luns, 19 de setembro de 2016

Decamerón IX,5 (Boccaccio)


[IX,5] Calandrino namórase d’una moza, y Bruno fai-y un breve col que, cuando él la toca, ella va tres d’él; y, alcontráu pola muyer, tien con ella gravísima y fadia engarradiella.



Finada la non llarga novela de Neifile, pasada ensin que d’ella riere o falare muncho la compañía, la reina, vuelta contra Fiammetta, mandó-y que siguiere; y esta, toa gayaspera, respondió que de bon aquel, y entamó:

—Xentilísimes señores, como cuido que vós sabéis, nada nun hai de lo que tanto se fale, que nun preste siempres más, si’l tiempu y el llugar qu’aquello rique sabe escoyer debidamente aquel que d’ello quier falar. Y poro, si contemplo aquello polo que nós tamos equí, que por tener fiesta y divertinos y non por otro tamos nesti sitiu, camiento que toles coses que seyan apurrinos fiesta y placer tengan equí llugar y tiempu afayadizos; y magar mil veces se falare d’elles, más que deleitar otro tanto nun debía al falar d’elles. Y, por mor d’ello, inda que munches vegaes falemos ente nós de les aventures de Calandrino, atendiendo, como poco enantes dixo Filostrato, que son toes prestoses, atreveréme a cuntavos sobre elles una novela, pa enriba de les otres que yá se cuntanon; la que, si de la verdá de los fechos quixere o quiero xebrame, supiere bien y sabré iguala y cuntala embaxo otros nome; mas darréu que’l xebrase de la verdá de les coses asocedíes nel novelar produz gran amenorgamientu en prestu de los qu’escuchen, vo cuntávosla na so propia forma, axudada poles pallabres enriba diches.

»Niccolo Cornacchini foi conciudadanu nuesu y ricu home; y ente les otres posesiones sos tevo una formosa en Camerata, au fixo faer un honráu y guapu palaciu, y apautó con Bruno y con Buffalmacco que-y lu pintaren tou; y estos, darréu que la xera yera abonda, llevanon consigo a Nello y a Calandrino y empezanon a trabayar. Au, magar dalguna cámara fornida de llechu y d’otres coses oportunes hubiere, y viviere ellí una criada vieya como guardiana del llugar, darréu qu’otra familia nun había, avezaba un fíu del dichu Niccolo, que tenía por nome Filippo, como mozu y ensin muyer, llevar ellí dacuando a dalguna muyer al so deleite y tenela ellí un día o dos y dempués mandala marchar.

Agora, ente les otres vegaes, avieno que llevó ellí a una que tenía por nome Niccolosa, a la qu’un pelgar, al que llamaben el Fartón, teniéndola a la so disposición nuna casa de Camaldoli, emprestaba con xarré. Tenía esta formosa figura y vistía bien y, con rellación a los sos pares, yera de bones costumes y falaba bien; y saliendo ella un día al mediudía de la cámara con enagua blanca y col cabello revuelto y tando llavando les manes y la cara nun pozu qu’había en patiu’l palaciu, avieno que Calandrino vieno ellí por agua y saludóla con familiaridá. Ella, respondiéndo-y, entamó miralu, más porque Calandrino-y abultaba un home raru que por otru deséu. Calandrino escomenzó contemplala, y paeciéndo-y formosa entamó alcontrar xides y nun tornaba pa colos compañeros col agua; mas, desque nun la conocía, nada nun s’atrevía a dici-y. Ella, que decatárese del so mirar, col envís d’envizcalu, miraba dalguna vez pa él, aventando dalgún sospirín; y, por mor d’ello, Calandrino, sópitamente, namoróse d’ella, y nun marchare del patiu cuando ella foi llamada a la cámara de Filippo.

»Calandrino, vueltu al llabor, nun faía otro que resoplar; de lo que Bruno diose cuenta, darréu qu’arreparaba muncho nes sos manes, como aquel que-y prestaben muncho los sos asuntos, y díxo-y: «¿Qué diaños te pasa, collaciu Calandrino? Nun faes más que resoplar.» A lo que Calandrino dixo: «Collaciu, si yo tuviere quien m’axudare, taba bien.» «¿Cómo ye, hom?» dixo Bruno. A lo que Calandrin dixo: «Nun convién dicí-ylo a naide: ello ye qu’hai una moza allabaxo que ye más guapa qu’una xana[1], que namoróse tanto de min, que diba paecete un fechu estraordinariu: yo dime cuenta agora hai poco, de la que fui por agua.» «¡Meca!» dixo Bruno «cuidáu que nun seya la muyer de Filippo.» Dixo Calandrino: «Cuido que sí, porque él llamóla, y ella marchó pa con él a la cámara; mas ¿qué quier dicir esto? Yo diére-yla a Cristu con tales coses, non yá a Filippo. Vo dicite la verdá, collaciu: préstame tanto que nun so dicítelo.» Díxo-y entós Bruno: «Collaciu, vo dicite quién ye ella; y si ye la muyer de Filippo, iguaré l’asuntu en dos pallabres, porque ella ye mui amiga mía. Mas ¿cómo fadremos pa que Buffalmacco nun lo sepa? Nun puedo falar con ella nunca ensin qu’él tea conmigo.» Díxo-y Calandrino: «Nun m’esmolezo por Buffalmacco, pero cuidáu me llamo con Nello, que ye pariente de Tessa y echaríalo too a perder.» Dixo Bruno: «Dices bien»

»Y Bruno sabía quién yera ella, como aquel que la viere llegar, y tamién-y lo dixere Filippo; polo que, al xebrase un poco Calandrino del trabayu y dir vela, Bruno cuntó-yoslo too a Nello y a Buffalmacco, y, xuntos, apautanon en secreto lo qu’habíen fae-y no que cincaba al so namoramientu. Y desque él volvió, díxo-y Bruno selemente: «¿Viéstila?» Respondió Calandrino: «¡Ai de min, sí, matóme!» Dixo Bruno: «Vo dir ver si ye la que yo creo; y si lo ye, has dexame faer a min.» Baxando, darréu, Bruno, y atopando a Filippo y a ella, díxo-yos ordenadamente quién yera Calandrino y lo que-yos dixere, y apautó lo que caún d’ellos debía faer y dicir pa tener fiesta y divertise col namoramientu de Calandrino; y tornando a Calandrino díxo-y: «Sí que ye ella; y, poro, esti asuntu requier que se faiga mui sabiamente, darréu que, si Filippo se decata d’ello, tol agua del Arno nun va poder llavate. Mas ¿qué quies que-y diga de la to parte si asocede que pueda falar con ella?» Respondió Calandrino: «¡A fe! Has dici-y primero que primero que quiérola milenta faniegues[2] d’aquel bon bien d’empreñar, y dempués que yo so’l so servicial y si ella quier dalgo; ¿entendiéstime bien?» Díxo-y Bruno: «Sí, hom, déxame faer a min.»

»Llegada la hora la cena y dexando estos el trabayu y baxando al patiu, alcontrándose Filippo y Niccolosa, quedanon ellí un cachu en serviciu de Calandrino; au Calandrino entamó mirar a Niccolosa y a faer los esparabanes más estraños del mundu, talos y tantos, que diérese cuenta d’ello un ciegu. Ella, d’otru llau, faía too aquello pelo que creía encendelu bien y d’acordies coles instrucciones de Bruno, pasándolo en grande coles maneres de Calandrino. Filippo con Buffalmacco y colos otros finxía falar, y nun se decatar d’esti asuntu. Mas, dempués d’un cachu, con grandísimu enfadu de Calandrino, marchanon; y, de la que veníen pa Florencia, díxo-y Bruno a Calandrino: «Bien te digo que la faes dilir como’l xelu al sol; pol cuerpu de Dios, si traes el to rabel y cantes un poco con ella los tos cantares namoraos, vas faela arrefundiase de la ventana pa venir a ti.» Díxo-y Calandrino: «¿Paezte, collaciu? ¿paezte que lu traya?» «Sí, hom» respondió Bruno. A lo que Calandrino dixo: «Nun me creíes güei cuando te lo dicía; de xuru, collaciu, dome cuenta de que sé faer meyor que los otros homes lo que quiero. ¿Quién supiere, nun siendo yo, faer namorar tan aína a una muyer como ye esta? ¡A bona hora supieren faelo estos rapaces de trompa marina qu’anden tol día arriba y abaxo, y en mil años nun supieren axuntar tres puñaos de gaspies! Agora quixere que me vieres un poco col rabel; ¡vas ver qué diversión más guapa! Y entiendi bien que nun so tan vieyu como te paezo; ella sí se decató bien, ella; mas d’otra miente-y lo fadré yo ver si-y pongo les zarpes enriba, pol verdaderu cuerpu de Cristu, que yo he trebeyar con ella que va venir tres de min como va l’alloriada tres del fíu.» «¡Oh!» dixo Bruno «vas focicar per ella; y paezme vete taragañala colos tos dientes como llavíes na so boca encarnadina y nes sos mexelles qu’abulten dos roses y, dempués, vas comela dafechu.» A Calandrino, oyendo estes pallabres, paecía-y tar poniéndoles n’obra, y andaba cantando y saltando tan contentu que nun coyía en pelleyu. Mas, a otru día, trayendo’l rabel, con gran prestu de tola compañía, cantó munchos cantares con él; y, en resume, tanta galbana-y entró de vela davezu a ella que nun trabayaba un migayu, sinón que milenta vegaes al día, agora a la ventana, agora a la puerta y agora nel patiu, corría pa vela, y ella, arteramente, fayendo d’acordies colo que-y dixere Bruno, dába-y mui bien d’ocasiones. Bruno, d’otru llau, respondía-y a les sos embaxaes y, de parte d’ella, fayía-yles dacuando; cuando ella nun taba ellí, que yera lo más del tiempu, faía-y llegar cartes d’ella nes que-y daba grandes esperances a los sos deseos, amosando qu’ella taba en casa los sos parientes, allá u nun yera pa vela entós. Y, d’esti xeitu, Bruno y Buffalmacco, que teníen mano nel asuntu, sacaben de los fechos de Calandrino’l mayor prestu’l mundu, fayéndose apurrir dalgunes veces, como pidíu pola so señora, dacuando un peñe de marfil y dacuando una bolsa y dacuando un navayina y delles caxigalines, apurriéndo-y empara d’ello dalgunes sortiyines falses de nengún valor, de les que Calandrino faía maraviosa fiesta; y, arriendes d’esto, algamaben d’él bones meriendes y otros convites, pa que tuvieren solícitos a los sos asuntos.

»Agora, desque lu tuvienon bien dos meses d’esti xeitu, ensin faer más, viendo Calandrino que’l trabayu diba acabándose y pensando esti que, si nun llevaba a efeutu’l so amor primero que finare’l trabayu, nun diba poder consiguilo yá enxamás, entamó cafiar muncho y a solicitar a Bruno; y por mor d’ello, desque vieno la moza, apallabrando primero Bruno con Filippo y con ella lo qu’habíen faer, díxo-y a Calandrino: «Mira, collaciu, esta señora prometióme mil veces que diba faer lo que tu quixeres y dempués nun fai nada, y paezme que te lleva pel ñarigón; y, poro, darréu qu’ella nun lo fai como promete, vamos faé-ylo faer nosotros quiera ella o non, si tu quies.» Respondió Calandrino: «¡Ah! sí, hom, pol amor de Dios, vamos faelo darréu.» Díxo-y Bruno: «Atreveráste a tocala con un breve que yo te dea?» Díxo-y Calandrino: «Home, caro.» «Entós» díxo-y Bruno «fai por buscame un poco pergamín nonato y un esperteyu vivu y tres granos d’inciensu y una vela bendita, y déxame faer a min.»

»Calandrino pasó tola nueche viniente coles sos armadiyes pa garrar un esperteyu y, garrándolu a la fin, llevólu coles otres coses a Bruno; y esti, retirándose a una cámara, escribió naquel pergamín delles sinsustanciaes sos con dellos signos máxicos[3] y llevó-ylu y díxo-y: «Calandrino, has saber que si la toques con esti escritu, va dir darréu tres de ti y va faer lo que tu quieras. Y si Filippo marcha güei a dalgún sitiu, avérate a ella de cualquier mou y tócala y vete al payar que ta equí al llau, que ye’l meyor llugar qu’equí hai, darreu que nun va ellí naide nunca; y vas ver qu’ella va; cuando vaiga, yá sabes bien lo qu’has faer.»

»Calandrino foi l’home más contentu del mundu y, garrando l’escritu, díxo-y: «Collaciu, déxame faer a min.» Nello, de quien Calandrino se guardaba, pasábalo en grande con esti asuntu, tanto como los otros, y participaba na burlla con ellos; y, poro, como Bruno-y ordenare, marchó a Florencia énte la muyer de Calandrino y díxo-y: «Á Tessa, sabes cuántos palos te dio Calandrino ensin razón el día que tornó coles piedres del Mugnone, y, poro, quiero que te vengues d’ello; y si nun lo faes, nun me tengas más por pariente nin por amigu. Elli namoróse d’una señora d’allarriba, y ye tan puta qu’anda enzarrándose mui davezu con él, y hai poco diénonse cita pa tar xuntos darréu; y, poro, quiero que te vengues y lu vixiles y lu castigues bien.»

»Cuando la muyer oyó esto, nun-y paeció broma la cosa; sinón que, poniéndose en pie, entamó dicir: «¡Ai de min, lladrón públicu!, ¿y fáesme esto? Pola cruz de Dios, ello nun va quedar asina, que nun me les pagues.» Y, garrando’l so mantu, y con una rapaza en compañía, más rápido qu’al pasu, xunto con Nello, marchó allarriba; y cuando Bruno la vio venir de lloñe, díxo-y a Filippo: «Equí ta’l nuesu amigu.» Y por mor d’ello Filippo, andando a onde Calandrino y los otros trabayaben, dixo: «Maestros, teo que colar pa Florencia agora mesmo: trabayái con puxu»; y en marchando, foi escondese a un sitiu d’onde podía, ensin que lu vieren, ver lo que faía Calandrino. Calandrino, cuando creyó que Filippo taría yá dalgo lloñe, baxó al patiu au atopó sola a Niccolosa; y entamando parola con ella, y ella, que sabía bien lo que tenía de faer, averándose a él, dio-y un poco de mayor familiaridá que la qu’avezaba, y Calandrino tocóla col escritu. Y desque la tocó, ensin dicir pallabra, dio vuelta sobre los sos pasos a la escontra’l payar, y Niccolosa foi tres d’él; y, en tando dientro, zarrada la puerta, abrazó a Calandrino y aventólu enriba la yerba que taba ellí en suelu y, xubiendo enriba d’él, arreblagada, y poniéndo-y les manes enriba los costazos, ensin dexalu acercase al so rostru, mirábalu como con gran deséu, diciéndo-y: «¡Oh, mio dolce Calandrin, corazón del mio cuerpu, mio alma, mio bien, mio reposu, cuántu tiempu nagüé por tenete y por poder tenete nel mio sen! Tu, cola prestosidá del to tratu, quitéstime’l gordón de la camisa; y arreyéstime’l corazón col to rabel: ¿ye ello cierto que te tenga?»

»Calandrino, ensin ser pa movese alpenes, dicía: «¡Ah! mio dolce alma, déxame besate.» Niccolosa dicía: «¡Ai qué prieses tienes! ¡Déxame vete primero al mio gustu: déxame fartucar los güeyos con esti dolce rostru tuyu!» Bruno y Buffalmacco foren pa con Filippo, y víen y oyíen los tres l’asuntu; y tando yá Calandrino a piques de besar a Niccolosa, aportó ellí Nello con doña Tessa; y esti, de la que llegó, dixo: «Yo faigo votu a Dios de que tán xuntos»; y llegaos a la puerta’l payar, la muyer, que rabiaba, pegándo-y coles manes mandólu marchar, y, entrando en dientro, vio a Niccolosa enriba Calandrino; y esta, cuando vio a la muyer, llevantándose nel intre, fuxó y foi onde taba Filippo. Doña Tessa corrió coles uñes al rostru Calandrino, qu’inda nun se llevantare, y esgraduñó-ylu dafechu; y garrándolu pel pelo y tirándo-y d’ello d’acá p’allá entamó dicir: «Puercu perru vituperáu, ¿y entós fáesme esto? Vieyu mazcayu, que maldito seya lo muncho que te quixi; ¿entós, nun te paez que tengas abondo que faer en to casa, que vas namorándote peles ayenes? ¡Menudu namoráu! ¿Nun te conoces tu mesmu, pelgar? ¿nun te conoces tu mesmu, infeliz? Qu’estrumiándote dafechu nun saliere caldu que diere aguantu pa una salsa. A la fe de Dios, ello nun yera agora Tessa la que te preñaba, ¡que Dios-y dea mala vida, seya quien seya ella y, qu’ella debe ser con seguridá bien malvada pa tener gustu por una xoya tan bona como tu yes!» Calandrino, viendo venir a la muyer, quedó que nin muertu nin vivu taba, y nun tevo valor pa entamar defensa dala; sinón qu’esgarduñáu y tou peláu y espelurciáu, recoyendo la so capa y llevantándose, entamó rogar humildosamente a la muyer que nun glayare si nun quería que lu cortaren dafechu en cachos, darréu que la que con él taba yera muyer del señor de la casa. La muyer díxo-y: «¡Que Dios-y dea mal añu!»

»Bruno y Buffalmacco, que con Filippo y con Niccolosa rieren d’esti asuntu a los sos deleres, como si vinieren al espolín, allá aprucienon; y dempués de munches hestories, apaciguada la muyer, dienon el conseyu a Calandrino de que marchare a Florencia y nun volviere más per ellí, col envís de que Filippo, si oyía dalgo d’esti asuntu, nun-y fixere dañu. Asina, darréu, Calandrino, atristayáu y murniu, volviendo a Florencia tou peláu y tou esgarduñáu, nun s’atrevió más a volver allarriba, cafiáu y aflixíu de día y de nueche polos roñatos de la muyer, y punxo fin al so ferviente amor, fayendo rir enforma a los sos compañeros y a Niccolosa y a Filippo.



[1] Orix. it. lammia ‘mitol. nella mitologia classica e medievale, mostro rappresentato come un serpente con testa di donna, che si credeva uscisse nottetempo per divorare i bambini o succhiarne il sangue’ (http://dizionario.internazionale.it/parola/lammiahttp://dizionario.internazionale.it/parola/lamia_2). Anque, por estensión, refierse equí propiamente a ‘estens., fata; sirena; ninfa incantatrice’ (http://dizionario.internazionale.it/parola/lamia_2).
[2] L’orix. emplega it. moggia, plural de it. moggiometrol. unità di misura di capacità per aridi’ (http://dizionario.internazionale.it/parola/moggio), del llat. modiu(m). Cfr. cast. modio.
[3] Orix. it. cateratte; it. caterattapec. al pl., scrittura magica, segno magico’ (http://dizionario.internazionale.it/parola/cateratta).