xoves, 18 de agosto de 2016

Decamerón VI,4 (Boccaccio)


[VI,4] Chichibio, cocineru de Currado Gianfigliazzi, con unes rápides pallabres, tornó en risa, pa bien de la so salú, l’enraxonamientu de Currado, y salvóse de la mala ventura cola que Currado lu amenazaba.



Callaba yá Lauretta y toos emponderaben sumamente a Nonna, cuando la reina ordenó a Neifile que siguiere; y dixo esta:

—Magar el rápidu inxeniu, amoroses señores, empreste davezu pallabres rápides y útiles y guapes, según los casos, a los dicidores, tamién la fortuna, dalguna vez axudanta de los medranosos, enriba la so llingua, d’esmenu, pon dalgunes qu’enxamás con ánimu reposáu el dicidor diba ser quien a atopales; lo que per aciu la mio novela cunto demostravos.

»Currado Gianfigliazzi, como caúna de vosotres pudo oyer y ver, siempre foi na nuesa ciudá un notable ciudadanu, lliberal y magníficu, y llevando vida caballeresca de contino, deleitóse ente canes y páxaros de caza, dexando al presente les sos obres mayores. Y esti, cazando un día col so ferre palomberu en Perétola una grúa muerta, atopándola gorda y nueva, mandó-yla al so bon cocineru, que llamábase Chichibio y yera venecianu; y mandó-yla diciéndo-y que la rustiere pa la cena y que la tresnare bien.

»Chichibio, qu’abultaba tan faltosu como yera, tresnada la grúa, púnxola en fueu y entamó cocela con solicitú. Y tando yá esta cuasi cocida y despidiendo grandísimu golor, asocedió qu’una muyerina del barriu, a la que llamaben Brunetta y de la que Chichibio taba llocamente namoráu, entró na cocina, y sintiendo’l golor de la grúa y viéndola, encamentó a Chichibio que-y diere una zanca.

»Chichibio respondió-y cantando y díxo-y: «Vós nun la tendréis de min, doña Brunetta, vós nun la tendréis de min.» Colo que, enraxonándose doña Brunetta, díxo-y: «A fe de Dios, si nun me la das, nun vas tener enxamás de min cosa que te preste» y, en resume, les pallabres fonon munches; a la fin, Chichibio, por nun enfocicar a la so señora, tirando d’una de les zanques de la grúa, dió-yla. Punxo dempués delantre de Currado y de dellos güéspedes sos la grúa ensin zanca, y Currado, ablucando, fixo llamar a Chichibio y entrugó-y qué pasare cola otra zanca la grúa.

»A quien el venecianu bilordieru respondió de secute: «Mio señor, les grúes nun tienen sinón una zanca y una pata.» Currado, enraxonáu, dixo entós: «¿Cómo diaños que nun tienen más qu’una zanca y una pata? ¿Nun vi yo nunca más grúa qu’esta?» Chichibio siguió: «Ello ye, micer, como yo vos digo; y cuando vos preste, fadrévoslo ver nes que tán vives.» Currado, por amor de los güépedes que tenía consigo, nun quixo dir más allá de les pallabres, pero díxo-y: «Darréu que dices que vas faémelo ver nes que tán vives, cosa que yo enxamás nun vi nin oyí dicir que fore asina, quiero velo mañana y taré contentu; mas xúrote pol cuerpu de Cristo que, si ye d’otra miente, vo faete azurdellar de xeitu que col to dañu vas alcordate siempre qu’equí vivas del mio nome.» Finaes, darréu, por aquella tarde les pallabres, a la mañana siguiente, cuando’l día riscó, Currado, a quien nun pasare l’enfadu col dormir, llevantóse enraxonáu dafechu inda y mandó que-y llevaren los caballos; y fayendo montar a Chichibio enriba un rocín, llevólu a la escontra un ríu nel que, a la so oriella, siempre solíen vese, al faese de día, les grúes, y díxo-y: «Vamos ver llueu quién mintió ayeri pela tarde, si tu o si yo.»

»Chichibio, viendo qu’inda duraba la ira de Currado y que-y convenía dar prueba de la so mentira, nun sabiendo cómo diba ser quien a faelo, acabalgaba xunta Currado cola mayor llercia’l mundu, y de bon aquel fuxera si pudiere; mas, nun pudiendo, miraba agora alantre y agora atrás, y tamién a los llaos, y lo que vía creyía que yeren grúes que taben sobre dos pates. Mas llegaos yá cerca’l ríu, primero que naide, vio sobre la so ribera bien dolce grúes, toes sobre una pata, come suelen faer cuando duermen; polo qu’él, amosándo-yles aína a Currado, díxo-y: «Mui bien podéis ver, micer, qu’ayeri pela tarde díxivos la verdá, desque les grúes nun tienen sinón una zanca y una pata, si vós miráis aquelles que tán alló.» Currado, viéndoles, dixo: «Espera, que vo amosate que tienen dos», y averándose daqué más a aquelles, glayó: «¡Ho, ho!», y por mor de la glayida les grúes, sacando la otra pata, entamanon fuxir toes dempués de dellos pasos; y entós Currado, vueltu pa Chichibio, díxo-y: «¿Qué te paez, pelgar? ¿Paezte que tengan dos?»


»Chichibio cuasi amortecíu, nun sabiendo elli mesmu d’ónde-y venía la respuesta, contestó-y: «Micer, sí, mas vós nun glayestis ‘¡ho, ho!’ a la d’ayeri pela tarde; que si asina-y glayareis ella sacare d’esa miente la otra zanca y la otra pata, como fixenon estes.» A Currado prestó-y tanto esta respuesta, que’l so enraxonamientu tornó ensembre en fiesta y risa, y díxo-y: «Chichibio, tienes razón: bien debí faelo.» Asina, entós, cola so rápida y célebre respuesta, Chichibio evitó la mala ventura y fixo les paces col so señor.