mércores, 27 de xullo de 2016

Decamerón V,5 (Boccaccio)


 [V,5] Guidotto de Cremona dexa a Giacomin de Pavia una neña y muerre; a la que Giannol de Severino y Minghino de Mingole amen en Faenza; amárrense; descúbrese que la moza ye hermana de Giannole y dase por muyer a Minghino.



Rieren tanto toles muyeres, escuchando la novela’l reiseñor, que tovía, magar Filostrato acabare de novelar, non por ello podíen parar elles de rir. Sicasí, desque rienon un cachu, dixo la reina:

—De xuru, si ayeri nos aflixesti, divertiéstinos güei tanto que nenguna nun pue quexase de ti con razón.

Y volviendo a Neifile les pallabres, ordenó-y que novelare; y esta, gayasperamente, asina entamó falar:

—Darréu que Filostrato, razonando, entró en Romaña, a min va préstame, asemeyadamente, andar daqué per ella pasiando col mio novelar.

»Digo, darréu, que moranon yá cuantayá na ciudá de Fano dos llombardos, de los qu’ún foi llamáu Guidotto de Cremona y l’otru Giacomin de Pavia, homes yá d’edá y que pasaren la so xuventú cuasi siempre en fechos d’armes y como soldaos. Y llegándo-y la hora la muerte a Guidotto y nun teniendo esti nengún fíu nin otru amigu o pariente en quien más s’esfotare qu’en Giacomin, dexó-y una fía suya d’unos diez años d’edá y lo qu’él en mundu tenía, falándo-y muncho de los sos asuntos, y morrió darréu.

»Asocedió, nesti tiempo, que la ciudá de Faenza, que tuviere llargamente en guerra y en mala ventura, volvió dalgo a meyor disposición, y concedióse llibremente, a tou aquel que quixere volver ellí, que pudiere faelo; y por mor d’ello Giacomino, qu’otres veces viviere ellí y que-y prestare la estancia, volvió allá con toles sos coses, y llevó con él a la neña que-y dexare Guidotto, a la qu’elli como propia fía amaba y trataba. Y medrando esta, fíxose una moza formosísima, tanto cuanto cualquier otra qu’entós hubiere na ciudá; y asina como yera de formosa, yera de cortés y honesta; y por mor d’ello, entamanon cortexala dalgunos, mas, sobre toos, dos rapaces abondo gayardos ya igualmente de bien, punxenon nella grandísimu amor, tanto que, por celosía, entamanon tenese un odiu escomanáu; y llamábase ún Giannole de Severino y l’otru Minghino de Mingole.

»Y nengún d’ellos, teniendo ella quince años d’edá, nun la tomare de bon aquel por muyer si los sos parientes lo sufrieren; pero, viendo que per honesta ocasión-ys la vetaben, dedicóse caún d’ellos a tentar d’algamala d’aquel xeitu que meyor pudiere. Tenía Giacomino en casa una criada d’edá y un criáu que tenía por nome Crivello, persona célebre y mui falante; al que Giannole, familiarizándose muncho con él, cuando tiempu-y paeció, descubrió’l so amor ensembre, rogándo-y qu’a algamar el so deséu-y fore favoratible, prometiéndo-y grandes coses si lo faía.

»A lo que Crivello dixo: «Mira, nesto nun vo poder faer otro por ti nun siendo, cuando Giacomino marche a dalguna parte a cenar, metete onde ella tea, darréu que, si quixere yo dici-y daqué por ti, ella nun quedaría enxamás a escuchame. Esto, si te presta, prométotelo y vo faelo; fai tu dempués, si sabes, lo que creas que tea bien.» Giannole díxo-y que nun quería más y apautánonse nesto. Minghino, per otru llau, garrare confianza cola criada y, per aciu d’ella, tanto fixere qu’ella munches vegaes llevára-y embaxaes a la moza y cuasi col so amor la amburiare; y, arriendes d’esto, prometiére-y metelu con ella si asocediere que Giacomino, por dalguna ocasión, anduviere pela nueche fuera de casa. Asocedió, darréu, non munchu tiempu dempués d’estes pallabres que, per obra de Crivello, Giacomino foi con un amigu a cenar; y fayéndo-ylo saber a Giannole, apautó con él que, cuando-y fixere una cierta señal, viniere y que diba atopar la puerta abierta.

»La criada, d’otru llau, nun sabiendo nada d’esto, fixo saber a Minghino que Giacomino nun cenaba ellí, y díxo-y qu’anduviere cerca la casa, de mou que cuando viere una señal qu’ella-y fixere, viniere y entrare adientro.

»Llegada la nueche, nun sabiendo los dos amantes nada l’ún del otru, y sospechando caún del otru, con dellos compañeros armaos, fonon a entrar en posesión d’aquella; Minghino, colos sos, mangóse en casa d’un amigu d’él vecín de la moza a esperar pola señal; Giannole, colos sos, quedó dalgo alloñáu de la casa. Crivello y la criada, nun tando ellí Giacomino, inxeniábenseles pa quitase d’en medio l’ún al otru. Crivello dicía-y a la criada: «¿Cómo nun vas dormir yá? ¿Qué faes abeyando per casa?» Y la criada dicía-y a él: «Y tu ¿por qué nun marches col señor? ¿Qué esperes yá equí, desque cenesti?» Y asina l’ún nun yera pa faer camudar de sitiu al otru. Mas Crivello, conociendo que llegare la hora apautada con Giannole, dixo pa sí: «¿Por qué m’esmolezo por esta? Si ella nun calla, va tener lo suyo»; y, fecha la señal apautada, foi abrir la puerta y Giannole, llegáu con dos de los sos compañeros, entró dientro darréu y, atopando a la moza na sala, garróla pa llevala con él. La moza entamó resistise y dar glayíes, y la criada de mou asemeyáu; y sintiendo esto Minghino, de sutaque, corrió alló colos sos compañeros, y viendo sacar yá a la rapaza pela puerta, sacando les espades, gritanon toos: «¡Alto, traidores, muertos tais!; la cosa nun va ser como pretendéis; ¿qué fuercia ye esta?»; y dicho esto, entamanon firir per ellos. Y, d’otru llau, la vecindá, saliendo afuera al espolín, con lluces y con armes, entamanon condergar aquello y axudar a Minghino; polo que, dempués d’una llarga amarraza, Minghino quitó-y la moza a Giannole y volvió llevala a casa Giacomino. Y nun acabare entá la engarradiella cuando los soldaos del capitán de la ciudá aprucienon ellí y prindanon a munchos d’ellos; y ente los otros fonon presos Minghino y Giannole y Crivello, y llevánonlos a prisión. Mas, apaciguada dempués la cosa y volviendo yá Giacomino, que taba mui enraxonáu por mor d’esti accidente, y esaminando esti cómo fore’l casu y atopando qu’en nada nun tenía culpa la moza, aseló daqué, proponiéndose, col envís de que casu asemeyáu nun-y asocediere más, casala tan aína como fore quien. Llegada la mañana, los parientes d’una y otra parte, viendo la verdá del asuntu y conociendo’l mal qu’a los mozos presos podía siguir si Giacomino quería faer lo que razonablemente podía, fonon énte él y, con dolces pallabres, rogánon-y qu’a la inxuria recibida pola poca sencia de los mozos nun mirare tanto cuanto al amor y a la benevolencia que creyíen qu’él-yos tenía a los que-y rogaben, ufriéndose dempués ellos mesmos y los mozos que’l mal fixeren a toa enmienda qu’a él-y prestare desixir.

»Giacomino, que que viere munches coses na so vida y yera de bon sentimientu, respondió brevemente: «Señores, si yo tuviere en mio casa como to na vuesa, téngome por tan amigu vuesu que nin nesto nin en neguna otra cosa nun fixere sinón cuanto vos prestare; y, arriendes d’esto, más debo plegame a la vuesa voluntá en cuantes qu’a vós mesmos vos ofendiestis, darréu qu’esta moza, seique como munchos camienten, nun ye de Cremona nin de Pavia, sinón que ye faentina, inda que nin yo nin ella nin aquel de quien yo la obtuvi nun supiemos enxamás de quién yera fía; polo que d’aquello que me rogáis tanto he faer cuanto seya quien.» Los valerosos homes, oyendo qu’aquella yera de Faenza, ablucanon; y dando gracies a Giacomino pola so arrogante respuesta, rogánon-y que-y prestare dici-yos cómo-y llegare ella a les manes y cómo supiere qu’ella yera faentina; a los que Giacomin dixo: «Guidotto de Cremona foi’l mio compañeru y amigu; y llegándo-y la hora la muerte díxome que cuando esta ciudá foi prindada pol emperador Federico, andando al robu de cualquier cosa, entró colos sos compañeros nuna casa y alcontróla, tremada de ropa, abandonada polos sos habitantes, sacantes solamente esta neña, quien, d’unos dos años d’edá, a él, que xubía peles escaleres, llamó padre. Y por mor d’esto, sintiendo compasión por ella, llevóla consigo a Fano xunto con toles coses de la casa; y morriendo ellí, dexómela a min colo que tenía, ordenándome que, cuando fore tiempu d’ello, la casare ya-y diere en dote aquello que fore suyo. Y llegada a la edá de tener maríu, nun fui quien a poder dala a persona que me preste; mas he faelo de bon aquel primero que m’asoceda otru casu asemeyáu al d’ayeri pela nueche.» Había ellí, ente otros, un Guiglielmino de Medicina, que tuviere con Guidotto naquel asuntu y conocía perbién qué casa yera la que robare Guidotto; y viéndolu ellí ente los otros, acercóse a él y díxo-y: «Á Bernabuccio, ¿tu oyes lo que Giacomin diz?» Dixo Bernabuccio: «Sí, y tuvi hai poco pensando nello, darréu que recuerdo que naquel turdeburde perdí una fiína de la edá que Giacomin diz.» A lo que Guiglielmin dixo: «De xuru, esta ye ella, darréu que yo atopéme yá tiempu en parte u oyí a Guidotto estremar ónde fixere’l robu y conocí que fore na to casa; y poro, fai alcordanza de si per dalguna señal creeríes reconocela y búsca-yla, que vas atopar firmemente qu’ella ye la to fía.» Polo que, pensando Bernabuccio, alcordóse de qu’ella debía tener un repuelgu a xeitu d’una crucina sbre la oreya esquierda, por mor d’una nacida que-y fixere quitar poco enantes d’aquel accidente; polo que, ensin allancia dala, acercándose a Giacomino, qu’inda taba ellí, rogó-y que lu llevare a so casa ya-y dexare ver a esta moza.

Giacomino aduciólu ellí de bon aquel y fíxola venir delantre d’él. Y cuando Bernabuccio la vio, paeció-y ver dafechu’l rostru de la madre d’ella, qu’inda yera muyer formosa; mas, sicasí, nun se conformando con esto, díxo-y a Giacomino que quería como gracia poder llevanta-y un poco’l cabello sobre la oreya esquierda, de lo que tevo contentu Giacomino. Bernabuccio, averándose a ella, que taba vergoñosa, llevantó-y cola mandrecha’l cabello, y vio la cruz; y conociendo entós verdaderamente que yera la so fía, entamó llorar tienramente y a abrazala, inda qu’ella s’escabullere. Y vueltu a Giacomin díxo-y: «Mio hermanu, esta ye la mio fía; la mio casa foi aquella que Guidotto robó, y esta, nel furor sópitu, foi escaecida dientro pola mio muyer y so madre, y ata equí creyéremos qu’ella, na casa, qu’aquel mesmu día quemó, quemare tamién.»

»La moza, sintiendo esto y viendo l’home d’edá y dando a les pallabres fe y afalada por atapecida virtú, sosteniendo los sos abrazos, entamó llorar tienramente con él. Bernabuccio, nel intre, mandó pola madre d’ella y por otros parientes sos, y poles hermanes y polos hermanos d’ella; y amosándo-yosla a toos y cuntándo-yos los fechos, dempués de milenta abrazos, y fecha un gran fiesta, tando Giacomino percontentu, llevóla consigo a so casa.


»Sabiendo esto’l capitán de la ciudá, que yera home de prol, y conociendo que Giannole, al que tenía presu, yera fíu de Bernabuccio y hermanu carnal d’aquella, pensó pasar per alto, mansulinamente, la falta cometida por él; y permediando nestes coses, con Bernabuccio y con Giacomino en xunto, fixo faer les paces a Giannole y a Minghino; y a Minghino, con gran prestu de tolos sos parientes, dio-y por muyer a la moza, que tenía por nome Agnesa, y xunto con ellos lliberó a Crivello y a los otros que prindaren por esta razón. Y Minghino, contentísimu, fixo darréu nuncies formoses y grandes y, llevándola a casa, vivió dempués con ella munchos años en paz y felicidá.