mércores, 24 de agosto de 2016

Decamerón VII,1 (Boccaccio)


[VII,1] Gianni Lotteringhi siente de nueche picar a la so puerta; espierta a la muyer, y ella fai-y creer que ye una bisarma; van a esconxurala con una oración, y dexen de picar.



—Mio señor, yo apreciare enforma, si a vós vos prestare, qu’otra persona que yo diere entamu a tan formosa materia como ye aquello de que debemos falar; mas, desque vos presta que yo a toles otres asegure[1], he faelo de bon aquel. Y he inxeniámeles, queridísimes señores, pa dicir cosa que vos pueda ser útil nel porvenir, darréu que, si les otres son tan medranoses como yo, y máximamente no que fai a una bisarma (la que sabe Dios que yo nun sé qué cosa seya nin tampoco atopé a naide que lo supiere, inda que toes la temamos igualmente), pa tornar aquella cuando venga a por vós, tando bien sollertes a la mio novela, podréis adeprender una santa y bona oración, y mui valiosa pa ello.

»Hebo yá bonavá en Florencia, en barriu de San Brancazio, un vendedor d’estame, que-y llamaben Gianni Lotteringhi, home más afortunáu na so arte que sabiu n’otres coses, darréu que, teniendo daqué de simple, faíenlu mui davezu cabezaleru de los laudeses[2] de Santa María la Nueva, y tenía qu’ocupase de la so escuela de cantu, y llevaba otros asuntos asemeyaos mui davezu, polo qu’él teníase en muncho; y aquello ascedía-y porque mui davezu, como home de posición, ufría bones pitances a los flaires. Y estos, darréu que-y sacaben con frecuencia cuál unes calces y cuál una capa y cuál un escapulariu, deprendíen-y bones oraciones y dáben-y el padrenuesu en vulgar y la canción de san Alexu y el llamentu de san Bernardo y la lauda[3] de doña Matelda y otres tales canciones qu’él apreciaba enforma y toes les observaba pola salú de la so alma mui dilixentemente. Agora, tenía esti una formosísima y atractiva muyer por esposa, que tenía por nome doña Tessa y que foi fía de Mannuccio de la Cuculia, mui sabia y apuante; quien, conociendo la simplicidá del maríu, y tando namorada de Federigo de Neri Pegolotti, que yera mozu curiosu y frescu, y él d’ella, arregló con una criada d’ella que Federigo viniere fala-y a un llugar mui guapu que’l dichu Gianni tenía en Camerata, onde ella taba tol branu; y Gianni venía ellí a cenar y a dormir dalguna vez y, pela mañana, volvía a la tienda y, dacuando, a los sos laudeses. Federigo, que deseábalo ensin midida, garrando la ocasión, un día que se-y mandó, al escurecer, foi allá y, al nun venir pela nueche Gianni, con bien de vagar y con munchu prestu cenó y durmió cola señora; y tando ella nos sos brazos pela nueche enseñó-y seis de les laudes del so maríu. Mas nun entendiendo ella qu’esta fore la última vez, como yera la primera, nin Federigo tampoco, col envís de que nun tuviere la criada cada vez que dir buscalu, arreglanon xuntos esta manera: qu’él, cadaldía, cuando fore o tornare d’una posesión suya que taba dalgo más abaxo, arreparare nuna viña que taba al llau de la casa d’ella y qu’él diba ver una calavera de burru enriba un palu de los de la viña; y cuando la viere col focicu vueltu contra Florencia, con seguridá y ensin falta, que viniere a ella al atapecer, y si nun atopaba la puerta abierta dafechu, que picare tres veces y ella abriría-y; y cuando viere’l focicu la calavera vueltu contra Fiésole, que nun viniere ellí, darréu que Gianni taría ellí. Y, fayendo d’esti xeitu, tuvienon munches vegaes xuntos. Mas ente les otres veces una avieno que, debiendo Federigo cenar con doña Tessa, fayendo ella cocer dos grandes capones, asocedió que Gianni, que nun debía venir, vieno mui tarde; lo qu’a la muyer pesó n’abondo, y él y ella cenanon un poco carne salao que fixere cocer a parte. Y a la criada fíxo-y llevar nun mantel blancu los dos capones cocíos y munchos güevos frescos y un frascu de bon vinu a un xardín de so, nel que se podía andar ensin andar pela casa, y au ella avezaba cenar con Federigo dalguna vez, y díxo-y que punxere les coses al pie d’una pescal que taba al llau d’un pradín. Y tantu foi el disgustu qu’ella tenía, que nun s’alcordó de dici-y a la criada qu’esperare a que Federigo viniere y que-y dixere que taba ellí Gianni y que tomare les coses del güertu. Polo que, diendo ella y Gianni a la cama, y de mou asemeyáu la criada, nun pasó munchu tiempu ata que Federigo vieno, y picó una vez selemente a la puerta, que taba tan cerca la cámara que Gianni sintiólo darréu, y la muyer tamién; mas, col envís de que Gianni nun pudiere sospechar nada d’ella, fíxose la dormida.

»Y esperando un migayu, Federigo picó la segunda vez; polo que Gianni, ablucando, plizcó un poco a la muyer, y díxo-y: «Á Tessa, ¿sientes tu lo que yo? Ello paez que picanon a la nuesa puerta.» La muyer, qu’oyérelo muncho meyor qu’él, fixo como qu’esconsoñaba, y díxo-y: «¿Cómo dices, hom?» «Digo» dixo Gianni «que me paez que picanon a la puerta.» Dixo la muyer: «¿Piquen, hom? Oime, mio Gianni, ¿nun sabes lo qu’ello ye? Ye la bisarma, de la que tuvi estes nueches la mayor medrana qu’enxamás se tevo, tala que, cuando la sentí, escondí la tiesta y nun tuvi yá valor pa sacala ata en siendo de día.» Dixo entós Gianni: «Anda, muyer, nun tengas medrana si ye ella, que yo dixi enantes el Te lucis y la Intemerata y tantes otres bones oraciones, cuando fui pa la cama, y tamién persigné la cama d’esquina a esquina nel nome del Padre y del Fíu y del Espíritu Santu, y nun fai falta tener llercia: qu’ella nun pue, por munchu poder que tenga, faenos dañu.»

»La muyer, col envís de que Federigo, por ventura, otro nun sospechare y s’enfocicare con ella, deliberó que debía llevantase y fae-y saber que Gianni taba ellí; y díxo-y al maríu: «Ta bien, tu di les tos pallabres; yo, pela mio parte, nun me vo tener por salvada nin segura si nun la esconxuramos, yá que tas equí tu.» Dixo Gianni: «¿Y cómo s’esconxura?» Dixo la muyer: «Yo bien sé esconxurala, qu’antayeri, cuando fui a Fiesole a la perdonanza, una d’aquelles ermitañes, que ye, mio Gianni, la más santa cosa (que Dios te lo diga por min) viéndome tan apavoriada, adeprendióme una santa y bona oración y dixo que la probare munches vegaes enantes que fore ermitaña, y que siempre-y valiere. Mas sabe Dios que yo nun tendría enxamás valor pa dir sola a probala; mas agora que tas tu, quiero que vaigamos los dos a esconxurala.»

»Gianni díxo-y que taba d’alcuerdu; y, llevantándose, fonon entrambos selemente a la puerta, na qu’inda esperaba, afuera, Federigo, yá sospechando; y allegaos ellí, díxo-y la muyer a Gianni: «Agora cuspi cuando yo te lo diga.» Díxo-y Gianni: «Ta bien.» Y la muyer entamó la oración y dixo: «Bisarma, bisarma, que de nueche vas, col rabu arrechu viniesti, col rabu arrechu marcharás; vete al güertu, y al pie la pescalona atoparás untu grasoso y cien cagayones de la mio pita; pon la boca en bocín y marcha llueu, y nun nos manques nin a min nin al mio Gianni», y dicho asina, díxo-y al maríu: «Cuspi, Gianni» y Gianni cuspió. Y Federigo, que taba afuera y sentía esto, yá llibre de toa celosía, magar la so tristura, tenía tantes ganes de rir qu’españaba y, seliquino, cuando Gianni cuspía, dicía: «Los dientes.»

»La muyer, dempués que d’esti xeitu esconxuró tres veces la bisarma, volvió pa la cama col home. Federigo, que con ella esperaba cenar, darréu que nun cenare y pescanciando bien les pallabres de la oración, marchó al güertu y atopando al pie de la pescalona los dos capones y el vinu y los güevos, llevólos pa so casa y cenó prestosamente; y dempués, atopándose otres veces cola muyer, muncho rió con ella d’esti esconxuru.

»Cierto ye que dicen dellos que la muyer volviere bien el craniu’l burru contra Fiesole, mas qu’un llabrador que pasaba pela viña diére-y con una cachaba y, fayéndolu xirar y xirar, quedare vueltu contra Florencia, y poro, Federigo, creyendo que lu llamaben, viniere; y que la muyer dixere la oración d’esti xeitu: «Bisarma, bisarma, vete con Dios, que la tiesta del burru nun volví yo, mas foi otru, que Dios lu castigue, y yo equí to, col Gianni de mio»; polo que, marchando, quedare ensin ablugu y ensin cena. Mas una vecina mía, que ye una paisana mui vieya, dizme que la una y la otra fonon verdá, d’acordies colo qu’ella conociere siendo neña; mas que lo último nun-y asocediere a Gianni Lotteringhi, mas a ún que se llamó Gianni de Nello, que taba en Porta San Piero, non menos faltosu que lo foi Gianni Lotteringhi. Y, poro, mios señores queríes, a la vuesa eleición vos dexo garrar la que más vos preste de les dos, o entrambes si queréis: elles tienen grandísima virtú pa tales coses, como per esperiencia oyestis; adeprendéiles, y que podáis sacar provechu tamién.



[1] ‘dea seguridá’ o ‘dea valor’.
[2]cantore o compositore di laude sacre’ (http://dizionario.internazionale.it/parola/laudese).
[3] ‘composizione poetica di argomento religioso e intonazione popolare, caratteristica della letteratura italiana medievale’ (http://dizionario.internazionale.it/parola/lauda).