mércores, 16 de novembro de 2016

Drácula (Bram Stoker) - Capítulu I.



Capítulu I. Diariu de Jonathan Harker (calteníu en taquigrafía).



3 de mayu. Bistritz. Salí de Munich el primeru de mayu a les 8:35 de la nueche, y aporté a Viena a la mañana siguiente bien ceo; tenía que llegar a les 6:46, pero’l tren llevaba una hora d’allancia. Budapest abultaba un sitiu maraviosu, polo que fui quien a ver dende’l tren y polo poco que pudi caminar peles sos cais. Tuvi mieu d’alloñame muncho de la estación, desque como llegáremos tarde díbemos marchar tan cerca de la hora correuta como fore posible. La impresión que tuvi foi que tábemos dexando l’oeste y adientrándonos nel este; la más occidental de les espléndides pontes sobre’l Danubiu, que ye equí de munchu anchor y profundidá, llevónos ente les tradiciones de la dominación turca.

Saliemos con mui bon tiempu, y lleguemos dempués de l’atapecida a Klausenburgh. Equí pasé la nueche nel hotel Royale. Tomé pa xintar, o meyor cenar, pitu tresnáu de dalguna manera con pimentón coloráu, que taba mui bonu pero daba sede. (Recordar consiguir la receta pa Mina.) Entrugué-y al camareru, y díxome que se llamaba paprika hendl, y que, como yera un platu nacional, debería poder atopalu en cualquier sitiu a lo llargo los Cárpatos. Alcontré les mios nociones d’alemán mui útiles equí; de fechu, nun sé cómo fora quien a siguir ensin elles.

Como tuviere dalgo vagar de la que tuvi en Londres, visitare’l British Museum, y restolare pente los llibros y mapes de la biblioteca que trataben de Transilvania; diéreme la impresión de que conocer daqué’l país nun podía dexar de tener dalguna importancia nel tratu con un noble d’esta fastera. Alcontré que’l distritu qu’él nomare taba n’estremu este del país, xusto nes llendes de tres estaos, Transilvania, Moldavia y Bucovina, metanes los montes Cárpatos; una de les fasteres más xabaces y menos conocíes d’Europa. Nun fui quien a dar con nengún mapa o trabayu que diere l’allugamientu exautu del castiellu de Drácula, desque nun hai mapes d’esti país que puedan comparase colos nuesos propios mapes de la Ordnance Survey[1]; pero atopé que Bistritz, el pueblu de posta nomáu pol conde Drácula, ye un llugar mui bien conocíu. Voi inxerir equí delles de les mios notes, desque podríen refrescame la memoria cuando fale de los mios viaxes con Mina.

Na población de Transilvania hai cuatro nacionalidaes estremaes: saxones nel sur, y mecíos con ellos los válacos, que son los descendientes de los dacios; maxares nel oeste, y escequelios nel este y nel norte. Voi pa ente estos últimos, qu’afirmen ser descendientes d’Atila y los hunos. Esto podría ser verdá, darréu que cuando los maxares conquistanon el país en sieglu once atopanon a los hunos asitiaos nél. Lleo que toles supersticiones conocíes en mundu axúntense dientro la ferradura de los Cárpatos, como si fore’l centru de dalguna clas de torbolín imaxinativu; si ye asina, la mio estancia podría ser mui interesante. (Recordar, tengo qu’entruga-y al Conde tolo que sepia al rodiu estes supersticiones.)

Nun dormí bien, inda que la mio cama yera abondo cómoda, desque tuvi toa clas d’estraños suaños. Un perru tevo aullando tola nueche embaxo la mio ventana, lo que pudo tener dalgo que ver con ello; o seique pudo ser la paprika, desque tuvi que beber tol agua del mio xarru, y tovía tenía secañu. Dormíme contra la madrugada y espertóme’l picar continuu na mio puerta, de mou que camiento que debía tar durmiendo fondamente entós. Tomé pal almuerzu más paprika, y una mena de farrapes que dicíen que yera mamaliga, y berenxena rellena con carne picao, un platu perescelente, que llamen impletata. (Recordar, consiguir tamién la receta d’esto.) Entainé a almorzar, darréu que’l tren salía un poco enantes de les ocho, o más bien debió faelo, desque dempués de correr a la estación a les 7:30 tuvi que tar sentáu en vagón más d’una hora enantes qu’entamáremos a movenos. Abúltame que cuantes más al este se va más impuntuales son los trenes. ¿Cómo sedrán en China?

A lo llargo’l día paecíemos abeyar al traviés d’un país que taba tremáu de guapures de toa mena. Dacuando viemos pueblinos o castiellos en cumal de llombes cuestes talamente les vemos en vieyos misales; dacuando corriemos xunta ríos y regueros que paecíen, pola ancha y pedregosa oriella a cada llau d’ellos, tar suxetos a grandes riaes. Necesítase un montón d’agua, y que cuerra con munchu puxu, pa llimpiar la oriella esterior d’un ríu. En cada estación había grupos de xente, delles vegaes brañaes, y con toa mena vistimientes. Dalgunos d’ellos yeren exautamente como los llabradores del mio país o los que vi de la que veníemos per Francia y Alemaña, con chaquetes curties y sombreros redondos y pantalones fechos en so casa; pero otros yeren mui pitorescos. Les muyeres paecíen guapes, esceuto cuando t’averabes a elles, desque yeren mui grueses pela cintura. Llevaben toes mangues blanques llargues d’un tipu o d’otru, y la mayoría d’elles llevaben cintos anchos con un montón de flecos de daqué qu’escolgayaba como nos traxes nun ballet, pero, por supuesto, llevaben enagües embaxo. Les figures más estrañes que viemos fonon los eslovacos, que yeren más bárbaros que’l restu, colos sos anchos sombreros de vaqueru, grandes pantalones anchones y d’un blancu puercu, camises blanques de llinu, y cintos de cueru enormes y pesaos, d’un pie cuasi d’anchor, brocaos dafechamente con puntes de latón. Gastaben botes altes, colos sos pantalones sometíos nelles, y teníen el pelo llargo y negro y bigotes prietos y pesaos. Yeren mui pintorescos, pero nun paecíen agradables. Nel escenariu sedríen consideraos darréu como una vieya banda oriental de bandíos. Ellos son, en cualquier casu, eso me dixenon, mui inofensivos y más bien faltos d’autoestima natural.

Yá taba atapeciendo cuando aportemos a Bistritz, que ye un llugar vieyu mui interesante. Tando práuticamente na frontera (pues el pasu de Borgo conduz d’ellí a Bucovina) tevo una esistencia mui tormentosa, y ciertamente amuesa nicios d’ello. Hai cincuenta años tuvienon llugar una serie de grandes quemes, que causanon terribles estragos en cinco ocasiones estremaes. Nel mesmu entamu’l sieglu diecisiete sufrió un sitiu de tres selmanes y perdió 13000 persones, amestándose a les víctimes propies de la guerra les de la fame y la enfermedá.

El conde Drácula mandáreme dir al hotel Golden Krone, qu’atopé, pa la mio gran satisfaición, dafechamente anticuáu, desque, por supuesto, yo quería ver tolo que pudiere de los vezos del país. Evidentemente esperábenme, pues cuando m’acerqué a la puerta di con una muyer yá vieya con fustax gayoleru, vistida col usual traxe de llabrador: ropa interior blanco con un mandil llargu doble, de tela paxarero per delantre y per detrás, arratao por demás pa ser modesto. Cuando m’averé, ella inclinóse y dixo:

—¿El señor inglés?

—Sí, —dixi—, Jonathan Harker.

Ella sorrió, y dio-y delles instrucciones a un home vieyu en camisa blanca con mangues que la siguiere hasta la puerta. Él marchó, pero volvió darréu con una carta:

            Mio amigu. Bienveníu a los Cárpatos. Espérolu ansiosamente. Duerma bien esta nueche. Mañana a les tres saldrá la dilixencia pa Bucovina; tien atrocáu un sitiu nella. Nel pasu de Borgo va esperalu la mio xarré y va traelu xunta min. Espero que’l so viaxe dende Londres fore afayadizu, y qu’esfrute de la so estancia nel mio guapu país.

El so amigu,

DRÁCULA.


4 de mayu. Alcontré que’l mio posaderu recibiere carta del conde, mandándo-y asegurame’l meyor sitiu en coche; pero al entruga-y polos detalles paeció dalgo roceanu, y fixo como que nun yera pa pescanciar el mio alemán. Esto nun podía ser verdá, porque hasta entós pescaciáralu perfeutamente; polo menos, respondía a les mios entrugues exautamente como si lo fixere. Él y la so muyer, la paisana vieya que me recibiere, amiránonse d’un mou daqué medranosu. Él marmulló que-y unviaren los cuartos nuna carta, y ello yera tolo que sabía. Cuando-y entrugué si conocía al conde Drácula, y si podía cuntame daqué del so castiellu, persignánonse tanto él como la muyer, y, diciendo qu’ellos nun sabíen un res, refuganon simplemente dicir más nada. Taba tan cercana la hora la salida que nun tuvi vagar pa entruga-y a naide más, darréu que too ello yera mui misterioso y de nenguna manera tranquilizador.

Xusto enantes de marchar, la paisana vieya xubió al mio cuartu y díxome d’un mou  abondo histéricu:

—¿Tien que dir? ¡Oh, xoven señor!, ¿tien que dir?

Taba nun estáu tan axitáu qu’abultaba que perdiere’l control del alemán que sabía, y amestábalu dafechu con dalguna otra llingua que nun pescanciaba n’absoluto. Malapenes fui quien a siguir lo que dicía entrugándo-y munches coses. Cuando-y dixi que debía marchar darréu, y que taba tratando negocios importantes, ella entrugó de nuevo:

—¿Sabe vusté qué día ye güei?

Respondí que’l cuatro de mayu. Ella ximelgó la tiesta y dixo otra vez:

—¡Oh, sí! ¡Yá lo sé! Yá lo sé, pero ¿sabe vusté qué día ye?

Al dici-y que nun la entendía, ella continuó:

—Ye la viéspora del día San Xurde. ¿Nun sabe vusté qu’esta nueche, cuando’l reló dea la medianueche, toles coses demoniaques del mundu van tener plenu dominiu? ¿Sabe vusté aú va, y a qué?

Taba tan ablayada que tenté de consolala, pero ensin efeutu. Finalmente afincó de rodíes ya imploróme que nun fore; polo menos qu’esperare un día o dos enantes de marchar. Yera too mui ridículo, pero nun me sentí a gustu. En cualquier casu, tenía un negociu que faer, y nun podía consentir que nada nun m’interfiriere. Polo tanto, tenté d’allevantala, y díxi-y, tan gravemente como pudi, que-y lo agradecía, pero que’l mio deber yera imperativu, y tenía que dir. Ella entós allevantóse y secó los güeyos, y garrando un crucifixu del pescuezu ufriómelu. Yo nun sabía qué faer, darréu que, como feligrés anglicanu, adeprendiénonme a ver coses tales como idólatres en dalguna midida, y sicasí paecía mui desagradecío refugá-ylu a una paisana vieya con intenciones tan bones y en tal estáu mental. Ella vio, camiento yo, la dulda na mio cara, desque púnxome’l rosariu alredor del pescuezu, y dixo:

—Pola salú de so madre—, y marchó del cuartu.

Toi escribiendo esta parte’l diariu mientres espero pol coche, que vien, por supuesto, con allancia; y el crucifixu ta inda alredor del mio pescuezu. Si ello ye la medrana de la paisana vieya, o les munches tradiciones pantasmales d’esti sitiu, o’l mesmu crucifixu, yo nun lo sé, pero nun me siento tan tranquilu como davezu. Si esti llibru llegare a Mina primero que yo, que-y lleve’l mio adiós. ¡Equí vien el coche!


5 de mayu. El castiellu. La escuridá de la mañana pasó, y el sol ta altu penriba l’horizonte distante, qu’abulta dentáu, nun sé si polos árboles o poles llombes, desque ta tan lloñe que mécense les coses grandes coles pequeñes. Nun teo sueñu, y, como nun van llamame hasta qu’espierte, naturalmente escribo hasta que me venga’l sueñu. Hai munches coses rares qu’anotar, y, col envís de que los que les lleen nun pretendan que cené demasiao bien enantes de salir de Bistritz, voi anotar la mio cena con exautitú. Cené lo qu’ellos llamen raxa de lladrón: cachinos de panceta, cebolla, y carne, sazonao con pimientu coloráu, y atao en palos y rustío al fueu, ¡n’estilu cenciellu de la carne de gatu de Londres! El vinu foi Mediasch Dorao, que produz picazón estraña na llingua, que nun ye, de toles maneres, desagradable. Solo tomé un par de vasos d’ello, y más nada.

Cuando llegué al coche’l cocheru nun garrare inda’l so asientu, y vilu falando cola dueña. Tuvieren, evidentemente, falando de min, pues de xemes en cuando amirábenme, y delles persones que taben sentaes en bancu afuera la puerta (qu’ellos llamen con un nome que significa ‘portadores de pallabra’) vinienon y escuchanon, y dempués miránonme, los más d’ellos compadeciéndose de min. Pudi oyer un bálagu de pallabres repetíes davezu, pallabres estrañes, darréu qu’había munches nacionalidaes na multitú; asina que tranquilamente saqué’l mio diccionariu políglota del bolsu y busquéles. Debo dicir que nun fonon nenguna allegría pa min, darréu qu’ente elles taben Ordog (‘Satán’), pokol (‘infiernu’), stregoica (‘bruxa’), vrolok y vlkoslak (dambes significando lo mesmo, una n’eslovacu y la otra en serviu pa daqué que ye un ‘home llobu’ o un ‘vampiru’. (Recordar, debo entrugar al conde por estes supersticiones).

Cuando saliemos, los de la multitú al rodiu la puerta la posada, que medrare pa entós hasta un tamañu considerable, fixenon toos ellos el signu de la cruz y apuntanon con dos deos a la mio escontra. Con dalguna dificultá llogré qu’un pasaxeru acompañante me cuntare lo que queríen significar; él nun quería contestame de mano, pero desque supo que yera inglés, esplicóme qu’ello yera un fechizu o una proteición contra’l mal de güeyu. Esto nun me prestó un res, saliendo como salía xustamente pa un llugar desconocíu al alcuentru d’un home desconocíu; pero tol mundu paecía tan de bon corazón, y tan aflixíu, y tan simpáticu que nun pudi dexar d’emocioname. Enxamás escaeceré la última mirada qu’eché al patiu la posada y la so brañada de pintoresques figures, toes persignándose, mientres permanecíen alredor del anchu arcu, col so fondu de rica rama d’adelfes y llaraxales en verdes tines axuntaes en centru’l patiu. Entós el nuesu cocheru, colos sos anchos pantalones de llinu que cubríen dafechu l’asientu d’alantre (gotza lu llamen ellos) fixo restallar el so gran llátigu sobre los cuatro caballinos, que corríen empareyaos, y entamemos el nuesu viaxe.

Perdí llueu la vista y el recuerdu de les llercies pantasmales na formosura la escena mientres siguíemos el nuesu camín, inda que si yo conociere la llingua, o más bien les llingües, que falaben los mios compañeros de viaxe, seique nun fore quien a desfaeme d’ellos tan fácilmente. Énte nós espardíase una pradera verde y cuesta tremada de viesques y montes, con emprunes pruídes equí y allá, coronaes con carapiellos d’árboles o con caseríes, colos sos blancos aguilones dando a la carretera. Había per dayures una alloriante cantidá de flor de fruta: mazana, ciruela, pera, zreza; y de la qu’avanzábemos pudi ver la pación verde embaxo los árboles tremao de pétalos cayíos. La carretera entraba y salía pente estes llombes verdes de lo que llamen equí la “Tierra Media”, perdiéndose a sí mesma mientres percorría la curva yerbosa, o zarrada polos estrangulantes brazos de los montes de pinu, qu’equí y allá corríen llomba abaxo como llingües de llapa. El camín yera ásperu, pero sicasí paecía que volábemos sobre él con una priesa febril. Nun pudi pescanciar entós qué significaba aquella priesa, pero’l cocheru taba evidentemente enfotáu en nun perder el tiempu n’algamar l’escobiu de Borgo. Dixénonme qu’esti camín yera escelente pel branu, pero qu’inda nun lu iguaren dempués de les ñeves del iviernu. A esti respeuto yera diferente de la ruta xeneral de carreteres de los Cárpatos, desque yera una vieya tradición que nun debíen caltenese n’estáu demasiao bonu. D’antiguo, los hospadares nun podíen reparalos, porque entós los turcos pensaríen que taben preparándose pa trayer tropes estranxeres, y asina afalaríen la guerra que taba siempre realmente a piques de llegar.

Acullá de les verdes ya hinchaes llombes de la Tierra Media allevantábense poderoses costeres de monte que xubíen hasta los altos cumales de los propios Cárpatos. Allevantábense a la drecha y a la izquierda de nueso, col sol de la tarde cayendo dafechu enriba d’elles y fayendo rellucir los gloriosos colores d’esti guapu cordal, azul fondero y moráu nes solombres de los picos, verde y marrón onde la pación y la piedra s’amestaben, y una perspeutiva ensin fin de peñes dentaes y cuetos de punta, hasta qu’ellos mesmos se perdíen na distancia, onde los picos ñevaos s’alzaben magníficamente. Equí y allá aprucíen poderoses fiendes nos montes, y al traviés d’elles, de la que’l sol entamó amiyar, viemos dacuando’l blancu rellumu del agua que caía. Ún de los mios compañeros tocóme’l brazu mientres nos precipitábemos alredor de la base d’una llomba y esploró l’eleváu picu d’un monte cubiertu de ñeve, que paecía, según avanzábemos nel nuesu camín abelecáu, atopase frente per frente de nós.

—¡Mire! ¡Isten szek! (¡El tronu de Dios!)— y persignóse con reverencia.

A midida qu’avanzábemos pel nuesu camín ensin fin, y el sol fundió más y más abaxo tres de nós, les solombres de la tarde entamanon arrastrase al rodiu nuesu. Esto enfatizólo’l fechu de que los cumales de los montes ñevaos inda se resistíen al atapecer, y paecíen brillar con un delicáu y fríu color rosa. Equí y allá pasemos pente checos y eslovacos, toos coles ses pintoresques vistimientes, pero decatéme de que’l papu prevalecía dolorosamente. A lo llargo la carretera había cruces a esgaya, y a midida que pasábemos, los mios compañeros persignánonse toos. Equí y allá había un llabrador, o una llabradora, arrodiáu énte un santuariu, que nin siquiera se volvía cuando nos averábemos, sinón que paecía, na so entrega a la devoción, nun tener güeyos nin oreyes pal mundu esterior. Había munches coses nueves pa min: por exemplu, vares de yerba nos árboles, y equí y allá grupos mui guapos de desmayos, coles sos cañes blanques brillando como plata al traviés del verde delicao de la fueya. Una y otra vez pasemos un carromatu (el carru ordinariu de los llabradores) coles sos vértebres llargues a mou de culiebra, calculaes p’axustase a les desigualdaes de la carretera. Nestos yera seguro atopar sentáu a un grupu de llabradores que volvíen pa so casa, los checos coles sos pelleyes d’oveya blanques, y los eslovacos coles sos de color; estos últimos llevaben a mou de llances les sos llargues duelles, con un hachu n’estremu. Cuando la tarde amiyó entamó faer munchu fríu, y la medrante penumbra paeció amestar nuna borrina prieto la escuridá de los árboles, carbayos, fayes, y pinos, inda que nos valles que corríen profundamente ente los riegos de les llombes, según ascendíemos al traviés del sotambiu, los escuros abetos destacábense equí y allá contra’l fondu de la ñeve serondo. De xemes en cuando, cuando la carretera s’atayaba al traviés de montes de pinu que paecíen averase a nós na escuridá, grandes mases de color buxo, qu’arramaben equí y allá los árboles, producíen un efeutu peculiarmente estrañu y solemne, que faíen remanecer los pensamientos y solombriegues fantasíes enxendraes aquella mesma tarde, mientres l’atapecer que llegaba arrefundiaba un estrañu consuelu a les pantasmales ñubes qu’ente los Cárpatos paecen culebriar ensin fin al traviés de los valles. A vegaes les llombes yeren tan emprunes que, magar la priesa’l nuesu cocheru, los caballos solo yeren a avanzar pasu ente pasu. Yo quixi baxar y caminar xunta ellos, como faemos nel mio país, pero’l cocheru nun quixo nin oyer falar d’ello.

—Non, non —dixo—; vusté nun debe caminar per equí; los perros son mui xabaces; —y llueu amestó, colo qu’evidentemente quixo faer una broma macabra (darréu que miró alredor pa captar les sorrises d’aprobación de los demás)— que vusté va tener yá bastantes problemes enantes de dir dormir.

La única parada que quixo faer foi una posa d’un momentu pa prender les sos llámpares. Cuando escureció paeció aprucir dalguna esmolición ente los pasaxeros, y ellos siguienon falando con él, ún tres d’otru, como si lu afalaren a que fore más apriesa. Azurdelló a los caballos ensin piedá col so llargu llátigu, y con xabaces glayíes d’ánimu afalólos a mayores esfuercios. Entós, al traviés de la escuridá pudi ver una mena de mancha de lluz buxo delantre nós, como si hubiere una fendedura nes llombes. La intranquilidá de los pasaxeros medró enforma; l’alloriáu coche aballó nos sos grandes resortes de cueru, y balanció como un bote aventáu nun mar tempestosu. Tuvi que garrame. La carretera fíxose más nivelada, y paecía que díbemos volando. Entós los montes paecienon averase a nós dende dambos llaos y engurriar el ceñu sobre nosotros; tábemos entrando en pasu de Borgo. Ún por ún ufriénonme regalos dellos de los pasaxeros, y afalánonme a garralos con tantu empeñu que nun pudi negame; estos yeren, de xuru, d’una triba estraña y estremada, pero toos me los apurrienon con simple y bona voluntá, con prestoses pallabres, y con una bendición, y con aquel estrañu mecigayu de movimientos llerciegos que yá viere afuera del hotel de Bistritz (el signu de la cruz y el conxuru contra’l mal de güeyu). Entós, mientres volábemos, el cocheru inclinóse p’alantre, y a cada llau los pasaxeros, espurriéndose sobre’l borde’l coche, amiranon ansiosamente contra la escuridá. Yera evidente que taba pasando o s’esperaba dalgo mui escitante, pero inda qu’entrugué a tolos pasaxeros, nengún d’ellos diba dame la menor esplicación. Esti estáu d’escitación duró un cachu; y al final viemos abrise énte nós el pasu nel llau este. Había escures y ondulaes ñubes sobre nós, y n’aire la pesada y opresiva sensación del truenu. Abultaba como si’l cordal de montes xebrare dos atmósferes, y qu’agora nos metiéremos na de la truena. Púnxime a buscar yo mesmu’l tresporte que debía llévame énte’l conde. A cada momentu esperaba ver el resplandor de les llámpares al traviés de la escuridá; pero too taba escuro. La única lluz yeren los rayos parpaguiantes de les nueses propies llámpares, nes que’l vafu de los nuesos frayaos caballos se llevantaba nuna blanca ñube. Pudiemos ver agora l’arenosa carretera estendiéndose blanca énte nós, pero nun había nella niciu d’un vehículu. Los pasaxeros echánonse atrás con un suspiru d’allegría, que paecía burllase de la mio propia deceición. Yá taba pensando en qué podía faer cuando’l cocheru, mirando’l so reló, dixo a los demás daqué que pudi oyer con dificultá, desque díxolo mui selemente y nun tonu perbaxu; paecióme que yera “Una hora enantes de tiempu.” Dempués, volviéndose a min, dixo nun alemán peor que’l mio:

—Nun hai nenguna xarré equí. Naide nun espera al señor, dempués de too. Venga agora a Bucovina, y vuelva esta nueche o a otru día; meyor a otru día.

Mientres falaba, los caballos entamanon a relinchar y a resoplar y reblincar salvaxemente, de mou que’l cocheru tevo que tener por ellos. Entós, ente un coru de glayíes de los llabradores y metanes d’un persignase xeneral, una xarré, con cuatro caballos, aprució detrás de nós, perpasónos, y aparó al llau de nuesu coche. Pudi ver pol rellumu de les nueses llámpares, desque los rayos cayíen sobre ellos, que los caballos yeren negros como’l carbón y espléndidos animales. Conducíalos un home altu, con una llarga barba prieta y un gran sombreru negru, que paecía tapecer el so rostru de nosotros. Solo pudi ver el brillu d’un par de güeyos mui brillosos, qu’abultaben encarnaos a la lluz de la llámpara, cuando se volvió a nós. Díxo-y al conductor:

—Lleguó ceo esta nueche, mio amigu.

L’home tatexó al responder:

—El señor inglés tenía priesa.

A quien l’estrañu respondió:

—Camiento que por ello deseaba vusté que siguiere hasta Bucovina. Nun ye quien a engañame, mio amigu; sé demasiao, y los mios caballos son rápidos.

Al falar sorrió, y la lluz de la llámpara cayó sobre una boca d’aspeutu duru, con llabios mui encarnaos y dientes afilaos, tan blancos como’l marfil. Ún de los mios compañeros susurró-y a otru la fras de la Leonore de Burger:

             Denn die Todten reiten schnell (‘Pues los muertos viaxen rápido.’)

L’estrañu conductor, evidentemente, sintió les pallabres, pues llevantó la vista con una sorrisa relluciente. El pasaxeru volvió la so cara, al mesmu tiempu que sacaba los dos deos y se persignaba.

—Daime l’equipax del señor —dixo’l cocheru—; y les mios maletes sacánonse y punxénonse na xarré con escesiva dilixencia.

Dempués baxé pel llau del coche, desque la xarré taba al par d’él, y el cocheru ayudóme con una mano que garró’l mio brazu como un puñu d’aceru; la so fuercia debía ser prodixosa. Ensin dicir pallabra secudió les sos riendes, los caballos dienon la vuelta, y arrastrémonos a la escuridá del pasu. Cuando amiré atrás vi’l vafu de los caballos del coche a la lluz de les llámpares, y proxeutaes contra ello les figures de los mios anteriores compañeros persignándose. Entós el cocheru fixo restallar el so llátigu y afaló a los sos caballos, y empobinanon camín de Bucovina. Mientres fundíen na escuridá sentí un estrañu respigu, y un sentimientu de solitú amiyó sobre min; pero aventánonme una capa sobre los costazos, y un cobertor sobre les mios rodíes, y el cocheru dixo nun escelente alemán:

—La nueche ta frío, mio señor, y el mio maestru’l conde encamentóme que curiare de vusté. Hai una botella de slivovitz (l’aguardiente de cirueles del país) debaxo l’asientu, si-y presta a vusté.

Nun tomé nada, pero yera un consuelu saber que taba ellí en cualquier casu. Sentíme un poco estrañu, y non precisamente poco asustáu. Cuido que de tener otra alternativa yo garrárela, en llugar de continuar con aquel misteriosu viaxe nocturnu. El carruaxe avanzó a bon ritmu en llinia recta, dempués diemos una vuelta completa y seguiemos alantre per otra carretera recta. Paecióme que tábemos simplemente dando vueltes una y otra vez en mesmu sitiu; asina que tomé nota d’un puntu notable, y atopé que yera efeutivamente asina. Prestábame entruga-y al cocheru qué significaba too aquello, pero tenía demasiada medrana pa faelo, pues pensé que, nel sitiu que m’atopaba, nenguna protesta diba tener efeutu en casu de qu’hubiere una intención de retrasase. Más tarde, en cualquier casu, sintiendo necesidá de saber cuántu tiempo pasare, prendí un mistu, y cola llapa miré’l reló; quedaben unos pocos minutos pa la medianueche. Ello causóme una mena de shock, pues camiento que la superstición xeneral sobre la medianueche aproveciera poles mios esperiencies de recién. Esperé con una enfermiza sensación d’incerteza.

Entós entamó a aullar un perru en dayures, nuna casería lloñe carretera abaxo, nun llargu y agonizante iñíu, como si tuviere mieu. El soníu recoyólu otru perru, y dempués otru y otru, hasta que, lleváu pol vientu qu’agora suspiraba sele pel pasu, empecipió un aullíu xabaz, que paecía remanecer del campu enteru, dende tan lloñe como fore quien a captalu la imaxinación al traviés de la penumbra la nueche. Al primer aullíu los caballos entamanon a restorcese y encabritase, pero’l cocheru faló-yos selemente, y ellos apaciguanon, pero temblaben y sudaben como si tuvieren acabante pasar per un sustu repentín. Entós, lloñe na distancia, dende los montes a dambos llaos de nueso, escomenzó un aullíu más fuerte y más nítidu (d’aquellos de los llobos) qu’afeutó tanto a los caballos como a min mesmu del mesmu xeitu, pues tuvi a piques de saltar de la xarré y correr, mientres qu’ellos encabritánonse otra vez y reblincaben como alloriaos, de mou que’l cocheru tevo que mandase de la so gran fuercia pa torgar qu’esbocaren. Nunos pocos minutos, sicasí, les mios propies oreyes acostumárense al soníu, y los caballos apaciguaren tanto que’l cocheru foi quien a baxar y a ponese xunta ellos. Afalagólos y tranquilizólos, y susurró-yos daqué a les oreyes, como oyí que faen los adomadores de caballos, y con un efeutu estraordinariu, desque colos sos afalagos volviénonse abondo remanables otra vez, inda que tovía temblaben. El cocheru garró de nuevo’l so asientu, y secudiendo les sos riendes, arrancó a bon pasu. Esta vez, dempués de dir hasta’l llau estremu del pasu, baxó d’esmenu per una estrecha calzada que diba bruscamente a la mandrecha.

Alcontrémonos llueu arrodiaos d’árboles, qu’en dellos sitios abangaben penriba la calzada de mou que pasábemos como al traviés d’un túnel; y arriendes d’ello custodiábennos atrevidamente grandes cuetos foscos dende dambos llaos. Inda que tábemos protexíos, yéremos pa oyer el vientu que s’allevantaba, desque ximía y xiblaba al traviés de les piedres, y les cañes de los árboles chocaben ente sí mientres avanzábemos. Púnxose más y más frío tovía, y entamanon cayer unos trapos finos y fráxiles, de mou que bien aína nós y too alredor de nós taba cubierto con un mantu blancu. El vientu agudu entá llevaba l’aullíu de los perros, inda qu’estos amenorgaben a midida qu’avanzábemos. L’aullíu de los llobos sonaba sicasí más y más cerca, como si foren averándose al rodiu nuesu dende tolos llaos. Sentíme terriblemente asustáu, y los caballos compartienon la mio medrana. El cocheru, sicasí, nun taba afeutáu no más mínimo; volvía de contino la cabeza a izquierda y drecha, pero yo nun yera a ver nada al traviés de la escuridá.

D’esmenu, lloñe, a la izquierda, vi una llixera llapa azul parpaguiante. El cocheru viola al mesmu tiempu; nel intre, aparó los caballos, y, saltando al suelu, desapaeció na escuridá. Yo nun sabía qué faer, y menos cuando l’aullíu de los llobos s’averó; pero mientres atetuyaba, el cocheru remaneció d’esmenu otra vez, y ensin dicir pallabra garró’l so asientu, y continuemos col nuesu viaxe. Yo pienso que debí quedar dormíu y suañé col incidente delles veces, porque paeció repetise ensin fin, y agora volviendo los güeyos atrás, ello ye como una mena de velea espantible. Una vez, la llapa aprució tan cerca’l camín que mesmamente na escuridá que nos arrodiaba pudi ver los movimientos del cocheru. Él foi rápidamente onde la llapa azul s’allevantaba (debió ser mui feble, porque nun paecía illuminar el sitiu alredor d’ella n’absoluto) y pañando delles piedres, allugóles de forma significativa. Nuna ocasión diose ellí un estrañu efeutu ópticu: cuando permanecía de pie ente la llapa y yo, nun la tapecía, desque pudi ver, ciertamente, el so parpaguéu pantasmal. Ello asustóme, pero como l’efeutu foi solo momentaneu, entendí que los mios güeyos engañárenme nel so esfuerciu al traviés de la escuridá. Dempués nun hebo llapes azules per un tiempu, y llancémonos al traviés de la escuridá, colos aullíos de los llobos arrodiándonos, como si foren siguiéndonos en círculos socesivos.

A lo cabero, llegó un momentu en que’l cocheru s’alloñó más de lo que lo fixere hasta entós, y mientres la so ausencia, los caballos entamanon temblar más que nunca y a resoplar y a relinchar de mieu. Nun pudi ver nenguna causa pa ello, desque l’aullíu de los llobos aparare dafechu; pero xusto entós la lluna, ñavegando al traviés de les prietes ñubes, apaeció tres la dentada cresta d’un cuetu saliente cubiertu de pinos, y a la so lluz vi alredor de nosotros un círculu de llobos, con blancos dientes y llingües encarnaes y escolgayaes, con llargues y vigoroses estremidaes y pelo mesto. Yeren cien veces más espantibles nel avesíu silenciu que los arrodiaba que mesmamente cuando aullaben. Pela mio parte, sentí una mena de parálisis de medrana. Solamente cuando un home se siente cara a cara con horrores talos ye a pescanciar el so verdaderu significáu.

De sutaque, los llobos entamanon aullar como si la lluz de la lluna tuviere dalgún efeutu peculiar sobre ellos. Los caballos saltaben y encabritábense, y miranon impotentes alredor con güeyos que daben vueltes nun mou dolorosu de ver; pero’l círculu viviente de terror abarcábalos per tolos llaos; y tuvienon que permanecer por fuercia dientro d’él. Yo llamé al cocheru pa que viniere, pues paecióme que la nuesa única oportunidá yera tentar de pasar a traviés del círculu y p’ayudalu a volver. Glayé y golpié’l costáu de la xarré, esperando asustar col ruíu a los llobos d’esti llau, de mou que pudiere da-y una oportunidá d’algamar el carruaxe. Cómo llegó equí, nun lo sé, pero sentí la so voz llevantase nun tonu de mandu imperiosu, y amirando contra’l soníu, vilu de pie na carretera. Cuando ximelgó los sos brazos llargos, como si apartare un enzancu impalpable, los llobos retrocedienon más y más lloñe. Xusto entós pasó una pesada ñube al traviés de la cara la lluna, de mou que quedemos de nuevo a escures.

Cuando fui pa ver de nuevo, el cocheru taba xubiendo a la xarré, y los llobos desapaecieren. Foi too ello tan estraño y misterioso qu’apoderóme una terrible medrana, y tuvi mieu de falar o de moveme. El tiempu abultaba interminable mientres continuábemos col nuesu camín, agora nuna cuasi completa escuridá, desque les continues ñubes escurecíen la lluna. Continuemos ascendiendo, con periodos ocasionales de descensos rápidos, pero principalmente ascendiendo siempres. D’esmenu, decatéme del fechu de que’l cocheru atopábase nel actu de detener los caballos nel patiu d’un inmensu castiellu en ruines. De les sos altes ventanes negres nun aportaba un solu rayu de lluz, y les sos rotes almenes amosaben una llinia dentada contra’l cielu illumináu pola lluna.





[1] Axencia cartográfica nacional del Reinu Xuníu.