mércores, 21 de decembro de 2016

España pasa de la toponimia oficial asturiana

[La Voz del Trubia, xineru 2017]


Esti día la diputada Sofía Castañón unvió una pregunta per escrito al Gobiernu del Estáu onde pide respuesta al fechu de que los topónimos oficiales asturianos nun tean actualizaos tovía nes sos bases de datos. Nun ye la primer vez que se-y entruga al Gobiernu por esti tema. Hai unos díes, por exemplu, el tamién diputáu Segundo González pidió esplicaciones pol procesu d’anovamientu de los cartelos de señalización de Renfe n’Asturies, que nun respeta tampoco la toponimia oficial. Ello contradiz, como en casu anterior, la Llei d’Usu y Promoción y el Decretu 98/2002, qu’establez el procedimientu de recuperación toponímica n’Asturies.

54 de los 78 conceyos asturianos tienen iguada yá la so toponimia, n’aplicación de la nomada Llei d’usu. Y dalgunos conceyos más tienen actualmente’l so espediente en trámite. Recuperáronse d’esta manera bona parte de les formes toponímiques correctes y populares frente a les deturpaes preexistentes, afitaes por auténticos ‘filólogos de caleya’ (podéis ver, al respeuto, el mio artículo “La deturpación toponímica n’Asturies”, publicáu en Lletres Asturianes, en llinia en: goo.gl/uVTj9U). Pues bien, la non actualización de les bases de datos estatales dexa en papel moyao bona parte del procesu de recuperación toponímica asturiana, darréu que tou tipu de comunicaciones, rotulaciones, etc. que remanezan del ámbitu estatal van siguir usando los nomes deturpaos, incorrectos, de los nuestros pueblos…

Y nun penséis que seya cosa menor l’asuntu, porque, como diz la propia diputada, l’usu de la nuestra toponimia oficial ye «d’obligáu cumplimientu pa toles alministraciones». Dicho con claridá: l’alministración estatal ta incumpliendo la llei. Dalgunos d’estos espedientes toponímicos, amás, tramitáronse yá cuantayá, lo que demuestra que nun existe nenguna intención per parte l’Estáu de tenelos en cuenta. Porque tiempu p’actualizar les sos bases de datos tuviéronlu a esgaya. Y nun dexa de ser, amás, llamadora la velocidá cola qu’actualizaron les bases de datos tres de dellos cambios toponímicos catalanes, vascos o gallegos, frente a la lentitú que gasten pa col casu asturianu. Tan llamadora ye que nun paez imputable a otro qu’al despreciu y a la falta d’interés…

Y otro tanto asocede n’ámbitos ayenos a l’alministración... Por exemplu, la organización de la Vuelta a España recibe tolos años quexes pol usu de formes toponímiques asturianes deturpaes. Y lo mesmo podemos ver a diario nel Tiempu meteorolóxicu de les televisiones estatales: nun ye posible ver un topónimu asturianu escritu correctamente… Pero ¿tan difícil ye usar les formes correctes? La respuesta ye que non, de xuru, y por mor d’ello resulta evidente que, nestos casos, nun podemos faer otro que presuponer siempre mala fe…

Y ye que, ¿ta dispuestu dalguién d’acullá la raya a utilizar realmente los topónimos asturianos oficiales? Pues danos la sensación de que non. De que nun-ys da pola real gana, cenciellamente. De que nun tán dispuestos a inxerir a Asturies ente aquellos que sí-ys paez que tienen esi derechu… El problema paez ser, como tantes otres veces, polo que se ve, qu’Asturies nun ye una nacionalidá histórica… (eso dicen…), y nun debe merecer la pena, polo tanto, perder un segundu con ella… Ye lo que tien ser una simple rexón de segunda…