdió la so Efigenia poco enantes ganada por él, ensin otro arrampuña-y más que dalgún besu.

»A Efigenia recibiénonla y confortánonla munches nobles señores de Rodes tanto del dolor que sufriere pola so prinda como pola fatiga sostenida pola mar gafa; y tevo xunta elles ata’l día conseñáu pa les sos nuncies. A Cimone y a los sos compañeros, pola llibertá dada’l día enantes a los mozos rodanos, perdonóse-yos la vida, la que Pasimunda, al so poder, solicitaba desaniciar, y condergánonlos a prisión perpetua; na que, como pue creese, doliosos s’atopaben y ensin esperanza yá de nengún placer. Y Pasimunda, cuanto podía, l’aprestamientu solicitaba de les futures nuncies. La fortuna, como arrepresa de la sópita inxuria cometida contra Cimone, nuevu accidente obró pola so salú. Tenía Pasimunda un hermanu menor qu’él en tiempu mas non en virtú, al que llamaben Ormisda, que tuviere llargu tiempu en tratos pa tomar por muyer a una noble y formosa moza de la ciudá, que tenía por nome Cassandrea, y a la que Lisimaco amaba sumamente; y allanciárese’l matrimoniu por estremaos accidentes munches veces. Y agora, viéndose Pasimunda a puntu celebrar con grandísima fiesta les sos nuncies, pensó tar óptimamente fecho que nesta mesma fiesta, por non tornar más a los gastos y al festexu, pudiere faer qu’Ormisda por un igual tomare muyer; polo qu’anovó les pallabres colos parientes de Cassandrea y llevóles a efeutu; y xuntos, él y l’hermanu, deliberanon con ellos que’l mesmu día que Pasimunda llevare a Efigenia, qu’aquel Ormisda llevare a Cassandrea. Y sintiendo esto Lisimaco, desprestó-y sobre manera, darréu que víase priváu de la so esperanza, na que pensaba que, si Ormisda nun la tomaba, de xuru diba tomala él. Mas, como sabiu, el so dolor tevo en dientro escondíu y entamó pensar de qué manera pudiere torgar qu’aquello tuviere efeutu, y nun vio vía posible nenguna nun siendo raptala. Esto abultó-y fácil pol oficiu que tenía, pero muncho más deshonesto lo reputaba que si nun tuviere esti oficiu; mas, en breve, dempués de llarga deliberación, la honestidá fixo llugar al amor, y garró’l determín, asocediera lo qu’asocediere, de raptar a Cassandrea. Y pensando na compañía que pa faer esto debía tener y l’orde nel que debía proceder, alcordóse de Cimone, que taba colos sos compañeros en prisión; ya imaxinó que nengún otru compañeru meyor nin más lleal podía tener que Cimone nesti asuntu. Polo que, la nueche viniente, de secultres, fíxolu venir a la so cámara y empecipió fala-y de tal xeitu: «Cimone, asina como los dioses son óptimos y lliberales dadores de les coses a los homes, asina son xagacísimos probadores de la so virtú, y a aquellos qu’alcuentren firmes y constantes en tolos casos, como a los más valorosos, fáenlos dignos de más altos premios. Ellos quixenon de la to virtú más cierta esperiencia que la que pudieres amosar dientro los términos de la casa de to pá, al que yo conozo perabondosu de riqueces; y, primero, coles punzantes solicitúes del amor d’insensatu animal, como yo oyí, fixénonte home; dempués con dura fortuna y al presente con doliosa prisión quixenon ver si’l to ánimu camuda d’aquello que yera cuando per pocu tiempu fosti feliz col botín ganáu. El que, si ye’l mesmu que yá foi, nenguna cosa tan feliz t’emprestanon cuanto ye aquella qu’al presente s’apareyen a date; la que, col envís de que tu les usaes fuercies recobres y te vuelvas animosu, yo cuento amosate. Pasimunda, contentu cola to desventura y solícitu procurador de la to muerte, cuanto pue entaína a celebrar les nuncies de la to Efigenia, col envís de gociar naquelles del botín que primero l’allegre fortuna te concediere y sópitamente enraxonada t’arrampuñó; y ello cuánto deba dolete, si ames como yo creo, por min mesmu lo conozo, a quien asemayada inxuria a la tuya nun mesmu día s’apareya a faeme Ormisda’l so hermanu, a min, con Cassandrea, a la que yo sobre toles otres coses amo. Y pa fuxir a tanta inxuria y tantu dolor de la fortuna, nenguna vía veo qu’ella dexare abierta nun siendo la virtú de los nuesos ánimos y de les nueses mandreches, nes que nos convién caltener les espades y abrinos camín, tu al segundu raptu y yo al primeru, de les nueses dos señores; polo que, si la to, nun quiero dicir llibertá, pola que cuido que poco t’esmolezas ensin la to señora, mas la to señora aprecies recuperar, nes tos manes, queriendo siguime na mio empresa, la punxenon los dioses.» Estes pallabres fixenon volver dafechu l’ablayáu ánimu a Cimone, y ensin munchu respiru tomar na respuesta, dixo: «Lisimaco, nin más fuerte nin más lleal compañeru que yo pues tener en cosa tala, si me debe siguir lo que tu dices; y por ello, lo qu’a ti te paeza qu’heba faer, ordénamelo y has ver, con maraviosu puxu, cómo te sigo.»

»Al que Lisimaco dixo: «De güei en tres díes han entrar les nueves esposes primeramente nes cases de los sos maríos, nes que tu colos tos compañeros armáu y con dellos de los mios, nos que más m’esfoto, de parte tarde, entraremos, y raptándoles metanes de los convites, vamos amenales a una nave que fixi apareyar secretamente, matando a cualquiera que s’oponga a nós.» Prestó-y la orde a Cimone, y calláu ata’l tiempu conseñáu tevo en prisión. Llegáu’l día les nuncies, la pompa foi grande y magnífica, y enllenánonse toles partes de la casa de los dos hermanos de gayolera fiesta. Lisimaco, desque toles coses afayadices apareyó, a Cimone y a los sos compañeros y asemeyadamente a los sos amigos, toos armaos embaxo la ropa, cuando tiempu-y paeció, y afalándolos primero con munches pallabres al so propósitu, dividiólos en tres partes, de les que mandó una, cautamente, al puertu, col envís de que naide pudiere torgar salir sobre la nave cuando fore menester; y llegáu coles otres dos a la casa de Pasimunda, una dexóla a la puerta, col envís de que naide nun pudiere enzarralos en dientro y torgar la so salida, y col remanente, xunto con Cimone, xubió peles escaleres. Y llegaos a la sala au les nueves esposes, con munches otres señores, yá taben a la mesa pa comer sentaes ordenadamente, fayéndose alantre y aventando les meses a tierra, garró caún la so y, puestes nos brazos de los compañeros, mandanon que les llevaren darréu a la nave apareyada. Les nueves esposes entamanon llorar y glayar, y asemeyadamente les otres señores y los sirvidores y, d’esmenu, too tevo enlleno de ruíu y de llantu. Mas Cimone y Lisimaco y los sos compañeros, tirando d’espada, ensin contraste dalu, dexándo-ys vía llibre toos ellos, vinienon contra les escaleres; y baxándoles, foi a la so escontra Pasimunda, quien con un gran bastón na mano venía al ruíu, y a quien, animosamente, Cimone firió sobre la tiesta, y fendió-yla pel mediu, fayéndolu cayer muertu a los sos pies. Y corriendo en sofitu d’él, el mísere Ormisda, asemeyadamente, foi muertu por ún de los güelpes de Cimon, y fonon mancaos y refugaos dellos otros que quixenon averase a los compañeros de Lisimaco y de Cimone. Y ellos, dexando enllena la casa de sangre, de ruíu y de llantu y de tristura, ensin enzancu dalu, lleganon, estrechando contra ellos el so botín, a la nave; y poniendo sobre ella a les señores y xubiendo ellos y tolos sos compañeros, tando yá la sablera tremada de xente armao que venía al rescate de les señores, dando colos remos n’agua, fonon a la d’ellos gayasperos.


»Y desque lleganon a Creta, recibiénonlos ellí gayoleramente munchos amigos y parientes; y, esposaes les muyeres y fecha grande fiesta, gocianon contentos del so botín. En Chipre y en Rodes hebo rumores y espolinos grandes llargu tiempu polos sos fechos. A lo cabero, permediando nun llugar y n’otru los amigos y los parientes d’ellos, atopanon mou de que, dempués de dalgún exiliu, Cimone, con Efigenia, contentu, volviere a Chipre y Lisimaco, asemeyadamente, volviere a Rodes con Cassandrea; y caún d’ellos, gayasperamente, vivió llargamente, contentu cola so, na so tierra.