xoves, 25 de agosto de 2016

Decamerón VII,3 (Boccaccio)


[VII,3] Flai Rinaldo fuélgase cola so comadre; alcuéntralu’l maríu na cámara con ella, y fáen-y creer que taba esconxurando les llombrices al afiáu.



Nun supo Filostrato falar tan escuro de les yegües parties que les xagaces señores nun rieren, fayendo como que ríen d’otra cosa. Mas dempués que’l rei conoció que la so novela acabare, mandó a Elissa que falare; y esta, dispuesta a obedecer, empecipió:

—Prestoses señores, l’esconxurar de la pantasma d’Emilia tréxome a la memoria una novela d’otru esconxuru, que, inda que nun seya tan guapa como foi aquella, vo cuntala, darréu que nun se m’ocurre otra al presente al rodiu la nuesa materia.

»Vós debéis saber qu’hebo en Siena, yá cuantayá, un mozu percortés y d’honrosa familia, que tevo por nome Rinaldo; y amando sumamente una vecina so, dama mui curiosa y muyer d’un home ricu, y esperando, si podía tener mou de fala-y ensin sospecha, algamar d’ella tolo que deseare, nun viendo dalu, y tando la muyer grávida, pensó en faese’l so compadre; y, fayendo amistá col maríu d’ella, díxo-ylo del mou que más honestu-y paeció, y fíxose asina. Vueltu, darréu, Rinaldo, compadre de doña Agnesa, y teniendo entós ocasión daqué más afayadiza pa poder fala-y, asegurándose, fíxo-y conocer con pallabres aquella parte de la so intención qu’ella muncho enantes conociere nos actos de los sos güeyos; mas poco-y valió, magar a la señora nun-y desprestare oyelo. Asocedió, non muncho dempués que, fora la que fore la razón, Rinaldo metióse flaire y, comoquiera qu’alcontrare la pación, perseveró nello. Y avieno qu’él, de magar se fixere flaire, dexare de llau un poco l’amor que tenía a la so comadre y delles otres vanidaes sos, sicasí, col pasu’l tiempu, ensin dexar l’hábitu, retomólos; y entamó deleitase n’aparentar y en vistir con bonos paños y en ser en toles sos coses cortés y afatáu y en faer canciones y sonetos y balades y en cantar, y n’otres munches coses asemeyaes a estes.

»¿Mas qué digo yo del nuesu flai Rinaldo, del que falamos? ¿Ú los que nun faen del mesmu xeitu? ¡Ai, vituperiu del perdíu mundu! Ellos nun s’avergoñen d’aprucir boroñones, d’aprucir colos papos arroxaos, d’aprucir delicaos nos vistimientos y en toles sos coses, y non como palombos, sinón como gallos enchipaos cola cresta allevantada, proceden fachendosos; y lo que ye peor (vamos dexar pa prau el tener les sos celdes enllenes de tarros de lletuarios y encorrompinaes d’ungüentos, de caxes enllenes de llambionaes estremaes, d’ampolles y de botellines con agua destilao y con aceite, de frascos atarraquitaos de malvasía y de vinu griego y d’otro percaro, de mou qu’abulten a los que les ven non celdes de flaires sinón más bien tiendes d’especieros o d’ungüentarios), ellos nun s’avergoñen de que los demás sepan que son llambiones, y cuiden que los otros nun conocen nin saben que los munchos ayunos, la vianda corriente y escaso y el vivir sobriamente fai a los homes magros y ruinos y les más de les veces sanos; y si se ponen enfermos, a lo menos nun enfermen de gota, a la que suel dase por melecina la castidá y toles otres coses que pertenecen a la vida d’un modestu flaire. Y cuiden que los demás nun conocen que, amás de la vida austera, les llargues vixilies, l’orar y el disciplinase deben volver a los homes pálidos y aflixíos, y que nin santu Domingo nin san Francisco, ensin tener caún cuatro capes, non de de llana fino y tiñío nin d’otros paños xentiles, sinón fechos de llana grueso y de color natural, pa protexese del fríu y non p’aparentar se vistíen. Y forna Dios a estes coses como a les ánimes de los simplayos que los nutren-yos fai falta.

»Vueltu asina, darréu, flai Rinaldo, a los sos primeros petites, entamó visitar mui davezu a la comadre; y darréu que medrare la so fachenda, con más instancia qu’enantes entamó solicita-y lo qu’él d’ella deseaba. La bona paisana, viéndose solicitar muncho y paeciéndo-y flai Rinaldo seique más curiosu de lo que-y paeciera enantes, siendo un día mui molestada por él, recurrió a aquello que faen toes aquelles que tienen deséu de conceder lo se-yos demanda, y dixo: «¿Cómo ye, flai Rinaldo, que faen estes coses los flaires?» A lo que flai Rinaldo respondió: «Señora, en cuantes que me quite esta capa d’enriba, y quítomela con muncha facilidá, paecerévos un home fechu como los demás, y non un flaire.» La señora rió y dixo: «¡Ai, triste de min! Vós sois el mio compadre; ¿cómo diba ser posible esto? Ello tuviere mui mal fecho, y yo sentí munches veces que ye mui gran pecáu; y, de xuru, si nun lo fore, fixere lo que quixereis. Y díxo-y flai Rinaldo: «Vós sois fata si por esto lo dexáis. Yo nun digo qu’ello nun seya pecáu, pero de los mayores perdona Dios a quien s’arrepiente. Mas dicíime: ¿quién ye más pariente del vuesu fíu, yo que lu sostuvi nel bautismu o el vuesu home que lu enxendró?» La señora respondió: «Ye más pariente d’él el mio home.» «Y dicís la verdá,» dixo’l flaire «y el vuesu home ¿nun se fuelga con vós?» «Home, claro» respondió la señora. «Darréu» dixo’l flaire «y yo, que so menos pariente del vuesu fíu que non el vuesu maríu, tamién debo poder folgame con vós como’l vuesu maríu.»

»La señora, que nun sabía lóxica y de pocu emburrión tenía menester, o creyó o fixo como que creyía que’l flaire dicía la verdá, y respondió: «¿Quién diba saber responder a les vueses sabies pallabres?»; y dempués, non ostante’l compadralgu, dexóse llevar a faer los sos placeres. Y  nun lo fixenon una vez solamente, sinón que, teniendo más facilidá so la cobertoria del compadralgu, darréu que la sospecha yera menor, más y más veces volvienon xuntos. Mas, ente les otres, una avieno que, viniendo flai Rinaldo a casa la señora y viendo qu’ellí nun había naide más qu’una criadina de la señora, mui guapa y prestosa, mandó al so compañeru con ella al palcu los palombos a enseña-y el padrenuesu, y él cola señora, que llevaba de la mano al so fiín, entranon na cámara y, enzarraos dientro, sobre un diván que taba ellí, entamanon trebeyar. Y tando d’esti xeitu, asocedió que tornó’l compadre y, ensin que naide nun lu sintiere, foi a la puerta la cámara y picó y llamó a la señora. Madonna Agnesa, sintiendo esto, dixo: «Yo to muerta, que ta equí’l mio home; agora va decatase de cuála ye la razón del nuesu tratu.» Taba flai Rinaldo esnudu, esto ye, ensin capa y ensin escapulariu, en tuniciella[1]; quien, oyendo esto, dixo: «Vós dicís la verdá; si yo tuviere vistíu, de dalgún mou m’escusare; mas si-y abrís la puerta y m’atopa asina, nenguna escusa podrá dase.»

»La señora, agabitada por sópitu determín, díxo-y: «Vistíivos; y en vistiéndovos, coyéi en cuellu al vuesu afiáu y escuchái bien lo que yo-y diga, de mou que les vueses pallabres tean dempués d’acordies coles mios; y dexáime faer a min.» El bon home nun dexare entá de picar a la puerta, y la muyer dixo «Yá vo», y llevantóse, y, con bona cara, foi a la puerta la cámara y abrióla y dixo: «Mio maríu, bien te digo que vieno’l nuesu compadre flai Rinaldo, y mandólu Dios; que, de xuru, de nun venir, perdiéramos güei al nuesu neñu.»

»Cuando’l fatu santeru sintió esto ablucó y dixo: «¿Cómo ye, ho?» «Oh, mio maríu,» dixo la señora «viéno-y enantes d’esmenu un vayíu que yo bien creyí que tuviere muertu y nun sabía nin qué faer nin qué dicir, y vieno entós el nuesu compadre flai Rinaldo y, coyéndolu en cuellu, dixo: ‘Comadre, esto son llombrices que tien en cuerpu, que tán allegándose-y al corazón y diben matalu de xuru; mas nun tengáis mieu, que yo he esconxurales y fadréles morrer a toes, y enantes que yo marche d’equí vós vais ver el rapacín tan sanu como nunca nun lu viestis.’ Y darréu que tu yeres necesariu pa dicir delles oraciones, y nun supo atopate la criada, fíxo-y diciles al so compañeru nel sitiu más altu de la nuesa casa, y él y yo entremos equí en dientro. Y darréu que naide más que la madre’l neñu pue tar presente en serviciu talu, pa qu’otros nun nos molestaren, equí nos pesllemos; y entá lu tien él en cuellu, y cuido yo qu’él nun espera sinón que’l so compañeru acabe de dicir les oraciones, y yá acabaría, darréu que’l rapacín yá recordó.» Al santeru, que creyía ensembre estes coses, tanto lu conmovió l’afeutu que sentía pol fíu, que de nenguna manera-y pasó pela cabeza l’engañu de la muyer, sinón que, aventando un gran sospiru, dixo: «Quiero dir velu.» Dixo la señora: «Nun vaigas, que diba cayer en sucu baxeru lo que se fixo; espera, quiero ver si pues dir y yá te llamo.» Flai Rinaldo, qu’oyérelo too y vistiérese aína y garrare’l neñu en cuellu, dempués que dispunxo les coses al so mou, llamó: «Á comadre, ¿nun ye’l compadre a quien sentí?» Contestó’l santeru: «Micer, sí.» «Entós» dixo flai Rinaldo «veníi equí»; el santeru foi alló, y flai Rinaldo díxo-y: «Tenéi al vuesu fíu, sanu pola gracia de Dios, cuando bien creyí, apocayá, que nun dibeis velu vivu al atapecer; y fadréis bien en faer poner una estatua de cera del so grandor a llaude de Dios delantre la figura de micer san Ambrosio, polos méritos de quien Dios vos fixo esta gracia.» El neñu, viendo a so pá, corrió a la so escontra y fíxo-y fiestes como faen los neños pequeños; y esti, coyéndolu en cuellu, esllagrimando non d’otra miente que si de la fuexa lu sacare, entamó besalu y a da-y les gracies al so compadre que-y lu sanare.

»El compañeru de flai Rinaldo, que non un padrenuesu, sinón seique más de cuatro-y adeprendiere a la criadina, y diére-y una bolsina de filo blanco que-y diera a él una monxa y fixérela la so devota, sintiendo llamar al santeru a la cámara la muyer, fora selemente a un sitiu del que podía ver y oyer lo qu’ellí se faía; y viendo la cosa en bonos términos, baxó abaxo y, entrando na cámara, dixo: «Flai Rinaldo, les cuatro oraciones que me mandestis, díxiles toes.» A lo que flai Rinaldo dixo: «Mio hermanu, tienes bona brenga, y fixéstislo bien. En cuantes a min, cuando’l mio compadre llegó, nun dixera más que dos, mas el Señor Dios, polos tos trabayos y polos mios, fíxonos la gracia de que’l neñu cure.»

»El santeru fixo trayer bon vinu y dulces y fixo honor al so compadre y al compañeru con aquello qu’ellos más teníen necesidá que d’otra cosa; dempués, saliendo de casa en xunto con ellos, acomendó-ylos a Dios, y ensin más allancia, fayendo faer la imaxe de cera, mandó engolála coles otres delantre la figura de san Ambrosio, mas non na d’aquel de Milán.



[1] Nel orix. tonacella: ‘eccl. nella liturgia cattolica, seconda tonaca, senza cappuccio o collare, indossata da ecclesiastici o religiosi sotto la tonaca esterna’ (http://dizionario.internazionale.it/parola/tonacella).