mércores, 21 de setembro de 2016

Decamerón IX,10 (Boccaccio)


[IX,10] Don Gianni, a instancies del compadre Pietro, fai un encantamientu pa convertir a la muyer nuna burra[1]; y cuando vien a apega-y el rabu, el compadre Pietro, diciendo que nun quier rabu, echa a perder dafechu l’encantamientu.



Esta novela cuntada pola reina dio que marmullar un poco a les señores y fixo rir a los mozos. Mas dempués que callanon, Dioneo entamó falar asina:

—Corteses señores, metanes munches blanques palombes amiesta mayor formosura un negru cuervu que lo fixera un cándidu[2] cisne; y asina, ente munchos sabios, dacuando, ún menos sabiu ye non solamente aprovecimientu d’esplendor y formosura pa la so madurez, sinón mesmamente prestu y solaz. Y por mor d’ello, siendo toes vosotres discretísimes y moderaes, yo, que tengo tan pocu xuiciu[3], fayendo la vuesa virtú más rescamplante col mio defeutu, más vos debo ser queríu que si con mayor valor aquella fixere escurecer; y, darréu d’ello, mayor arbitriu debo tener n’amosame talu so, y más pacientemente debéis sufrilo vós de lo que debierais si fore más sabiu, cuntando lo que vo cuntar. Vo cuntavos, darréu, una novela non mui llarga cola que vais pescanciar cuánto de dilixentemente convién observar les coses impuestes por aquellos que faen daqué per arte d’encantamientu y cuánto un pequeñu fallu cometíu nello estropia dafechu lo que fixo l’encantador.

»L’otru añu hebo en Barletta un cura, llamáu don Gianni de Barolo, que, darréu que tenía una ilesia probe, pa sustentar la so vida, entamó carretar mercancía con una burra per equí y per allá, peles feries de Puglia, y a comprar y a vender. Y andando asina, fixo estrecha amistá con ún que se llamaba Pietro de Tresanti, qu’aquel mesmu ofíciu faía con un pollín suyu; y en señal de ciñu y d’amistá, al xeitu de los d’Apulia, nun lu llamaba sinón compadre Pietro y, cuantes veces aportaba a Barletta, siempre lu llevaba a la so ilesia, y dába-y agospiu ellí consigo y honrábalu cuanto podía. El compadre Pietro, d’otru llau, siendo perprobe y teniendo una pequeña cabaña pa Tresanti, que malapenes daba aguantu pa él y pa la so muyer (que yera nueva y formosa) y el so pollín, cuantes veces don Gianni aprucía per Tresanti, tantes lu llevaba a casa y, como podía, en reconocencia polo que d’él recibía en Barletta, honrábalu. Sicasí, nel asuntu l’agospiu, nun teniendo’l compadre Pietro sinón un xergonucu nel que dormía cola so formosa muyer, nun yera honralu como quería, sinón que convenía, tando nuna cortina suya al llau del so pollín allugada la burra de don Gianni, qu’él, al llau d’ella, enriba un bálagu de yerba, s’achucare. La muyer, sabiendo l’honor que’l cura-y faía al home en Barletta, quixere munches vegaes, cuando’l cura venía, dir dormir con una vecina, que tenía por nome Zita Carapresa de Xuez Leo, col envís de que’l cura durmiere col home nel llechu, y dixére-ylo bien de veces al cura, mas él nun quixere enxamás. Y ente les otres veces, díxo-y una: «Comadre Gemmata, nun t’esmolezas por min, que yo to bien, darréu que, cuando me presta, convierto a esta burra nuna guapa mocina y fuélgome con ella, y dempués, cuando quiero, conviértola en burra; y, por ello, nun me xebraré d’ella.»

»La moza ablucó y creyó-ylo y díxo-ylo al home, amestando: «Si él ye tan amigu como tu dices, ¿por qué nun faes que t’enseñe l’encantamientu, pa que puedas volveme burra y faer los tos asuntos col pollín y cola burra, y ganaremos el doble? Y en volviendo a casa, podríes volveme muyer como so.» El compadre Pietro, al que-y faltaba más bien una garfellada, creyó esti asuntu, y siguió’l so conseyu y, como meyor supo, entamó solicitar a don Gianni que-y enseñare aquello; don Gianni inxenióseles n’abondo pa sacalu d’aquella fatada, mas, nun pudiendo, díxo-y: «Ta bien, darréu qu’asina lo queréis, vamos llevantanos mañana, como solemos, enantes que risque l’alba y vo amosavos cómo se fai. Y lo cierto ye que lo más difícil nesto ye apegar el rabu, como vas ver.» El compadre Pietro y la comadre Gemmata, malpenes siendo a dormir pela nueche por mor del deséu col qu’esti asuntu esperaben, en cuantes que s’acercó’l día, llevantánonse, y llamanon a don Gianni, quien, llevantándose en camisa, vieno a la camarina del compadre Pietro, y díxo-y: «Nun conozo en mundu a quien yo-y descubriere esto nun siendo a vós, y poro, darréu que vos presta, vo faelo; ye verdá que vos convién faer lo que vos diga, si nun queréis qu’ello caya en sucu baxeru.» Ellos dixenon que fadríen lo qu’él dixere: polo que don Gianni, garrando una lluz, púnxo-yla na mano al compadre Pietro, y díxo-y: «Mira bien cómo lo faigo, y caltén bien na mente cómo lo digo; y guárdate, cuanto aprecies nun lo echar too a perder, de dicir, por nada qu’oyas o veas, una pallabra sola; y ruega a Dios que’l rabu s’apiegue bien.» El compadre Pietro, garrando la lluz, díxo-y qu’asina diba faelo. Dempués, don Gianni, fixo esnudase a la comadre Gemmata y fíxola tar coles manes y colos pies en suelu del mou que tán les burres, encamentándo-y, asemeyadamente, que nun dixere pallabra, asocediere lo qu’asocediere; y entamando toca-y la cara y la tiesta coles manes empecipió dicir: «Qu’esta seya bona tiesta de burra»; y tocándo-y el cabello dixo: «Qu’esto seya bona clina de burra»; y tocándo-y dempués los brazos dixo: «Y qu’estes seyan bones pates y bones pezuñes de burra»; dempués, tocándo-y el pechu y atopándolu duru y redondu, esconsoñando aquel que nun llamaren y llevantándose[4], dixo: «Y qu’esto seya bon pechu de burra»; y asina fixo col llombu y col banduyu y cola grupa y coles ancles y coles pates; y a lo cabero, nun-y quedando nada por faer sinón el rabu, llevantando la camisa y garrando la ferramienta cola qu’él llantaba homes[5] y metiéndola aína na regalla pa ello fecha, dixo: «Y qu’esta seya bon rabu de burra.»

»El compadre Pietro, que mirare arremelláu toles coses ata entós, viendo esta última y nun-y paeciendo bien, dixo: «¡Oh, don Gianni, nun quiero esi rabu, nun quiero esi rabu!» Viniere yá l’húmedu radical[6] pel que toles plantes medren, cuando don Gianni, sacándolu de dientro, dixo: «Ai, compadre Pietro, ¿qué fixesti? ¿nun te dixi que nun dixeres pallabra vieres lo que vieres? La burra taba a piques de faese, mas tu, al falar, echéstilo too a perder, y nun hai mou de poder volver faela nunca más.» El compadre Pietro dixo: «Bien ta, yo nun quería aquel rabu; ¿por qué nun me dicíeis a min: ‘Fái-ylu tu’? y, pa enriba, apegábeis-ylu mui abaxo.» Dixo don Gianni: «Porque nun dibes saber la primer vez apegá-ylu como yo.» La moza, oyendo estes pallabres, púnxose en pie y, de bona fe, díxo-y al home: «Menudu animal tas fechu, ¿por qué estropiesti los tos asuntos y los mios? ¿qué burres viesti enxamás ensin rabu? Asina Dios m’axude, yes probe, mas fora xusto que lo fores muncho más.» Nun habiendo mou yá, darréu, de faer de la moza burra, poles pallabres que dixere’l compadre Pietro, ella, doliosa y señaldosa, volvió vistise, y el compadre Pietro, col pollín, como avezaba, marchó atender el so oficiu antiguu; y, xunto con don Gianni, foi a la feria de Bitonto, y nunca más tal serviciu-y pidió.




[1] ‘fema’l caballu, yegua’.
[2] ‘blancu’.
[3] Orix. it. sento anzi dello scemo che no. Ye fras fecha: «sentire dello scemo: avere poco senno, dar a divedere di non esser molto savio» (Opere volgari di Giovanni Boccaccio: Decameron, Vol. 3, Florencia, 1827, páx. 208).
[4] Ye una clara alusión sexual.
[5] Ye referencia a Dióxenes, del que se diz que tando folgando en público cola muyer y cuando-y entruganon qué faía, respondió hominem planto ‘llanto homes’ (Opere volgari di Giovanni Boccaccio: Decameron, Vol. 3, Florencia, 1827, páx. 212).
[6] ‘el semen’.