martes, 27 de setembro de 2016

Decamerón X,6 (Boccaccio)


[X,6] El rei Carlos yá vieyu, victoriosu, namórase d’una mocina y, avergoñándose del so llocu pensamientu, a ella y a una hermana suya casa honradamente.



¿Quién pudiere a carta cabal cuntar los estremaos razonamientos qu’hebo ente les señores sobre cuál usó de mayor lliberalidá, Giliberto o micer Ansaldo o’l nigromante, al rodiu los fechos de doña Dianora? Fora llargo por demás. Mas dempués que’l rei concedió que disputaren un tanto, mirando a Fiammetta, mandó-y que, novelando, los sacare de la so cuestión, y ella, ensin allancia dala, entamó:

—Espléndides señores, yo fui siempres de la opinión de que nes compañíes, como ye la nuesa, debiere razonase tan llargamente que la muncha estrechura de la intención de les coses diches nun fore pa los otros materia de discusión; qu’ello muncho más convién nes escueles ente los estudiantes qu’ente nosotres, que malpenes pa la rueca y el fusu damos aguantu. Y, poro, yo, que seique tenía n’ánimu dalguna cosa duldosa, viéndovos poles yá diches a la griesca, aquella vo dexar y una cuntaré, non d’un home de baxa vara sinón d’un valerosu rei, narrando lo qu’él, caballerescamente, obró, ensin faltar en nada al so honor.

»Toes vosotres pudiestis oyer recordar munches vegaes al rei Carlos el Vieyu o bien el Primeru, que pola so magnífica empresa y, dempués, pola gloriosa victoria sobre’l rei Manfredi, fonon arrrefundiaos de Florencia los xibelinos y volvienon los güelfos. Y por mor d’ello un caballeru, llamáu micer Neri de los Uberti, saliendo d’ellí con tola so familia y con munchos cuartos, nun quixo reducise[1] sinón embaxo los brazos del rei Carlos. Y pa quedar nun llugar solitariu y finar ellí, en reposu, la so vida, foi a Castello da mare de Stabia; y ellí, seique a un tiru ballesta de les otres habitaciones de la ciudá, pente olivares y nozales y castañales, de les que la comarca ye abondosa, mercó una posesión, sobre la que fixo una casa guapa y grande y, al llau d’ella, un prestosu xardín, y metanes d’él, al nuesu mou, teniendo abondanza d’agua corriente, fixo un guapu y claru viveru y enllenólu fácilmente de munchu pexe. Y nun atendiendo a otro sinón a faer cadaldía más guapu’l so xardín, asocedió que’l rei Carlos, nel tiempu caldiu, foi a reposar un tiempu a Castello a mar; au, oyendo falar de la formosura del xardín de micer Neri, deseó velu. Y oyendo de quién yera, pensó que, darréu que’l caballeru yera d’un partíu adversu al suyu, quería comportase más familiarmente con él; y mandó a dici-y que con cuatro compañeros, de mou priváu, la nueche siguiente, quería cenar con elli nel so xardín. Lo que micer Neri apreció muncho, y apareyando magníficamente la cena y ordenando cola so familia lo que debía faese, lo más gayoleramente que pudo y supo recibió al rei nel so formosu xardín. Quien, dempués que vio y emponderó’l xardín tou y la casa de micer Neri, tando les meses mangaes cabo’l viveru, sentóse nuna d’elles, desque se llavó, y mandó al conde Guido de Monforte, que yera ún de los compañeros, que se sentare a ún de los llaos d’él y micer Neri al otru, y a otros tres que con ellos vinieren ordenó-yos que sirvieren d’acordies col orde afitáu por micer Neri. Vieno ellí la vianda delicao, y el vinu foi óptimo y precioso, y l’orde guapu y mui emponderable, ensin ruíu dalu y ensin molestia; lo que’l rei aponderó muncho. Y tando él mui gayoleru y esfrutando d’aquel llugar solitariu, entranon nel xardín dos mocines d’unos quince años d’edá, roxes como frebes d’oru y col cabello ensortiyao dafechu y, sobre ello, suelto, una fina guirlandina d’enredadera[2], y nos sos rostros más abultaben corderos qu’otra cosa, tan delicáu y formosu lu teníen; y taben vistíes con un vistíu de llinu sutilísimo y blanco como la ñeve sobre la carne, que del cintu pa enriba yera estrechísimu y d’ellí embaxo llargu a xeitu d’un pabellón, y llargu ata los pies. Y la que delantre venía trayía enriba los costazos un par de redinos que sostenía cola mano esquierda, y na mandrecha tenía un bastón llargu; la otra que venía detrás, tenía sobre’l costazu esquierdu una payella y so aquel brazu mesmu un fexín de lleña y na mano un trelde, y na otra mano una vasía d’aceite y un caricós encesu; y el rei, viéndoles, maravióse, y ablucáu, esperó a ver lo qu’esto quería dicir. Les mocines, llegaes alantre, honestamente, y vergoñoses, fixenon reverencia al rei; y dempués, diendo allá au s’entraba en viveru, la que tenía la payella, dexándola en suelu, y les otres coses xunta ella, garró’l bastón que la otra llevaba, y entranon dambes nel viveru, y l’agua llegába-yos al pechu. Ún de los familiares de micer Neri, ellí, nel intre, prendió’l fueu y, puesta la payella sobre les treldes y echando nella aceite, entamó esperar que les moces-y echaren pexe. De les qu’una guetando nes partes au sabía que los pexes s’escondíen y la otra preparando los redinos, con grandísimu prestu del rei que miraba pa ello atentamente, en pequeñu espaciu de tiempu coyenon pexe a esgaya; y aventándo-ylos al criáu, que cuasi vivos los ponía na payella, asina como-ys lo adeprendieren, entamanon coyer los más formosos y a aventalos enriba la mesa delantre’l rei y al conde Guido y al padre. Estos pexes esguilaben percima la mesa, y al rei prestaba-y pola vida; y, asemeyadamente, coyéndolos él aventába-yoslos a les moces cortésmente, y asina, per dalgún tiempu s’entretuvienon, ata que’l criáu tostó tolos que-y apurrieren; y esto, más como entremés que como vianda mui caro y prestoso, darréu que lo ordenare micer Neri, punxénonlo en delantre’l rei. Les moces, viendo’l pexe tostao, y que pescaren abondo, y apegándose-ys dafechu’l blancu y sutil vistimientu d’elles a la so piel y cuasi nun atapando cosa dala del so delicáu cuerpu, salienon del viveru; y recoyendo dambes les coses que llevaren, pasando vergoñosamente delantre’l rei, volvienon pan casa. El rei y el conde y los otros, que sirvíen, observaren muncho a estes mocines, y muncho les lloaren en sí mesmos por formoses y por bien feches, y arriendes d’ello por prestoses y por corteses; mas, sobre tolos demás, prestáren-y al rei, que tan atentamente considerare toles partes del so cuerpu, de la que salíen del agua, qu’a quien entós lu pinchare nun lu sintiera. Y pensando muncho nelles, ensin saber quién yeren nin cómo, sintió nel corazón esconsoñar un fervientísimu deséu de complaceles, polo que mui bien conoció que diba namorase si nun andaba con procuru; y nun sabía él mesmu cuála de les dos yera la que más-y prestaba, tan asemeyada yera una a la otra en toles coses. Mas dempués que tevo un bon cachu nesti pensamientu, vueltu a micer Neri, entrugó-y quién yeren les dos damiseles; a quien micer Neri respondió: «Señor, estes son les mios fíes, nacíes nun mesmu partu, de les qu’una tien por nome Ginevra la formosa y la otra Isotta la roxa.»

»Y el rei aponderó-yles muncho, afalándolu a casales; de lo que micer Neri, por más nun poder, escusóse. Y nesto, nun quedando nada, nun siendo les frutes, por dar na cena, vinienon les dos mocines con dos xugones de cendal guapísimos, con dos grandisimes bandexes de plata na mano enllenes d’estremaos frutos, según la estación los apurría, y punxénonlos delantre’l rei enriba la mesa. Y fecho esto, echándose atrás un poco, entamanon cantar un cantar, y la so lletra escomenzaba:


Au yo aporté, Amor,
nun pudiere cuntase llargamente,


con tantu dolzor y tan prestosamente, qu’al rei, que con prestu les miraba y escuchaba, paecía-y que toles xerarquíes de los ánxeles ellí amiyaren a cantar; y dichu aquel, arrodiándose, pidienon reverentemente llicencia al rei, quien, inda que llamentare la so partida, n’apariencia, dió-ysla allegremente. Finada, darréu, la cena y volviendo montar d’a caballu’l rei colos sos compañeros y xebrándose de micer Neri, volvienon al agospiu real falando d’unes coses y d’otres. Ellí, teniendo’l rei la so pasión escondida y nun siendo pa escaecer, por gran asuntu que sobreviniere, la formosura y la prestosidá de Ginevra la formosa, amando pol so amor tamién a la so hermana, a ella asemeyada, tanto na amorosa armadiya s’enguedeyó, que nun yera cuasi a pensar n’otra cosa; y finxendo otres razones, con micer Neri gastaba una estrecha familiaridá y, mui davezu, visitaba’l so guapu xardín pa ver a Ginevra. Y nun pudiendo sufrilo yá más y viniéndo-y al pensamientu, nun sabiendo ver otra manera, quita-y al padre non solamente a una sinón a les dos mocines, fixo manifiestos el so amor y la so intención al conte Guido. Y esti, darréu que yera home valerosu, díxo-y: «Señor, maravíome enforma de lo que vós me dicís, y tanto más de lo qu’otru se maraviare cuanto me paez que conocí meyor que naide les vueses costumes, de la vuesa neñez ata agora. Y nun me paeciendo conocevos pasión tala enxamás na vuesa mocedá, na qu’Amor más fácilmente debía llancar les sos garres, sintiéndovos agora que yá tais cercanu a la vieyera, yeme tan raro y estraño que vós améis d’amor, que cuasi un milagru m’abulta. Y si a min me correspondiere arreprendevos por ello, sé bien lo que vos dixere, considerando qu’inda tais n’armes nel reinu nuevamente conquistáu, ente nación non conocío y enlleno d’engaños y de traiciones, y ocupáu dafechu en grandísimes solicitúes y n’altos asuntos, ya inda nun pudiestis sentavos; y ente tantes coses fixestis sitiu al agasayador amor. Esto nun ye actu de rei magnánimu, sinón enantes d’un mocín pusilánime. Y arriendes d’esto, lo que ye muncho peor, dicís que deliberestis arrampuñá-y les dos fíes al probe caballeru qu’en so casa vos honró acullá’l so poder, y por honravos más amosóvos a aquelles cuasi esnudes, testificando per aciu d’ello cuánta seya la fe que tien en vós, y que firmemente cuida que vós sois un rei y non un llobu rapiegu. ¿Y marchóvos de l’alcordanza tan aína que les violencies feches a les muyeres por Manfredi abriénonvos la entrada a esti reinu? ¿qué traidoría se cometió enxamás más digna d’eternu supliciu que diba ser esta, que vós a aquel que vos honra-y quitéis el so honor y la so esperanza y el so consuelu? ¿qué diba dicise de vós si lo fixeres? Seique camentáis que fore xida abonda’l dicir: ‘Fíxilo porque yera xibelín’. Pues ¿ye esta la xusticia’l rei, qu’a aquellos que nos sos brazos s’abluguen de forma tala, quien quiera que seyan, de tal xeitu los trata? Yo recuérdovos, rei, que grandísima gloria foi pa vós vencer a Manfredi, pero muncho más grande lo ye vencevos a vós mesmu; y, poro, vós, qu’habéis correxir a los otros, vencéivos a vós mesmu y cha-y la galga a esti petite, y nun queráis con mancha tala afarar lo que gloriosamente conquistestis.» Estes pallabres mancanon amargosamente n’ánimu del rei y tanto más lu aflixenon cuanto más verdaderes les conocía; polo que, dempués de dalgún cálidu sospiru, dixo: «Conde, de xuru que cualquier otru enemigu, magar seya fuerte, camiento que seya al bien duechu guerreru abondo débil y fácil de vencer con respeuto al so mesmu petite; mas inda que’l deséu seya grande y necesite de puxu inestimable, de tal xeitu m’aguiyanon les vueses pallabres, que convién que, enantes que pasen munchos díes, vos amuese coles mio obres que, como sé vencer a otros, asina, asemeyadamente, sé soxulgame a min mesmu.»

»Y non munchos díes dempués de qu’estes pallabres pasaren, vueltu’l rei a Nápoles, tanto por quitase a sí mesmu la ocasión d’obrar vilmente en daqué como por premiar el caballeru pol honor recibíu por él, magar-y fore duro’l faer a otru posesor d’aquello polo qu’él allampiaba sumamente, dixpúnxose non menos qu’a casar a les dos moces, y non como fíes de micer Neri, sinón como suyes. Y col prestu de micer Neri, dotándoles magníficamente, a Ginevra la formosa dió-yla a micer Maffeo de Palizzi y a Isotta la roxa a micer Guiglielmo de la Magna, nobles caballeros y grandes barones dambos; y n’asignándo-yosles, con dolor inestimable, marchó a Apulia, y con fatigues continues tanto y de tala manera mayó’l so xabaz petite, que, espedazaes y frayaes les amorosiegues cadenes, per cuanto vivir debía, quedó llibre de tal pasión. Habrá seique quien diga que poca cosa ye pa un rei casar a dos mocines, y yo apautaréme nello; mas mui grande y grandísima diré que ye, si dicimos qu’un rei namoráu fixo esto, casando a aquella a la qu’él amaba ensin coyer o garrar del so amor fueya nin flor nin frutu. Asina, entós, obró’l magníficu rei, premiando altamente al noble caballeru, honrando ponderatiblemente a les amaes mocines y venciéndose duramente a sí mesmu.



[1] ‘suxetase a la obediencia’.
[2] Orix. it. vincapervincabot.com. pianta (Vinca maior) con foglie opposte, laciniate e fiori con grande corolla azzurra’ (http://dizionario.internazionale.it/parola/vincapervinca).