venres, 2 de setembro de 2016

Decamerón VII,5 (Boccaccio)


[VII,5] Un celosu antroxáu de cura confiesa a la so muyer, y ella da-y a entender qu’ama un cura que vien pa con ella toles nueches; polo que mientres el celosu, escondidamente, fai guardia na puerta, la muyer fai venir pel techu a un amante y ta con él.



Punxere fin Lauretta al so razonamientu; y aponderando yá caún a la muyer porque fixere bien y como a aquel infeliz convenía, el rei, por nun perder tiempu, volviéndose contra Fiammetta, impúnxo-y prestosamente’l cargu de novelar; polo qu’ella entamó asina:

—Nobilísimes señores, la precedente novela empobíname a falar de xeitu asemeyáu d’un celosu, camentando que lo que les sos muyeres-yos faen, y más entá cuando ensin razón se celen, bien fecho ta. Y si consideraren toles coses los iguadores de les lleis, xulgo qu’ellos, nesto, nun debienon afita-yos a les muyeres otra pena que la qu’afitanon al qu’ofiende a dalguién defendiéndose a sí mesmu; darréu que los celosos son insidiadores de la vida de les muyeres nueves y dilixentísimos guetadores de la so muerte. Tán elles tola selmana enzarraes y atendiendo les necesidaes familiares y doméstiques, deseando, como toos faen, tener dempués, el día les fiestes, dalgún consuelu, dalgún reposu, y poder pasalo bien un poco, como lo faen los llabradores de los campos, los artesanos de la ciudá y los rexidores de los tribunales, como fixo Dios cuando al séptimu día descansó de tolos sos trabayos, y como quieren les lleis santes y les civiles, les que, mirando al honor de Dios y al bien común de caún, estremanon los díes de trabayu de los de reposu. Y faer cosa tala en nada nun-yos consienten los celosos, qu’enantes aquellos díes qu’a toles otres son allegres fáen-yoslos a elles, teniéndoles más zarraes y más recluyíes, ser más míseres y más dolorosos; y cuánta y cuála seya la consunción pa les probetayes solo lo saben aquelles que lo probanon. Polo que, concluyendo, lo qu’una muyer fai a un maríu celosu ensin motivu, de xuru, nun debiere condergase, sinón aponderase.

»Hebo, darréu, n’Arimino, un mercader ricu en posesiones y en cuartos, quien, teniendo una formosísima muyer por esposa, volvióse celosu d’ella sobremanera; y nun había otra razón pa ello, nun siendo que, como él la amaba muncho y la tenía por mui formosa y conocía qu’ella, con tol so estudiu, se les inxeniaba en complacelu, camentaba que tolos homes la amaben y qu’ella a toos-yos abultaba formosa y mesmamente qu’ella se les inxeniaba tanto en complacer a los otros como a él (argumentu que yera de probe home y con pocu sentimientu). Y, muertu celos, tanta guardia-y ponía y tan estrecha la tenía, que seique hai abondos de los que conderguen a pena capital que nun-yos ponen tanta guardia los carceleros. La muyer, vamos dexar que nin a nuncies o fiestes o a la ilesia pudiere dir o sacar el pie de la casa de dengún mou, mas mesmamente nun osaba averase a una ventana nin mirar afuera la casa por razón nenguna; y, por mor d’ello, la so vida yera pésima, y ella, tanto más impacientemente aguantaba esti fastidiu cuanto menos se sentía culpable.

»Polo que, viéndose inxuriar pol home ensin razón, decidió, pa consuelu de sí mesma, atopar mou, si dalgún pudiere atopar, de faer que con razón se-y fixere. Y darréu qu’a la ventana nun podía averase, y asina nun tenía mou de poder amosase contenta del amor de dalgún que-y lo manifestare pasando pel so barriu, sabiendo que na casa que taba al llau de la d’ella había un mozu curiosu y prestosu, pensó, si hubiere dalgún furacu na muria que dividía la so casa d’aquella, mirar per aquel tantes vegaes qu’ella diba ver al mozu en situación de poder falar con él, y de da-y el so amor, si él quería recibilu; y, si pudiere ver el mou, atopase con él dalguna vez y, d’esta manera, pasar la so mala vida mentanto’l diañu nun saliere del so home.

»Y diendo agora a una parte y agora a otra, cuando l’home nun taba, mirando la muria la casa, vio, por ventura, nuna parte mui secreta d’aquella, tar la muria daqué abierta por una fendedura; polo que, mirando per ella, inda que mui mal pudiere estremar nada del otru llau, decatóse, sicasí, de que yera a una cámara au daba la fendedura y dixo pa sí: «Si esta fore la cámara de Filippo,» esto ye, del mozu vecín suyu «diba tar medio sirvida.» Y, cautamente, a una criada so, que sentía pena por ella, fíxola espiar, y atopó que, ciertamente, el mozu dormía nella solu dafechu; polo que, visitando la fendedura davezu y, cuando sentía ellí’l mozu, fayendo cayer piedriquines y gárabos, tanto fixo que, pa ver lo que yera, el mozu acercóse ellí. Al qu’ella llamó seliquino, y él, que conoció la so voz, respondió-y; y ella, teniendo vagar, en breve, abrió-y l’ánimu ensembre. De lo que, percontentu’l mozu, fixo de mou que del so llau fixo’l furacu mayor, fayéndolo de manera, sicasí, que naide nun pudiere decatase; y per ellí, mui davezu, xuntos, falaben y tocábense les manes, pero más qu’aquello, pola solemne guardia’l celosu, nun se podía. Agora, averándose la fiesta Nadal, la muyer díxo-y al maríu que, si-y prestaba, ella quería dir la mañana de pascua a la ilesia y confesase y comulgar como lo faen los otros cristianos; a la que’l celosu dixo: «¿Y qué pecaos fixesti, que quies confesar?» Dixo la señora: «¿Cómo? ¿Crees que seya santa porque me tengas enzarrada? Bien sabes que cometo pecaos como les otres persones que viven; mas nun vo dicítelos a ti, que nun yes cura.» El celosu quedó roceanu con estes pallabres, y garró’l determín de conocer qué pecaos cometiere esta y pensó nel mou nel que podría faelo; y respondió-y que taba contentu, mas que nun quería que fore a otra ilesia qu’a la so capiya, y que fore ellí pela mañana bien ceo y confesare col so capellán o con cualquier cura que’l capellán-y dixere y non con otru, y tornare nel intre a casa. A la muyer paeció-y que medio lo entendiere; pero, ensin más dicir, respondió qu’asina diba faelo. Venida la mañana la pascua, la muyer llevantóse col alborecer y afatóse y marchó a la ilesia que-y mandare l’home. El celosu, d’otru llau, llevantándose, marchó a aquella mesma ilesia y aportó ellí primero qu’ella; y apautando yá col cura d’allá dientro lo que quería faer, mangando llueu una de les ropes del cura con un caperuchu[1] grande, como los que nós vemos que lleven los cures, echándolu un poco p’alantre, sentóse en coru. La muyer, desque llegó a la ilesia, fixo llamar al cura. El cura vieno, y oyendo a la muyer que quería confesar díxo-y que nun podía oyela, mas que diba manda-y un compañeru d’él; y, marchando, mandó’l celosu a la so mala hora[2]. Y esti, viniendo mui dignu, inda que nun fore mui claru’l día y él mangare bien el caperuchu delantre los güeyos, nun supo tapecese tanto que nun fore aína conocíu pola muyer; la que, viendo esto, dixo pa sí mesma: «Lloáu seya Dios, qu’esti de celosu volvióse cura; mas vamos dexalu faer, que vo da-y lo que va guetando.»

»Finxendo, darréu, que nun lu conocía, sentóse a los sos pies. Micer el celosu punxere delles piedriquines na boca col envís de que-y torgaren daqué la fala, de mou que, per aciu d’aquella, la muyer nun lu reconociere, paeciéndo-y en toles otres coses tar tan tresfiguráu que nun cuidaba qu’ella lu reconociere de nengún mou. Agora, vinendo a la confesión, ente les otres coses que la muyer-y dixo, diciéndo-y primero que taba casada, foi qu’ella taba namorada d’un cura que toles nueches diba con ella a folgase.

»Cuando’l celosu sintió esto, paeció-y que-y dieren una cuchellada en corazón; y si nun fore que lu afaló’l deséu de saber más enantes, abandonara la confesión y colara; tando, darréu, firme, entrugó a la muyer: «¿Y cómo? ¿Nun se fuelga’l vuesu maríu con vós?» La muyer respondió: «Micer, sí.» «Darréu,» dixo’l celosu «¿cómo podéis folgavos tamién col cura?» «Micer,» dixo la muyer «con qué arte lo faiga’l cura nun lo sé; mas nun hai en casa puerta tan pesllada que, cuando él la toca, nun abra; y dizme él que, cuando llega a la de la mio cámara, enantes que la abra, diz delles pallabres peles que’l mio home se duerme darréu, y qu’en sintiéndolu dormíu, abre la puerta y vien dientro y ta conmigo; y esto nun falla enxamás.» Díxo-y entós el celosu: «Señora, esto ta mal fecho y convién dexalo del too.» A lo que la muyer dixo: «Micer, nun cuido que pueda faelo nunca, darréu que lu amo por demás.» «Entós» dixo’l celosu «nun vo poder absolvevos.» A lo que dixo la muyer: «Nun m’esmolez; yo nun vini equí pa dicivos mentira; si yo creyere que fora pa faelo, diríavoslo.» Dixo entós el celosu: «En verdá, señora, siento llástima por vós, porque véovos perder l’alma con esti asuntu; mas yo, en serviciu de vós, quiero pasar fatiga en faer les mios oraciones especiales a Dios nel vuesu nome, les que seique vos beneficien; y vo mandavos dalguna vez un molacín míu al que diréis si vos beneficianon o non; y si vos beneficianon, siguiremos alantre.» A lo que dixo la muyer: «Micer, nun faigáis esto de mandame persona a casa, que, si’l mio maríu lo supiere, ye tan celosu, que nun-y quitare de la tiesta’l mundu ensembre qu’a otro qu’a daqué malo viniere, y nun vo tener paz con él per esti añu.» A lo que’l celosu dixo: «Señora, nun tengáis mieu d’esto, qu’he faelo, de xuru, de mou que vós nun vais sentir enxamás pallabra d’él.» Dixo entós la muyer: «Si’l corazón vos diz qu’esto ye lo qu’hai que faer, to contenta»; y fecha la confesión y recibida la penitencia, y poniéndose en pie, marchó a oyer misa.

»El celosu, cola so mala ventura, bufando, foi quitar la ropa de cura y volvió pa casa, deseosu d’afayar mou de poder alcontrar xuntos al cura y a la muyer pa fae-yos una xugada al ún y al otru. La muyer tornó de la ilesia y vio bien nel rostru l’home que-y diere la mala pascua; mas él, cuanto podía, inxeniábaseles n’esconder lo que fixere y lo que-y paecía saber. Y desque pa sí mesmu deliberó tar la nueche viniente cabo la puerta la cai y esperar por si’l cura venía, díxo-y a la muyer: «Esta nueche conviénme dir cenar y dormir a otru llau, y, poro, vo pesllar bien la puerta la cai y la de metanes la escalera y la de la cámara, y, cuando te paeza, marcha pa la cama.» La muyer respondió-y: «En bona hora.» Y cuando tevo tiempu foi al furacu y fixo’l signu avezáu, y cuando Filippo lo sintió, vieno ellí darréu; y la muyer díxo-y lo que fixere pela mañana y lo que l’home-y dixere dempués de comer, y dixo dempués: «Yo to cierta de que nun va salir de casa, sinón que va ponese al achisbu na puerta, y, poro, atopa mou de venir equí esta nueche pel teyáu, de manera que teamos xuntos.» El mozu, mui contentu con esto, díxo-y: «Señora, dexáime faer a min.»

»Llegada la nueche, el celosu, coles sos armes, metióse a escondidielles nuna cámara del andar baxu. Y desque la muyer peslló toles puertes, y máximamente la de metanes la escalera, col envís de que’l celosu nun pudiere xubir, cuando-y paeció’l momentu, el mozu, per camín abondo cautu, vieno pel so llau; y fonon al llechu, dándose l’ún al otru prestu y bon ratu; y una y bones llegó’l día, el mozu volvió a so casa.

»El celosu, doliosu y ensin cena, morriendo de fríu, cuasi tola nueche tevo coles sos armes xunta la puerta y esperando que viniere’l cura; y n’averándose’l día, nun pudiendo velar más, echóse a dormir na cámara del andar baxu. Llevantándose llueu cerque de tercia, tando yá la puerta la casa abierta, finxendo venir d’otru llau, xubió a so casa y almorzó. Y poco dempués mandó-y un rapaz, a xeitu del molacín del cura que la confesare, y entrugó-y si viniere ellí aquel qu’ella sabía. La muyer, que conoció perbién al propiu, respondió que nun viniere aquella nueche y que, si asina faía, él diba poder sali-y de l’alcordanza, magar ella nun quixere que de l’alcordanza-y saliere. ¿Y qué debo dicivos agora? El celosu tevo munches nueches queriendo pillar al cura na entrada, y la muyer, de contino, col so amante, pasándolo en grande. A la fin, el celosu, desque más nun yera aguantalo, con rostru enraxonáu, entrugó-y a la muyer lo qu’ella dixere al cura la mañana que confesare. La muyer respondió que nun quería dicí-ylo, darréu que nun yera cosa honesta nin afayadiza. A lo que’l celosu dixo: «Mala muyer, al to pesar yo sé lo que-y dixesti, y convién dafechu que conoza quién ye’l cura de quien tas tan namorada y que contigo, per aciu los sos encantamientos, toles nueches se fuelga, o he cortate les venes.» La muyer díxo-y que nun yera cierto qu’ella tuviere namorada de nengún cura. «¿Cómo ye, ho?» dixo’l celosu «¿Nun-y dixeres asina y asina al cura que te confesó?» La muyer dixo: «Ello nun paez qu’él te lo cuntare sinón que tuviesti presente; pero sí que-y lo dixi.» «Darréu,» dixo’l celosu «dime quién ye esti cura, y aína.» La muyer entamó sorrir y díxo-y: «préstame pola vida cuando a un home sabiu lu amena una muyer simple como s’amena un corderu pela cuerna al mataderu; inda que tu nun seyas sabiu, nin lo fosti de magar aquella hora na que dexesti entrar nel pechu’l malignu espíritu de la celosía ensin saber por qué; y cuanto más fatu yes y más animal, tanto amenorga por mor d’ello la mio gloria. ¿Cuides tu, mio maríu, que yo seya ciega de los güeyos de la cara como tu yes ciegu de los de la mente? De xuru, non; y, viendo, conocí quién foi’l cura que me confesó, y sé que fosti tu mesmu; mas yo garré’l determín de date aquello qu’andabes buscando, y dítelo. Mas si tu fores sabiu, como ser te paez, nun tentares de saber d’aquel mou los secretos de la to bona muyer, y ensin sentir vanes sospeches decatáreste de que lo qu’ella te confesaba yera la verdá, ensin haber nello pecáu nengún. Yo díxite qu’amaba un cura: ¿y nun yeres tu, al qu’a gran tuerto amo, cura? Díxite que nenguna puerta de mio casa podía tene-y pesllada cuando quería folgase conmigo: ¿y qué puerta se te resistió nunca en to casa, cuando tu alló onde yo tuvi quixesti venir? Díxite que’l cura folgábase toles nueches conmigo: ¿y cuándo nun te folguesti conmigo? Y cuantes vegaes m’unviesti’l to molacín, tantes, sabes, cuantes conmigo nun tuviesti, mandéte dicir que’l cura nun tuviere conmigo. ¿Qué otru magüetu sinón tu, que te dexesti cegar pola to celosía, nun diba pescanciar estes coses? ¡Y tuviesti en casa fayendo guardia de nueche na puerta y creyesti convenceme de que dibes a otru llau a cenar y dormir! Arrepiéntite yá y vuelvi ser l’home que solíes y nun faigas faer burlles de ti a quien conoz los tos vezos como yo los conozo y dexa esta soleme guardia que faes; que xuro por Dios que si me vinieren ganes de ponete los cuernos, si tuvieres cien güeyos como tienes dos, diéreme’l gustu de faer a los mios deleres de xeitu que nun te decatares.» El probetayu celosu, a quien-y paeciere enterase mui arteramente del secretu la muyer, oyendo esto, tévose por burlláu; y ensin responder más, tevo la muyer por bona y por sabia, y cuando necesitaba la celosía, espoyóse dafechu d’ella, asina como cuando nun la necesitare se vistiere con ella. Polo que la sabia señora, cuasi con llicencia pal so placer, ensin faer venir al so amante pel teyáu como van los gatos, sinón pela puerta, discretamente obrando, dempués, munches vegaes se dio con él bonos ratos y allegre vida.



[1] Nel orixinal, cappuccio a gote 'cappuccio que copriva le gote, ed era una specie di pappalico' (Panlessico italiano/Dizionario Universale della lingua italiana, DDAA, Venezia, 1839, páx. 932).
[2] ‘a la so desgracia’.