venres, 22 de xullo de 2016

Decamerón V,3 (Boccaccio)



[V,3] Pietro Boccamazza fux con Agnolella; atopa lladrones; la moza fux per una selva y ye conducida a un castiellu; prinden a Pietro y fux de les manes de los lladrones y dempués de dellos accidentes aporta al castiellu au taba Agnolella; y en casándose con ella vuelve a Roma.



Naide nun hebo que la novela d’Emilia nun aponderare; y conociendo la reina tar finada, vuelta a Elissa, ordenó-y que continuare; y esta, deseosa d’obedecer, empecipió:

—A min, formoses señores, mángaseme en delantre una mala nueche que pasanon dos mocinos poco discretos; mas darréu qu’a esta siguienon munchos díes felices, como conforme al nuesu propósitu, préstame cuntala.

»En Roma, que como ye güei cola foi yá tiempu cabeza’l mundu, hebo un mozu, apocayá, llamáu Pietro Boccamazza, de familia mui honorable ente les romanes, y namoróse esti d’una moza guapísima y mui curiosa llamada Agnolella, fía d’ún que tevo por nome Gigliuozzo Saullo, home plebeyu mas mui apreciáu polos romanos. Y, amándola, tanto supo faer, que la moza entamó amalu a él non menos qu’elli la amaba a ella. Pietro, afaláu pol ferviente amor y nun-y paeciendo deber sufrir más l’áspera pena que-y daba’l deséu que tenía d’ella, demandóla por muyer; y cuando los sos parientes lo supienon, fonon toos a él y censuránon-y enforma lo que quería faer; y, d’otru llau, fixenon dicir a Gigliuozzo Saullo que de nengún xeitu atendiere a les pallabres de Pietro, darréu que, si lo faía, enxamás por amigu nin por pariente diben tenelu.

»Pietro, viendo torgada aquella vía pela que sola cuidaba poder algamar el so deséu, quixo morrer de dolor; y si Gigliuozzo-y lo consintiere, contra’l prestu de cuantos parientes tenía, tomare por muyer a la fía. Mas, nun siendo asina, púnxose-y n’ánimu, si-y prestaba a la rapaza, faer qu’esto tuviere efeutu; y per persona interpuesta conociendo que-y prestaba, apautóse con ella pa fuxir de Roma con él. Y puestu orde a ello, Pietro, una mañana, llevantándose tempranísimo, xunto con ella, montó a caballu, y garranon el camín contra Alagna, au Pietro tenía dellos amigos nos qu’él esfotábase muncho; y acabalgando asina, nun teniendo vagar pa faer nuncies, desque temíen que los siguieren, falando del so amor mientres andaben xuntos, dalguna vez besaba l’ún al otru. Asocedió entós que, nun conociendo Pietro mui bien el camín, cuando taben a unes ocho milles de Roma, debiendo doblar a mano drecha, metiénonse per un camín a la manzorga; y nun acabalgaren más de dos milles cuando se vienon cerca d’un castiellín del que, desque los vienon, salienon d’esmenu dolce homes d’armes. Y tando yá bastante cerca d’ellos, la moza violos, polo que dixo gritando: «¡Pietro, vamos fuxir, que nos asalten!», y como supo, contra una selva grandísima volvió’l so rocín, calcándo-y les espueles en cuerpu y garrándose al arzón. El rocín, sintiéndose aguiyar, llevábala corriendo per aquella selva. Pietro, que más qu’al rostru d’ella diba mirando’l camín, nun se decató tan aína como ella de los homes d’armes que veníen, y mientres qu’él ensin velos tovía andaba mirando d’ónde veníen, foi por ellos algamáu y presu y fixénonlu baxar del rocín; y entrugándo-y quién yera, y diciéndo-yoslo él, entamanon falar ente ellos y a dicir: «Esti ye de los amigos de los nuesos enemigos; ¿qué vamos faer con él sinón quita-y esta ropa y esti rocín y engolalu, por despreciu de los Orsini, nuna d’estes ancines?» Y tando toos d’alcuerdu con esti determín, mandanon a Pietro que s’esnudare; y esnudándose esti, yá aldovín del so mal, asocedió qu’una partida de bien venticinco homes d’armes chánonse-yos enriba d’esmenu, glayando: «¡A muerte, a muerte!»

»Y aquello, sorprendíos, dexanon a Pietro, y volviénonse na so defensa; mas viéndose munchos menos que los asaltantes, entamanon fuxir, y estos a siguilos. Y viendo esto Pietro, garró de sópitu les sos coses y montó nel so rocín y entamó, cuanto podía, a fuxir per aquel camín per onde viere que fuxere la moza.

»Mas nun viendo pela selva nin camín nin senderu, nin estremando pisaes de caballu, dempués qu’a él-y paeció tar seguru y afuera les manes d’aquellos que lu prindaren y mesmamente de los otros por quien ellos foren asaltaos, nun alcontrando la so rapaza, y más amurniáu que cualquier otru home, entamó llorar y andaba llamándola perequí o per allá na viesca; mas naide nun-y respondía, y él nun s’atrevía a volver atrás y andando avante nun conocía ónde podía llegar; y d’otru llau, poles fieres que nes viesques avecen habitar, tenía medrana, al empar, por sí mesmu y pola so rapaza, a la que-y abultaba ver estrangulada pol osu o pol llobu.

»Andevo, darréu, esti desventuráu Pietro tol día per esta viesca glayando y llamando, dacuando volviendo atrás cuando cuidaba andar avante; y yá, ente los gritos y los lloros y pola medrana y el llargu ayunu, taba tan dau, que más nun podía. Y viendo sobrevenir la nueche, y nun sabiendo qué determín tomar, alcontró una grandísima ancina, y baxando del rocín atólu a ella, y dempués, pa nun ser devoráu poles fieres pela nueche, engaramitóse nella; y poco dempués, allevantándose la lluna y siendo’l tiempu perclaru, nun tenía Pietro valor pa dormise, por nun cayer, inda que, magar tuviere ocasión, el dolor y los pensamientos que de la so moza tenía nun diben dexalu; polo que velaba, sospirando y llanxendo y maldiciendo pa sí la so desventura.

»La moza, fuxendo, como enantes dixemos, nun sabiendo aú dir, sinón au’l so rocín mesmu-y paecía llevala, adientróse tanto pela viesca, que nun yera quien a ver el sitiu per onde entrare nella; polo que, non d’otra miente que fixere Pietro, tol día, agora esperando y agora andando y llanxendo y llamando y de la so desgracia doliéndose, andevo dando vueltes pel selváticu llugar. A la fin, viendo que Pietro nun venía, tando yá escuro, foi dar a un senderucu, y metiéndose per él y siguiéndolu’l rocín, dempués d’acabalgar más de dos milles, vio de lloñe, en delantre, una casina, a la que s’allegó tan llueu como pudo; y atopó ellí un bon home mui aveyuscáu cola muyer, que yera tamién vieya. Y estos, viéndola sola, dixenon: «Oh fía, ¿qué faes tu sola a estes hores per esta comarca?» La moza, llanxendo, respondió que perdiere la so compañía na viesca y entrugó a qué distancia taba Alagna; y el bon home respondió-y: «Mio fía, esti nun ye’l camín pa dir a Alagna; hai más de dolce milles dende equí.» Dixo entós la moza: «Y a qué distancia hai habitaciones pa poder agospiar?» A lo que’l bon paisanu respondió: «Nun les hai en nengún sitiu tan cercanu que pudieres llegar enantes del día.» Dixo la moza entós: «¿Prestaríavos, desque a otru sitiu nun puedo dir, teneme equí pol amor de Dios esta nueche?» El bon home repondió: «Moza, prestaríamos que quedares con nós esta nueche; mas queremos recordate que per estes comarques, de día y de nueche, van munches males partíes d’amigos y d’enemigos, que munches vegaes cáusennos grandes desplaceres y grandes daños; y si, por desgracia, tando tu equí, viniere dalguna d’elles, y, viéndote ellos formosa y nueva como tu yes, y ellos te causaren desplacer y vergoña, nós nun díbemos poder axudate. Queremos dicítelo col envís de que tu dempués, si esto asocediere, nun puedas quexate de nós.» La moza, viendo que la hora yera seronda, inda que la asustaren les pallabres del vieyu, dixo: «Si a Dios-y presta, Elli ha guardanos a vós y a min d’esti dolor; y si ellos, en cualquier casu, m’asocediere, ye muncho menor mal ser atormentada polos homes qu’esfelpeyada nes viesques poles fieres.» Y dicho esto, baxando del so rocín, entró en casa del probe home y ellí, con ellos, de lo que probemente teníen, cenó, y dempués, vistida dafechu, nun xergonucu, xunta ellos, chóse a dormir; y en tola nueche nun paró de sospirar nin de llorar la so desventura y la de Pietro, del que nun sabía qué debía esperar sinón mal.

»Y tando yá cerca la mañana, ella sintió un gran ruíu de pasos de xente; y por mor d’ello, llevantándose, foi a un gran patiu que la casina pequeña tenía detrás, y viendo nuna de les partes d’aquél un bálagu de yerba, foi escondese nél, col envís de que, si aquella xente venía, nun la atoparen tan aína. Y malpenes acabare escondese cuando aquellos, que yeren una gran partida d’homes malvaos, fonon a la puerta la pequeña casa; y fayendo que-yos abrieren y entrando dientro y atopando’l rocín de la moza entá cola siella mangada, entruganon quién taba ellí. El bon paisanu, nun viendo a la moza, respondió: «Nenguna otra persona hai equí que nós; mas esti rocín, de quien quiera qu’escapare, llegó ayeri pela tarde, y nós metiémoslu en casa pa que los llobos nun lu comieren.» «Entós» dixo’l cabezaleru la partida «ye bonu pa nós, desque otru señor nun tien.» Espardiéndose, darréu, toos ellos pela pequeña casa, foi parte d’ellos al patiu; y dexando les sos llances y los sos escudos, asocedió qu’ún d’ellos, nun sabiendo qué faer, aventó la so llanza nel bálagu de yerba y bastante cerca tevo de matar a la moza escondida, y ella de descubrise, darréu que la llanza dio-y xunto al pechu esquierdu, tanto que’l fierru esgarró-y la ropa, polo qu’ella hebo dar una glayida temiendo tar mancada; mas alcordándose d’ónde taba, recobrándose, paró quieta. La partida, daquién per acá y daquién per allá, coyéndo-yos los cabritos y la otra carne y comiendo y bebiendo, marchanon a los sos asuntos y llevanon con ellos el rocín de la moza. Y tando yá daqué lloñe, el bon home entamó entruga-y a la muyer: «¿Qué foi de la nuesa moza, la qu’ayeri pela tarde llegó equí, que nun la tengo visto dempués que nos llevantemos?»

»La bona paisana respondió que nun lo sabía y tuvienon buscándola. La moza, sintiendo que marcharen aquellos, salió del bálagu; de lo que’l bon home tevo mui contentu, desque vio que nun llegare a les manes d’aquellos, y tando fayéndose yá de día, díxo-y: «Agora que’l día vien, si te presta, vamos acompañate ata un castiellu que ta a cinco milles d’equí, y tarás en llugar seguru; mas vas tener que venir a pie, darréu qu’esta mala xente que ta acabante marchar llevanon con ellos el to rocín.»

»La moza, ensin esmolecese por ello, rogó-y por Dios que la llevare al castiellu; polo que, poniéndose en camín, aportanon ellí contra la metada de la hora tercia. Yera’l castiellu d’ún de los Orsini, que llamábase Liello de Campo di Fiore, y, por ventura, taba ellí la muyer, que yera bonísima y santa señora; y viendo a la moza, reconocióla darréu y recibióla con fiestes y quixo saber ordenadamente cómo llegare ellí. La moza cuntó-ylo too.

»La señora, que conocía tamién a Pietro, como amigu del maríu d’ella, amosóse doliosa pol casu asocedíu; y oyendo aú lu prindaren, pensó que taría muertu. Dixo, darréu, a la moza: «Pues qu’asina ye, que nun sabes de Pietro, vas quedar equí conmigo ata que pueda mandate con seguridá a Roma.»

»Pietro, tando enriba l’ancina cuanto más dolorosu yera pa tar, vio venir, a la hora’l primer sueñu, bien venti llobos, los que, desque vienon al rocín, llanzánonse toos alredor d’él. El rocín, sintiéndolos, llevantó la tiesta, rompiendo les riendes, y tentó de fuxir, mas tando arrodiáu y nun pudiendo, defendióse un bon cachu colos dientes y con pataes; valtáu a la fin por ellos, foi estrozáu y sópitamente estripáu, y guareciendo per él, ensin otro dexar que los güesos, devoránonlu y colanon. Colo que Pietro, al que-y paecía tener nel rocín una compañía y un sofitu a les sos fatigues, amedranóse enforma, ya imaxinó que nun diba poder salir enxamás d’aquella viesca. Y tando yá cercanu’l día, y aterecíu de fríu enriba la ancina, como aquel que siempre al rodiu miraba, vio delantre, seique a una milla, un grandísimu fueu; polo que, cuando’l día se fixo claru, baxando, non ensin llercia, de l’ancina, empobinóse allá y tanto andevo, que llegó allá; y alredor d’él atopó pastores que comíen y se divertíen, polos que, por piedá, foi recoyíu. Y dempués que comió y escaleció, y-yos cuntó la so desventura y cómo llegare ellí solu, entrugó-yos si naquellos llugares había villa o castiellu au pudiere dir. Los pastores dixénon-y qu’ellí a unes tres milles había un castiellu de Liello de Campo di Fiore, nel qu’al presente taba la so muyer; y contentísimu Pietro, rogó-yos que lu acompañare al castiellu dalgún d’ellos, lo que dos d’ellos fixenon de bon aquel. Y llegáu a él Pietro, y atopando ellí dalgún conocíu suyu, tentando d’atopar mou de que buscaren a la rapaza pela viesca, foi llamáu de parte la señora; y esti, nel intre, foi énte ella, y al ver que taba con ella Agnolella, enxamás nun hebo allegría asemeyada a la suya.

»Elli tou se derretía por dir abrazala, mas nun lo faía por vergoña que tenía por mor de la señora; y si él tevo allegre n’abondo, l’allegría de la moza, desque lu vio, nun foi menor. La xentil señora, acoyólu y fíxo-y munches fiestes y oyendo d’él lo que-y asocediere, arreprendió-y muncho lo qu’a la escontra’l prestu de los sos parientes quería faer; mas viendo qu’él taba, sicasí, dispuestu a ello y que-y gustaba a la moza, dixo: «¿En qué me fatigo yo? Estos ámense, estos conócense, caún d’ellos ye igualmente amigu del mio maríu, y el so deséu ye honestu y cuido que preste a Dios, darréu qu’ún de la forca escapó y l’otru de la llanza, y dambos de les fieres xabaces; fáigase entós.» Y volviéndose a ellos díxo-yos: «Si esto tenéis n’ánimu, querer ser xuntos muyer y maríu, yo tamién; fáigase, y que s’ordenen equí les nuncies a espenses de Liello; la paz, dempués, ente vós y los vuesos parientes, he saber faela yo bien.»

»Y Pietro contentísimu, y Agnolella más, ellí s’esposanon; y como pue faese en monte, la xentil señora preparó les sos honroses nuncies, y ellí los primeros frutos del so amor prebanon dolcísimamente. Dempués, d’ellí a dellos díes, la señora, en xunto con ellos, montaos d’a caballu y bien acompañaos, volvienon a Roma; au, alcontrando mui enraxonaos a los parientes de Pietro polo que fixere, con ellos lu punxo en bona paz; y él, con munchu reposu y prestu, vivió cola so Agnolella ata en siendo vieyu.