luns, 12 de setembro de 2016

Decamerón VIII,6 (Boccaccio)


[VIII,6] Bruno y Buffalmacco róben-y un gochu a Calandrino; fáen-y faer la prueba d’atopalu con galletes de xenxibre y con vernacha[1], y dan-y dos d’elles, una tres de la otra, de les perrunes[2] confitaes n’áloe, y paez qu’él mesmu quedare con él; fáenlu pagar rescate, si nun quier que-y lo digan a la muyer.



Nun finare la novela de Filostrato, de la que muncho rienon, cuando la reina mandó a Filomena que narrare siguiendo l’orde; y esta entamó:

—Gracioses señores, como Filostrato foi pol nome de Maso lleváu a cuntar la novela que d’él oyestis, nin más nin menos so llevada yo pol de Calandrino y pol de los sos compañeros pa cuntavos otra d’ellos, que, como yo creo, va prestavos.

»Quién fonon Calandrino, Bruno y Buffalmacco nun ye necesario que yo vos lo amuese, qu’abondo lo oyestis enantes; y poro, diendo más alantre, digo que Calandrino tenía una tierruca suya nun mui lloñe de Florencia, que recibiere en dote de la muyer, y de la que, ente les otres coses que recoyía, sacaba tolos años un gochu; y yera’l so vezu de siempre dir allá p’avientu cola muyer al pueblu, y matalu y faelu salar ellí. Agora, asocedió una vez ente les otres que, nun tando la muyer mui sana, Calandrino foi él solu a matar el gochu; y sintiendo esto Bruno y Buffalmacco, y sabiendo que la muyer d’él nun diba, fonon ver a un cura mui grande amigu d’ellos, vecín de Calandrino, y a tar con él dellos díes. Matare’l gochu Calandrino la mañana qu’estos aportanon ellí; y viéndolos col cura, llamólos, y díxo-yos: «Sei bien veníos; quiero que veáis lo bon alministrador que so»; y llevándolos a casa, amosó-yos aquel gochu.

»Vienon estos que’l gochu yera mui formosu y sintiénon-y a Calandrino que quería salalu pa la so familia; y Brun díxo-y: «¡Ah! ¡Cómo yes tan pollín! Viéndilu y esfruta de los cuartos y a la muyer di-y que te lu robanon.» Calandrin dixo: «Non, ella nun diba creelo, y echaríame de casa; nun vos empeñéis, que nun lo fadré enxamás.» Les pallabres fonon munches, mas de nada nun valienon. Calandrino convidólos a la cena con desgana tala qu’ellos nun quixenon cenar y xebránonse d’él. Dixo Bruno a Buffalmacco: «¿Y si-y robamos esta nueche’l gochu?» Dixo Buffalmacco: «¿Y cómo vamos poder?» Dixo Bruno: «El cómo véolu bien, si nun lu quita d’onde taba agora.» «Darréu» dixo Buffalmacco «vamos faelo; ¿por qué non? Y dempués vamos esfrutalu equí col dómine.»

»El cura dixo que bien-y prestaba; dixo entós Bruno: «Ello pide un poco d’arte. Tu sabes, Buffalmacco, que Calandrino ye atuñáu y que bebe de bon aquel cuando los otros paguen; vamos y llevémoslu a la tabierna; ellí, que’l cura finxa pagalo too pa convidanos y que nun-y dexe pagar a él nada; él va chumase, y lo demás vendrános dao dempués, darréu qu’él ta solu en casa.» Como Brun dixo, asina lo fixenon. Calandrino, viendo que’l cura nun lu dexaba pagar, diose a beber, y magar nun lo necesitare muncho, enfilóse bien; y siendo yá bona hora de la nueche cuando salió de la tabierna, ensin querer cenar d’otra miente, entró en casa, y creyendo pesllar la puerta dexóla abierta y marchó pa la cama. Buffalmacco y Bruno fonon cenar col cura; y, desque cenanon, garrando les presees pa entrar en casa Calandrino per onde Bruno pensare, fonon allá quedamente; mas atopando despesllada la puerta, entranon dientro y, garrando’l gochu, carretánonlu a casa’l cura y, en colgándolu, marchanon a dormir. Calandrino, marchándo-y el vinu yá de la cabeza, llevantóse pela mañana; y, al baxar, miró y nun vio’l gochu d’él y vio la puerta abierta; polo que, entrugando a aquel y a aquel otru si sabíen quién-y quitare’l gochu, y nun lu atopando, entamó armar gran espolín; ¡ai d’él, probetayu d’él, que-y robaren el gochu! Bruno y Buffalmacco, en llevantándose, fonon ver a Calandrino col envís d’oyer lo que dicía del gochu; y esti, cuando los vio, llamándolos cuasi llorando, dixo: «¡Ai de min, mios compañeros, que robánonme’l gochu!»

»Bruno, averándose a él, díxo-y sele: «¡Maravía ye que fores sabiu una vez!» «Ai de min» dixo Calandrino «que digo la verdá.» «Di que sí,» dicía Bruno «grita fuerte, de mou que paeza que foi asina.» Calandrino gritaba entós más fuerte y dicía: «Pol cuerpu de Dios, que digo de verdá que me lu robanon.» Y Brun dicía: «Bien dices, bien dices: y ello pide que se diga asina, glaya fuerte, faite sentir bien de mou qu’ello abulte cierto.» Dixo Calandrino: «Vas faeme entregar l’alma al enemigu; ¡yo digo que nun vas creeme, asina me cuelguen pela garganta, que me lu robanon!» Dixo entós Bruno: «Ah! ¿y cómo va poder ser esto? Yo vilu mesmamente ayeri; ¿quies faeme creer que voló?» Dixo Calandrino: «Ello ye como yo te digo.» «¡Ah!» dixo Bruno «¿ye posible?» «De xuru» dixo Calandrino «ello ye asina, polo que to arruináu y nun sé cómo vuelva a casa; la muyer nun va creeme, y si me cree, nun vo tener paz anguaño con ella.» Dixo entós Bruno: «Asina Dios me salve, qu’esti ye mal asuntu, si ye ciertu; mas tu ves, Calandrino, qu’ayeri adeprendíte yo a dicir esto; nun quixere que tu al mesmu tiempu fixeres burlla de la muyer y de nós.» Calandrino entamó glayar y dicir: «Ah, ¿por qué me faéis desesperar, y blasfemar contra Dios y los santos y tolo qu’esiste? Yo dígovos que me robanon el gochu esta nueche.» Dixo entós Buffalmacco: «Si ello ye asina, convién buscar el mou, si somos quien, d’atopalu.» «¿Y qué mou» dixo Calandrino «podremos atopar?» Dixo entós Buffalmacco: «De xuru que nun vieno de la India naide a quitate’l gochu; debió ser dalgún d’estos vecinos tos, y por ello, si tu pudieres axuntalos, yo sé faer la prueba del pan y el quesu y vamos ver d’un güelpe quién quedó con él.» «Sí,» dixo Bruno «¡muncho vas faer con pan y con quesu a dellos caballerones qu’hai equí na rodiada! Que to ciertu que dalgún d’ellos lu garró, y diba decatase del asuntu y nun diba querer venir.» «¿Cómo podríemos faelo, entós?» dixo Buffalmacco. Respondió Bruno: «Habría que se faer con bones galletes de xenxibre y con bona vernacha, y convidalos a beber; ellos nun diben pensar que fora por ello y vendríen, y del mesmu mou puen bendicise les galletes de xenxibre que’l pan y el quesu.» Dixo Buffalmacco: «De xuru que dices la verdá; y tu, Calandrino, ¿qué dices? ¿quies faelo?» Dixo Calandrino: «Ruégovoslo pol amor de Dios; desque, si yo supiere puramente quién lu llevó, paeciéreme tar medio consoláu.» «Entós avante,» dixo Bruno «yo to dispuestu a dir ata Florencia por estes coses pal to serviciu, si me das los cuartos.»

»Tenía Calandrino unos cuarenta sueldos, y apurrió-ylos. Bruno, diendo a Florencia a un amigu so boticariu, mercó una llibra de bones galletes y fixo faer dos de les perrunes, que fixo confitar n’áloe acabante estrumir; dempués fixo da-yos cubierta de zucre como teníen les otres, y pa nun catramundiales nin cambiales fíxo-yos faer una mozquetuca, pela qu’él mui bien les conocía; y comprando un frascu d’una bona vernacha, volvió al pueblu con Calandrino y díxo-y: «Has convidar mañana a beber contigo a toos aquellos de quien tengas sospecha; ye fiesta, y van venir toos de bon aquel, y yo fadré esta nueche con Buffalmacco l’encantamientu sobre les galletes y llevarételes mañana a casa, y pol to amor yo mesmu-yos les daré y fadré y diré lo que faiga falta dicir y faer.»

»Calandrino fíxolo asina. Axuntada, darréu, una bona compañía ente mozos florentinos que taben en pueblu, y llabradores, a la mañana viniente, delantre la ilesia, alredor de la llamera, vinienon Bruno y Buffalmacco con una caxa de galletes y col frascu’l vinu; y fayéndolos ponese en círculu, dixo Bruno: «Señores, conviénme dicir la ocasión pola que tais equí, col envís de que, si asocediere daqué que nun vos prestare, nun podáis quexavos de min. A Calandrin, qu’equí ta, llevánon-y ayeri pela nueche un gochu d’él mui guapu, y nun sabe alcontrar a quien-y lu quitó; y darréu qu’otru que dalgún de los que tamos equí nun-y lu pudo arrampuñar, él, p’atopar quién quedó con él, davos de comer estes galletes, una pa caún, y de beber; y, de magar, sabéi que quien robó’l gochu nun va poder tragar la galleta, qu’enantes-y va paecer más amargosa que’l velenu y cuspirála; y, poro, enantes que sufra esta vergoña en presencia de tantos, ye seique meyor qu’aquel que lu garró-y lo diga al sire en confesión, y yo he quedar al marxe d’esti asuntu.»

»Tolos que taben ellí dixenon que queríen comer de bon aquel; polo que Bruno, poniéndolos en ringlera y poniendo a Calandrino ente ellos, escomenzando per ún de los cabos, entamó dar a caún la so; y, en tando xunta Calandrino, garrando una de les perrunes, púnxo-yla na mano. Calandrino aventóla na boca darréu y entamó masticar, mas tan aína como la llingua sintió l’áloe, Calandrino, nun siendo p’aguantar l’amargor, cuspióla. Ellí toos se miraben al rostru ún al otru pa ver quién cuspía la so; y Bruno, que nun acabare tovía de dales, nun fayendo amuesa d’enterase d’aquello, sintió dicir tres d’él: «Á Calandrino, ¿qué quier dicir esto?» polo que, volviéndose darréu, y viendo que Calandrino cuspiere la so, dixo: «Esperái, seique dalguna otra cosa-y fixo cuspila: ten otra»; y, garrrando la segunda, púnxo-yla na boca, y ocupóse en dar les otres que tenía pa dar. Calandrino, si-y paeciere amargosa la primera, esta paeció-y amargosísima; sicasí, avergoñándose de cuspila, tévola un cachu na boca, masticándola, y teniéndola ellí, entamó arrefundiar llágrimes qu’abultaben nueces de grandes que yeren; y pa cabu, nun pudiendo más, arrefundióla afuera como fixere cola primera. Buffalmacco faía dar de beber a la compañía y a Bruno; y estos, xunta colos demás, viendo lo que pasare, dixenon toos que, de xuru, Calandrino robárase’l gochu a sí mesmu; y hebo bien d’ellos que lu arreprendienon aspramente. Sicasí, dempués que marchanon, quedando Bruno y Buffalmacco con Calandrino, Buffalmacco entamó dici-y: «Yo tenía por cierto en tou momentu que te lu robaras a ti mesmu, y qu’a nós queríes amosanos que te lu robaren pa nun nos dar nin una vez de beber colos cuartos que saquesti d’ello.» Calandrino, qu’inda nun cuspiere l’amargor del áloe, entamó xurar qu’él nun lu robare.

»Dixo Buffalmacco: «Mas ¿cuánto saquesti, sociu, a bona fe? ¿saquesti seis?» Calandrino, oyendo esto, empecipió desesperar; y díxo-y Brun: «Oi bien, Calandrino, qu’hebo quien comió y bebió na compañía con nós que me dixo que tu teníes per ende una mocina que teníes a la to disposición y que-y dabes lo que yeres algamar, y qu’él tenía por cierto que-y unviares esti gochu. ¡Bien adeprendiesti a ser burllador! ¡Tu llevéstinos una vegada pel Mugnone abaxo pañando piedres negres; y desque nos embarquesti, volviesti, y dempués queríes faenos creer que lo alcontraras! Y agora, asemeyadamente, cuides que colos tos xuramentos vas faenos creer tamién que’l gochu, que tu diesti o vendiesti, te lu robanon. Nós tamos bien avezaos a les tos bromes y conocémosles; ¡nun vas poder gastanos más! Y poro, pa dicite la verdá, nós pasemos los trabayos de faer la prueba, porque cuntamos con que nos deas dos pares de capones; y si non, vamos dicí-ylo too a doña Tessa.»

»Calandrino, viendo que nun lu creíen, paeciéndo-y tener sufrimientu bastante, y nun queriendo pa enriba l’enraxonamientu la muyer, dio-yos dos pares de capones; y ellos, desque salanon el gochu, llevánonlu con ellos a Florencia, y dexanon a Calandrino col dañu y coles burlles.





[1] Orix. it. vernaccia ‘enol. vitigno di uva bianca originario della Liguria ma coltivato in diverse regioni, spec. in Toscana e in Sardegna’ (http://dizionario.internazionale.it/parola/vernaccia).
[2] Orix. di quelle del cane: «di altra specie di gengiovo amara, e detta per distintivo del cane. Rolli» (Decameron, Boccaccio, ed. Giulio Ferrario, Vol. 3, Milán, 1803, páx. 255). En Castiella, güei, viéndense unes pastes que llamen perrunillas (o perronillas) y qu’etimolóxicamente ye posible que tengan el mesmu aniciu (seique ‘galletes que s’usaben p’alimentar a los perros’).