xoves, 24 de novembro de 2016

Drácula (Bram Stoker) - Capítulu II



Capítulu II. Diariu de Jonathan Harker (continuación).




5 de mayu. Debí quedar dormíu, desque, de xuru, de tar espiertu dafechu diérame cuenta de que nos averábemos a tan ablucante llugar. Na escuridá, el patiu abultaba d’un tamañu considerable, y como dellos caminos escuros partíen d’él baxo grandes arcos redondos, seique abultaba más grande de lo que yera en realidá. Tovía nun fui pa velu a la lluz del día.

Cuando la xarré paró, el cocheru baxó d’un saltu y espurrió la so mano p’ayudame a apeame. Nun pudi menos de probar, nuevamente, la so prodixosa fuercia. La so mano, en realidá, abultaba un torniellu d’aceru que podría estrapallar la mía si quixere. Dempués sacó les mios coses, y púnxoles en suelu al mio llau mientres yo permanecía cerca d’una puertona, vieya y brocada con llargues puntes de fierro, y afitada nun portal saliente de piedra macizo. Pudi ver mesmamente, a la feble lluz, que la piedra taba tallada d’un xeitu imponente, pero que les talles foran desgastaes pol tiempu y pol clima. Mientres taba ellí de  pie, el cocheru saltó de nuevo pal so asientu y secudió les riendes; los caballos entamanon caminar, y desapaeció la xarré y tolo demás embaxo d’una d’aquelles negres abertures.

Permanecí en silenciu onde taba, desque nun sabía qué faer. Nun había signu de campana o picaporte; nun yera probable que la mio voz fore quien a calistrar al traviés d’aquelles paredes ceñudes y aquelles apertures con ventanes negres. El tiempu qu’esperé paecióme infinitu, y sentía duldes y temores axuntándose sobre min. ¿A qué clas de llugar aportare, y ente qué clas de xente? ¿Qué mena d’espantible aventura yera aquella na que m’embarcare? ¿Yera esti un incidente acostumáu na vida d’un emplegáu del procurador unviáu a esplicar la compra d’una finca en Londres a un estranxeru? ¡Emplegáu del procurador! A Mina nun diba presta-y esto. ¡Procurador, desque xustamente enantes de dexar Londres dábenme l’anuncia de qu’aprobare’l mio esame; y soi agora un procurador de pies a cabeza! Entamé esfregar los güeyos y plizquéme pa ver si taba espiertu. Paecíame too como una velea espantible, y esperaba dir esconsoñar d’esmenu, y alcontrame en casa, col amanecer lluchando al traviés de les ventanes, como m’asocediere munches vegaes pela mañana dempués d’un día de munchu trabayu. Pero la mio carne respondió a la prueba’l plizcu, y los mios güeyos nun taben equivocaos. Taba, de fechu, espiertu y metanes los Cárpatos. Tolo que podía faer agora yera tener paciencia, y esperar la llegada la mañana.

Dempués que llegué a esta conclusión sentí pesaos pasos averándose tres de la puertona, y vi peles biligueres el rellumu d’una lluz qu’aportaba. Dempués sintióse’l ruíu de grandes cadenes y el rinchíu de macizos cerroxos que se corríen. Una llave dio vuelta col ruíu ásperu y fuerte del llargu desusu, y la puertona retrocedió.

Dientro, apaeció énte min un home vieyu y altu, bien afaitáu sacantes un llargu bigote blancu, y vistíu de negro de la cabeza a los pies, ensin una sola mancha de color en tou él. Llevaba na so mano una antigua llámpara de plata, na que la llapa ardía ensin tubu nin globu de nengún tipu, arrefundiando llargues y tembloses solombres mientres parpaguiaba al aire de la puerta abierta. El vieyu fíxome un degomán cola so mano drecha, con un xestu cortés, diciendo nun inglés escelente, pero con una entonación estraña:

—¡Bienveníu a mio casa! ¡Entre con llibertá y pola so propia voluntá!

Nun fixo nengún movimientu p’axuntase conmigo, sinón que permaneció como una estatua, como si’l so xestu de bienvenida lu afitare en piedra. Nel instante, sicasí, en que perpasé l’umbral de la puerta, movióse impulsivamente p’alantre, y sosteniendo la so mano garró la mio con un puxu que me fixo tremecer, un efeutu que nun amenorgó’l fechu de que paecía tan fría como’l xelu (más como la mano d’un muertu que como la d’un vivu). Dixo otra vez:

—Bienveníu a mio casa. Venga con llibertá. Marche con seguridá; ¡y dexe daqué de la gayola que trai!

El puxu del apertón de manes yera tan asemeyáu al que notare en cocheru, al que nun pudiere ver el rostru que, por un momento, duldé si nun yera la mesma persona cola que taba falando; asina que, p’asegurame, díxi-y entrugando:

—¿Conde Drácula?

Inclinóse d’un xeitu cortés cuando contestó:

—Yo soi Drácula; y doi-y la bienvenida, señor Harker, a mio casa. Entre; l’aire la nueche ye frío, y vusté necesitará comer y descansar.

Mientres falaba, punxo la llámpara nun soporte na paré, y saliendo, garró’l mio equipax; lleváralu dientro primero que pudiere evitalo. Yo protesté pero él insistió:

—Non, señor, vusté ye’l mio güéspede. Ye tarde, y la mio xente nun ta disponible. Déxeme que m’esmoleza pola so comodidá.

Él insistió en llevar les mios coses a lo llargo’l corredor, y dempués per unes grandes escaleres de caracol, y a lo llargo otru corredor grande, y los nuesos pasos retinxíen enriba’l so suelu de piedra. Al final d’esti abrió una pesada puerta, y prestóme ver dientro un cuartu bien illumináu onde se punxere una mesa pa cenar, y na so gran chimenea llampardiaba y ardía un gran fueu de lleña acabante fornise.

El conde paró, posando les mios maletes, zarró la puerta, y cruciando’l cuartu, abrió otra puerta, que daba a un pequeñu cuartu octogonal allumáu por una simple llámpara, y qu’abultaba nun tener ventana de nenguna clas. Pasando al traviés d’esti, abrió otra puerta, ya indicóme qu’entrare. Yera una vista prestosa; desque había ellí un gran dormitoriu bien illumináu y escalecíu con otru fueu de lleña (tamién puesto de recién, porque la lleña d’enriba taba fresco) qu’emitía un ruxíu güecu pela amplia chimenea. El propiu conde dexó’l mio equipax adientro y retiróse, diciendo, enantes de zarrar la puerta:

—Necesitará, dempués del viaxe, refrescase y arreglase. Espero qu’alcuentre tolo que desea. Cuando tea a puntu, venga al otru cuartu, onde alcontrará tresnada la so cena.

La lluz y el calor y la cortés bienvenida del conde paeció desaniciar toles mios duldes y mieos. Alcanzando entós el mio estáu de normalidá, descubrí que taba medio muertu de fame; asina qu’arreglándome rápidamente, fui al otru cuartu.

Atopé que la cena taba yá sirvida. El mio anfitrión, que taba en pie a un llau d’una gran chimenea, abangáu contra la piedra, fixo un xestu graciosu cola so mano apuntando pa la mesa, y dixo:

—Ruégo-y que se siente y cene a los sos deleres. Espero que m’escuse por nun acompañalu; pero yá comí, y nun ceno.

Apurrí-y la carta sellada que’l señor Hawkins me confiare. Él abrióla y lleóla seriamente; entós, con una sorrisa encantadora, apurriómela pa que la lleere. Polo menos, prestóme pola vida un pasaxe d’ella:

Debo llamentar qu’un ataque de gota, enfermedá de la que soi un constante enfermu, me torgue absolutamente cualquier viaxe per dalgún tiempu; pero toi contentu de dici-y que puedo unvia-y un sustitutu afayadizu, una persona na que teo’l mayor esfotu’l mundu. Ye un home mozu, enllenu enerxía y talentu a la so manera, y con una disposición perlleal. Ye discretu y silenciosu, y fíxose home al mio serviciu. Tará preparáu p’atendelu cuando desee mientres la so estancia, y tomará nota de les sos instrucciones en tolos asuntos.

El mesmu conde s’adelantó y llevantó la cobertoria d’un platu, y cayí nel intre sobre un escelente pitu asáu. Esto, con dalgo quesu y una ensalada y una botella de Tokay vieyo, de lo que tomé dos vasos, foi la mio cena. Mientres el tiempu que tuvi comiendo, el conde fíxome munches entrugues al rodiu’l mio viaxe, y cunté-y en detalle tolo qu’esperimentare.

Nesi momentu acabara la mio cena, y por deséu del mio anfitrión averé una siella xunta’l fueu y entamé fumar un cigarru que m’ufrió, escusándose al mesmu tiempu por nun fumar. Tuvi agora oportunidá d’observalu, y atopé que yera d’una fisonomía mui marcada.

El so rostru yera severu, mui severu, y aguileñu, cola ponte de la so fina nariz elevada y los furacos peculiarmente narquiaos; cola frente alta y abovedada, y pelo que-y medraba escasamente alredor de les vidayes pero n’abondanza n’otros llaos. Les sos ceyes yeren mui grueses, y cuasi s’alcontraben enriba la nariz, y con espeso pelo que paecía encrespase pola so propia abondanza. La boca, polo que pudi ver d’ella embaxo’l mestu bigote, yera repicada y tenía un aspeutu más bien cruel, con dientes blancos y peculiarmente agudos; estos persalíen penriba los llabios, y la so notable rudeza amosaba una ablucante vitalidá nun home d’estos años. No que fai a lo demás, les sos oreyes yeren pálides, y estremadamente puntiagudes pela parte d’arriba; el cazu yera anchu y fuerte, y les mexelles firmes, inda que delgaes. La impresión xeneral yera d’una estraordinaria palidez.

Hasta agora notare les partes d’atrás de les sos manes mientres descansaben sobre les sos rodiyes a la lluz del fueu, y abultáranme más bien blanques y fines; pero viéndo-yles agora más cerca, nun pudi sinón notar que yeren más bien ásperes y anches, y colos deos regordetos. Ye raro dicilo, pero teníen pelos nel centru la palma. Les uñes yeren llargues y fines, y recortaes en punta aguda. Cuando’l conde s’inclinó sobre min y les sos manes me tocanon, nun pudi evitar un respigu. Pudo ser el so aliendu, que yera fediondu, pero invadióme una espantible sensación de noxu, que, magar lo intenté, nun fui quien a esconder. El conde, decatándose d’ello evidentemente, retrocedió; y con una mena de sorrisa visiega, qu’amosó más de lo que lo fixera hasta entós los sos protuberantes caniles, sentóse de nuevo sobre’l so propiu llau de la chimenea. Tuviemos un cachu en silenciu; y cuando miré pa la ventana vi les primeres febles rayaes del amanecer qu’aportaba. Paecía haber una estraña quietú sobre toles coses; pero cuando punxi atención pudi oyer como viniendo del valle d’abaxo l’aullíu de munchos llobos. Los güeyos del conde rellumanon, y dixo:

—Escúchelos, los fíos de la nueche. ¡Qué música la qu’entonen!

Viendo, camiento, dalguna estraña espresión na mio cara, amestó:

—Ah, señor, vustedes los moradores de la ciudá nun son a calistrar nos sentimientos del cazador.

Entós llevantóse y dixo:

—Pero vusté tará cansáu. El so cuartu ta iguáu, y mañana podrá dormir tanto como desee. Voi tar afuera hasta l’atapecer; asina que ¡duerma bien y tenga bonos suaños!

Con una reverencia cortés, abrióme él mesmu la puerta al cuartu octogonal, y yo entré nel dormitoriu…

Toi ablucáu dafechu. Duldo; tarrezo; pienso coses estrañes, que nun m’atrevo a confesar a la mio alma. ¡Que Dios me protexa, inda que solo seya pol bien d’aquellos a los que quiero!

 

7 de mayu. Ye otra vez temprano, pero descansé y esfruté de les últimes venticuatro hores. Dormí hasta tarde, entráu yá’l día, y esconsoñé por min mesmu. En vistiéndome fui al cuartu onde cenáremos, y atopé un almuerzu fríu yá sirvíu, con café que caltenía caliente la cafetera que se punxere sobre’l fueu. Había una tarxeta na mesa, onde taba escrito:

Teo qu’ausentame un tiempu.
Nun espere por min. D.

Sentéme y esfruté d’una bona comida. Cuando acabé, busqué una campanina, pa fae-yos saber a los sirvientes qu’acabare; pero nun pudi atopar dala.

Hai ciertamente deficiencies estrañes na casa, considerando los estraordinarios nicios de bayura que m’arrodien. El serviciu de la mesa ye d’oru, y tan guapamente forxao que debe ser d’un valor escomanáu. Les cortines y la tapicería de les sielles y sofás y les colgadures de la mio cama son de la tela más costoso y más formoso, y debienon ser d’un valor fabulosu cuando se fixenon, darréu que tienen cientos d’años, inda que s’atopen n’escelente estáu. Vi daqué asemeyao a elles en Hampton Court, pero aquelles taben gastaes y esfilachaes y comíes pola poliya. Pero nun hai en nengún de los cuartos un espeyu. Nun hai siquiera un espeyu d’aséu na mio mesa, y tuvi que sacar l’espeyín d’afaitame de la mio maleta pa poder afaitame o peñame’l pelo. Nun vi inda un sirviente nenyures, nin sentí nengún ruíu cerca’l castiellu sacantes l’aullíu de los llobos.

Dalgún tiempu dempués qu’acabé la comida (que nun sé si llamar almuerzu o xinta, porque yera ente les cinco y les seis de la tarde cuando lo tomé) busqué daqué pa lleer, pero nun quería abeyar pel castiellu hasta pidi-y permisu al conde. Nun había absolutamente nada en cuartu, nin llibros, nin periódicos, nin materiales escritos; asina qu’abrí otra puerta del cuartu y atopé una mena de biblioteca. Tenté d’abrir la puerta opuesta a la mio, pero atopéla pesllada.

Na biblioteca atopé, pal mio gran deleite, un estensu númberu de llibros n’inglés, baldes enteres tremaes d’ellos, y volúmenes encuadernaos de revistes y periódicos. Una mesa nel centru taba enllena de revistes y periódicos ingleses, magar nengún d’ellos yera de fecha mui recién. Los llibros yeren de les clases más estremaes: hestoria, xeografía, política, economía política, botánica, xeoloxía, lleis, toos en rellación con Inglaterra y la vida, costumes y maneres ingleses. Había mesmamente llibros de referencia como’l direutoriu de Londres, los llibros “Coloráu” y “Azul”, l’almanaque de Whitaker, los catálogos del Exércitu y la Marina y, lo que de dalguna manera allegró’l mio corazón al velo, el catálogu de Lleis.

Mientres miraba los llibros, abrióse la puerta, y entró’l conde. Saludóme de mou cordial, y díxome qu’esperaba que tuviere un bon descansu mientres la nueche. Dempués continuó:

—Préstame qu’alcontrare’l so camín hasta equí, desque toi seguru de que va haber munches coses que-y interesarán. Estos compañeros —y punxo les manes sobre dalgunos de los llibros— fonon bonos amigos mios, y de magar dellos años, desque tuvi la idea de dir a Londres, diénonme munches, munches hores de prestu. Per aciu d’ellos llegué a conocer la so gran Inglaterra; y conocela ye querela. Naguo por caminar peles cais tremaes de xente de la so poderosa Londres, tar metanes del torbolín y la priesa de la humanidá, compartir la so vida, el so cambiu, la so muerte, y tolo que la fai ser lo que ye. Pero ¡ai! hasta agora solo conozo la so llingua al traviés de los llibros. A vusté, mio amigu, paez-y que sé falala…

—Pero, conde, —dixi—, ¡vusté sabe y fala inglés perbién!

Inclinóse gravemente.

—Doi-y les gracies, mio amigu, pola so estimación agasayadora n’escesu, pero sicasí témome que toi acabante entamar el camín pel que voi viaxar. De xuru, conozo la gramática y el léxicu, pero nun sé tovía cómo falar.

—De fechu —dixi—, vusté fala escelentemente.

—Non tanto —respondió—. Bono, sé que, si me moviere y falare pela so Londres, naide nun habría ellí que nun me reconociere como estranxeru. Esto nun ye abondo pa min. Equí soi noble; soi un boyardu[1]; la xente común conozme, y soi un señor. Pero un estranxeru nun país estranxeru nun ye naide; los homes nun lu conocen (y nun lu conocer ye nun s’esmolecer por él). Yo toi contentu si soi como los demás, de mou que naide nun apare si me ve, o dexe de falar si siente les mios pallabres, diciendo '¡Ha, ha! ¡Un estranxeru!' Fui tantu tiempu señor que sedría tovía un señor, o a lo menos nengún otru diba ser el mio señor. Vusté nun vien a min solamente como axente del mio amigu Peter Hawkins, d’Exeter, pa cuntame tolo que se refier a la mio nueva propiedá en Londres. Yo espero que quede conmigo un tiempu, de xeitu que per aciu les nueses conversaciones pueda adeprender la entonación inglesa; y prestaríame que me dixere cuándo cometo un error, mesmamente’l más pequeñu, al falar. Siento que m’ausentare tantu tiempu güei; pero vusté sabrá perdonar a quien tien tan importantes asuntos ente les manes.

Por supuesto, dixi tolo que pudi de la mio bona voluntá, y entrugué-y si podría entrar naquel cuartu cuando quixere. Él respondió:

—Claro, de xuru —y amestó—: Vusté pue dir a tolos sitios del castiellu que quiera, sacantes onde les puertes tán pesllaes, onde, de xuru, vusté nun va querer entrar. Esiste una razón pola que toles coses son como son, y si viere colos mios güeyos y conociere col mio conocimientu, quiciabes lo pescanciare meyor.

Yo dixi que taba seguru d’ello, y entós él continuó:

—Tamos en Transilvania; y Transilvania nun ye Inglaterra. Les nueses maneres nun son les sos, y habrá munches coses estrañes pa vusté. Más entá, polo que vusté me cuntó de les sos propies esperiencies, conoz daqué de qué coses estrañes podría tratase.

Esto empobinó a muncha conversación; y como yera evidente qu’él quería falar, inda que solo fore por falar, fíxi-y munches entrugues referíes a les coses que yá m’asocedieren a min o que llegaren a la mio noticia.

Dacuando esviábase del tema, o daba un xiru a la conversación cola xida de nun entender; pero, xeneralmente, contestóme a tolo que-y entrugué mui francamente. Entós, a midida que pasaba’l tiempu, y me volví más atrevíu, entrugué-y por dalgunes de les coses estrañes de la nueche precedente, como, por casu, por qué’l cocheru fore a los sitios onde viere les llapes azules. Él entós esplicóme que se creía comúnmente qu’una cierta nueche del añu (la pasada nueche, de fechu, cuando tolos espíritus malignos supónse que tienen poder ensin control) vese una llapa azul sobre cualquier sitiu onde s’escondió una ayalga.

—De que s’escondienon ayalgues —continuó— na rexón que travesó la nueche pasada, poca dulda pue haber; desque esta ye tierra na que lluchanon a lo llargo sieglos los válacos, los saxones, y los turcos. Polo que malapenes hai un pie de tierra en toa esta rexón que nun arriqueciere’l sangre d’homes, patriotes o invasores. Nes dómines antigües hebo momentos d’axitación, cuando los austriacos y los húngaros remanecienon n’hordes, y los patriotes fonon a la so escontra (homes y muyeres, los vieyos y los neños tamién) y esperanon la so llegada nos cuetos enriba los pasos, aventando desaniciu sobre ellos colos sos ádenes artificiales. Cuando l’invasor trunfó alcontró poco, desque tolo qu’había ablugárase na amable tierra.

—Pero —dixi— ¿cómo permanecer tantu tiempo ensin descubrise, cuando esiste un niciu seguru d’ellos si los homes se tomen el trabayu de mirar?

El conde sorrió, y cuando movió atrás los sos llabios sobre les sos xenxives, amosó estrañamente los sos llargos y afilaos caniles; respondió:

—¡Porque’l to llabrador ye a lo fondero un cobarde y un llocu! Estes llapes solo aprucen nuna nueche; y esta nueche nengún home d’esta tierra, si pue evitalo, se moverá más allá de les sos puertes. Y, queríu señor, magar lo fixere, nun sabría qué faer. Polo que, nin siquiera’l llabrador del que me dixo que marcó’l sitiu de la llapa sabrá ónde buscar a la lluz del día, nin siquiera per aciu’l so trabayu d’esta nueche. Mesmamente vusté, atrévome a dicir, nun diba ser quien a atopar estos llugares otra vez. ¿Non?

—Ta vusté no cierto —dixi—. Nun tendría nin idea d’ónde buscalos.

Dempués siguiemos con otros asuntos.

—Venga —dixo al final—, fáleme de Londres y de la casa que vusté me procuró.

Con una escusa pola mio neglixencia, fui al mio cuartu a sacar los papeles del mio bolsu. Mientres taba poniéndolos n’orde sentí un ruíu de porzolana y plata nel otru cuartu, y al travesalu, decatéme de que recoyeren la mesa y prendieren la llámpara, desque nesi momentu yera yá nueche escura. Les llámpares taben tamién prendíes nel estudiu o biblioteca, y atopé al conde achucáu en sofá, lleendo, de toles coses del mundu, una Guía Inglesa de Bradshaw. Cuando entré quitó los llibros y papeles de la mesa; y con él metíme en planos y fechos y númberos de toes menes. Él taba interesáu en toles coses, y fíxome milenta entrugues sobre’l sitiu y los sos alredores. Estudiare claramente de mano tolo que pudiere consiguir sobre l’asuntu’l vecindariu, desque sabía evidentemente al final muncho más que yo. Cuando-y lo dixi, respondió:

—Bono, pero, mio amigu, ¿nun yera necesario que lo fixere? Cuando vaiga allá voi tar solu dafechu, y el mio amigu Harker Jonathan (non, perdóneme, cayí nel vezu’l mio país d’allugar el so patronímicu primero) el mio amigu Jonathan Harker nun va tar al mio llau pa correxime y sofitame. Él va tar n’Exeter, a milles de distancia, trabayando probablemente en papeles de la llei col mio otru amigu, Peter Hawkins. ¡Asina ye!

Entremos a fondu nel negociu de la compra de la propiedá en Purfleet. Desque-y espliqué los fechos y tuvi la so robla pa los papeles necesarios, y escribí una carta con ellos preparada pa unviá-yla a Mr. Hawkins, entamó preguntame cómo atopare un llugar tan afayadizu. Lleí-y les notes que fixere naquel tiempu, y que trescribo equí:

En Purfleet, al llau d’una carretera, alcontréme con un llugar como paecía ser xustamente’l requeríu, y onde taba espuestu un esfarrapáu avisu de que’l sitiu taba en venta. Ta arrodiáu por una muria alta, de vieya estructura, construyida con pesaes piedres, y que nun reparanon en munchos años. Los portones zarraos son de pesáu carbayu vieyu y de fierro, too comío pol ferruñu.

La propiedá llámase Carfax, ensin dulda una corrupción del vieyu Quatre Face, porque la casa tien cuatro llaos, que coinciden colos puntos cardinales del compás. Contién en total unos venti acres, arrodiaos na so mayor parte pola sólida muria de piedra amentada enriba. Hai munchos árboles nella, que la faen visiega en dalgunos sitios, y hai un estanque o llagu pequeñu fondu y d’aspeutu escuru, alimentáu evidentemente por delles fontes, desque l’agua ye claro y flui nuna corriente atamañada. La casa ye pergrande y de toles dómines pasaes, diría yo, hasta los tiempos medievales, darréu qu’una de les sos partes ye de piedra escomanadamente grueso, con solo unes poques ventanes altes y barraes fuertemente con fierro. Abulta parte d’un torrexón, y ta cerca d’una vieya capiella o ilesia. Nun pudi entrar nella, desque nun tenía la llave de la puerta qu’empobinaba al so interior dende la casa, pero tomé cola mio kodak semeyes d’ella dende dellos puntos. La casa amplióse, pero d’un xeitu mui estrañu, y solo puedo aldovinar la cantidá de tierra que cubre, que debe ser mui grande. Hai mui poques cases cercanes, una d’elles ye una casa mui grande solo ampliada de recién y tresformada nun asilu priváu de llunáticos. Nun ye visible, sicasí, dende’l tarrén.

Cuando acabé, dixo:

—Préstame que seya vieya y grande. Yo mesmu soi d’una vieya familia, y vivir nuna casa nueva diba matame. Una casa nun pue faese habitable nun día; y, dempués de too, qué pocos díes son necesarios pa faer un sieglu. Préstame tamién qu’heba una capiella de les vieyes dómines. A nós, los nobles transilvanos, nun nos encartia pensar que los nuesos güesos puedan aselar ente los muertos comunes. Yo nun busco la gayola nin les rises, nin la brillante voluptuosidá de munches rayaes de sol y nin les agües esplumoses que presten a los rapaces. Yo yá nun soi mozu; y el mio corazón, al traviés de cansos años de duelu polos muertos, nun sintoniza cola allegría. Más entá, les muries del mio castiellu tán frayaes; les solombres son munches, y el vientu tira xeláu al traviés de les rotes muralles y ventanes. Préstenme la escuridá y la solombra, y taría solu colos mios pensamientos cuanto pudiere.

De dalgún mou les sos pallabres y la so mirada nun paecían concuayar, o seique yera que la espresión de la so cara faía paecer la so sorrisa maligna y saturnina.

Llueu, con una escusa, dexóme, pidiéndome que recoyere tolos mios papeles. Tevo ausente un poco de tiempu, y yo entamé amirar dalgunos de los llibros que taben al mio alredor. Ún yera un atles, qu’atopé abiertu naturalmente n’Inglaterra, como si esti mapa s’usare enforma. Al amiralu alcontré marcaos en dellos llugares pequeños aniellos, y al esaminalos dime cuenta de qu’ún d’ellos taba cerca Londres nel llau este, manifiestamente onde taba allugada la so nueva propiedá; los otros dos yeren Exeter, y Whitby, na costa de Yorkshire.

Pasare la mayor parte d’una hora cuando’l conde volvió.

—¡Yá veo! —dixo—; ¿inda colos sos llibros? ¡Bien! Pero nun debe vusté trabayar siempres. Venga; dixénonme que la so cena taba tresnada.

Garróme pel brazu, y fomos al otru cuartu, onde atopé una cena escelente preparada sobre la mesa. El conde escusóse nuevamente, desque cenare yá na so salida de casa. Pero sentóse igual que la nueche anterior, y charró mientres comía.

Dempués de la cena fumé, como na nueche pasada, y el conde quedó conmigo, falando y fayendo entrugues al rodiu cualquier tema concebible, hora tres d’hora. Sentí que taba fayéndose mui tarde, pero nun dixi nada, porque sentíame obligáu a cumplir colos deseos del mio anfitrión en tolos sentíos. Nun tenía sueñu, desque’l llargu sueñu d’ayeri enfortiérame enforma; pero nun pudi dexar d’esperimentar esi calafríu que sobrevién cuando llega l’amanecer, que ye, a la so manera, como’l cambiu la marea.

Dizse que la xente que ta cerca la muerte muerre xeneralmente col cambiu l’amanecer o col cambiu la marea; cualquiera que tuviere dacuando cansu, y obligáu a caltenese nel so puestu, esperimentó esti cambiu na atmósfera y pue creelo. D’esmenu sentiemos el cantu d’un gallu surdiendo con sobrenatural estridencia al traviés del aire claru de la mañana; el conde Drácula, poniéndose en pie d’un saltu, dixo:

—¡Ehí ta!, ¡yá aportó otra vez la mañana! Qué descuidáu soi en dexalu quedar llevantáu tantu tiempu. Debe faer la so conversación referente al mio nuevu y queríu país, Inglaterra, menos interesante, de xeitu que nun pueda escaecer cómo vuela’l tiempu ente nosotros—, y, con una cortés reverencia, dexóme darréu.

Yo fui al mio cuartu y abrí les cortines, pero había poco que ver; la mio ventana daba al patiu, y tolo que fui quien a ver foi’l cálidu buxu del cielu entainandiegu. Polo que corrí les cortines nuevamente, y escribí les coses d'esti día.


8 de mayu. De la qu’escribí esti llibru entamé sentir medrana de que tuviere siendo difusu por demás; pero agora toi contentu d’esplicame en detalle dende’l primer momentu, desque hai daqué tan estraño al rodiu esti llugar y too nél que nun puedo sinón sentime esmolecíu. Desearía tar a salvu d’él, o nun venir nunca. Seique esta estraña esistencia nocherniega me tea afeutando; ¡pero quixere qu’esto fore too! Si hubiere dalguién col que falar podría aguantalo, pero nun hai naide. Solo teo al conde pa falar, ¡y él…! (Temo que soi la única alma viva nesti llugar). Permítaseme ser prosaicu hasta onde los fechos puedan selo; ello ayudaráme a resistir, y la imaxinación nun debe esmanase conmigo. Si lo fai toi perdíu. Permítaseme dicir darréu cómo m’alcuentro, o paezo alcontrame.

Dormí solo unes poques hores cuando fui a la cama, y sintiendo que nun yera pa dormir más, llevantéme. Colgare’l mio espeyu d’afaitar xunta la ventana, y taba xusto entamando afaitame. De sutaque, noté una mano nel mio costazu, y sentí la voz del conde diciéndome, “Bonos díes.” Arrespiguéme, porque sorprendióme que nun lu viere, desque’l reflexu l’espeyu cubría dafechu’l cuartu tres de min. Al arrespigame cortárame llixeramente, pero nun me decaté nesi momentu. Una y bones respondí al saludu’l conde, volvíme al espeyu otra vez pa ver cómo m’equivocare. Nesta ocasión nun podía haber error, porque l’home taba cerca min, y pudi velu penriba’l mio costazu. ¡Pero nun había reflexu suyu n’espeyu! Reflexábase’l cuartu enteru detrás de min; pero nun había niciu d’home nél, sacantes yo mesmu. Esto foi ablucante, y, llegando al cumal de tantes coses estrañes, taba entamando a aprovecer esa vaga sensación d’inquietú que siempres siento cuando’l conde ta cerca; pero nesi instante vi que’l corte sangrare un poco, y que’l sangre corríame pel cazu. Dexé la navaya, dando media vuelta pa buscar dalgo d’esparadrapu. Cuando’l conde vio la mio cara, los sos güeyos rellumanon con una mena de raxón demoniacu y, d’esmenu, garróme pela garganta. Yo retrocedí, y la so mano tocó la cadena del rosariu que sostenía’l crucifixu. Hebo un cambiu instantaneu nél, desque’l raxón pasó tan rápidamente que malpenes fui quien a creer qu’enxamás nun esistiere.

—Tenga cuidáu —dixo—, tenga cuidáu con nun se cortar. Ello ye más peligroso de lo que vusté piensa nesti país.

Dempués, garrando l’espeyu d’afaitar, continuó:

—Y esti ye’l miserable oxetu que fixo la trastada. Ye un fediondu trebeyu de la vanidá del home. ¡Afuera con él! —y abriendo la pesada ventana con un tirón de la so terrible mano, arrefundió afuera l’espeyu, qu’escentellóse en milenta cachos nes piedres del patiu bien abaxo. Dempués retiróse ensin dicir pallabra. Esto ye mui molesto, desque nun veo cómo voi poder afaitame, nun siendo cola caxa’l mio reló o col fondu de la palancana d’afaitar, que ye afortunadamente de metal.

Cuando entré en comedor, l’almuerzu taba tresnáu; pero nun pudi alcontrar al conde nenyures. De mou qu’almorcé solu. Ye estraño que nun viere tovía al conde comer o beber. ¡Debe ser un home mui peculiar! Dempués del almuerzu esploré un poco’l castiellu. Xubí peles escaleres, y atopé un cuartu que miraba al sur. La vista yera magnífica, y dende onde m’alcontraba tenía toles oportunidaes pa velo. El castiellu atópase al mesmu borde d’un precipiciu espantible. ¡Una piedra que cayere de la ventana amiyaría mil pies ensin dar con nada! Dende tan lloñe como’l güeyu ye algamar hai un mar de verdes gromes d’árboles, ocasionalmente con una fonda resquiebra onde s’atopa un abismu. Equí y allá hai filos de plata onde los ríos esnidien per fondos desfiladeros al traviés de les viesques.

Pero nun teo ánimu pa describir la formosura, darréu que dempués que vi esta vista esploré daqué más; puertes, puertes, puertes per dayures, y toes trancaes y pesllaes. Nenyures, nun siendo peles ventanes de les muries del castiellu hai una salida disponible.

¡El castiellu ye de xuru una prisión, y yo soi un prisioneru!





[1] ‘señor ilustre, antiguu feudatariu de Rusia o Transilvania’.