martes, 13 de setembro de 2016

Decamerón VIII, 8 (Boccaccio)


[VIII, 8] Dos anden siempre xuntos; ún d’ellos fuélgase cola muyer del otru; l’otru, decatándose d’ello, fai que la so muyer enzarre al primeru nun arcón, sobre’l que, tando dientro esti, se fuelga cola muyer d’él.



Graves y fadios d’escuchar foren los casos d’Elena pa les señores, mas darréu qu’en parte camentaben que-y asocedieren xustamente, con más moderada compasión arrecontinaren con ellos, magar por inflexible y fieramente constante, y mesmamente cruel, reputaren al escolar. Mas llegando Pampinea a la fin, la reina ordenó a Fiammetta que siguiere; y ella, deseosa d’obedecer, dixo:

—Prestoses señores, darréu que me paez que vos ablayó daqué la severidá del ofendíu escolar, camiento que seya afayadizo amollar con daqué más prestoso los atabanaos espíritus; y, por mor d’ello, pienso cuntavos una novelina d’un mozu que con ánimu mui mansulín recibió una inxuria y aquella vengó con aición más moderada; pela que vais poder pescanciar qu’abondo ha abastar a caún si, como’l burru, da na paré talamente como recibe, ensin querer, perpasando acullá de les comeniencies de la venganza, inxuriar, cuando se pon a vengar la recibida inxuria.

»Debéis saber, darréu, qu’en Siena, como yo sentí, yá bonavá qu’hebo dos mozos abondo acomodaos y de bones families populares[1], de los qu’ún tevo por nome Spinelloccio Tavena y l’otru tevo por nome Zeppa de Mino, y entrambos yeren vecinos en Camollia. Estos dos mozos siempres andaben xuntos y, polo qu’amosaben, amábense tanto, o más, que si foren hermanos; y caún d’ellos tenía por muyer una señora mui formosa. Agora, asocedió qu’Spinelloccio, frecuentando enforma la casa de Zeppa, tando nella Zeppa y tamién nun tando, de xeitu talu intimó cola muyer de Zeppa qu’entamó folgase con ella; y nesto continuanon un bon tiempu enantes que naide se decatare. Sicasí, col pasu’l tiempu, tando un día Zeppa en casa y nun lo sabiendo la muyer, Spinelloccio vieno llamalu. La muyer díxo-y que nun taba en casa; colo qu’Spinelloccio, xubiendo aína y atopando a la muyer na sala y viendo que más naide había, abrazándola, escomenzó besala, y ella a él. Zeppa, qu’esto vio, nun dixo pallabra sinón que quedó escondíu pa ver en qué paraba’l xuegu; y, en breve, vio a la so muyer y a Spinelloccio marchar pa la cámara bien abrazaos y zarrase nella; de lo qu’enforma s’enraxonó. Mas conociendo que nin por entamar un espolín nin por nenguna otra cosa la so inxuria diba amenorgar, qu’enantes medraría la vergoña, diose a pensar qué vengación d’esti asuntu debiere tomar, que, ensin sabese pela rodiada, el so ánimu contentare; y dempués de muncho pensar, paeciéndo-y qu’alcontrare’l mou, tanto tevo escondíu cuanto Spinelloccio tevo cola muyer. Y una y bones marchó, entró él na cámara, au atopó a la muyer qu’inda nun acabare d’arreglar los velos na cabeza, los que, trebeyando, fixére-y cayer Spinelloccio, y díxo-y: «Á muyer, ¿qué faes?» A quien la muyer respondió: «¿Nun lo ves, hom Dixo Zeppa: «¡Sí, né, sí, y vi tamién otra cosa que nun quixera!» y entamó falar con ella de les coses qu’asocedieren; y ella, con grandísima llercia, dempués de munches vueltes, confesándo-y lo que de mou afayadizu negar nun podía de la so intimidá con Ispinelloccio, entamó pidi-y perdón llanxendo. Y Zeppa díxo-y: «Mira, muyer, fixesti mal; y si quies que te lo perdone, piensa en faer perdafechu lo que yo te mande, que ye esto. Quiero que-y digas a Spinelloccio que mañana, contra la hora de tercia, alcuentre cualquier xida pa xebrase de min y venir equí pa contigo; y en tando él equí, yo volveré y, cuando me sientas, failu entrar nesti arcón y zárralu en dientro; dempués, desque esto faigas, diréte lo demás qu’habrás faer; y de faer esto nun tengas medrana, que prométote que nun vo fae-y mal nengún.» La muyer, por satisfaelu, díxo-y que lo fadría, y asina lo fixo. Llegáu’l día siguiente, tando Zeppa y Spinelloccio xuntos contra la hora tercia, Spinelloccio, que prometiere a la muyer dir pa con ella a aquella hora, díxo-y a Zeppa: «Teo qu’almorzar esta mañana con un amigu al que nun quiero faer esperar, y por ello, queda con Dios.» Díxo-y Zeppa: «Ello nun ye hora d’almorzar tovía.» Spinelloccio dixo: «Ye igual; teo que falar tamién con él d’un asuntu míu, de mou que conviénme tar ellí a bona hora.»

»Xebrándose, darréu, Spinelloccio de Zeppa, dando una vuelta, foi a casa cola muyer d’él; y entró na cámara, y nun pasare munchu tiempu cuando Zeppa volvió; y cuando la muyer lu sintió, amosándose medranosa, fíxolu metese naquel arcón que l’home-y dixere y enzarrólu en dientro y salió de la cámara. Zeppa, llegando arriba, dixo: «Á muyer, ¿ye hora d’almorzar?» La muyer respondió-y: «Sí, hom, yá ye hora.» Díxo-y entós Zeppa: «Spinelloccio foi almorzar esta mañana con un amigu y dexó sola a la muyer; avérate a la ventana y acápiala y di-y que venga almorzar con nós.»

»La muyer, temiendo por sí mesma y, por ello, vuelta perobediente, fixo lo que l’home-y mandó. La muyer d’Spinelloccio, rogada enforma pola muyer de Zeppa, vieno ellí desque oyó que’l maríu nun diba almorzar; y cuando llegó, Zeppa, fayéndo-y grandes afalagos y garrándola con familiaridá pela mano, mandó selequino a la muyer que marchare a la cocina, y llevó a aquella consigo a la cámara, na que, en tando, volviendo atrás, zarró la cámara per dientro. Cuando la muyer lu vio pesllar la cámara per dientro, díxo-y: «Ai de min, Zeppa, ¿qué quier dicir esto? ¿fixéstisme, darréu, venir pa esto? ¿y ye esti l’amor que tenéis a Spinelloccio y la lleal compañía que-y faéis?»

»Y Zeppa, averándose al arcón au taba zarráu l’home d’ella, y garrándola bien, díxo-y: «Señora, primero de quexate, escucha lo que vo dicite. Yo amé y amo a Spinelloccio como un hermanu; y ayeri, ensin sábelo él, atopé que l’esfotu que yo tenía nél llegare a esto: qu’él fuélgase cola mio muyer como se fuelga contigo. Agora, darréu que lu amo, nun cunto garrar vengación sinón igual a la ofiensa; él tevo la mio muyer, y yo cunto tenete a ti. Si tu nun quies, de xuru, va ser necesario que lu cueya nello; y darréu que nun cunto dexar esta ofiensa ensin castigu, vo xugá-yla de mou que nin tu nin él vais quedar nunca contentos.»

»La muyer, oyendo esto, y dempués munches confirmaciones que-y dio Zeppa, creyéndolu, díxo-y: «Mio Zeppa, desque sobre min ha cayer esta venganza, to contenta, siempre que me faigas, por esto que debemos faer, quedar en paz cola to muyer, como yo, non ostante lo qu’ella me fixo, cunto quedar con ella.» Y Zeppa respondió-y: «Con seguridá vo faelo; y, arriendes d’esto, vo date una xoya tan guapa y tan valiosa como nenguna otra que tengas»; y dicho asina, abrazándola y entamando besala, estingarróla enriba l’arcón nel que taba l’home d’ella enzarráu y ellí enriba, cuanto-y prestó, con ella se folgó y ella con él. Spinelloccio, que taba n’arcón y oyere toles pallabres diches por Zeppa y la respuesta de la so muyer y sintiere dempués la danza trevisana qu’enriba la tiesta se-y fixere, mientres un bon cachu, sintió tal dolor que paecía que morriere; y de nun ser por que tenía mieu de Zeppa, dixére-y a la muyer una gran villanía, asina enzarráu como taba. Dempués, pensando que la villanía entamárela él y que Zeppa tenía razón en faer lo que faía y que se portare pa con él humanamente y como compañeru, dixo pa sigo mesmu que más que nunca quería ser amigu de Zeppa, si él quería. Zeppa, dempués de tar cola muyer cuanto-y prestó, baxó del arcón; y pidiéndo-y la muyer la xoya prometida, abierta la cámara, fixo venir a la muyer, que nada nun dixo sinón: «Señora, diéstisme pan por fogaza» y esto díxolo riendo. A la que Zeppa dixo: «Abri esti arcón», y ella fíxolo; nel que Zeppa mostró a la señora al so Spinelloccio. Y llargo fora de dicir cuál d’ellos dos s’avergoñó más, Spinelloccio viendo a Zeppa y sabiendo qu’él sabía lo que fixere, o la muyer viendo al so maríu y conociendo qu’él oyere y sintiere lo qu’ella-y fixere enriba la cabeza.

»A la que Zeppa dixo: «Equí ta la xoya que te do.» Spinelloccio, saliendo del arcón, ensin munchos requilorios, dixo: «Zeppa, tamos a pre, y poro, ta bien, como-y dixesti enantes a la mio muyer, que seyamos amigos como solíemos y, nun habiendo ente nós nenguna otra cosa xebrada que les muyeres, qu’aquelles tamién compartamos.»

Zeppa quedó contentu, y na meyor paz del mundu almorzanon los cuatro xuntos; y, de magar, caúna d’aquelles muyeres tevo dos maríos y caún d’ellos tevo dos muyeres, ensin que tuvieren nunca por ello denguna cuestión o engarradiella.



[1] ‘del pueblu, plebeyes’.