mércores, 21 de setembro de 2016

Decamerón IX,9 (Boccaccio)


[IX,9] Dos mozos piden conseyu a Salomón, ún sobre cómo llograr que lu amen, l’otru sobre cómo ha castigar a la muyer necia; a ún respuénde-y qu’ame y al otru que vaiga a la Ponte la Oca.



Naide más que la reina, queriendo observa-y el privilexu a Dioneo, quedaba por novelar; quien, dempués que les señores rienon abondo del desventuráu Biondello, contenta, entamó falar asina:

—Amables señores, si con mente vidable se contempla l’orde de les coses, mui fácilmente ha conocese que tola universal multitú de les muyeres, pola natura y poles costumes y poles lleis ta sometida a los homes y que, d’acordies cola discreción d’ellos, convién-yos a elles rexise y gobernase, y poro, toles qu’aspiren a algamar quietú, consuelu y reposu colos homes, a los que pertenecen, deben ser humildoses, pacientes y obedientes, arriendes de ser honestes, lo que ye suma y especial ayalga de toes aquelles que son sabies. Y cuando les lleis, qu’al bien común miren en toles coses, nun nos aprienden esto (y l’usu, o costume que queremos dicir, coles sos fuercies grandísimes y reverendes), la natura, mui abiertamente nos lo amuesa, la que nos fixo nos cuerpos delicaes y muelles, nos ánimos cobardes y medranoses, nes mentes benignes y piadoses, y dionos les corporales fuercies ruines, les voces prestoses y los movimientos de los miembros seles: coses toes que testifiquen que tenemos necesidá de gobiernu ayenu. Y quien tien necesidá de ser axudáu y gobernáu, toa razón quier que seya obediente y tea suxetu y reverencie al so gobernador: ¿y a quién tenemos nós por gobernadores y axudadores sinón a los homes? Debemos, entós, honrándolos sumamente, sometenos a los homes; y la que d’esto se xebra, camiento que dignísima seya non solamente d’arreprensión grave sinón de duru castigu. Y a tala consideración, inda qu’otra vuelta la fixere yá, empobinóme apocayá lo que Pampinea cuntó de la necia muyer de Talano, a la que Dios unvió’l castigu que l’home nun supiere da-y; y, por ello, al mio xuiciu, atalanto que son dignes, como yá dixi, de duru y ásperu castigu toes aquelles que se xebren de ser amables, bonales y prestoses, como quieren la natura, l’usu y les lleis. Polo que préstame cuntavos un conseyu dau por Salomón, como útil melecina pa curar a aquelles que tán afeutaes por esti mal; mas nenguna que de melecina talo nun seya digna piense que se diz por ella, inda que los homes avecen usar tal proverbiu: «Bon y mal caballu quieren espuela, y bona y mala muyer quieren ximielga». Y estes pallabres, quien quixere interpretales divertidamente, con facilidá concediere que son ciertes de toes; mas, queriendo mesmo entendeles moralmente, digo qu’ello ye de concedese. Son naturalmente les muyeres toes cambiantes ya influenciables, y poro, pa correxir la iniquidá d’aquelles qu’endemasiao afuera de les llendes afitaes se dexen dir, convién el baston que les castigue; y pa sofitar la virtú de les otres, y que nun se dexen esbariar, convién el bastón que les sostenga y que les asuste.

»Mas dexando agora pa prau’l predicar, viniendo a aquello que teo n’ánimu dicir, digo qu’espardida yá cuasi per tol mundu, pel universu, l’altísima fama de la milagrosa sencia de Salomón y el so ser d’aquello lliberalísimu mostrador a quien per esperiencia quería certeza d’ello, munchos, d’estremaes partes del mundu, corríen a él en gueta conseyu poles sos estrechísimes y ardues necesidaes; y ente los otros qu’a ello diben, partió un mozu, que tenía por nome Melisso, noble y mui ricu, de la ciudá de Layazzo, d’onde él yera y onde él moraba. Y acabalgando a la escontra Xerusalem, asocedió que, de la que salía d’Antioquía, acabalgó per un cachu con otru mozu llamáu Giosefo, quien llevaba’l mesmu camín qu’él faía; y, como costume ye de los caminantes, entamó entrar en parola con él. Conociendo yá Melisso de Giosefo la so condición y d’ónde yera, entrugó-y aú diba y por qué; y Giosefo díxo-y que diba a Salomón a pidi-y conseyu de qué camín siguir cola so muyer, necia y perversa más que muyer dalguna, a la qu’él nin con ruegos nin con agasayos nin de dengún otru xeitu yera quien a sacar de la so neciura; y dempués él, de mou asemeyáu, entrugó-y d’ónde yera y aú diba y por qué. A lo que Melisso respondió: «Yo so de Layazzo y, como tu tienes una desgracia, yo teo otra; yo so mozu ricu y gasto lo mio en poner a la mesa y honrar a los mios conciudadanos, y ye cosa rara y estraña pensar que, magar too esto, nun so atopar a naide que me quiera; y, poro, yo vo au tu vas, pa pidir conseyu de cómo poder llograr que m’amen.»

»Caminanon, darréu, los dos compañeros xuntos, y llegaos a Xerusalem, per permediación d’ún de los barones de Salomón, llevánonlos delantre d’él; al que, brevemente, Melisso cuntó la so necesidá; y Salomón respondió-y: «Ama.» Y dicho esto, nel intre, empobinanon a Melisso afuera, y Giosefo dixo por qué taba ellí; al que Salomón nada respondió nun siendo: «Vete a la Ponte la Oca»; y dicho esto, Giosefo, de mou asemeyáu, foi lleváu ensin allancia de la presencia’l rei, y alcontró a Melisso, que lu esperaba, y díxo-y lo que recibiere por respuesta. Y ellos, pensando nestes pallabres y nun siendo pa estrayer d’elles nin sen nin frutu dalu pa la so necesidá, cuasi escarníos, punxénonse en camín pa volver. Y dempués que caminanon delles xornaes, aportanon a un ríu sobre’l qu’había una guapa ponte; y darréu que taba pasando una gran caravana de carga sobre mules y sobre caballos, conviéno-yos esperar ata qu’aquellos pasaren. Y cuando yá pasaren cuasi toos, por ventura, hebo un mulu que s’espantó, como davezu vemos que-yos pasa, y nun quería de nenguna manera pasar alantre; y por mor d’ello, un muleru, garrando una estaca, a lo primero con templa abonda, entamó solmena-y pa que la pasare. Mas el mulu, torgándose agora nesta parte’l camín y agora naquella y, dcuando, volviendo atrás, nun quería pasar de nenguna manera; y por mor d’ello’l muleru, iráu sobre manera, entamó da-y cola estaca los mayores güelpes del mundu, agora na tiesta y agora nos costaos y agora enriba la grupa; mas de nada-y valía. Polo que Melisso y Giosefo, que taben viendo estes coses, dicíen davezu al muleru: «¡Ah, infeliz, ¿qué faes? ¿quies matalu? ¿por qué nun te les inxenies pa conducilu bien y selemente? Va venir enantes que si-y solmenes como tas fayendo.» A los que’l muleru respondió: «Vós conocéis los vuesos caballos, y yo conozo’l mio mulu; dexáime faer a min»; y, dicho esto, entamó pega-y palos, y tantos-y dio d’una parte y de la otra, que’l mulu pasó alantre, de mou que’l muleru venció la prueba. Tando, darréu, pa partir los dos mozos, entrugó Giosefo a un bon home, que nun cabu la ponte se sentaba, cómo se llamaba aquello; al que’l bon home respondió: «Micer, llámase la Ponte la Oca.»

»Y cuando Giosefo lo oyó, alcordóse de les pallabres de Salomón y díxo-y a Melisso: «Dígote agora, compañeru, que’l conseyu que me dio Salomón podría ser bonu y verdaderu, darréu qu’abondo manifiestamente conozo que yo nun sabía solmena-y a la mio muyer; mas esti muleru amosóme lo qu’he faer.»

»D’ellí, dempués de dellos díes llegaos a Antiocia, retevo Giosefo a Melisso consigo pa que descansare dalgunos díes; y recibiéndolu la muyer mui fríamente, díxo-y que fixere faer la cena como Melisso-y dixere; y esti, dempués que vio que-y prestaba a Giosefo, indicó-ylo con poques pallabres. La muyer, como avezare nel pasáu, nun fixo como Melisso-y dixere, sinón cuasi dafechu lo contrario. Y viendo esto Giosefo, díxo-y enraxonáu: «¿Nun se te dixo de qué manera habíes faer esta cena?» La muyer, volviéndose toa enchipada, díxo-y: «Y ¿qué quier dicir esto? ¡ah! que nun cene, ¿tu quies cenar? Si se me dixo d’otra miente, a min paecióme faelo asina; si te paez bien, que te paeza; si non, écheste al pie d’ello.» Ablucó Melisso cola respuesta la muyer y reprobó-yla muncho; Giosefo, oyendo esto, díxo-y: «Muyer, inda yes la que sueles, mas creime que vo faete camudar de maneres»; y vueltu a Melisso, díxo-y: «Amigu, llueu vamos ver qué talu foi’l conseyu de Salomón; mas ruégote que nun t’importe quedar a ver y reputar por un xuegu lo qu’he faer. Y pa nun me lo impidir has alcordate de la respuesta que nos dio’l muleru cuando nos afliximos pol so mulu.» Y Melisso díxo-y: «Yo to en to casa, au nun cunto moveme del to gustu.»

»Giosefo, buscando un bastón redondu d’una ancina nueva, foi a la cámara, au la muyer, llevantándose enfocicada de la mesa, marchare roñando; y garrándola peles trences, aventóla a los sos pies y entamó mayar per ella xabazmente con aquel bastón. La muyer entamó primero a glayar y dempués a amenazar; mas viendo que con too ello Giosefo nun la dexaba, frayada yá dafechu, entamó pidir mercé por Dios pa que nun la matare, diciendo-y, arriendes d’esto, qu’enxamás diba xebrase del so gustu. Giosefo, con too esto, nun aparaba, qu’enantes con más furia, una y otra vegada, dándo-y a maza, agora pel costáu, agora peles ancles y agora enriba los costazos, andaba repasándo-y les costures, y nun paró primero de fartucase; y, en resume, nengún güesu nin nenguna parte quedó en cuerpu de la bona muyer que nun-y lu mayare. Y fecho esto, volvió pa con Melisso, y díxo-y: «Mañana veremos l’efeutu del conseyu del ‘Vete a la Ponte la Oca’»; y reposando daqué y llavando dempués les manes, cenó con Melisso y, en siendo hora, fonon acostase. La probitina muyer con gran trabayu se llevantó del suelu y echóse na cama, au, reposando lo meyor que pudo, a la mañana viniente, llevantándose abondo ceo, fixo entrugar a Giosefo lo que quería que-y fixere pa xintar. Él, riéndose d’ello xunto con Melisso, díxo-ylo; y dempués, en siendo hora, desque volvienon, atopanon feches toles coses óptimamente y d’acordies cola orde dada; y por mor d’ello, emponderanon sumamente’l primer conseyu qu’oyeren pa los sos males. Y xebrándose Melisso dempués de dellos díes de Giosefo y volviendo a so casa, a ún, que yera home sabiu, díxo-y lo que-y dixere Salomón; y díxo-y aquel: «Nengún conseyu más verdaderu nin más bonu podía date. Tu sabes que nun ames a naide, y los honores y los servicios que faes, fáeslos non por amor que-y tengas a nadie, sinón por pompa. Ama, darréu, como Salomón te dixo, y amaránte.»

Asina, entós, foi castigada la necia, y el mozu, desque amó, amánonlu.