venres, 20 de abril de 2018

Sobre Grau / Grao

[La Voz del Trubia, mayu 2018]


Dase n'asturianu occidental lo que llamamos una 'neutralización' de les vocales velares finales, -o y -u (y tamién de les palatales, -e ya -i). Esto quier dicir que nun podemos atopar pares distintivos de términos que solo se diferencien per esta vocal final, de manera que, por exemplu, 'guapu' nun s'estrema de 'guapo' (como tampoco ‘sigue’ de ‘sigui’). Esto, sicasí, nun asocede n’asturianu central, onde pareyes como les señalaes pueden significar potencialmente, con mayor o menor rindimientu, coses distintes. ¿Y en qué se materializa esta indistinción? En que los falantes realicen esti resultáu con soluciones variables dientro un espeutru de posibilidaes que van dende una 'o' abierta a una 'u' zarrada (pasando pela 'o' más o menos zarrada y la 'u más o menos abierta'), dependiendo d'estremaos condicionantes, como’l vocalismu tónicu del términu, vezos fónicos personales y locales, etc. Ye, polo tanto, irrelevante qu'esta vocal se grafíe como "-o" o como "-u", porque la so realización ye variable y, evidentemente, dalguna grafía (ente les dos posibles) ye necesario escoyer. Dende’l puntu de vista global del asturianu, sicasí, siéntese necesario, lóxicamente, dar una norma que fixe gráficamente estes vocales, porque nun abulta lóxico dexar esta decisión a los deleres de vezos personales o locales. Notái que falamos siempre de la escritura: los falantes pueden siguir articulando les sos soluciones (¡faltaría más!) ensin que naide pueda dicir qu'ello seya incorreuto, porque ciertamente nun lo ye. De fechu, el problema atópase quiciabes en que nun tamos avezaos a que lo escrito d'una manera pueda pronunciase d'otra (o d'otres). Pensái, por embargu, nes normes escrites del inglés o del francés… La solución llingüística normativa, que busca una unificación escrita del asturianu, pasa con bon criteriu per escribir -o o -u nestos casos en función de la etimoloxía y del comportamientu del asturianu central, nel que sí esisten distinciones fonolóxiques ente les terminaciones -o y -u. Esi ye’l motivu de qu’escribamos, por exemplu, los sustantivos masculinos en -u, los plurales en -os, o munches formes alverbiales en -o. ¿Y qué pasa colos topónimos? N’asturianu central afítase como normativa la terminación local de cada llugar, pola cenciella razón de que ye (o puede ser) 'significativa', y puede remitise, de fechu, a un étimu distintu de la solución velar alternativa. Pero n’occidente lo lóxico, o más bien lo necesario, dada la situación conseñada, ye establecer una 'norma común'. Y esa norma común pasa per dos posibilidaes: fixar una solución -o (Grao, Tineo, Castañeo), o fixar una solución -u (Grau, Tinéu, Castañéu). Pues bien, l'ALLA decidióse, ente les dos posibilidaes, pola solución en -u, y d'esta miente quedó afitada na Gramática Normativa. ¿Pudo fixase la solución contraria? De xuru, pero taríemos nes mesmes naquellos sitios onde la tendencia local mayoritaria fora -u. ¿Y sería factible faer una esceición? Pues tamién; pero ha preguntase'l llector, a la lluz de lo qu'equí se diz, si ye verdaderamente necesario faela. Grau ye, polo tanto, la forma afayadiza d'acordies cola normativa actual, y ta plenamente xustificada por carauterístiques internes del asturianu. No que fai a la so pronunciación, yá dexemos claro que pa los falantes de la zona, según los sos vezos, tan correuto ye dicir Grao como Grau (amás d’otres posibles soluciones intermedies)...