luns, 5 de setembro de 2016

Decamerón VII,10 (Boccaccio)


[VII,10] Dos sieneses amen a una muyer comadre d’ún d’ellos; muerre’l compadre y torna al compañeru según la promesa que-y fixere y cúnta-y cómo se vive nel otru barriu.



Quedaba solamente’l rei por novelar; quien, dempués que vio a les señores asosegaes, que de la peral cortada, que nun tuviere culpa, se dolíen, entamó:

—Manifestísima cosa ye que tou rei xustu primer observador debe ser de les lleis feches por él, y si otro fai, siervu dignu de punición y non rei se debe xulgar; y nesti pecáu y arreprensión, a min, que so’l vuesu rei, conviénme cayer como obligáu. Ello ye cierto que yo ayeri di la llei pa los nuesos razonamientos de güei col envís de nun querer esti día usar del mio privilexu, sinón, soxugándome xunto con vós a aquella, de razonar d’aquello que toos vosotros razonestis. Mas non solamente se razonó d’aquello que yo pensaba cuntar, sinón que se dixo sobre aquello tantes otres coses y tanto más guapes que yo, no que fai a min, magar rebusque na memoria, recordar nun puedo nin conocer que yo al rodiu materia talo dicir pueda cosa qu’a les diches pudiere comparase. Y, poro, debiendo contravenir la llei por min mesmu afitada, como dignu de punición, de magar, a toa enmienda que me seya ordenada, declárome apareyáu, y al mio avezáu privilexu vo volver. Y digo que la novela dicha por Elissa del compadre y de la comadre y, arriendes, la fatura los sieneses, tienen tantu puxu, queridísimes señores, que, dexando pa prau les burlles a los maríos fatos feches poles sos sabies muyeres, llévenme a cuntavos una novelina sobre ellos; la que, inda qu’en sí tenga abondo d’aquello que nun debe creese, non menos va ser en parte prestosa d’escuchar.

»Hebo, darréu, en Siena dos mozos de pueblu, de los qu’ún tevo por nome Tingoccio Mini y l’otru llamáben-y Meuccio de Tura, y moraben en Porta Salaia; y cuasi nunca andaben l’ún ensin l’otru, y, polo que paecía, amábense muncho. Y diendo, como los homes van, a la ilesia y a les prédiques, oyeran munches vegaes falar de la gloria y de la miseria qu’a les ánimes de los que morríen se concedía, d’acordies colos sos méritos, nel otru mundu; y d’estes coses deseando saber anuncia cierta y nun atopando’l mou, prometiénonse l’ún al otru que’l primeru que morriere d’ellos, a aquel que quedare vivu, si yera quien, diba volver y diba da-y anuncia de lo que deseare; y esto confirmánonlo per aciu un xuramentu. Fayéndose, darréu, esta promesa y andando xuntos de contino, como se dixo, pasó que Tingoccio fíxose compadre d’un tal Ambruogio Anselmini, que taba en Camporeggi, quien de la so muyer, llamada doña Mita, tuviere un fíu. Y visitando esti Tingoccio xunto con Meuccio dalguna vez a la so comadre, que yera una muyer formosísima y mui curiosa, non ostante ser compadres, namoróse d’ella; y Meuccio, prestándo-y ella pola vida y oyéndola muncho emponderar por Tingoccio, namoróse d’ella asemeyadamente. Y nesti amor ún guardábase del otru, mas non pola mesma razón: Tingoccio guardábase de descubrí-ylo a Meuccio pola maldá qu’a él mesmu-y paecía amar a la comadre, y avergoñárese de que daquién lo supiere; Meuccio nun se guardaba d’ello por esto, sinón porque yá se decatare de qu’ella prestába-y a Tingoccio, polo qu’él dicía: «Si yo-y descubro esto, él va ponese celosu de min, y pudiendo fala-y a tol so placer, como compadre, no que pueda, fadrá que m’odie, y asina nunca nun llograré d’ella cosa que me preste.» Agora, amando estos dos mozos como se dixo, avieno que Tingoccio, al que yera más fácil poder abrir a la señora tolos sos deseos, tanto supo faer con fechos y con pallabres, qu’algamó d’ella’l so placer; de lo que Meuccio bien se decató, y magar muncho-y desprestó, sicasí, esperando poder llegar dacuando a la fin del so deséu, col envís de que Tingoccio nun tuviere materia nin ocasión d’estropiar o de torgar dalgún asuntu so, faía amuesa de nun se decatar. Amando, asina, los dos compañeros, ún más felizmente que l’otru, asocedió que, atopando Tingoccio nes posesiones de la comadre’l tarrén muelle, tanto cavó y tanto llabró nél, que sobreviéno-y una enfermedá; la que, dempués de dellos díes agravóse tan fuertemente, que, nun siendo pa sostenela, perpasó d’esta vida. Y muertu yá, dempués del tercer día, que primero seique nun pudiere, vieno, d’acordies cola promesa fecha, una nueche a la cámara de Meuccio y a él, que dormía fondo, llamólu. Meuccio, espertando, dixo: «¿Quién yes tu?» A lo qu’él respondió: «Yo so Tingoccio, quien, d’acordies cola promesa que te fixi, volví a ti a date anuncies del otru mundu.» Espantóse daqué Meuccio al velu; sicasí, n’aselando, díxo-y: «¡Seyas bien veníu, mio hermanu!», y dempués entrugó-y si se perdiere. Al que Tingoccio respondió: «Perdíes tán les coses que nun s’alcuentren; y ¿cómo diba tar yo equí metanes si tuviere perdíu?» «Ah,» dixo Meuccio «yo nun digo asina, sinón que t’entrugo si tas ente les ánimes condergaes al fueu vengador del Infiernu.» Y Tingoccio respondió-y: «Eso non, mas sí que to, por mor de los pecaos que cometí, en gravísimes y mui angustioses penes.» Entrugó-y entós Meuccio particularmente a Tingoccio qué penes se daben allá a caún de los pecaos qu’equí se cometíen, y Tingoccio díxo-yles toes. Dempués entrugó-y Meuccio si podía faer equí por él dalguna cosa. A lo que Tingoccio respondió que sí, y yera que fixere dicir por él delles mises y delles oraciones y dar delles llimosnes, darréu qu’estes coses axudaben enforma a los d’allá; a quien Meuccio dixo que diba faelo de bon aquel. Y xebrándose Tingoccio d’él, Meuccio alcordóse de la comadre, y allevantando dalgo la tiesta dixo: «Agora que m’alcuerdo, oh Tingoccio: pola comadre cola que te folgabes cuando tabes equí, ¿qué pena te dienon allá?» Y Tingoccio respondió-y: «Mio hermanu, cuando aporté allá, había ún qu’abultaba que tolos mios pecaos supiere de memoria, y esti ordenóme que fore a aquel llugar nel que lloré con grandísima pena les mio culpes, au atopé munchos compañeros condergaos a la mesma pena que yo; y tando yo ente ellos y alcordándome de lo que fixere cola comadre y esperando por ello muncha mayor pena que la que se me diere, magar yo tuviere nun gran fueu y mui ardiente, temblaba tou de pavor. Y decatándose d’ello ún que taba al mio llau, díxome: ‘¿Qué tienes tu más que los otros que tán equí, que tembles tando nel fueu?’ ‘Oh’, dixi yo ‘mio amigu, yo siento llercia pol xuiciu qu’espero por un gran pecáu que fixi.’ Aquel, entós, entrugóme qué pecáu yera aquel. Y yo díxi-y: ‘El pecáu foi talu: que yo folgábame con una comadre mía, y tanto me folgué, qu’espelleyéme.’ Y él entós, fayendo burlles d’ello, díxome: ‘Anda, pinín, nun tengas mieu, ¡qu’equí nun se lleva cuenta dalguna de les comadres!’; y oyendo yo esto, aselé dafechu.»

»Y dicho esto, averándose yá’l día, dixo: «Meuccio, queda con Dios, que nun puedo tar más contigo»; y, d’esmenu, marchó. Meuccio, oyendo qu’allá nenguna cuenta llevaben de les comadres, entamó faer burlla de la so fatura, darréu que yá dexare pasar delles; polo que, dexando dir la so inorancia, nesto, pa en delantre, volvióse sabiu. Y estes coses si flai Rinaldo les supiere, nun-y fore necesario andar con siloxismos cuando convirtió a los sos placeres a la so bona comadre.