mércores, 24 de agosto de 2016

Decamerón VII,2 (Boccaccio)


[VII,2] Peronella mete al so amante nuna pipa al tornar l’home a casa; y queriendo vendela’l maríu, ella diz que-y la vendió a ún que ta en dientro pa ver si-y paez sólida; y esti, saltando afuera d’ella, fai rasquetala al maríu y, dempués, llevá-yla a so casa.



Con grandísima risa foi la novela d’Emilia escuchada y la oración por bona y por santa emponderada por toos; y en llegando esta a la so fin, ordenó’l rei a Filostrato que siguiere; quien entamó:

—Mios señores queríes, son tantes les burlles que los homes vos faen, y especialmente los maríos, que, cuando dalguna vez avién qu’una muyer fai dalguna al maríu, vós nun debiereis solamente tar contentes de qu’ello asocediere o de sabelo o d’oyelo dicir a dalguién, sinón que debiereis vós mesmes dir diciéndolo per dayures, col envís de que los homes conozan que, si ellos saben, les muyeres, d’otra parte, tamién saben; lo que nun pue dexar de sevos útil, darréu que, cuando daquién sabe qu’otru sabe, nun se pon demasiao llixeramente a querer engañalu. ¿Quién dulda, darréu, que lo que güei al rodiu esta materia vamos dicir, siendo conocío polos homes, non-yos seya grandísima ocasión de refrenase en burllavos, sabiendo que vós del mesmu xeitu, si queréis, vais saber burllavos? Ye, darréu, la mio intención, cuntavos lo qu’una mocina, magar de baxa condición fore, cuasi nun momentu, y pa la so salvación, fixo al maríu.

»Apocayá qu’en Nápoles un probe home tomó por muyer una formosa y curiosa mocina llamada Peronella, y él col so oficiu, que yera d’albañil, y ella filando, ganando bien poco, la so vida rexíen lo meyor que podíen. Asocedió qu’un mozu galantiador, viendo un día a esta Peronella y prestándo-y pola vida, namoróse d’ella; y tanto d’un mou y d’otru la solicitó, que familiarizóse con ella. Y pa poder tar xuntos, apautanon ente sí lo siguiente: como’l maríu d’ella se llevantaba ceo toles mañanes pa dir trabayar o buscar trabayu, que’l mozu quedare nun sitiu d’onde lu viere salir afuera; y siendo’l barriu onde taba, que llamábase Avorio, mui solitariu, desque saliere, qu’en casa d’ella entrare; y fixénonlo asina munches vegaes. Sicasí, una mañana ente otres, avieno que, darréu que’l bon home saliere afuera, Giannello Scrignario, qu’asina se llamaba’l mozu, entró en casa y tando con Peronella, dempués d’un cachu, cuando en tol día nun solía volver, volvió pa casa; y atopando la puerta trancada per dientro, picó y dempués de picar entamó dicir pa sigo: «¡Oh Dios, lloáu seyas siempre tu, que, magar me fixesti probe, a lo menos consoléstime con bona y honesta moza por muyer! Ve cómo ella peslló darréu la puerta per dientro, en cuantes que salí, col envís de que naide nun pudiere entrar equí que la moleste.»

»Peronella, sintiendo al maríu, al que conoció nel mou de picar, dixo: «¡Atiendi! ¡Mio Giannel, muerta to, que ta equí’l mio home, al que Dios castigue, que yá volvió; y nun sé esto qué quier dicir, qu’él nun tornó enxamás a esta hora; seique te vio de la qu’entresti! Mas pol amor de Dios, sía como quier, entra nesta pipa que ves ehí, y yo vo dir abri-y, y vamos ver qué quier dicir esto de tornar esta mañana tan ceo a casa.»

»Giannello entró darréu na pipa, y Peronella foi a la puerta a abri-y al maríu y, con un focicu d’equí a allalantre, díxo-y: «¿Y qué novedá ye esta, que vuelves esta mañana tan ceo a casa? Polo que me paez ver, nun quies faer nada güei, que véote tornar cola ferramienta na mano; y si faes eso, ¿de qué vamos vivir? ¿d’ónde vamos sacar el pan? ¿Cuides que vo sufrir que m’empeñes el refaxu y la otra ropa mío, que nun faigo día y nueche otro que filar, tanto que la carne llevantóseme de la uña, pa poder a lo menos tener aceite colo que prienda la nuesa llámpara? Maríu, maríu, nun hai vecina equí que nun se maravíe nin faiga burlles de min, de tanta fatiga cuanta arrecostino: y tu vuelves a casa mano sobre mano cuando debieres tar nel to trabayu.»

»Y dicho esto, chóse a llorar, y entamó dicir de nuevo: «¡Ai de min, triste de min, infeliz de min, en qué mala hora nací, en qué mal puntu vini equí! ¡Que pudi tener un mozu de perendengues y nun lu quixi, pa dar con esti que nun piensa en quién trexo a casa! Les otres pásenlo en grande colos sos amantes, y nun hai dala que nun tenga quién dos y quién tres, y esfruten y amuesen a los maríos la lluna pol sol; y yo, ¡mísera de min! porque so bona y nun m’esmolezo por asuntos talos, sufro males y mala ventura; ¡yo nun sé por qué nun acueyo estos amantes como faen les otres! Entiendi bien, mio maríu, que si yo quixere obrar mal, atopare bien con quién, qu’hailos bien gayardos que m’amen y me quieren bien, y mandánonme ufiertes de munchos cuartos, o si quiero ropa y xoyes, y enxamás nun me lo sufrió’l corazón, darréu que yo nun fui fía de muyer pa ello; ¡y tu tornes a casa cuando teníes que tar trabayando!»

»Dixo’l maríu: «¡Bah, muyer, nun t’enfociques, por Dios! Ello ye cierto que fui trabayar, mas vese que nun lo sabes, como yo mesmu nun lo sabía. Güei ye la fiesta de san Galeone y nun se trabaya, y por ello volví a esta hora a casa; mas non por ello dexé de fornir y atopar mou de que tengamos pan pa más d’un mes, que vendí a esti que ves equí conmigo la pipa que sabes que cuantayá que mos estorba en casa; y dame por ella cinco lliriaos[1].»

»Dixo entós Peronella: «Y too esto ye ocasión del mio dolor; tu, que yes home y vas per ehí y deberíes conocer les coses del mundu, vendiesti una pipa por cinco lliriaos, que yo, muyer, que nun fui enxamás malpenes afuera la puerta, viendo lo que molestaba en casa, vendí-yla por siete a un bon paisanu que, cuando tu volviesti, entró en dientro d’ella pa ver si yera sólida.»

»Cuando’l maríu oyó esto, púnxose más que contentu y díxo-y al que viniere con él pa ello: «Bon paisanu, vete con Dios, que yá oyes que la mio muyer vendióla por siete, mientres tu nun me dabes más que cinco.» El bon home díxo-y: «¡En bona hora seya!» y marchó. Y Peronella díxo-y al maríu: «Ven, hom, darréu que tas equí, y ve con él en xunto los nuesos asuntos.» Giannello, que taba coles oreyes llevantaes pa ver si debía temer o protexese por daqué, oyíes les pallabres de Peronella, llanzóse aína afuera la pipa; y como si nada nun sintiere de la vuelta’l maríu, entamó dicir: «¿Aú tais, bona muyer?» A quien el maríu, que yá venía, dixo: «Equí to, ¿qué quies?» Dixo Giannello: «¿Quién yes tu? Yo quiero falar cola paisana cola que fixi’l tratu d’esta pipa.» Dixo’l bon home: «Failo conmigo con esfotu, que so’l so maríu.» Dixo entós Giannello: «La pipa paezme bien sólida, mas paezme que tuviestis dientro fieces, que ta dafechu enrabada de nun sé qué cosa tan seca que nun so quitala coles uñes, y nun vo llevala si nun la veo llimpia primero.» Díxo-y entós Peronella: «Non, por eso nun va quedar el tratu; llímpialo too’l mio maríu.» Y el maríu dixo: «Sí, de xuru», y dexando la so ferramienta y quedando en mangues de camisa, fixo prender una llume y que-y dieren una rasqueta y entró en dientro y entamó rasquetar.

»Y Peronella, como si quixere ver lo que faía, metió la cabeza pela boca la pipa, que nun yera mui grande y, arriendes, ún de los brazos col llombu enteru, y entamó dicir: «Rasqueta equí y equí y tamién ellí» y «Mira, equí quedó una migayina.» Y mientres asina taba y al maríu enseñaba y señalaba, Giannello, que malapenes nun satisfixere entá’l so deséu aquella mañana cuando’l maríu vieno, viendo que como quería nun podía, preocupóse por satisfaelu como pudiere; y averándose a ella, que tenía tapada ensembre la boca la pipa, y d’aquel xeitu que nos anchos campos los desenfrenaos caballos y d’amor encesos asalten a les yegües de Partia, a efeutu llevó’l xuvenil deséu; y cuasi nun mesmu puntu algamó él la perfeición y acabó de rasquetase la pipa, y él apartóse y Peronella sacó la tiesta de la pipa y el maríu salió afuera. Polo que Peronella dixo a Giannello: «Ten esta lluz, bon home, y mira si ta llimpia al to gustu.» Giannello, mirando dientro, dixo que taba bien y que taba contentu; y, dándo-y siete lliriaos, fíxo-y llevala a so casa.



[1] Orix. gigliati. Gigliato: ‘il fiorino di Firenze’ (http://dizionario.internazionale.it/parola/gigliato).