luns, 24 de outubro de 2016

Al rodiu'l nobel de Dylan

[La Voz del Trubia, payares 2016]

Nun voi ser yo quien diga que les lletres compuestes polos cantautores nun son productos lliterarios propiamente dichos. Nin tampoco quien niegue qu’estes lletres puedan ser, dende un puntu de vista estrictamente lliterariu, magnífiques composiciones dignes de les mayores emponderances. Porque n’efeutu, el fechu de que s’ameste música a un poema y s’interprete darréu la composición acompañada d’instrumentos, o se baille, nun habría modificar en nada’l valir lliterariu que pudiera tener de mano. Nun fai falta acotar, como dalgunos fixeron, colos antiguos bardos o colos menos antiguos trovadores occitanos o gallego-portugueses pa xustificar esta afirmación, qu’abulta abondo intuitiva y fácil de comprender.

Y ¿por qué, entós tantu espolín? Ello camiento que foi por mor de la propia traxeutoria del Premiu Nobel de Lliteratura, que restrinxó tradicionalmente los premios al riegu de la tradición lliterata o lliteraria culta. Llamadoramente, los premios ablucaron pola sorpresa que causó la entrega’l nobel a Dylan cuando foron ellos mesmos los qu’otorgando socesivamente’l gallardón al perfil lliterariu que foron afitando col pasu’l tiempu volvieron estraña la posibilidá de que pudiera otorgase’l nobel a un cantautor.

Nada qu’oxetar, polo tanto, a que’l nobel de lliteratura pueda dase a un cantautor. Anque convienen delles matizaciones: 


1) Pa entamar, les composiciones musicales son constructos con más dimensiones que la lliteraria. De fechu, podríemos estremar, polo menos, tres dimensiones básiques nel arte’l cantautor: la lletra, la música y la so interpretación. Podría amestase, amás, la danza en dellos casos. Pues bien, debe quedar claro que la única dimensión que debería tener en cuenta un premiu nobel de lliteratura ye la que se refier estrictamente a la lletra de los cantares. 

2) Tenemos que preguntanos, polo tanto, si la dimensión poética de Dylan s’atopa, efeutivamente, al altor d’esti premiu. Esto ye, la que remite cenciella, estrictamente, a los sos testos poéticos… 


3) Convién decatase de que si la respuesta ye negativa, ello nun supón faer de menos la so figura. La calidá lliteraria de Dylan podría nun lu facer merecedor del premiu nobel y, ensin embargu, la conxunción de les tres dimensiones musicales podríen da-y preponderancia penriba de cualquier productu cultural, incluyíos los que tradicionalmente se valoren nos premios nobel. Esto ye: los sos cantares podríen ser productos culturales de valir mui superior a la producción lliteraria d’un premiu nobel, pero nun merecer esti premiu la so producción cuando esta se reduz a la consideración de testu escritu, de poema. 


4) Suponiendo agora que la calidá lliteraria de Dylan algama, n’efeutu, esti altor (no que non tol mundu ta d’alcuerdu), pregúntase ún, darréu, qué pasó con otros qu’enantes qu’él pudieron crear con igual o superior calidá lliteraria ente los cantautores que dieron los sieglos XX y XXI. La restricción que’l premiu nobel, como yá se dixo, aplicó a les sos concesiones hasta agora, faen qu’esta inxusticia resulte patente con solo traer a l’alcordanza a otros grandes nomes de la canción d’autor, que quedaron escluyíos del premiu.  


5) Per otru llau, nun me paez afayadizo acotar cola influyencia, como fixeron nos premios, pa dar cuenta de la dimensión lliteraria d’un autor. De mano, porque Dylan influyó sobre manera como músicu, non como poeta, lo que presupón valorar elementos ayenos a lo estrictamente lliterario. Pero tamién porque esti ye un camín esnidiosu nun mundu como’l nuesu, de medios de comunicación masivos y redes sociales, nel que la calidá ye dalgo que nun concuaya necesariamente cola fama nin, polo tanto, cola influyencia. Nun hai más que ver la retafila de personaxucos de la tele que tanto s’imiten y s’almiren… 


6) La cultura dominante paez exercer güei una clara presión sobre tou tipu de grandes premios (y sobre los nobel en particular). Por poner un exemplu: un poeta como Xuan Bello, qu’escribe n’asturianu, y que tien una obra poética superior a la de Dylan, tien poques probabilidaes de ganar el nobel. Esti fechu diz poco d’unos premios que, la mayoría de les veces, nun se guíen pola calidá verdadera, intrínseca, sinón por cuestiones estralliteraries de lo más estremao.