venres, 16 de setembro de 2016

Decamerón IX,2 (Boccaccio)



[IX,2] Llevántase una abadesa aballadamente y a escures col envís d’atopar una monxa suya, acusada énte ella, col so amante nel llechu; y tando con ella un cura, cuidando poner na cabeza’l salteriu[1] de los velos, punxo los calzones del cura; y viendo estos la acusada, y fayéndola decatase, foi lliberada y tevo llibertá pa tar col so amante.



Yá callaba Filomena, y la sencia la señora pa quitase d’enriba a aquellos qu’amar nun quería emponderárenla toos; y, pela cueta, non por amor sinón por llocura tuvieren toos l’atrevida presunción de los amantes, cuando la reina, graciosamente, dixo a Elissa:

—Elissa, sigui—; y esta entamó darréu:

—Queridísimes señores, sabiamente supo doña Francesca, como se dixo, llibrase de la so molestia; mas una moza monxa, axudándola la fortuna, llibróse d’un peligru inminente falando graciosamente. Y como vós sabéis, abondos hai que, siendo perfatos, maestros se faen de los otros y castigadores, a los que, como vais poder pescanciar pela mio novela, la fortuna dalguna vez merecidamente vitupera; y ello pasó-y a l’abadesa que baxo la so obediencia taba la monxa de la que vo falar.

»Saber debéis, darréu, qu’hebo en Lombardía un famosísimu monesteriu de santidá y de relixón, nel que, ente les otres monxes qu’ellí había, había una moza de sangre noble y dotada de maraviosa formosura llamada Isabetta, que, viniendo un día a ver a un pariente d’ella a la rexa, namoróse d’un bon mozu que con elli taba; y él, viéndola formosísima, y entendiendo yá’l so deséu colos güeyos, amburió por ella de mou asemeyáu; y non ensin gran pena de dambos sostuvienon esti amor un bon tiempu ensin frutu. A lo cabero, andando los dos solícitos, vio’l mozu una vía pa poder dir mui de secultres a la so monxa; y contentándose ella, non una vez, sinón munches, con gran placer d’entrambos la visitó. Mas continuándose esto, asocedió una nueche que lu vio una de les señores d’allá dientro, ensin decatase él nin ella, xebrase d’Isabetta y colar. Lo qu’aquella comunicó a delles otres; y, de mano, garranon el determín d’acusala a l’abadesa, que tenía por nome doña Usimbalda, bona y santa muyer, d’acordies cola opinión de les monxes y de cualquiera que la conociere; dempués pensanon, al envís de que la negación nun tuviere llugar, en faer que l’abadesa la coyere col mozu; y, asina, callando, repartienon secretamente ente elles les vixilies y les guardies pa coyela. Agora, nun se guardando Isabetta d’esto nin sabiendo nada d’ello, avieno qu’ella, una nueche, fíxolu venir, lo que bien llueu supienon les qu’andaben al achisbu; y estes, cuando-yos paeció’l momentu, pasada yá bona parte la nueche, xebránonse en dos, y una parte púnxose de guardia a la puerta la celda d’Isabetta y la otra foi corriendo a la cámara l’abadesa; y, picando a la puerta, a ella, que yá respondía, dixénon-y: «Arriba, señora, llevantáivos darréu, qu’atopemos a Isabetta con un mozu na celda.»

»Taba aquella nueche l’abadesa acompañada por un cura que, davezu, faía venir nun arcón. Y ella, oyendo esto, temiendo que les monxes, por demasiada priesa o demasiáu afán, golpiaren tanto la puerta que s’abriere, llevantóse aballadamente y, como meyor supo, vistióse a escures; y cuidando garrar dellos velos plegaos que lleven na cabeza y que llamen el salteriu, garró los calzones del cura; y tanta foi la priesa que, ensin decatase d’ello, mangólos na cabeza en llugar del salteriu y salió afuera y zarró aína la puerta tres d’ella, y dixo: «¿Ú esta maldita de Dios?»

»Y, coles otres, que tan fogoses y tan sollertes taben a faer atopar en falta a Isabetta que nun arreparanon en nada que l’abadesa llevare na cabeza, averóse a la puerta la celda, y aquella, axudada poles otres, valtóla en tierra; y, entrando dientro, atopanon nel llechu a los dos amantes abrazaos. Y ellos, ablucaos por un tan sópitu asocedíu, nun sabiendo qué faer, quedanon quietos. La moza foi garrada nel intre poles otres monxes y, por orde l’abadesa, llevada a capítulu. El mozu quedare ellí; y, vistiéndose, esperaba a ver en qué paraba la cosa, con intención de xugar una mala pasada a cuantes pudiere algamar, si a la so moza se-y faía dalgún mal, y llevala con él. L’abadesa, sentada en capítulu en presencia de toles monxes, que solamente a la culpable miraben, entamó dici-y la mayor villanía qu’enxamás se dixo a muyer nenguna, como a aquella que contaminare la santidá, la honestidá y la bona fama’l monesteriu coles sos puerques y vituperables obres, si afuera llegaba sabese; y, tres de la villanía, amestó gravísimes amenaces. La moza, vergoñosa y cobarde, como culpable, nun sabía qué responder, mas, callando, faía sentir compasión a les otres; y, multiplicando l’abadesa les sos hestories, asocedió que la moza alzó la vista y vio lo que l’abadesa tenía na cabeza y los gordones que d’equí y d’allá escolgayaben; colo qu’ella, decatándose de lo que yera, aselada dafechu, dixo: «Á señora, asina Dios vos axude, atáivos la cofia y dempués dicíime lo que queráis.» L’abadesa, que nun la entendía, díxo-y: «¿Qué cofia, mala muyer? ¿tienes agora la cara de bromiar? ¿paezte que fixesti daqué colo que digan les bromes?» Entós la moza, otra vez, dixo: «Señora, yo ruégovos que vos atéis la cofia; dempués, dicíime lo que vos preste»; colo que munches de les monxes allevantanon la vista a la cabeza l’abadesa y, ella, de mou asemeyáu, poniendo ellí les manes, decatóse de por qué Isabetta-y dicía esto. Polo que l’abadesa, dándose cuenta de la so mesma falta y viendo que toes lo vieran y que nun tenía xida, camudó’l sermón y entamó falar de xeitu mui estremáu al que gastare ata entós, y llegó a la conclusión de que yera imposible poder defendese de los estímulos de la carne; y, poro, calladamente, como ata aquel día se fixere, dixo que se divirtiere caúna cuando pudiere; y lliberada la moza, volvió dormir pa col so cura, ya Isabetta col so amante. A quien, dempués, munches vegaes, pesie a aquelles que.y teníen envidia, fixo venir ellí; les otres que taben ensin amante, como meyor supienon, de secultres, guetanon la so ventura.