luns, 12 de setembro de 2016

Decamerón VIII,5 (Boccaccio)


[VIII,5] Tres mozos quíten-y los calzones a un xuez de les Marques[1] en Florencia, mientres él, tando nel bancu, impartía xusticia.



Punxere’l ramu Emilia al so razonamientu, siendo la muyer vilba emponderada por toos, cuando la reina, mirando a Filostrato, dixo:

—Llegóte la hora de dicir.

Y por mor d’ello, él, nel intre, respondió que taba apareyáu, y entamó:

—Prestoses señores, el mozu qu’Elissa nomó poco enantes, esto ye, Maso del Saggio, va faeme dexar pa prau una novela que pensaba cuntar, pa cuntar una d’él y de dellos compañeros sos; que, inda que deshonesta seya, porque s’usen nella vocables que vós vos avergoñáis d’usar, non por ello dexa de dar tanta risa que vo, sicasí, a cuntávosla.

»Como toes vosotres pudiestis oyer, a la nuesa ciudá vienen mui davezu rectores[2] de les Marques, que son xeneralmente homes de probe corazón y de vida tan estrema y tan probetaya, que los sos fechos nun abulten sinón pioyosos; y pola so innata miseria y avaricia traen consigo xueces y notarios que más paecen homes arrampuñaos al llabiegu o sacaos a les zapateríes qu’a les escueles de lleis. Agora, viniendo ún por podestá, ente los otros munchos xueces que trexo consigo, trexo ún que faía llamase micer Niccola de San Lepidio, quien paecía a simple vista más un cerraxeru qu’otra cosa, y punxenon a esti, ente los otros xueces, a oyer les cuestiones criminales. Y como davezu asocede que, magar los ciudadanos nun tengan nada del mundu que faer en Palaciu, sicasí van ellí dacuando, pasó que Maso del Saggio una mañana, buscando a un amigu d’él, foi allá; y ocurriéndo-y mirar allá onde esti micer Nicola se sentaba, paeciéndo-y que yera un paxarón bien raru, a tou él venía considerándolu. Y vio-y la papalbina afumada dafechu na cabeza y un tinteru al cintu y más llargu’l faldiyu que la toga y munches otres coses toes estrañes nun home ordenáu y de bones costumes, y ente estes vio-y una que yera más notable que nenguna de les otres, al so paecer, y ello foi un par de calzones que vio que, tando él sentáu, y la ropa, por estrechez, quedándo-y abierto per delantre, el fondu d’ellos llegába-y ata media pierna. Polo que, ensin quedar muncho a miralu, dexando lo qu’andaba buscando, entamó faer busca nueva; y atopó a dos compañeros sos, de los qu’ún tenía por nome Ribi y l’otru Matteuzzo, homes dambos non menos célebres que Maso, y díxo-yos: «Si vos importo dalgo, veníi conmigo al Palaciu, que quiero amosavos el mazcayu más estrañu que viestis enxamás.»

»Y diendo con ellos al Palaciu, amosó-yos a esti xuez y los sos calzones. Estos, de llonxe, entamanon rise d’esti asuntu; y averándose más a los bancos sobre los que taba’l señor xuez, vienon que podía andase fácilmente pembaxo d’aquellos bancos y, arriendes d’esto, vienon rota la tabla sobre la que’l señor xuez tenía los pies, tanto que con gran facilidá podía metese ellí la mano y el brazu. Y entós dixo Maso a los compañeros: «Quiero que-y quitemos dafechu aquellos calzones, darréu qu’ello pue faese mui bien.» Viere yá caún de los compañeros cómo; polo que, apautando ente ellos qué debíen faer y dicir, volvienon ellí a la mañana siguiente; y tando’l tribunal tremáu de xente, Matteuzzo, ensin que naide nun se decatare, entró sol bancu y foi xusto embaxo’l llugar au’l xuez tenía los pies. Maso, acercándose al señor xuez per ún de los llaos, garrólu pel collete la toga; y, acercándose Ribi pel otru y fayendo lo mesmo, entamó Maso a dicir: «Señor, o señores: yo ruégovos por Dios que, enantes qu’esti lladruepu que ta equí al llau vaiga a otra parte, vós faigáis que me vuelva un par de porzoguises que me mangó, y diz, sicasí, que non; y yo vilu, nun hai inda un mes, que faía asoletalos.» Ribi, del otru llau, gritaba fuerte: «Micer, nun lu creáis, que ye un piraván; y porque sabe que yo vini a querellame contra él por una maleta que me robó, vieno agora y diz de los porzoguises, que yo tenía en casa de cuantísimayá; y si vós nun me creéis, puedo ponevos por testigu a la verdulera mía d’al llau y a la tripera Grasa y a ún que va recoyendo la basura de Santa María de Verzaia, que vilu de la que volvía del pueblu.» Maso, pel otru llau, nun dexaba falar a Ribi, tanto glayaba, y Ribi glayaba tamién. Y mientres el xuez taba allevantáu y cerca d’ellos pa entendelos meyor, Matteuzzo, coyendo la ocasión, metió la mano pel furacu la tabla y garró los calzones del xuez pembaxo, y tiró perfuerte; los calzones cayenon abaxo nel intre, darréu que’l xuez yera delgáu y ruin. Y sintiéndolo esti y nun sabiendo lo que yera, quixo tirar de la ropa p’alantre y tapase y sentase; sicasí, Maso d’un llau y Ribi del otru, teníen por él, y glayáben-y fuertemente: «Micer, vós faéis villanía en nun me faer xusticia y nun querer oyeme y querer marchar a otru llau; de cosa tan pequeña como ye esta nun se da carta citatoria[3] nesta ciudá», y tanto con estes pallabres-y tiranon de la ropa que cuantos taben nel tribunal decatánonse de que-y quitaren los calzones. Mas Matteuzzo, dempués que tevo por él un cachu, dexándolu, salió d’ellí, y coló ensin que lu vieren. Ribi, paeciéndo-y que fixere abondo, dixo: «¡Faigo votu a Dios de quexame al sindicatu[4]!» Y Maso, del otru llau, soltándo-y la toga, dixo: «Non, y yo vo siguir volviendo ata atopavos menos ocupáu de lo qu’apruciestis esta mañana», y ún pequí y l’otru pellá, tan llueu como fonon quien, marchanon. El señor xuez, xubiéndose los calzones en presencia de tol mundu, como si se llevantare de dormir, y decatándose entós de lo qu’asocediere, entrugó aú foran los que de los porzoguises y la maleta teníen cuestión; mas nun los alcontrando, entamó xurar pol banduyu de Dios qu’a él convenía-y conocer y saber si s’usaba en Florencia quitar los calzones a los xueces cuando se sentaben nel bancu la xusticia. El podestá, d’otru llau, desque lo oyó, entamó un gran espolín; dempués, amosándo-y los sos amigos qu’aquello nun se-y fixere sinón p’amosa-y que los florentinos conocíen que, au él debiere llevar xueces, llevare mazcayos p’aforrar cuartos, calló pola cuenta que-y tenía, y la cosa nun foi más alantre per aquella vez.





[1] Orix. marchigianoagg., delle Marche | agg., s.m., nativo o abitante delle Marche’ (http://dizionario.internazionale.it/parola/marchigiano).
[2] ‘maxistraos’.
[3] Orix. libellolettera citatoria ’ (http://dizionario.internazionale.it/parola/libello).
[4] ‘xúnta de síndicos’. Síndicu: it. sindaconell’antichità e durante il Medioevo, chi svolgeva ruoli di rappresentanza della comunità spec. nelle controversie giuridiche’ (http://dizionario.internazionale.it/parola/sindaco).