xoves, 6 de outubro de 2016

Decamerón X,8 (Boccaccio)


[X, 8] Sofronia, cuidando ser muyer de Gisippo, ye muyer de Tito Quinto Fulvio y marcha con elli a Roma, au Gisippo aporta en probe estáu; y cuidando que Tito lu desprecia, afirma, col envís de morrer, que mató un home; Tito, reconociéndolu, diz, pa salvalu, que lu mató él; y viendo esto aquel que lo fixere, cúlpase a sigo mesmu; y por mor d’ello llibéralos Octavio a dambos, y Tito da a Gisippo la hermana por muyer y reparte con él tolos sos bienes.



Filomena, por orde’l rei, dexando yá de falar Pampinea y emponderáu yá’l  rei Pietro por toes elles, y más pola xibelina que poles otres, entamó:

—Magnífiques señores, ¿quién nun sabe que los reis, cuando quieren, son a faer les más altes coses y qu’arriendes, a ellos perespecialmente-yos correspuende ser magníficos? Darréu d’ello, quien pudiendo, fai lo que-y pertenez, fai bien; mas nun debe ún maraviase tanto nin allevantalu tan alto con sumes emponderances como conviniere a otru que lo fixere, de quien, por pocos posibles, menos se requiriere. Y poro, si con tantes pallabres ensalzáis les obres del rei y vos paecen formoses, nun duldo un migayu que muncho más nun vos deban prestar y ser por vós emponderaes les de los nuesos pares, cuando son asemeyaes a les del rei o mayores; polo que propúnxime cuntavos nuna novela una ponderatible obra, y magnífica, fecha ente dos conciudadanos amigos.

»Nel tiempu, entós, qu’Octavio César, non inda como Augusto, sinón nel oficiu[1] llamáu triunviratu, rexía l’imperiu de Roma, hebo en Roma un xentil home llamáu Publio Quinto Fulvio; quien teniendo un fíu, llamáu Tito Quinto Fulvio, de maraviosu inxeniu, mandólu a Atenes a deprender filosofía y, cuanto más pudo, acomendó-ylu a un noble home llamáu Cremete, que yera mui vieyu amigu d’él. Quien agospió a Tito na so propia casa en compañía d’un fíu suyu llamáu Gisippo, y embaxo la doctrina d’un filósofu llamáu Aristippo, punxo Cremete a Tito y a Gisippo por un igual a adeprender. Y tratándose tan davezu los dos mozos, tanto aportanon a ser conformes les sos costumes, que nació ente ellos una fraternidá y una amistá tan grande qu’enxamás dempués foi desaniciada por otro que pola muerte; dalu d’ellos tenía bien nin reposu nun siendo cuando taben xuntos. Entamaren los estudios, ya igualmente dambos, dotaos d’altísimu inxeniu, xubíen al gloriosu altor de la filosofía con pasos asemeyaos y con maraviosa emponderanza; y en tala vida, con grandísimu prestu de Cremete, que cuasi ún más que l’otru nun tenía por fíu, perseveraron bien tres años. Y a la fin d’ellos, como con toles coses asocede, asocedió que Cremete, yá vieyu, pasó d’esta vida; de lo qu’ellos asemeyáu dolor, como de padre común, padecienon, y nun estremaben los amigos nin los parientes de Cremete a cuál de los dos habíen consolar más pol casu sobreveníu. Asocedió, dempués de dellos meses, que los amigos de Gisippo y los parientes fonon tar con él y xunto con Tito animánonlu a garrar muyer; y atopánon-y una moza de maraviosa formosura y descendiente de nobilísimos parientes y ciudadana d’Atenes, que tenía por nome Sofronia, d’unos quince años d’edá. Y acercándose’l términu de les futures nuncies, Gisippo rogó un día a Tito que fore con él a vela, desque nun la viera entá; y llegaos a so casa y sentada ella metanes d’entrambos, Tito, cuasi considerador de la formosura de la esposa’l[2] so amigu, entamó mirala atentísimamente; y prestándo-y escomanadamente toles partes d’ella, mientres aquelles sumamente emponderaba pa sí, tan fuertemente, ensin xestu dalu amosar por ello, amburió por ella cuanto nengún amante de muyer amburió enxamás; mas dempués que tuvienon con ella un cachu, colando, volvienon pan casa. Ellí Tito, entrando solu na so cámara, empecipió pensar na prestosa moza, amburiando tanto más cuanto más s’estendía nel so pensamientu; de lo que dándose cuenta, dempués de munchos cálidos sospiros, entamó dicir pa sigo: «¡Ai! miserable vida la tuya, Tito! ¿Aú y en qué pones tu l’ánimu y l’amor y la esperanza tuyos? Pues ¿nun conoces tu que tanto polos honores recibíos de Cremete y de la so familia como pola íntegra amistá qu’hai ente tu y Gisippo, de quien esta ye esposa[3], conviénte tener a esta moza na mesma reverencia qu’a una hermana? ¿qué ames, entós? ¿aú te dexes tresportar pol engañosu amor? ¿aú pola gasayosa esperanza? Abri los güeyos del inteleutu y reconozte a ti mesmu, oh miserable; dexa sitiu a la razón, refrena’l concupiscente petite, atempera los deseos insanos y empobina a otro los tos pensamientos; fai frente nesti entamu a la to lluxuria y véncite a ti mesmu mientres tengas tiempu. Esto nun convién que lo quieras, esto nun ye honesto; d’esto que te dispones a siguir, mesmo tando ciertu d’algamalo, que nun lo tas, debieres fuxir, si mirares pa lo que la verdadera amistá pide y tu debes. ¿Qué fadrá, darréu, Tito? Has abandonar l’indebíu amor, si quies faer lo que convién.»

»Y dempués, alcordándose de Sofronia, echándose atrás, condergaba toles coses diches, diciendo: «Les lleis d’amor son de mayor puxu que nenguna otra; frayen non yá les de l’amistá, sinón les divines. ¿Cuántes vegaes amó’l padre a la fía, l’hermanu a la hermana, la madrina al afiáu? Coses más monstruoses que’l fechu de qu’un amigu ame a la muyer d’otru, yá pasanon milenta veces. Arriendes d’esto, yo so mozu, y la mocedá ta too soxulgao a les amoroses lleis; aquello, entós, que-y presta a amor, convién que me preste a min. Les coses honestes pertenecen a los más vieyos; yo nun puedo querer sinón lo qu’amor quier. La formosura d’ella merez ser amada por toos; y si yo la amo, que so mozu, ¿quién va poder arreprendeme merecidamente? Yo nun la amo porque seya de Gisippo, qu’ámola cuanto la amara fore de quien fora. Peca equí la fortuna que-y la concedió al mio amigu Gisippo más aína qu’a otru; y si ella debe ser amada, que lo debe, y merecidamente pola so formosura, más contentu debe tar Gisippo, desque lo sepa, de que yo la ame qu’otru.»

»Y d’esti razonamientu, fayendo burlles de sí mesmu, tornando al contrariu, y d’esti a aquel y d’aquel a esti, non solamente aquel día y la nueche siguiente consumió, sinón munchos otros, de tala manera que, perdíos la fame y el sueñu, por debilidá, viose obligáu a guardar cama. Gisippo, que lu viere munchos díes afondáu nos sos pensamientos y qu’agora lu vía enfermu, llamentábase enforma y con tou arte y solicitú, nun se xebrando d’él enxamás, inxeniábaseles en confortalu, entrugándo-y davezu y con instancia pola ocasión de los sos pensamientos y pola malura; mas dándo-y mentires munches veces por respuesta Tito y decatándose d’ello Gisippo, sintiéndose, sicasí, Tito obligáu, contestó-y d’esti xeitu con llantos y con sospiros: «Gisippo, si a los dioses-yos prestere, a min fórame muncho más grata la muerte que’l vivir más, pensando que la fortuna empobinóme a parte que de la mio virtú me convieno faer prueba y aquella, con grandísima vergoña mía, atopé vencida; mas, de xuru, espero llueu el premiu que merezo, esto ye, la muerte, que yeme más cara que’l vivir con remembranza de la mio vileza, la que, darréu qu’a ti nun puedo nin debo tapecete nenguna cosa, non ensin gran arroxu, vo descubrite.» Y entamando pel principiu, desanubrió-y la ocasión de los sos pensamientos y los pensamientos y la batalla d’aquellos y pa cabu de quién yera la victoria y que perecía pol amor de Sofronia, afirmando que, conociendo él cuánto d’inconveniente yera aquello, tomare por penitencia’l querer morrer, lo que cuidaba que diba cumplise darréu. Gisippo, oyendo esto y viendo’l so llantu, reflexonó primero un tanto, como aquel que del placer de la guapa moza asocedía que más templadamente taba presu; y, ensin posa, deliberó que tenía en más apreciu la vida l’amigu qu’a Sofronia, y asina, convidáu a llorar poles llágrimes suyes, respondió-y, llorando: «Tito, si nun tuvieres tan necesitáu de consuelu como tas, quexaríame de ti a ti mesmu, como de quien violó la nuesa amistá, teniéndome escondida tan llargamente la to gravísima pasión. Ya inda qu’honesto nun te paeciere, nun son por ello les coses deshonestes d’escondese al amigu sinón como les honestes, darréu que, quien ye amigu, como de les honestes toma placer col amigu, asina s’inxenia en xebrar del ánimu del amigu les non honestes; mas dexando esto al presente vengo a aquello que conozo ser de mayor necesidá. Si ames ardientemente a Sofronia, esposada conmigo, nun me maravío d’ello, sinón que maraviaríame enforma si nun fore asina, conociendo la so formosura y la nobleza del to ánimu, tanto más apta a sostener la pasión cuanto más escelencia tien la cosa que presta. Y cuanto xustamente ames a Sofronia, tanto te quexes inxustamente de la fortuna, inda que nun lo espongas, qu’a min me la concedió, paeciéndote honesto l’amala tu si fore d’otru y non mía. Mas si yes sabiu como sueles, ¿a quién podía la fortuna concedela de quien más tuvieres que da-y gracies que de concedémela a min? Cualquier otru que la tuviere, magar el to amor fore honestu, amárala más aína qu’a ti, lo que de min, si me tienes por tan amigu como so, nun debes esperar; y la razón ye esta, que yo nun recuerdo, dempués que fomos amigos, que yo tuviere nenguna cosa que nun fore tan tuya como mía. Lo que, si tan alantre fore la cosa que d’otra miente nun pudiere ser, asina fixera con ella como coles otres; mas ella ta inda en talos términos, que puedo faela tuya solo y asina lo fadré, darréu que yo nun sé lo que te fixere apreciar la mio amistá, si d’una cosa qu’honestamente pue faese, nun supiere del mio gustu faer el tuyu. Ello ye cierto que Sofronia ye la mio esposa y que yo amábala muncho y esperaba con gran fiesta les sos nuncies; mas darréu que tu, como de muncho mayor entendimientu que yo, desees con más fervor tan preciada cosa como ye ella, vivi seguru de que non la mio muyer, sinón la to, ha venir a la mio cámara. Y, poro, dexa’l pensamientu, aventa la señaldá, reclama la perdida salú y el consuelu y la gayola, y dende agora pa en delantre espera gayasperu los premios del to amor, muncho más dignu que yera’l mio.» Tito, oyendo falar asina a Gisippo, cuanto-y apurría placer la gasayosa esperanza d’aquello, tanto la debida razón-y causaba vergoña, amosándo-y que cuanto mayor yera la lliberalidá de Gisippo tanto mayor-y paecía la non comenencia de gastala; polo que, nun dexando de llorar, con fatiga, respondió-y asina: «Gisippo, la to lliberal y verdadera amistá abondo claramente m’amuesa lo qu’a la mía-y pertenez faer. Nun quiera Dios qu’enxamás aquella qu’Él te dio como a más dignu, la reciba yo de ti por mía. Si Él viere que me conviniere ella a min, nin tu nin otru ha creer que te la concediere a ti. Garra, darréu, contentu lo qu’escoyesti y el discretu conseyu y el so don, y a min, déxame consumime nes llágrimes qu’Él, como a indignu de tantu bien, m’apareyó, les que o yo les venzo y te so queríu, o elles me vencerán y quedaré llibre de pena.»

»A lo que Gisippo dixo: «Tito, si la nuesa amistá ye a concedeme la llicencia pa forciate a siguir el mio placer y a ti ye a inducite a siguilu, esto ha ser no que sumamente teo intención d’usala; y si tu nun condesciendes prestamosamente a los mios ruegos, cola fuercia qu’en bien del amigu debe usase, fadré que Sofronia seya tuya. Yo conozo a cuánto son les fuercies del amor y sé qu’elles, non una vez, sinón munches, empobinanon a infeliz muerte a los amantes; y yo véote tan cerca d’ello, que nun vas poder volvete atrás nin vencer les llágrimes, sinón que, continuando, vencíu, has ablayar; y yo, ensin dulda, aína diba siguite. Darréu, cuando por otro nun t’amare, apreciare, pa yo vivir, la to vida. Va ser, darréu, Sofronia tuya, desque nun atopares fácilmente otra que tanto te prestare; y yo, dirixendo’l mio amor, fácilmente, a otra, contentaréte a ti  y a min. Y nun fore nello, seique, tan lliberal, si tan raramente y con tanta dificultá s’atoparen les muyeres como s’atopen los amigos; y poro, pudiendo yo atopar mui fácilmente otra muyer, mas non otru amigu, quiero primero (nun quiero dicir perdela, que nun he perdela dándotela a ti, sinón qu’a otru he treslladá-yla de bien en meyor) treslladala que perdete. Y poro, si dalgo puen en ti los mios ruegos, yo ruégote que, quitándote d’esta aflicción, nun puntu te consueles a ti y a min y con bona esperanza te dispongas a acoyer aquella allegría que’l to caldiu amor desea de la cosa amada.» Inda que Tito de consentir nesto, que Sofronia se convirtiere na so muyer, s’avergoñare y que, por ello, necio aporfiare entovía, emburriándolu d’un llau amor y afalándolu d’otru’l consuelu de Gisippo, dixo: «Valió, Gisippo, nun sé qué diga de qué pueda faer meyor, o’l mio placer o’l tuyu, fayendo lo que tu, rogando, me dices que tanto te presta; y desque la to lliberalidá ye tanta que vence la mio debida vergoña, vo faelo. Mas queda seguru de que nun lo faigo como home que nun conoza que recibo de ti non solamente la muyer amada, sinón con ella la mio vida. Faigan los dioses, si ello ye posible, que con honor y con bien tuyu pueda tovía amosate cuánto aprecio lo que tu pa conmigo faes, más piadosu de min que yo mesmu.» Dempués d’estes pallabres dixo Gisippo: «Tito, nesti asuntu, col envís de que tenga efeutu, paezme qu’habría que siguir esti camín. Como tu sabes, dempués de llargues negociaciones ente los mios parientes y los de Sofronia, ella devieno esposa mía; y poro, si fore agora a dicir que nun la quiero por muyer, remaneciere d’ello grandísimu espolín y diben enraxonase los sos parientes y los mios. Polo que nada nun m’esmoleciere si con esto viere qu’ella acabare siendo tuya; mas temo que, si yo d’esti mou la dexare, los sos parientes nun la dieren llueu a otru, que seique nun fores tu, y asina tu perderíes lo que yo nun conquisté. Y poro, paezme, si tas contentu con ello, que yo siga alantre con aquello qu’escomencé, y la lleve como mía a casa y celebre les nuncies; y tu, dempués, de secultres, como nós sabremos faer, con ella, has folgate como cola to muyer. Dempués, en sitiu y en momentu oportunos, manifesteremos l’asuntu; que si-yos presta, bien tará, y si nun-yos presta, yá tará fechu, y, nun pudiendo tornar atrás, convendrá por fuercia que tean contentos.» Prestó-y a Tito’l conseyu; y por mor d’ello Gisippo recibióla como suya na so casa, tando yá Tito guaríu y bien dispuestu; y entamando una gran fiesta, desque aportó la nueche, dexanon les muyeres a la nueva esposa nel llechu’l maríu y marchanon. Taba la cámara de Tito apegada a la de Gisippo y podía dir d’una a la otra; polo que, tando Gisippo na so cámara, y una y bones apagó toles lluces, diendo a Tito calladamente, díxo-y que fore acostase cola so muyer. Viendo esto Tito, vencíu pola vergoña, quixo arrepentise y refugaba dir; mas Gisippo, que con enteru ánimu, como coles pallabres, al so placer taba dispuestu, dempués de llargu alderique, ellí lu mandó. Y esti, averándose a la cama, garrando a la moza, cuasi como trebeyando, quedamente-y entrugó si quería ser la so muyer. Ella, cuidando que yera Gisippo, respondió-y que sí; y él mangó-y un guapu y ricu aniellu nel deu, diciendo: «Y yo quiero ser el to home.»

»Y consumando ellí’l matrimoniu, tomó llargu y amorosu placer d’ella, ensin qu’ella nin naide se decatare enxamás de qu’otru que Gisippo se folgare con ella. Tando, entós, nestos tenores el matrimoniu de Sofronia y de Tito, Publio, so pá, pasó d’esta vida; y por mor d’ello, escribiénon-y que, ensin allancia, volviere pa ocupase de los sos asuntos en Roma, y poro, deliberó dir allá y llevar con él a Sofronia con Gisippo; lo que, ensin manifesta-y cómo taben les coses, nun debía nin podía faese afayadizamente. Polo que, llamándola un día a la cámara, amosánon-y dafechamente cómo taba l’asuntu, y d’ello Tito, por munchos accidentes asocedíos ente ellos, dio-y pruebes. Y ella, dempués que miró a ún y al otru, un poco enfadaduca, entamó llorar amargosamente, quexándose del engañu de Gisippo; y primero que dixere nada d’aquello na casa de Gisippo, marchó a casa de so pá y ellí, a él y a la madre, cuntó-ys l’engañu qu’ella y ellos recibieren de Gisippo, afirmando que yera muyer de Tito y non de Gisippo, como ellos creíen. Esto foi perduro pal padre de Sofronia, y colos sos parientes y colos de Gisippo fixo d’ello llargos y grandes llamentos, y fonon les faladuríes y los enfados munchos y grandes. Gisippo yera odiáu polos sos y polos de Sofronia, y dicíen toos que yera dignu non solamente d’arreprensión, sinón de duru castigu. Mas él afirmaba que fixera cosa honesta y digna de que-y dieren les gracies los parientes de Sofronia, casándola con ún meyor qu’él mesmu. Tito, d’otru llau, sentíalo too y con gran dolor lo soportaba; y conociendo que yera costume de los griegos encendese tanto coles voces y coles amenaces cuanto tardaben n’atopar quien-yos respondiere, y que se volvíen entós non solamente humildosos, sinón vilísimos, pensó que nun yera pa comportar más les sos hestories ensin respuesta. Y teniendo él ánimu romanu y sencia ateniese, de mou mui acondáu, fixo axuntar a los parientes de Gisippo y de Sofronia nun templu, y entrando nél acompañáu por Gisippo solo, asina faló a los qu’esperaben: «Creen munchos filósofos que lo qu’asocede colos mortales seya disposición y providencia de los dioses inmortales, y por esto cuiden dalgunos ser de necesidá[4] lo que nos asocede o nos asocederá enxamás, magar dellos otros atribúin esta necesidá solamente a lo que yá pasó. Y estes opiniones, si se miren con agudez, mui abiertamente se verá que l’arreprender daqué que nun ye pa camudase, nenguna otra cosa ye sinón querer amosase más sabiu que los dioses, los que debemos creer que con razón perpetua y ensin error dalu, disponen de nosotros y les nueses coses, y nos gobiernen; polo que, cuánto seya presunción fata y bestial arreprender les sos operaciones, abondo fácilmente podéis velo y mesmamente cuántes y cuáles cadenes merecen aquellos que tanto se dexen tresportar a ello pol so atrevimientu. De los que, d’acordies col mio xuiciu, sois toos vosotros, si ye cierto que yo entiendo lo que vós dixestis y de contino dicís, porque Sofronia se convirtió na mio muyer cuando-y la diereis a Gisippo, nun arreparando en que ab eterno[5] dispuesto fora qu’ella nun fore de Gisippo, sinón mía, como pol efeutu se conoz al presente. Mas darréu que’l falar de la secreta providencia ya intención de los dioses abulta duro a munchos y difícil de comprender, presuponiendo qu’ellos de nengún de los nuesos fechos s’ocupen, préstame amiyar a los razonamientos de los homes; y falando d’ellos, convendráme faer dos coses mui contraries a les mios costumes. La una, emponderame daqué a min mesmu; y la otra, vituperar dalgo a los otros, o humildalos. Mas darréu que de la verdá, nin na una nin na otra, cunto xebrame, y la presente materia lo requier, vo faelo. Les vueses quexes, incitaes más pola furia que pola razón, con continuos marmullos, o más bien espolinos, vituperen, arreprienden y conderguen a Gisippo porque me dio por muyer, col so preste, a aquella que vós-y diereis a él col vuesu, no que camiento que seya sumamente d’emponderar; y les razones son estes: una, porque fixo lo qu’un amigu debe faer; la otra porque actuó más sabiamente de lo que vós lo fixestis. Lo que les santes lleis de l’amistá quieren qu’un amigu faiga pol otru, nun ye la mio intención desplicávoslo al presente, contentándome tan solo con recordavos d’elles que l’atadura de l’amistá muncho más axunta que la de la sangre o’l parentescu, desque tenemos los amigos qu’escoyemos y los parientes que nos da la fortuna. Y poro, si Gisippo amó más la mio vida que la vuesa benevolencia, siendo yo’l so amigu, como me tengo, nun debe naide maraviase d’ello. Mas vamos dir a la segunda razón, na que con más instancia nos convién amosar qu’él foi más sabiu de lo que fostis vós, darréu que de la providencia de los dioses nada me paez qu’entendáis y muncho menos que conozáis los efeutos de l’amistá. Digo que’l vuesu xacíu, el vuesu conseyu y la vuesa deliberación diere a Sofronia a Gisippo, mozu y filósofu, y el de Gisippo dió-yla a mozu y filósofu; el vuesu conseyu dió-yla a ateniese, y el de Gisippo a romanu; el vuesu a un xentil rapaz, el de Gisippo a ún más xentil; el vuesu a un ricu mozu, el de Gisippo a ún perricu; el vuesu a un mozu que non solamente nun la amaba, sinón que malpenes la conocía, el de Gisippo a un mozu que sobre tola so felicidá y más que la propia vida la amaba. Y que lo que yo digo seya cierto y más d’emponderar que lo que vós fixestis, miráilo parte per parte. Que yo so mozu y filósofu como Gisippo, el mio rostru y los mios estudios, ensin dar más llargu sermón, puen declaralo; una mesma edá ye la so y la mio, y con pasos asemeyaos estudiemos, siempre avanzando. Y ye cierto qu’él ye ateniense y yo romanu. Si de la gloria la ciudá se disputare, diré que so de ciudá llibre y él de tributaria; diré que so de ciudá dueña del mundu enteru y él de ciudá obediente a la mio; diré que so de ciudá perfloreciente n’armes, n’imperiu y n’estudios au él nun podrá emponderar la suya nun siendo n’estudios. Arriendes d’esto, magar escolar perhumilde me veáis, nun nací de les fieces del populachu[6] de Roma: los mios palacios y los llugares públicos de Roma tán enllenos d’antigües imáxenes de los mios mayores, y los anales romanos atópense enllenos de munchos trunfos algamaos polos Quintos sobre’l romanu Capitoliu; y nun ta pola vieyera marchita, sinón que güei más que nunca florez la gloria del nuesu nome. Callo, por vergoña, les mios riqueces, teniendo na alcordanza que la honesta probitú ye antiguu y llarguísimu patrimoniu de los nobles ciudadanos de Roma; qu’esta, si pola opinión de los vulgares ye condergada, y son emponderaos los tesoros, yo so d’ellos, non como cobiciosu sinón, como amáu pola fortuna, abondosu. Y abondo conozo que vos yera, y debía y debe sévoslo, valioso tener equí por pariente a Gisippo; mas nun vos debo ser, por nenguna razón, menos apreciáu en Roma, considerando que tendréis ellí de min un óptimu güéspede y un útil y solícitu y poderosu patrón, tanto nes oportunidaes públiques como nes necesidaes privaes. ¿Quién, darréu, dexando pa prau la voluntá y mirando con xusticia, emponderará más los vuesos determinos que los del mio Gisippo? Ciertamente dalu. Ta, darréu, Sofronia bien casada con Tito Quinto Fulvio, noble, antiguu y ricu ciudadanu de Roma y amigu de Gisippo; polo que quien d’ello se duel o se quexa, nun fai lo que debe nin sabe lo que fai. Habrá, seique, dellos que dirán nun se doler porque Sofronia seya muyer de Tito, sinón dolese del mou nel que se fixo la so muyer, atapecidamente, dafurto, ensin saber d’ello amigu nin pariente cosa nenguna. Y esto nun ye milagru, nin cosa qu’asoceda pela primer vez. Dexo pa prau, de bon aquel, a aquelles que garranon maríu contra la voluntá de los padres y a aquelles que fuxenon colos sos amantes, y primero fonon amigues qu’esposes, y a aquelles que primero descubrienon los sos matrimonios coles gravideces[7] o colos partos que cola llingua, y la necesidá fixo da-ys el preste; lo que con Sofronia nun asocedió, sinón qu’ordenada, discreta y honestamente foi dada por Gisippo a Tito. Y otros van dicir que casóla con aquel a quien nun pertenecía casala; llamentaciones fates son estes y femeniles y remanecíes de poca consideranza. ¿Nun usa agora la fortuna de nuevos y estremaos caminos ya instrumentos nuevos pa empobinar les coses a los efeutos determinaos? ¿Qué teo qu’esmoleceme yo si’l zapateru, más aína que’l filósofu, dispunxo d’un fechu mio d’acordies col so xuiciu, oculta o públicamente, si la fin ye bona? Debo cuidame bien, si’l zapateru nun ye discretu, de que más nun pueda faer, y agradece-y lo que fixo. Si Gisippo casó bien a Sofronia, andar quexándose del mou y d’él ye una fatura superflua; si nun vos esfotáis nel so xuiciu, cuidáivos de que nun pueda casar a naide más, y agradecéi-y esto. Non menos debéis saber que yo nun busqué nin con inxeniu nin con fraude poner mancha dalguna na honestidá y na claridá del vuesu sangre na persona de Sofronia; y magar la tomé de secultres por muyer, yo nun vini como raptor a quita-y la so virxinidá nin como enemigu quixi tenela menos qu’honestamente, refugando’l vuesu parentalgu[8]; sinón que, fervientemente encesu de la so envizcadora formosura y de la so virtú, conocí (si con aquel orde que vós, seique, queréis dicir que la buscare) que, siendo ella mui amada por vós, por temor a que yo la llevare a Roma, nun diba algamala. Usé, darréu, de l’arte oculta qu’agora pue sevos abierta, y fixi a Gisippo, no qu’él nun taba dispuestu a faer, que consintiere nel mio nome; y dempués, inda que yo ardientemente la amare, non como amante, sinón como maríu, busqué’l so axuntamientu, nun m’averando a ella, como ella mesma pue, con verdá, testimoniar, primero que yo, coles debíes pallabres y col aniellu, la esposé, entrugándo-y si por maríu me quería; a lo qu’ella respondió que sí. Si-y paez que la engañanon, nun ye a min a quien habéis arreprender, sinón a ella, que nun me preguntó quién yera. Esti ye, darréu, el gran mal, el gran pecáu, la gran falta cometida por Gisippo, amigu y, por min, amante, que Sofronia, de secultres, se convirtiere en muyer de Tito Quinto; por ello, mancáislu, amenazáislu ya insidiáislu. ¿Y qué más fixereis si-y la diere a un villanu, a un ribaldu[9], a un siervu? ¿qué cadenes, qué cárcel, qué cruces vos abastaren? Mas vamos dexar agora esto; llegó’l tiempu que yo inda nun esperaba, esto ye, aquel nel que morrió mio pá y nel que me convién tornar a Roma, polo que, queriendo llevar conmigo a Sofronia, descubrívos lo que, seique, vos escondiere inda; lo que, si foreis sabios, comportareis gayoleramente, darréu que, si quixere yo engañavos o ultraxavos, escarnida pudiere dexávosla; mas nun quiera Dios que nun espíritu romanu pueda ablugase tanta vileza enxamás. Ella, entós, esto ye, Sofronia, por consentimientu los dioses y por vigor de les lleis humanes y pola emponderable sencia del mio Gisippo y pola mio amorosa astucia, ye mía. Lo que, teniéndovos vós, por ventura, en más que los dioses o que los otros homes sabios, bestialmente, en dos maneres enforma fadies pa min, amuesa que vos enquivocáis: una ye teniendo a Sofronia, sobre la que, más que’l que me preste, nengún drechu tenéis; y la otra ye’l tratar a Gisippo, al que merecidamente tais obligaos, como enemigu. Nes que, al presente, nun cunto amosavos más lo fatamente que procedéis, mas tan solo aconseyavos como amigos que depongáis los vuesos anoxos, y dexéis dafechu los agravios tomaos y que Sofronia me seya restituyida, col envís de que yo, felizmente, marche como’l vuesu pariente y vuesu viva; seguros d’esto: que, préstevos o nun vos preste lo que yá ta fecho, si d’otra miente tenéis intención d’obrar, he quitavos a Gisippo y, ensin falta, si llego a Roma, he recuperar a aquella que, con merecimientu, ye mía, por muncho que vos disguste; y cuánto pueda l’anoxu de los romanos ánimos, atacándovos siempres, he faevos conocer per esperiencia.»

»Dempués que Tito dixo esto, poniéndose en pie col rostru enraxonáu dafechu, garrando a Gisippo pela mano, y amosando nun s’esmolecer por cuantos nel templu taben, salió d’ellí, ximelgando la tiesta y amenazando. Los que quedanon en dientro, en parte inducíos poles razones de Tito al parentalgu y a la so amistá y en parte espantaos poles sos últimes pallabres, apautánonse en decidir que yera meyor tener a Tito por pariente, desque Gisippo nun quixere selo, que perder a Gisippo por pariente y ganar a Tito por enemigu. Y por mor d’ello, fonon buscar a Tito y dixénon-y que-ys prestaba que Sofronia fore suya, y tenelu por pariente queríu y a Gisippo por bon amigu; y fayendo xuntos fiesta familiar y amistosa, colanon y mandánon-y a Sofronia; y esta, como prudente, fayendo de la necesidá virtú, l’amor que tenía a Gisippo volviólu aína a Tito, y marchó con él a Roma, au la recibienon con grande honor. Gisippo, quedando n’Atenes, teníu en poco por toos, dempués de non munchu tiempu, por delles bregues ciudadanes, con tolos de so casa, probe y tronáu, foi aventáu d’Atenes y condergáu a exiliu perpetuu. Y tando nél Gisippo, y llegando ser non solamente probe, sinón méndigu, lo menos mal que pudo, vieno a Roma pa probar si Tito s’alcordaba d’él; y una y bones supo que taba vivu y que vivía en gracia de tolos romanos y enteráu de cuála yera so casa, mangóse delantre d’ella ata que Tito llegó. Al qu’él, pola miseria na que taba, nun s’atrevió a dirixi-y la pallabra, mas inxenióseles en faese ver, col envís de que Tito, reconociéndolu, lu fixere llamar; polo que, pasando alantre Tito y paeciéndo-y a Gisippo que lu viere y lu esquivare, alcordándose de lo que por él fixere, enfadáu y desesperáu, coló. Y siendo yá de nueche y tando él a cencielles y ensin cuartos, ensin saber áu dir, deseosu más que d’otro de morrer, aportó a un llugar mui salvaxe de la ciudá; au, viendo una gran gruta, metióse nella pa pasar aquella nueche, y sobre la tierra esnudo, y mal vistíu, vencíu pol llargu llantu, adormeció. Y a esta gruta, dos que tuvieren robando xuntos aquella nueche, col furtu fechu, fonon al amanecerín y, entamando una engarradiella, ún d’ellos, que yera más fuerte, mató al otru y marchó. Y sintiendo y viendo esto Gisippo, paeció-y atopar el camín a la muerte tan allampiada por él, ensin matase él mesmu; y poro, ensin marchar, quedó ellí ata que los sarxentos del tribunal, que yá s’enteraren del fechu, ellí vinienon y estos, furiosamente, llevanon presu a Gisippo. Ya, interrogáu, confesó que lu matare él, y que nun pudiere marchar de la gruta; y por mor d’ello’l pretor, al que llamaben Marco Varrón, mandó que lu fixeren morrer na cruz, como entós yera vezu. Llegare Tito, por ventura, naquel momentu, al pretoriu[10]; quien, mirando a la cara al probe condergáu y desque oyó’l porqué, reconoció sópitamente que yera Gisippo y maravióse pola so mísere fortuna y por cómo llegare ellí; y deseando axudalu ardientísimamente, y nun viendo otru camín nengún pa la so salvación nun siendo acusase a sí mesmu y escusalu a él, fíxose alantre aína, y gritó: «Marco Varrón, llama al probe home al que conderguesti, darréu que ye inocente; abondo ofendí yo a los dioses con una culpa matando a aquel que los tos sarxentos atopanon muertu esta mañana, ensin querer ofendelos agora cola muerte d’otru inocente.» Varrón ablucó y dolióse de que tol pretoriu lu oyere; y nun pudiendo, pol so honor, retrayese de faer lo que-y ordenaben les lleis, fixo volver atrás a Gisippo y, en presencia de Tito, díxo-y: «¿Cómo fosti tan llocu que, ensin sentir nengún dolor, confesares lo que nun fixesti enxamás, diéndote nello la vida? Dicíes que yeres el qu’esta nueche matare al home, y vien esti agora y diz que nun lu matesti tu, sinón que lo fixo él.»

»Gisippo miró y vio qu’aquel yera Tito y mui bien conoció que faía aquello pola so salvación, como agradecíu pol serviciu qu’había tiempu recibiere d’él; polo que, llorando de piedá, dixo: «Varrón, ciertamente matélu yo, y la piedá de Tito pa cola mio salvación llega sero.» Tito, d’otru llau, dicía: «Pretor, como tu ves, esti ye foriatu y atopánonlu ensin armes xunta’l muertu, y pues ver que la so miseria da-y ocasión de querer morrer; y, poro, llibéralu, y castígame a min, que lo merecí.»

»Maravióse Varrón pola instancia d’estos dos y camentaba yá que dalu d’ellos debía ser culpable; y tando pensando nel mou de la so absolución, velequí que vien un mozu, llamáu Publio Ambusto, de perdida esperanza y ente tolos romanos conocidísimu lladrón, que verdaderamente cometiere l’homicidiu; y conociendo que nengún de los dos yera culpable d’aquello de lo que caún s’acusaba, tanta foi la tenrura qu’al corazón-y vieno pola inocencia d’estos dos, que, afaláu por grandísima compasión, vieno delantre Varrón y díxo-y: «Pretor, los mios fechos tráenme a resolver la dura cuestión d’estos, y nun sé qué dios dientro min m’afala y m’emburria a manifestate’l mio pecáu; y, poro, has saber que nengún d’estos ye culpable d’aquello de lo que caún d’ellos s’acusa a sí mesmu. Yo so ciertamente quien mató aquel home esta mañana al riscar el día; y a esti probetayu qu’equí ta vilu yo ellí durmiendo mientres yo repartía los furtos con aquel a quien maté. Tito nun necesita que lu escuse: la so fama ye preclara per dayures de qu’él nun ye home de tala condición; llibéralu, darréu, y castígame a min a aquella pena que les lleis m’impongan.»

»Sintiere yá Octavio estes coses, y fayendo venir a los tres, quixo oyer qué ocasión moviere a caún a querer ser condergáu; y caún cuntó la so. Octavio lliberó a los dos primeros porque yeren inocentes, y al terceru por amor d’ellos. Tito, garrando al so Gisippo y arreprendiéndolu primero enforma pola so tebiez y desesfotu, fíxo-y darréu maraviosa fiesta y llevólu a so casa, onde lu recibió Sofronia, con piadoses llágrimes, como a un hermanu. Y confortándolu un tanto y vistiéndolu y volviéndolu nel hábitu debíu a la so virtú y xentileza, de primeres, fixo comunes con él toles sos ayalgues y posesiones y, dempués, dio-y por muyer a una hermana suya mocina, llamada Fulvia; y díxo-y entós: «Gisippo, en ti ta agora’l querer quedar equí xunta min o’l querer volvete a Atenes con toles coses que te di.»

»Gisippo, obligándolu d’un llau l’exiliu que sufría pola so ciudá y d’otru l’amor que tenía debidamente a la grata amistá de Tito, decidió faese romanu; polo que cola so Fulvia, y Tito cola so Sofronia, siempres nuna casa, vivienon munchu tiempu y gayoleramente, fayéndose más amigos cadaldía, si más podíen selo.

»Santísima cosa ye, darréu, l’amistá, y non solamente digna de singular reverencia, sinón de ser con perpetua lloa emponderada, como discretísima madre de magnificencia y d’honestidá, hermana de gratitú y de caridá, y d’odiu y d’avaricia enemiga, siempre, ensin ruegu esperar, pronta a obrar n’otros virtuosamente lo qu’en sí quixere que s’obrare; que los sos sacratísimos efeutos rarísimes veces se ven güei en dos, por culpa y vergoña de la miserable cobicia de los mortales, que solo a la propia utilidá mirando estos, relególa aquella a perpetuu exiliu acullá de los estremos términos de la tierra. ¿Qué amor, qué riqueza, qué parentescu fixere sentir a Gisippo en corazón el fervor, les llágrimes y los sospiros de Tito con tanta eficacia qu’él, por ello, la so guapa esposa, xentil y amada, fixere devenir de Tito, sinón ella[11]? ¿Qué lleis, qué amenaces, qué llercia fixere a los xuveniles brazos de Gisippo nos llugares solitarios, nos llugares escuros, nel llechu propiu, abstenese de los abrazos de la formosa moza, seique dacuando convidadora, sinón ella? ¿Qué estaos, qué premios, qué ventayes fixeren a Gisippo nun s’esmolecer pola perda de los sos parientes y de los de Sofronia, nun s’esmolecer polos deshonestos marmullos del populachu[12], nun s’esmolecer poles burlles y polos escarnios pa satisfaición del amigu, sinón ella? Y d’otru llau, ¿quién fixere a Tito, ensin nenguna deliberación, y pudiendo él honestamente finxir que lu vía, prontísimu en guetar la propia muerte por quitar a Gisippo de la cruz qu’él mesmu se procuraba, sinón ella? ¿Quién fixere a Tito, ensin allancia, lliberalísimu en compartir el so amplísimu patrimoniu con Gisippo, al que la fortuna arrampuñare’l so, sinón ella? ¿Quién fixere a Tito, ensin temor nengún, fervientísimu en conceder a la propia hermana a Gisippo, al que vía perprobe y puestu n’estrema miseria, sinón ella? Deseen, darréu, los homes la multitú de los consortes, les turbes d’hermanos y la gran cantidá de los fíos y aprovezan colos sos cuartos el númberu de los sos sirvidores; y nun arreparen en qu’ún cualquiera d’estos teme más cualquier mínimu peligru suyu que solicitú pon en xebrar los grandes del padre o del hermanu o del señor, mientres se ve faer tolo contrario al amigu.




[1] ‘puestu’.
[2] Col sen de ‘prometida’.
[3] ‘prometida’.
[4] ‘non continxente, inevitable’.
[5] llat. ab aeterno ‘dende la eternidá’.
[6] ‘les clases baxes’.
[7] ‘embaranzos’.
[8] ‘refugando emparentar con vosotros’.
[9] Orix. it. ribaldo ‘stor. durante il Medioevo, soldato di umile condizione, dedito alla rapina e al saccheggio o, anche, persona di infima condizione sociale dedita ad attività disoneste, a ruberie, a imbrogli’ (http://dizionario.internazionale.it/parola/ribaldo).
[10] ‘palaciu’l pretor’.
[11] ‘l’amistá’.
[12] ‘les clases baxes’.